www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4825178
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El Clan (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, buenas noches de nuevo.

Nada puede darnos más miedo que pensar que esa historia

que acabamos de ver, es el retrato de la verdadera familia Puccio,

una escalofriante aproximación a la maldad sin límites.

Y con esta inquietante sensación, volvemos a dar las buenas noches,

a este póker de ases que nos acompañan esta noche.

Esther García, reciente Premio Nacional de Cinematografía.

Enhorabuena otra vez. Gracias.

No nos vamos a cansar de felicitarte por este premio.

¿Toda la noche? Toda la noche.

Agustín Almodóvar, buenas noches.

Guillermo Francella, buenas noches. Buenas noches.

Cecilia Roth.

Querida Cecilia, es un placer enorme tenerte aquí.

Igualmente verte a ti.

La película nos muestra con una inquietante precisión,

la sencillez con la que el ser humano puede provocar el mal,

y convivir con él, y mirar hacia otro lado, como si no estuviera

ocurriendo nada. No sé si este era uno de los temas,

que más os interesaba subrayar en "El Clan".

La verdad es que, leer este guion,

fue un golpe tremendo,

porque, has descrito muy bien una de las características que tiene.

Hablar del mal.

Sin tapujos, ¿no? Sin fisuras,

y concentrado en un elemento,

que es una familia.

A la vez que,

en otro lugar de ese espacio tremendo en el que ellos vivían,

había alguien muriendo de miedo y de terror, ¿no?

Y también creo que, nos interesaba,

mucho el acertar eso

a lo cotidiano, sin que haya,

entremedias,

un malo malísimo.

Porque todos parecen gente encantadora.

También nos interesaba mucho trabajar con Pablo Trapero,

es un director al que le hemos seguido la pista desde hace tiempo.

Y esta comunión que tenemos con nuestros socios argentinos.

de KyF, que nos ayuda,

a encontrar el talento,

no sólo los directores que, desde este lado podemos conocer,

si no, también en los que están cerca de ellos,

y que llegan aquí un poco más retrasados.

¿Qué significó esta familia para Argentina?

¿Qué significó lo que ocurrió para la sociedad argentina?

En la época de la dictadura, porque hay dos procesos.

Con el advenimiento de la democracia, él se queda sin trabajo.

Porque en la actividad de la hostelería, que él realizaba,

en la actividad del secuestro, no lo podía llevar a cabo.

Entonces, lo destartala, lo desubica.

Entonces, él no quiere abandonar la actividad.

Él se ha revertido, que corra, que dé un paso al costado,

pero él quiere continuar.

Entonces lo realiza como mano de obra desocupada.

-¡Viva la patria! -¡Viva!

Y hay que decir que en la película no se cuenta,

el personaje real, estuvo en los 70 en la Triple A

que era un grupo terrorista de ultraderecha, o sea, que tenía

una instrucción,

muy coherente también con el personaje que, en su juventud,

había sido, no sé si tú conoces la parte,

donde él perteneció a la Triple A.

Claro que sí.

Que se había quedado con mano de obra desocupada.

Es que eso es fundamental, es un dato,

Lo hizo en su vida con normalidad.

durante el tiempo que perteneció a la Triple A.

Y en el momento que dejó de pertenecer, porque cambió el régimen,

siguió haciéndolo para tener trabajo.

Y lo terrible de todo esto es que no es Puccio el único,

de aquellos que quedaron como mano de obra desocupada.

Si no que siguieron haciendo secuestros,

quizás no de la manera tan estructurada,

como lo tenían planeado en el hotel Puccio.

Pero la mano de obra desocupada siguió años.

No se vivía con naturalidad, se vivía con mucha tristeza.

Pero que ocurra en una familia,

que, como te contaba anteriormente,

con tanta sencillez, una familia que, socialmente,

no pertenecían al grupo de los clubes de alta sociedad,

Pero ellos querían pertenecer a eso.

De alguna manera, querían pertenecer.

Eran católicos.

Fervientes religiosos,

de ir a misa todo el tiempo.

Y él tenía una empatía maravillosa con sus vecinos.

Él era alguien cordial,

no sé si muy amble o muy afable,

pero si era de una enorme cordialidad,

generoso con sus vecinos.

De golpe, de alguien que tiene un problema con una verja,

él lo ayudaba a buscar un pintor, o lo pintaba.

Entonces, cuando lo declaran culpable,

y, con lo que sucede con este final extraordinario que cuenta Trapero,

fue un intento de suicidio del chico,

fue algo muy, muy fuerte.

¿Y fue tal cual? Fue tal cual.

Fue tal cual, y no muere.

Ahí no muere, muere con el tiempo.

Muere porque había quedado muy diezmado de salud.

Relativamene joven, muere como a los 50, una cosa así.

Ante, no te puedo precisar la edad.

Como cuarenta y tantos. Murió luego de cáncer.

Además de este intento de suicidio,

de tirarse, tremendo.

Rodado de maravilla.

Él también comía, intentaba,

de todas formas, matarse. Yo creo que el peso de esa culpa,

brutal, de haber estado sometido

al deseo del padre.

Acá viene la pregunta del millón,

¿sometido?

que sé yo...

Yo personalmente creo que hay

mucho miedo a ese padre.

Terror a ese padre.

Sí, pero Maguila se va, Guillermo se va.

-No aguanto más.

Tengo miedo.

Hay otras personalidades que se someten o que se encarcelan,

o se autoencarcelan en esa situación,

familiar, en la cual todos parecen

no culpables y a la vez lo son.

El padre se lo dice: ¿No has recibido dinero por esto?

Pero lo hiciste, y ¿por qué lo hiciste? Lo hiciste por plata,

Alejandro, por plata que recibiste de mi mano.

¿Y no lo has cogido? Él se lo dice, que lo deja claro,

Es muy compleja.

Hay un material de tragedia griega,

porque por un lado está la relación paterno filial,

que es muy fuerte, o sea, porque los hijos,

tú tienes autoridad sobre tus hijos porque eres su padre,

y creen en ti.

-Dame un voto de confianza, hijo.

Espero que Dios no me permita defraudarte.

Y, por otro lado, está la parte delictiva,

donde se mezclan las dos situaciones

Y eso está muy claro en la película, cuando actúan por mandato,

algo injusto, del padre, y, donde al final hay esa rebelión

entre la persona que sí sabe lo que es el dolor y el mal,

y la persona, que es el padre, que no lo sabe.

A mí eso me parece que es una cumbre cinematográfica,

es un duelo entre sensibilidades,

entre la sensación de culpa y entre la absoluta ausencia de culpa,

que tiene el psicópata.

Entonces me parece que es una de las cumbres del cine psicológico, ¿no?

lo que se está enfrentando ahí entre esos dos personajes.

Es un ingrediente extra, que uno puede estar sometido por

por timidez, porque no se le anima, porque es papá.

Pero hay un delito. El hijo puede decir: "Es que tengo miedo",

pero el chico era ambicioso.

Había algo en el fondo, porque vos puedes decir:

"Tengo una personalidad que no me animo a enfrentarlo".

Y decirle: "Papá, esto no lo hago".

No puedo, no está en mi naturaleza.

Los demás sí. Uno se fue, el otro no volvió más.

O sea, dijeron: "¿Qué es este loquero donde estamos metidos?

Las dos nenas, que eran dos dulces de leche.

no podían hacer nada, a ellas no las hacían participar.

Pero Alex,

hay algo de ambición cuando recibe el dinero, cuando compraba los autos

Había algo que, yo no creo sólo que era de pusilánime,

o de dubitativo porque papá se lo pide.

Hay algo, no estoy rubricando taxativamente, que sea así,

pero mi opinión, es que vos puedes tener un papá posesivo, bravo,

Asesino.

Pero que me lleve a mí a matar o a colaborar,

raptar a mis propios amigos. Hay algo...

Y, ¿sobre qué matices construyes el personaje, Guillermo? porque hay,

o se ve una tremenda contención, como una cosa absolutamente,

impoluta, en los movimientos, en la relación, ¿no?

Trabajamos mucho eso en los ensayos, porque fue fundamental,

encontrar, desde lo corporal,

lo postural, del deseo, del mirar, del hablar.

Había algo que tenía particular, demoraba,

uno o dos segundos, las respuestas.

-Nos pasó un comentario nada más.

-Lo mío también fue un comentario, ¿por qué te molesta?

Había algo postural en la caminata, que lo buscamos.

Tenía algo cansino.

Tenía una botarga puesta, como una pseudopanza.

Ese vestuario de los 70,

esas camperitas, esos pantalones pinzados.

Era todo, había todo un tema de caminar, de mirar,

Los ojos también.

Mira esos ojos.

Esos ojos.

Cuando me sentaba a tu lado en el maquillaje,

te miraba la cara y tenía un pequeño escalofrío,

Hasta que punto...

Pero es que Guillermo se ríe mucho con los ojos también,

y en la película hay una permanente mirada,

de una frialdad de hielo.

De hielo.

Me pedía: "Intenta no pestañear".

Es difícil no pestañear, siempre pestañeamos, uno pestañea.

Pero el lograr conversar e intentar no mover la pestaña,

también se me da algo. Y, fue todo un trabajo de orfebre,

porque los ensayos fueron árduos.

Llegamos al set, sabiendo que necesitaba Trapero de nosotros.

Era muy milimétrico y muy preciso con la letra.

Ahí no podías aderezar una frase.

Era la letra ya escrita,

y había que aprendérsela de ese modo,

de modo que, una palabra sinónimo no, él quería eso,

que me pareción un lindo rigor.

que, desde lo interpretativo, a mí me ayudó a componer algo

diferente, y salir, porque uno, como actor,

no siempre tiene su batería de recursos, y uno se conoce tanto,

que yo sé cómo puedo generarte algo en voz, porque le vengo probando

hace décadas. En la comedia, en cosas que sé, que, con una ceja, un mohín,

puedo. Entonces uno ya lo tiene instalado.

Pero ahí me tenía que despojar de todo.

Entonces, el verme tan despojado,

Yo soy coqueto, antes del rodaje me miro.

Y me miro y me cuido, y ahí estoy, ahí arranco.

Mientras que acá, jamás me miré.

Contar a los espectadores que Cecilia ha interpretado a esa madre,

de este clan, en una serie de televisión: "Historia de un clan".

que tuvo mucho éxito en Argentina,

Y del mismo director de "El Ángel". Exactamente.

Entonces, el círculo se cierra y estamos hablando,

un poco, de lo mismo todo, ¿no?

Te quiero interrogar a ti, sobre esta madre, de la cual, sabemos

poco, en esta versión cinematográfica.

No sabemos qué nivel de implicación tuvo Epifanía Puccio.

Y a lo mejor tú, nos puedes desvelar.

Mi mirada de esa madre, yo creo que,

creo que es absoluta cómplice de esta situación.

Absoluta cómplice.

Es muy trepa.

Claro, católica, de misa de domingo.

Pero a la vez, con una enorme necesidad de pertenecer

a ese grupo de gente, a la que no pertenecían.

Y ese dinero que recibían de esos secuestros,

los llevaba a crecer socialmente,

y estar más cerca de aquello que querían estar.

En la serie está muy desarrollado todo eso,

por la cantidad de tiempo y de horas que teníamos.

Y muy desarrollada la relación entre ellos dos,

en la cual, ella apoya

a su marido,

a quien le dice "papi".

Y, además, cada vez,

más metida y con más ganas.

Le pasaba lo mismo al personaje del hijo, por eso este debate sobre

si el hijo es una víctima de este padre,

tan autoritario, tan aterrorizador.

Porque una mirada de ese padre, era una mirada de ese padre.

Pero todos ellos empezaban a disfrutar.

Las niñas estaban bastante fuera de esta situación,

pero también convivían en la misma casa, y todo esto se oía.

Y ¿qué ha ocurrido luego con esas niñas?

Una de ellas murió de cáncer.

La otra, la pequeña, vive con la madre.

La madre vive.

La madre vive, le han sacado una foto justo cuando nosotros,

Vive en libertad. Estuvo cuatro años en la cárcel,

Estuvo en la cárcel, creo que tres o cuatro años.

Y hoy vive en libertad, vive con su hija y le han sacado fotos.

Y los dos más grandes, yo vi el reportaje de Puccio libre.

Claro, por supuesto, porque se fue a vivir a la Pampa,

él se casó nuevamente.

Tuvo una pareja.

El periodista lo continuó viendo,

y le decía:

"Dice esa gente que, pero como puede ser".

Que le preguntaba: Bueno Puccio, ¿se ha arrepentido?

Si no hice absolutamente nada, eso fue una guerra.

¿Cómo una guerra? Claro, a mí también me mataron gente, dijo.

Unas repuestas que vos decías,

de alguien que te tienes que pellizcar para ver si es verdad.

Pero con una necedad... Muere en un hospital público,

de una depresión,

quedó hemipléjico, no recuerdo.

Balbuceaba en el lecho.

En el lecho hay un video de un reportaje,

que dice unas cosas, es un psicópata del mal.

-Por favor, ven.

-Él es mi... -Jerónimo, la pareja del doctor,

y la quiero como una hija a Laura.

Fíjate en "Mi obra maestra", que personaje tan radicalmente distinto

interpreta. Que se estrena el 16 de noviembre en España.

y no os lo podéis perder, porque es otra grandísima película.

Hermosísima, y fíjate qué cosa más diferente también, ¿no?

Sí, bien antagónicos, es una búsqueda también,

a veces tienes la suerte de que te llegan esos guiones.

Porque, no creas que abundan tantas buenas historias.

Hay una carencia, no en mi país, en el mundo entero, de guiones,

que vos dices: "Uy, qué buen disparador",

Qué original disparador, cuesta mucho encontrarlo.

-Gastón Duprat es un gran... -Sin duda alguna.

Y sobre todo, Andrés Duprat fue el guionista, y es una película,

fantástica, donde habla de muchas cosas.

Yo mamé, lo que más amé,

desde el punto de vista artístico, fue la época del neorrealismo

italiano: Bonicelli, De Sica, Ettore Scola,

ese quinteto de Manfredi, Tognazzi, Sordi,

Gassman, Marcelo.

Las películas serias de ellos eran,

de personajes, donde te reías mucho, pero había una crítica social debajo

fantástica.

Esta película habla un poco de eso, te ríes mucho.

Te hace pensar mucho, te genera algo que habla,

del inexorable paso del tiempo, de la crueldad que hay

con quien fue alguien importante, en un momento determinado,

y por no adaptarse a las nuevas, pasa a ser algo descartable,

que no es convocante. Habla de un montón de cosas.

Y me sedujo mucho. El personaje es divino.

La historia entre un pintor y un galerista,

y es una historia que me llegó al corazón desde la lectura,

Y en este momento, en mi país, hay tanta crispación,

Es una película amable, es una película al alma y al corazón

Y la gente como que te lo agradece,

el lindo ratito que vivieron.

Pero es hermoso también, con un personaje querible,

Los dos personajes muy queribles, Luís Brandoni,

alguien que yo amé siempre,

en mi época de estudiante de teatro.

Era mi emblema como actor.

Grandes actores, grandes actores.

Y poder trabajar con él, con ese "timing" que a los dos nos gusta,

con la comedia.

La verdad es que este programa nos hacía mucha ilusión,

porque es un punto de encuentro que habla de ese puente,

entre las dos cinematografías, en el cual tenéis tanto que ver vosotros,

y que, tanto ha alimentado a nuestro cine,

en estos últimos años.

Y voy dar títulos, bueno, nombres de directores,

a los que habéis apoyado, como Lucrecia Martel, Julia Solomonoff,

Damián Szifron, Pablo Trapero, Luís Ortega, director de "EL Ángel",

Pues quisiera que me hablaras Agustín, de esa relación,

de esa fascinación por los actores, directores argentinos,

y ese puente que construiste de El Deseo, que es tan importante.

Sí, hemos seguido de cerca el cine argentino, y nos ha sorprendido,

por cada año, esas tres o cuatro películas que hay importantísimas.

Y luego, yo tengo la opinión de que Argentina,

tiene el mayor índice de buenos actores y actrices por habitante,

Lo digo sin pudor, porque creo que es verdad. Un país sin mucha población,

que tiene un enorme territorio, pero qué cantidad de buenos actores.

Que yo siempre cuando intento justificarlo,

pienso en la pujanza del teatro,

en cómo, entre que eligen un buen guion, hacen teatro,

Es un sitio muy donde mirar,

Lejos en la distancia, pero muy cerca en sensibilidad.

porque hay que pensar, que el siglo XIX, ha sido un siglo,

de movimientos migratorios en los dos sentidos,

no es España que emigra, ni Argentina. No, todo lo contrario,

Es continuamente, la gente que va y que viene por distintos avatares.

Y el siglo XX. Y luego, en las historias hay una cosa muy buena,

que no le obliga a hacer malabares a los guionistas,

que, en la vida de un español, un argentino es algo coherente,

no tenemos que justificar.

Ahí en Argentina o en España, no, no, no...

(Risas)

Mi contable en El Deseo es un señor argentino y mi dentista es argentino

y con toda naturalidad, porque nuestras vidas, por suerte,

han sido siempre una ayuda en el momento que se ha necesitado,

ha estado el otro país. Entonces tenemos una enorme cercanía,

en lo personal, en lo social.

Y creo que hay una sensibilidad artística muy importante,

que hace que los trabajos sean polivalentes,

que un actor o un director, pueda venir ahora de Argentina, a dirigir

algo, como va a ocurrir con Pablo Trapero en España,

o que los actores estén yendo y viniendo y sintamos.

Entonces, es una suerte la que tenemos los productores,

de saber que nuestro mundo cercano se prolonga en ese territorio,

que es Argentina y viceversa.

Así que, nos sentimos muy privilegiados, queremos seguir ahí,

en esa brecha disfrutando con ellos,

porque son unos artistas inconmensurables.

Pedro dice siempre que el placer como director es ser el primero

en ver la actuación de los actores.

Y nosotros también como productores, ser testigos.

Nosotros participamos también de ese placer, de ser los primeros testigos

de esa maravilla de creación y de misterio,

que es la actuación. Entonces, aquí estamos, disfrutando.

Y participando también de la aventura,

que incluye sus riesgos, también hay que decir.

Trapero va a dirigir "Patria",

ni más ni menos, que eso es un suceso.

Me estaba refiriendo a eso con lo que hemos hablado,

porque "Patria" es algo que nos atañe, ¿no?

Y me parece una gran opción, ¿no?

Trapero, además que sabe ahondar en problemas de familia, y sociales,

Entonces, me parece un gran acierto, no sé a quién se le habrá ocurrido,

pero me parece una gran idea.

¡Hijo mío!

Que tienes que decir de tu pertenencia a esa familia

Almodóvar, durante tantos años, desde el principio,

desde que eras una niña.

Algo de verdad, de tu corazón.

Me siento parte de una gente maravillosa,

con la que puedo trabajar, hablar, vivir,

compartir, pensar, debatir.

Acercarme, acercarse, aquí, allí.

Me gustaría tenerlos más allí, a veces.

Que Pedro dirigiera algo en Argentina, por ejemplo.

Pero para mí es mi familia.

Yo creo que para cerrar, voy a poner el foco en ti,

que te crees que te vas a escurrir y no.

Porque me gustaría que hicieras una valoración de lo que significa,

el Premio Nacional de Cinematografía,

sinceramente Esther. Es mucho lo que has aportado a nuestro cine.

Había un aplauso unánime de todo el mundo, al conocer tu nombre.

Con un amor y un respeto profundo, y eso es por algo, ¿no?

Eso es porque llevas haciendo las cosas bien, toda la vida.

Entonces, no sé qué valor le das o qué reflexión haces al respecto.

Bueno, he de decirte que, por las mañanas cuando me levanto,

no me acuerdo de que soy Premio Nacional de Cinematografía.

Eso, una vez que te lo dan, ya se pasa, y sólo cuando te lo recuerdan,

vuelve a ti esa sensación de ser Premio Nacional.

Pero la verdad. O sea, el día que estábamos rodando y me llamó

el ministro, no me lo podía creer.

Me pareció emocionantísimo.

Y en ese momento pensé en todos los que se lo merecían.

En todo el mundo a mi alrededor, tanta gente que se lo merecía.

Pero a la vez pensé: "Bueno, pero me lo han dado a mí".

Entonces, será que hay algo que he hecho a lo largo de este tiempo,

para conseguirlo.

Y luego, lo más bonito de todo,

ha sido, lo que todo el mundo se ha alegrado, como tú contabas.

La cantidad de compañeros, amigos,

personas, que lo han celebrado conmigo.

Y esa especie de alegría colectiva que había en aquel faldón,

donde me lo dieron.

Evalué un poco todo, mirando hacia atrás,

los 42 años de trabajo, que llevo en esta profesión.

Me ayudó Agustín Agustín mucho con sus palabras.

Y la verdad, estoy tan agradecida y tan emocionada,

y a la vez tan alegre. Sólo puedo decir eso.

Veo a los que se lo han dado antes,

y me siento tan orgullosa como todos ellos, estoy segura.

Bueno pues, sirva también este encuentro hoy aquí,

para celebrar ese premio otra vez, y para felicitarte de nuevo, Esther.

Y dar las gracias por este rato maravilloso,

por tanto buen cine, por tantas buenas interpretaciones,

y que sigáis, para que nos sigamos riendo y que sigamos disfrutando.

Yo quiero decir, perdón. Daros la enhorabuena,

por esa espiga de oro que os habéis llevado

en el Festival de Valladolid, que no puede ser más merecida.

Creo que lo que hacéis vosotros por el cine español,

y por todos nosotros: Directores, actores, productores.

Es un trabajo enorme.

Enhorabuena, porque lo que haceis es mostrar el amor al cine,

Bueno, pues nada, con estas felicitaciones nos vamos,

gracias a los cuatro por haber estado aquí, ha sido un placer.

Y vosotros, no os vayáis, porque llega el momento del gran cine,

en formato corto.

(Música)

Cambiamos de formato, y seguimos en Argentina, con un cortometraje

igualmente perturbador.

En "Rabia", un hijo sufre las consecuencias de la separación

de sus padres.

Un asunto, tal vez, tristemente, demasiado común.

pero contado aquí con una intensidad y una originalidad, impactantes.

No os lo perdáis. Con vosotros "Rabia",

dirigido por Romina Tamburello.

-Vamos ya, sale.

Te viene a buscar tu mamá, te viene a buscar tu mamá.

(Suena un teléfono)

-¿Por qué no me atiende ahora? ¿eh? Atiéndeme.

¡Hey, hey, hey!

¡Para!

¡La puta madre que lo parió!

¿Es que no me ves, pelotudo?

¿Qué es lo que hiciste, boludo?

-Yo no hice nada, maestro.

-No pasa nada, loco.

-¡Ah! que no hiciste nada.

-No, eso los del seguro, te dicen que es culpa tuya.

-¿Seguro de qué? ¿seguro de qué? -¡Para, para!

-¡Es un loco!

-¡Para, para!

-¿Qué te pasa? Se han ido, viejo.

(Suena la radio: ahí va, aparece el primero: ¡Gol!).

-¡Gol! ¡Vamos! Saluda, carajo.

Vos, ¡metete el seguro en el horno!

¡Y vos vete a pillar con tu chulo a la puta madre!

(Escucha un sonido)

(Suena en la radio un partido de fútbol)

-Vos te diste cuenta de la notificación, ¿no?

No, no, para, para. Yo pensé que Facu tenía el celular encima.

¡Ah, mira! y yo no quiero que llamáse a casa.

¡Para, para!

Sacas todo de nuevo, y en 20 minutos lo encuentras.

Km. 35, a veinte minutitos, en el carril que va al sur.

Ya me cortó la hija de puta.

(Sonido de coches circulando)

¡Facu!

(El niño llora)

-Ya está, ya está.

Bueno, bueno, bueno, bueno.

Hey, hey, hey, hey, hijo, ya está.

Mírame, mírame, está bien, está bien.

-Hola campeón. -Hola.

-¿Vos que haces acá?

-Gloria no puede venir, me pidió que le venga a buscar.

-¿Que lo vengas a buscar?

(Suena un móvil)

-Gorda, sí, está acá, está todo bien. Quédate tranquila.

-Tu mujer dice que me lo lleve.

-Está todo archivado. Tomatela porque te rompo toda la cara.

-David, no vamos a tener un quilombo nosotros.

-No, no, tomatelo en serio, te estoy hablando en serio, el pibe, en serio.

-¿Qué hacemos?

Bueno, muy bien.

Bueno, yo doy la vuelta y los sigo.

-Bueno Facu, vamos ya hijo.

Al final, no pasó nada, che.

Toma, toma el celular.

Escuchame, ¿quieres que vayamos a casa de Gabino?

(Sonido de la radio)

-Señor Mesa, ¿cómo le va? No, no puede pasar.

Dice la señora Michel que cualquier cosa del nene, que lo deje acá.

Y en un rato ella lo viene a buscar. -¿Que no puedo pasar?

Escúchame, son 19 años acá, y aparte soy amigo de Golf.

-Bueno, no me comprometa señor, si la propietaria dice que no, es no.

-¿A este porro lo dejas pasar? -Este porro vive aquí señor.

-Quiero que llames a mi mujer ahora.

-Dale, llámala. -Bueno, bueno, bueno.

-Hola señora. -Dame, dame.

-Sí, escuchame una cosa, ¿por qué no me dejan pasar?

¿qué pasa? ¿soy una novedad acá?

¿Eh?

Ah mira...

-Hey querido, ¿qué me cuentas campeón?

-Escúchame una cosa: O me dejan pasar o acá está el pelotudo de Edu,

entro como amigo de él y te tiro la puerta a patadas, ¿qué te parece?

Sí, acá está.

-Gorda.

Dice que se está bañando y ahora viene.

-Se está bañando. ¿Vos le puedes decir que se apure?

¿Puedes hacer eso? ¿Puedes?

-¿Puedes meterle? Muy bien.

-Bueno, después me cuentas. Abrígate.

-Te lo buscaste solo. No sé que quieres que te diga.

-¿Sabes lo que estoy pensando? -¡Ah piensas! Pensé que no pensabas.

-¿A quién más te cogiste? Ya te cogiste a Pedro...

Al boludo de Edu.

A este gordo gil de la cabina, ¿a quién más?

-No, no necesité cogerme tanta gente, porque me cogí a uno y me enamoré.

-Una cosa: ¿Vos te volviste loca? -Sueltala David.

-Tomatela.

-¿Qué quieres hacer? Me quieres pegar a mí, a Pedro, a Facu,

a Edu, al gordito de la cabina.

Yo te recomiendo que te hagas bien el loquito,

y rompas el vidrio del auto, porque total, el seguro lo paga mi viejo.

-Él es mi hijo y me lo puedo llevar. -¿A dónde?

-A mi casa. -¿A tu casa o a casa de tus viejos?

¿O al mono ambiente roñoso ese que alquilaste con muebles de los 80?

David, tenías que hablar con alguien.

¿Por qué no aprovechas el laburo que te estoy pagando?

¿O llamas a uno de esos pocos amigos que te quedan?

¿De verdad, no te da ni un poquito de verguenza?

¿Ves como te miran todos?

Piensa: Sos el boludo fracasado que maneja el auto de mi viejo.

Hazte un favor y anda a tirar petardos a la cancha.

Vamos.

-Perdóname gordo, mira lo que me hace hacer tu papá.

(Música)

Sobrecogedor final y extraordinarias interpretaciones,

las que nos ha ofrecido "Rabia",

de la directora argentina, Romina Tamburello.

Desde aquí le damos la enhorabuena, al igual que al resto de su equipo,

por este corto, de una madurez sorprendente.

Y con esto, terminamos nuestra inmersión en el cine argentino.

Os esperamos el próximo domingo aquí en Versión Española,

la mejor butaca para el cine español y latinoamericano más reciente.

Un beso.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El Clan (coloquio)

Versión española - El Clan (coloquio)

04 nov 2018

Para hablar de El Clan, de la familia Puccio y de El Ángel la actriz presentadora Cayetana Guillén Cuervo contará en el plató con Esther García (productora de El Deseo y reciente Premio Nacional de Cinematografía), Agustín Almodóvar, Guillermo Francella y Cecilia Roth, protagonista tanto de El Ángel como de Historia de un Clan.

ver más sobre "Versión española - El Clan (coloquio) " ver menos sobre "Versión española - El Clan (coloquio) "
Programas completos (70)
Clips

Los últimos 852 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios