www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4266386
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Dictado (Coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Efectivamente.

El pasado alcanza a Daniel y, al quitárselo de en medio,

permite que aparezca una luz en el futuro de Laura y Julia.

Damos de nuevo las buenas noches al creador de esta pesadilla,

Antonio Chavarrías, y a la periodista Elisabet Cabeza,

autora del libro sobre Antonio: "El cineasta de la sombra".

Antonio, buenas noches de nuevo. Buenas noches.

Elisabet, buenas noches. Buenas noches.

Aquí estamos, cogiendo aliento

(RÍE) e intentando retomar una conversación

que empezábamos antes de ver la película

que nos ha dejado con la respiración entrecortada y ese desasosiego,

que es muy, muy inquietante.

Con la muerte de Daniel, ¿acaba esa cadena que comunica

el mal del pasado y lo proyecta al futuro?

¿Van a tener una oportunidad...

esas dos mujeres: la niña y la mujer? ¿Va a haber una luz

una vez que Daniel se quita del camino, se quita de en medio?

Yo apuesto por que sí, yo apuesto

por que el pasado se cierra con la muerte de Daniel

y abre la puerta a una nueva historia.

Lo único que esta historia seguirá bajo la sombra de aquel pasado,

que no es el suyo pero lo han vivido en primera persona,

pero creo que lo han vivido de una forma diferente.

Creo que la especie de maldición que arrastra este hombre

quiero pensar que se acaba con él. Cuando pensaba en la película

me venía a la cabeza un personaje, que es el de Frankenstein.

Siempre me generaba cierta simpatía, creo que a más gente;

y cuando escribía el guión, cuando pensaba, lo asociaba mucho

a este monstruo que no quiere ser lo que no se quiere reconocer

en el "monstruo".

Creo que tiene ese componente empático de la víctima.

Acaba siendo víctima de algo de lo que no es culpable.

-Me gustaría retomar la idea

de la esperanza vinculada a los personajes femeninos.

Creo que es algo que fue creciendo en tu cine.

Está muy presente, por ejemplo, en "Las vidas de Celia".

Es una historia también muy oscura, pero dejas la puerta abierta

para que los personajes femeninos sigan su camino.

Esto me gusta y me gusta en "Dictado" también.

-No lo hago de forma consciente el hecho de que sean femeninos,

pero sí creo que la esperanza, muchas veces, viene

de manos femeninas y lo que me gusta es que las películas acaben

con un pequeño aliento de esperanza, abrir alguna puerta.

Me hace gracia porque para un director

que no revisa sus películas y que, de alguna manera, las guarda

en un cajón emocional, ha venido a que le sometamos a un tercer grado

a partir de "Dictado". Claro, va a ir saliendo un poco todo.

A ver si hay suerte y recuerdas... Si no Elisabet

me va recordando mis películas. Eso es verdad.

El proceso del libro fue así. Nos conocemos desde hace mucho.

De hecho te conocí en una entrevista cuando presentabas "Volverás".

A partir de ahí trabajamos juntos, porque con Esteve Riambau

te presentamos la idea del primer largometraje documental que hicimos.

A partir de ahí una relación de amistad y de trabajo.

Pero en las sesiones del libro bromeábamos que parecían

sesiones domésticas de psicoanálisis.

-Sí, porque además me descubría una cosa curiosa. Descubría lazos

entre mi cine y mi vida, y yo no era consciente.

Y a veces de cosas muy gráficas, es decir esto que tienes en tu casa

aparece en aquella película.

O cosas que me habían sucedido estaban reflejadas en una película.

Nunca me lo había... Nunca lo había hablado con nadie.

Al preparar el libro teníamos largas charlas

y ella hacía esas asociaciones que yo no había hecho,

lo cual es lógico. Cuando haces una película,

muchas cosas tuyas las estás proyectando allí.

-Es verdad que en "Dictado" están muchos de los temas

como comentábamos al presentar la película:

esas obsesiones suyas de la presencia de la muerte,

el tema de la familia como un entorno que es refugio,

pero un poco de tensión extrema.

Vamos a ir por partes. El final. Tú has llamado a tu ensayo

sobre el cine de Antonio "El cineasta de la sombra".

En el final de "Dictado" te parece que hay ¿más luces o más sombras?

Yo creo que hay sombra pero también hay luz,

dependiendo de los personajes. Creo que en el personaje de Bárbara

y de Mágica pues hay luz, porque ellas seguirán su camino

y asumirán el trauma. Evidentemente hay sombra también.

Esto tiene mucho que ver con el vínculo de la cotidianeidad

porque en nuestras vidas hay, no tan extremas las sombras

con un poco de suerte, pero sí está presente este juego.

La presencia de la cotidianeidad me interesa en el cine de Antonio

porque es poco habitual cuando se juega

con códigos de género como el cine negro o cine de terror.

Una cotidianeidad que nos lleva a temas muy importantes

que creo que tienes mucho en cuenta. Por ejemplo el tema de la pareja.

Estamos alrededor con los códigos del cine de terror,

pero estás hablando de temas que a todos nos conmueven

y en el que todos nos reconocemos,

por ejemplo el conflicto que puede suponer una adopción;

el miedo del hombre a verse desplazado por la llegada de un hijo

sea adoptado o no, sea natural;

las dificultades de comunicación en la pareja;

las prioridades de cada uno, cómo varían y cómo va creciendo

cada uno hacia un lado o cada uno a un ritmo.

¿El tema de la pareja era el aspecto que más te importaba?

Aquí la pareja aparecía como una promesa de futuro

frente a esa parte del pasado. Hay una cosa que te quería comentar

porque desde mi primera película aparece el tema del género.

Antes me has preguntado y no he contestado.

Yo no me acerco a las películas desde el género;

me acerco desde los personajes. Acabo la película y te dicen,

te lim..., y me parece bien, no tengo nada...

Pero no intento seguir esos códigos. Aquí lo que me interesaba

era la construcción de estos personajes,

sobre todo de esta pareja que tiene un proyecto de futuro,

que lo tiene bien encaminado, parece sólida

y esa confrontación con un pasado que, de pronto, reaparece

y tiene consecuencias devastadoras y destructivas.

Es este contraste, este deterioro por una cosa

que deberíamos... El pasado es algo que deberíamos aprender

a que no nos condicionase tanto, pero sin embargo ahí está.

Hay situaciones, como esta que describe la película,

que puede realmente no solamente condicionar

sino dar un giro radical

a una propuesta de futuro como la que tenía esta pareja.

¿Qué crees que motiva a que la muerte esté tan presente

en sus películas? No sé, yo creo

que vinculando a lo que estabas comentando ahora

de la cotidianeidad y de los personajes, es simplemente

yo lo veo como llevar un poco más al extremo situaciones cotidianas,

estas pulsiones de los personajes. En su cine es darles un empujón,

en el caso de "Dictado", literalmente;

para que den un salto más al lado oscuro.

-"Vete. No quiero que te encuentre aquí".

-El punto de partida siempre es el personaje.

Son personajes casi siempre enfrentados a una situación límite.

En mis películas, en casi todas hay un componente que es el azar.

Yo creo que igual que el pasado, hablábamos, condiciona el presente;

el azar condiciona nuestra vida, pero no tanto lo que nos sucede

sino cómo lo gestionamos. Todos nos enfrentamos cada día...,

si no cada día con mucha frecuencia, a pequeños hechos

que pueden cambiar nuestra vida. Si repasamos nuestra vida

ha habido pequeñas casualidades. Es cómo lo gestionas.

Mis películas, de alguna forma, tratan, muchas de ellas,

de estos pequeños... Algo que no tenía que tener

una presencia determinante. En "Dictado", por ejemplo,

que ella se interese por la niña; este regreso, de pronto, de él

del pasado de su amigo. Es cómo se gestiona.

Quizá en mis primeras películas había, yo creo, una influencia...

Era una época en que me gustaban mucho las novelas, más que el cine,

las novelas policíacas: Patricia Highsmith, Jim Thompson.

Yo creo que en mi primera película hay algo, visto desde el recuerdo,

hay algo de toda esta literatura: de Jim Thompson, de Cain.

Yo creo que todo esto se... Ahí la muerte tenía una importancia

muy importante y, de alguna forma, impregnador,

al menos en la arrancada de mis primeras películas.

Después sitúas a los personajes en situaciones

en que la muerte casi aparece como una opción inevitable.

-Me acordaba, cuando comentabas el tema de los personajes,

el punto de inflexión que significa "Susanna",

desde un punto de vista ya casi diría técnico,

de intentar esta búsqueda de la verdad en la luz,

en el sonido, pero también en los personajes

porque me comentaste que fue cuando te empezaste a dar cuenta

que no tenías que ceñirte tanto...

a la estructura del guión sino poner al personaje y dejarle

respirar un poco y, en concreto, comentabas tú la escena

de Eva Santolaria con las mujeres... -¿Ah sí?

-Ella va a visitar a la familia de su novio magrebí

y tú dejaste que, un poco, fueran ellas las que dejaran,

que guiaran la dinámica. (ASIENTE)

No sé si fue allí cuando empezaste a darte cuenta

de que era el camino que querías tomar.

-Yo, de alguna forma, en algún momento, te das cuenta

que una película no la puedes hacer mientras escribes el guión solamente

y, de alguna forma, si estás trabajando con personajes

te vas dando cuenta que el personaje no solamente pertenece al autor,

al que lo ha escrito. En el momento que hay un actor

me gusta que se desdibuje, que el actor se desdibuje

y el personaje también se desdibuje; que los dos compongan

una cosa que no estaba en ningún sitio,

que no estaba ni en el guión ni en la intención del director.

Hasta que no tienes al actor que le está dando vida

no sabes lo que va a salir de ahí.

En "Susanna" fue la primera película en que empecé a dar esa libertad,

es decir no sé lo que va a salir de aquí pero vamos a ver qué sucede.

Empezaron a ver actores que no eran actores, actores profesionales

que creo que están muy bien. Además empiezan una cosa que descubrí,

que luego he intentado alimentarlo en otras películas,

y es que de alguna forma el actor se alimente de esa realidad

de los que no son actores. En "Dictado", por ejemplo,

el colegio donde trabajan ellos son los profesores del colegio.

Antes del rodaje hicimos reuniones, él participaba de...,

creábamos situaciones y me decía Juan Diego Botto

que se alimentaba mucho de todo eso. Además se creó muy buen ambiente.

De alguna forma lo que intentas es eso, que se escape del guión

y que empiece a coger una vida propia que no tienes que controlar.

Esa incertidumbre que se genera cuando trabajas por esos caminos

está muy bien. Os conocéis cuando él produce

"La doble vida del faquir" y "Máscaras".

Ambas las diriges tú con Esteve Riambau,

como hemos dicho en la presentación. A partir de aquí surge una amistad

y un reconocimiento mutuo que da lugar a un fruto muy bonito

que es el libro que lo has titulado "El cineasta de la sombra".

¿Por qué? Por... De hecho

el origen es casi, o la idea de coger la idea de la sombra...

La sombra está en estos mundos por los que se interesa Antonio,

pero también estaba en su primer título:

"Una sombra en el jardín". Me gustaba la idea

de la sombra y del jardín, que es algo cotidiano.

Me parece que tu primer título era como una premonición

del mundo en el que te gustaría moverte

y que explorarías entre tus películas.

Me pareció que era acertado...

porque, no sé, había correspondencia con el tema de fondo

(RÍE) y también ya un poco yendo más allá,

también en la puesta en escena. A mí el tratamiento de la luz

del cine de Antonio me interesa mucho,

sobre todo cuando aparece en tu vida un director de fotografía.

-Guillermo Granillo, director de fotografía mexicano.

Es el primero que asume el riesgo de...

A mí me gustaba, en esta línea de lo que hablábamos

de darle al actor más independencia, darle más...,

dejar que se acerque al personaje con libertad,

yo siempre tenía la sensación que hay condicionantes técnicos

que le recuerdan al actor "eres un actor

porque te tienes que parar aquí, tienes que mirar allí, porque...";

viene alguien de sonido "proyecta más";

viene el director de fotografía "cuidado, aquí te haces sombra".

Lo intenté en "Susanna". No pude. El decir "vamos a rodar una película

en que el actor va a tener toda la libertad.

Eso va a condicionar el trabajo del director de fotografía.

No le puedes decir nada. No le vamos a hacer marca

y le vamos a dejar que haga... De esto hay historia y la haremos.

Con Guillermo, que había trabajado con él como productor

en "Aro Tolbukhim", recuerdo que se lo comenté.

"Aro Tolbukhim", qué maravilla. Es una maravilla de película.

Ahí Guillermo hizo un trabajo maravilloso. Le propuse

"vamos a hacer una película sin iluminar, sin decirle nada

a los actores. Vamos a intentar atrapar lo que salga de ahí,

pero no les vamos a condicionar". Hicimos "Volverás".

Salieron cosas muy... A mí me encanta "Volverás".

Es una película a la que tengo un cariño especial

porque, además, nos dejamos todos la piel.

No sabíamos muy bien lo que estábamos haciendo.

Guillermo, con buen criterio, me dijo "¿estás loco?

Pero bueno, si quieres". Como buen mexicano, que es lo que me gusta,

esto es una locura, pero vamos a ello.

Era una película rodada en sitios oscuros, una película nocturna.

Es verdad. Mucho interior y nocturna.

¿Ves la sombra? La sombra, la sombra.

Hizo como un experimento de rodarla de una determinada forma.

Sabían que se podían levantar e irse a otro sitio.

Guillermo tenía que tomar decisiones porque yo no le iba a decir

lo que no establecíamos al principio.

Ahí abrimos un camino interesante de trabajar con esa...,

una forma de acercarte de una forma diferente.

¿Qué aspectos te parecen más fundamentales, destacables

de la obra de Antonio?

El primero sería esa exploración de los miedos íntimos.

Me interesa el retrato de la cotidianeidad.

Me interesa que se acerque al cine negro sin caer, por ejemplo,

en los tópicos de la femme fatale, que seguramente es un concepto

que se tendría que revisar a nivel de historia del cine. Ahí lo dejo.

Me gusta esta pequeña transgresión que sería, que es como una tentación

en la que es muy fácil caer, pero el cine de Antonio la evita.

Me gusta esta búsqueda de la verdad en la fotografía,

en el trabajo de los actores, en el sonido, por ejemplo.

Aprendí mucho cuando hablabas, por ejemplo, de cómo te acercabas

al sonido en "Volverás", en "Las vidas de Celia".

Creo que es... Y también me gusta porque es un retrato.

Buena parte de su cine transcurre en Barcelona, pero no es

una Barcelona ni de postal ni de...

Es un acercamiento al mundo urbano de Barcelona

que es muy universal también. Es muy familiar.

Siendo de Barcelona reconoces los personajes, los entornos,

pero con la distancia suficiente para darle ese toque internacional.

-Hay una palabra que va saliendo: la cotidianeidad.

Una cosa que me gusta cuando te planteas una historia

es no salirte de... Los personajes son personajes sencillos:

uno es maestro de escuela, el otro es un vendedor ambulante.

Es una gente sencilla. Los paisajes que salen, los paisajes urbanos,

casi siempre son Barcelona, son paisajes habituales;

lo único que están vistos desde otro punto de vista

porque salen paisajes, lo que has dicho, muy reconocibles.

No busco lo insólito. Creo que es un buen punto de partida.

Creo que se puede construir a partir de donde no hay historia.

Simplemente hay que enfrentarlo a ese azar, a ese pequeño suceso

que de pronto hace que los caminos empiecen a coger una dirección

que lleva a sitios que no son los habituales.

Ese es el punto de partida en muchas de las historias.

-"Te gusta excavar en la basura. -Sí.

Siempre se encuentra algo aprovechable".

El sexo: otro gran tema. ¿Cómo está reflejado el sexo

en las películas de Antonio, Elisabet?

A mí me parece que se acerca no porque se...,

no con el sexo, la violencia, no el eterno tema

de hasta dónde muestras, hasta dónde no, lo que sugieres

al espectador. Yo creo que Antonio se acerca con naturalidad al sexo

y creo que una película como "Susanna"

(RÍE) te sacó totalmente las inhibiciones

y abrió otra puerta.

Tengo la sensación de que eres un director que no tienes reparos

en mostrar también esta parte sin caer en las coreografías.

No sé si te lo planteabas así, si esta libertad que comentabas

de no apoyarte así o asá... -Totalmente.

-"¿Qué prisa tienes? ¿Qué pasa, que vas oliendo su coño?"

-El sexo es el motor de todo, es el principio de la vida.

Es una gran motivación,

es una fuente de pasiones, es una fuente de historias.

-"Voy a quedarme con todo.

-¿Harías eso por nosotros? -Lo haré por ti".

-Cuando hablo del sexo no hablo de la explicitud del sexo.

También en algunas películas hay sexo más o menos explícito.

Es el sexo como una motivación. Si analizásemos

cualquier película mía, en el punto de partida siempre hay

algo de deseo, siempre hay algo de alcanzar algo.

Creo que es así. La gente quiere hacerse poderosa

porque, aunque sea inconscientemente, va a ligar más.

Va a gustar. Hay algo. Va a gustar.

Creo que ahí está. Literalmente es el origen de la vida.

Es la pulsión más fuerte que tenemos.

No le doy un tratamiento especial. Cuando ha habido...

No me acordaba de "Las vidas de Celia", con Nora Navas.

Era su primera escena, una escena muy atrevida de sexo.

No coreografiamos nada. Yo les dije...

Eran dos grandes actores: Luis Tosar y Nora.

Lo hablamos: "con naturalidad, es desenvolveros,

vividlo con la mayor naturalidad". También había este planteamiento.

"No penséis en la cámara. La cámara va a estar ahí".

Eso sí, todo el mundo fuera. Solo Guillermo Granillo, yo y ellos

para que tuviesen esa libertad.

Y en "Susanna". No sé, ahora estoy pensando en otras películas

que haya habido escenas más... Siempre ha sido ese planteamiento

de darle normalidad sabiendo que el sexo,

cuando se ha tratado, es muy determinante

en las actitudes que tenemos, las cosas que perseguimos.

Es muy determinante. Creo que estamos todos de acuerdo.

Estamos de acuerdo. Con el concepto de deseo

de los personajes centrales que tienen ese deseo incontrolable

no solo respecto al sexo sino a...

que es lo que los mueve y, en algunas circunstancias,

hasta llegar a la autodestrucción. -La última película que he hecho,

"El elegido", es histórica. En el suceso que cuenta,

el asesinato de Trotsky, el sexo tiene una parte importante.

Una seducción de por medio es el camino para llegar a él.

Hasta en hechos políticos, históricos, totalmente contrastados,

el sexo aparece como...

tiene un peso muy específico en cualquier suceso humano.

-"La primera pieza ha caído. -Vas a conseguir de ella

lo que te propongas. -Te irás a México y ella te seguirá.

-Voy a trabajar para Trotsky".

Antonio es un autor en el pleno sentido de la palabra:

escribe, dirige, dirige sus proyectos,

se produce sus películas, produce películas a otros autores

a los que le gusta producir.

A él debemos el haber dado a conocer directores tan estupendos

como Marc Recha o Claudia Llosa. También has producido películas

a Jordi Cadena, Judith Colell, Sigfrid Monleón, Agustí Villaronga.

Es un cine muy concreto. Sin ti seguramente

no hubiera tenido ventana o no hubiera tenido posibilidad.

El caso es que ha sido de tu mano, Antonio, y para este programa

es una felicidad absoluta. Lo sabes, ¿no?

¿Qué proyectos y autores son los que atraen tu atención?

Lo que más me atrae es cuando ves una mirada personal.

Las historias, de una forma u otra, están casi todas contadas.

Lo que sí que no es habitual es encontrarte ciertas miradas.

Entonces cuando conoces a Claudia Llosa o conoces a...

A Agustí lo conocía porque fuimos casi juntos a la escuela,

pero descubres que son miradas diferentes,

que tienen una forma de contar..., que van a contar una historia

que seguramente se ha contado, pero la van a contar de una forma

que nadie como ellos la podría contar. Eso es a mí, como productor,

lo que me seduce.

-"Te va a tocar a ti ya. -No".

¿En qué andas ahora? ¿Qué proyecto ha sido el afortunado?

Es una película en la que he puesto muchas esperanzas,

de una nueva directora que se llama Belén Funes.

Creo que hará una gran película que se llamará

"El hermano" y tiene eso que me gusta

que es una mirada personal, diferente y mucha fuerza.

Qué ganas de verla. Yo también.

Solamente con eso que me dices. Vamos a andar muy atentos.

Elisabet, eres la indicada para hacer una especie de broche

a esta reunión, a este punto de encuentro de hoy tan bonito.

Esas noches que nos gustan que repasamos la obra

y las motivaciones de un autor favorito

así que ¿qué dirías para cerrar el programa de hoy?

Menuda responsabilidad poner el broche.

Le diría a Antonio que espero que siga haciendo mucho cine

como director y productor, y nos dé para la segunda parte del libro.

-Yo me voy a esforzar. (RÍE)

Os seguiremos muy de cerca. Gracias a los dos por esta noche.

Ojalá sigas buceando

en la incertidumbre de nuestra cotidianeidad

y localizando miradas que merezcan la pena

que se conviertan en grandes películas. Gracias.

Gracias. A vosotros gracias por acompañarnos.

Os esperamos el próximo domingo aquí, en "Versión Española",

para compartir el mejor cine español más reciente. Chao.

(Música suave)

  • Dictado (Coloquio)

Versión española - Dictado (Coloquio)

22 oct 2017

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan Antonio Chavarrías, director de Dictado y la periodista cinematográfica Elisabet Cabeza, autora del ensayo sobre la obra de Chavarrías El cineasta de la sombra.

ver más sobre "Versión española - Dictado (Coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Dictado (Coloquio)"
Programas completos (52)
Clips

Los últimos 747 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios