www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5403062
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Acantilado (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Desconcertados tras ese giro final

que convierte en una dolorosa sacudida

la tierna imagen de Cordelia y su bebé en la playa.

Volvemos a nuestro plató y damos de nuevo la bienvenida

a nuestros tres invitados.

Helena Taberna, buenas noches otra vez.

Buenas noches.

Directora y coguionista de esta historia.

Juana Acosta, buenas noches. Buenas noches.

Ciro Miró, buenas noches. Buenas noches.

Ahora sí que tenemos el corazón y el alma un poquito...

encogidos.

Voy a empezar preguntándote por ese final que, realmente,

es un giro de guion

que nos perturba un poco,

porque pensábamos

que quizá ya habíamos salido de...

bueno, de la incógnita y del peligro.

Y resulta que el riesgo es mucho mayor

de lo que parece, es mucho más profundo,

y puede cavar mucho más hondo

de lo que parece en la historia.

Tanto como para...

ahora hay una nueva vida

y parece que la historia va a continuar.

¿Qué querías contar con este final?

¿Por qué la hiciste terminar así?

Estuve en duda y, de hecho, incluso rodamos otro final,

¿recuerdas?

Pero...

no encajaba, quiero decir,

A mí me suele gustar en el cine

siempre dejar una puerta abierta a la esperanza.

Es algo que va consustancial a la necesidad que tengo

de profundizar en los temas que me importan,

pero a la vez no ser... mala persona,

y dejar una puertita de esperanza.

Pero aquí realmente me costaba,

me costaba encontrarla.

Porque, de alguna manera, sí que estábamos definiendo

seres humanos que están perdidos en el mundo,

con aparentemente todo bien,

son guapos, son inteligentes,

tienen dinero, están en una sociedad bonita,

en entornos bellos y, sin embargo, hay un vacío helador

en todos ellos.

Estábamos comentando viendo la película, Helena,

en qué momento

hay un "crack" en tu alma, en tu corazón, en tu comprensión,

en tu punto de vista de la realidad

que te hace pasar la línea.

Una necesidad de afecto profunda, posiblemente,

en un vacío muy grande.

-Una cuestión de gestionar uno

las adversidades de la vida, cómo afrontas tú

tus propios dramas y, de repente, a lo mejor,

uno no tiene las herramientas ni las fuerzas

ni las ganas de luchar y...

-Probablemente las sociedades siempre se han movido

con esa pertenencia a secta, de alguna manera,

en las religiones, desde el principio de la religión,

cubrían esa función que calmaba.

Había alguien que dirigía por dónde tenía que hacerse el camino.

Y, probablemente, crear el propio camino,

cada ser humano tiene algo hermoso, por lo que se pone de libertad,

pero algo también mucho más difícil y que nos fragiliza,

que es querer hacer ese recorrido solo.

Hay que decir que no hemos dicho ahora,

lo apuntamos antes, que está basado en un hecho real

y que realmente hubo un caso parecido

a principios de los años 90 en la isla de suicidio colectivo.

Entonces, eso sí quiero, ya que tú eres canario, por favor,

que me cuentes qué escuchaste de ello

y cómo lo habéis investigado,

supongo que os habréis acercado a ello desde los actores...

Mira, yo la verdad no tuve mucha conciencia

de esta noticia en su día.

Pero sí es verdad que ha habido una tendencia,

digamos, los suicidas.

La población prehispánica que existía en las Islas Canarias,

que estaba muy avanzada,

y podríamos dar discursos de hora y media,

pero, cuando ellos pierden la batalla final en Gran Canaria,

por ejemplo, contra los españoles,

ellos pierden a traición.

Y entonces, se grita

una frase en el idioma aborigen

y la mayoría del pueblo echó a correr

y se despeña por los acantilados, a propósito.

Entonces, la gran mayoría prefiere el suicidio

antes que vivir bajo el mandato de la traición,

porque eran muy nobles en sus cosas.

Entonces, ya viene de ahí atrás.

Había Montañas Sagradas... -Desde el origen...

Se llamaba Atis Tirma, que se decía,

se tiraban desde unos acantilados de la Montaña Sangrada

y ellos pensaban que pasaban a otra dimensión,

se iban a otro lado, era un poco...

Hay muchas especulaciones, lo cuento muy superficial,

pero ya viene de ahí.

-De todas formas, esa gente de la comunidad

tenía las ideas muy sacadas de contexto.

Esquemas rituales paganos y cristianos.

-Ya, pero lanzarse de un acantilado...

-Hasta luego. -Hasta mañana.

-Digamos que la gran mayoría de los aborígenes canarios

optaron por el suicidio

antes que vivir bajo la esclavitud de los españoles.

-Ella se inspira en mi secuencia inicial

que creo que es muy poderosa, muy terrorífica,

pero que es una secuencia final,

que a mí como cineasta me obliga a muchísimo,

porque ya una vez has empezado ahí...

Ahora cuéntanos cómo acaba.

¿Cómo mantienes el interés de la película

con ese inicio tan potente?

Pero estoy encantada de haber rodado esa secuencia

porque tiene ese aliento poético

de cierto recuerdo

de la propia isla que, de alguna manera,

intuitivamente pensaba que era creíble.

Con esa iniciativa... -¡Con esa acción!

-Con esa determinación.

Que no es ni siquiera una duda, un "stop2,

una media duda.

Tiene que ver con algo que a mí me importa mucho

del terrorismo islámico,

esa decisión ante la muerte.

Que yo creo que no existe, casi,

más que en temas de una...

sectáreos de una fe ciega en algo

que no es racional, sobrepasa la mirada.

Desde el momento en que eso es más importante que tu propia vida,

se acabó.

Ya está, ya está.

Se acabó, no hay nada, no se puede luchar contra eso.

Y eso es lo que descubre Helena cuando la va a buscar allí.

-Exacto. -Se da cuenta

de que ya no hay nada que hacer. -Está alienada absolutamente.

-¿Qué le pasa a esta mujer? Claro.

Perdón. ¡Ves cómo eres apasionante!

(RÍEN)

¿En qué momento uno decide

que es mejor saltar al vacío

y morir

que quedarse aquí?

Sobre todo en una isla como... como la isla.

Claro... Con esa calidad...

-¡Es Gran Canaria! ¿En qué momento?

¿En qué momento dices: "No hay nada ya en mi vida."?

Claro, exactamente.

Y qué doloroso para una persona que está enamorada

darse cuenta de que... lo otro ya no era importante.

-Es que para todo es un...

Sí, que es que es otra persona.

Tienes que volver a casa.

Tienes que volver, te lo pido por favor.

-¡Pero aquí estoy bien! -No.

No estás bien.

-Sí. -No.

-Sí.

Tengo todo lo que antes me faltaba. -No me tienes a mí.

-Ella la busca, ella la busca y no la encuentra.

-Soberbia. Ingrid está estupenda.

En toda la película. Estupenda.

Realmente hace un trabajo precioso.

Porque es muy sutil y muy delicado.

Y ellas dos tienen una química maravillosa.

Sí, tienen muy buena química.

Es que está y la historia de amor se cuenta

con esa mirada, con una fuerza que...

que nos deja a todos helados, helados no, al contrario,

en un espejo de intensidad.

-Es un amor que se corta.

¿Qué busca Cordelia en Helena?

¿Cómo entiende Cordelia el amor?

No sé, creo que a Cordelia también le sorprende

el encontrarse, enamorarse de una mujer.

Sí, porque además está deprimida.

-En el primer encuentro no es la ley del deseo pura y dura.

A mí me parece que hay un alto voltaje en esa secuencia...

-La hay. -Que luego pasará a otras cosas,

pero sobre todo al principio, tanto ella...

las miradas que se echan las dos son fuego... fuego, fuego.

-Pero yo creo que Helena se enamora.

De ella.

Y yo creo que Cordelia no. -Sí, al final sí.

-Yo creo que Cordelia no.

Creo que ella sí que se entrega a ese amor,

y por eso sufre tanto, por eso le duele tanto perderla.

-Ella sigue buscando esa madre que no tuvo.

-Puede ser. -Puede ser.

Y Heidi creo que es lo que le provoca,

le propone.

Luego Heidi es... Ana Gracia, que está soberbia también.

-Mira.

-Tenemos mucha información sobre las sectas.

Entonces, hemos elegido en esta película

apenas contar, o sea, dar puntadas

para que el espectador termine la película

con sus propias experiencias, sus propias...

Y con los retazos y unas buenas interpretaciones

creo que se consigue que transitemos por ahí.

Pero sí está bien contar lo que apuntábamos al principio,

solo en España hay más de medio millón de personas

dentro de alguna secta. ¡Qué barbaridad!

350 sectas catalogadas.

Quiero decir, controladas, definidas.

No considerando sectas ciertas religiones.

Además. Además de mucho nivel.

De mucha audiencia. Además de eso, efectivamente.

Eh...

Cuéntame cómo ha sido la investigación,

¿cómo os habéis acercado a eso?

Tú, supongo harías una más profunda.

Sí.

Y cómo, por parte de los actores, lo habéis trabajado?

Hemos hecho un trabajo muy lindo previo al rodaje.

-Exacto, sí.

-Hemos tenido tiempo para ensayar,

hemos tenido tiempo para tomar las decisiones.

-Partimos de la teoría

de que casi todo el mundo es una secta.

Así que de alguna forma

las sectas no son los otros, sino que somos nosotros también.

Esa reflexión convendría también incorporarla al debate.

Eso es así y es muy generoso.

Pero luego, hay...

Hay una cosa real, ontológicamente hablando.

Quiero saber si tú investigaste,

¿habéis tenido contacto con alguien

que haya pertenecido a una secta, que os haya contado confidencias?

Con muchas, y el departamento de policía de Canarias para empezar.

La figura del infiltrado, por ejemplo,

que para mí fue una sorpresa,

existe, ha existido e, incluso, ha habido casos

de gente que se ha hecho de la secta y se ha suicidado

en algún...

¿Estando infiltrados? Estando infiltrados.

Ay, Dios mío, ¡qué frágiles somos! Sí.

-Es que es muy fácil cruzar la línea.

En un momento en el que entras en un grupo

en el que empiezas con meditaciones muy inocentes

y te empiezas a sentir muy bien porque, efectivamente, hace bien,

pero de repente se te comenta

que para potenciar la meditación

te vistes de blanco, que también está muy bien,

y te vistes de blanco y van todos vestidos de blanco.

No quiero ofender a nadie... Hasta ahí está muy bien.

El siguiente paso...

Ahora vamos a asignar unos nombres astrales o cósmicos

o de lo que sea,

que nos designan a nosotros un poco nuestra misión,

enseñar la meditación, el apoyarla, tal...

Y ya te empiezas a dar un nombre

con el que tú entre esa gente te vas llamando de esa manera.

¿En qué momento deja uno de ser Ciro Miró

para convertirse...? -Muy peligroso.

Y hasta ahí puede estar todavía todo muy bien y correcto.

¿A partir de dónde puede estar mal?

Es que es muy delicado.

Empiezas a dejar de lado tu identidad.

-El problema está, exacto, en que si dejamos

nuestra vida al otro, al líder, al que sea...

Si el líder son esto, bien,

pero si es manipulador, te manipulará.

Quiero decir, el tema es ese, o sea...

Realmente, el problema está en que tú cedas tu vida y libertad,

y que sea fácil eso.

Hasta qué punto nos construimos

como dependientes de algo,

siempre creyendo que hay alguien que nos va a salvar,

que nos va a hacer felices,

que nos va a tal,

en lugar de, no sé...

-Claro, uno pierde un poco su centro

por alguna desgracia familiar,

por algún revés de la vida

pierdes un poco el centro, está frágil,

un momento en que tu amigo no tiene tiempo para una caña

y de repente das con: "Ah, pues voy a ir a este sitio".

-Sí, sí, sí...

¿Por qué piensas, Helena, de tu conocimiento,

que son tan importantes los temas relacionados con el sexo?

Creo que como en la vida.

Pero, además, probablemente, lo que decía antes Juana,

toda la película se muere entre Eros y Tánatos.

El sexo y la muerte

son los dos elementos más intensos de la vida.

Y claro, evidentemente,

en esos entornos tienen que funcionar,

porque es uno de los alicientes también,

el encuentro sexual

con esa parafernalia,

que yo creo que, además, hay una parte que es verdad,

y que es hermosa,

de tantrismo, de cierta...

Que es hermosa y que es rescatable.

El problema no está en las sectas

y en lo que generan,

sino la manipulación, en el momento

en que hay alguien que determina cosas

y los demás obedecen.

Y lo que puede pasar a partir de ahí en eso,

porque solo ese hecho de la manipulación sería terrible.

De alguna manera, son las nuevas religiones

las religiones del siglo XXI:

falta de fe, buscas la trascendencia

en un grupo de pertenencia X de algunas teorías.

Sí, y no hace falta que se llamen sectas.

Estamos rodeados de alguna manera.

-Perdona, los equipos de fútbol... Bueno, me callo.

(RÍE)

¿En qué se diferencias las sectas

de las doctrinas con rango de religión?

Claro.

-Así no puedes seguir.

¿Hay un momento especialmente susceptible

en un ser humano

para ser captado?

Yo creo que sí.

-Creo que momentos en los que, precisamente,

haya pasado algo traumático en tu vida.

Puede ser.

O una persona que traiga un vacío muy grande

tiene una necesidad constante de agarrarse a algo.

Eso se ve en las mismas parejas también,

en donde ves que, de repente,

alguien que viene con un dolor muy grande

y necesita agarrarse de la pareja

y su vida se convierte en la vida del otro.

Estas personas que vienen con esta fragilidad

es mucho más fácil que, en el momento menos esperado,

terminen siendo, como se dice, agarrados por esta secta.

-Y gente muy joven también.

Gente que a lo mejor todavía no tienen las cosas muy claras

y, de repente, encuentran algo y, ay,

enseguida se quedan fascinados,

que es lo que ha pasado mucho en Canarias,

sectas que captan a gente joven entre 12 y 16 años.

-Uy, qué horror. Y porque es un momento también

en el que lo das todo:

el amor, ese Amor con mayúscula,

la entrega es absoluta,

la fe también...

Te lo crees todo.

Todo es subrayado con rotulador y... ahí vas.

Y probablemente también, estaba pensado ahora,

repasando, por ejemplo, mi filmografía

y los puntos en común...

Fíjate que cuento historias tremendas,

la de Yoyes, la de Miguel y tal...

Son personajes que, a pesar de tenerlo tan difícil

y estar al borde de la desolación por sus biografías,

tienen una idea en la que creen.

Algo por lo que luchar.

-Mi único pecado ha sido estar al lado de los pobres

y los perseguidos, vivir el Evangelio.

-¡Ya estamos con el Evangelio!

-La diferencia entre estos personajes

de "Acantilado"

y los personajes que he retrasado antes

está la diferencia esa

de creer en algo, en que el mundo puede ser mejor

a través de una ideología, de una lucha o de un algo.

Por lo menos creen en algo y siguen.

Entre la mayor parte de la gente que entran en las sectas

hay un descreimiento del mundo.

Poca fe en la humanidad. Y las sectas,

ese grupo de pertenencia, les da el objetivo en que creer.

Exactamente. -Claro.

Les crea ilusión, aunque sea falsa, pero se les crea ilusión.

Hablemos del aspecto formal de la película.

Decides dos tiempos de narración,

¿por qué y qué dificultad entraña eso para ti

y para los actores? Muchísimas.

Venga, va. La narración discontinua.

Exacto, y para ellos también. Para ellos también, sí.

¿En qué momento estoy, qué estoy contando?

Sin embargo, en esta película

yo quería hacer cine, cine del grande.

Ya desde el formato panorámico, me apetecía

no ponerme ningún tipo de límite en la narrativa visual.

Y, para ello, ya estaba construido desde el principio

el flequillo este que luego se desarrolló más,

nos vino muy bien para marcar los dos tiempos.

Claro. Exacto.

-En la escena de amor... ¡Perdón!

Hay una anécdota muy graciosa, porque en la escena de amor...

(RÍE)

...entre Gabriel y yo,

una escena que finalmente cortó Helena,

que me dolió que la cortara,

pero tuvimos mucha dificultad.

Justo en el momento en que él...

nos acabamos de enterar que ya ha muerto,

estamos llorando y nos damos un abrazo

llorando los dos,

y eso empieza...

nos empezamos a calentar y terminamos...

¡Energía sexual no resulta!

¡No resulta!

Pero una escena...

Era muy difícil, porque era pasar del llanto profundo

al sexo.

Y había quedado redonda y de repente cortan

y todo el equipo descojonado.

Y digo: "¿Qué pasa?".

Y mi flequillo estaba aquí así.

(RÍEN)

Bueno, por poco me muero yo cuando veo antes...

Claro, podríais haber cortado antes.

¡Claro, tenías que haber cortado antes!

-Pero yo, por respeto a ellos, digo: "¡Madre mía!".

(Llanto)

¿Cómo te imaginaste el pasado de Helena,

desde dónde construyes a esta mujer,

libre pero también con una mirada muy profunda?

Parece que nos cuenta que tiene una herida por algún lado.

Es una mujer que viene herida,

es una mujer que viene de la península,

es algo que hablamos mucho con Helena,

toda esta construcción del pasado de este personaje

lo hicimos juntas,

y todas las decisiones las tomamos juntas.

Creo que ella, de alguna manera,

está buscando una liberación en su vida,

y por eso se va a vivir a las Islas Canarias,

porque en las Islas Canarias tiene a su tío.

-Claro, que su tío ha sido un precursor,

que seguramente fue a la isla buscando esa libertad.

-Exactamente. -Aunque no se explicita,

se percibe que es homosexual también.

-Claro, se cuenta un poco

a través de esa escena tan bonita con...

-Jon, cuando habla de la memoria histórica

y de la guerra en Canarias,

cómo fue tan brutal para los homosexuales.

-¿Sabes cuántas cosas se han olvidado en este país?

-Nadie recuerda los campos de trabajo para homosexuales

que había en las islas.

Lugares donde muchos murieron.

O quedaron marcados para siempre.

Sí, la historia se puede borrar.

Se ha borrado muchas veces.

-Imaginé mucho a una mujer muy solitaria.

Una mujer que vivía en la península

y que se tuvo que ir para Canarias

con una necesidad de un cambio brutal.

Incluso llegamos a pensar que podría haber sido bailarina.

Una mujer que, de repente, tuvo una lesión

y, por alguna razón, deja su pasado, lo rompe,

y se va a trabajar con su tío

en un espacio donde se siente bastante libre,

que es una librería.

-No te lo vas a creer, estaba ordenando la obra de Blake.

Sí, es uno de mis poetas favoritos.

Mira, tienes este.

Y me encantan sus grabados, ¿los conoces?

-Sí, los he estudiado en clase.

-¿Qué estudias? -Bellas Artes.

(HELENA) -Y la entrada de Ciro Miró en la película

fue otro de los aciertos de cásting total.

¡Sin duda ninguna!

Ese personaje que haces, Artemi,

cuéntame cómo te lo planteas.

¿Qué significa para ti?

Porque es un giro realmente el que da.

Hay varios giros de guion y uno de ellos va de su mano.

Y el espectador ha confiado en él

con cierta sospecha, ¿no?

con cierta... Sí, sí...

...mosca detrás de la oreja

pero has confiado en él, realmente, en ese arqueólogo.

De repente, ¡zas!

Yo eso lo... (RÍE)

Lo hablamos Helena y yo,

y pensamos que lo mejor era...

que él fuera un inconsciente,

que realmente no supiera que estaba haciendo mal.

¿Sabes?

-¿Pasa algo? -Nada, nada.

Cenaba con unos amigos y te vi. ¿Vas al aeropuerto?

-Sí, el vuelo sale en un par de horas.

-Ya te llevo yo, venga. -No...

-Que sí, no te preocupes.

Voy de paso.

-Esa seguridad y parsimonia de...

¿Te has bebido el agua? Bueno.

Ah, el teléfono, bueno, el teléfono. ¡Pum!

Giro y tiro por aquí, a la izquierda.

Creo que es mucho más terrorífico todavía.

-Mucho más.

¡Pero terror! ¡Claro!

Es como cuando, de repente...

Sí, si tú no eres consciente del daño que haces,

y estás convencido de tus principios,

te conviertes en un villano.

-Todos esos chicos muertos...

Me los encontré un par de veces en la playa.

Iban a meditar y a bañarse.

También visitaron la excavación un par de veces.

Yo es que soy arqueólogo y trabajo mucho por esta zona.

Ya casi estamos.

-"Oye, ¿qué tal, cómo estáis? ¿Cómo están?

¿Qué tal, cómo están?", y la voz aquí, muy de...

-De que no pasa nada.

-Bueno, de feliz de la vida.

Hago lo que me gusta, la arqueología,

estoy con mis historias...

Me imaginé que tenía atracción sexual

hacia el papel de Ana Gracia,

por eso estoy un poco ahí, con mi historia,

pero era mi herramienta interna, no se pactó nada,

era de como, bueno, tal, ¿sabes?

Por medio de meditaciones o ayudas que yo viví

en ese momento con la secta,

pues es lo que hay, y bueno.

-¿Por aquí se va al aeropuerto?

-Cojo a la derecha y en cinco minutos estamos.

-Cuando ya estás en la isla y con los personajes,

me gusta también encontrar actores del lugar

para que puedan interpretar papeles

pudiendo, que siempre le da un plus.

Aprender también, mientras escribes el guion,

de la propia historia canaria.

De esos suicidios que había, ¿no?,

de los reyes aborígenes. -Los aborígenes canarios.

-Tiene una gracia porque sería factible,

y sobre todo ya poner el punto de vista

en la curiosidad para, tras ver la película,

quien quiera indagar pueda en mayores profundidades.

(Música)

-¡Policía!

(Disparo)

-Siempre de pequeña me daba rabia

que en el cine del oeste que veía

no había personajes femeninos, ¿verdad?

Pero me acuerdo de que me gustaba esa idea...

En las tabernas, poniendo alguna cerveza

o algún whiskey. Sí, exacto.

A la hora de rodar esta película, me apetecía hacer como un western.

Entonces, cuando está subiendo al promontorio nuestra Heidi

y llega Goya Toledo detrás, persiguiéndola,

realmente es una secuencia del oeste total.

Y yo me acuerdo de que cuando el héroe

de repente le veía al antihéroe un gesto heroico,

le perdonaba la vida.

Entonces, cuando tira la pistola y ya... ¿eh?

Entonces Goya perdona y tal.

Es una secuencia que podría haber...

O sea, yo la rodé con todo el riesgo del mundo,

"no la puedo montar, seguramente".

Pero entra bien, entra muy bien.

Es creíble, pero alto riesgo.

Eso sí que es alto riesgo, rodar eso.

Es altísimo riesgo. Quiero decir...

Siempre hablo como espectador. Tira la pistola...

Sí. Y ella baja la guardia porque...

Ya no tiene por qué. No tiene por qué atacar.

Ya no hay peligro.

Y está decidiendo tirarse por un acantilado.

Sí, sí. Que es su decisión.

Pero se nota en el gesto de Goya que la admira por ese gesto.

O sea, porque es capaz de tirarse,

de mantener Heidi un punto mínimo de dignidad, ¿no?

Sí, sí, porque, además, como policía

podía intentar evitarlo... Exacto.

...para desentrañar toda la trama delictiva.

Claro. Pero bueno.

Se le puede dar la lectura de Artemi,

que es que ella se tira porque sabe que secta continúa.

Goya Toledo está estupenda, sorprende mucho su interpretación.

No es un personaje que estuviera en la novela.

No.

El resto de la trama policiaca la creamos después,

al saber que había un departamento de policía

que estaba... que existía la figura del infiltrado.

Entonces, para construir la trama nos venía bien.

Una mujer en un mundo de hombres de mando.

Es otro de los personajes que vuelven a Canarias.

Recuerdo que la primera...

cuando estábamos probando el personaje,

le hablé: "Te veo como Pilar Miró en aquel momento".

Está muy bien.

Y ella se trabajó en ese aspecto.

Estar entre hombres en un mundo así.

Tener que pelear

y tener que mostrar también cierta fortaleza,

excesiva incluso a veces.

Y todo lo que esconde el personaje.

Háblame un poquito de "Varados".

Y, si queréis vosotros,

de algún proyecto, qué tenéis entre manos...

Estoy en este momento hermoso de la película "Varados"

en el que ya no me pertenece,

sino que pertenece a los espectadores.

Ha sido una travesía muy hermosa por el Mediterráneo.

Y está ahora en salas

para que todos los espectadores que hayan visto "Versión Española"

vean, además de "Acantilado", otra película

donde también el mar es protagonista

y en otra dirección totalmente,

pero que también los va a llevar a reflexión

y a emoción, y a una cierta esperanza.

¿Queréis compartir algo que tengáis?

Sí, yo podría contar que este año está siendo un año muy bonito,

de mucho trabajo.

He tenido la suerte de trabajar en dos películas

que he disfrutado mucho.

Una es "El inconveniente", dirigida por Bernabé Rico,

donde tuve el honor de trabajar con la gran Kiti Mánver

Era un mano a mano entre ella y yo.

Así que ha sido un aprendizaje para mí enorme.

Después rodé con la directora Claudia Pinto,

una directora venezolana que vive en Valencia,

un guion maravilloso

con un personaje de los que llegan poco en la vida.

La película se llama "Las consecuencias".

Terminamos de rodar en junio entre Valencia y Canarias.

Estoy también muy ilusionada con esta película.

Estas dos películas se estrenan en el 2020.

Ahora estoy con una serie para Amazon,

que se llama "La Templanza". ¡Qué maravilla!

Basada en la novela de María Dueñas.

Así que un año con mucho trabajo

y el 2020 viene cargado de estrenos.

Ciro, ¿quieres contar algo?

Ahora estrenamos la serie "No te puedes esconder",

para Telemundo Televisión,

que después se traducirá, se doblará a creo que 16 idiomas,

para tenerla en Netflix Internacional.

¡Qué bien!

Y ahora, dentro de unos meses, me marcho a República Dominicana

a rodar una película llamada "De Madrid a Santo Domingo",

dirigida por Ana Rodríguez Rosal.

Y, bueno...

Bueno, pues ahí vamos.

Con trabajo, que es lo que nos da la vida.

¡Nos da la vida y la dignidad también!

O parte de ella. Continuar una historia de amor.

¡Bueno!

Dentro de nada lo podremos ir diciendo.

Voy a una historia de amor de pareja.

¡Bueno, qué bien!

¡Qué maravilla!

(Risas)

Buenas noticias en esta mesa.

(Risas)

Tenemos buenas noticias en esta mesa.

Muchas gracias por vuestro trabajo,

por vuestro tiempo,

por coger un avión para estar con nosotros.

Volvería a repetir. Muchísimas gracias.

Ha sido un placer venir a este programa.

Alrededor de esta mesa. Da gusto.

Pues tenemos que irnos ya.

Ya sabéis que os esperamos la próxima semana

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Que tengáis una buena semana, chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Acantilado (coloquio)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - Acantilado (coloquio)

07 oct 2019

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan Helena Taberna, directora y coguionista de Acantilado y dos de sus actores protagonistas, Juana Acosta y Ciro Miró.

ver más sobre "Versión española - Acantilado (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Acantilado (coloquio)"
Programas completos (84)
Clips

Los últimos 946 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios