www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5403063
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Acantilado - ver ahora
Transcripción completa

(Música de misterio)

(Música de misterio)

(Continúa la música de misterio)

(Fuerte oleaje)

(Graznidos de gaviotas)

(RADIO) "Hay que prepararse porque llega un temporal

de frío, nieve y grandes olas.

Amaia, el cambio está llegando. -Sí, ya notamos el frío...".

Hola. Hola, mi amor.

¿Qué tal? Bien. ¿Y tú?

Bien.

¿Qué pasa? Se confirma la vacante

en el Ministerio. (RÍEN)

Y el único nombre que hay sobre la mesa es el tuyo.

Qué bien. En una semana sale

la convocatoria oficial.

¿Estás contento? ¿Sí? Sí. Mucho, mucho.

¿Qué hay, jefa?

¿Qué tenemos? Ocho cadáveres.

Cinco mujeres y tres hombres. La corriente está trayendo

los cuerpos a la playa.

Los guardacostas no dan abasto.

Parece que se tiraron desde aquel acantilado.

¿Alguna identificación? Pocas todavía.

Hay varios extranjeros.

¿Sabemos algo de Rivera?

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí?

Sí, soy su hermano.

¿Le ha pasado algo?

Sí, sí, sí. Claro.

Voy en el primer vuelo que encuentre.

Gracias por avisar.

¿Qué pasa? La Policía.

Ha habido un suicidio colectivo de una secta en Canarias.

Y parece que Cordelia estaba con ellos.

Pero ¿está muerta? Hay un cuerpo sin identificar.

Creen que puede ser de mi hermana.

Lo siento mucho.

¿Eres Gabriel? Sí.

Soy Helena. Tu hermana y yo compartíamos piso.

Yo avisé a la Policía. ¿Señor Larrea?

Sí. Hola.

Vicente Martínez, inspector de Policía de Gran Canaria.

Acompáñenme. Claro.

Hemos encontrado la misma sustancia

en todos los cuerpos. Un opiáceo muy fuerte.

O sea que se lanzaron al vacío drogados.

Todo parece indicar que fue así.

No es ella.

No, no es ella.

Perdón.

Inspectora Santana. Gabriel Larrea, fiscal en Vigo.

Hola, Helena. Hola.

Gracias, Martínez. Puede irse.

La foto que me pediste.

Justo antes de que entrara en la comunidad.

¿La conoce? No.

Sí, es Madre Heidi. Así la llamaba Cordelia.

Heidi Meyer. Líder de la secta y principal sospechosa.

No hemos encontrado su cadáver.

¿Cómo no pudieron prever esto? Esa gente no hacía nada ilegal.

Cultivaban tomate, pagaban sus impuestos...

Usted lo debe saber: si no hay delito, no hay caso.

Les tengo que hacer unas preguntas. Claro.

Su hermana tenía dinero, ¿verdad?

¿Por qué lo pregunta? Porque varios de los fallecidos

hicieron importantes transferencias en los últimos días.

Incluida su hermana.

Mis padres murieron cuando éramos pequeños

y recibimos una herencia, sí.

¿Su hermana tenía relación con las drogas?

¿Drogas? ¿Qué tiene que ver? Sí.

En una época nos metíamos de todo.

¿Algún amago de suicidio?

No. Sí.

Supongo que esta información es confidencial.

Por lo que a mí respecta

usted es el familiar de una de las víctimas.

No tengo ningún interés en airear nada.

¿Puedo ayudar en algo más? Si el cuerpo de su hermana aparece,

habrá papeleo.

Será mejor que se quede unos días.

¿Cuántos días?

La investigación requerirá su tiempo,

pero si usted no lo considera imprescindible,

se puede volver a Bilbao.

Lo mantendremos informado. Buscaré un hotel. Gracias.

Yo te llevo. Tengo el coche fuera. Espero noticias.

Siento que nos hayamos conocido en estas circunstancias.

La próxima vez preferiría que hicieras

la identificación tú solo. Sí, sí, claro. No te preocupes.

Y entonces Cordelia y tú erais compañeras de piso.

Sí, vivimos juntas más de un año.

Lo siento, no había oído hablar de ti.

Pues ella sí que hablaba mucho de ti.

¿Sí? Sí.

Mi hermana siempre quiso ver mundo y se alejó.

Qué curioso. ¿El qué?

Que ella decía que el que se alejó fuiste tú.

¿Por qué no te quedas en casa? Gracias, no quiero molestar.

No es ninguna molestia, de verdad.

Al contrario, no me gustaría estar sola.

Pasa.

Puedes dormir en el sofá o en el futón de Cordelia.

El sofá está bien.

(Graznidos de gaviotas)

(Puerta cerrándose)

¿Hola? Ahora salgo.

Muy bien.

¿Qué tal? No podía dormir y he salido a correr.

No has dormido bien. No suelo dormir bien.

Eso es un problema.

Tengo que ir a trabajar. Te he dejado preparado

el desayuno. Muchas gracias.

Te veo luego. Gracias.

Llámame si hay alguna noticia.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

(Sirena policial)

(Frenazo)

Martínez.

Enséñame el vídeo.

Es de ayer.

Parece que Heidi Meyer no tiene mucha intención de meterse.

Sabe perfectamente dónde está la cámara.

Y no hace el menor esfuerzo para ocultarse.

¿Y la otra persona? Parece una mujer

pero no se distingue. ¿Y en la terminal?

Estamos repasando las cámaras. O sea, que no tenemos

constancia de que se haya subido a un avión.

Es así. Ya. Reenvíame el vídeo.

No, no. No sabemos nada todavía.

Hay que esperar a que aparezca el cuerpo

si aparece.

"Me han pedido que me quede unos días.

¿Cómo está tu padre?". No te preocupes.

Entiende la situación, él te cubre.

Gracias. "Te estaré esperando.

"Llámame si hay noticias, ¿vale?".

Sí, claro. Si me entero de algo, te llamo.

Eh.

Te quiero. Y yo a ti.

Besos.

Hola, ¿puedo ayudarte? Sí.

Vengo buscando algo de esto. A ver.

No te creerás que estaba ordenando la obra de Blake.

¿Sí? Sí. Es uno de mis poetas favoritos.

Mira, tienes este.

También me encantan sus grabados. ¿Los conoces?

Sí, los he estudiado en clase. ¿Qué estudias?

Bellas Artes. Ah.

Pues este te va a gustar mucho.

Mira.

Déjame enseñarte el que más me gusta a mí.

Este.

¿Te gusta? Es enorme.

Es de mi tío Antonio.

¿Sí? Sí.

¿Te enseño mi habitación? ¿Sí?

Hola.

¿Se sabe algo? No, no te preocupes.

Oye, la granja esta de la comunidad, ¿está lejos?

No mucho, pero hay que adentrarse en el monte.

Me gustaría verla. No es buena idea.

Dime dónde es. Ya voy yo solo.

La Policía dijo que esperáramos tranquilos.

Estoy muy tranquilo,

pero no me voy a quedar aquí sin hacer nada.

Gabriel, el hermano de Cordelia.

Antonio, mi tío. Y tu jefe.

Siento mucho lo de tu hermana.

Cordelia era una chica muy especial.

¿Te importa si salgo antes? Cógete la tarde libre.

Gracias. Te debo una. Una más.

Hasta mañana. Adiós.

Cordelia.

Cordelia, por favor, tienes que salir.

No soporto verte así.

No sé qué hacer para sacarte de esta habitación.

Mírame.

Mírame.

Tienes que dejar de compadecerte.

Levántate.

Vamos, levántate.

Levántate.

Así no puedes seguir.

Hola. Hola.

Seréis muy bien recibidas.

Chao.

Jornadas de meditación.

¿Quieres ir? ¿Vamos juntas?

Tienes que empezar a hacer cosas por ti misma.

Desde aquí se tiraron.

Enviaron un "mail" de Europol.

Quieren control sobre la investigación.

Ordenan a través de Exteriores comunicación de la información.

Muchos de los fallecidos eran de familias extranjeras poderosas.

Diplomáticos, empresarios.

En Europa, están nerviosos

por las repercusiones. Joder.

Cierra la puerta.

¿Qué es esto?

Aquí hay una relación de cuentas bancarias

con nombres falsos fuera de España.

Si Heidi Meyer sigue viva, intentará acceder a ella.

Dile a Europol que las investigue.

¿De dónde ha salido esto?

Rivera.

¿Has tenido alguna noticia?

Yaiza, me van a hacer preguntas. Y tú no vas a contestarles.

Si realmente quieren atrapar a Heidi Meyer,

sabrán lo que tienen que hacer. Claro.

No.

Hasta que no cerremos el caso, no.

Como usted mande, jefa. ¿Has conseguido algo?

Bueno, no me dejan mucho tiempo solo, pero...

he copiado todo lo que he podido.

No me equivoqué al elegirte. Claro, inspectora.

Todo el mérito es suyo. (RÍE)

¿Algo más?

Están nerviosos. Hablan de un viaje final.

Pero no me explican demasiado.

Tenemos que actuar ya.

Dame tiempo. ¿Estás seguro?

Ten cuidado, Rivera.

Yaiza, tranquila.

¿Qué me va a pasar? ¿Que me vuelva vegetariano?

¿Y la chica esa de la que me hablaste?

¿Cordelia?

Es una chica especial, vulnerable.

No es como ellos.

No te involucres, Rivera.

(Graznidos de cuervos)

Mierda.

Se ha pinchado la rueda. No.

Sí.

¿Llevas de repuesto?

¿Cómo se abre esto? Espera.

Dale.

No. No llevas.

Joder.

No contestan. ¿Y qué hacemos ahora?

¿Algún problema, chicos? Hemos pinchado

y no tenemos rueda de repuesto. Vaya.

No creo que este sea el vehículo adecuado para venir por aquí.

Ya. Los de la grúa no contestan.

A ver.

Sedey, hola. Oye, ¿estás con la grúa?

Sí. ¿Puedes venir a por un coche? Estoy aquí, en el Pedregal.

Ya, ya. Sí, se los he dicho.

Vale, vale. O.K. Yo les cuento. O.K. Chao.

Vendrán a por él en dos horas.

Dejen las llaves puestas. No se lo llevará nadie.

Qué bien. Muchas gracias.

Estamos intentando llegar a la granja.

¿Para qué quieren ir para ahí? Esa gente estaba fatal de la cabeza.

Es que su hermana estaba con ellos. Lo siento.

Bueno, venga. Yo los llevo. Vamos. Gracias.

(Puerta cerrándose)

¡Hola!

Hola.

¿Qué haces? Heidi me ha invitado a la finca.

Madre Heidi. Esa gente te está cambiando.

Helena. ¿Qué pasa?

Me voy a vivir con ellos. ¿Cómo?

¿Por qué no te vienes conmigo?

Yo no pinto nada en ese sitio ni tú tampoco.

¿Sabes lo que hacen contigo? ¿Qué?

Tratarte como a alguien especial para llevarte a su terreno.

¿Y tú no crees que pueda ser especial?

Yo no he dicho eso.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

Es terrible.

Todos esos chicos muertos.

Me los encontré un par de veces en la playa.

Iban a meditar y a bañarse.

También visitaron la excavación un par de veces.

Yo es que soy arqueólogo y trabajo mucho por esta zona.

Bueno, ya casi estamos.

Un poquito más abajo está la parada de la guagua.

Sale cada hora, creo. Gracias.

Y tengan cuidado con este sitio. Da mal fario.

Estas son las casitas con las habitaciones comunes.

La lavandería.

Y ahora, vamos a la casa principal.

Pasa.

Puedes dejar ahí la maleta.

Este es mi despacho.

A ver... Tienes que firmar estos papeles.

Si necesitas llamar, hay un teléfono comunitario.

Tienes que pedir turno para utilizarlo.

Si necesitas comprar algo, lo solicitas también.

¿Alguna duda?

Gracias. Ven conmigo.

Y esta es tu habitación.

¿Voy a tener una habitación para mí sola?

Así lo ha dispuesto Madre.

Te dejo.

Esta piedra se la dio Heidi el día que la conocimos.

Te espero fuera.

(Golpes)

¿Helena?

¿Qué pasa? ¿Qué ha pasado?

No es nada. ¿Qué tienes?

Nada, nada.

¿Te has golpeado? ¿Eh? Vámonos de aquí.

Ese lugar está precintado por un motivo.

¿Se puede saber qué hacían en la granja?

Mire. Yo no estoy aquí para hacer turismo.

Yo estoy aquí porque mi hermana ha desaparecido.

Y ustedes ni me llaman ni me dicen nada.

¿Qué tipo de investigación hacen?

Señor Larrea, me da igual quién sea usted en Bilbao.

Aquí solo es el familiar de una sospechosa.

Y le contaré lo que yo considere que debo contarle.

¿Está claro? Sospechosa ¿de qué?

Tenemos indicios que su hermana podría ser

la favorita de Heidi Meyer, su protegida. Miren esto.

Su hermana siempre está a la derecha de Heidi,

como una sombra.

También sabemos que Heidi Meyer está viva.

O sea que mi hermana podría estarlo.

Podría ser.

¿Hay alguna prueba? Solo tenemos indicios.

Las fotos y el hecho de que no hayan aparecido

ninguno de los cadáveres.

Aunque si esto se confirma,

su hermana se convertiría en sospechosa.

¿Con qué cargos? Homicidio, por lo menos.

Ella no haría algo así. No tiene sentido.

Tampoco creían que Cordelia se iba a meter en una secta, ¿no?

Déjenme trabajar y manténganse al margen.

A ver.

Espera.

Te has dejado un poquito.

Espera. Espera. Ahora.

¿Tú crees que está viva?

Yo creo que tenemos que actuar como si lo estuviera.

Mira.

Tengo un hermano.

Cuidaba de mí cuando era pequeña.

Pero luego te abandonó.

Hace mucho que no lo veo.

Hay vínculos que prevalecen sobre el espacio.

Mi padre fue mi maestro.

Él me enseñó a escuchar

a los primeros habitantes de esta isla

y me instruyó para que trasmitiera su legado.

Pero, por desgracia, no pude engendrar un heredero.

Perdonad. ¿Sabéis dónde está Cordelia?

Disculpa. Estoy buscando a Cordelia.

Perdona, ¿sabes dónde está Cordelia?

Pero ¿aquí nadie contesta? Esto es una propiedad privada.

Vengo a ver a Cordelia. Cordelia no está aquí ahora.

Esperaré. Aquí no. Esto es propiedad privada.

No pienso moverme de aquí, hasta que me dejéis verla.

¡Cordelia!

¡Cordelia! ¡Helena!

Tienes que volver a casa. Tienes que volver.

Te lo pido por favor. Pero aquí estoy bien.

No. No estás bien.

Sí. No.

Sí. Tengo todo lo que antes me faltaba.

No me tienes a mí.

¿No te das cuenta de que te lavan el cerebro? ¿No lo ves?

Ojalá pudieras entenderlo.

Ojalá.

Ojalá, porque no lo entiendo.

Me tengo que ir.

Pero cuídate, ¿vale?

Estás muy guapa.

Vete.

No es la primera vez que en Canarias hay un suicidio de este tipo.

Pasó algo parecido hace muchos años.

(Vibración de móvil)

Tuve un quiosco durante muchos años.

Eran tiempos de Franco y había mucha censura.

Y la única manera de enterarte de ciertas cosas,

era leyendo prensa extranjera.

(LEE) "Doce cadáveres pertenecientes a una secta encontrados en el mar".

Verás que también hay jóvenes alemanes

y de otros países. A ver.

¡Joder! ¿Qué?

Que es el mismo acantilado.

¿Y la Policía cómo no nos ha dicho nada de esto?

Esto lo tienen que tener en sus archivos, ¿no?

¿Sabes cuántas cosas se han olvidado en este país?

Nadie se acuerda ya de los campos de trabajo

para homosexuales que había en las islas.

Lugares donde muchos murieron

o quedaron marcados para siempre.

Sí, la historia se puede borrar.

Se ha borrado muchas veces.

Yaiza. ¿Sí?

Los de Europol han llamado.

El juez no quiere tocar esas cuentas.

Están bajo jurisdicción suiza y nada la relaciona con la secta.

La relacionamos nosotros. Se niegan a moverse,

si no les decimos de dónde sale. Hablaré con ellos.

Porque todos sabemos que eres la reina de la diplomacia.

¿Perdón?

Lo siento.

Tienes razón.

Deberíamos hablarles de Rivera. No.

No podemos hacer como si no pasara nada.

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

¿Qué viene, a quejarse por mi tono de esta mañana?

No, no. No es el tono lo que me preocupa.

Por favor.

Lo que me preocupa es que piense que mi hermana sea una asesina.

Dije que podría estar implicada. En un asesinato.

¿Ahora me va a enseñar a hacer mi trabajo?

Mire, no sé si servirá de algo,

pero, por lo visto, esa secta es más antigua de lo que parece.

¿De dónde lo ha sacado? Oye.

Quiero que sepas que los dos estamos buscando lo mismo.

Y lo sé. Pero estoy teniendo mucha presión

y muy poca ayuda. Pues confía en mí.

Deja que te ayude.

Esto que te voy a decir no puede salir de aquí.

Hace tiempo que vigilaba la comunidad,

porque había algo que no me gustaba.

Así que decidí infiltrar a un agente,

ocultándoselo a mis superiores y a todo el mundo.

¿Y has demostrado que tenías razón? Tenía razón.

Pero no lo gestioné bien.

Si me estás contando todo esto es porque crees que puedo ayudarte.

Ese agente descubrió cuentas bancarias ocultas

que tenía la comunidad en Suiza.

Le he pedido a Europol que las investigue,

pero me dice que si no... Que se necesita comprobar

la vinculación con las cuentas. Exacto.

¿Y ese agente?

¿Sería posible hablar con él?

Temo que le haya pasado algo grave.

¿Quieres que yo lo intente?

Si seguimos el rastro de las cuentas,

encontraremos a Heidi Meyer. Y a mi hermana.

Y a mi agente.

Es complicado, pero podría tratar de conseguir una orden cautelar.

No te prometo nada.

No puedo pedirle eso a mi padre, lo sabes.

No le pido que haga nada ilegal,

solo que presione un poco a su contacto en Exteriores.

No te lo pediría

"si no fuera muy importante".

Voy a hablar con él.

Pero no le va a gustar nada. Tú inténtalo, por favor.

Lo intento.

Un beso. Hablamos.

Papá, hola.

¡Mierda!

(MURMURAN)

(HOMBRE, JADEA) (LLORA)

¡Ah! Ah.

(Móvil)

¿Qué sucede?

La comunidad fue fundada hace 50 años

con un hombre que aparece con identidad falsa.

Su verdadero nombre: Gustav...

Meyer. Tráeme toda la información

del archivo central. "Okay".

Aquí está lo que tengo.

Espero que encuentres alguna respuesta.

Muchas gracias.

Aunque no va a ser fácil.

Ni siquiera tengo claras las preguntas.

¿Va todo bien?

Mi sobrina parece una mujer dura, pero no lo es.

Es un espíritu libre.

La separación de Cordelia fue especialmente dura para ella.

Espero de todo corazón que encuentres a tu hermana.

(SUSPIRA)

(Pasos acercándose)

He traído té.

Mira.

¿Vamos?

(HEIDI) Protegida por la diosa Tanit,

Cordelia ha engendrado al heredero.

¿Qué pasa, Marion?

No es justo. -¿El qué?

Tenía que haber sido yo.

Tu momento ya pasó, lo sabemos.

A ese niño lo educaremos tú y yo.

(SUSURRA) Ven.

Pero ¿adónde? (RÍE)

¿Qué?

¿Lo notas?

Es muy pronto todavía.

Vamos a ser padres.

(MARION) Ese niño no es vuestro.

No quiero volver a veros juntos.

Lo siento.

(Puerta abriéndose)

(Pasos acercándose)

(Cantar de grillos)

(Graznidos)

No, no, no, no. Pon eso ahí.

Puta alergia...

Perdona. Cerramos en cinco minutos.

Venimos a ver a Artemi Miralles.

Trabaja aquí, ¿no? Sí.

Sigan por ahí. (AMBOS) Gracias.

Es él, ¿no? Sí.

Artemi. Un segundo, ahora voy.

Bueno, chicos, vamos recogiendo.

¡Vaya, qué sorpresa!

¿Qué tal? Hola. Pensamos que a lo mejor

podías ayudarnos. ¿En qué podría ayudarlos yo?

Parece que hace unos 50 años hubo una secta en la isla

cuyos adeptos se suicidaron también desde el mismo acantilado.

No tenía ni idea.

Aparecen los mismos rituales aborígenes en las dos sectas.

Podría ser. Esa gente de la comunidad tenía las ideas

muy sacadas de contexto.

Mezclaban rituales paganos y cristianos.

Ya, pero lanzarse desde un acantilado...

Hasta luego. -¡Hasta mañana!

Digamos que la mayoría de aborígenes canarios optaron por el suicidio

a vivir bajo la esclavitud de los españoles.

¿Sabes qué significa este símbolo?

Parece una representación de la diosa Tanit.

Se han visto algunos anagramas actuales por aquí,

por los acantilados. ¿Es un símbolo de muerte?

Podría decirse que sí.

Eh... Tenemos que marcharnos, que vamos a cerrar.

Gracias.

¿Vamos?

Por aquí hay unos elementos...

Buenos días.

Carol. Hola.

¿Has visto a Julián? No, hoy no lo hemos visto.

Chao. Hasta luego.

¿Habéis visto a Julián? No.

¿No?

(Murmullos)

Madre.

¿Julián?

Se ha ido.

Ya no es de los nuestros.

(Pasos acercándose)

Cervecita. ¿Quieres?

Gracias.

¿Qué pasó entre tú y tu hermana?

Ella nunca me lo contó.

La abandoné.

Me fui cuando más me necesitaba.

No, hay algo más.

No hay nada más.

¿Entonces por qué te fuiste?

Mientras estuve con ella nunca la llamaste.

No tiene nada que ver contigo. Tiene todo que ver conmigo.

(Canto de grillos)

(Pasos cerca)

(Olas lamiendo la orilla)

(Ululos)

(Arcón abriéndose)

(JADEA)

(TOSE)

¿Adónde vas?

No te acerques.

(ENFATIZA) No te acerques.

Está muerto.

Tuvimos que elegir entre él o la comunidad.

Tú también tienes que decidir.

Tenemos que adelantar el viaje final.

Uf.

Aquí está.

Gustav Meyer.

Nació en el año 1935 en Hamburgo.

Esposa, Paula Resano, nacionalidad española.

Hijos, Andrés, nacido en el año 1951,

falleció a los 10 años; y Heidi. A ver.

Aquí hay una relación de bienes.

Tenían un edificio aquí, en Las Palmas.

Hay que localizarlo.

(Timbre de ascensor)

Ya lo tenemos. Te llamo ahora, ¿eh?

Es un edificio abandonado en las afueras.

Ya he pedido la orden de registro. Muy bien. Vamos.

No hay luz.

En la compañía me dijeron que seguía dada de alta.

¿Hay consumo? Muy poco, pero hay.

Mira.

Gustav Meyer.

Está caliente.

(Pasos alejándose rápidamente)

(Bate rodando por el suelo)

¡Martínez!

¡Policía!

Contra la pared.

(Llaman a la puerta)

Efectivo,

cheques de viaje,

tarjetas de crédito de los adeptos.

¿Qué te pasa?

¿Qué pasa, Martínez?

¿Dónde está?

Ya estaba muerto cuando lo tiraron al mar.

Lo envenenaron con cianuro.

Lo siento.

(Graznidos)

Necesito hablar con la detenida.

No es posible.

Esa mujer puede saber algo de mi hermana.

Yo te ayudé.

(Puerta cerrándose)

Me llamo Gabriel... Sé muy bien quién eres.

Pues sabrás que puedo ayudarte. No quiero tu ayuda.

También puedo ponerte las cosas más difíciles.

¿Qué quieres de mí?

¿Dónde está mi hermana? Ya no está en este mundo.

Tu hermana está muerta.

Créeme, no tuvo problemas para saltar de ese acantilado.

Era la que más lo deseaba.

Tu hermana ya había empezado a morirse hace mucho tiempo.

Diría que tú la abandonaste a su suerte.

Mira, ¿te resulta familiar?

Me la regaló Cordelia justo antes de morir.

(MARTÍNEZ) ¡Yaisa, no! Así no.

(Puerta cerrándose)

Gabriel, ¿qué pasa?

(LLORA)

(AMBOS LLORAN)

Santana. ¿Sí?

Supongo que ya sabe de qué quiero hablarle.

Sí.

Me retiran del caso. Hemos abierto expediente.

Entiendo lo de la detenida, pero... Que golpee a un detenido esposado

es lo menos grave dentro del cúmulo de despropósitos

que usted solita ha ido acumulando estos días.

Decidió infiltrar a un agente en esa secta

sin consultarlo a sus superiores.

Julián Rivera está muerto,

y la responsabilidad no recaerá en alguien que no sea usted.

¿Algo más? Eso es todo.

Martínez se hará cargo del caso.

¡Cabrón, cabrón de mierda!

Estás loca. ¿Cómo supo el comisario

que Rivera estaba infiltrado, si solo lo sabíamos tú y yo?

Los mandos están hartos de que siempre vayas por libre.

Me pidieron que les informara de ti y no podía negarme.

No podías. No significa que me vendiera.

Imbécil.

Esa secta tiene contactos en media Europa.

El secreto era la única manera de protegerlo.

¿Qué coño miráis?

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

Sabes que aquí te puedes quedar el tiempo que quieras.

(Llama a la puerta)

Yo no pedí hacerme cargo de la investigación.

Solo seguí órdenes.

La investigación no está cerrada todavía.

Tú la iniciaste y tú la tienes que terminar.

Déjame hacer esto contigo.

Aún puedes atrapar a Heidi Meyer.

¿No era eso lo que querías?

(Móvil)

(Móvil)

Tengo que cogerlo.

(Móvil)

(Móvil)

No sé nada de ti, no contestas a mis llamadas...

"Estoy preocupada, Gabriel".

Han dejado de buscarla. Lo siento.

En la fiscalía empiezan a estar nerviosos por tu ausencia.

Es lo que menos me importa ahora.

Pero ¿cómo puedes decir eso?

Es tu trabajo.

Es nuestro futuro,

"mi amor. No puedes tirarlo por la borda

con lo que trabajamos para conseguirlo".

Gabriel, reacciona, por Dios.

"Necesito que vuelvas".

Hablamos en otro momento, ¿vale?

¿Tienes que irte?

Cuídate mucho, Gabriel. Gracias por todo.

(ARTEMI) Gabriel.

¿Pasa algo? No, estaba cenando ahí y te vi.

¿Vas al aeropuerto? Sí, salgo en un par de horas.

Ya te llevo yo. No, oye, que no...

Sí, no te preocupes, vamos. Si tengo que ir de paso.

Gracias por llevarme. Faltaría más.

Si quieres agua, aquí tienes más.

Gracias.

Siento que te vayas sin encontrar a tu hermana.

(Notificación de móvil)

¿Por aquí se va al aeropuerto? Sí.

Cojo aquí a la derecha y en cinco minutos estamos.

Gabriel.

Gabriel.

¿Cordelia?

Hola.

Te he estado buscando.

Y yo a ti.

Perdóname.

¿Estás embarazada?

Desátame.

Desátame, por favor.

¿Sí? Helena Salazar.

Que pase. Pase.

Me lo mandó Gabriel anoche, dice que necesita ayuda,

pero se corta y no me coge el teléfono.

¡Martínez!

Me alegro de conocerte, por fin.

Te habrás dado cuenta

de que Cordelia, por primera vez en su vida, no está sufriendo.

Y a cambio la hacéis cómplice de esas muertes.

Ellos tomaron libremente su decisión.

Porque ¿quién decide qué está bien o mal?

Cuando tu hermana y tú os quedasteis solos,

tú la protegiste,

pero luego... Dime qué quieres de mí

y acabamos con esto de una puta vez.

Solo tenemos que hacer una llamada para desbloquear nuestras cuentas.

Te pido que lo hagas por tu hermana y por el hijo que espera.

Sí. Vale, gracias.

Están localizando una llamada de Gabriel esta mañana a su mujer

desde un teléfono desconocido. Gabriel no cogió el vuelo.

Un taxista lo vio meterse en un todoterreno azul oscuro.

(Sirena policial)

No está aquí.

El celador dice que tiene una motora y sale una o dos veces a la semana.

(GIME DE DOLOR)

(GIME DE DOLOR)

Se ha puesto de parto.

Tranquila.

Tranquila.

Todo irá bien, tranquila.

Desátame, por favor.

Puedo ayudarte a llevarla.

¡Policía!

(Móvil)

Ya era hora. ¿Dónde estás?

Soy la inspectora Yaisa Santana.

(Graznidos)

(GIME DE DOLOR)

(Lancha aproximándose)

(Lancha cerca)

¡Policía!

(Disparo)

(GIME DE DOLOR) (CHISTA)

Tranquila, tranquila. Tranquila.

Muy bien.

(TARAREA)

Versión española - Acantilado

06 oct 2019

Gabriel es un prometedor fiscal cuya vida ordenada se tambalea cuando recibe una llamada de la policía. Ha habido un suicidio colectivo en una secta en las islas Canarias y su hermana pequeña, Cordelia, era una de las adeptas. Gabriel viaja inmediatamente a las islas para conocer los sucesos.

Contenido disponible hasta el 21 de octubre de 2019.

ver más sobre "Versión española - Acantilado " ver menos sobre "Versión española - Acantilado "
Programas completos (85)
Clips

Los últimos 938 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios