www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4039286
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Dioses y perros (Presentación y coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

"Recupera tu vida, que yo voy a empezar la mía".

Dejamos a Pasca en un autobús de esperanza y regresamos.

Esta noche el campeón ha vuelto.

Buenas noches de nuevo, querido Hugo Silva.

Además ha vuelto habiendo ganado el verdadero combate.

David Marqués, director de la película.

Buenas noches. Juan Codina, querido Fonsi,

me alegro de verte más entero. Mejor.

Y con una sonrisa. Más recuperado.

Me alegro mucho. Cuando vivimos estos viajes

al fondo del abismo es un placer veros aquí con brillo en los ojos

y sobre todo verte a ti

ese Pasca maravilloso que interpretas, Hugo de verdad.

Es un placer ver a un personaje con tanta complejidad

y tantos matices e historia en el alma y en el corazón.

Esa redención. Ha ganado el verdadero combate,

el que necesitaba.

El redimirse de una culpa que le estaba aplastando y no podía

dejarle vivir.

Háblame de este tema y de este final.

Sí, bueno, realmente

lo que me pasó con este personaje en la primera lectura

fue que casi siempre cuando nos mandan un guión

de una manera inconsciente te saltas todos los procesos

y es muy adolescente. Dices, voy a buscar una línea de pensamiento,

a buscar una justificación de por qué dice esto. Es muy absurdo.

Pero esta es la única vez que me ha pasado de verdad

que me llegó un guión y desde el principio había una conexión

total, sobre todo con el sentido del humor.

Que al final es una de las cosas más profundas que nos caracteriza

como seres humanos.

Cada uno tiene el suyo.

Conecté enseguida con el sentido del humor de este personaje

y sobre todo de ese punto de vista

de cómo quitarle importancia a las cosas,

pero son cosas que le quitas importancia

para no ver el peso, sobre todo la culpa en este caso.

La culpa que no te deja evolucionar, avanzar,

y te tiene anclado y viviendo como hace 10, 15 años

sin atreverte a evolucionar.

La culpa de este personaje no le deja evolucionar

sobre todo porque cree que su condena es cuidar de las personas

a las que le ha destrozado la vida.

Dime qué quieres cenar, porque como me tumbe adiós.

Va a venir Gloria.

Te iba a decir si nos podías dejar un poco de intimidad.

¿No te cansas de follártela? -No seas cabrón.

Me gustó muchísimo y me sigue gustando mucho

que David le diera sobre todo

sentido del humor, no digo cómico, pero nos pasa a todos.

Cuando os quejamos de las cosas que nos pasan,

muchas veces es cuando más tiramos del sentido del humor.

Me ha gustado mucho eso que revela

una parte profunda de nosotros, nuestro tipo de sentido del humor.

Es verdad, tienes toda la razón.

¿Creéis que ha conseguido perdonarse?

Igual hacemos una segunda parte y vemos qué ha pasado.

Tienes que tener una respuesta.

Tiene mucho que perdonarse, es un tío muy contradictorio,

y con muchos claroscuros porque...

lleva muchos sentimientos de culpa yo creo.

Aparte de lo del hermano del accidente que es un trauma,

lo de haber engañado a su mejor amigo

con su mujer creo que es algo también

que lleva ahí. Encima que no pueda volver a boxear.

Por un combate que tuvo con él y lo machacó.

Son muchas cosas que hacen que él no pueda.

Y la mejor manera es enfrentarse a ello con humor.

Le decía a Hugo que quería que fuera como Bruce Willis

en "Jungla de cristal".

Está recibiendo tiros pero se lo toma con socarronería.

Y entonces quería que fuera algo así.

Me invitaron a la fiesta por equivocación.

No lo sabía.

Ese Pasca que se sube en el autobús con Adela es un Pasca nuevo.

¿Va empezar una nueva vida? ¿Cambiamos?

¿Nos curamos de las cosas?

No sé, soy un nihilista.

Yo no...

Al menos él encuentra un lugar de redención

en ese momento.

Bien, claro, sí.

Yo creo que es el proceso de cómo llega ahí.

Creo que es determinante el momento en que su hermano le dice:

"Déjame vivir mi vida ya".

Sí, sí, sí. -No quiero vivir con tu culpa.

A veces la vida incluso, las circunstancias de la vida

te lo ponen delante.

Tú eres el que tienes que atreverte a gestionar.

Y dar ese paso.

Si no hubiera pasado eso que dices del hermano

creo que él seguiría, a pesar de haber conocido a Adela,

seguiría viviendo de esa manera.

Es tan bonito ese momento.

Es tan bonito el plano secuencia. Cómo se interpreta eso.

Como pasáis por todas las emociones,

por todo un arco de emociones.

Hay un proceso, un proceso largo de ensayos

y donde vamos acomodando cosas.

Cuando llegamos al rodaje esta escrita cada palabra.

Valoro muchísimo la forma de escribir,

sobre todo de dialogar de David.

Es verdad que es un plano secuencia pero es que va solo.

Me refiero, dramatúrgicamente

por así decirlo, la secuencia va sola.

Por eso pasa por tantos sitios.

Y por eso incluso ejecutándola

yo ahora mismo me acuerdo y me emociono ya.

Sí que te emocionas, pero sobre todo es un valor de David.

Y sobre todo...

tengo un hermano que es lo mejor que me ha pasado en la vida.

De hecho cuando rodamos esa secuencia

esa era la primera toma, y teníamos seis tiros de cámara,

la podíamos haber montado de mil maneras.

No lo ensayamos en el set, lo habíamos ensayado en el...

la semana previa a rodar.

Y llegamos allí y fue... Nos quedamos todos...

emocionados.

Llevas razón.

Dame dos días.

También es una historia de segundas oportunidades.

De creer o no creer en ellas.

¿Qué le va a pasar a Fonsi?

No me digáis que hace falta una segunda parte.

¿Va a aprovechar esa oportunidad?

Se suicidó al día siguiente.

Es lo que decía antes, soy un nihilista,

no creo ni en las segundas, ni en las terceras oportunidades.

La vida aunque no quieras se te complica y lo más fácil

es estar equivocado todo el tiempo.

Haciendo lo contrario de lo que deberías hacer. Le pasa a Pasca.

Hasta que no aparece su hermano y le abre los ojos de manera definitiva,

es la escena más bella

de la película, lo cuenta todo, hacia atrás y hacia adelante.

Es bellísima porque además están en estado de gracia.

Hugo y Elio están para comérselos.

Yo disfruto mucho como actor

cuando veo a mis compañeros hacer algo muy bueno.

Me encanta. Para eso no soy envidioso.

Es verdad. Tengo otros problemas,

otros problemas... Vitales.

Conmigo mismo. Conmigo mismo.

Segundo así.

Un bateo, como si fueras a batear una bola.

Y ahora lo mismo pero sin darte.

Tengo que decir que esta película se rodó en muy poquito tiempo.

Teníamos todo atado,

pero lo hicimos en muy poquito tiempo.

Con una semana en medio justo de promoción

que tenía que promocionar "Las brujas de Zumarramurdi".

Justo estábamos estrenando.

Y fue como... Pero...

Fue un rodaje en el que pasaron un poco por eso.

No estoy diciendo que tenga que ser así, para nada.

Pero sí que fue un poco rodaje de...

Vamos a arreglarnos, vamos a tirar para adelante...

Fue un rodaje muy relajado,

terminábamos siempre antes de la hora.

No sé cómo considera un deporte subirse a un coche e ir a toda leche.

No ha esfuerzo físico.

Eso es porque a la hora de escribir el guión aproveché mi experiencia

previa en películas de bajo presupuesto

y bajo coste. Aquí sabía el dinero que teníamos,

sabía el tiempo que teníamos. A la hora de escribirlo

sabía. Digamos que diseccioné

el guión al escribirlo para ese tiempo de rodaje.

Estaba todo calculado.

Sabíamos que teníamos dos días de rodaje en la casa,

un día en el bar...

Por cierto, la casa era un poco tal cual.

En la casa tuvimos que quitar cosas.

Sí, sí.

Una localización alucinante.

Ahí sobre todo lo que tuvimos que tocar mucho,

Salva López hizo un trabajo espectacular,

era el baño.

La casa no estaba habilitada para un discapacitado.

Y enganchamos el manillar de bici ahí arriba,

tuvimos que quitar un bidé...

Fue un trabajo muy...

Pero también los personajes no tenía la casa...

adecuada. Exactamente.

Don Juan Codina, tiene una de las escuelas de interpretación

más respetadas y con más éxito de este país.

De Europa.

Nos hemos quedado aquí en las fronteras.

Y tú eres un maestro de la interpretación. Me gustaría

saber tu opinión respecto a los temas que estamos hablando.

Respecto a esto de llegar a un clímax en una sola toma.

Cuéntame tu opinión sobre la forma de trabajar de este señor.

Tu experiencia.

Lo que me parece más bello de nuestro oficio

es que no hay garantías.

Se puede llegar al clímax a primera hora,

a última. Y uno nunca acaba de saber

por qué el milagro ha ocurrido.

Eso se llama sentimiento de belleza y eso es en lo que hay que confiar,

en lo que hay que apelar.

Lo que planteaba Picasso, si las musas te visitan

a ver si tienes la suerte que sea mientras estás trabajando.

Lo que sí hay que estar es abierto al milagro.

Y a que el misterio ocurra.

Trabajar con David para mí fue muy sencillo.

Muy fácil porque él

no pierde ni la calma, ni el equilibrio, ni la serenidad.

Va más del buen rollo, es un estar bien.

Es estar ocupado. Estar prevenido.

Ni está todo planificado, ni se abusa de la planificación.

Me pareció todo muy equilibrado.

Fueron tres semanas y media, cuatro de rodaje

en verano, que quieras que no, el tiempo acompaña.

Yo estaba leyendo "Fortunata y Jacinta"

y estaba entusiasmado con todo.

Entre "Fortunata y Jacinta", la peli...

Es que te quiero Codina.

Es que es un personaje.

Es maravilloso este señor, como un iluminado.

Sí, es verdad, me encanta.

He recibido más hostias cuando dejé el boxeo que cuando llevaba guantes.

Menos cuando peleaste conmigo. -Que hijo de puta.

Si es que no te callas nunca, cabrón.

Por eso la escena que fue la última que se grabó del parque de Las Tetas,

secuencia larguísima,

tampoco podría decir si estaba demasiado planificada

o si en un momento dado empezamos a tirar también

de algo que teníamos que utilizar Hugo y yo para...

ese momento y era nuestra relación personal.

Dejar los personajes al lado y que Codina y Hugo

se les brindara esa oportunidad de estar a las 3 de la mañana

en el parque de Las Tetas charlando.

¿Y de qué era el otro curro? -El otro curro...

Sí, has ido a una entrevista...

En esa secuencia, al final de la secuencia

nos levantamos y nos vamos así, caminando.

Y si el espectador pone el oído sigue la conversación.

Hay un momento que sigue la conversación y ahí sí que es verdad

que nos salimos un poco del personaje

Incluso le hago bromas que le hago yo a Codina.

Mis amigos opinan que soy "chinófobo".

No tengo nada en contra de los chinos.

Lo dices por la pistola que te compras.

Es una cuestión que siempre le ha dado rabia,

esto que vas a última hora y vas a comprar al chino,

sobre todo viviendo en el centro. Le daba mucha rabia.

Y yo para vacilarle le decía que era "chinófobo".

Entonces se lo suelto en la secuencia al final

desde el personaje y él me lo devuelve, lo que pasa

es que es como de cola...

Pero sí hubo momentos en que nos permitimos muchos lujos.

Alguna complicidad personal.

Golpes bajos no, tío.

¿A ti qué te pasa? Eres el esparrin, se te paga para que te peguen.

Venga... -Te voy a destrozar la cara...

¿Me oyes? -¡Ya está bien!

En lo que me apoyé para intentar transitar

por un sitio que fuese algo diferente a mí mismo,

fue en el propio boxeo, desde lo físico.

Desde el principio empecé a entrenar

en la Escuela de Boxeo de Jero García

y fue digamos lo que me llevó a algo

a algo psicofísico distinto con lo que jugar.

Además muy físico. Hay una secuencia

antes del plano secuencia

de Pasca con su hermano,

hay un plano que parece que va a empezar una bronca.

¡¿Por qué no me llamas?! -¡Porque no soy tu prisionero!

Y de repente salió un balanceo.

Que está, que empieza a balancearse. Ese está,

es un gesto físico de un boxeador.

Y ese detalle sale por haber estado,

por poner a tu cuerpo al servicio de una acción

física concreta, como en este caso fue el boxeo.

Cuando empecé a entrenar sí que me di cuenta de una manera

y es que el boxeador acepta el dolor.

O sea acepta el dolor

como consecuencia de que entrena e intenta distanciarse.

Puede utilizar su rabia, pero intenta distanciarse de eso.

Para mí psicológicamente es de los deportes que más te exigen.

Físicamente por supuesto que sí.

Pero psicológicamente tienes que luchar contra tu cansancio,

contra el dolor y sobre todo contra el miedo.

Contra el miedo incluso de reflejo.

De que levantan el brazo y te mueves.

Tu cuerpo tiene que reaccionar de otra manera.

Es una lucha psicológica muy bestia.

Pero lo que decía antes, aceptar el dolor.

Es lo que le pasa al personaje, acepta el dolor como terapia.

Y sí que lo veía.

En el gimnasio aparte de entrenar y comprender físicamente un poco

qué es lo que pasa con un boxeador,

sí que tenía muchos ejemplos de boxeadores

e incluso profesionales que están en la escuela y compiten

y lo que más me alucinaba era eso, cómo psicológicamente

aceptan el dolor. Es una cosa que por ejemplo

que en esta sociedad huimos del dolor físico,

del psicológico, huimos de enfrentarnos

a los problemas y desafíos que nos pone la vida delante

Estamos todo el tiempo siendo felices en las redes sociales.

Por poner un ejemplo y de repente

me metí en un sitio en el que la gente jugaba,

aceptaba y usaba como terapia

como te puede purificar, cambiar, el dolor.

Dale sin compasión en el ojo herido, ¿comprendes?

"Tercero y último asalto".

"Era como si me estuviera peleando con otro".

Alguien que removía todo mi odio.

Todo este odio que se había acumulado dentro de mí

sin saberlo siquiera.

He cometido muchos errores, puede que me lo tenga merecido.

Quién sabe, tal vez lo que soy es un gafe.

Jack, olvídate de esas pijadas, has ganado.

Nos han robado descaradamente.

Es Vicky, ¿quieres hablar con ella? -No, no quiero hablar con nadie.

El boxeo va unido a una lista interminable

de personajes interesantísimos

que quieren salir de una situación límite,

de una situación extrema, en la cual la vida les ha puesto.

Eso es muy interesante cinematográficamente, visualmente.

Cómo lo has vivido tú.

Por un lado, qué referentes has tenido.

Y por otro, cómo lo has vivido como director para fotografiar eso.

Yo de boxeo no tenía ni idea.

Antes de ponerme a escribir el guión.

Lo que sí que es cierto es que el boxeo

en el cine siempre ha sido, y en esta historia nos venía perfecto

porque es una metáfora perfecta de lo que está viviendo

este personaje.

Y no el boxeo, ser esparrin, un tío que como demuestra al final

podría tumbar al tío que tiene delante perfectamente.

Pero él lo que acepta es el castigo.

Él el dolor lo tiene y lo va a tener siempre,

pero lo que quiere es castigarse.

Creo que si hubiera aceptado el dolor no necesitaría

recibir esa tanda de golpes.

Él lo hace para castigarse,

no ve otra salida, le ha jodido la vida al hermano, al amigo

y entonces lo que necesita es recibir, recibir.

Y en este caso el boxeo es perfecto y convertirse

en un saco.

Aparte que el boxeo es un deporte muy noble.

Muy de caballeros.

Y el boxeo que vemos aquí es todo lo contrario.

El tipo con quien se enfrenta es un tío sucio.

Es un tipo que va a hacer daño.

Y luego ya ni es boxeo ni es nada.

El combate fina es clandestino donde no hay reglas,

y en el que él se destapa.

Por eso nos venía perfecto.

¿Y qué títulos has tenido en la cabeza?

Hay unos titulazos en la historia del cine.

Soy muy fan de las pelis de boxeo.

Pero no me lo he planteado nunca como una película de boxeo.

Para mí era más un drama... Sí.

social, pero más en la línea que hace Ken Loach

o Fernando León. Sí.

Que tienes momentos en que te ríes porque son como la vida misma.

¡Está loco!

Joder, le ha dado con la brocha, eso es agresión.

Es gente que vive situaciones muy complicadas, pero que...

se está descojonando.

Mucho mejor.

No me toques. -Si no lo sientes.

La relación que tiene con su hermano o con Fonsi es

hay más momentos de comedia que de drama.

Si lo tomaran como drama sería para cortarse las venas.

Hay momentos de drama social, cine negro,

de comedia romántica. Como la vida misma.

Pero has conseguido dentro de esos géneros darle un tono a la película

muy coherente.

Va transitando el espectador por ellos de manera coherente.

Nunca te choca. Saltas a la historia de amor...

Es una tradición española que hemos sabido mantener muy bien.

Está asociada a la gastronomía, coge una cacerola,

hecho un montón de ingredientes imposible entre ellos

y sale un cocido o un gazpacho.

Es verdad.

Y a la hora de contar historias en España siempre hemos sabido

combinar muy bien los ingredientes.

Y cosas aparentemente incompatibles

al final crean una unidad.

Ahora mismo estamos en la cima de una montaña de mierda.

Mierda maquillada, pero mierda a fin de cuentas.

¿Lo habéis entendido?

Me gusta mucho la metáfora que hay detrás de la explicación

del parque de Las Tetas.

¿Qué hacemos con toda esta basura?

Le ponemos un poco de tierra por encima y la maquillamos.

Yo no conocía cuando escribí el guión,

no conocía la historia del parque de Las Tetas.

No había ido nunca, ni que existía.

Y llevaba poco en Madrid y llegaron unos amigos de Ibiza a verme

y uno de ellos me contó la historia, esto es un montón de mierda.

Es un vertedero que lo han forrado...

Y, claro, cuando me puse a escribir el guión pensé

a estos tíos los tengo que meter ahí arriba.

La vida me está jodiendo a base de bien.

La vida te la estás jodiendo tú solito.

Vuestra secuencia en la cama es de las más bonitas.

Y además es muy confusa...

Intentamos decir muchas cosas entre líneas.

Son hermanos, son amigos de toda la vida,

no van a explicarse entre ellos cosas que ya saben.

El espectador lo tiene que intuir eso.

Entonces ahí puedes leerlo de diferentes maneras.

Lo sabe, por eso dice.

Tu mujer...

Sí, ya lo sé.

¿El qué sabes?

Que me va a dejar.

Yo me quedé contento más que nada por la respuesta de este señor.

El día que la exhibimos en Málaga no paraba de reírse.

Porque me veía a mí en el momento que te despiertas,

el dolor de cabeza, el cuello...

Y él se reía y no lo entiendo.

Un momento tan dramático...

También estaba feliz de por fin tener una escena de cama.

También es verdad.

Lo único es que no nos desnudó, que no lo entiendo.

Pero...

Qué gilipollas eres, chaval.

Yo creo que las cosas, si tú quieres un cambio o lo que sea.

Tiene que ser por ti mismo.

Lo que sí le pasa a Fonsi es que Pasca llama a su puerta

y le suelta la pasta.

Recupera tu vida, amigo.

Él está con una botella y no es un motor suyo.

Yo voy a empezar la mía.

Yo creo que por eso seguramente

lleva razón Codina y Fonsi vuelve a tropezarse

otra vez y a gastarse esa pasta.

Y lo de Pasca tampoco está muy claro.

El final que se vio en el Festival de Málaga, que fue

donde se vio la película,

no era el final que hay aquí,

que hemos visto hoy.

La película acababa cuando le daba la bolsa y acabábamos con la frase de

Pasca destrozado y sonriendo que era lo primero que tuve claro cuando

me puse a escribir el guión, quería que la película acabara

con la cara de este tío sonriendo por primera vez,

pero destrozada.

Por dentro se ha curado aunque por fuera esté hecho un Cristo.

Luego se le añadió la secuencia del autobús que sí que

es más aclaratoria de lo que le va a pasar después.

Pero, bueno, ahí está.

(RÍE)

Esta relación plantea una cosa

que también es uno de los temas, igual que la plantea

la amistad con Fonsi, que es el tema de ayudar a los demás,

hasta dónde.

Hasta dónde y cómo hay que ayudar.

Porque realmente se enfoca la ayuda de una manera

equivocada.

No lo sé, pero lo que sí que tengo claro

es que la gente que no hace nada por nadie, eso sí que...

Eso sí que no tiene ningún interés. No sé hasta donde una persona

se puede comprometer y a pesar de todo ser útil.

No basta con ayudar mucho

y bien, sino además ser útil.

Pero dados los tiempos que corren,

hombre, debería de haber unos poquitos más de Pascas.

Debería de haber un poquito más de compromiso.

Un compromiso que incluso, eso,

encerrara la duda si es útil y sirve para algo.

Ya solamente el hecho de encontrar un sitio

donde un hombre se compromete

de una forma más extraordinaria, eso es...

Estoy de acuerdo, Codina.

Vivimos en una sociedad que vive de espaldas a los cuidados

de los demás.

Y encima viviendo una época social

que tampoco ayuda.

Aparte de lo que sucede a su alrededor, de la gente que quiere,

está en plena crisis social.

De hecho todo lo que sale de anuncios de se alquila,

se vende, todo estaba ahí.

No pusimos nada. -Se rodó en Vallecas

y era tal cual.

Se iluminó y se pasó por ahí.

En la secuencia que pasamos que llevo a Fonsi borracho.

Y sí, es bastante deprimente, pero es que era

lo que había.

Vale, yo quiero una doble y tú también.

En la cafetería cuando llega Megan y se ve con Hugo

y empiezan a hablar, hay una elipsis en la que se han bebido una cerveza

y continúan y vemos más complicidad.

Cuando acabamos de rodarlas, lo que les propuse fue que...

rodáramos esos 15 minutos de en medio.

A ver qué se contaban, qué se decían.

Y rodamos eso, cuando hablan de su perro,

de Hulk Hogan o no sé qué... -Sí, sí.

Y se tiraron hablando 10 minutos.

Tranquilamente. Y los hubiera podido dejar 20 más.

Estaban totalmente metidos en sus personajes. Fue muy divertido.

Es de estas cosas que no suele pasar.

Todo está tan atado, el tiempo cuesta tanto dinero.

Y de repente fue... Megan y yo estábamos un poco desubicados.

No, ahora hacéis esto.

Yo tenía ganas, me parecía muy divertido,

pero era como claro...

Creo que tengo claro el personaje, pero tú tienes claro el personaje,

pero siempre tienes... -Eso servía

porque era la primera vez que van a tener diálogo.

Eso venía bien que estuvieran desubicados.

Pasca estaría desubicado también.

En el fondo la película es una road movie

de su personaje, sin salir de Vallecas.

Estamos con él todo el rato.

Todo secuencias muy cortitas.

Yo nunca había hecho algo así.

Tener un personaje en una película en la que desde el principio...

Solo hay dos secuencias en las que no está Pasca.

En toda la película.

El público viaja con Pasca todo el rato.

Yo estaba en todas las secuencias, nunca me había pasado eso.

A veces tenemos que trabaja el arco del personaje y ver dónde...

Incluso nosotros como actores nos inventamos una elipsis.

Aquí ha pasado por eso y por eso llega de esta manera.

Aquí había una guía desde el principio hasta el final.

(ASIENTE)

David, no nos podemos ir sin hablar de la música.

Creo que tiene una firma de autor, supongo.

Sí, he tenido la suerte de que un tipo al que admiro

desde hace 30 años o más,

que es Taila Jay Palace,

de un grupo que me encantaba,

me ha encantado siempre. Le escribí por red social

diciéndole que quería saber cómo conseguir una canción

suya que quería meter en la película.

Y el tipo me respondió que ponía en mis manos

su discografía y que eligiera las que quisiera.

Y para mí ha sido un lujazo, le da un tono a la película

urbano muy interesante.

(Música dramática)

Chicos, ha sido un placer teneros aquí, compartir este momento,

y un viaje tan especial

que entiendo que ha sido al interior de muchas cosas.

Así que muchas gracias a las tres. Gracias.

A vosotros no os despido, llega la hora del cortometraje.

Hoy llega a nuestro concurso uno de los cortos más exitosos

de la temporada. Un trabajo que ha recogido premios

por festivales de todo el país.

No es fácil cogerle la medida al formato y hoy tenemos un ejemplo

de una idea perfecta para un corto.

Permitidnos robaros un minutito.

Hola, tienes un minutito.

Hola, perdona, ¿tienes un minutito?

Hola, perdone, ¿tienes un minutito?

Hola, ¿tenéis un minutito?

Hola, ¿tienes un minuto?

¿Perdón? -¿Tienes un minutito?

Estoy recogiendo firmas en contra de la ley de Sanidad que tenemos.

¿La conoces? -Sí.

Pasa de atención universal a casi por asegurado.

Excluye a emigrantes.

Dice quien tiene derecho a la salud y quien no.

Va en contra de los Derechos Humanos.

No sería mejor esperar. Lo digo por ti, estáis haciendo un esfuerzo...

Y si cambia el gobierno, que va a cambiar es de las cosas que están...

No va a ningún lado.

Hablando de la vida y de la salud siempre tiene sentido.

Sentido ideológico, pero funcional...

A luchar, es algo que está bastante olvidado, pero bueno.

Cuántas firmas llevas si se puede saber.

Hoy llevo pocas.

Cuántas os hacen falta.

A partir de 500 000 se puede cambiar la ley.

En realidad yo ya he firmado.

No te preocupes. -Ah, ¿sí?

Gracias.

Gracias.

No lo veo con mucho sentido.

¿No firmas entonces?

Amor, aquí todavía en la calle.

Creo que para la hora de comer habré terminado.

Vale a las 17.

¿Tienes un minutito?

(HABLA INGLÉS)

Estoy recogiendo firmas para... Nos van quitando de todo.

Hay un montón de gente excluida del sistema sanitario...

No tengo a nadie casi.

Bueno...

Nada, vale, pasadlo bien.

Bien, bien no ha ido.

Me voy a esperar un poquito más para comer.

Hola, ¿tendría un minutito? -No.

¿Tenéis un minuto?

Vale, gracias.

¿No?

¿Es firmar solo? -Sí, firma solo.

¿Te sujeto las espadas?

Buen provecho.

¿Qué tal llevas el día?

Bueno, regularcillo.

Tirando, más o menos.

Llevo observándote un ratico aquí. -¿Sí?

¿No desanima que nadie se pare a escuchar?

Con uno que pare y que lo sienta

creo que hay que darse con un canto en el pecho.

Tal y como están las cosas.

Creo yo.

¿Cuál es tu nombre? -María.

¿Tienes un minuto? -Sí, dime, guapa.

Recojo firmas en contra de la ley sanitaria.

Qué guapa eres, ¿no?

Sí, sí.

¿Tengo pongo nerviosa? -Sí.

¿Me firmas, por favor?

Por ejemplo, en Baleares murió un chico por tuberculosis.

Porque le negaron la atención primaria.

Voy a firmar y al lado pongo mi número de teléfono.

¿Vale?

No me lo pongas aquí porque me estropeas...

la hoja.

Yo es que no soy muy confiada dejando

mis datos por ahí y eso.

Está bien, no me hace falta.

No seas así de siesa, chiquilla.

Te lo agradezco pero es que no... -¿Cómo te llamas?

Hostia, ¿qué hora es?

Perdóname, amor, todavía no he terminado.

Se me ha ido el santo al cielo, perdóname, perdóname.

Pero no te pongas así.

¿No te habrán robado? -No, gracias.

¿Qué te pasa, sol? -Nada, nada.

Hola, ¿tiene un minutito?

¿No? Gracias.

Hola, buenas tardes, ¿tienes un minuto?

¿Para qué?

Recojo firmas en contra de la ley de Sanidad.

¿Cuál es el problema? -Pasamos de un sistema universal

de salud a uno por asegurado.

Y esto excluye a cierto tipo de personas que precisamente

son las que necesita el acceso. -Normal.

Si no pagan impuestos no van a tener sanidad gratis.

Pagan de manera indirecta. -Pero no pagan los mismos

que pago yo, lo cual es normal y lógico

que no tengan el mismo sistema sanitario, sin ser de aquí.

Hay países que no se pueden hacer cargo de la gente.

Estamos en crisis, tenemos que recortar por algún lado.

El gobierno lo habrá estudiado y por eso habrá considerado oportuno

el recorte. -No ha sacado ningún estudio

que demuestre el ahorro. -¿Lo has hecho tú?

No, yo no. -Entonces ¿qué me estás contando?

Eh... -¿Algo más?

¿No? Muchas gracias.

Sí, un poquito de empatía no viene mal a veces.

Hasta luego.

Quiero dedicarle esta canción a María.

Que está luchando por nosotros.

Para que nos sintamos menos extranjeros en estas tierras.

Para ti, María. Se llama "Omitiéndolo todo".

Hay cosas que se van y ya...

ya no vuelven.

Guerra y crack. Hacia dónde vamos, cuál será el final.

A los maestros se les cuela el amor y la esperanza.

A los maestras se les cuela el amor y la esperanza.

Y a estas alturas, corazón,

yo estoy buscando otra canción.

Pero hay cosas que se van y ya...

Muchas felicidades a Javier Macipe, máximo responsable de este minutito

y a todo su equipo.

Con mención especial a María Jaime,

la maravillosa protagonista de esta historia corta,

que tantas cosas cuenta de nosotros hoy.

Y nada más, gracias por estar ahí un domingo más.

Os esperamos la semana que viene para seguir compartiendo

el mejor cine español reciente. Un beso. Chao.

(Música)

  • Dioses y perros (Presentación y coloquio)

Versión española - Dioses y perros (Presentación y coloquio)

28 may 2017

‘Dioses y perros’ es una película de David Marqués que indaga en las servidumbres de la culpa, las nuevas oportunidades de la vida y los posibles caminos hacia la redención.
El director y dos de sus actores, Hugo Silva y Javier Codina, acuden al coloquio sobre la cinta presentado por Cayetana Guillén Cuervo.

ver más sobre "Versión española - Dioses y perros (Presentación y coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Dioses y perros (Presentación y coloquio)"
Programas completos (51)
Clips

Los últimos 738 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios