UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5252816
Para todos los públicos UNED - 31/05/19 - ver ahora
Transcripción completa

Comencé a bailar cuando tenía 15 años y fue casualidad,

porque a mí no me gustaba nada bailar, nada.

Yo soy original de Panamá

y en la cultura latinoamericana todos los niños tienen que bailar.

Mi mamá me decía “tienes que bailar,

tienes que bailar porque tú eres un hombrecito” y yo decía no.

Hasta que un día en el instituto,

había una coreografía, estaba con unos amigos,

y estaban ellos haciendo la coreografía y yo fuera viéndoles.

Hubo un chico que no fue a la coreografía

y me dijeron si quería aprenderla.

Sí es verdad que a mí me gustaba la música,

pero yo la bailaba solo en casa.

La bailaba o hacía otras cosas en plan rollo más movimiento,

más que merengue y eso que quería mi mamá.

Dije sí, aprendí y lo que me gustó

fue el hacer una coreografía principalmente y así comencé,

con una coreografía a los 15 años.

Pero era más rollo afro, congo de mi país

con una mezcla de hip hop,

así comencé, con el hip hop, un poco más callejero.

Empecé a bailar ballet con tres años y, en realidad,

fue porque mi mejor amiga de parvulario

empezó a ir con otra chica, yo decía: “¿Por qué ya no vas conmigo?”,

“Porque nos hemos apuntado a ballet”

y dije: “Yo mamá también quiero ir a ballet”.

Empecé a ir como extraescolar en el colegio,

solamente un par de días a la semana

y año tras año me fui enamorando muchísimo del estilo,

de lo que suponía todo el ballet en general.

En toda cultura, desde la existencia del ser humano,

la danza aparece como forma de comunicación.

Algunos estudios sugieren que el baile surge

incluso antes que otras formas de expresión.

La danza utiliza el propio cuerpo

como instrumento para la ejecución de la comunicación.

Desde pequeños bailamos de forma natural y espontánea,

expresando la intensa estimulación emocional que nos produce la música.

Esta disciplina artística tiene la capacidad de proporcionar un puente

entre la mente y el cuerpo, conectando lo físico con lo mental

aportando estados emocionales positivos y reparadores.

El baile tiene muchos beneficios a nivel físico, psicológico y social.

A nivel físico lo principal es que nos mantiene en activo,

nos permite hacer gimnasia, ejercicio

y también mejorar nuestra coordinación nuestro balance.

A nivel psicológico lo primero es que empleamos

una serie de actitudes que permiten que mejoremos nuestra memoria,

nuestra coordinación visoespacial y, sobre todo, nuestra atención.

Cuando estamos bailando tenemos que estar muy concentrados

en lo que estamos haciendo y escuchando e interpretando la música.

Cuando bailamos tomamos conciencia de nosotros mismos;

de hecho, cuando acudimos a una academia de baile

siempre hay espejos y esos espejos te permiten ver

y permiten mejorar tu postura y cómo te estás moviendo.

Pero también tomamos conciencia de la otra persona;

eso hace que utilicemos la empatía y que nos acostumbremos a bailar

con personas muy diferentes.

Todo ello nos lleva a un estado de concentración plena

que en psicología denominamos estado de flow o de flujo,

donde el tiempo parece que desaparece,

la noción del tiempo fluye y el momento se disfruta en sí mismo.

Yo bailaba salsa y bachata y estaba en una discoteca

donde se bailan esos estilos,

y de repente, pusieron una kizomba y yo...

la música me llamó mucho la atención, me gustó muchísimo,

tiene siempre unos bajos y una percusión muy potente y,

como bailarina, observé una pareja bailando y no entendía,

porque de repente hacían contratiempo en un momento,

luego no, luego iban en lento

y como bailarina intentas entender el paso básico,

pero no lo ves, no lo identificas.

Me enamoré de la música desde el primer momento,

de esto hará seis o siete años más o menos y, desde aquel momento,

a día de hoy yo escucho kizomba en el coche, en mi casa, da igual,

es una música maravillosa.

Comencé a bailar kizomba gracias a una de mis estudiantes,

Carola Tauler.

Ella es estudiante de psicología y bailarina profesional

y hace seis o siete años me habló de la kizomba,

que está dando clases de kizomba y yo, en aquel momento,

no quise ni probar porque no me veía a mí mismo bailando,

pero posteriormente empecé a ir a sitios de salsa y bachata y,

cuando ponían kizomba, me llamaba mucho la atención.

La música era muy bonita,

pero yo me quedaba en la barra porque no sabía cómo bailar,

así que al final empecé a tomar clases y ahora llevo ya

un par de años bailando y dando clases con Albir Rojas.

La kizomba es un buen ejemplo de encuentro comunicacional,

de conexión con uno mismo y con los otros.

Este baile logra conectar con la emocionalidad propia

y la de su pareja, se realiza una experiencia de comunicación,

un diálogo sin palabras entre los bailarines.

Para mí lo más importante de la kizomba

y lo que lo diferencia de otros bailes es la concexión.

La conexión entre lo físico y lo mental y también entre las personas.

Cuando vemos a una pareja bailando kizomba es como si los dos cuerpos

se fusionaran y bailaran como si fuera uno solo.

Esto es gracias a la comunicación no verbal

que es una forma de comunicación más esencial en el ser humano

y que es principalmente emocional.

Cuando hablamos de comunicación no verbal también hablamos

de gestión del espacio.

No es lo mismo que vayas en el metro que que vayas en tu coche.

La esfera de espacio que te rodea y cómo la gente entra en esa esfera

a veces nos incomoda.

En el caso de la kizomba tenemos que permitir

que la otra persona entre dentro de nuestro espacio más íntimo.

Para ello debemos de confiar

y tenemos que dejar tocarnos y tocar a la otra persona.

A través de esa comunicación no verbal conseguimos interpretar

la música y movernos al unísono.

La kizomba para mí es uno de los mejores bailes que hay

con respecto a la conexión entre dos personas en mi opinión.

Es un baile que invita a un abrazo bonito,

a un fluir de una manera mucho más suave pero,

al mismo tiempo, dinámica.

Un abrazo que en términos físicos aporta esa química,

ese cambio de energía, de interacción, de dinámica.

Yo puedo llegar a un baile, a una fiesta, triste y luego,

la persona con la que bailo,

está un poco más alegre e intercambiamos eso.

Y yo ayudarle, sin tener que hablar.

Ese tipo de conexión también ayuda mucho y los alumnos lo valoran.

Muchos alumnos me dicen

“cuando llego aquí entro y me olvido de todo”.

El movimiento de esta danza se apoya y fundamenta

en el ritmo y melodía de la música desde el abrazo de la pareja.

Se busca la improvisación a partir de la musicalidad

creando figuras caminadas con cambios de ritmo

conducidas a través del torso, brazos y cadera.

Yo bailo muchos estilos, unos 12 o 13 estilos de baile,

pero la kizomba tiene una cosa que no tiene ningún otro.

Dentro de la pareja uno es el líder y el otro es el que sigue.

Generalmente es el chico el líder y la chica la que sigue

aunque ahora se está invirtiendo mucho eso

y todos hacen de todo y eso está fenomenal.

El papel de la que sigue es alucinante porque

yo estoy escuchando la canción

a través del oído del que me está guiando.

Yo tengo mi propia manera de interpretar la música,

pero él tiene la suya y al final yo tengo que seguirle a él,

con lo cual primero tengo una lucha interna en la cabeza

por no seguir mi musicalidad y seguir la suya,

pero sobre todo lo que tiene es

que tengo que confiar ciegamente en la persona que me está llevando

y eso les cuesta mucho a las chicas cuando entran, el dejarse llevar,

el no pensar, el confiar desde el principio en tu pareja de baile

y es todo absolutamente conexión,

es un lenguaje en toda regla; desde el pecho, las manos,

hay una conexión en el pecho muy importante,

los brazos hablan muchísimo y se crea una magia y un...

es un baile que siempre digo es íntimo,

no es un baile para mostrarlo en un escenario

porque la magia ocurre ahí, en esa burbuja de energía

que hay en ese momento y que hace que sea alucinante.

El término “kizomba”,

etimológicamente viene de una expresión de la lengua kimbundu,

cuyo significado es “fiesta”

y su desarrollo como baile se hace a partir de los años 80.

Desde entonces existen diferentes registros

y se han creado nuevos bailes fusionando estilos.

El baile original es de Angola.

Tuvo mucha influencia de Cabo Verde, Mozambique, Guinea Bissau.

Kizomba significa “fiesta”

y en una fiesta africana tiene que haber principalmente tres cosas:

familia, comida y música.

Fue evolucionando hasta un punto donde también se bailó

un género de música dentro de la Kizomba que se llama “Guetto Zouk”

y empezó otra tendencia que se llama “Tarraxinha”

que es un baile mucho más sensual.

Dentro de esa rama, familia, sensualidad,

ha evolucionado a lo que hay ahora.

Ahora hay fusión, Urbankizz, hay muchas cosas dentro de la kizomba.

La Kizomba es un baile cuyo origen lo encontramos en Angola,

ex-colonia portuguesa.

Por ello, primeramente se extendió a países lusófonos de África

pero rápidamente llegó a Europa por Portugal y Francia.

Actualmente descubrimos encuentros Kizomba en cualquier lugar del mundo,

pero incluso podemos acercarnos a este baile desde Internet,

con tutoriales en red.

Hay gente que vive en Australia

o gente de Alemania o gente de la India...

Tener la oportunidad de llegar a ellos

por medio de la tecnología es bueno, porque para ellos a veces...

Por ejemplo, Panamá, que es un país económicamente menos pudiente,

dicen que no pueden viajar hasta Europa a tomar un festival,

entonces poder llegar con clases on line ellos lo agradecen mucho.

Lo que sí es importante es la fuerza de voluntad y practicar.

Puedes verlo por casa, tomar tutoriales de cocina,

de punto, de cualquier cosa, pero es importante practicar,

como mismamente la UNED,

la tomas a distancia pero tienes que leer, tienes que trabajarlo,

sí que se puede.

Tengo muchos alumnos que voy a los festivales y me dicen:

“tú has tomado tus cursos, que guay” “ese paso ya lo he visto porque...”

Sí que se puede, con fuerza de voluntad sí que se puede.

En la kizomba el gesto más pequeño contribuye al diálogo,

la conexión con la pareja nunca cesa.

En este baile cobran gran importancia

las sensaciones provocadas por la cercanía con la pareja.

Esta comunicación armoniosa entre los bailarines,

crea una conexión íntima

que contribuye a un estado emocional positivo,

fomentando el bienestar, la alegría y el optimismo.

Es por ello que resulta idóneo para hablar de prevención del baile

como método de intervención.

A nivel psicológico el baile nos ayuda

a tener confianza en nosotros mismos a expresar nuestras emociones

y a comunicarnos con la otra persona con la que estamos bailando.

Se han hecho algunos estudios,

no sobre la kizomba, porque es algo muy novedoso,

pero sí sobre el tango y uno de esos estudios en Australia

lo que hizo fue pedir a participantes

que declaraban tener problemas de depresión,

participar en un experimento en el cual se asignaba a tres grupos,

uno que hacía meditación mindfulness, otro que hacía clases de tango

y otro que durante un mes no hacía nada.

Después de ese mes se comprobó que aquellos participantes

que habían estado asistiendo a clases de tango,

tenían una mayor autoestima

y se sentían más satisfechos con su vida,

además habían reducido sus síntomas de depresión.

Incluso más que el grupo de mindfulness y, sobre todo,

mucho más que el grupo control.

Es muy curioso porque cuando hablamos de emociones positivas

siempre pensamos en aquellas de alto nivel de activación,

como es la euforia o la excitación.

Pero las emociones de bajo nivel de activación

también son muy importantes.

Estar tranquilos, calmados, el estar contentos nos permite

experimentar bienestar y sentir la música de otra forma.

La kizomba a mí me aporta o comenzó aportándome,

la fusión del hip hop que a mí me gusta mucho el hip hop,

pero aprendiendo más y haciendo investigación

y tomando clases con diferentes profesores y maestros,

me aportó más paz.

Hay un aspecto técnico en la kizomba que es el slow motion,

los pasos lentos,

técnicamente si no controlas ese stress que llevas diario,

ese correr a un sitio, a otro, de pensar,

sino de parar en el momento y disfrutar de ese momento,

eso creo que es una de las cosas principales

que me ha aportado la kizomba,

pero en el baile y en la vida en general.

Es una cura para la autoestima absolutamente.

Cuando llegan alumnos, sobre todo más mayores, ya adultos,

por mucho que te empeñes en explicarles un paso una y otra vez,

al final de lo que te das cuenta

que lo que tienes que trabajar es sobre la autoestima.

Siempre lo digo, no hay nadie que no pueda bailar,

todos tenemos dos piernas, todos tenemos dos brazos,

y el que no los tiene también lo puede hacer.

Es una cuestión de tiempo,

hay gente que tarda más y gente que tarda menos,

pero todo parte de la autoestima.

Si ellos se sienten capaces de hacer algo y en el momento

en que son llegan a hacer un paso y ya les dices “no está mal”,

ya está, todo cambia,

ya ellos se sienten capaces de hacer cualquier cosa

y empiezas a observar una evolución que es alucinante.

Si pensamos un poco, la mayor parte de nuestras formas de ocio,

son sedentarias.

Cuando vamos al cine estamos sentados,

cuando vamos al teatro estamos sentados,

entonces el principal aporte de salir a bailar

es que estás activo, que estás haciendo cosas.

Esto es muy importante, por ejemplo, para las personas más mayores

porque les permite mejorar su movilidad,

incluso hay algún estudio donde se ve que reduce

el riesgo de caída y aumenta la velocidad de movimiento

con lo cual es una forma de ocio muy recomendable a cualquier edad.

De hecho hay estudios en que se muestra

que incluso para accidentes de párkinson,

gracias a clases de tango, mejoran un poco de sus síntomas.

Es una forma también de prevención del aislamiento.

Las personas mayores que van a clases de baile,

una de las cosas que valoran más positivamente

es el contacto y el apoyo social.

Incluso cuando se compara con otras actividades en grupo,

u otras actividades físicas,

lo que ellos señalan es que les produce un contacto físico

y en esas edades muchas veces hay esa necesidad

porque estás más solo y ese contacto físico se valora.

Además, como forma de ocio,

entraríamos en lo que en el campo de las adicciones

llamamos programa de prevención o de ocio saludable,

porque está muy asociado el ocio con el consumo de drogas,

por ejemplo con el consumo de alcohol.

Cuando salimos de fiesta, cuando los chicos y chicas salen de fiesta,

hacen botellón, consumen muchas bebidas alcohólicas;

sin embargo, una de las cosas interesantes de bailar

es que cuando sales a bailar salsa, bachata o kizomba,

apenas se consume alcohol.

Normalmente se consume agua o bebidas azucaradas

para mantenerte ahí con energía y eso no afecte a tu equilibrio.

Salida chica... uno, dos y tres contratiempo,

y bloqueo, centro bloqueo, centro bloqueo, ¿va?

Esta danza de gran suavidad y armonía

ayuda sin duda a quien la baila.

Los beneficios psicológicos que genera en la persona

no sólo vienen dados por la conexión con la pareja,

también contribuye a este bienestar

el contexto social donde se desarrolla.

La kizomba, como otros bailes en pareja,

es una herramienta de intercambio.

Facilita la conexión social

cuidando los diferentes factores que rodean a los bailarines,

como el aprendizaje de la disciplina,

la relación con el profesor y los compañeros,

la comprensión de la música o el entorno físico.

La práctica de la kizomba contribuye al bienestar de los individuos,

muy posiblemente por la cohesión entre los participantes

y el entorno cómodo y seguro que se crea en las sesiones de baile.

Una de las cosas más positivas de la kizomba y del baile

es que te permite conocer a gente

y te permite aumentar tu red de contactos sociales.

Además, no necesitas ir acompañado para salir a bailar

porque siempre hay sitios donde ponen kizomba

y la gente es como si fuera una gran familia.

Todavía no somos muchos los que bailamos kizomba,

pero sí que hay muy buen ambiente.

Lo bueno que tienen estos bailes es que en cualquier ciudad del mundo

ahora mismo te puedes encontrar bailes sociales

Es fenomenal porque hay mucha gente mayor

que de repente les ha cambiado su vida porque se han divorciado,

se han cambiado de trabajo, porque han cambiado de país,

se siente solos, y de repente esto es una comunidad enorme de gente

que está unida por un mismo objetivo que es pasárselo bien, aprender,

disfrutar y puedes ir cualquier día de la semana.

En Madrid hay sesiones cada noche donde tú puedes ir solo

porque sabes que vas a llegar y te vas a encontrar la misma gente

porque somos siempre más o menos los mismos.

Es muy fácil, ten en cuenta que bailar kizomba es abrazarse.

Yo no conozco a la persona, pero él llega, me ofrece un baile,

yo llego y le abrazo.

Lo que te aporta un abrazo en la vida,

ese contacto con una persona que puedes conocer o no,

es increíble todo lo que te puede dar a nivel anergético.

Es muy fácil, no tienes ni que presentarte

ni que tener una conversación previa;

te ofrecen la mano, dices que sí, aceptas,

empiezas a bailar y ya existe ese diálogo, esa conversación,

esa energía, ya está, es muy fácil,

así que para la gente resulta una manera muy fácil de sociabilizarse

y de abrir su círculo de amistades y de gente.

Yo recomiendo la kizomba no sólo como baile para pasarlo bien,

para disfrutar, conocer gente,

sino que va a ayudarles personalmente a encontrar

otra manera de conectar con otras personas, consigo mismo,

otra manera de sentir la música, de contacto físico con una gente,

con otra persona, se siente diferente.

No es solamente yo me aparto porque no.

Obviamente habrá momentos que conectes más con una persona,

menos con otra, no conectarás nada con otra,

pero luego, cuando conectas con alguien

es que te puedes quedar bailando horas.

Y eso, como recomendación dentro de una ayuda personal,

creo que puede interesar bastante.

No solamente es la parte técnica,

sino la parte espiritual, humana, que también ayuda.

Yo recomiendo a todo el mundo que lo pruebe.

En España tenemos la suerte de que hay muchas escuelas de baile

con excelentes profesores, y es una forma de ocio saludable,

de diversión y, también, nos permite estar activos

y disfrutar del contacto con otras personas.

La danza contribuye a fomentar estados emocionales positivos

en todas las edades y contextos, además de ser una herramienta eficaz

desde las perspectivas social, psicológica y comunicativa.

¿Bailamos?

Realmente, no puedo decir que la palabra exacta sea vocación.

Cuando tienes 18 años hay pocas certezas,

yo, desde luego, tenía una muy clara,

que yo no podía estudiar nada que tuviera números,

problemas o cuestiones relacionadas con las matemáticas.

Entonces, casi por eliminación,

parece que Derecho ofrecía perspectivas de salida más amplias

que otras licenciaturas y por eso accedí, como mucha otra gente.

Mi paso por la universidad...

no sé a otras personas, pero a mí, particularmente,

no ha tenido un impacto como en otros compañeros,

en el sentido de que hay una serie de factores

que yo creo que han influenciado en ello.

En primer lugar, la época en que yo cursé estudios universitarios,

a finales de los 80 y principios de los 90, no era la universidad...

ni de la transición, ni de la última época del régimen anterior,

luego, no estaba tan significada

la asistencia a la facultad como en aquellos tiempos

desde un punto de vista político, desde un punto de vista personal,

a la facultad se iba casi exclusivamente a estudiar.

Ahora bien, lo que sí es cierto

es que como ocurre casi siempre en los cursos,

en las asignaturas que uno estudia en la facultad,

fue posteriormente cuando se va incrementando

el interés y el conocimiento y, mucho más, después en el trabajo.

Por poner un ejemplo, yo cuando salgo de la facultad,

supero la oposición y ya soy destinado al primer juzgado,

me paso varios años en juzgados mixtos, penales y civiles,

y no puedo ni imaginarme que,

posteriormente, cuando accedo al Tribunal Supremo,

voy a ir a una sala de lo contencioso-administrativo,

y es cuando descubro el interés que tengo por este orden jurisdiccional.

Por lo tanto, creo que es más una labor de aprendizaje,

más que desde un principio.

El gabinete técnico, desde el punto de vista del ámbito jurídico,

es de los grandes desconocidos en nuestro país,

entre otras razones, porque sólo hay en el Tribunal Supremo.

El gabinete técnico es un órgano

que lo que hace es asistir a ese órgano jurisdiccional

e, insisto, sólo lo hay en el Tribunal Supremo.

Está compuesto por una serie de letrados y magistrados,

adscritos cada uno a las salas de justicia,

que lo que se hace, fundamentalmente, es apoyar la función jurisdiccional

por parte de magistrados y por parte de las salas.

En concreto, en la sala tercera,

en la sala de lo contencioso-administrativo,

que es donde yo trabajo, allí lo que fundamentalmente,

con una reforma legislativa que ha habido muy recientemente,

el recurso de casación exige, al personal del gabinete,

en este caso a los letrados, que cribemos todas las demandas,

todos los recursos que se nos presentan,

para que sólo accedan a la fase de enjuiciamiento,

aquellas que tengan, lo que se dice ahora,

un interés que sancionar objetivo, que sean relevantes.

Para acceder al gabinete técnico, al cargo de letrado,

es un concurso oposición de méritos, es decir, se publican las plazas,

cuando quedan vacantes, en el Boletín Oficial del Estado,

y se presentan aportando el curriculum vitae

y los méritos que cada uno aporta

y, luego, hay una serie de entrevistas personales y es elegido,

por parte del pleno del Consejo General del Poder Judicial,

informando favorable o desfavorablemente

por parte de la sala correspondiente.

"Dentro de nosotros tenemos cuatro vidas sucesivas,

encajadas una dentro de la otra.

El hombre es un mineral, porque tiene dentro de sí el esqueleto,

formado por sales y sustancias minerales;

alrededor de este esqueleto está bordado un cuerpo de carne,

formado de agua, de fermentos y de otras sales.

El hombre también es un vegetal, porque, como las plantas, se nutre,

respira, tiene un sistema circulatorio,

tiene sangre como la linfa, se reproduce.

También es un animal, en cuanto que está dotado de motilidad

y de conocimiento del mundo exterior,

que le dan los cinco sentidos

y que completa la imaginación y la memoria.

Por último, es un ser racional,

en la medida en que posee voluntad y razón.

Por consiguiente, tenemos dentro de nosotros cuatro vidas distintas

y debemos, por tanto, conocernos cuatro veces".

Con estas palabras atribuidas a la conocida como Escuela Pitagórica

se nos introduce al viaje cinematográfico

de "Le Quattro Volte",

una obra en la que, como hicieran durante siglos

los discípulos del filósofo Pitágoras,

se reflexiona acerca de la naturaleza,

así como del alma que habita todo aquello que nos rodea.

Mucho se ha escrito y especulado

sobre el fundador de la Escuela Pitagórica,

pero poco o nada se sabe a ciencia cierta

sobre la vida del enigmático Pitágoras,

más allá de los ecos de su leyenda.

El historiador griego Diógenes Laercio,

citando, a su vez, al filósofo Heráclides Póntico,

afirmaba que Pitágoras solía decir que era hijo del dios Hermes

y que su padre le permitió elegir un deseo:

Cualquier cosa salvo la inmortalidad.

La petición de Pitágoras fue la de mantener la memoria de lo ocurrido

a través de sus sucesivas existencias.

Era, por tanto, Pitágoras

capaz de recordar la transmigración de su alma,

de qué forma se había reencarnado siempre,

y por cuántas plantas y animales había pasado,

así como las cosas que había padecido.

La vida de Pitágoras es, por tanto, muchas vidas,

el cruce de una multitud de historias,

una biografía establecida en el borde inabarcable de lo mitológico.

De todos los filósofos

llamados presocráticos en la antigüedad griega,

sin duda, la figura de Pitágoras de Samos es...

la más fascinante y controvertida, por su dimensión semilegendaria.

Es una figura que se mueve entre la nebulosa leyenda de su vida,

de sus viajes por el antiguo Oriente y, quizá, incluso, el antiguo Egipto,

su peregrinación desde su isla natal, de Samos,

hasta Crotona en la Magna Grecia,

las noticias muy dispersas y diversas sobre sus enseñanzas,

por supuesto, la fundación de su escuela legendaria,

pero de existencia, por supuesto, históricamente comprobable,

los pitagóricos en la ciudad de Crotona,

son una serie de características que hacen de este personaje

un objeto de debate en los estudios de filosofía antigua,

de filología clásica y de historia antigua, por supuesto,

muy viva, una figura muy disputada como digo,

que entra en la categoría de lo que Marcel Detienne llamaba

los maestros de verdad "les maîtres de la vérité" de la antigua Grecia.

El pensamiento del pitagorismo

resulta bastante conocido debido a su persistencia

en la historia del pensamiento y de la ciencia de Occidente.

No hay que olvidar que ya Platón es un pitagórico,

al decir de Aristóteles en el libro Alfa de la filosofía primera

y en el libro XIII y XIV.

Al mismo tiempo los neoplatónicos recuperan el neopitagorismo,

Jámblico, por ejemplo, Sidiano, Marino, Proclo,

no son comprensibles sin el pitagorismo,

y además se transmite después, a partir del Renacimiento,

con Gassendi, con los nuevos pitagóricos, con los atomistas,

retomando la pitagorización de los filósofos árabes.

De manera, y con esto se transmite también a la física moderna

y a la interpretación numérica de la naturaleza,

de tal manera que ha habido siempre pitagorismo en Occidente.

Aunque se ha llegado a dudar de su propia existencia,

se da por cierto que Pitágoras nació en la isla de Samos

alrededor del 570 A.C.

Tras el golpe de estado del tirano Polícrates huye al sur de Italia,

instalándose en Crotona,

donde rápidamente se propaga con éxito su doctrina.

El prestigio de Pitágoras aumenta en la Magna Grecia,

llegando a ejercer, junto a sus discípulos, una notable influencia.

Su creciente poder se acompaña, sin embargo,

de una también creciente oposición,

que termina por materializarse en una rebelión

que le obligará a volver a exiliarse, esta vez a Metaponto,

donde residirá hasta que fallezca, se dice, con más de 90 años de edad.

Hoy la investigación ya desde Schiller, desde finales del XIX,

tiende a escindirse en dos grandes áreas en torno al pitagorismo

y al propio Pitágoras histórico.

Una que tiende a ver en él al fundador de la matemática,

de los números, de una disciplina científica que es la primera,

que es una especie de lógica precursora,

y, por otro lado, otra escuela

que tiende a subrayar, frente esta primera faceta,

una faceta más de líder carismático de un grupo sapiencial,

filosófico, sí, pero también de honda impronta religiosa,

de la religión Apolínea, un tanto purificada o escindida,

subrayando unos aspectos más chamánicos de este Pitágoras,

de esta figura legendaria.

Las fuentes que nos hablan,

tanto del pitagorismo como del propio Pitágoras,

suelen ser tardías y tienden a magnificar la imagen del maestro,

hasta el punto de divinizarlo.

A Pitágoras se le atribuyen saberes, hazañas e incluso milagros

que hoy en día, gracias a otras fuentes históricas

y al propio sentido común, sabemos que no pueden ser ciertos.

El propio Teorema de Pitágoras hereda el nombre del sabio de Samos,

cuando en realidad era un principio

ya conocido en Mesopotamia y el antiguo Egipto.

Pese a todo, parecen incuestionables,

tanto el carisma como la originalidad de Pitágoras,

a la hora de combinar y difundir los nuevos saberes y sensibilidades

que llegan a la Grecia de su tiempo.

Hay que recordar que el mundo en el que vive Pitágoras...

Pitágoras es de Samos, una isla en el Asia Menor jónica,

es el mundo que estaba interconectado

en una especie de gran autopista de la información,

que era la Calzada Real Persa,

que atravesaba todo el gran imperio multiétnico de los aqueménidas,

y que realmente había un flujo de conocimiento, de información,

de saberes que la hacía... el Asia Menor jónica,

no en vano allí sucede ese llamado milagro griego,

que no es tal si uno ve todo lo que hay debajo del iceberg.

Realmente, pensemos que en época de Pitágoras,

un poco antes y un poco después también,

los persas llegan hasta la India y tienen también el Egipto,

es decir, es un imperio que se extiende...

bueno, por supuesto, Babilonia, los caldeos, Palestina,

todos los centros del saber del Oriente antiguo

están bajo dominio persa y confluyen, no por casualidad,

en esa gran carretera, esa calzada sagrada,

que va atravesando las capitales del imperio aqueménida

y que acaba en el Asia Menor griega.

No es difícil pensar en Samos, o en Alicarnaso, o en Mileto,

como un lugar donde iban a desembocar esas ideas

desde tan lejos, como los brahmanes en la India

o los sacerdotes egipcios o babilonios, etc.

Entre los pitagóricos,

especialmente entre los primeros miembros de la escuela,

el número se convertiría en el elemento clave

a través del cual explicar el cosmos,

un cosmos que entendían como un conjunto numérico ordenado.

Detrás de la realidad misma subyacerían principios matemáticos,

razonamiento que llevado al extremo, condujo a los pitagóricos a afirmar

que absolutamente todo lo que nos rodea son números,

unos números que incluso tendrían su propia entidad corpórea.

Sin embargo, esta concepción del número,

dotada de un componente mágico de carácter esencialmente místico,

todavía dista mucho del concepto abstracto del número

que tenemos en la actualidad.

Lo que no ha sido tenido en cuenta suficientemente,

no ya por la cultura científico-mental

más o menos divulgativa de Occidente, sino por la filosofía,

es justamente la crítica que hace la ontología constantemente

a esta metafísica del número.

¿Por qué razón?

Porque independientemente de que la realidad pudiera estar constituida,

que es una tesis muy atrevida,

por relaciones numéricas, geométricas, simbólicas o musicales,

el problema de la crítica de la filosofía,

para empezar por Aristóteles, al pitagorismo,

escribe varios libros contrapitagóricos, es el siguiente:

si los "archai", los primeros principios fueran números,

esto sería quedarse a medio camino,

porque las síntesis son compuestas y, por lo tanto, descomponibles

y, además, corruptibles, de tal manera que la síntesis

siempre tendrían que referir a primeros principios anteriores,

que a su vez ya no podrían ser sintéticos ni compuestos.

Las teorías básicas de los pitagóricos se han podido abordar

gracias, sobre todo, al estudio que de las mismas hace Aristóteles.

El propio Aristóteles proclamará en su Metafísica:

"Los llamados pitagóricos

se aplicaron al estudio de las matemáticas

y fueron los primeros en hacerlas progresar,

creyendo que sus principios eran los principios de todas las cosas,

y que todo cielo era armonía y número.

Y si algo faltaba en alguna parte

se desvivían porque todo el sistema les resultara coherente.

Por ejemplo, como les parece que la década es perfecta

y abarca la naturaleza entera de los números,

afirman que los cuerpos que se mueven por el cielo son diez,

aunque los visibles son sólo nueve,

y se inventan por esta razón la Antitierra".

La localización de Aristóteles

en estos contrapitágoricos, en los que incluye a Platón,

es una crítica radical que va a las raíces,

y muestra que hay una dimensión perteneciente

a la imaginación extensa y a la memoria cuantitativa,

que se queda a medio camino, que es esquemática,

y que por lo tanto no aborda otra imaginación más radical,

esta sí, límite, limítrofe, que es la imaginación creativa.

Esto tiene mucha importancia

en un elemento que no podemos nosotros olvidar,

y es que este carácter cuantitativo, numerológico, incluso simbólico,

que tanto ha fascinado luego a la ciencia de la naturaleza occidental,

es para Grecia mitológico, es cosmogónico, es genético,

no llega a los últimos y primeros principios de la realidad,

que son intensivos,

que no pueden ser cuantitativos porque no pueden ser divisibles

y que sí se localizan en acciones intensivas que dan lugar a comunidad,

y no en compuestos que tienen un correlato abstracto conceptual.

En esta ordenación numérica del cosmos,

jugaba un papel trascendental la noción de "armonía".

Alejandro de Afrodisias,

comentarista de las obras de Aristóteles,

afirmaba que según los pitagóricos

"el universo, todo, se halla configurado

de acuerdo a una escala musical,

pues está compuesto de números, y conforme a número y a una escala".

Aunque, como todo lo que rodea a su figura es difícilmente constatable,

se le atribuye a Pitágoras el descubrimiento

de los intervalos musicales regulares.

La música tiene un papel también fundamental, junto a la matemática,

y obviamente son dos disciplinas que van de la mano,

aun hoy, por supuesto, cualquier músico lo sabe.

En cuanto al hallazgo supuesto de la llave de las escalas por Pitágoras

en las fuentes, por ejemplo, he hablado de Jámblico antes...

los neoplatónicos que trasmiten sus vidas de Pitágoras,

tiene todas las marcas literarias de ser una leyenda,

una leyenda de una revelación.

Parece que Pitágoras pasa por una fragua,

donde está oyendo un martillear en el yunque

y, de repente, tiene una iluminación

acerca de cómo la matemática rige la música

y cómo se pueden estudiar las escalas... es un pasaje muy bonito,

pero que cualquier músico que lo lea ve que es falso.

Los propios cuerpos celestes

situados en torno al centro del cosmos

se hallarían a distancias proporcionales.

En palabras igualmente de Alejandro de Afrodisias,

estos cuerpos "se mueven unos más deprisa y otros más despacio,

y producen en su movimiento un sonido grave los más lentos,

agudo los más rápidos,

tales sonidos, según la proporción de sus distancias,

producen un conjunto afinado".

Hay testimonios sobre la curación por la música,

sobre la práctica de ensalmo, de himnos...

bueno, meditación... al levantarse, al irse a acostar,

la curación por la música, hay testimonios de esto,

quizá esté más cerca del Pitágoras histórico,

o del pitagorismo más antiguo,

esta aproximación de la música como ensalmo,

que el de la música como escala matemática, quizás.

Pero, bueno, ya digo que las fuentes recogen ambas tradiciones

y nos interesa destacar que, sin duda, tuvo un papel muy importante,

porque siempre la tradición lo ha recogido así, lo ha destacado.

En torno a esta doctrina, al parecer de Aristóteles,

"elegante y hábil, pero que no contiene la verdad",

se articuló durante siglos la conocida como Escuela Pitagórica.

Esta comunidad hermética se regía por una serie de principios,

en ocasiones, más propios de una incipiente religión,

que de una escuela de pensamiento.

La conducta de los integrantes del grupo

se establecía en función de un estricto código espiritual,

propiciador de un estilo de vida,

a través del cual sus miembros llegaban a la salvación.

Normas, entre otras, como no aceptar golondrinas en casa,

no comer habas, no llevar anillos o no orinar en dirección al sol,

componían una lista de obligaciones y tabús de alto

y, en ocasiones, incompresible contenido simbólico.

Heredera de muchos de los ritos órficos contemporáneos,

así como del zoroastrismo,

la escuela pitagórica extendió su influencia

hasta el punto de adquirir una importancia determinante

en el panorama político de su tiempo.

Una de las notas definitorias del pitagorismo,

frente a otros movimientos no lejanos,

es su interés por la política,

y esto ha llevado también a teorizar sobre...

en qué medida los pitagóricos querían cambiar la sociedad externa.

Es verdad que el pitagorismo ha sido estudiado como una sociedad...

carismática, tras el modelo weberiano,

una sociedad cerrada en sí misma,

con sus relaciones de poder, con sus jerarquías,

con su escala hacia el saber, hacia el conocimiento,

hacia el sumo bien, hacia la revelación sobre el alma...

pero tenía un fuerte componente también de...

actividades que iban hacia fuera de la escuela.

Las fuentes nos cuentan, por ejemplo,

sobre la actividad de los pitagóricos y del propio Pitágoras

en los conflictos que Crotona tuvo con su vecina ciudad de Sibaris,

en la Magna Grecia, hubo una guerra muy conocida

que acabó con aniquilación de Sibaris, la rival de Crotona.

En las fuentes se recoge también la actividad de Pitágoras como...

mediador diplomático con los embajadores de la ciudad rival.

Se recoge la influencia que tuvo también su grupo

a la hora de dictar leyes en la Magna Grecia.

La figura también del legislador,

del profeta, del poeta, del taumaturgo,

están un poco mezcladas en el caso de Pitágoras.

La crítica de Aristóteles,

que luego en nuestros días retomarán Nietzsche, Heidegger, Gilles Deleuze,

a partir de ser lectores de Aristóteles,

esta crítica también afecta a la política pitagórica.

Los pitagóricos son una secta de oligarquía cientifista,

que gobierna sobre los artesanos y sobre los militares,

a través de ¿el qué?, el haberse hecho dueños del número.

El que posee el número y, por lo tanto, las ciencias de la medición,

la medicina armónica, la astronomía, la agrimensura,

se coloca por delante del cosmos,

del orden, del tiempo, del lenguaje, del mundo...

pero esto es mitológico dice la crítica griega,

y esto no podemos olvidarlo porque por mucho que la ciencia

o cierta intelectualidad se haga pitagórica, sin embargo,

la crítica de la ontología rigurosa

es la que vuelve a retomar el pensamiento contemporáneo.

El respeto en la polis por el resto de los ciudadanos

era una de las consecuencias directas

de la creencia de que todos los hombres, en particular,

y todos los seres vivos, en general, somos congéneres.

Además, el alma de todo ser sería inmortal,

y transmigraría de unos a otros en un eterno devenir.

En el siglo VI A.C., que es cuando vive Pitágoras,

hay una suerte de revolución en el pensamiento y en la religión griegas,

una revolución que tiene que ver con la idea del alma.

Es una idea del alma que no tiene nada que ver

con la que había, por ejemplo, en Homero.

Hay una perspectiva ética del más allá,

hay una suerte de descubrimiento o redescubrimiento, si queremos,

no sabemos cómo había sido antes, de la teoría del alma.

En cuanto al saber sobre el alma que los pitagóricos...

y Pitágoras, sobre todo, defendían, y en el que son pioneros,

digamos que en las fuentes antiguas se reconoce esa primacía,

son los primeros que introducen esas ideas sobre el alma,

quizá en paralelo a los órficos, que ya he mencionado antes,

la idea de que el alma puede separarse del cuerpo

y tras unos ciertos ciclos,

numéricamente demostrables en la armonía del cosmos,

volver a reencarnarse en otro ser, en otro ser vivo, en otro cuerpo.

Bueno, esa idea, las fuentes antiguas eran un poco cautas

a la hora de relacionarlas con algún ámbito geográfico,

en Heródoto, por ejemplo, parece que se relacionan con Egipto.

Hay otros estudiosos y otras fuentes, también,

que apuntan hacia la zona de Tracia o de Escitia...

bueno, zonas que Mircea Eliade llamaría chamánicas,

el famoso historiador rumano de religiones

que tiene este libro estupendo sobre...

"El chamanismo. Las técnicas del éxtasis",

sin duda, va más allá, y se remonta en último término a la India.

Una comprensión que cree en la reencarnación del alma individual

para no asumir la muerte, tiene consecuencias...

esta fuga de la muerte hará que, por ejemplo,

ya Heráclito diga "son superficiales",

o que Empédocles y Parménides,

hayan sido educados en el pitagorismo

y sean pitagóricos heterodoxos,

es decir, conocen en profundidad el pitagorismo y dicen...

"no puede ser, qué pasa con el sentido de la muerte,

con la diferencia, con la tragicidad, con la creatividad poemática".

De tal manera que hay, por parte de la filosofía ontológica,

siempre una decepción ante el pitagorismo dominador,

y es lo que nos ocurre a veces cuando vemos...

soluciones muy elegantes de la matemática o, incluso, de la música,

pero decimos "¿y dónde está aquí la tragicidad?,

¿qué es lo que pasa con el dolor del hombre, con el dolor del mundo,

qué pasa con la muerte, con la herida, con la creación,

con la ruptura respecto de las cadenas de contrarios en pugna?

A pesar de que el secreto

fue una regla básica entre los seguidores de Pitágoras,

su doctrina consiguió permear en su tiempo

y transformar el devenir de la historia de la filosofía,

siendo, hoy por hoy, indiscutible...

la influencia y la vitalidad de su legado.

La huella dejada en autores posteriores

es determinante a la hora...

tanto de entender la historia del pensamiento en Occidente

como de establecer vínculos, no del todo estudiados,

con tradiciones remotas pertenecientes a lugares...

tan distantes como la India y China.

Siempre se habló de la deuda que tenía la filosofía platónica

con respecto a esta escuela.

Bueno, desde el "menón",

desde las primeras teorizaciones sobre el alma

y sobre la metempsicosis en Platón,

en la lección de geometría del "menón", recordemos, también...

profundamente marcada por esa influencia pitagórica,

hasta la política, recordemos en la República unas leyes...

esos consejos de casi hombres divinos, guardianes de la ciudad,

o filósofos en la cúspide de esta polis ideal,

de Calípolis o de Magnesia,

que quizá recojan algo de esa estructura jerárquica

de la antigua sociedad sapiencial pitagórica,

y de sus planes para mejorar...

utópicamente, si queremos, la comunidad política.

El neopitagorismo se extendió hasta bien entrada la era cristiana,

solapándose, en muchos casos, sus ideas

con las del propio cristianismo...

al que, sin lugar a dudas, allanó el camino,

al haber introducido siglos atrás la idea de la inmortalidad del alma.

Esta crítica la entendemos mucho más nosotros gracias a Nietzsche.

Nietzsche ha defendido

que la comprensión de una Grecia basada en la armonía

y en la "krasis", en el orden, es apolínea,

pero que faltaba la mitad dionisíaca, la diferencia, la alteración,

la necesidad de romper todas las síntesis que se anquilosan,

porque se hacen doxáticas o dogmáticas en las costumbres,

el Nietzsche trágico, el que nos ha devuelto la catarsis,

la purificación de la tragedia como asamblea poemática,

es contrapitagórico.

Heidegger ha ido más lejos siguiendo a Nietzsche

y también siendo lector de la retórica y la poética de Aristóteles,

como de Nietzsche, al denunciar...

que la metafísica del olvido del ser y del aumento del hombre,

para decirlo con los primeros existencialistas nihilistas rusos,

muerte del ser, muerte de Dios, ascenso del hombre,

nos ha mostrado que ese decurso, es un decurso del olvido del ser...

en nombre de la metafísica del más allá,

por la no asunción de la muerte, de la ciencia y de la técnica,

es decir, una racionalidad del poder y del dominio.

Por último, Deleuze, en quien confluye no sólo toda esta vía

y también el gran descubridor del Aristóteles griego en la retórica,

que es también Hölderlin, sino también Espinosa y la "estoa",

por lo tanto, las dos grandes vertientes

de la ontología de Occidente, también discute la armonía,

la estructura, la codificación estructural cuantitativa extensa,

gracias a la cual se ha dominado a la naturaleza.

De tal modo, que la crítica al pitagorismo,

es la cumbre del pensamiento occidental y es una cumbre crítica.

Digamos que literariamente nos gusta también leer...

las vidas de Pitágoras como vidas...

no tanto de un filósofo, como hoy lo pensaríamos,

sino más bien como vidas de santos, una especie de ageografía pitagórica,

escrita muchos siglos después por filósofos neoplatónicos

que querían hacer de Pitágoras su primer fundador,

su especie de precursor,

lo mitifican, casi lo divinizan, le hacen hijo de Apolo a veces,

lo convierten en una figura que sabía de todo,

que era precursor, no sólo de la música,

sino de la medicina, la matemática, de la política, de la retórica...

en fin, es una especie de maestro de maestros,

en el que se va a convertir la figura histórica de Pitágoras

ya en la antigüedad tardía.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • UNED - 31/05/19

UNED - 31/05/19

31 may 2019

1.- ¿Bailamos Kizomba?.
2.- Derecho en primera persona. Raúl Cancio.
3.- Los Pitagóricos.

ver más sobre "UNED - 31/05/19" ver menos sobre "UNED - 31/05/19"
Programas completos (688)
Clips

Los últimos 2.391 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios