www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4586778
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Buscando a Eimish (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Eimish y Lucas se reencuentran tras un viaje circular

que les lleva al mismo lugar del que partieron,

pero sabiendo muchas más cosas. Aquí seguimos

con Ana Rodríguez Rosell. Buenas noches, Ana.

Buenas noches. Bienvenida. Productora ejecutiva,

guionista y directora de esta bonita historia

que acabamos de ver. Manuela Vellés, Eimish.

Buenas noches. Hola, buenas noches.

Óscar Jaenada. Lucas, buenas noches.

Buenas noches. Ana...

Bueno, los tres, yo empezaría un poco por el final, ¿no?

Por pensar un poco, reflexionar qué han aprendido los personajes

desde que empieza la película hasta que acaba

en todo ese viaje físico, intelectual y emocional.

Lucas ha aprendido a conocer a su... a la verdadera Eimish,

a la que no conocía.

Él... ha aprendido sus carencias y ha empatizado con ellas.

Se ha dado cuenta del viaje de pérdidas que ha tenido

desde toda su vida, ¿no? Desde el abandono de sus padres,

ha perdido a sus mejores amigos. Y toda la vida que lleva,

que él no conocía,

pues ha conocido a la persona. Y ahora está preparado

para afrontar lo que viene.

Eimish lo que ha aprendido en este viaje es; primero,

lo que la quiere Lucas porque sabe que la está buscando.

Ha aprendido a...

A que tiene que afrontar los problemas de otra forma.

Ha aprendido a afrontar el presente.

-Sí, al final no sé. Eimish empieza muy enfadada;

se va, simplemente huye.

Que es esto también de huir hacia adelante, hacia un lugar

que no sabe a dónde, pero hay algo que no está funcionando.

Me gusta mucho contar que cuando algo no va bien, hay que cambiarlo.

Es eso, resolver las cosas del pasado para poder avanzar.

Que no nos dejan.

Y ella podría también haber sido más comunicativa con él, también entiendo

que eso es otra cosa que podía haber hecho ella también mejor.

-Yo creo que además que, bueno, hay tipos que nos equivocamos más;

que arriesgamos más; que miramos dónde está el límite; nos acercamos

demasiado a la línea... Erramos muchísimo y demás. Y luego están

estos tipos, como me pedía a mí Lucas,

un tipo como con todo muy cronometrado, todo en su sitio.

Todo muy controlado pero sin darte cuenta de las emociones,

del pasado. Vale, tú me quieres, yo te quiero; pues está todo hecho.

Yo creo que no está todo hecho.

O sea hace falta demostrar todo eso, hace falta sentir todo eso.

Yo creo que el viaje este, por lo menos el de Lucas,

es el de un tipo que tiene que darse cuenta que vale la pena sentir.

Hombre, un tema, desde luego, que es esencial y tú lo has planteado antes

es la maternidad. Cómo el hecho de tener un hijo

se plantea en una pareja y puede sumar o restar.

Y hay quien lo ve como una suma, y quien lo ve como una mesta.

Eimish, una familia te cambia la vida.

Bueno, pero en general para mí creo que cada individuo...

Que no hay que decir hombres o mujeres, o las mujeres...

Por supuesto, viven unas cosas distintas por ser las que se quedan

embarazadas, entiendo yo.

Pero creo que el hombre puede tener igualmente ilusión, muchísima,

por ser padre; o ganas de formar una familia igual. En este caso,

estos personajes pues no era así.

Al final, también el motor para ser padres creo que tiene que ser el amor

y creo que a Lucas le pasa desde ahí. Es "Yo la amo, quiero estar con ella;

ella quiere formar una familia, ¿por qué no?".

Quizás el motor tan fuerte no lo siente como ser padre,

como el amor que siente por ella. Pero es que hasta que no la pierde

no toma esa decisión, ¿no? Yo creo que también es...

Es también un clásico en el hombre. (RÍE)

Darte cuenta tarde de todas las cosas.

Por eso me encantan los puntos de vista, porque...

Decir, creo que también eso, ya seas así o seas asá,

es un punto bastante común. Pero sí que hay

un punto de eso. Creo que Lucas establece un tipo:

"Oye, si está bien, nos queremos, y...".

Y ya está, cada día desayunamos lo que queremos y todo funciona.

Nos casaremos algún día, como dice mi madre. Y como dice la tuya.

Y esas cosas que al final, hay tan poco riesgo, que obviamente

en caracteres choca mucho; y el personaje de Manuela es un...

Es volar, es expandir, es sociabilizar, es crear,

es la magia, es lo bonito, ¿no? Entonces, claro, ese...

Eso es luchar contra lo establecido, que nos enfrentamos ahora mismo

en muchas situaciones, muy parecidas. Pero bueno, en este caso,

era muy bonito ver cómo "ven, fe"; digamos la pasión, la sensibilidad,

la verdad... Y no lo establecido.

Porque lo establecido, a veces, tiene que dejar de serlo.

Ana. Yo creo que

la familia tuya personal también te influye muchísimo.

Ellos no tienen una vida, para nada, similar.

Lucas va a tener... Es el niño que se hace hombre en la película.

Va a tener que coger su propio espacio para crear

sus propios compromisos y hacer su propia vida.

-Tú no me quieres, ¿verdad?

-No como tú necesitas.

Otro tema crucial, Ana: la pérdida. La pérdida

desde muchos lugares. Me gustaría ahí centrarnos. Porque es la pérdida

porque ella se va, y él toca la pérdida de su ausencia.

La pérdida del amigo.

De Jan Cornet, tu amigo; el amigo de Roberto, pero también

era amigo de Eimish.

La pérdida de una madre, de un padre...

Hay muchas cosas ahí que tú querías tocar

y que dejan al ser humano un poco desorientado.

¿Cómo querías afrontar eso?

Yo creo que es imposible evitar la pérdida,

es imposible evitar el dolor.

Pero lo que hay que hacer es afrontarlo como se pueda.

Y seguir para adelante.

El problema de no cerrar bien las historias, de no afrontar

las cosas que nos duelen mucho, es que nos bloquean mucho el presente.

Y entonces...

Hay que hacer un esfuerzo importante para deshacer los nudos.

Pero como todo lo que hacemos influye en todo lo demás;

porque esta película habla mucho de las consecuencias de nuestros actos;

no solo sobre nuestra propia vida sino sobre la vida de todos

los que nos rodean.

Al final,

lo que va pasando es que se va generando...

Es que la realidad se impone, se impone de una forma positiva

y se va imponiendo el sí a todo. Llega un momento que se van superando

las cosas.

-Este niño era lo que yo más quería en el mundo.

Pero ahora no sé cómo afrontarlo.

¿Desde dónde construías tú a Eimish?

Bueno, a mí es que todo lo que es Eimish me encanta.

Yo me quería parecer a ella en todo.

Es como ser de aire, una mujer que...

Que vive, que vive el momento, que disfruta, que se atreve...

Claro, todo lo que ella traía detrás sí que es lo más duro para mí

de trabajar, que era la pérdida de una madre.

Que tiene toda esa mochila, su maleta esa que va llevando

en toda la película, que es todo su pasado, que querrá ir soltando.

Pero... Pero bueno, para mí imaginarme pues eso, su dolor.

Su dolor y las ganas de salir y sacar la cabeza otra vez, que es ella.

Es como volver a ella. Es como quitar todo no es ella para volver

a respirar.

(CANTA EN INGLÉS)

¿Cómo os planteáis la secuencia donde cantas?

¿Donde se rodó, cómo se rodó, y...?

¿Y de dónde surgió la idea de que cantaras en la peli?

A mí me contó Manuela que ella sabía cantar. Le gusta mucho cantar.

Entonces, en ese momento, estábamos hablando con Alondra Bentley

para que hiciera la banda sonora. Que compusiera algunas canciones

para la película.

Ella tocaba con Nine Stories.

Justo Nine Stories, Manuela también había tocado

con ellos algunas veces.

Y la escuché y bueno, dije... Me quedé flipada.

Dije: "Estupendo". -En el guion ya estaba escrito

que ella cantaba y que tenía un grupo.

Sí, hay como un imán en los guiones que me llevan a cantar que digo:

"¡Gracias!".

-No me esperaba que cantases así. -Realmente iba a ser playback.

En "Camino" cantabas. Claro, claro. Estaba en el guion.

Y estaba en el guion también.

(CANTA EN INGLÉS)

Estaba pensando, Óscar, cuando hablábamos de su faceta musical,

no podemos dejar de recordarte en "Camarón".

Porque la vida se acaba, y no quiero morir soñando.

¡Ay! Cómo duele.

Tú has tenido siempre una vida también muy cercana a la música;

has hecho videoclips de Bunbury, de Iván Ferreiro, de Leyva...

Personajes como Cantinflas,

has estado participando en "Oro", en "Piratas del Caribe",

en "Loving Pablo"...

¿Qué tiene que tener un personaje para que quieras hacerlo?

¿O cuál es tu prioridad a la hora de aceptar un proyecto?

Hablas en todos los idiomas, en todas partes...

Yo estoy en esto porque soy... Me encanta aprender;

me encanta aprender, todos los días intento aprender algo.

A qué no volver a hacer, y a qué hacer. Me equivoco todos los días.

Yo creo que los personajes que me gustan son de esos que tienen

muchas aristas. Que puedo sacar mi caja de herramientas y desplegarla

bien y coger esto, y coger lo otro, y poder trabajar aquí...

Creo que me divierte eso. Me divierte también

el alejarme un poco de lo que yo soy. Y...

Y sentir otras cosas. Pero otras cosas creyéndomelas yo.

Intento ser ese personaje durante el tiempo que necesito ser el personaje.

Y lo intento y lo hago porque creo que a la vez

surgen cosas, que sin darte cuenta apoyan mucho a tu personaje y vamos,

ya después de 40 y tantas películas, pues ya lo he hecho

como algo para mí.

El estar, quitarme mis zapatos y no volvérmelos a poner

hasta que no acabo el trabajo en cuestión.

¿Qué tiene que tener? No sé, tiene que tener suerte, como la tengo

que tener yo. Para que un proyecto se cierre, al final

no es nada en concreto. Es esto, lo otro...

Y al final es simplemente suerte. Lo que pasa es que yo tengo

mucha suerte. Y eso, pues también cuenta.

Tienes mucha suerte y eres un grandísimo actor.

Porque es realmente de pelos de punta. Cuando has dicho

el casting ideal... He pensado:

¿por qué pensaste en Óscar Jaenada para Lucas?

Y cómo para él, efectivamente, era un reto;

distinto a todos estos de los que estamos hablando, pero un reto.

Hombre, a mí me atrapa Ana en esta película.

Me atrapa ella, y después el guion y el personaje.

Pero sobre todo Ana. Y lo que vi...

Vi mucho trabajo en el sentido de que "Ana, yo voy a tirar a la contra

todo el rato, o pretendo tirar a la contra de lo que tú me estableces".

Es raro que hayas pensado en mí para esto,

y también te honra que hayas pensado en mí para esto. Porque me gustan

estos personajes en los que me piden mucho trabajo, en los que tienes

que desconectar un poco de tus sentimientos, de tu sensibilidad,

de tus zapatos y ponerte los de otro. Y en este caso, pues

yo tenía que hacer un tipo muy clásico, con su trabajo

de 8:00 de la mañana a 3:00 de la tarde.

Con sus cenas familiares todos los sábados o domingos,

y un tipo muy clásico.

Vamos, nada que ver con... (RÍEN)

Sí que había que hacer un trabajo de tener una efusividad,

una cierta congoja a la hora de coger un tren. Algo que, vamos,

yo hago todos los días 100 veces, por decirte de alguna manera.

Pero había que mostrar ese: "Hostia, ¿este tren dónde va...?

Línea 6, ¿seguro? Comprobarlo tres veces...".

-Mirar el mapa... -Realmente estar muy perdido

cuando uno se encuentra muy cómodo.

Cosas así sí que pedían mucho trabajo en el sentido de desconecta,

estate aquí, camisita bien, cuellito: botón hasta arriba, tal...

Todo como muy tal.

Luego el viaje que hace Lucas me encantó.

Me encantó el poder mostrar que hay tipos que necesitan eso,

un toque de atención; que no es que sean menos o estén un poco aturdidos.

Sino que hay personas que necesitan un toque de atención.

Necesitan una ligera... No un castigo, ni mucho menos,

sino un toque de atención. No confundir con eso, con un castigo.

Un toque de atención.

Y creo que está muy bien plateado el que el toque de atención en un tipo

que lo tiene todo establecido, que se cree muy cómodo en su territorio

sea... No, no lo vas a entender.

Simplemente no lo vas a entender, tienes que buscarte la vida

para entenderlo.

Y eso crea una angustia, una ansiedad...

Que creo que me gustó mucho mostrar esa ansiedad, sobre todo,

que creo que es el personaje Lucas.

La ansiedad, la angustia, el no saber nada.

El de repente, estar perdido en un mundo

que tú creías totalmente controlado.

Hay otro personaje muy curioso, ¿no? Que dice:

"Y si es cierto que la flor de piedra con una gota de agua

puede vivir 100 años, entonces posiblemente sea cierto que el amor

perdure siempre".

Dice el personaje de Birol Ünel que quería saber

¿qué querías tú que aportara este personaje a la historia?

Bueno, cuando me has preguntado por qué cogía a Óscar y a Manuela

para Eimish, yo, sinceramente estaba muy...

muy fascinada con los actores de la película.

A Óscar, le vi una película de Achero Mañas,

esta película... "Noviembre".

"Noviembre".

-Me encantaría cambiar este puto mundo.

-Y Manuela me enganchó en "Caótica Ana".

-Maravillosa. Uy, maravillosa, también.

Con esas dos referencias, les quería a ellos dos, lo tenía claro.

Lo que me pasó con Birol Ünel fue la película "Contra la pared".

(RÍE) Con los actores me pasa en películas, casi siempre.

Hombre, claro, claro. De repente, te fascinan, ¿no?

Claro, me fascinan. Yo me enamoro de los actores, alucino con ellos.

Y después, trabajar con ellos, para mí es increíble.

Pero yo sabía a quién tenía en el set,

de verdad que era un gran lujo.

Yo, cuando vi la película "Contra la pared", de Birol Ünel, de Fatih Akin,

me quedé temblando tres días, y yo pensé:

"Ojalá pudiese trabajar alguna vez con este tío".

En ese momento yo creo que ni siquiera quería hacer cine,

"Contra la pared" tiene muchos años.

Cuando ya había comenzado el rodaje de "Buscando a Eimish",

rodábamos una parte en Berlín,

y estábamos buscando un director de producción alemán.

Y aparece un tío con los pelos así, de punta, Aquiles.

Bueno, aparece un tío muy especial,

olía mucho a alcohol, a tabaco, a todo, ¿no?

No sé, yo, rápidamente pensé: "Sus ojos, su mirada, todo era... No sé".

Lo que dice Óscar, hay gente que se encuentra rápido.

Lo elegimos corriendo, le contratamos de director de producción alemán,

y luego resultó ser el mánager en Alemania de Birol Ünel.

(SORPRENDIDA)¡Anda!

Sí, así fue el tema.

Cuando yo entendí que él era el mánager de Birol Ünel,

ya estábamos a punto de rodar la película.

Le dije: "Aquiles, por favor, presenta el guion a Birol,

y dile que le incluimos, le creamos un personaje que...

Vamos, sería fantástico que pudiera estar ahí".

Y entonces Aquiles habla con Birol, y me dice: "Ya le he llamado,

y Birol ha dicho lo siguiente: 'Si quieres un...'". ¿Cómo era?

'Si quieres un gatito, ¿por qué llamas a un lobo?'".

Y digo: "Dile que quedamos a comer cuando él quiera,

que vamos a buscarle".

Yo me hice la loca, pero el mensaje era clarísimo.

Entonces... (RÍE) -"Si quieres a un gatito".

-Fuimos a buscar a Birol, fuimos a comer con él,

estuvo dos horas mirándome dentro de los ojos,

me miraba fijamente, pero no mi cara,

sino él quería saber lo que yo tenía en la cabeza,

fue una sensación rarísima, la verdad.

Y después de dos horas ahí, dijo: "Voy a hacer la película".

El guion estaba cerrado, y entonces le creamos un personaje,

se llama Lupo, Lobo, gracias a su frase, de ahí se lo cogimos...

Mi perro se llama Lobo.

¿Sí? Me encanta.

(RÍE)

Era un vagabundo que estaba dando vueltas

por la tienda de Roberto, es como que se siente atraído

por Roberto en el sentido de que le ve muy solo, y se sienta ahí...

Para mí, Birol es un ángel en la película, es como un ángel.

Cuando Kai viene...

Al final Kai y Roberto vuelven a ser amigos,

como que se va a buscar a otro, otro que esté solo.

(RÍE) Al que proteger, sí, sí. Al que proteger.

Entonces, tiene un papel muy pequeño,

pero muy importante, yo creo que crea un...

una energía en la película muy especial,

y un tono, y algo mágico, ¿no?

Él escribió... Él escribe. Me propuso muchas, muchas frases, ¿no?

Y elegimos esta, la escribió él para la película.

Que luego ruedas con él "Falling", con él y con Emma Suárez...

Sí.

Una historia también de recuperar el pasado,

de intentar restablecer lo que se fue, o sea, que realmente,

establecisteis una buena relación a partir de aquí.

Sí.

Sí.

La verdad es que es... Bueno, una persona muy especial.

Es una especie de "road movie", también, ¿no?

Habéis rodado en muchos sitios, para el actor es un placer enorme:

habéis rodado en Italia, en Berlín, en... y por España.

Contadme, por qué eliges esas localizaciones, Ana.

A mí me gustaba que fuese un viaje físico,

para que, para que...

Yo creo que muchas veces te vas de tu sitio habitual,

y ves las cosas desde otra perspectiva.

(ASIENTE)

Necesitas irte físicamente,

para poder aprender y reflexionar de verdad,

y necesitaba que hicieran ese viaje.

Y por eso es cambio de países, y de...

Luego, Berlín es un sitio que le pega mucho a Roberto,

porque es una ciudad muy "cool", muy moderna,

pero también es una ciudad donde cada uno hace mucho su vida,

donde iba a poder estar muy aislado. Sí.

Eh...

Valeria es pura pasión, la madre de Eimish, vive en Italia.

Pero también están en un...

Su restaurante se llama L'isola, La isla,

en un pueblo pequeño, perdido, también de Italia,

donde también ha construido su propia vida, su propio universo.

Y entonces, para encontrarles hay que ir a distintos mundos,

son personajes distintos, con mucha personalidad cada uno de ellos,

y la vida, el pasado de Eimish es complejo,

y hay que trabajar para descubrirlo.

Por cierto, es brutal el parecido entre Emma Suárez y tú,

lo comentábamos mientras veíamos la película,

porque hay un plano en el que haces así, ¿verdad?

Sí. Es brutal, os parecéis.

Hombre, y Emma se parece a mi madre, claro.

(RÍE) Se parecen, se parecen. Emma se parece a tu madre,

y tú a Emma, y yo no sé si en otro momento de vuestras vidas,

pero desde luego, ahora, en esta película, sí.

Sí, la verdad es...

Es muy espectacular. Sí.

Yo puedo decir que estoy...

Era el casting de mis sueños, yo quería trabajar con ellos,

y fue un gran honor que quisieran hacer la película.

No me gustaría marcharme sin que me contarais en qué andáis,

con qué proyectos estáis.

Óscar, venga, anda, por favor. Yo ahora mismo estoy parado,

pero parado, casi de vacaciones, te diría,

llevo cinco meses trabajando en México y en Canadá,

tengo que estrenar ahora con Terry Gilliam, ahí "El Quijote",

creo que vamos a Cannes.

Cómo le quita importancia, ¿eh? Él lo va tirando así...

Con Terry. Como si no tuviera...

No, porque no, ya sabes que tampoco no...

¿Qué te voy a contar? Pero sí, después de 20 años,

por fin la hemos hecho, y, vamos, o sea... muy encantado con eso.

He trabajado también con Doug Liman ahora, allí, en Estados Unidos,

y espero que vaya todo bien.

(RÍE) ¿Cómo no te va a ir bien, compañero?

Ahí estoy, sobreviviendo, aquí y allá, o sea, aquí y allá,

varios mercados, viendo varias cosas, si no...

Si tendría que estar aquí, más complicado,

aquí está todo más complicado. Es mala época, entonces, aquí, oye,

yo trabajando fuera, encantado, pero con pena de no estar aquí.

Manuela,

¿qué me cuentas?

¿Qué me quieres contar? A ver, ¿en qué andas?

Yo he está rodando una película que se llama "Alegría, tristeza",

que dirige Ibon Cormenzana,

y es una historia muy bonita de una persona... El prota es Roberto Álamo.

Y estrenaremos como para octubre, yo creo, una historia de un bombero

que se queda sin sentimientos...

Qué bonito. Porque sufre un trauma,

y yo soy una psicóloga que le va a tratar en un centro psiquiátrico.

Qué historia más bonita, los bloqueos emocionales,

que también parece mucho, otra vez.

Hay muchas emociones, y son trabajos muy bonitos.

Ana, ¿en qué andas?

Yo estoy un poco de acuerdo con Óscar,

cuesta muchísimo levantar aquí proyectos.

Después de "Buscando a Eimish" dirigí "Falling",

que se hizo en República Dominicana en su totalidad,

con incentivos fiscales dominicanos.

Después de eso he tenido un par de proyectos,

ahora mismo tengo uno que tiene toda la parte de fuera confirmada,

y me está costando muchísimo levantar la parte española.

Entre película y película mía, hago la producción ejecutiva

de otros proyectos que me parecen interesantes,

hay uno que estamos a punto de rodar en Marruecos,

próximamente.

Pero lo mismo digo, la parte marroquí confirmadísima,

y la parte española, costando mucho levantarla.

Hacer cine aquí es totalmente ya una cuestión de equilibrio...

Es casi imposible, vamos.

Bueno, vamos a intentar por lo menos irnos con algo maravilloso,

que es el arte de Manuela Vellés, y su música...

Hombre, claro.

Nos quedamos con lo mejor de vuestra película,

que también tiene partes muy personales vuestras, sin duda,

en personajes tan implicados, y en una historia que es tuya de verdad.

(ASIENTE)

Está muy bien, porque además vienes al coloquio embarazada de tu niña,

y esta película surge de tu necesidad de ser madre.

Es un tema central, y está muy bien cerrar el ciclo, ¿no?

Hombre, desde luego. Es muy bonito.

Porque al menos tu personaje lo ha conseguido, el tuyo real.

Sí.

Gracias por haber estado aquí, de verdad,

un placer haberos tenido. Gracias, Óscar.

Es un placer venir a tu programa.

Has hecho un hueco enorme viniendo aquí.

Un placer venir a tu programa.

Manuela, vas a compartir con nosotros, ¿qué tema?

Se llama "Mi suerte",

y es un tema que escribí en un momento de mi vida

que me habían dado un palo gordo.

Y creo que tiene que ver un poco con la película,

con superar cosas del pasado, y mirar hacia adelante

con positividad, con entusiasmo y con ilusión.

Como veréis, esto también es un gabinete de crisis,

no es una profesión solo de privilegios,

que es lo que parece desde ahí siempre.

Somos de carne y hueso, y con mucha vulnerabilidad,

muchas cosas, muchos miedos, y muchos sueños rotos.

Pero es todo un lujo despedirnos con la música de Manuela Vellés.

Feliz semana a todos.

(Guitarra)

Las garras de mi suerte se me antojan,

y disfrazo de sentido la derrota,

como un gato que ha caído de su sombra,

y se encuentra en el reflejo de una gota.

Mmmmmm.

Mmmmmm.

Mmmmmm.

Mmmmmm.

Yo ya no busco, solo encuentro mi verdad,

las salidas son las puertas para entrar.

Los caminos al vacío solo asustan al llegar,

pero surge un soplo bueno, un nuevo azar,

pero surge un soplo bueno, un nuevo azar.

El papel "mojao" no sirve pa' pintar,

y si escribo a lápiz, se puede borrar.

Si disparo una palabra, es de sal y se pierde en el mar,

mi ilusión es un guion sin terminar,

mi ilusión es un guion...

sin terminar.

(Guitarra)

Cambio mi destino y piso fuerte,

la marea cambia cuando me conviene,

salto la barrera sin volverme,

hay lloro en mi antifaz,

para no verme.

Yo ya no busco, solo encuentro mi verdad,

las salidas son las puertas para entrar.

Los caminos al vacío solo asustan al llegar,

pero surge un soplo bueno, un nuevo azar,

pero surge un soplo bueno, un nuevo azar.

El papel "mojao" no sirve pa' pintar,

y si escribo a lápiz, se puede borrar.

Si disparo una palabra, es de sal y se pierde en el mar.

Mi ilusión es un guion sin terminar,

mi ilusión es un guion...

sin terminar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Buscando a Eimish (coloquio)

Versión española - Buscando a Eimish (coloquio)

29 abr 2018

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan Ana Rodríguez Rosell y los protagonistas de la película, Manuela Vellés y Óscar Jaenada.

ver más sobre "Versión española - Buscando a Eimish (coloquio) " ver menos sobre "Versión española - Buscando a Eimish (coloquio) "
Programas completos (65)
Clips

Los últimos 828 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos