Aunque no lo creas, ni las gallinas ponen huevos en turnos de doce ni las naranjas crecen en redecillas con etiqueta. Piénsalo, ¿sabemos, realmente, cómo se producen los alimentos que consumimos a diario?

“Urbanitas por el campo” es un programa que invita a una persona de ciudad, sin contacto previo con el mundo rural, a pasar una temporada en el campo para comprobar cómo se elaboran y de dónde vienen los alimentos que llegan cada día a nuestras manos.
Un viaje de tres días en el que visitará, conocerá y trabajará junto a los profesionales del campo para conocer la realidad de sus trabajos y del entorno rural español.
En cada entrega, un urbanita diferente viaja a una Comunidad Autónoma para acercarse a su ganadería y agricultura de la mano de las personas que dedican su vida al campo. Una forma de homenajear al trabajo que se lleva a cabo en las áreas rurales y a las personas que están detrás de esa labor.

“Urbanitas en el campo” es un programa necesario que te enseña que la teta de la que sale la leche… no se llama “teta-brick”

5123399 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Urbanitas por el campo - Una ejecutiva por La Mancha - ver ahora
Transcripción completa

Soy Margarita Álvarez. Siempre he vivido en una ciudad grande.

Soy directora de "marketing"

de una empresa de recursos humanos.

Aquí está mi despacho

y aquí está la gente con la que trabajo cada día.

Esta es la puerta de mi despacho. Un mensaje positivo,

que todas las mañanas me recuerda

que nosotros hacemos si el día es gris o si es alegre.

Tengo muchos recuerdos, unos guantes de María de Villota;

tengo a la infanta; tengo algunos premios de profesora...

Todo lo que forma parte de mi día a día

en un sitio donde paso muchísimas horas.

Me llamaron de una empresa como Coca-Cola, estuve 15 años.

El instituto de la felicidad para mí fue un bebé,

que te permite conocer a gente apasionante,

como Eduardo Punset, Alejandra Vallejo-Nájera,

y a un gobierno como el de Bután.

Y a partir de ahí se me cruzó la parte del empleo,

de ayudar a la gente y aquí estoy desde hace tres años y medio.

Me voy a coger tres días porque acepto el reto y me voy al campo.

Me preocupa una cosa y es que me hagan madrugar.

En el campo espero encontrarme buenísima gente.

Ha llegado el momento. No sé lo que voy a hacer,

solo que me espera Juan Julián Sánchez. Para allá que voy.

¿Cómo será la primera persona, el primer "ruralita"?

La imagen que tengo es la de un hombre mayor

de un hombre de campo,

viviendo en un pueblo pequeño.

Igual me enseñan a hacer queso

o a ordeñar una vaca, que es algo que no he hecho nunca.

Si consiguiera conducir un tractor sería la pera.

Sospecho que vamos a algún pueblo de Toledo,

pero no creas que sé mucho más.

Hola, buenos días.

Hola, buenos días. ¿Qué tal?

Yo soy Juan Julián Sánchez. Encantada.

Pedro, encantada.

Estamos en Manzaneque, en la provincia de Toledo.

Y aquí tenemos una explotación de gallinas ponedoras.

Y vas a trabajar duro.

Pues nada, estoy dispuesta.

Vamos a ir para allá, que te vamos a explicar el trabajo.

O sea, que me vais a poner a trabajar de verdad.

(Cacareos)

Bueno, Margarita, aquí vienen las pollitas de pequeñas,

con un día vienen de la incubadora

y las alojamos aquí, es la guardería.

Él es Mario, nuestro granjero, el encargado de esta nave.

Te dejamos con él y que te explique tu trabajo.

¿Cuánto tiempo llevas aquí?

15 años.

Media vida, te lo puedes imaginar. Tantos años.

Si un día no puedo venir a trabajar lo echo de menos.

Fíjate. (RÍE)

Si quieres me echas una mano a limpiar.

Me pones a trabajar de verdad. Claro, como todos los días.

Me vas a poner a barrer.

Tienes que ir más deprisa. ¿Más? No me fastidies.

La verdad es que hacía tiempo que no barría.

Parece fácil, pero no lo es. Todo el mundo ha barrido en casa.

Si me ve mi madre vamos a tener una discusión.

Mario me decía que fuera más rápido porque, claro,

cuando se mueven las gallinas caen más plumas al suelo

y tienes que ir lo más rápido posible.

Pero entre los dos hemos conseguido dejar aquello impecable.

¿Qué tal el trabajo? Me ha encantado.

Os he dejado la nave... Limpísima.

-¿Has barrido todo? Lo he dejado impecable.

Yo te dejo con Pedro.

-Te quedas conmigo. Perfecto.

Me van a hacer trabajar más.

Ella es Blanca, nuestra veterinaria. Margarita está haciendo una visita.

Esto no lo voy a barrer, ¿verdad?

(RÍE)

¿Hacia atrás? Las coges de las patas.

Te agachas despacio y luego la coges

Y luego Mario sujeta la báscula y la coloca.

Y ya sabemos el peso. O sea, la enganchas de ahí.

Lo que hacías era colgarla de una pata y dejar que la báscula

te dijera el peso. Y tienen más o menos el mismo peso.

La pesamos desde que nace

para ver si semanalmente lleva

el crecimiento que tiene que llevar la pollita.

¡Bueno, bueno! Ahora la coges de una pata.

Es como los bebés. Y la coloco aquí.

Es la primera vez que toco una gallina.

¿De verdad? Te doy mi palabra.

No había tocado nunca una gallina en mi vida.

Ya, ya, ya... ¡ya, ya!

Lo mejor es que la pongas boca abajo.

-La acaricias.

Nunca pensé que podía coger una. Las he visto correr que volaban.

Pero al final las coges,

además el que las acaricies les gusta, cosa que no imaginaba.

Ay, qué cosa.

Venga, pesa, que nos eternizamos.

Te parece que las vas a romper.

Y no solo eres capaz de cogerlas sino que las pesas

y podrías seguir pesando gallinas, le vas cogiendo el aire...

Si las tratas bien y las cuidas como hay que cuidarlas responden.

Ahora vamos a abrir las trampillas porque aquí no están siempre.

Ah, las vamos a sacar al jardín. Exacto.

Ya están abiertas. Si me ayudas vamos a sacarlas.

¿Las cojo o las empujo?

Podemos ir acostumbrándolas. Venga, venga.

Parece que hay que enseñarlas a salir.

Las sacábamos y a los tres minutos estaban dentro.

Ahí, fuera.

Es que se quedan ahí.

Saben que tienen aquí la comida más a mano

y encima si hace calor...

Margarita, aparte de ser muy guapa, la veo muy simpática.

Siempre ríe, siempre está riendo.

La ves barriendo y ríe, las ves pesar y ríe,

siempre está riendo.

Transmite mucha felicidad. Mario es entrañable.

Mario es parte de todo esto,

lleva 15 años, desde que esto empezó

y es quizá la persona que cuenta la parte más emocional.

Tiene aquí familia trabajando,

él ha vivido esto siempre, lo ha visto crecer,

lo cuida con un mimo enorme...

Lo cual es muy bonito.

Este es el centro de envasado.

Me ha llamado la atención que el huevo no se toca.

Lo pone la gallina, llega a la cinta,

y la cinta va por un túnel a la zona de envasado.

Es verdad que hay una persona que se asegura

de que el huevo no esté roto, porque esos los apartan.

Y a partir de ahí se pesan y se envasan.

Es la parte más curiosa.

Una máquina les pone la fecha de caducidad con láser.

Inyecta la tinta, no llega a tocar el huevo,

pero dispara la tinta.

Y queda reflejado de qué granja es ese huevo, de qué producción,

y, evidentemente, la fecha preferente de consumo.

Para mí era ir al supermercado y comprar 12 o 24 huevos,

los metías en el carro y ya está. Ahora entiendes lo que hay detrás.

Es probable que me acuerde cada vez que vea huevos

de Mario, de Pedro, de Blanca, de Juan,...

que recuerdes un poco todo lo que hay detrás.

No sé qué aventura me estáis preparando.

En esta zona hay vides, no sé si tendrá que ver con la uva

o con el aceite.

Pero tengo toda la ilusión del mundo por descubrirlo.

Goyo, ¿verdad? Margarita.

¿Cómo estás?

Bienvenida a Horche, vamos que te espera un día duro.

Muchas gracias.

He visto cosas que no había visto nunca.

Bueno, pues eso es bueno. Espero que descanses.

Te dejo el despertador.

Este es el madrugón de mañana.

(RÍE) Muy bien. Muchas gracias, Goyo.

Nos vemos mañana. Hasta mañana.

Hola, Goyo. ¿Qué tal? Buenos días.

¿Has descansado?

Sí, vamos, he dormido como un bebé.

Vámonos, que vamos con un cierto retraso,

a ver si aprovechamos el día. A trabajar. Muy bien.

Ha llegado la hora de la verdad y te toca disfrazarte.

(RÍE) ¿Vale?

Para lo que vamos a hacer tienes que utilizar un traje.

Ve poniéndote. Muy bien.

Me voy vistiendo, ¿no?

Esto no pinta nada bien. (RÍE)

Esto no me está gustando nada. Y tus pantalones tampoco.

A lo que me dedico... ¡Oh, no! Ya sé a qué te dedicas.

Esto es revelador.

Cuando he visto el destino he pensado que estabais locos.

Y la verdad es que he pasado mi rato de "madre mía,

aquí va a pasar algo, seguro".

Vamos a intentar sacar algo de miel

para que veas cómo trabajan las abejas y qué producto nos dan.

No sé, Goyo. ¿Y no te puedo ver desde aquí?

Sí, desde aquí se me puede ver.

Pero tengo que currar. Tienes que trabajar.

No tenía muy claro cómo era la escafandra de los apicultores.

Pero entre el mono, las piezas para tapar los tobillos,

los guantes, la escafandra...

Te sientes más protegido, pero el sentimiento de ridículo

también te acompaña.

La pinta tiene que ser infame.

Para sacar miel es imprescindible una herramienta, que es el humo.

La técnica del ahumado me ha parecido muy tradicional.

¿Qué vamos a hacer con el ahumador?

Primero las molestamos,

segundo, hacemos que coman algo de miel...

¿Pican menos? Pican menos.

Vamos a ello, ¿vale? Venga.

Vamos a ir abriendo. A ver.

Quitamos la tapa y ya vemos abejas.

Se les echa un poco de humo...

¿Ves? No sé si la ves, la miel al fondo.

El sistema es muy sencillo: ahumar y sacudir.

Y esto, al coche. Me ha llamado la atención

que es un proceso natural,

no hay ningún elemento que no sea 100% natural

en toda la extracción de la miel.

Es simplemente extraer el producto y envasarlo.

Después, si reúnes valor, hay que ir sacando panales,

ir intentando que las abejas vuelvan a caer a la colmena

y llevarte los panales para poderlos traer al almacén

y seguir el proceso.

(GIME) ¡Una impresión!

(RÍE)

Qué impresión. Vale. Uno.

¡Dime que lo hago fenomenal, porque con lo que estoy sufriendo!

Venga, sacando.

¡Ah! Esta pobre se me ha cabreado.

Cuando sacas uno lleno de miel, primero pesa,

y segundo lo sacas lleno de abejas, prácticamente es negro...

Entonces ese momento impresiona.

Ves por delante muchas abejas. Además, enfadadas,

no están precisamente siendo amables contigo.

La he visto una mujer bastante valiente, decidida.

Esto se está poniendo... Hazlo dentro.

Imagina que está la reina y la echas fuera.

¿Y cuántas reinas puedes tener? Una.

En cada colmena hay solo una reina. Se fecunda,

en un solo día, con doce o catorce zánganos.

Eso puede parecer una noche de locura, no.

Ellas cogen el esperma de 14 machos;

lo meten en una bolsa donde acumulan el esperma

y donde se juntan, el de un macho con el de otro, otro...

Con lo cual aunque son hermanas de madre, no lo son de padre.

La miel que has sacado hay que llevarla al coche.

A ver si puedes. ¿Puedes?

Bueno, pesa, no creas. (RÍE)

Alguna de las cajas pesaba 18 kilos y parecía

que llevabas a un muerto ahí dentro.

¿Pesa? Bueno, pesa, pesa.

Bueno, pues esto es tan sencillo como...

Rompes la capa de cera... Sin apretar mucho.

Sin apretar mucho. Y al extractor.

El extractor es un bidón que por fuerza centrífuga

va salpicando la miel del panal con lo cual aprovechamos el panal

para volverlo a meter a la colmena.

Y la cera la transformamos, o bien en velas,

o bien en láminas, que también comercializamos.

Esto es casi más fácil que quitarle a las abejas...

El campo no es lo que pensamos. Tiene una parte muy dura...

Tiene una parte muy importante: cada una de las personas

y Goyo, es un ejemplo de ello,

son gente de empresa en realidad, son gente de negocio.

Lo que pensamos de una persona de campo es lo contrario:

que tendrá conocimientos limitados,

pero probablemente nos den mil vueltas a muchos de nosotros.

Te puede dar lecciones de muchas cosas.

Como despedida, permíteme que te haga un pequeño obsequio.

Coge el que más te guste. ¿Puedo elegir?

Hay colores para elegir y para gustos colores...

Me voy a llevar el azul. Vale, muy bien.

Te voy a castigar con el tuyo. ¿Me lo tengo que llevar?

Como dices que a tus hijos les encanta la miel, que la prueben.

Que sepan que la he envasado y todo. Un millón de gracias.

Me llevo mi regalito. Adiós, Goyo, gracias.

Margarita me ha parecido sorprendente.

Yo tenía la idea de que venía alguien muy de ciudad

y que pisar una hierba le iba a hacer daño.

Y me he dado cuenta de que es muy cercana,

que tiene una gran retentiva,

y que como publicista no tiene precio.

Te das cuenta de la pureza del alimento.

Es un alimento que es naturaleza pura metida en un tarro.

Me ha cambiado la perspectiva

de lo que voy a seguir consumiendo, pero probablemente, diferente.

No tengo ni remota idea de adónde vamos.

Entiendo que seguiremos en la misma comunidad autónoma,

pero... francamente, ni idea.

Supongo que esta vez no será una experiencia con animales.

Supongo que será otra cosa.

(Llaman a la puerta)

Hola, ¿Julito? Sí.

¿Cómo estás? Bien, Margarita.

Estaba esperándote. Me dijeron que venías pronto.

A ver qué me has preparado.

Es una sorpresa, solo puedo decir que es un día de campo.

Así que tienes que madrugar. ¡Vaya hombre!

Me entregó un amigo ya de por vida

que es este artefacto maligno que es un despertador.

Me lo dio con las 7:00 h y, sí, a las 7:00 h ha sonado

porque empezábamos la faena.

Creo que eres dormilona y mañana hay que madrugar.

Hoy te quedarás aquí en casa.

Yo lo que me digáis. Encantada, encantadísima.

Me quedo esto, porque, si no, no me levanto.

Y pasa, aquí estás en tu casa.

Sí, pasa por aquí. Gracias, Julito.

(Música animada)

Bueno, vamos a comenzar el día.

Vamos a coger uva. Aquí se llama vendimiar.

No sé si lo habrás hecho alguna vez.

Lo he visto. Pero no lo has hecho.

A ver qué tal te portas hoy.

Ya estamos aquí donde está la gente.

Esta es mi cuadrilla. Son tus compañeros de hoy.

Y vuestra compañera. Espero que me la tratéis bien.

(RÍE)

Vamos a ver si empezamos, que la hora que es ya...

Id subiendo, que nos vamos. Ah, ¿yo también?

Eres una operaria más. Pasa, pasa. Nada, yo monto.

Que te dejen sitio donde puedan.

Espera que esto está...

Margarita, ya vas con ellos y en la viña nos vemos.

Allí nos vemos. Buen viaje.

El conocer a la cuadrilla ha sido curioso porque, son rumanos,

y hablábamos una especie de mezcla entre el rumano y el español,

un "rumañol" extraño, pero te acabas entendiendo.

¿Cuánto tiempo lleváis viniendo aquí?

Siete años.

-Ocho años.

Bueno, Margarita, tu herramienta. El capazo, que aquí es una espuerta.

Y tu herramienta de trabajo. Cuidado, que corta.

Posiblemente sea más de bolígrafo que de tijera.

Julito probablemente habrá pensado

que soy una urbanita de verdad, que me habéis elegido bien.

Que tengo un perfil muy bueno para estar en la ciudad.

Y tu compañero... trátala bien.

Es soltera. A ver si podemos hacer apaños

y antes de que se vayan vamos de boda.

Venga, vamos. Venga, vamos.

Déjame que te explico un poco cómo va el tema.

Cortas y que no se caiga, porque si se cae al suelo

se desgrana.

Te das cuenta de lo que tardan en limpiar una cepa.

Y es un ritmo que cuesta, lógicamente.

¿Vale? Muy bien, creo que sí. Creo.

¿Cuánto tiempo llevas tú vendimiando?

Aquí, cinco años.

¿Y luego sigues viniendo?

Luego tengo que venir a cortar los sarmientos.

Me habéis hecho trampa, la tijera no corta.

Puedo cambiarte la mía, es parecida.

Esta ya está terminada, hay que ir a otra.

Él único truco que yo le he encontrado

es que vayas a la fuente. Cuando cortas el ramo central

aunque se haya enredado, ya te sale el racimo entero.

Y tener una buena tijera es importante.

Estas tijeras a ver si van mejor. Y coge ritmo, que si no...

el que en dos días no coge el ritmo no puede seguir.

¿A ti qué te gusta más beberte el vino o vendimiar?

Pues por lo poco que llevo con la uva, beberme el vino.

(RÍE) Esto es duro.

Pero si no cortamos las uvas no tenemos vino.

Aquí proceso hasta que nos bebamos el vino falta.

¿Y dónde prefieres vivir? ¿En pueblo o en ciudad?

Pues por lo que madrugas tú, en ciudad. (RÍE)

Esta ya está, ¿no, jefe?

¡Ah, no puedo con ella!

(RÍE) Estamos dejando las cepas... A este paso...

No apruebas tú hoy.

Esto antes venías con la espuerta y temías que vaciarla al remolque.

Esto... aumentando las cosas y progresando,

si no esto es una muerte.

Creo que te gusta la velocidad.

¡Me vas a dejar conducir el tractor!

¡Sí, sí, me encantaría!

Te explico. Esto es un volante como los normales.

Para que arranque hay que tener el embrague pisado.

Dale a la llave. Ya está. Muy bien.

Acelera un poquito para que suba.

Al tope.

(RÍE EMOCIONADA)

¡Qué grande!

Levanta el pie del acelerador.

Me hacía ilusión de siempre conducir un tractor.

Es una cosa absurda, ya lo sé.

Era algo que siempre tenía ahí: "Un día me gustaría llevar uno".

Pues lo he conseguido, gracias a Julito.

Vale, aquí tienes que parar ya.

La paras. Eso es, baja la pala.

Ya se para el tractor.

¿Vale?

¿Va mejor que el coche? Hombre, mucho mejor.

Esto te haces un rally...

Me ha encantado, me ha gustado muchísimo.

La primera vez que pruebo y me ha encantado. Mil gracias.

Cuando quieras trabajar, yo me pongo ahí a la sombra

y tú labras. Claro. (RÍE)

Ahora te vamos a enseñar antiguamente cómo se hacía el vino.

Ya estábamos terminando y Julito ha pensado

que sería bueno que supiera cómo se hacía con la uva

una vez recolectada. ¿Y con esto qué hacéis?

Es lo que se hacía antiguamente. Te quitas los zapatos.

(RÍE) Estás de broma.

No, es así, te quitas los zapatos y te pasas ahí.

¿Quieres que lo pise? Hombre, claro.

Me has dicho que cómo se hacía el vino. Yo te digo cómo.

¿En serio? Sin pisar ahí.

(RÍE) ¡Ahí va! Venga, sin pisar mucho.

Písalo, que no te va a pasar nada.

¡Qué sensación! Canta, Cefe, ahora.

Cefe, cántame algo. Esto tenía que hacerse con música.

"Con una copa de vino en la mano... -Ya estamos con el vino.

una guitarra y un cariño de mujer...

nos encontramos como un soberano..."

y regalamos simpatía y querer.

Ceferino es fantástico.

Ceferino es un personaje...

O se pone a bailar, o a cantar, o te enseña, te cuenta un chiste...

Es una persona fantástica Ceferino.

Y no me importa que me llamen vanidoso...

que todos somos españoles de verdad.

Y los que vienen extranjeros a nosotros

con un abrazo le entregamos la amistad.

¡Ole, Cefe! Ven aquí, anda.

Me ha gustado la experiencia de pisar el vino.

Lástima que ya no lo hagan, porque me apuntaría de voluntaria.

Venga, Cefe, vamos a ver qué nos traen de rancho.

Parece estupendo. Más vale tarde.

Antes sí era tradicional de todos los días de vendimia

era hacer el mojete.

-Vamos a hacer una comida típica. Ah, muy bien.

Y es típica de vendimia. Ha venido la mujer de Julito

y yo creía que venían a traernos la comida.

No, han venido a que preparáramos la comida,

con lo cual he vuelto a cocinar hoy.

(RÍE) Que insisto voy a tener que explicar en casa...

porque esto sienta un precedente muy peligroso.

Hemos cocinado lo que tradicionalmente se hacía aquí

y se sigue haciendo, me contaban,

que es un guiso con patata, pimiento, tomate y poco más.

Perfecto de sal, buenísimo. La patata está muy bien pelada.

Sí, sí, eso lo sabemos. -Eso es debido...

...a la experta que habéis traído. A las cocineras.

Brindemos por nosotros. (TODOS) Por nosotros.

Por el día de hoy.

Te das cuenta de lo que es la vida aquí,

en una población de 4000 habitantes; todos se conocen,

todos son amigos o familia.

La intensidad con la que organizan todo. En un barrio no hay

esta sensación de unidad, colectividad...

Mira, Margarita, estas uvas te las regalo...

Y esto lo puedes guardar, que de esas sale este vino.

Espero que te haya gustado...

He aprendido mucho... y que te lleves un buen recuerdo.

También tengo otra sorpresa que a mí no me hace falta.

Pero te va a hacer falta. ¡No! Esto no lo quiero.

Me lo llevo, pero lo voy a tirar. Puedes hacer lo que quieras.

Muchas gracias por todo. Gracias a ti por venir.

Me llevo todo, me llevo mi cajita...

Lo que más me ha sorprendido es haberme encontrado a empresarios,

no gente de campo.

Piensas: "bueno, qué bucólico o que tranquilo es el campo".

Es que no es tranquilo, sacan negocios adelante,

trabajo para muchas familias.

Es cualquier cosa, menos tranquila.

He aprendido varias lecciones, a quitarme tópicos de la cabeza.

He aprendido...

He aprendido a madrugar y llevarlo bien.

No me pasaba esto desde hace años,

el levantarme hasta con ganas de ponerme a trabajar.

Y he aprendido a valorar detrás de cada

de cada alimento, de cada cosa que vemos, hay una historia detrás

que lleva personas y mucho trabajo y esfuerzo.

Urbanitas por el campo - Una ejecutiva por La Mancha

29:17 06 abr 2019

Margarita Álvarez, considerada una de las mujeres y ejecutivas más influyentes de España en el mundo del marketing, viajará a Castilla-La Mancha, para conocer todas las peculiaridades que rodean una explotación avícola de gallinas ponedoras y cómo se elabora y recoge la miel de La Alcarria etc...

Histórico de emisiones:
11/01/2015

Margarita Álvarez, considerada una de las mujeres y ejecutivas más influyentes de España en el mundo del marketing, viajará a Castilla-La Mancha, para conocer todas las peculiaridades que rodean una explotación avícola de gallinas ponedoras y cómo se elabora y recoge la miel de La Alcarria etc...

Histórico de emisiones:
11/01/2015

ver más sobre "Urbanitas por el campo - Una ejecutiva por La Mancha" ver menos sobre "Urbanitas por el campo - Una ejecutiva por La Mancha"

Los últimos 6 documentales de Urbanitas por el campo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:48 04 may 2019 Abel y Patri son, ante todo, arquitectos pero se encaminan a una aventura personal que les llevará hasta Zamora. Atilana , una mujer única les mostrará los distintos procesos de producción del queso de oveja más prestigioso y premiado en el mundo y vivirán todos los procesos de una granja ovina. Histórico de emisiones: 08/02/2015

  • 28:50 27 abr 2019 El programa hace una inmersión en la Galicia profunda a través de Andrea GIgliani, joven empresaria argentina que conocerá cómo se crían los terneros que dan la mejor carne de España, cómo es la vendimia heroica en la Ribera Sacra y la leche con la que se elaboran las famosas maruxas de nata. Histórico de emisiones: 01/02/2015

  • 28:49 20 abr 2019 Damián Rodríguez, ha pasado treinta y dos años al volante de su camión de bombero, ya jubilado recorrerá Andalucía y participará en la producción del mejor jamón ibérico, la recolección, deshuesado y enlatado de la aceituna andaluza, la recogida del algodón lebrijano y la cría de gallinas ponedoras. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:00 13 abr 2019 Arkano , joven rapero, dejará atrás la gran ciudad para llegar hasta las dehesas de Extremadura. Vivirá un día en la recolecta del tomate en los campos de Miajadas, se adentrará en los bellos parajes del Jerte para descubrir los sacrificios de la recogida y ahumado del pimiento rojo. Histórico de emisiones: 18/01/2015

  • 29:17 06 abr 2019 Margarita Álvarez, considerada una de las mujeres y ejecutivas más influyentes de España en el mundo del marketing, viajará a Castilla-La Mancha, para conocer todas las peculiaridades que rodean una explotación avícola de gallinas ponedoras y cómo se elabora y recoge la miel de La Alcarria etc... Histórico de emisiones: 11/01/2015

  • Cataluña y Aragón

    Cataluña y Aragón

    28:50 30 mar 2019

    28:50 30 mar 2019 El cotizado fotógrafo gaditano cambia por unos días el gran plató urbano para viajar a las provincias de Lérida y Teruel, allí de la mano de sus anfitriones experimentará como es el día a día de una explotación porcina. Histórico de emisiones: 04/01/2015

Mostrando 1 de 1