www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1808925
No recomendado para menores de 7 años Unidad Central Operativa - Los coleccionistas de arte no saben matar - Capítulo 9 - ver ahora
Transcripción completa

-Lo cosieron a puñaladas.

Se han ensañado, sí.

Padre de familia.

Tenía dos hijas, se llamaba Nicolás Salvatierra,

era catedrático de arte.

Increíble, Nicolás Salvatierra.

Ahora iba a comprobar si tenía antecedentes, ¿le conocías?

He leído sus libros, sí.

¿Qué huele?

Igual que el gimnasio de mi barrio. Linimento, sí.

Nicolás era una buena persona,

pero me cansé de ser menos importante que su trabajo.

¿Sabes si tu exmarido en los últimos meses tuvo

amistades nuevas o notaste en él algún comportamiento extraño?

-No, pero la verdad

es que solo nos veíamos cuando venía a por las niñas.

-Y la última vez que le viste fue ayer.

-Sí, las llevó a la piscina.

-¿Sabes si tenía alguna nueva relación?

-No me importaba lo que hiciera en su vida sentimental,

hace dos años ya que nos separamos.

-¿Y tú? -Tengo un amigo.

¿Sospecha de mí, cree que podría matar al padre de mis hijas?

-No, claro que no.

Abren una puerta -Ya están aquí.

Si me disculpa, tengo que decirles que su padre ha muerto.

Hola, cariños.

Hola, ¿qué tal? Un besito.

Ascenso y caída de un catedrático.

¿Cómo se puede llegar a esto? Casándose.

Con la persona equivocada, supongo.

Casarse ya es equivocarse.

Estoy de acuerdo contigo.

Sí, hasta que encuentres a alguien, porque las tías...

Molina...

¿Podrías conseguir tener una conversación entera

sin usar un solo tópico?

Pues eso.

Remueven objetos

De todas formas yo soy como tú. ¿Y cómo soy yo?

¿Necesitas a alguien?

A ratos.

Pues eso.

Ruidos de Laura y Pablo

Anda, mira, una virgen negra.

O una negra virgen.

¿Quién es?

¿Tengo cara de ir los domingos a misa?

No lo sé, dímelo tú.

Andrún...

Crujido de madera

Guardia Civil.

¿Qué ha pasado, qué hacen aquí?

¿Quién es usted, qué hace aquí?

Es mi piso.

¿Conocía a Nicolás Salvatierra?

Sí, claro, es mi novio, vivimos juntos.

¿Ha dicho conocía?

No podemos permitir que nos fallen así los confidentes, Luis,

sencillamente no podemos.

Caraguapa nos ha estado pasando información muy valiosa.

Hasta que se ganó tu confianza y nos la jugó.

Mientras perdíamos el tiempo por un cargamento insignificante

Toni coló otro mucho mayor. La utilizaron, fue una trampa,

¿no entendéis que lo que querían era ponerla a prueba?

¿Y por qué no sabemos nada de ella?

¿Alguna escucha demuestra que es una traidora?

Tampoco está ella para contarme la verdad.

¿Y si viene y nos la cuenta qué?

¿Dejamos que se vaya y que la maten?

Julia, ¿crees que podrías encontrar otra fuente de información

para cazar a Toni?

Qué remedio, me pongo a ello. Bien.

Luis, espera, espera.

Mira, Luis, eres el mejor jefe de confidentes de la UCO,

tienes la sicología y el tacto exactos para el puesto.

Gracias. Hasta ahora.

Hace semanas que no reportas sobre ninguna otra cosa

que no sea de Caraguapa.

Porque no ha habido novedades reseñables.

Demuéstrame que ella es inocente, o sintiéndolo mucho

tendré que replantearme tu puesto, Luis.

¿Has entendido?

Sí, mi comandante.

Pues muy bien.

El informe del laboratorio dice que había restos

de linimento en la camisa de Salvatierra y en la fotografía.

Le zarandearon y le golpearon antes de matarle con algo parecido a esto.

Es una navaja para cortar setas.

¿Es temporada de setas? -Depende de las setas siempre lo es.

-Entonces, si no se encontró ninguna navaja en la escena del crimen,

lo más probable es que el arma usada sea la propia de Salvatierra

que después el asesino escondió.

-Más o menos.

Con una hoja tan pequeña la agonía debe haber sido angustiosa.

Diecisiete puñaladas, perdió el control.

¿Huellas?

Las están procesando.

-En el último año Salvatierra no hizo transferencias

a cuentas bancarias a excepción de una a nombre de Elisa Higueras.

Su exmujer.

-Ningún movimiento sospechoso.

Un hombre pobre. -Pero honrado.

Ana del Campo Gutiérrez, 23 años, estudiante de Historia del Arte,

alumna de Salvatierra y desde hace más o menos un año su novia.

Su exmujer no me dijo nada.

¿Qué impresión de dio?

No parecía muy afectada.

Sospechosa. ¿Por qué?

Porque Salvatierra rehízo su vida sin ella.

Ella también la rehízo, está saliendo con alguien.

¿Y acabar con la gallina de los huevos de oro?

Ella vive de los ingresos de él,

ni siquiera tiene un seguro de vida digno.

-Económicamente no sacaba un duro por su muerte.

Venga, Molina,

pídete una orden para traernos el ordenador de Salvatierra

y vete a la universidad para ver qué averiguas.

Sierra... ¿Qué?

¿De verdad tenías un libro suyo?

Sí, dos tenía.

Formaban parte de una trilogía: "Arte precolombino", pero...

alguien me fastidió el final. Eres un tío raro.

¿Lo crees? Ajá.

Creo tener algo. Tres de los últimos barcos

incautados a los Tonis son de compañías diferentes.

Pero las lleva el mismo despacho de abogados.

Ya... Pidamos una orden para pinchar los teléfonos.

Lo que necesitamos oír no se habla por teléfono,

pensaba en infiltrar a alguien. ¿Cómo?

Han despedido a una secretaria y buscan una sustituta.

Veo que has recuperado tu rapidez tras unas semanas de despiste.

¿Tienes alguna candidata?

Le estoy dando vueltas, pero tengo a toda mi gente ocupada.

Echa mano del Departamento de Delitos Contra las Personas,

ellos conocen bien el caso.

A no ser que no quieras pedirle el favor a Sierra.

No es un favor, es profesional. Ah.

Mira, hablando del rey de Roma, por la puerta se asoma.

Tiene que pedirte un favor,

pero no te hagas ilusiones, es profesional.

Necesito una mujer de tu equipo para infiltrarla en un bufete.

¿Por qué volviste?

Dijiste que esto no te llenaba,

que necesitabas cosas más importantes en tu vida.

Te pedí que no te fueras, no me hiciste caso, dimitiste,

y a la semana apareciste como si tal cosa.

Pero mucho más enojada conmigo todavía.

¿Por qué volviste?

Por ti, ya lo sabes.

Me hiciste sentir que amar mi trabajo sobre todo no es malo.

Siempre te escucho, tengo ese vicio.

Si mi boca sirve para retenerte aquí bendita sea mi boca.

No es tu boca, son mis oídos.

Necesito una mujer de tu equipo.

De mi equipo. Ajá.

¿Y qué vamos a hacer, vamos a cultivar la sana amistad?

Puede ser interesante, algo nuevo.

Está bien.

Probemos.

¿Qué, qué pasa? Nada.

Me acordé de golpe cuando te hirieron en el atraco al banco.

¿Y eso, por?

No sé, me asusté, lo pasé mal.

Yo también.

Sierra, tenemos a la novia del profesor.

¿En el mentidero? Sí.

¿Qué tal harías de secretaria?

Bueno, tecleo 380 caracteres por minuto,

hablo tres idiomas y chapurreo otro, pero eso ya lo sabes,

y si quieres canto, bailo,

y el traje de chaqueta me queda bien, ¿por?

No, porque...

Hay un caso peligroso, hay que infiltrarse.

Yo soy la persona, capi.

Me pidieron mi mejor agente.

A ti no te veo con tacones, así que la mejor soy yo.

Luego te cuento.

No, ¿pero cuándo? No, luego.

¿Está ahí? Sí.

Bueno, entra tú, empieza tú, yo quiero observarla.

Bien.

¿Luego cuándo? Luego.

Mucho riesgo, ¿no? ¿Por qué tanto interés?

Necesito un poco de vidilla, supongo.

Bueno, si quieres yo puedo... ¿Qué?

¿Me vas a dar tú la vidilla?

No, gracias. Para una vez que no voy por ahí...

Ya.He hecho varias infiltraciones, te puedo ayudar.

Eso sí me interesa, ¿ves?

Qué golfas sois las mujeres, Dios mío.

Al principio solo le admiraba.

Era el mejor profesor que he tenido.

Explicaba todo con tanta pasión...

como si la vida le fuera en ello.

-¿Por eso te enamoraste de él?

¿Cuándo empezasteis a salir?

Hace un año. -¿Te sedujo él?

Solo... solo por lo que él me contaba.

-¿Y qué te contaba?

Que despreciaba a la universidad y su trabajo.

Todo lo que era importante para él le machacaba.

-Todo lo contrario que tú.

¿Sabía Elisa de vuestra relación?

Nicolás se lo dijo hace tres semanas.

Desde entonces no habían vuelto a hablar.

Ni siquiera cuando él recogía a las niñas.

No le sentó muy bien.

¿Hablaste con él después de que dejara a las niñas en la piscina?

Me dijo que se iba a pasear.

¿Crees que Elisa seguía enamorada de él?

Sé que mantenía la esperanza de volver algún día con él.

Le dijo que yo solo era un capricho.

Tú estudiando y Nicolás casi sin ingresos...

¿Qué planes de futuro teníais?

Vivíamos el presente.

Pero teníais una relación estable. -Sí, sí, claro.

Estábamos muy enamorados.

Entonces tendríais planes de futuro.

Más que un plan teníamos un sueño.

¿Puedes compartirlo con nosotros?

Queríamos...

comprar una casa en un pueblo.

Pintarla...

ponerla bonita, y tener un...

un huerto en el patio...

y muchos perros.

¿Y cómo pensabais pagarla?

Nicolás dijo que las cosas mejorarían,

está claro que se equivocó.

¿Tenía algún enemigo?

¿En quién estás pensando?

Dilo.

Tocan a la puerta

Adelante.

Pablo Molina, Guardia Civil.

¿Qué hay? Soy Damián Ortega, ayudante del profesor Salvatierra.

-La CPU. ¿Ayudante?

Sí, él era el jefe del departamento.

¿Y eran ustedes amigos?

Bueno, nos llevábamos bien.

¿Saben algo ya, por qué le han matado o...?

Yo no, ¿y usted?

No, él solo era un profesor de Arte.

Como usted.

Sí.

Si necesitan cualquier cosa cuenten conmigo.

Gracias, le llamaremos. -Un segundo...

No sé si será oportuno... -Pruebe a ver.

El otro día vino a verle un tipo.

Yo estaba en el pasillo, pero parecía que le estaba amenazando

¿Y usted no hizo nada?

No se imagina la pinta que tenía. -No, dígamelo usted.

Pues era un hombre alto y con nariz de boxeador.

Si sabías que tenía otra relación, ¿por qué no me lo contaste?

No creo que eso sea una relación. -Llevaban saliendo más de un año.

-Él podía hacer con su vida lo que le diera la gana.

Hola...

Mamá, ¿cuándo viene la tía a recogernos?

Dentro de un rato, cariño, id a esperar al cuarto.

¿Son policías? No, somos Guardias Civiles.

Como los polis, pero más guapos, más listos, más simpáticos.

Y normalmente vamos de verde.

¿Sabes lo que le ha pasado a mi padre?

No, todavía no.

¿Cómo te llamas? Alicia.

Raquel.

Qué guapas. Id a preparar la bolsa,

que enseguida viene la tía. -¿Dormimos con ella?

Sí. -Yo me quedo a esperar a papá.

Eso no va a poder ser, cariño.

Yo quiero dormir contigo, no con la tía.

Luego hablamos, ¿vale?

Anda, llévate a tu hermana al cuarto.

Su marido, además de las clases, ¿tenía alguna afición?

Hace dos años que nos separamos,

supongo que seguía siendo un hombre de costumbres.

¿Costumbres?

Madrugaba, escribía y no perdonaba su paseo por el campo

lo hacía todos los domingos por la mañana.

¿Ese pinar formaba parte de su rutina?

Siempre. ¿Y quién sabía que iba allí?

Muy pocas personas, quería proteger sus setas.

Ya. ¿Qué personas, si nos puede dar nombres?

No sé, las niñas...

Supongo que esa cría con la que salía,

su padre, aunque murió el año pasado,

y su mejor amigo.

¿Su mejor amigo?

Su mejor amigo, su ayudante en la cátedra.

Pasaba más tiempo con él que conmigo.

Hay numerosos mails dirigidos a un tal Carmona.

-Es un marchante de arte. -¿Qué tipo de marchante?

-Está fichado por robo y tráfico de arte.

-El ayudante dijo que el otro día alguien le amenazó.

-Sí, un viejo conocido de la casa.

-Negociaban algo.

-El precio de la talla de una virgen.

-Pues si Salvatierra le quiso timar igual salió escaldado.

¿Sabemos algo de ese robo? -No.

-Espera, parece que Salvatierra no fue el único profesor

seducido por Ana del Campo.

Según los mails se lió antes con el ayudante que con la víctima.

Yo a veces tengo la tentación de matar a algún profe,

pero me controlo.

Este no hizo una sola bien, porque...

salía de una relación infernal con su mujer,

se enrolló con la novia de su ayudante de cátedra,

que para colmo era su alumna... Todo mal.

Por eso no hay que mezclar el placer con el trabajo.

Ya, pero la mayoría conoce a su pareja en el trabajo.

Ya, y por eso te gusta este caso,

porque Julia también se enamoró de su profesor.

Qué asociaciones haces más traídas de los pelos, por favor.

Me interesa este caso porque yo disfrutaba mucho con sus libros

y porque alguien lo mató y muy mal.

"Historia secreta del arte precolombino, 1 y 2,

Nicolás Salvatierra". ¿Quieres verlo?

En la solapa, mira que...

Pues tenía cara de bueno. Ya.

Cuando le sacaron esta foto...

Si alguien le llega a decir que moriría así,

no se lo habría creído.

Papá, nadie piensa que morirá asesinado.

No, ni que va a vivir a los 50 y pico en un pisito miserable, así,

con deudas, con apremios económicos,

después de tanto trabajo y de haber estudiado tanto.

Pobre hombre. Sí.

El problema es cuando la familia se rompe, ahí es.

Ese es el problema,

porque la familia es aburrida, pero es práctica.

Es como un paraguas en día de lluvia, lo abres y te proteges.

Anda, no te pongas argentino.

Pero...

Yo de Salvatierra lo aprendí todo.

¿Siempre trabajó en su departamento?

Siempre.

Él incluso dirigió mi doctorado.

Ahora queda una plaza vacante que tendrá que salir a oposición.

Probablemente sí.

¿Va a optar a ella?

Pues mire, no lo había pensado.

Como supondrá aún estoy afectado como para pensar en eso.

Ya, bueno, sería una tontería que no lo hiciera,

lo intentó sin éxito dos veces con Salvatierra en el tribunal,

quizá ahora le sería más fácil.

Oiga, eso no tiene ninguna gracia.

No he querido ofenderlo, disculpe.

Está bien.

¿Se deterioró su relación con él tras negarle dos veces el ascenso?

Eran muy amigos.

Sí lo fuimos.

¿Y por qué no intentó ser profesor titular en otra cátedra?

Vamos a ver...

Todos los méritos académicos

los tengo en esa área de mi departamento.

Si optara a otra debería empezar desde cero.

Un detalle, claro.

¿Usted piensa que Salvatierra estaba bloqueando su carrera?

No. No sé por qué insiste en eso.

No, lo digo porque en el 2003

la universidad le abrió a usted un expediente disciplinario

por haber acusado de plagio a Salvatierra.

Era un capítulo de... De mi doctorado, sí.

Yo acaté la resolución.

Es verdad.

¿Y aún así, a pesar del plagio,

siguió admirando a Salvatierra hasta su muerte?

Vamos a ver...

Ambos manteníamos una rivalidad estrictamente profesional,

eso es común en las universidades.

Ya...

Diecisiete heridas, todas ellas de escasa profundidad.

¿Ninguna grave? -Ninguna.

El pobre hombre murió desangrado. -¿Intencionado?

Intencionado no, no fue una tortura.

¿Entonces?

Los cortes se hicieron en movimiento.

Una pelea. -Sin duda.

Intentó defenderse, pero esta debió de dolor mucho,

bajó la guardia y el atacante pudo alcanzarle en el tórax.

Entonces... -Se rindió.

Exacto.

¿Estás bien? ¿Qué te pasa?

-Estoy bien, es que creo que estoy embarazada.

Felicidades. -No, nada de eso.

¿Por qué? -Porque no quiero tenerlo.

Ah...

Bueno...

Creo que... me voy.

Oye, perdona, no nos conocemos apenas y...

Suerte con el caso.

Gracias.

No sé si Laura está preparada.

¿Qué es lo que tiene para que confíes tanto en ella?

Bueno...

Es una agente muy cualificada, dactilógrafa, habla tres idiomas,

experta en ordenadores.

Dos años conmigo sin fallar jamás...

Es incondicional, es apasionada, ¿qué más quieres?

De acuerdo.

Adelante.

Resopla

¿Qué se sabe de Luis?

Está empeñado en demostrar que Caraguapa es inocente.

Así que apasionada...

Oye, así va a ser muy difícil ser amigos, ¿eh?

Ya...

Abren la puerta

Hola.

Un beso, ¿no? -Luis...

No puedo pasarme la vida escondiéndome.

Tienes que venir a la unidad. -Ni lo sueñes.

-Es la única forma de ayudarte.

No me moveré si no me dices la verdad,

soy la única que pasa información. -Merche...

Que no, joder. -No me hagas llevarte por la fuerza.

Que no, que me quiero ir a casa, no sé qué hago en este hotel, que...

¡Fue Jesús! Fue Jesús.

¿Qué Jesús?

Tu sobrino, el hijo de tu hermana.

Él mató a Lucas.

¿Jesús?

Merche.

-¡Eres un mentiroso de mierda! ¡Me has estado engañándome!

-No grites. -¿Cómo has podido? ¡Vete de aquí!

¡Márchate ahora mismo, no quiero verte nunca más!

-!Está bien! No grites, no grites...

Está bien, me voy.

Me voy, pero ni se te ocurra moverte de aquí, ¿me oyes?

No grites.

Vale, me voy.

Móvil

Mi coronel.

Ahora mismo.

Llora

¡Nooo!

Música pop ¿Qué tal tu padre?

Bien, buscando al asesino de un catedrático.

Nunca hay motivos suficientes para matar a alguien.

Sí los hay, el problema es cuando pierdes el control

y se te va de las manos. -En ese caso lo cogerán enseguida.

Eh, piernas feas.

Venga, que seguro que salen bien.

Ponme una cara más sexy.

A ver, ahora ponte por aquí.

Bueno...

Perfecto.

Y ahora, no sé, ponte por ahí. -Aquí.

A ver.

Dame un perfil.

Perfecta.

A ver...

Guapísimas. -Venga ya, enséñamelas.

Muy guapa, a mí me gusta esta.

¿Has visto?

Ajá. -Mira, esta es la mejor.

Y luego tenemos esta otra, ¿eh?

Y esta es la que más me gusta...

¿Qué haces?

Besarte.

Estoy de broma, chica.

Le gusta que sus secretarias lleguen antes que él

y se vayan después, es de la vieja escuela.

¿Qué significa de la vieja escuela? Que puede mandarte

a comprar calzoncillos que a preparar un caso.

Ah, muy bonito. Sí.

¿Tú cómo sabes todo esto?

Aquí tienes tu currículum profesional...

Y un listado de las preguntas que Reixach suele hacer

a las candidatas a secretarias.

Vete empollándotelo mientras busco más información.

Ah, y búscate un buen vestuario.

Vale.

Fui yo quien la dejó a ella, nunca me pareció trigo limpio.

¿Por qué no trigo limpio?

Ana es una chica muy interesada.

No hubiese estado con Salvatierra que no llegaba a fin de mes.

Ella quiere hacer carrera, no es lo mismo un catedrático

que un profesor ayudante. Ah...

¿Usted sabía de los problemas económicos de Salvatierra?

Claro.

Nuestra relación se había estropeado, pero no hasta ese punto.

Él estaba francamente desesperado.

¿Escuchó hablar de un tal Carmona?

Sí, él es un...

Coleccionista de arte por decirlo de manera suave.

Tiene fama en el mundillo de no tener grandes escrúpulos

a la hora de conseguir una pieza.

Ya, ya...

¿Le habló Salvatierra de él?

No que yo recuerde.

¿Pueden haber hecho negocios juntos?

Nicolás era un hombre muy íntegro, pero también estaba desesperado...

Nunca se sabe.

Damián, ¿fue alguna vez a juntar setas con Salvatierra?

Hum...

Sí, muchas veces, pero hace mucho que no voy.

Ah...

Nada más, muchas gracias.

Gracias a usted. Me encantaría poder ayudar más.

Le tomo la palabra.

Una curiosidad personal,

¿sabe si Salvatierra terminó el tercer volumen?

¿Por qué lo pregunta?

Porque lo estaba esperando,

me gustaron mucho los dos anteriores.

No lo sé, yo también lo estaba esperando.

Bueno, gracias. Gracias.

Hombre, tía, pensé que te había pasado algo.

¿De dónde has salido tú, eh? -¡Tía, para!

¡Eres un asesino! -¡Para!

¡Un asesino que ha matado a...! -¿Me vas a insultar ahora, eh?

¡Venga, dispara!

Vete de aquí.

Vengo sola, si eso es lo que te preocupa.

Lárgate de aquí.

Tenías que haberme matado

porque pienso ir a por ti.

¿Qué haces?

Me encanta.

Te encanta el sombrero de una muerta.

¿Sabes de dónde sacan esas cosas? -No.

Se las compran a los familiares de los viejos cuando mueren...

Hola. -Buenas.

Hola. -¿Puedo ayudarles?

Sí, buscamos algo muy concreto.

Una Virgen de la Llave de la Misericordia.

Lo siento, pero no trabajamos ese género.

Tenemos especial interés en esa talla.

Sentimental, ya sabe.

¿Podemos hablar con el señor Carmona?

Está de viaje.

Vamos a ver, si pudiese ayudarnos se lo agradeceríamos mucho.

Ya les he dicho que...

Sí, ya, pero es que el otro día nos atendió un chico joven,

fuerte, moreno...

Y nos dijo que el señor Carmona conseguía estos objetos.

Como una virgen de la llave de Santa Clara.

Ese chico no pudo decirles eso.

Los dos¿Por qué? -Porque él se ocupa de los recados.

Lo siento, tengo mucho trabajo.

Pues nada, muchas gracias. -Gracias.

-Hasta luego, adiós.

Basta, déjalo ya y vete a descansar que tienes una cara que das pena.

Tengo que demostrar que ella es inocente. Mira esto.

¿Has estado siguiendo a Toni solo?

Estás tonto. He tomado precauciones.

Estás tonto. Escúchame, escúchame.

Si fuese una traidora estaría con él, y no lo está.

¿Lo entiendes? Sí, te entiendo.

Las cosas no se hacen así, Luis. ¿Y cómo se hacen?

Bien.

Sabes dónde está, ¿no? No...

Bueno, entonces encuéntrala

y tráela aquí.

Si le interrogamos se le van a despejar todas las dudas,

pero hazlo ya.

Sierra, hemos identificado las huellas.

Venga, voy.

Ya.

Te he traído un breve perfil de tus compañeros de trabajo.

Cuidado con el jefe de contabilidad, es el pelota de Reixach.

¿Y Reixach cómo es? Ya te dije, un tipo clásico.

¿Y con las secretarias?

Un seductor.

¿Quieres decir que...? ¿Si te entrará? Seguro.

Con esa pinta ni de coña. Ay...

¿Me dejas las medallas?

Si te portas bien, ya veremos.

¿Tú cómo has conseguido todo esto?

Digamos que invité a cenar a la jefa de personal.

¿Seguro que solo a cenar? Tú no preguntes.

Me está llegando una foto de la anterior secretaria.

Ríe

¿De qué te ríes?

Me parece que hemos perdido una baza. ¿Cuál?

No le gustan las mujeres.

Si es como mi madre, ¿no decías que era un seductor?

Ponerte nerviosa era parte del entrenamiento.

Ya...

Tengo un esquema de las cámaras de seguridad, turnos de vigilantes,

los puntos débiles...

Qué buen compañero eres...

Por ti lo que haga falta.

Exboxeador de tercera, exmatón de discoteca, bien...

¿Condenas pendientes? -Sí.

Daba palizas por encargo y trabajaba para Carmona.

Bueno, Carmona pudo ordenarle que le diera un susto a Salvatierra

y a este se le fue de las manos. -¿Por qué?

Es violento... -Digo Carmona.

¿Por qué querría pegarle?

Porque Salvatierra querría vender la virgen por su cuenta.

Quizá intentó chantajearle.

De todas formas los traficantes de arte no son asesinos.

Suelen saber qué leyes pueden o no infringir.

Bueno, no tenemos nada mejor así que...

Voy a buscar a Sierra.

No para de comunicar.

¿Y tú a quién escribes?

A Laura.

A ver qué tal va la infiltración.

Al final os llevaréis hasta bien, quién lo iba a decir.

¿Por qué íbamos a llevarnos mal? -Sois iguales.

¿A qué te refieres?

Ya sabes. -No, no sé.

Marina, ¿estás celosa?

¿No tienes abuela?

No, las dos murieron.

-Lo siento.

Que no, tonta...

¿Y tú a quién llamas? Al final estaré yo celoso.

A Susana Ballesteros, la mujer de Diego Cortés.

Y ese quién es.

Joder, Pablo. El boxeador.

El de los recados del anticuario. -Ah, vale.

Que no te enteras, ¿eh?

Bueno, joder, cómo te pones.

¿Qué pasa con mi marido?

Sólo quiero saber dónde está.

Siéntate.

Míreme estoy a punto de explotar.

No tengo a nadie más, por favor.

Está detenido, ¿verdad? ¿Está detenido?

No, tranquila, sólo está declarando.

Diego es muy buena persona.

Siempre ha tenido mala suerte, pero ahora empezaba a irle bien.

Y va a ser padre.

Me prometió que no volvería a meterse en líos.

Lo prometió por ella.

¿De cuánto estás? -Fuera de cuentas.

Ella iba a cambiarlo todo.

Está por nacer tu bebé y eso supone gastos.

¿Tu mujer trabaja?

Lo dejó hace dos meses.

No podía seguir limpiando pisos embarazada.Claro.

Es una buena oportunidad para...

hacerte de un dinero fácil, ¿no?

¿Fácil? El dinero nunca es fácil.

¿Qué hacías para Carmona?

Recados.

¿Palizas? No.

Eso lo dejé hace tiempo, solo recados.

¿Entra dentro de la categoría de recados amenazar a alguien?

Le juro que dejé todo eso.

Estaba yendo a terapia, compruébelo si quiere.

¿Le conoces?

Sí.

Estaba en una situación desesperada como tú.

Yo no le maté.

¿Cómo sabes que está muerto?

He leído el periódico.

Por eso me han detenido, ¿no?

Porque soy un sospechoso habitual, carne de cañón.No.

Estás aquí...

porque estuviste en la escena del crimen.

Quería ser boxeador, pero tuvo muy mala suerte.

¿Tienes un minuto? Sí.

Ay. -¿Estás bien?

¿Qué te pasa? ¡Ay!

Ay, ay... Tranquila.

Ve a por la médico. Sí.

Tranquila. Creo que ya está aquí.

Respira, respira.

Respira, venga, despacio.

Carmona te pidió que le dieras una paliza a Salvatierra.

¿Qué pasó, se te fue la mano?

Le repito que yo no le maté.

Ni siquiera llegué a pegarle.

No.

Quedaste con Salvatierra a hablar de arte precolombino en el pinar.

No. Venga...

Yo sólo tenía que recoger una estatua.

Sí, una virgen.

Una talla. Sí, esa.

No, esa es falsa.

¿Cómo falsa?

Cuando fui a por la estatua me dijo que ya no la tenía.

¿Y tú le creíste?

Sí, pues... Supongo que sí, sí.

¿Y qué te dijo que hizo con ella?

La había devuelto.

¿A quién?

A sus dueños.

Una pequeña iglesia, en las afueras, en Estremera.

¿Qué ha pasado?

Ha roto aguas. ¡Lo noto aquí!

Tranquila, tumbémosla.

Ve a la enfermería y tráeme paños, compresas y agua.

¿Vale? Tranquila, tú respira, respira.

¿Hiciste la preparación? -Sí.

Venga, respira, despacito...

¿Tienes la contracción ahora? -No.

Entonces venga, respira profundo, oxigénate, despacito.

Vamos, venga, despacio.

Cuando tengas la contracción, ya te digo.

Muy bien, vamos, te vas a tumbar, venga.

¿Es el primero? -Sí.

Tranquila ya verás qué bien.

¿Le mataste?

No.

¿Por qué Salvatierra te enseñó la foto con sus hijas?

¿Cómo lo sabe?

¿Por qué lo hizo?

Cuando me vio llegar supo a lo que yo venía.

Como no tenía la estatua se asustó.

Suplicó que no le matara y...

que iba a empezar una nueva vida,

que estaba luchando por sus hijas.

Yo estaba a punto de ser padre,

me di cuenta de que no podía hacerle daño y me fui.

¿Así de fácil?

Nunca he matado a nadie.

No, pero la escena del crimen era digna de un principiante,

de alguien incapaz de controlarse.

Digamos... tú.

Lo tengo todo en contra, ¿verdad? Sí.

Además sabemos que el día anterior...

fuiste a ver a Salvatierra a su despacho en la Universidad.

No te molestes en negarlo, porque diste el DNI para poder entrar.

Fui a la universidad,

pero no a verle a él.

¿No? ¿Y a quién?

Venga, dilo.

La verdad es la única que puede ayudarte.

Venga.

A otro profesor. ¿Quién?

Al ayudante de Salvatierra.

¿A Damián Ortega?

Sí.

Venga, hombre, si había huellas tuyas por todos lados.

¿Qué pinta Damián Ortega en todo este asunto?

¿Es que no lo sabe?

No, ¿qué tendría que saber?

Damián trabaja para Carmona.

¿Ah, sí?

El profesor le asesora.

¿Y Salvatierra qué negocio estaba cerrando con Carmona?

No lo sé, ya se lo he dicho.

A él nunca le había visto antes.

Ay, ¡otra! -¡No grites!

Respira, coge aire y empuja.

Venga, así, agárrate las rodillas, ¡muy bien! ¡Sigue!

¿Qué pasa con la ambulancia? Voy, voy, voy.

Venga, venga, suelta. -¡Joder!

Joder, voy a haber parido rodeada de policías.

Venga, respira.No, guardias civiles. Hay cosas peores, venga.

Se abre la puerta

¿Qué opinas?

Se lo está inventando.

No parece un tipo muy imaginativo.

Está intentando salvarse.

Tenemos sus huellas, reconoce que le encargaron el trabajo

¿Qué más necesitamos? Lo mataron a cuchilladas.

Este es un boxeador, un matón de barrio, no es su estilo.

Bueno...

Todos podemos perder los nervios en un momento dado.

Y el estilo.

Ya.

Solo necesitas una buena razón.

¿Y cuál sería la de este tipo?

-El dinero.

Va a ser padre, seguro que lo necesita.

¡Otra! -Agárrate, venga, ¡y empuja!

¡Aaah! -Venga, ya sale la cabeza.

Muy bien, muy bien, estamos viendo a tu niño.

Sigue, sigue, venga, muy bien muy bien.

Marina, haz algo. Sigue así.

Muy bien, venga así. Avisad a mi marido, ¡por Dios!

Avisad a mi marido. -Respira.

Relájate y respira, venga. -Mi marido.

Muy bien, a la siguiente.

Diego...

¿Testificarías contra Damián Ortega?

¿Significa que me cree?

Significa que podría ayudarte, nada más.

Sí.

Testificaría contra él.

Capitán.

Su mujer está pariendo en la otra sala.

Tocan la puerta

Permiso.

¿Qué es? Una niña.

¿Está bien? -Está perfectamente.

Cariño. -Mi vida.

Ya está.

¿Señorita Rosendo?

Siéntese. Gracias.

Viene usted muy recomendada. Me gusta mucho mi trabajo.

En este bufete no tenemos horarios.

¿Entiende lo que eso significa? Sí.

Vivo sola y no tengo obligaciones.

¿Por qué dejó su anterior empleo? Bueno, soy... soy ambiciosa...

Y... Se le quedó pequeño.

Sí.

No sé.

Tengo que pensarlo.

Señor Reixach,

no le voy a decepcionar.

Bueno... ha sido un placer.

La llamaré. Gracias.

¿Cómo te encuentras?

Ya sabes.

¿Necesitas algo?

Bueno esta mañana...

¿Quieres hablar?

Hablar no cambiará las cosas.

¿Tu pareja no quiere tenerlo?

Ni siquiera lo sabe.

¿Por qué no se lo dices?

Saldría corriendo.

Y no quiero perderlo.

Tienes que elegir.

Qué matrona se ha perdido el mundo.

Me daba cosa verte con esa bebé en los brazos.

Tener un hijo el día que te detienen.

¿Qué hacemos con él?

¿Tiene causas pendientes?

No.

¿Le vas a soltar? No, duerme aquí.

Qué imagen.

¿Capitán Sierra? Sí, padre, gracias por atenderme.

¿Es lo que buscaba?

Qué maravilla, ¿eh?

Qué bonita es.

La Virgen de la llave del misterio.

El equivalente femenino de San Pedro.

La única mujer con autoridad para dejar entrar o no,

al Cielo a los pecadores.

¿Es usted un buen cristiano? No, no, soy un buen lector.

Me encantan los chismes entre cielo e infiero y quién gana y quién no.

Y quién es quién. Hay que estar preparado.

Perdón. ¿Esta es la persona que se lo trajo?

Sí.

¿Qué le dijo?

Que venía a devolverla a su lugar.

¿Nada más?

Después se confesó.

Ah, ya. Dígame...

¿Sabe si lo consiguió?

¿Qué cosa, padre?

Lo que se proponía, su nueva vida.

No, no, no.

No tuvo suerte.

Suena el teléfono

¿Sí?

Sí, señor Reixach.

Muchas gracias.

Estoy dentro.

Lo que yo te diga, la falda de tubo nunca falla.

No hay nadie de verde.

Ay, no... Porque vinimos todos disfrazados.

Mi hija quería preguntarle algo.

¿Me podías dar el libro de mi padre, por favor?

¿Qué libro, cariño?

El que había terminado.

Cuando nos llevó a la piscina nos lo enseñó,

siempre lo hace cuando termina un libro.

Nicolás había publicado dos libros y con este...

Los he leído.

¿No lo tienes tú?

No, claro que no. ¿Lo buscarás?

Sí y en cuanto lo encuentre, te lo doy.

Gracias. De nada.

Pide una orden de registro completo. Ok.

Se abre una puerta

Buenas.

¿Por qué estoy aquí?

¿Y usted qué cree?

Creo que está jugando conmigo.

Creo que no tiene nada contra mí, que me quiere pillar en un renuncio.

Y creo que estoy aquí porque le caigo mal.

Sí.

Y además por mentirnos.

Tenemos un listado completo de las llamadas hechas a Diego.

¿Por qué?

Salvatierra necesitaba el dinero, eso es evidente.

Y yo conocía a ese... galerista.

A Carmona.

Sólo le conseguí un trabajo.

¿Qué clase de trabajo?

Carmona trafica con obras robadas de otros países.

Ah. Salvatierra lo legitimiza.

Las daba autenticidad.

Obras de arte...

¿Cómo esta?

Como esa. Ajá.

¿Las blanqueaba?

Damián, ¿estuvo usted...

la mañana del domingo,

en el pinar con Salvatierra?

No, ya le dije que hace mucho que no iba con él.

Ya, sí, claro, sí.

Carmona...

debe haberse enojado mucho con usted,

cuando Salvatierra decidió devolver la talla a la iglesia, ¿no?

¿Conmigo? Claro.

Perdería mucho dinero, por su culpa.

No tengo que ver con las historias entre Carmona y Salvatierra.

Algo tendrá que ver porque los puso en contacto.

¿Eso qué demuestra?

Si Salvatierra decidió no ganar dinero con esta pieza,

eso no tiene que ver conmigo.

Damián,

ambos admirábamos a Salvatierra por su trabajo profesional.

Yo estaba esperando muy ansiosamente su tercer volumen.

Pero bueno...

¿No me podría adelantar algo?

No. ¿No?

Claro que no, disculpe que abuse de usted.

Lo que ocurre es que las hijas de su colega asesinado,

me contaron que esa mañana,

estuvieron en el coche leyendo parte del manuscrito y...

sentía curiosidad.

Si no estoy detenido, me gustaría irme ahora.

¿Cómo no?

Váyase.

No lo habían encontrado, pero lo han encontrado.

En su despacho.

Usted se lo llevó después de asesinarle.

Lo sacó del coche.

Están sus huellas en todas las páginas.

¿Qué pasó?

Los dos trabajaban para Carmona, pero él quería dejarlo.

Y eso ponía en peligro el negocio, ¿sí?

Decidió hacerlo entrar en razón

y llevó a un matón al bosque, el domingo.

Se quedó esperando...

pero vio que el matón no le hacía nada y que se iba.

Y ahí usted perdió el control.

Lo siguió,

lo asesinó,

brutal y torpemente.

¿Fue sólo por odio, Damián?

Él siempre se creyó mejor que yo.

Me quitó a mi novia.

Me perjudicó en mi trabajo.

Y yo le odiaba.

Le odiaba con toda mi alma.

¿Y por qué se llevó el manuscrito?

Necesitaba leerlo.

Ven que te cuento, Julia. Perdón.

¿Qué me quieres contar? No tengo la menor idea,

ya se me va a ocurrir.

Una excusa. Aceitunas y ya empezar.

Gracias.

¿Echamos otra? -Claro.

Yo me voy ya, ¿alguien se viene?

Sí, yo.

Vale, voy a pagar.

Traidor.

Nacho, entiéndelo, no hay color.

Yo te invito. -Color te voy a dar yo a ti.

¡Joder! ¿Será posible? -Bueno...

Yo también me voy a ver si hay alguien despierto en casa.

¿Desbandada general o qué? ¡Menudo panorama!

¿Hoy qué ponen en la tele?

Pues dos huérfanas que ha dejado.

Eso da qué pensar. -Sí, que yo no seré un buen padre.

Seguro, un poco bruto, pero buen padre.

Oye, Pablo.

¿Te pasa algo conmigo?

-¿Qué me va a pasar? No. -¿Y con Laura?

Y Dale con Laura, ¡Dios mío, cómo sois las mujeres!

Tratamos con hijos de muchas edades, no es fácil.

¿Sabes qué me gusta de los hijos? -¿Qué?

¿Besarlos, abrazarlos? -Encargarlos.

-¡Ay! Hay que ver cómo con una sola palabra pierdes todo el encanto.

-Bueno, ¿qué, vamos?

-Vamos, Segura, vamos.

¿Os quedáis?

¿Te llevo? Ya sé lo que tengo que contarte, cinco minutos.

Segura, hazme una fotocopia del manuscrito de Salvatierra.

Dos, les prometí uno a las hijas, antes de que se lo lleven.

Sé que no es legal, pero quizá no se publique nunca.

De acuerdo. Venga.

Adiós, Comandante. Hasta luego.

Hasta mañana. Hasta luego.

Hasta luego. -Hasta mañana.

Cinco minutos que han sido casi dos horas.

¿Nos vamos?

Qué culpa tengo si cuento cosas tan interesantes.

Huy, sí, claro.

Lo que pasa es que dices una cosa, piensas otra, haces otras...

y sientes otra.

Cuatro en uno, un peligro como siempre.

Ponte de acuerdo, Bruno.

Claxon

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los coleccionistas... - Capítulo 9

Unidad Central Operativa - Los coleccionistas de arte no saben matar - Capítulo 9

08 may 2013

En un apartado pinar aparece muerto dentro del coche un catedrático de arte de unos 50 años. La víctima tiene varias puñaladas de arma blanca por todo el cuerpo. Aparte del ensañamiento, lo que más les llama la atención es que la ropa desprende olor a linimento. Sierra conoce al tipo, o más bien, sus libros: colecciona dos de una trilogía que ahora jamás podrá terminar de leer.

Histórico de emisiones:

24/07/2009

ver más sobre "Unidad Central Operativa - Los coleccionistas de arte no saben matar - Capítulo 9" ver menos sobre "Unidad Central Operativa - Los coleccionistas de arte no saben matar - Capítulo 9"
Clips

Los últimos 39 programas de Unidad Central Operativa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios