Aunque no lo creas, ni las gallinas ponen huevos en turnos de doce ni las naranjas crecen en redecillas con etiqueta. Piénsalo, ¿sabemos, realmente, cómo se producen los alimentos que consumimos a diario?

“Urbanitas por el campo” es un programa que invita a una persona de ciudad, sin contacto previo con el mundo rural, a pasar una temporada en el campo para comprobar cómo se elaboran y de dónde vienen los alimentos que llegan cada día a nuestras manos.
Un viaje de tres días en el que visitará, conocerá y trabajará junto a los profesionales del campo para conocer la realidad de sus trabajos y del entorno rural español.
En cada entrega, un urbanita diferente viaja a una Comunidad Autónoma para acercarse a su ganadería y agricultura de la mano de las personas que dedican su vida al campo. Una forma de homenajear al trabajo que se lleva a cabo en las áreas rurales y a las personas que están detrás de esa labor.

“Urbanitas en el campo” es un programa necesario que te enseña que la teta de la que sale la leche… no se llama “teta-brick”

5156180 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Urbanitas por el campo - Andalucía. Un bombero por Andalucía - ver ahora
Transcripción completa

Soy Damián Rodríguez, bombero especialista,

jubilado, del cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid.

Este es el parque donde he estado los últimos veintitantos años.

Este es mi habitáculo natural en los últimos 28 años.

Con un camión como este tuve un vuelco

y ahora me llaman "Welcome". Para mí, ser bombero

es lo mejor del mundo.

Cuando todo el mundo va fuera del siniestro nosotros entramos.

Este es el parque, os lo voy a enseñar un poco.

¡Chist, chist, chist! ¡Silencio!

Estos son mis colegas. Hola, chavales.

Voy a pasármelo bien.

Lo único que he hecho ha sido extinguir incendios.

¿En el campo? Damián es de ciudad.

-En el campo no le veo.

Este hombre es de su metro, su autobús, su transporte...

-¡Ten cuidado! -Estás muy mayor para andar por ahí.

Menuda banda. A ver si te vas a resfriar.

-¡Ponte una rebequita! -¡Y tómate la pastilla!

(Siguen gritando)

Solo sé que Cecilia Herruzo

va a ser la primera persona que me va a recibir.

Nos vemos, Cecilia.

Cecilia, yo soy Damián. Encantada de conocerte.

Estamos en la dehesa del valle de los Pedroches.

Me he fijado, es una finca enorme.

Te voy a presentar a mi marido que es el que lleva la finca.

¿Dónde anda? ¡Juan Antonio! -¡Voy!

Buenas tardes. ¿Qué tal? Yo soy Damián.

Aquí viendo vuestro espacio y la dehesa...

¿Te gusta? Sobre todo las densidades que hay,

no es esto como Madrid, que estás apretado.

Yo voy a tratar de enseñarte lo que esté en mis posibilidades.

Seguro que muchísimo. Manos a la obra, ¿vale?

Venga, vamos allá. Vamos allá.

¿Me vas a enseñar los lechoncitos?

Así llamo yo a mis nietos. (RÍE) ¡Anda que...!

Desde que nacen están con la madre dos meses.

Nada más dos meses.

Mira los lechoncitos, madre mía.

Mira, Damián, estos son dos. Ay, madre mía.

Mis lechoncitos. Si tus nietos los vieran...

Míralos qué bonitos son. ¿Cómo se llaman tus nietos?

Uno Alejandro y la otra Elena.

Pues Alejandro y Elena, mira qué bien.

Estuvimos en las cabañitas de las cerdas recién paridas

con los cochinillos.

Que daba una ternura increíble. Es que es increíble.

Estos han nacido esta noche. Fíjate, están calentitos.

Toma, dáselos, pobrecitos.

Volvemos con mamá.

Las parideras, o sea, los "campings" es donde la cerda madre

pare sus lechones y los cría.

Y se les llama "camping" porque están a la intemperie.

Cuando tienen unos cuatro meses los soltamos al campo.

Y empiezan a comer su bellota y su hierba

hasta que se seca el pasto.

Y luego a partir de los 10 meses los tenemos otros 3 o 4 meses

cerrados en el toril

hasta que llega la otra montanera.

Y ya los soltamos al campo y de ahí van al matadero.

Ahora te voy a enseñar cómo se les echa de comer.

Se les echa una pequeña cantidad para que no engorden.

Para que guarden para luego... La línea, ¿no?

¿Tú sabrías manejar el carrillo? Sí.

Esto se abre así para que vaya. Pero poquita cantidad.

Obsérvame y luego continúas tú.

Hay que calcular para que no se salga todo a la vez.

Es como marcar el campo del Madrid. Efectivamente.

¡Hala Madrid! ¡Hala Madrid!

(SE RÍEN)

Nunca en la vida había visto esto. Esto es sorprendente.

No se necesita hacer una carrera...

Eh, eh, esto es sencillo, pero tratar con los animales

con la fama que tienen...

Eso ya es más complicado. Se acabó.

Como la grasa no le funciona, le hacemos así.

Eso son los truquillos. Está bien, está bien.

Vamos a llamar a los cerdos para que vengan a comer.

Cuando hicimos el reparto de la comida para los cochinos

primero me enseñó Juan Antonio el grito de guerra de los cochinos.

Tú sabes cómo se llama, ¿no? Dime, dime.

(ARREA A LOS CERDOS)

(ARREA A LOS CERDOS)

Así es, ahora mismo voy a por ellos.

(ARRE A LOS CERDOS)

(Gruñidos de los cerdos)

Increíble. Inmediatamente venían los cochinos a comer.

¡Menudos bicharracos, madre mía!

(LES ARREA)

Hicimos una especie de círculo con el pienso

y lentamente entraron allí los cochinos

y se lo comieron a la voz de ya, sin rechistar.

Y además es que son animales que no hacen ningún daño.

(ARREAN A LOS ANIMALES)

Le he explicado cómo llamar a los cerdos

y de mí corrían los cerdos al lado suyo.

O sea, es un "crack".

Yo es que en mi segunda vida habré sido Tarzán o cochinero.

(RÍE)

Ahora les dejamos la puerta abierta y ellos entran y salen...

Luego cuando ya se lo coman todo cerramos la puerta.

Y se limpia. Claro.

Y se limpia con agua. Claro.

Ahora Damián te voy a enseñar cómo se tapa un portillo,

porque aparte de cuidar los cerdos

también hay que reparar las paredes y eso...

Labores de mantenimiento. Exactamente.

Para que tú te enteres.

La piedra se coge y hay que poner la cara más derecha...

Hacia el exterior.

Para que vaya guardando la línea con esto.

¿Ves como guarda similitud? Y ahora se ponen estas pequeñas

se meten aquí. Esto se llama para calzarlas.

A ver cómo pondrías esta. Vamos a ver.

Cogemos la cara más derecha hacia acá.

Podría probar... ¡Ahí!

Lo he puesto a hacer paredes

y la primera piedra ya la ponía mejor que yo. Está integrado.

Que te salga tan bien eso ya tiene tarea, ¿eh?

Es que yo tengo...

Tú pareces que te has criado aquí, no en la capital.

Me recordaba a mi juventud cuando trabajé en la construcción.

¿Dónde hiciste la mili? Yo la hice en Madrid

en el CIR de Colmenar Viejo.

No me digas que hiciste la mili en Colmenar Viejo. ¡Yo también!

Pues así hemos salido de ingenieros los dos.

No nos falta más que el título.

Párate, que la mili la hemos hecho juntos...

lo que pasa es que no nos conocíamos.

¿En qué compañía? Yo en la Novena.

Vamos, no me digas.

No me digas que tú también.

La Novena compañía siempre llena de alegría...

(TARAREA)

(RÍEN) -¡Ya te digo!

Qué risa con él.

Cantando la canción de la Novena compañía, increíble.

Nos hemos echado un rato que no veas.

Nos había hecho falta juntarnos allí e irnos a la cantina,

que es lo que más se lleva. ¡Esto es increíble!

Habremos estado toda la vida juntos y no nos habíamos visto.

Pues casi por la edad hemos coincidido allí.

Pues ya ves. Me acuerdo que me acostaba con los pantalones.

Claro, te acostabas con todo, no pasabas allí

en los hangares... Si hubieses visto una vez,

no nos quitábamos más que las botas.

Juan Antonio me ha parecido un personaje muy peculiar,

muy amante de lo que hace,

y que con ese cariño y esa pasión desde luego va a triunfar.

Yo le daba un 10.

Por el rato que he estado con él y cómo ha evolucionado, un 10.

-Ahora déjamelo que me lo voy a llevar

al secadero de los jamones.

Ya has visto aquí lo que hay.

Bueno, Damián, ahora ya has visto los cerdos

y ahora aquí te presento a Alfonso Martín.

Hola, Alfonso, soy Damián. Yo soy el urbanita.

(RÍE) Aquí vengo, a ver qué pasa.

Ahora está procediendo al sangrado de los jamones.

Porque si se queda sangre acumulada en las venas

después salen problemas de mal olor, mal gusto...

Vamos a dar el siguiente paso, el salado.

Ahí está la pieza. Muy bien.

Ponla aquí, dásela al operario.

Ahora estamos procediendo a cubrir el jamón con sal.

No puede ser sal nueva.

Tiene que ser una mezcla de sal vieja con la nueva.

Los jamones para entrar en la sal deben tener una temperatura

en torno a 2.5 grados para que la salazón sea correcta.

Ahora vamos a meter los jamones en el secadero artificial,

donde permanecerán, dependiendo de la temperatura exterior,

entre 60 y 70 días.

Desde ahí posteriormente pasará al secadero natural

hasta el consumo.

Ahora todo eso que hemos visto ahí se ve transformado aquí.

Pata negra total. Totalmente.

Para que no te cortes nunca la mano izquierda por atrás

y la mano derecha es la que aprieta.

No puedes apretar para abajo, sino tirar así...

Suavemente y raspando. Y cogemos una de estas y la ponemos ahí.

Todo tuyo. -¡La mano atrás!

-No, un poquito más inclinado. Ahí.

Más. Ahí. ¿Vale?

Que vaya finito.

No puedes apretar tanto porque sale muy gordo.

Voy a irme de aquí aprendiendo latín, ¿eh?

(RÍE) Para que tú veas.

La gente de esta tierra me parece maravillosa.

Estos dos personajes para mí históricos me parecen importantes.

Tienen un impresionante amor a lo que hacen.

Ahora habrá que recuperar fuerzas. Que Andalucía es muy grande

y tienes que hacer muchos kilómetros. Así que a la cama.

(Música tranquila)

¿Eres Diego? Sí. ¿Damián?

Soy Damián, sí.

Mucho gusto. ¿Cómo estás? Aquí, en plena recolección.

Tengo aquí lo que nosotros llamamos un macaco a ver cómo lo haces.

¿Serías capaz? Sí, claro, estoy dispuesto a todo.

Pues hala. ¿Esto va para adelante?

Así. Eso es. Muy bien.

Aquí caerá la aceituna. ¿Vamos a ver la cuadrilla?

Venga.

Ahora es la época de recolección de la aceituna manzanilla.

Nosotros durante el año

solemos empezar la tarea en el campo cuando se ve.

Vamos cambiando el horario dependiendo de cuándo amanece.

Esto es lo que vas a hacer. ¡Buenos días!

Buenos días.

¿Serás capaz de cogerla? Si me enseñas lo intento.

Este proceso se llama ordeñado. Como las vacas.

Exacto, ordeñar un árbol.

Cogería aquí. Y vas ordeñando las aceitunas.

Perfecto.

Los grandes profesionales lo hacen con las dos manos.

Pero uno es aprendiz y de los malos.

Damián me ha sorprendido gratamente.

No sé si tendrá experiencia en ordeñar vacas o algo,

pero lo he visto que tiene técnica ordeñando la aceituna.

No se debe dañar la aceituna.

Observarás que se cae aceituna.

Claro. Esa se recoge también.

La que no se haya dañado. Si observas,

esta aceituna no vale. Está rota, sí.

Se trata de ir recogiendo con ambas manos

las aceitunas que estén buenas

para aprovechar al máximo los kilos de cosecha.

Claro, claro.

Se le han caído muchas

pero mucha gente experimentada también tira mucha aceituna.

Incluso suelen decir que el que tira mucha aceituna es porque coge mucha.

Porque es muy bueno.

El personal experimentado lo hace a velocidad de vértigo.

Ya lo he observado.

¡Señores, vamos a comer!

¡Vamos!

El trabajo es duro, porque hay que doblar mucho la bisagra.

Lo importante es cuando el marinero dice: "A comer el bocadillo".

Ese es el mejor momento.

¿Es más duro el trabajo de bombero? Yo creo que no.

Tenemos nuestros picos, pero esto también es duro.

El que trabaja en el campo día a día lleva en su rostro

las marcas del trabajo duro que supone estar al aire libre.

Es la dureza del campo.

Bueno, ya has visto que me hemos llenado todo esto.

Y vamos a echarlo aquí a la carga.

El trabajo sí que es duro, porque son muchas horas

al sol y a la intemperie.

Y es un trabajo de doblar mucho la bisagra,

y las piernas y subir escaleras.

Ahora lo llevamos al cortijo. Después vendrá un camión

que lo llevará a la fábrica. Vamos para allá.

Esas aceitunas que hemos cogido vienen a esta fábrica.

Te voy a presentar al gerente de la empresa, Javier Domínguez.

Buenos días. Hola, Damián.

Bienvenido. Muchas gracias.

Yo os dejo, me tengo que ir a seguir en el campo.

Muchas gracias, Diego. Mucho gusto. Vale, adiós.

Damián, si te parece, vamos a prepararnos

para entrar en la fábrica y seguro que te vamos a sorprender.

Una vez que he terminado la recolección de aceitunas

Diego me ha llevado a la fábrica. Allí he conocido a Javier

y me ha explicado todo el proceso de producción.

Hoy los procesos son mecánicos. Ya sean con transportadores,

con automatismos, con bombas...

Hay unas mujeres trabajando allí,

y he estado un rato con ellas

y yo me mareaba, parecía que iba en un avión.

Pasaban las aceitunas y tenían una rapidez...

en quitar las aceitunas malas, las negras o las moradas...

Y yo no era capaz. Ha sido un rato alucinante.

Me figuro que estarán acostumbradas pero también es durísimo.

De ahí hemos subido a unas tolvas donde se cuece la aceituna

y está el maestro cocedor, que lleva muchos años

que trabaja de noche a día todos los días.

Y es el que controla cómo sale la aceituna

hacia la salación.

Se produce un proceso químico que posibilita quitarle

todo el mal sabor que pudiera tener la aceituna.

El punto más importante es detectar cuál es el tiempo

en el cual la aceituna ha sido cocida adecuadamente.

Ese proceso es muy importante para quitar a la aceituna el amargor.

He estado luego en el proceso de deshuesar las aceitunas.

Es alucinante.

2000 revoluciones por minuto, la máquina.

En un minuto deshuesamos 2000 aceitunas.

Yo no sé cuántas aceitunas entran en cada máquina.

Una deshuesadora tiene 20 punzones.

Meten un pincho a la aceituna y sacan la aceituna.

Luego hay un proceso fotovoltaico

que mide si alguna aceituna no está limpia para quitarla del proceso.

Aceituna por aceituna. Es espectacular.

Después de ese proceso hemos llegado al enlatado.

Me ha chocado el hecho de que hubiera una nueva tecnología

que a través de rayos láser van midiendo cada lata

que llevaban hoy del orden de 248 000 latas

y había 163 latas en mal estado.

No mal estado interno del producto,

sino a lo mejor un defecto en la lata,

en el envasado...

Me ha sorprendido todo el nivel de tecnificación que existe

y toda la garantía de seguridad

desde el punto de vista alimentario que tienen.

Seguro que a partir de ahora cuando llegue a un supermercado

valorará un poco más este producto.

(Música "rock")

Buenos días. ¿Jesús? Buenos días.

Soy Damián. Encantado, Damián.

Aquí estamos, en una explotación típica

del Bajo Guadalquivir de algodón.

Y precisamente tenemos aquí a nuestra amiga Charo.

Charo, Damián. -Encantada, Damián.

Que es la dueña del algodón y la productora del algodón.

Estará deseando enseñarnos y tú tendrás muchas ganas

de ver cómo se trabaja el algodón.

Sí, claro, a vuestra disposición. A ver nuestro algodón.

¿Me vas a explicar...?

Cómo se cogía antes el algodón.

El algodón si ves es una moña, pero tiene un cascabullo

y tienes que meter los dedos para pincharte lo menos posible,

y sacar el algodón completo.

El cascabullo tiene que quedar limpio.

El algodón en tu mano y lo echas a la saca.

¿Podría hacerlo para comprobar...? Por supuesto.

Tendrías que abrir los dedos para que el cascabullo no te pinche.

Entonces coges y sacas...

Pero esto es una prueba,

cuando cogíamos el algodón había que hacerlo con mucha velocidad

para que pudieras coger kilos y ganar el jornal.

Madre mía, pues los dedos...

Los dedos, los brazos, las manos... todo hecho polvo.

Más los riñones y la cintura,

es un trabajo muy duro.

(Música animada)

¿Queda bien? Yo creo que sí. Sí, te ha quedado el cascabullo.

Si Damián se tuviera que ganar hoy la vida

o antes cuando se cogía a mano,

iba a comer poco, porque lo he visto muy despacio.

-Iba a pasar más hambre que un caracol en la vela de un barco.

No es un trabajo entre algodones, es un trabajo duro.

Los años que cogíamos el algodón a mano

en esas cuatro hectáreas podían durar 4 días 30 o 40 personas.

Hemos llegado hoy y han echado las máquinas

cuatro horas mal contadas.

A través de succión de aire, recogen la flor del algodón

y lo sacan bastante limpio para el proceso de producción.

Va a parar el tío fuerte.

Más que el vinagre.

-Desde que Damián pisó el remolque y llenó el remolque a tope,

ese remolque de ese agricultor

llega a la cooperativa, se pone a la cola infernal,

espera su turno, pesa la entrada.

Y una vez que lo ha pesado, descarga el algodón

y una vez que ha descargado el algodón se va avituallando

a la desmotadora con la pala que van echando a los cajones.

Entra el algodón a la desmotadora, se calienta un poco

para quitarle la humedad y separar bien los palillos

y la hojarasca.

Y sacan por un lado el algodón que va a ir

para manufactura y por otro lado,

el compuesto que sirve para pienso de ganado.

Damián ha hecho, hemos puesto el envoltorio a la bala,

hemos visto que lo ha hecho bastante bien.

Como se suele decir aquí, tiene empaque para trabajar.

No me imaginaba que hubiera tanto algodón.

Es el 90% de la producción de algodón de toda España.

Si el algodón no existiera en esta zona, sería un trauma,

porque hay tanta gente trabajando en torno al algodón.

¿Qué te ha parecido esto? Brutal, brutal.

Ahora me toca a mí, a ver si me llevas al parque de bomberos

y me lo enseñas, que tiene que ser también bastante importante.

Damián, ha sido un placer tenerte en nuestra casa.

Ha sido un placer. Muchísimas gracias. Hasta luego.

Buenos días. ¿Federico? Damián, ¿verdad?

Sí, soy yo. No sabes dónde vienes.

No, no. No tienes ni idea.

Te voy a presentar a Agustín León.

Agustín, ¿qué tal? Vienes a una explotación avícola

y si quieres pasamos a la nave. Muy bien. Encantado.

Esta es la granja de gallinas.

Están en el mejor de los bienestares posibles.

Nuestra obsesión es la calidad, la seguridad y el bienestar animal.

Ahora mismo en nuestra granja de producción de huevos

estaremos en torno a unas 350 000 aves.

Eran más y ahora con el bienestar animal

se ha reducido el número porque tienen más espacio.

En los momentos de más producción la cantidad de huevos

puede estar en unos 300 000 aproximadamente, diarios.

Como ves, están en jaulas.

Las jaulas tienen nidales, tienen yacijas...

Tienen perchas para que la gallina se pueda subir.

Y se hace un control diario

porque mientras mejor estén, más producción van a dar.

Y más calidad van a dar para vender sus huevos.

-Aquí en la unidad de puesta lo que más nos preocupa

es que gocen de su mayor estado de salud

para poder tener una buena producción.

Hemos llegado a un espacio donde

se limpia por completo el huevo.

Por ahí abajo por medio de camarita

determina si el huevo está sucio.

Cuando las máquinas clasifican, quitan el huevo sucio

quitan el huevo roto..., también le ha sorprendido mucho eso.

En el centro de clasificación hemos visto los cartones rojos

que son los que van a la fábrica de pasteurización.

Hemos ido al laboratorio, donde se controla toda la producción.

Todo el huevo líquido se controla a niveles microbiológicos.

Y después de eso hemos visto cómo la máquina que es muy visual

rompe el huevo, las cuchillas abren el huevo,

la clara y la yema se separan...

A través de unas cuchillas se divide la yema de la clara

y, a su vez, a través de un proceso de enfriamiento

se divide para llegar al final del proceso, el tetrabrik,

ya sea para el consumidor o para las grandes superficies.

Si ya le ha sorprendido una granja de gallinas con ese control,

imagínate ver romperse un huevo con cuchillas,

se ha sorprendido muchísimo.

Hemos dado un paso más: pequeño formato de huevo líquido

que sean muy útiles en las casas

y puedan contener clara de huevo por un lado.

Y huevo líquido simplemente para no utilizar la cáscara.

El huevo líquido lo depositas en la sartén y haces una tortilla.

Creo que es el final del camino de un urbanita.

Parece ser que sí.

Y yo tengo el honor de hacerte entrega...

de todos los productos que has estado visitando.

He aprendido un montón.

Con la edad que tengo nunca se deja de aprender.

Muchas gracias.

Cuando empecé el viaje sentía un poco de ansiedad

de saber qué iba a ocurrir. Y ahora que termina

me quedo satisfecho de la experiencia.

Voy a valorar mejor a las personas que trabajan en el campo

y las industrias derivadas.

Yo en mi vida profesional he arriesgado la vida,

también he rescatado vidas y a personas.

Y ellos también de alguna manera nos cuidan

con su trabajo y su esfuerzo.

Ha sido una magnífica experiencia.

Urbanitas por el campo - Andalucía. Un bombero por Andalucía

28:49 20 abr 2019

Damián Rodríguez, ha pasado treinta y dos años al volante de su camión de bombero, ya jubilado recorrerá Andalucía y participará en la producción del mejor jamón ibérico, la recolección, deshuesado y enlatado de la aceituna andaluza, la recogida del algodón lebrijano y la cría de gallinas ponedoras.

Histórico de emisiones:
25/01/2015

Damián Rodríguez, ha pasado treinta y dos años al volante de su camión de bombero, ya jubilado recorrerá Andalucía y participará en la producción del mejor jamón ibérico, la recolección, deshuesado y enlatado de la aceituna andaluza, la recogida del algodón lebrijano y la cría de gallinas ponedoras.

Histórico de emisiones:
25/01/2015

ver más sobre "Urbanitas por el campo - Andalucía. Un bombero por Andalucía" ver menos sobre "Urbanitas por el campo - Andalucía. Un bombero por Andalucía"

Los últimos 6 documentales de Urbanitas por el campo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:48 04 may 2019 Abel y Patri son, ante todo, arquitectos pero se encaminan a una aventura personal que les llevará hasta Zamora. Atilana , una mujer única les mostrará los distintos procesos de producción del queso de oveja más prestigioso y premiado en el mundo y vivirán todos los procesos de una granja ovina. Histórico de emisiones: 08/02/2015

  • 28:50 27 abr 2019 El programa hace una inmersión en la Galicia profunda a través de Andrea GIgliani, joven empresaria argentina que conocerá cómo se crían los terneros que dan la mejor carne de España, cómo es la vendimia heroica en la Ribera Sacra y la leche con la que se elaboran las famosas maruxas de nata. Histórico de emisiones: 01/02/2015

  • 28:49 20 abr 2019 Damián Rodríguez, ha pasado treinta y dos años al volante de su camión de bombero, ya jubilado recorrerá Andalucía y participará en la producción del mejor jamón ibérico, la recolección, deshuesado y enlatado de la aceituna andaluza, la recogida del algodón lebrijano y la cría de gallinas ponedoras. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:00 13 abr 2019 Arkano , joven rapero, dejará atrás la gran ciudad para llegar hasta las dehesas de Extremadura. Vivirá un día en la recolecta del tomate en los campos de Miajadas, se adentrará en los bellos parajes del Jerte para descubrir los sacrificios de la recogida y ahumado del pimiento rojo. Histórico de emisiones: 18/01/2015

  • 29:17 06 abr 2019 Margarita Álvarez, considerada una de las mujeres y ejecutivas más influyentes de España en el mundo del marketing, viajará a Castilla-La Mancha, para conocer todas las peculiaridades que rodean una explotación avícola de gallinas ponedoras y cómo se elabora y recoge la miel de La Alcarria etc... Histórico de emisiones: 11/01/2015

  • Cataluña y Aragón

    Cataluña y Aragón

    28:50 30 mar 2019

    28:50 30 mar 2019 El cotizado fotógrafo gaditano cambia por unos días el gran plató urbano para viajar a las provincias de Lérida y Teruel, allí de la mano de sus anfitriones experimentará como es el día a día de una explotación porcina. Histórico de emisiones: 04/01/2015

Mostrando 1 de 1