www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3638991
No recomendado para menores de 12 años Versión española - La vida empieza hoy (Presentación y coloquio) -  ver ahora
Transcripción completa

Un estremecimiento general

y un viaje que abre a Juanita las puertas del más allá.

Eso sí, lejos de su difunto marido

y después de experimentar el primer orgasmo de su vida.

Damos de nuevo la bienvenida a nuestras tres invitadas.

Laura Mañá, directora y coguionista, buenas noches.

Buenas noches.

Alicia Luna, coguionista de esta historia, buenas noches.

Y María Pérez Conchillo, buenas noches.

Voy a empezar por ti como psicóloga, como sexóloga.

¿Cuánto se parece esta ficción a la realidad?

Pues yo creo que mucho. ¿Sí?

Yo creo que Alicia y Laura han hecho un trabajo excelente

y han traído de manera muy amable

un reflejo de la realidad

de la sexualidad de las personas mayores.

De las dificultades que hemos visto en la película.

Hemos visto cómo no es fácil,

si la sexualidad no es fácil para los jóvenes,

pues para los mayores aparecen dificultades que no tendrían por qué

y que todavía siguen apareciendo.

Es verdad. ¿Por qué cuesta tanto hablar de sexualidad,

afrontar la sexualidad y más en las personas mayores?

¿Por qué creéis que pasa?

Yo creo que también se asocia sexualidad a la gente joven,

hay una época que se asocia con la reproducción también.

Entonces nosotros quisimos explorar que el sexo no se acaba

cuando dejas de ser productivo de alguna manera ni reproductivo.

Entonces estuvimos asistiendo a estas clases que impartía María

y os aseguro que hay muchas cosas que superan

todo lo que hemos escrito en la película,

porque hay gente muy desinhibida.

Yo creo que hay unas ciertas edades en las que no tienes nada que perder

y a mí, en muchas ocasiones, se me saltaban los colores.

¿En serio? Qué gracia.

Esto me parece maravilloso porque no lo puedes ni sospechar.

Es cierto que ciertas actitudes cuando llegas a una edad

que ya no tienes nada que perder, dices lo que piensas,

no quieres ser ni cínico ni impostado ni nada.

Pero respecto a la sexualidad no es un tema que nos planteemos,

al contrario, parece que no existe en la tercera edad.

Es también un problema de educación.

Yo creo que en general ahora la gente más o menos joven,

yo soy joven,

hablamos de sexualidad.

Pero en este país, la gente de más de 70 años,

no habla de sexualidad por educación,

porque han sido educados sobre la base

de que la sexualidad es un tabú y entonces no se habla de ella.

Sin embargo, en las clases que daban María

y también Juan José Borrás, que era el marido de María,

y yo quiero hacer un sentido homenaje

porque eran fabulosos los dos dando estas clases,

todas estas personas mayores eran capaces de hablar,

porque María y Juanjo conseguían que se desinhibieran.

Entonces, como dice Laura,

había mujeres que de repente estaban oyendo hablar

del clítoris por primera vez y se acercaban

para que les enseñara el mapita

para ver dónde estaba eso que estaba diciendo.

Se ponían las gafas, cogían el bastón y se acercaban a la pizarra.

-Si supieras que eso es bueno para rejuvenecer yo buscaría uno.

-Es como si fuera un garbancito.

Lo más fácil para encontrarlo es tocarse.

Si te tocas en la parte de arriba y notas mucha sensación,

eso es el clítoris.

-Eso es el clítoris.

Es como un garbanzo.

Como un garbancito.

-Ya, ya.

-Juanita, es importante que hagas los deberes. ¿Te acuerdas?

Un deseo, 20 minutos de placer... -Yo haré lo que me dé la gana.

-Bueno, muchas de ellas decían de ir a clase de sexología

como que iban a clases de inglés o a clases de risoterapia,

una detrás de la otra,

porque al final lo que más tienen es tiempo la gente mayor.

-Sí, el tema les interesaba.

Además ellas contaban su historia, las dificultades que habían tenido

y sobre todo con mucha gracia cómo las habían ido sobrellevando,

porque tenemos que pensar que vivimos en el país que vivimos.

Hemos vivido una dictadura durante muchos años,

ha habido una represión sexual grandísima

y una represión sexual hacia las mujeres.

Entonces, de pronto, hemos ido avanzando

y hemos pasado del sexo como pecado,

porque el sexo era pecado, esa era la asociación,

después el sexo como salud

para pasar a la sexualidad también como un derecho.

Ya no solo es salud.

Es que tenemos derecho a vivir la sexualidad

y tenemos que recordarlo.

¿Qué nos trasmite la película?

Cuando mejor está y cuando más feliz es,

es cuando entran en contacto con esa sexualidad,

cuando tienen esa posibilidad.

-Y en estas clases, lo bonito es que ellos, aunque vayan a veces

para rellenar el tiempo, lo que descubren.

De repente descubren que su Manolo no le ha permitido conocer su cuerpo.

Muchas mujeres aprovechaban la menopausia

para quitarse al Manolo de encima. Pobres Manolos.

Quitarse al marido de encima.

Y ahí acababan.

Entonces hay mucho reproche

contra una educación mal dada, malsana.

-"Los tres primeros meses de formación,

se realizan en escuelas de hogar

donde se adiestra a las cumplidoras

para su futura misión de amas de casa y madres de familia.

Lunes antes de almorzar

una niña fue a jugar

pero no pudo jugar, porque tenía que planchar.

-Así planchaba, así, así.

Así planchaba, así, así.

Así planchaba, así, así.

Así planchaba que yo la vi.

Podemos distribuir las pobres mujeres estas en dos grandes grupos.

El 80 % son taradas psíquicas.

-"La belleza de la mujer alegra el rostro del marido

y aumenta en el hombre el deseo de poseerla.

El que tiene una mujer tiene un gran bien".

-"Una mujer de hoy que trabaja,

dedicación profesional y prisa por volver a casa,

porque aunque la mujer trabaje,

sigue existiendo el hogar tradicional".

-Me encantaría quedarme contigo ahora.

-Pues quédate. -No puedo.

-¿Por qué? -Tengo que irme.

-¿Adónde? -A lavar los platos.

-"Una mujer, dos mujeres.

Media mujer, dos medias.

Mujeres y medias, el eterno tema".

-"Friegue, friegue sin miedo".

-"La mujer suave deja la ropa suave".

-Él por fin ha encontrado a su gusto sus camisas.

-¿Te ayudamos?

-No, no hace falta. Ya tengo lavavajillas.

-"No permita que su mujer trabaje tan duramente".

-¿Te sientes una mujer nueva?

¿Quieres renovar todo lo que te rodea?

¿Tu forma de cocinar, la decoración de la casa, tu tiempo libre

y hacerlo todo por ti misma?

-Yo pensé que cuando terminara la dictadura,

todos estábamos muy ilusionados con que algo iba a cambiar realmente.

Y sin embargo, es algo que no interesa para nada.

No se dan cuenta de lo importante que es

y de que los adultos somos responsables

porque estamos haciendo una dejación de funciones.

Y los jóvenes y los niños tienen curiosidad

y tienen derecho a su desarrollo psicosexual.

-Yo le contaba a alguien,

le contaba a una mujer, a una amiga,

sobre qué estaba trabajando y me miró perpleja

y me preguntó: "Pero ¿los abuelos follan?"

y le dije: "Pero ¿tú eres tonta?".

Y esto está en la película. -Está en la película, sí.

-Y como eso, muchas cosas.

Vas hablando de lo que estás trabajando,

y lo que te viene a la cara, a los oídos, es tremendo.

No lo puedes obviar.

-Una persona también me preguntó que si era de ciencia ficción.

-Pero, fijaos, eso que estáis diciendo es importante,

que, por ejemplo, en las campañas de prevención de ITS,

de infecciones de transmisión sexual y de VIH,

se dejó de lado a las personas mayores

y no sabéis el problema que hubo.

Recuerdo una entrevista

a una ONG que colabora también en Nueva York,

ellos no habían tenido en cuenta a las personas mayores

y de pronto se dan cuenta...

Bueno, no sé si sabéis que hoy en día

el mayor contagio se produce a partir de los 40 años.

Es una vía de contagio muy importante y además,

como no usan preservativo

porque no hay problema con el embarazo,

resulta que era una vía de transmisión sexual tremenda.

-¿Sabes las cosas que yo he vivido en ese sofá?

-Tu primer polvo.

-¿Qué polvo?

Mi primera paja.

-Bueno, aprendimos a que realmente tanto la gente mayor

como los adolescentes estaban teniendo un problema común

y es que tienen que compartir habitación.

Y al final llegan a compartir también una incomunicación ambos

y esa escena del abuelo y el niño que era la mejor manera gráfica...

(RÍEN) -Me parece brillante.

A mí me parece una escena brillante que expresa muy bien

esa necesidad de intimidad que tienen ambos.

-Os quiero decir una cosa.

Yo sé por compradores extranjeros

que hay países que no han querido esta película por esa escena.

Fijaos hasta qué punto la prohibición

a la promoción sexual de las personas...

Es graciosísima.

Siempre quise tener una mujer con pechos grandes

donde poder poner la cabeza y hacer...

-No y pensar que un hombre mayor también se puede hacer una paja.

Y soñar con esa Herminia,

esta escena cuando habla de sus pechos...

Y lo acaba haciendo. Era muy divertido.

-A mí es que eso me parece genial.

Porque, las personas mayores, el autoerotismo,

es decir, la masturbación, es esencial en esa época.

Porque no siempre es fácil encontrar pareja

o la pareja no siempre está disponible.

Nos encontramos con personas que uno puede estar más enfermo,

entonces es importante que las personas entiendan

que tienen derecho a gestionar su propio placer.

-No me quiero volver a enamorar.

Ya he sufrido demasiado.

Y lo único que te puedo ofrecer

es una relación puramente sexual.

-Me parece bien.

Otro tema que planteo.

¿Por qué resulta tan difícil practicar sexo sin compromiso?

Herminia le propone a Julián esta opción

y Julián acepta, ella casi no se lo puede creer.

¿Por qué no asumimos la variabilidad de las relaciones?

Bueno, yo creo que en la película, lo que se explica

es que estaba mujer no quiere ya...

Se ha sacado de encima a la hija,

que le regala un perro para ciegos para que la cuide...

Es buenísimo.

Lo de Herminia es buenísimo.

-Quiere estar sola.

Que también hay un derecho.

Quiero estar sola.

Y quiero verte y compartir el sexo contigo.

Lo que pasa que lo dice y al final queda un poco ambiguo...

"Pero ¿puedo dejar esto aquí?". Sí, puedes.

-Es que se te instala alguien y ya lo estás cuidando sin querer.

-Ese tema es muy recurrente.

Cada vez me encuentro con más mujeres cuando vienen a la consulta

que se han divorciado, mujeres de 40 a 50, 60,

que dicen, lo que voy a decir es un poco fuerte,

pero tengo que decirlo.

"Yo en mi casa no meto a ningún hombre.

No quiero planchar camisas, no quiero cuidar a nadie.

Yo quiero a un amante. Quiero pasear con él, pero...".

Quiere un novio. Quiere un novio.

-Compartir buenos momentos.

-Porque están cansadas del rol social que se les ha atribuido de cuidadora.

Entonces de pronto piensan en ellas,

porque además su cerebro también funciona de otra manera.

Hay menos estrógenos, que son las hormonas del cuidado

y al disminuir los estrógenos,

de pronto la mujer se centra más en ella misma.

-Cierra los ojos y relájate.

Esto te va a doler, pero te va a gustar.

-A partir de los 50 y tal bajan los estrógenos

y sube en las mujeres la testosterona.

Por eso las mujeres están más activas sexualmente

a partir de una cierta edad, sin embargo, tienen de malo,

pues eso, que también te pueden salir un pelo, cosas masculinas,

que les empieza a salir más bigote...

-Eso se resuelve fácilmente con el láser.

Tiene fácil solución. Una pinza a mano.

Mira para allá.

Fíjate qué mal informada está la gente que se cree

que a una cierta edad te disminuye el deseo

y a las mujeres es todo lo contrario.

-Ahí está la investigación de dos personajes.

El de la mujer, Rosita, y de él.

Él es un señor muy narcisista, que le pasa a muchos hombres,

no a todos, pero a muchos,

que llegan a una edad y se cuidan muchísimo el cuerpo.

No están dispuestos a dejar de ser ese galán que han sido.

Entonces solo piensan en sí mismos,

en su salud, se toman las vitaminas del nieto,

porque piensan que si es para los niños igual les va bien.

Corre, corre, corre. Ese es el personaje de él.

Ella, que de repente descubre que lleva mucho tiempo sin ser ella

y sin estar ahí.

Se siente culpable de lo que le pasa a su marido.

-Pero ella parece la cuidadora por excelencia.

-Es la cuidadora, porque se va a ocupar de todos.

Cuida de los nietos...

-Ha hipertrofiado el rol de madre, ha hipertrofiado el rol de abuela,

eso es muy frecuente, siempre recomendamos

cuando se casan, cuando empiezan a tener hijos,

que, por favor, no descuiden el rol de amantes.

Está bien que seas madre, está bien que seas padre,

está muy bien, pero no puedes dejar de ser mujer, dejar de ser amante.

Y Rosita, madre, abuela, no tiene tiempo para ella.

-Es un personaje que pasó de ser madre a ser abuela

y ocuparse de los hijos de sus hijos.

A mí lo que más me ha llamado la atención de Rosita,

Laura, no sé si te acuerdas, era qué pena esta mujer.

Tiene que aprender a ser novia,

porque eso nos pasa mucho a todo el mundo.

Que tenemos una pareja, va pasando los años, la vida, tal,

y de repente es: "Qué felices éramos cuando éramos novios".

Pues hay que probar hacerlo de nuevo.

-Sabéis que ahora hay muchos problemas de deseo.

Tanto en hombres como en mujeres. ¿Ah, sí?

Sí. Bastantes problemas de deseo sexual inhibido.

el deseo sexual inhibido es una constante,

pero no solo en mujeres... Por el estrés.

Entre otras cosas, no solo en mujeres sino en hombres también.

Entonces es el hábito.

La habituación, y por otro lado,

dejan de ver a la otra persona con esos ojos de enamorado

con el atractivo sexual. -Bueno, dejan de ver a la persona.

Porque en esta película...

-Cuando le dice Rosita que no quiere que vea a la otra,

me parece que resume...

-No sé si recordáis todo lo que hace para la mire y es que no la ve.

Porque llevan mucho tiempo sin mirarse.

Ella solo reacciona cuando descubre que hay una amante.

Que también es la vida misma.

Cuando tocas la pérdida, ahí es cuando saltan las alarmas.

Y se va a los sex shops con los nietos.

Esto lo hacíamos en la realidad.

-Porque yo iba con mi bebé a los sex shops.

Como estábamos escribiendo, pues yo tenía a mi bebé,

y nos miraban como si fuéramos dos pervertidas.

¿Ves? Tú misma estás teniendo prejuicios.

Porque por qué una madre no puede ir

a comprarse un consolador o un no sé qué.

¡Señora!

Pone no tocar.

-Es que si no lo veo no me hago a la idea.

-Pues pregúnteme, que para eso estoy.

-A veces tenemos la idea equivocada de que el deseo surge

cuando te apuestas en la cama.

No, el deseo es un juego de todo el tiempo, de todo el día.

Hay que buscar esas vías neuronales,

y hay que activarlas

y lo mejor es imaginarte a tu pareja

y si estás por la calle, si vas a cenar con él,

ya puedes ir desvistiéndolo en el restaurante,

ya puedes ir imaginándolo,

y también es muy divertido pensar en que esa persona,

que tú ya la tienes como que es tuyo y como que ya no hay que conquistar,

es un objeto de deseo para los demás.

Sí, sí, toda la razón. Tiene toda la razón.

Pero ¿por qué somos así?

¿Por qué necesitar que otro lo mire para verlo tú?

Ah, qué tontos somos.

-Pero porque es la realidad.

Porque es la realidad, es realmente situar a la persona donde está.

No es de tu propiedad, primera cuestión.

Pero por eso, el ser consciente,

el ser consciente de que el otro o la otra

puede ser admirado y está ahí.

No lo cogiste tú y lo guardaste y ya.

-Pero yo creo que hay otro tema importante también.

No solamente es seguir deseando a tu pareja,

sino cuando te miran con deseo.

Yo creo que es una de las cosas también,

es una cuestión de a dos. Porque no hay nada más excitante

que cuando alguien te mira con ojos de deseo.

-Absolutamente.

-No solo tú deseas porque este hombre... No, no.

Una mirada.

Es cierto.

Que de repente tú...

Despiertas también. Y te valoras.

Ostras, soy deseable todavía.

-Yo me acuerdo en el congreso de sexología que hubo en Santander,

por cierto, que me fui en zapatillas, he de deciros,

porque no me di cuenta, estas cosas. (RÍEN)

Entonces llegué allí con unas zapatillas,

tú te acuerdas María, con unas zapatillas

de esas de los chinos de lentejuelas de colores.

Menos mal que luego había talleres en los que nos teníamos que descalzar

y nos metíamos en un cuadradito.

Pero en aquel congreso, hablando de las miradas de deseo,

sentí a un hombre que me miraba con deseo

y me dio tal ataque de miedo,

que me intenté esconder detrás de una torre de cajas de Viagra.

Y se cayeron todas.

Quedé totalmente con mis zapatillas de estar por casa...

Es muy gráfico.

Sí, es muy gráfico. Totalmente descubierta.

Seguimos con otro tema que plantea la película. El autoerotismo.

En Juanita, ese desarrollo de la sexualidad

como descubrimiento personal.

Ese descubrimiento surge también de una mujer que encontramos

en uno de los cursos, que iba con su marido,

y que pregunté que qué era eso de la masturbación,

cómo se hacía.

Cuando se lo explicaron dijo: "¡Anda, coñe!".

Como que acababa ella de descubrir a los 80 años con su marido al lado

que nunca había disfrutado

y que si el marido no le daba disfrute

bien se lo podía haber proporcionado ella misma.

Entonces ese tema surge de ahí.

-Me quiero separar de mi marido.

-Ya.

-Y separarse de este marido, aunque esté muerto,

porque no se lo saca de encima.

Cuando ella va a la funeraria que dice que quiere separarse.

Y le dicen que su marido está muerto y a ella no le importa.

-Pues claro que está muerto. Por eso quiero separarme.

Para no tenerlo ni encima ni debajo cuando me entierren.

(RÍEN)

Es muy bonito. Y sale del cementerio liberada.

Y desea a un hombre joven que ve en el autobús.

-A mí eso me da un poco de pena, también por el papel...

A ver, no es que quiera romper una lanza a favor de los hombres,

pero sí, porque ellos también han tenido una educación

muy castradora por otra parte.

Cada uno hemos tenido nuestro papel.

Pero los hombres, por ejemplo,

los hombres mayores también han vivido,

han tenido una visión de la sexualidad complicada.

La iniciación en aquellas épocas era complicada.

Muchas veces la iniciación era con prostitutas,

en no muy buenas condiciones,

eso a veces les llevaba a tener problemas de eyaculación precoz,

porque la eyaculación precoz va asociada con el miedo,

no es algo en lo que te puedes recrear.

De pronto viene la eyaculación precoz.

Y después, más tarde,

cuando han tenido problemas de disfunción eréctil,

que a partir de cierta edad es frecuente,

han terminado las relaciones.

Yo recuerdo un hombre que me dio mucha pena

porque me dijo que la primera vez

que no respondió ahí terminó todo.

Ya no tocó más a su mujer.

Me pareció tan triste.

Por miedo a que le volviera a ocurrir.

Claro, claro porque es como...

El pene. Toda la sexualidad está centrada en el pene.

El pene no puede sostener tanto...

Es que no da para tanto.

Es que no da para tanto.

Además ha llevado a muchos desencuentros,

porque encima sabemos

que la penetración

no siempre es la mejor manera de llegar al orgasmo.

Eso se sabe.

El orgasmo con penetración no es tan frecuente como se pensaba.

Entonces, los hombres, con ese esfuerzo,

intentan hacerlo bien

y con la penetración llegar al orgasmo,

cuando hay otras muchas maneras,

cuando la exploración del clítoris es esencial.

Entonces ha sido difícil para ambos, para ellos y para ellas.

-Hay algo que me gusta mucho de esta película y es la mirada.

La mirada desde el respeto.

No hay morbo en la película.

Que podría ser, esa hubiera sido otra película.

No digo ni mejor ni peor, pero hubiera sido otra.

Y ese respeto con el que tú llevabas la cámara

sobre las situaciones de sexo me parece muy bonito.

-57 A, uno, primera.

-¡Acción!

Me gustaría hablar del tono de la película.

Hablamos en la presentación de lo difícil que es normalmente

conquistar el equilibrio en ese tono en una comedia,

pero en esta comedia que está hablando de temas

más delicados y que lo quiere hacer con mucho respeto,

quiero saber cómo lo conseguisteis y qué pedíais a los actores

y qué dificultad pudo haber en alguna de las secuencias.

Bueno, yo básicamente, como me gusta mucho trabajar con los actores,

que vean, primero que prueben, que soy accesible.

Les hablé mucho de esas clases a las que habíamos asistido

para que realmente no fueran actores,

tenían que ser esos alumnos que habíamos tenido.

Y acabamos de rodar y ellos seguían hablando

porque se entusiasmaban con el guion.

Entonces, dentro de las mismas escenas en clase,

seguían hablando y yo pensaba que por qué no lo había grabado.

-No me olvido de ti. Aquí lo tienes. -Eres muy buena.

-A mí me gustan más los de verdad.

-Te lo cambio. -No.

Y me acordaré siempre también de un congreso,

creo que fue en Burgos, con 500 comadronas

y con esta película. Bueno, qué éxito.

Porque además es una película que se presta

a hablarla con pasión, ahí salió de todo.

Acabaron las 500 mujeres de pie, aplaudiendo.

Estamos todas allí desbocadas.

No, no, es una película que da... De largo recorrido.

-Cuando la pusimos en el congreso de Alicante, ¿te acuerdas?

Un exitazo. -Se levantaban sexólogos

de todo el mundo a pedir la película.

Como si yo la pudiera vender,

como si yo llevara la bolsa llena de películas.

Me preguntaban que dónde se podía conseguir, si la vendía.

-A usted lo que le preocupa son los beneficios

que obtiene del trabajo de las presas.

Le exijo que abandone por completo toda actividad

relacionada con curtidos

o de lo contario,

daré parte al señor gobernador.

Laura, tus películas están plagadas de personajes femeninos

muy interesantes y muy potentes

como el de Blanca Portillo en "Concepción Arenal"

o Elvira Mínguez en "Clara Campoamor".

Se está diciendo en campañas públicas

por parte de algunos diputados de esta cámara

que la mujer es poco más o menos que la hipoteca del confesionario.

Y desde 1908 que se tocó este argumento

no habéis hecho nada por liberarla de esa hipoteca.

Aquí hemos podido ver a actrices maravillosas,

queridas y populares como Pilar Bardem,

Mariana Cordero, Sonsoles Benedicto.

¿Cómo las convences?

¿O cómo...?

Ni siquiera tienes que convencerlas.

Cuando les llega el guion, ¿cuál es su respuesta?

Yo creo que los papeles hablan por sí mismos.

Entonces, como saben que me gusta mucho trabajar con los actores

y que las respeto y además hacer una película

es un trabajo en equipo, divertido, donde colaboramos y construimos.

Como es un trabajo que nos permite soñar mucho, eso se transmite.

Yo creo que tengo la energía para ser el capitán de un barco

rodeado de gente estupenda.

Entonces eso entusiasma.

Y luego, es tan fácil tener muchos papeles de mujeres,

porque la historia, como ha pasado siempre,

las ha tenido muy olvidadas.

Entonces, no es que solo quiera dedicarme a cine de mujeres,

ahora de hecho voy a rodar una película

que se llama "Yo, hombre". (RÍEN)

Pero es que hay muchas cosas que contar.

Y hay muchos personajes que recuperar.

Moriría ganas de hacer las primeras mujeres aventureras.

Hay muchos personajes que se han quedado

en la historia contada por hombres.

-Yo os quiero dar las gracias por que le deis cabida

a la película en el programa,

porque realmente siento que no ha sido bien tratada.

Se estrenó en España el día

que España jugaba en el Mundial,

el año de la Roja.

He de decir que yo también estaba vestida de rojo hasta los tobillos

y también estaba en la calle dando saltos. No fui a ver mi película.

Y me decían que era una de las películas españolas

que mejor iba en taquilla.

Debía de haber tres personas en el cine,

el resto estamos todos fuera.

Siempre he pensado

por qué se ha tratado tan mal esta película.

Cuando la hemos visto que se proyectaba

en otras ciudades o fuera de España o en congresos

y veías que a la gente le gustaba tanto

que te daba la sensación de que no fuera mala.

Y no parecía que a la gente no le fuera a gustar.

A ver si en realidad había una mirada un tanto pazguata

detrás de la gente que tenía que distribuir y comprar.

Como no hay medios, tampoco se crea la necesidad de consumir producto,

porque no llega a conocerse qué se ha hecho...

Porque los viejos no interesan.

Igual también la vida de los viejos no interesa, entonces para qué.

Luego ha habido películas internacionales...

-Y luego, la llama.

-¿La llama? -¿Llama?

-"Las chicas del calendario". "Elsa y Fred" también.

Cuando se habla de sexo y personas mayores

eso tiene que ser cine de autor.

-¿Es un piropo o un insulto?

-Tu belleza es un insulto para las demás mujeres.

-Soy el único tipo de hombre al que puedes aspirar.

-Yo me quedé con las ganas...

La película ganó en Toulouse también y le dieron el premio a las actrices,

ganó el premio a la mejor comedia y me quedé con ganas de haber hecho

a lo mejor un remake francés.

Porque es una película que se daba para hacer una película francesa.

Estuve medio hablándolo, pero es que ya había hecho esta película.

Pero ya está. Es muy buena idea, Laura.

Pero ya tendría que hacerlo otra persona.

Yo ya la he filmado. Ya.

Cuando acabamos, Alicia decía que teníamos que hacer una serie,

porque se nos habían quedado tantos temas.

-Es que da para mucho.

-Además, como era coral, y era coral,

pero cada personaje tenía una película.

El problema del guion era este. Cómo hacemos para meter todo aquí.

Y este fue un problema.

-Yo quería agradeceros a vosotros por la película valiente,

divertida, estupenda, para mí es una manera magnífica

de promocionar la salud sexual y los derechos sexuales

y a ti, Cayetana, por habernos invitado.

Y como os decía, esto es calidad de vida,

es bienestar, es felicidad, es lo que queremos transmitir.

Que las personas sean felices

y que integren su sexualidad como algo positivo.

-Y que se diviertan. -Y que lo pasen bien.

Fuera culpa.

-Pues eso, muchas gracias, Cayetana. Gracias a las tres

por haber compartido esta película tan bonita

y esta noche con nosotros. Muchísimas gracias.

Y a vosotros no os despido porque llega la hora

de seguir aprendiendo con nuestro maestro de cabecera,

el gran Raúl Cimas y su "Cine Low Cost".

Bueno, lo primero deciros que "Cine Low Cost" es un éxito

que cada vez nos ve más gente.

-Porque cada vez hay más gilipollas en este país.

-Os he hecho llamar porque sois mis actores más veteranos.

-Que conste que yo no soy actor ni quiero ser actor.

Estoy aquí por un chantaje.

Y que lo sepa toda España.

A todos estos les ponía yo a picar las zanjas, al sol.

Ahí es donde se tienen que ganar el pan.

Eso sí es currar.

-Bueno, en cualquier caso, que no tenemos toda la tarde.

Tengo entendido que sois amigos de toda la vida.

-Sí, nos hemos criado juntos. Somos amigos desde pequeños.

Mis padres tenían un piso alquilado

y el edificio era del padre de Monsalve.

Hicimos la comunión juntos.

Y somos amigos de toda la vida. -Hasta que heredé el edificio.

Y ya, habiendo cuartos por medio, no hay amistades ni nada.

-Bueno, da igual.

A mí me va a venir bien esa confianza,

porque lo que vamos a hacer hoy es un trabajo difícil.

Muy hermoso, pero muy difícil.

Vamos a hablar del sexo en la tercera edad.

El cuerpo envejece, pero los sentimientos,

los deseos, eso no.

Eso, casi si me apuras, crece más.

Vivimos en un mundo que esclaviza a todo lo que no sea la juventud.

Bueno.

Vamos a hacer una grabación mínima.

Va a haber equipo mínimo,

voy a estar yo solo con la cámara en el dormitorio.

Vosotros tendréis vuestro cuerpo sobre este lecho que hemos preparado.

Es importante que os dejéis llevar,

que estéis confiados...

(CON VOZ RALENTIZADA) Juntéis vuestras manos...

"Cada vez nos ve más gente".

"Cada vez nos ve más gente".

-¡Monsalve, tío! ¿Dónde vas?

¡Coño, Monsalve!

Monsalve, tío, pero ¿adónde vas?

¿Dónde vas?

Pero ¿qué te pasa? -¡Joder, coño!

Que me da vergüenza que me vea toda España

tocándote y haciéndote caricias de mierda.

-Tío, estás avinagrado.

Acuérdate de cuando éramos críos.

Tú no eras así.

(Música melancólica)

-¿Sabes, Juancar? Eres mi mejor amigo.

-Lo sé, y tú el mío.

Vente, que te voy a enseñar un tesoro.

-¿Aún la tienes?

-Estas cosas no se pierden.

Habrá que verla, ¿no?

-¿La ponemos?

-¡Dios mío! -¡Mamá!

-¡Señora Aurelia! -Pero ¿¡qué haces!?

¡Degenerado!

Usted, que es el dueño del edificio. ¡Asqueroso!

-¡La pasión no envejece! -¿¡No te da vergüenza!?

¡Que eres viejo ya! ¡Eres viejo ya!

¡Vete a tu cuarto!

Con esta nueva lección de "Cine Low Cost" nos despedimos.

Ya sabéis que nos vemos la próxima semana

para seguir disfrutando del mejor cine español reciente.

Que seáis muy felices. Recordad que "La vida empieza hoy".

Chao.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La vida empieza hoy (Presentación y coloquio)

Versión española - La vida empieza hoy (Presentación y coloquio)

19 jun 2016

Cayetana Guillén Cuervo presenta la película de Versión española y un coloquio en el que participan Laura Mañá, directora y coguionista de La vida empieza hoy, Alicia Luna, guionista e impulsora del proyecto y María Pérez Conchillo, Doctora en Psicología, Sexóloga y Vicepresidenta de la Asociación Mundial para la Salud Sexual.

ver más sobre "Versión española - La vida empieza hoy (Presentación y coloquio)" ver menos sobre "Versión española - La vida empieza hoy (Presentación y coloquio)"
Programas completos (50)
Clips

Los últimos 729 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios