www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5224978
No recomendado para menores de 12 años Versión española - La novia (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

La mendiga se aleja

fundiéndose con el paisaje desértico

como un espectro de dolor eterno

y así cierra esa tragedia,

este baile entre la pasión y la muerte,

temas medulares en el teatro de García Lorca.

Aquí seguimos con nuestros invitados

en este día

en que "Versión española" se quiere asomar al teatro

a pocas horas de ese momento tan festivo y tan especial

que es la entrega de los Premios Max.

Saludamos de nuevo a Jaime de los Santos.

Buenas noches, Jaime. ¿Qué tal?

Os voy a volver a presentar

por si alguien se ha enganchado más tarde

y quiere saber qué hacéis aquí.

Tú eres consejero de cultura, turismo y deportes

de la Comunidad de Madrid

e impulsor del Año Lorca,

que quiere celebrar

que hace 100 años que el poeta vino a la capital.

Carlota Ferrer, buenas noches otra vez.

De ti diremos, por decir algo,

que eres directora, actriz y coreógrafa

y has sido recientemente nombrada

para dirigir el Festival de Otoño de Madrid.

Enhorabuena otra vez. Gracias.

Irma Correa, buenas noches de nuevo.

Buenas noches, Cayetana.

Una mujer a la que le da tiempo a muchas cosas muy bonitas.

Actriz, directora, dramaturga

y también profunda conocedora de la obra de Lorca

como vamos a ver ahora en este coloquio.

Nos ha dejado un poco sin aliento

esta historia tan bella y tan lorquiana, ¿no?

Jaime,

¿con qué te quedas de esta adaptación cinematográfica?

Lo que más me gusta

es, precisamente, la buena adaptación que ha hecho.

Hasta qué punto es, a pesar de ser una versión libre,

tan poco libre y tan pegada al espíritu del poeta,

porque yo insistía antes

en el dramaturgo en el que se convierte en Madrid,

pero que no deja nunca de ser un poeta, ¿no?

Esa poesía constante

no solamente transita en los diálogos de los personajes,

sino en cada minuto, en cada plano,

en cada una de las fórmulas que utiliza la directora

para dejarnos sin aliento en el 90 % del metraje.

Creo que es una película muy necesaria,

no solamente porque reivindica la figura de Federico García Lorca,

sino porque habla de unos sentimientos que son comunes

y que con esa perspectiva trágica

nos obliga a planteárnoslos desde otra posición

que, a lo mejor, en este siglo XXI, a veces olvidamos

y que a la vez es tan bella.

Carlota, ¿qué te parece lo más poderoso?

¿Por dónde has transitado tú viendo esta historia?

Ha llegado un momento que estábamos sin hablar.

Mudos.

Completamente extasiados

con las imágenes que Paula Ortiz consigue

y que, de repente, están a la altura de los versos.

Sí, sí. Lo has dicho en la introducción.

Es muy valiente la película y la mirada de Paula.

De cómo se ha hermanado con Federico García Lorca

y cómo ha sabido traducir en imágenes la poesía.

La adaptación es fantástica.

Y cómo ese gran tema que es el amor imposible de Federico

está presente desde el primer momento.

Y ya sabemos todos que no puede ser, pero cómo va a avanzando.

Casi lo veo a veces como una especie de wéstern.

Hay algo del tiempo,

de todo lo subterráneo que va sucediendo,

todos esos parajes...

Las localizaciones son una maravilla.

Tiene algo de subterráneo, de lo sensorial,

que está ahí palpitando todo el rato y te deja ahí pegado

como hipnótico casi.

Irma, ¿qué destacas tú?

Yo es que estoy desbordada.

Desbordada completamente.

Es tan bonita...

De emociones.

Creo que es una propuesta tan emocional,

plásticamente hermosísima, los actores están soberbios

y la adaptación del guion es soberbia.

Entonces, yo estoy desbordada.

No sabría qué destacarte.

Bueno, todo. Está muy bien. Sí.

Está muy bien.

Hay una cosa muy bonita

hablando desde la perspectiva de una noche de teatro

como es la que hacemos hoy

que es un espectáculo muy cinematográfico,

tremendamente visual y un cuidado exquisito del sonido

que es un festín para los sentidos,

pero a la vez es una propuesta muy teatral.

Profundamente teatral.

Y yo lo digo delante de dos mujeres del teatro.

Casi soy el menos indicado para decirlo,

pero es tremendamente teatral.

Antes hablaba Carlota del amor imposible

que es, en parte, el resumen de esta historia,

pero que también es la historia de Federico García Lorca.

Y tiene mucho que ver con Madrid porque encuentra la libertad.

Esa libertad de la que carecía en su Granada natal

y en la que no podía ser él mismo.

En Madrid encuentra la libertad,

pero una libertad siempre lastrada por una identidad

que tiene que ver con su religión, su cultura y su educación

que siempre va a hacer que el amor sea trágico.

Y esa tragedia que se ve en toda su obra

Paula la ha captado y es constante.

Al final, como espectador, estás sintiendo la tragedia.

Habladme de ese aspecto teatral que me interesa.

Los decorados, el vestuario...

Desde vuestro punto de vista, ¿cómo lo veis?

Yo destaco mucho...

Me ha sorprendido mucho el uso de...

Es una obra

donde se distinguen los espacios cerrados

y el espacio abierto, que es el bosque, ¿no?

Los espacios cerrados tienen que ver con la represión.

Los convencionalismos, la boda, la petición o la celebración, ¿no?

Y tienen que ver todos los espacios cerrados

con la represión también, ¿no?

El espacio del bosque es liberación, pero, al mismo tiempo, peligro.

Entonces, a mí me maravilla

que Paula Ortiz haya decidido poner tanto exterior en su propuesta

y no tanto interior,

porque el peligro, para mí, se acrecienta.

-El caballo es la sexualidad de siempre.

Las crines, el galopar, el propio movimiento, el sudor...

En Lorca están llenas todas sus obras.

Cuando aparece el caballo en el público

que quiere matar a los caballos para que ya no le guíen, ¿no?

Para que guíe la razón

y no los instintos más básicos

como es el placer sexual para Federico,

que también él tiene con esto un tema.

Entonces, aquí está la película.

Como decía Irma de los decorados,

cuando es cerrado, están rotas las paredes.

Es muy teatral también como decorado.

Un poco Fassbender lo de colocar la cámara enfrente

y hay una perspectiva y entran y salen los personajes.

Es muy teatral en eso.

Y el cristal, que también es un símbolo,

que ella ha traducido a imagen, ¿no?

"Ay, se me clavan vidrios en la lengua".

Cómo ella ha utilizado esta metáfora y lo ha...

Esta escena de la novia en la que estallan los cristales

es una maravilla.

# Ese cristalito roto # yo sentí cómo crujía.

# Antes de caerse al suelo # ya sabía que se rompía. #

Pone el foco

en una seña de identidad del teatro de Lorca.

Decidme qué más señas detectáis. Que es muy bonito.

Has hablado del caballo, del cristal...

¿La luna?

La luna aquí...

Lorca, de alguna manera, rompe

con el significado romántico de la luna.

Aquí es terrible.

La luna es trágica

y la luna es la que lleva, la que sostiene

y la que conduce a ese destino final trágico

y tiene que ver con la muerte.

Tiene que ver con la muerte y va a la par de la mendiga, ¿no?

Son como dos caras de la misma moneda.

La luna deja un cuchillo

abandonado en el aire

que siendo acecho de plomo

quiere ser dolor de sangre.

¿Cómo os parece que está...?

Te miro directamente

como la directora del Festival de Otoño.

¿Cómo te parece que está dicho el verso

por los actores?

Me parece que está muy cuidado

porque entiendo también que por ser cinematográfico

se busca una verdad.

A veces, veo un exceso de susurro.

Pero me pasa en general. Es un gusto personal.

Creo que está dicho como un río en que todo fluye.

Me parece que hay un trabajo fantástico.

Ay, qué sinrazón.

No quiero contigo cama ni cena

y no hay minuto del día que estar contigo no quiera,

porque me arrastras y voy

y me dices que me vuelva

y te sigo por el aire como una brizna de hierba.

Está muy bien dicho.

La adaptación es fantástica,

porque he leído

que Paula dice que no hay nada que no sea de Lorca en el texto

y es verdad.

Aunque hay cambios, son de otras partes o tal

y está muy bien hilado el trabajo

para hacer verosímil

algo que estás viendo a través de la pantalla

y que la poesía no se pierda,

pero tampoco nos conduzca a un lugar como "no me lo creo".

¿Qué te parece a ti cómo recitan el verso los actores?

A mí me parece que los actores están soberbios.

Desde Inma, que es inmensa.

Ay, Inma. Con esa mirada,

con esa presencia tan bonita, tan hermosa y tan honda.

Asier, ese novio.

En un momento dado,

no sabes si quedarte con el novio o irte con Leonardo

porque la manera que tiene de mirar Asier Etxeandía...

A mí se me quedó grabada

creo que era la primera aparición en la película.

Cuando se asoma,

cuando Inma se está bañando en la bañera.

Cómo él se asoma a mirarla,

cuál es el brillo de su mirada,

con qué luz y qué amor más profundo, ¿no?

La verdad es que transitar por la película

a través de la mirada de Asier Etxeandía

es un viaje también

porque la última mirada de Asier Etxeandía

es la de la muerte.

La del abandono absoluto.

Es cómo mira a Inma desde la espalda,

por detrás,

antes de morir, ¿no?

Efectivamente, "nunca te tuve".

Ay, madre mía, se me pone la piel de gallina

porque es un personaje tan bonito

y que quieres tanto desde el principio...

Él está tan desdoblado por conquistar ese corazón

que intenta quererle por otro lado.

Está tan bien contado...

Ella intenta quererle y no consigue quererle.

La pasión es un desastre.

Y, además, otras veces, en "Bernarda",

el personaje del novio se hace un poco...

Al final, Federico también hace, a veces,

una descripción de los personajes muy arquetípica.

-Sí.

-Normal por la época, ¿no?

Sin embargo, aquí, lo que decía Irma.

No sabes con cuál quedarte.

Está claro que nos iríamos con Leonardo todas.

-Siempre.

-Pero aquí es verdad que hay algo.

Y está muy bien, porque no hay un debate.

-Tú te quedas con el novio. -Sí.

Me encanta.

-Aquí en la película... -Hay una...

-¿De siempre te quedas con el novio? -Con el novio.

Ay, qué bonito. Fíjate.

-Sí, sí, sí.

Porque para mí realmente la víctima es el novio

y eso a mí me hace acercarme siempre.

Me parece que...

Quizás porque el amor tranquilo

es algo que a mí me seduce

a pesar de que la pasión sea algo

que a cualquiera le puede llevar al límite.

También me gusta este tipo de amor

como Paula Ortiz lo está dibujando en su película.

Es esa persona que trabaja por el amor.

Ella me parece interesante porque trabaja por quererle.

A mí me parece

que el trabajar es importante en cualquier plano de la vida.

Es verdad que hay momentos

en los que paso de ser de la liga del novio

a la de la novia,

porque también entiendo que es incontrolable.

-Claro.

-Según qué pasiones.

Entonces, precisamente por eso

y por el miedo a esa falta de control

respecto a según qué cosas

me sigo yendo del lado del novio.

Me pasa también un poco eso porque dices: "Dios mío".

Pero ese Álex García...

Está hecho con... Muy bien.

Cómo es Álex García, por Dios.

Y no es nada maniquea la historia.

No, no.

Es muy moderna en ese sentido porque no hay culpables.

No.

Todo el mundo intenta corregir lo que le va a pasar.

Y lo más trágico en la película sea precisamente eso.

Que la novia acaba abocada a ese drama personal

que es convertirse en esa mendiga en mitad de ese absoluto desierto

que también te evoca

la más absoluta de las soledades de la aridez.

Aunque la aridez es constante en toda la película,

en esa última escena deja una especie de dolor especial

porque el pecado induce a esa culpa

que es constante también, por otro lado, en la obra de Lorca.

-Y, además, con esa caminata

te da la sensación de que la historia no termina.

Esta ha sido una historia, pero se va repitiendo en el tiempo

y en la historia de la humanidad.

Es como que esto nos pertenece.

Estos somos nosotros. Es así.

Y venimos y venimos.

La pasión y la culpa.

Es muy bonito cómo las cosas latían en Lorca.

Siempre, de alguna manera, con sus convicciones religiosas

siempre se sentía culpable.

Siempre.

Yo supongo que debía ser para alguien profundamente religioso

por una cuestión educativa.

Tener una sexualidad que iba directamente en contra

de lo que era lo único y la única opción

debía de generarle muchas contradicciones.

Y, sobre todo, ver en el amor el constante emisor de problemas.

De dolo, ¿no? Conflicto.

Efectivamente.

Es verdad

que sus primeros años en Madrid son de absoluta efervescencia.

Llegar a la ciudad de la libertad

y a esa residencia de estudiantes

en la ocurren millones de cosas culturales y científicas

y que van contra personajes como Luis Buñuel o Salvador Dalí,

pero también Pepín Bello

y otros hombres que le van a acompañar.

Ya allí

tiene sus primeras decepciones emocionales

porque su relación con Salvador Dalí...

No voy a ser yo quien la analice ni mucho menos,

pero, como poco, es una decepción emocional brutal

que también transforma su manera de entender la vida

y también la escritura y la dramaturgia.

Eso le cambia

y tiene mucho que ver

con la forma trágica de entender la vida.

Desde vuestra perspectiva de conocedores de la obra del poeta

por diferentes motivos en vuestra vida,

me gustaría preguntaros cuál es vuestra opinión

de las principales cualidades del teatro de Lorca.

¿Qué define su teatro?

¿Por qué es intemporal?

¿Por qué es capaz de transgredir generaciones y fronteras?

Lo que más me fascina

es que es un creador

que aunque está obsesionado con cinco temas

que podríamos decir,

está en evolución continua en la forma.

En lo formal.

Qué lejos está el "Romancero gitano" de "Poeta en Nueva York",

qué lejos está "Bodas" y "La casa de Bernarda Alba",

que tienen un corte costumbrista

y que reflejan un realismo de esa acritud histórica

en el momento que vive,

y cómo es el público.

Fíjate que antes ha escrito "El maleficio de la mariposa"

y, entonces, se está buscando siempre a sí mismo.

Se está proyectando siempre

a través de casi todos los personajes.

Si nos pusiéramos freudianos,

podríamos ver qué es el novio y qué es la novia

por diferentes motivos.

Lo que prima, sobre todo, es que habla del amor

en sus diferentes facetas de la vida y la muerte

y el amor como motor

y donde ahí es muy valiente

porque siempre te arrastra a lo emocional

con todo lo racional que debía ser,

porque tiene una cabeza absolutamente armada.

No es un...

Aunque parezca que es libre y muy racionalista en un sentido,

se permite lo cursi.

Mucha gente dice que Lorca es cursi.

Digo: "Bendita cursilería porque es donde todos...".

Todos hemos sido cursis y entendemos parte del amor así

y él no tiene ninguna vergüenza y lo hace de una manera que es arte

y que es el alta literatura.

Que yo no tengo la culpa.

Que la culpa es de la tierra

y de este olor que te sale de tus pechos

y las trenzas.

Creo que él crea un nuevo lenguaje,

porque nosotros,

cuando decimos verde o sangre o luna o agua o trigo,

ya nos vamos a él.

Y eso muy difícil.

Fue realmente un creador, ¿no?

-Yo creo que eso con lo que estoy de acuerdo

además es eterno porque todo es verdad.

Sí.

Sea cursi o no sea cursi.

Da lo mismo.

Se busque o busque al amor nunca encontrado

es desde la más absoluta verdad.

Yo no sé qué tiene Lorca,

que quizás nos pasa a nosotros,

pero le debe de pasar a todo el mundo,

que engancha,

pero porque engancha desde la más absoluta verdad.

Por eso, creo que la verdad es la única

que realmente es capaz de seducir en todos los sentidos.

Y con Lorca pasa.

¿Ese es vuestro diagnóstico?

Quiero decir,

¿sigue hablando Lorca a las nuevas generaciones?

Sí.

Bueno, bueno.

¿Y por qué?

¿Por qué no hay duda?

Porque lo que no eres capaz de entender con la cabeza

lo entiendes con el corazón.

-Sí.

-Y se entiende muy bien con la cabeza,

pero lo que no llegas a alcanzar se entiende desde otro sitio

que es más intangible a lo mejor.

Pero lo hemos visto.

Irma lo ha visto con Lorca

y yo con "Esto no es la casa de Bernarda Alba"

con grupos de institutos

y, vamos, lo viven, se entiende, lo disfrutan,

y, además, les insufla ganas

de volver a encontrarse con Lorca en el teatro, ¿no?

Sí.

Ay. Dime.

No, no, no pasa nada.

Es que escuchando a Carlota

me ha venido a la cabeza una frase de Peter Brook

que dice que quien siente comprende.

Estamos hablando de versiones

y estamos hablando de versiones contemporáneas, ¿no?

Tiene una versatilidad todo el texto de Lorca...

Es tan rico porque son palabras, pero son imágenes.

Lo que hace Federico es que está plagado de imágenes.

Por eso se puede llevar al cine y por eso se puede indagar,

porque, además, es como un abanico de sugerencias

que cada mirada va a coger desde un lugar,

porque no acaba la obra en el texto, sino en cada espectador.

En cada espectador y, por tanto, en cada creador

porque, al final, los creadores somos espectadores.

Estás leyendo el texto

y lo que estoy viendo yo no es lo mismo que está viendo otro

y así.

Nosotros tenemos la posibilidad de no dejarlo en la imaginación,

sino de poder plasmarlo.

Creo que es pura sugerencia.

¿En "Esto no es la casa de Bernarda Alba"

por qué decides que todo el reparto sean hombres?

Porque pensé en Federico.

¿Qué es lo que hace él?

Él se proyecta en esas mujeres.

Y pensaba

en cómo hubiera interpretado a todas esas mujeres

siendo hombre.

Por otro lado,

porque cuando se me ocurrió leyéndolo,

me alcanzó otro significado.

El que todo el rato dicen: "Ojalá fuéramos hombres".

Si un hombre dice:

"ojalá fuera un hombre para poder hacer y ser libre"...

Qué bonito. Para poder salir.

Si lo dice un hombre y dices: "Ya eres, tú puedes",

se crea un "shock" en la contradicción

que me parecía que podía ser interesante

para el público, ¿no?

Para que esas frases no sean una queja más

de "ay, ojalá fuera".

Es que es muy elocuente dicho por un hombre.

Claro. Claro.

Eusebio Poncela es Bernarda

y, sin embargo, no hallas diferencia de cuando lo...

Porque Bernarda, para sobrevivir, una víctima más,

se ha hecho en el rol masculino de la época.

-Desde luego.

-Sin embargo, no hay ningún problema en asumir a Eusebio.

Que va con pantalones además.

El resto...

No van maquillados en un ilusionismo ni un realismo...

Llevan vestidos, Bernarda va de hombre

y todo el rato

estás viendo a Bernarda sin problema.

Sí, sí.

Creo que el debate se veía desde otro lugar

y creo que así ha sido.

Qué buena idea, Carlota.

A veces una tiene una idea buena. El valor de las ideas.

Tan importante.

Tan importante el valor de las ideas.

Mañana se celebran los Premios Max

y estamos poniendo atención en nuestro teatro.

Creo que vive un momento de excelencia

y que tenemos un talento brutal encima del escenario y abajo,

desde todas las perspectivas

y todas las disciplinas que requiere, ¿no?

Quiero saber vuestra opinión.

¿Qué diagnóstico hacéis del momento teatral que vivimos?

Estoy poniendo el foco en ti

por la responsabilidad que tienes en tu cargo

y el conocimiento profundo,

porque sé que vas a espectáculo diario

y tienes muy bien testado lo que está ocurriendo.

Es un momento extraordinario.

En cualquier caso,

yo creo que la cultura española es una de las mejores del mundo.

Y no digo que la mejor

porque nadie me acuse de chovinista ni mucho menos.

Yo creo que ahora vivimos un momento teatral inigualable

con algunos de los directores más dotados de la historia,

con actores maravillosos, con dramaturgos, coreógrafos...

Y todo esto, insisto, en un momento

en el que Madrid es capital cultural del sur de Europa

en gran medida

porque tenemos unos teatros en los que ocurre de todo

y en los que estamos viviendo el nacer

de proyectos nacionales,

pero también que vienen desde fuera de España a visitarnos.

Yo creo que todos

tenemos que seguir trabajando por la cultura,

sin la que no seríamos absolutamente nada,

dando oportunidades a todos los creadores,

que son los que nos construyen,

y haciendo del teatro ese referente constante.

Muchísimas gracias

por haber compartido esta noche de teatro y de cine

con nosotros.

Ha sido un placer escucharos enorme

y latir con vosotros junto a los versos de Lorca

que siempre es un placer enorme.

Gracias.

Gracias a ti.

Y muchas gracias a vosotros también por acompañarnos un día más.

Ya sabéis que os esperamos dentro de siete días

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Un beso muy fuerte. Chao.

Versión española - La novia (coloquio)

20 may 2019

Paula Ortiz adapta Bodas de sangre en una película inolvidable protagonizada por Inma Cuesta. Nos acompañan Jaime de los Santos, Carlota Ferrer e Irma Correa.

ver más sobre "Versión española - La novia (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - La novia (coloquio)"
Programas completos (82)
Clips

Los últimos 920 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios