UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4747942
Para todos los públicos UNED - 21/09/18 - ver ahora
Transcripción completa

-Estamos en la casa cuidadora de las palabras,

estamos en la Real Academia Española.

En ella, hoy vamos a tratar con una de las figuras más destacadas

dentro del panorama literario español que es Luis Mateo Díez.

Bienvenido Luis, muchas gracias por atendernos

y vamos a hablar en estos escasos minutos que tenemos,

de unas pinceladas de la trayectoria literaria de tu evolución,

de tu desarrollo, de esa novela última que se acaba de publicar.

-Muy bien.

-Si te parece podíamos empezar por la consideración

de qué papel ves tú que tiene la literatura en la sociedad de hoy.

-Sigue teniendo el papel de siempre, la literatura, el arte en general,

creo que es un elemento crucial de la vida.

A mí me gusta mucho orientar esa dimensión,

el compromiso que tienen el arte y la literatura concretamente con la vida.

En el terreno todavía más estricto en el que yo me muevo de la ficción,

ese compromiso es todavía más intenso

porque la ficción es una manera de dar vida a la vida,

de ampliar lo que es la experiencia de vivir

a través de la creación de esos universos imaginarios y eso,

hoy en día, es tan necesario como siempre.

-Eso que se dice de que hoy en día se lee poco,

siempre el círculo de lecturas ha sido minoritario,

de una inmensa minoría, como diría nuestro Juan Ramón.

-Las estadísticas demuestran eso, que siempre se ha leído poco.

Lo que yo pienso es que hay gente que lee mucho.

Y los que leen, y han leído,

y orientan el placer de la lectura en los ámbitos cercanos, familiares,

es donde yo creo que se consigue ese punto de lectores.

-El mundo de la lectura,

sobre todo ahora hablando en el terreno de la literatura,

nos abre otras perspectivas,

otras ventanas para ver otro tipo de visiones de mundo,

ver otros tipos de actuaciones en la vida.

-Sin el arte y sin la literatura y sin la ficción, sin la novela,

nos perdemos una parte sustancial de lo que es vivir,

que no es solo la experiencia particular, personal, de cada uno,

sino la posibilidad de meter dentro de nosotros otras experiencias.

Y eso es fundamentalmente la literatura y la novela,

donde se conoce mucha gente, mucha gente distinta,

muchas historias, muchas aventuras a través de tramas, de sucesos;

la novela, además, rompe el tiempo, puedes viajar a siglos pasados,

conocer gente allí.

Decía Irene Nemirovsky,

que una gran novela es siempre un callejón de gente desconocida.

Esa posibilidad de conocer gente,

modos de vida, formas secretas interiores

de cómo se afronta la existencia, está ahí, claro.

-La literatura,

dentro del patrimonio cultural de un país o de la humanidad,

puesto que no hay que sólo fijarse en la literatura de España

sino en la literatura universal,

es un patrimonio que hay que cuidar y que nos sirve también para ver,

no solamente la actualidad, sino también lo que ha sucedido

fundamentalmente a través de la novela histórica

y que siempre es muy necesario.

-Es un patrimonio sustancial de lo que somos.

En el patrimonio universal

de lo que es la condición a la que pertenecemos,

en el patrimonio particular de cada una de nuestras lenguas,

aunque muchas son las lenguas y uno es el arte,

una es la literatura, como se ha dicho,

pero esa herencia es una herencia de modos de vida y de espejo del pasado.

A veces algún ejemplo directo sirve para eso, tú puedes decir,

me interesaría conocer un día concreto de la España del XIX,

qué pasó aquel día, qué sucedió...

Tenemos archivos y tenemos muchísimas cosas

para viajar a ese pasado y ponernos al día.

La clave para entender un momento secreto, misterioso,

de un ser humano que estuvo aquel día,

que atravesó la plaza Mayor, que tenía congojas,

que tenía una forma de sentir y de entender

todo lo que estaba pasando en la sociedad, en la política y demás,

está en la novela, lees a Galdós y ahí lo tienes.

Ese viaje en el tiempo

con una intensidad de placer y de belleza está ahí.

-No solamente nos interesa la realidad,

y hay un tipo de literatura realista ni qué decir tiene,

pero siempre la literatura lleva la ficcionalidad.

A eso tú te has dedicado también a estudiarlo,

ese libro teórico del porvenir de la ficción.

¿Cómo se te ocurrió reflexionar sobre lo que estabas haciendo?

-Normalmente, cuando uno trabaja en una materia concreta,

en mi caso contando historias y demás,

llega un momento en que ciertos avales teóricos de lo que haces

te ayudan a incrementar la lucidez de tu manera de escribir

y de entender las cosas.

Hay un contraste siempre en el mundo de los estudios, de la crítica,

que siempre coadyuva un poco a ese tipo de iluminación.

Yo, en un momento concreto,

pensé que podía reflexionar sobre eso, era buscar mis avales.

Lo hice en “El porvenir de la ficción”,

y lo hice en “Los desayunos del Café Borenes”,

explicando un poco a mí mismo y a los demás

lo que sería una poética narrativa.

-Exactamente, puesto que lo que es ver el oficio,

reflexionar sobre el oficio y ver cuáles son los aportes que,

desde tu punto de vista,

ha realizado a través de la imaginación que tan importante es;

de la memoria, que también es muy importante

y del buen hacer, del buen escribir.

-Las claves de la ficción yo creo que están en esto que dices,

imaginación, memoria, palabra.

Tres términos sustanciales con los que podríamos barajar un poco

el total de esa creación de los mundos imaginarios.

Y en la conexión, alguien dijo una vez

que la imaginación no era otra cosa que la memoria fermentada.

Si todo eso fluye en la palabra

estamos en un terreno de absoluta complicidad con los seres humanos

que estamos en ese tiempo que hemos ido cobrando

o recibiendo la herencia de tantas cosas.

Son pocas las trabas que hay para llegar a través de la ficción

al placer de la lectura y al conocimiento que produce

el conocer esas imaginaciones y esos mundos.

-Es curioso que ese grupo de León

que se os ha considerado y que tan importante habéis sido

para la trayectoria literaria,

como José María Merino, Juan Pedro Aparicio, etc., tú mismo,

curioso que empezasteis con poesía.

Y claro, esa experiencia que tuvisteis

con esa revista tan importante en el mundo poético,“Claraboya”,

fue muy significativa dentro de la España de ese franquismo de entonces.

-Yo creo que algunos que derivamos a la poesía sin muchas convicciones,

porque al final, el camino por el que uno iba a ir,

como le pasó a Merino y me pasó a mí, era más bien la narrativa,

la poesía es un sitio de aprendizaje muy importante.

-Pero “Claraboya” fue un punto muy fundamental

en las revistas poéticas, después de “Espadaña”...

-“Claraboya”, en los años 60,

lo que fue es una revista un poco de combate,

era una revista de mucho compromiso político, social,

una revista revoltosa,

una revista de poesía muy variopinta y muy contradictoria,

pero creo que cuando se la ve hoy o la puedes estudiar,

es un buen documento de época, es un buen documento, sobre todo,

de ciertas inquietudes, de cierto malestar,

de cierto disgusto con lo que se vivía en aquellos años

y transformado en una revista que tenía esa voluntad un poco punitiva.

-Y que, por cierto, se ha estudiado

en uno de los premios que tenemos de investigación,

el que hizo Juan José Lanz sobre un estudio estupendísimo

sobre “Claraboya” que significó para vosotros ese inicio, pero claro,

ibais avocados, ibas avocado, a la novela, a la narrativa.

-Parte de los integrantes y de los colaboradores en la revista.

Lo de Juan José Lanz es muy importante

porque él sí que describe muy bien lo que pudo ser

aquella revista como un fenómeno literario,

pero también un poco sociológico, cultural...

-Además, en León, que no era Madrid...

-Bueno, la España de provincias.

Ya sabes que la España provincial, no provinciana,

como inciden algunos malévolos,

tuvo una realidad durante mucho tiempo,

y la sigue teniendo en buena medida,

en contraste con los centralismos y a pesar de...

-Yo soy de Granada y en Granada un núcleo fundamental de poetas...

-Siempre hay un punto de olvido,

pero León fue, es un sitio de poetas más que de narradores.

Hasta que llegó un poco mi generación

había menos tradición narrativa que poética y sigue habiendo...

En León actualmente, dentro de un panorama joven

hay unos poetas extraordinarios.

-Entrando ya en el terreno de la narrativa hay escritores,

como es el caso de García Márquez, que construyen ese Macondo imaginario

como elemento de simbolización de un micromundo que refleja...

Ese mundo de Celama, ¿cómo se te ocurrió?

Está presente en todas tus novelas, sobre todo en estas tres...

-Lo que es una provincia imaginaria,

un territorio imaginario, que tiene antecedentes, en fin,

puedes ir muy lejos buscándolos...

Eso, más allá de la ejemplaridad que suponía Macondo,

Región y tantos otros territorios, Faulkner,

yo llegué allí un poco por necesidad,

en algún momento necesité tener como una especie de provincia imaginaria,

innominada, en la que había muchas ciudades de sombra y,

en el suroeste de esa provincia, había un mundo peculiar,

una pequeña comarca que era Celama,

donde se podía simbolizar y así lo hice en una trilogía,

“El espíritu del páramo”, “La ruina del cielo”, “El oscurecer”

que hacen un volumen que se titula: “EL reino de Celama".

Ahí estaba simbólicamente algo que a mí siempre me interesó mucho

que era un poco la decadencia,

la liquidación, el crepúsculo de las culturas campesinas.

Eso quedaba ahí.

Y esa Celama que tenía mucho que ver con la liquidación de las cosas,

con ese tema tan importante en el siglo XX de las desapariciones,

eso irradiaba el resto de esta provincia imaginaria

donde están mis ciudades en las que siempre se desarrollan mis novelas,

en una o en otras.

-Y que alguna experiencia también se llevó al teatro.

-El teatro Corsario de Valladolid

hizo un espectáculo que tuvo mucho éxito internacional.

Recuerdo su estreno en París,

estuvo por Colombia y por muchos sitios.

Para mí fue una gran experiencia cómo me descubrieron un punto

teatral o teatralizable que había en mi narrativa

y que tenía mucho que ver con los personajes.

-¿Interviniste tú en la adaptación?

-Colaboré, colaboré con Fernando Urdiales

que era de aquella el alma de Corsario.

-¿Y la experiencia con el cine, Filandón?

-La experiencia del cine para mí ha sido más marginal.

La verdad, me resultó más comprometido

aquella historia con el teatro.

Hace muchos años, un director amigo que era parisino,

rodó una película curiosa que acaba de salir ahora en televisión,

donde unos escritores amigos nos reuníamos en una ermita

a contarle historias a un santo para evitar una gran catastrofe.

-La historia que yo le voy a contar al santo,

es una historia de grajos y canónigos

que se desarrolla alrededor de la catedral.

-Era una especie de celebración cinematográfica de la oralidad,

eran contadores de historias.

-Y ese pseudónimo de Ordás, ¿qué sucedió?

-En este intento, sobre todo, de seguir aquello que decía

Juan de Mairena, Machado, decía:

“Si no tenéis maestros, inventároslos”,

porque son muy importantes los maestros,

son referentes para el aprendizaje.

Merino, Aparicio y yo parece que no teníamos maestros,

la verdad es que enseguida los tuvimos;

tuvimos uno inolvidable que fue Ricardo Bullón,

que no sólo fue nuestro maestro sino que fue nuestro tío,

nos adoptó como sobrinos.

Antes de que llegara Ricardo

inventamos un maestro que fue Sabino Ordás ,

un personaje apócrifo al que instalamos bien en la realidad.

Él escribió mucho en los periódicos, hay un libro, hay una tesis doctoral,

acaba de haber un congreso internacional en León...

Sabino ha tenido un referente

un poco de cómo ver la cultura del franquismo de otra manera.

-Incluso me dicen que están investigando a ver,

a través de un programa de informática,

a ver de quién es ciertas partes de la trayectoria de...

-¿De la obra de Sabino?

-Eso como anécdota.

Lo importante es que has tenido una larga trayectoria

de publicación de novelas y que las últimas,

por ejemplo “Vicisitudes”,

¿cuál era el objetivo fundamental? que a mí me encantó.

-“Vicisitudes” es una discutible novela

en cuanto al género al que pertenece porque suscitó cierta cuestión.

-Pero ahí estaba Cervantes, estaba de base, estaba Delibes...

-Entonces, oye, esto qué son,

¿85 cuentos o una novela compuesta por 85 novelas u 85 posibles novelas?

Yo ahí me enfrentaba muy directamente,

creo que es uno de mis libros más ambiciosos y más importantes,

si eso se puede decir siquiera.

Me enfrentaba al reto de contar el total,

del poder decir, bueno, esto es una gran comedia humana

―“gran” por tamaño- la tradición de la comedia humana,

aquí pudiera estar el curso de muchísimos de mis personajes,

cerca de 400, que tienen vida a lo largo de esas vicisitudes

y de los que se cuenta, diríamos, un momento crucial de su existencia.

-A mí me gustaría terminar con la última novela

que se acaba de presentar, “El hijo de las cosas”.

Es una novela muy interesante

puesto que son esas dos hermanas que cuidan del tarambana del...

-Ese trío de dos hermanas y un hermano que es tan familiar,

tan afectivo y tan conocido,

de pronto empieza a ser un poco problemático en el momento en que

el hermano es un personaje tarambana, problemático y los padres

dejan a estas chicas la responsabilidad de cuidarlo

y él desaparece, y eso envuelve una trama llena de intrigas y de...

-Pero está llena también de humor, ¿no?

-Ahora, en un punto peculiar de mi vida,

con circunstancias no las mejores, donde a veces te das cuenta

de lo que es la crueldad de la vida, de la existencia, que te procura eso,

yo me acerco al humor como una elemento de lucidez

y de lucha contra eso.

El humor es un bien de vitalidad y un bien curativo.

-Nuestros espectadores, con esta última novela,

pueden tener una aproximación más a esa larga trayectoria

de nuestra narrativa española actual.

de uno de los escritores más interesantes

Muchas gracias Luis Mateo Díez

por estar con nosotros en este programa.

Sabes que siempre has colaborado mucho con nuestra universidad,

con nosotros, que te agradecemos también,

y sobre todo, invitamos a nuestros espectadores

a leer o a releer, y sobre todo esta última que acaba de salir,

“El hijo de las cosas”.

-Muchas gracias.

Yo cuando estaba acabando... lo que en aquella época era el COU,

no sabía si ser químico o ser médico.

Mis padres son químicos y me decían "vete a Medicina",

sin embargo, me gustaba mucho la medicina,

me gustaba mucho la química, no sabía qué hacer.

Al final, dije "bueno, algo hay que hacer, porque me quedaba un día"

y, de hecho, me quedaba un día para que se acabara el plazo de matrícula,

así que decidí hacer Químicas.

¿Por qué? pues porque si no me valía,

lo que aprendiera en Químicas, lo podía trasladar a Medicina

y, al año siguiente, pues me matriculaba en Medicina,

cosa que al revés también podía pasar, pero en menor medida.

Lo que sucede es que me gusto Químicas

y ya me quede hasta acabar la carrera.

La carrera me gustó muchisímo

y, no sólo me gustó la química, sino la investigación,

la aplicación de la química pero desarrollando conocimiento

para poder aplicarlo.

Mi trabajo, una vez que estoy aquí incorporado,

en el Instituto de Catálisis, es muy amplio, porque...

claro, la ciencia... sin duda es ciencia,

pero no puedes hacer ciencia si no concurren muchos factores,

necesitas dinero para investigar, necesitas gente, tienes que publicar,

al final, eres científico, gestor, eres contable, eres todo...

el trabajo es muy amplio y toca muchos pilares,

investigamos, nosotros y nuestro equipo.

Nuestro equipo muchas veces es gente en formación,

porque aunque el CSIC no tiene alumnos de pregrado,

sí que tenemos gente haciendo trabajos fin de carrera, de máster,

haciendo el doctorado o el postdoctorado.

Esa gente es muy importante en nuestra investigación

y son el futuro de la ciencia.

Pero luego, también, tuve el privilegio...

de que me nombraran vicepresidente adjunto del CSIC,

entonces, durante un tiempo,

estuve sirviendo al CSIC desde un puesto

donde tienes una visión de todas las áreas del consejo

y ves cómo se integran todas las disciplinas,

lo cual es impresionante porque ves

que puedes ser químico, físico, biólogo...

al final, casi todos los problemas se abordan desde...

casi todas las disciplinas y, aunque te especialices en un tema,

ves cómo, al final, hay grupos multidisciplinares

que abordan los temas desde áreas muy complementarias,

que es, en el fondo, la forma de resolver un problema,

no sólo con una mirada muy sesgada desde una disciplina,

sino por esa complementariedad entre todos.

Ser químico es como un sentimiento cruzado, porque, por un lado,

vives con el estigma de ser químico en la sociedad,

pero, a la vez, la sociedad necesita al químico.

Es decir, oímos a diario...

"yo quiero agua potable, pero no quiero químicos",

"yo quiero que me curen, pero no quiero químicos",

"yo quiero energía abundante, pero no quiero químicos".

La química es la que nos está proporcionando todos estos medios,

entonces, aunque hay una percepción

que quizás no sea muy favorable hacia la química,

la necesidad está ahí,

y lo que se está haciendo desde la química es fundamental,

básicamente, para darnos la salud y la vida.

En mi caso, es una investigación más fundamental, pero también aplicada.

Es decir, estamos investigando

para desarrollar un entendimiento y un conocimiento

de qué hace que un material...

los catalizadores que estudiamos aquí, sea activo para una reacción.

Eso es muy importante, porque eso nos permite, por un lado,

entender qué fases le hacen activo, qué fases no le hacen activo,

podemos prevenir su desactivación,

podemos diseñar catalizadores que son mejores,

y un catalizador bueno supone...

que aprovecha mejor los recursos naturales,

por tanto, no hay residuos, no hay contaminación,

al hacerlo mejor gasta menos energía,

lo cual también tiene otro beneficio en el ambiente

y nos permite, por tanto, mejorar muchísimo todo lo que es la eficacia

del uso de los recursos materiales y energéticos de nuestro planeta.

En concreto, lo que nosotros hacemos,

fue desarrollar una metodología que nos permite caracterizar,

en tiempo real, qué estructura tiene un catalizador,

mientras está trabajando... pues yo qué sé, a 500 y en atmosferas raras,

y poder ver qué ocurre ahí dentro, en ese momento.

Esa es una metodología,

que es un poco lo que nos ha dado fama a nuestro grupo,

incluso yo tuve la suerte que, gracias a eso, me concedieron...

el grado de doctor honoris causa en Francia, el año pasado,

en la Universidad de Caen.

Aunque yo me dedico a la investigación de química

en reactividad, en catálisis, al final, es todo muy renacentista,

es decir, la reactividad, la química está en la base de todo.

El grueso de mi investigación es, para entender,

la reacción estructura-propiedad de un catalizador,

pero es que igual que estamos haciendo eso,

estamos desarrollando actividades de investigación sobre, por ejemplo,

las causas de la toxicidad en nanopartículas,

¿qué cómo?, pues sí, porque la toxicidad , en el fondo,

es una reacción entre las nanopartículas y nuestro cuerpo

y, las bases reactivas de la nanotoxicidad,

no se diferencian de las bases reactivas de la catálisis,

entonces, desde nuestra disciplina, enfocados a aplicaciones inorgánicas,

resulta que estamos haciendo un desarrollo de investigación

que nos permite entender qué es lo que hace a una nanopartícula

toxica o no toxica, y eso es muy importante,

porque la industria hace, cada vez, más nanopartículas.

Podemos, por un lado, saber cuáles van a ser toxicas, cómo evitar eso,

y proporcionar a las administraciones

aquellos parámetros que les permitan establecer

cómo diseñar los materiales de una forma que sean seguros

y, por tanto, aceptables para la sociedad.

Es decir, en la química estás tocando, prácticamente,

todas las disciplinas,

hay gente que se enfoca a la química ambiental,

gente que se mete en la química espacial,

incluso el origen de las primeras moléculas de la vida.

Al final, la química toca la física, toca la biología,

puede tocar todos los aspectos,

es un poco como volver al renacimiento.

Entonces, aunque uno esté estudiando química,

que piense que, al final,

esa química no va a ser estar en un laboratorio con pipetas,

no necesariamente, sino que puede estar tocando...

cualquier aspecto de la vida, de la salud, de lo más inesperado.

Soy Emma Carlotta Cucul, maya q'eqchi',

decirles un poco qué significa mi apellido,

que es Cucul, significa canto del Queztal.

Yo, por el tema del conflicto armado en Guatemala,

tuvimos que emigrar al pueblo, se nos despojó de nuestro territorio...

Cuando vas al pueblo, pierdes tu identidad,

pierdes totalmente tu historia,

ya no te preocupa quien eres tú sino te preocupas por sobrevivir.

Luego llegó una organización y me llevó allá como directora de teatro,

y llego allá y me piden escribir la historia del pueblo q eqchi ,

o sea mi historia.

Y vi la necesidad de que no solo el teatro

podría ser una herramienta efectiva para hacer conciencia,

entonces pedimos a la organización que si era posible,

que nos diera un curso de vídeo,

y participamos 20 personas en ese curso.

Y como empezamos nosotros como grupo de teatro a ir a cada comunidad

a dar el mensaje de cuidar la naturaleza,

y de repente por la noche, unos comunitarios nos llaman,

"Estamos en la montaña, tenemos hambre, nos están persiguiendo..."

Llegaron más de 1600 policías a desalojar a la comunidad

para poner una hidroeléctrica.

Cuando llegué allí me quedé impresionada porque,

esto que tenemos se llama corte,

y las mujeres, hasta se quitaron el corte

para tenderlo para que sus hijos durmieran,

y había señoras embarazadas, señoras con sus hijos y me dicen,

"doña Emma, si nos morimos cuiden a mis hijos".

Llegando a casa veo las noticias,

y decían que eran comunidades violentas, que eran terroristas,

que agredieron a los policías los comunitarios,

y era totalmente falso, porque yo estuve ahí...

Entonces, reflexionando, dije,

"si yo sé hacer video por qué me voy a quedar callada".

Reuní a los que recibimos el curso

y les dije que formáramos un grupo, pero no íbamos a tener un salario,

no era para ganar dinero, y que podríamos ir presos a la cárcel,

podríamos ser perseguidos, hasta podríamos ser asesinados.

Entonces yo les dije, "el que quiera estar, es bienvenido..."

y solo tres quedamos, los otros dijeron que no corrían el riesgo.

Entonces pusieron la cabeza de QunkunahÚ en la rama de un árbol,

y llega una princesa, ISJIK, y Hunjunakú le escupe en la mano,

y entonces le dice, "Sube a la superficie de la tierra,

pues no morirás, en mi saliva y mi baba te he dado mi descendencia,

así es también la naturaleza de los hijos,

su condición no se pierde cuando se van sino se hereda,

no se extingue ni desaparece su imagen,

sino que la dejan a los hijas y las hijos que se engendran".

Dentro de todo este proceso político, social y cultural, también,

de recuperación de muchos elementos en proceso de pérdida,

que abocaban a la desaparición de muchos pueblos,

empieza a aparecer la comunicación indígena como un elemento nuevo,

pero como un elemento directamente ligado

a este proceso de efervescencia que se va a empezar a desarrollar

a partir de los años 90.

En el país, por la ausencia de gobierno,

hablo de gobierno nacional, partamental y otras cosas,

ha habido gobierno propio.

Evidentemente, en el plano más político,

estamos hablando de procesos de empoderamiento.

Decía antes que los pueblos indígenas estaban desaparecidos

de la coyuntura internacional,

y a lo largo del siglo XX ellos se empoderan,

son conscientes de su realidad, de las problemáticas que sufren,

pero también son conscientes de sus propuestas para el futuro.

Se van a dar procesos de empoderamiento así

en la comunicación propia,

en la construcción de la comunicación propia

como se dan los procesos de empoderamiento

entre las mujeres indígenas, entre el campesinado,

y en otros sectores sociales,

a lo largo de la década de los 90 y también de los 80.

Estamos hablando de las décadas perdidas en el continente americano,

que son las décadas de imposición,

de las medidas más ortodoxas del sistema neoliberal.

Precisamente los pueblos indígenas de Colombia,

pese a ser solamente el 2% de la población,

consiguen que la nueva constitución política del Estado colombiano

en 1991 esté considerada en aquellos años como una de las más avanzadas

en cuanto a reconocimiento de derechos de los pueblos indígenas.

Es decir, hay una efervescencia en todo el continente,

que, repito, es una efervescencia política,

social, cultural y también comunicativa.

"Aquí hay un pueblo digno, aquí hay una comunidad,

hay unas mujeres valientes,

hombres valientes que defenderán a Colombia..."

Entonces, desde los años 90 asistimos a reformas constitucionales

en buena parte de los países de América Latina

que modifican sus cartas magnas

para introducir el carácter pluricultural de sus países.

Este carácter pluricultural, en algunos casos,

se ha traducido en políticas de inclusión

dirigidas o focalizadas a la población indígena,

hacia derechos básicos como la salud, la educación o la vivienda,

y de forma mucho más escasa, hacia un derecho fundamental,

como es el derecho a ejercer una comunicación propia y apropiada.

Entonces, desde esa perspectiva tenemos países que están a la cabeza,

al menos a nivel legislativo,

en cuanto al reconocimiento del derecho a una comunicación propia

y a su traducción en políticas públicas determinadas.

En el caso boliviano,

tenemos el reconocimiento a cuotas en el espacio radioeléctrico,

por ejemplo, para las radios de los pueblos originarios,

y las radios comunitarias.

Nuestra radio es social comunitaria,

porque estamos en el centro de la ciudad de Santa Cruz

y es la única radio, indígena originaria campesina

o social comunitaria de la organización Bartolina Sisa.

Es importante que a través de nuestra organización nacional

es la que nos ha ayudado a tener la frecuencia acá en la radio nativa,

porque creemos que desde acá vamos a cambiar mentes,

vamos a descolonizar, vamos a despatriarcalizar,

porque es una tarea fundamental de nosotros

como medio de comunicación indígena.

El papel de la comunicación indígena

ha sido fundamental en la refundación de Bolivia.

A través de iniciativas importantes como la creación, en el año 2010,

de la Agencia Plurinacional de Comunicación APC Bolivia

y también la creación progresiva de una televisión propia.

CAIB es la coordinadora audiovisual indígena originaria de Bolivia

que aglutina a todos los comunicadores indígenas del país,

de las cinco confederaciones nacionales.

La propuesta del Sistema Plurinacional de Comunicación

tiene que ver con una propuesta cultural,

educativa, pero eminentemente política.

Significa un uso estratégico y consciente de la comunicación

para acompañar un proceso de conciencia,

de fortalecimiento propio desde el reclamo y la exigencia

del cumplimiento pleno de derechos y también el derecho pleno

al uso de los instrumentos y los medios de comunicación

y a la gestión de los sistemas comunicacionales

desde una visión descolonizadora de lo interno y de lo externo.

Nosotros no sólo somos un gobierno, somos una revolución,

una transformación profunda,

pero una revolución democrática y pacífica, social y cultural.

Ese es el poder de Bolivia.

Es importante la formación política,

conocer la historia de lo que fue antes, quienes participaron,

cómo participaron, qué transformaciones se hizo,

en los recursos naturales, en tierra, territorio, justicia, autonomías,

y en la misma visión de país

acompañado de lo que son el conocer las mismas leyes.

Como pueblos, tenemos nuestro derecho a tener comunicación,

está en la constitución,

pero también está en la Declaración de las Naciones Unidas.

El CEFREC en alianza con las cinco confederaciones nacionales

y junto con CAIB,

buscamos fortalecer a las mismas comunicadoras y comunicadores.

Con estos pilares y principios de equidad, de justicia social,

de descolonización, de despatriarcalización,

busca principalmente afianzar en lo que es los contenidos mismos

de lo que se trabaja en el Sistema Plurinacional de Comunicación.

La libertad me la dieron cuando nací...

Es una hembra, una hembra parí...

Tenemos, por ejemplo, el caso colombiano,

en el que los pueblos indígenas han sido parte de la definición

de una política pública de comunicación indígena

que se viene discutiendo desde 2010,

con mesas de diálogo, mesas de concertación

con los representantes del movimiento indígena,

donde han generado documentos y debates muy interesantes,

y donde los propios pueblos indígenas

están planteando que el derecho a esa comunicación

tiene que ser contemplado como una acción afirmativa,

en la medida en que han sido víctimas del genocidio,

del etnocidio, de sus lenguas y de sus costumbres y, por tanto,

es una atribución del estado

el garantizarles ahora una comunicación adecuada

y unos medios apropiados para realizar esa comunicación.

...si bien es cierto que aquí se hace periodismo de manera permanente,

aquí los comunicadores son comunicadores

en ciento por ciento de su tiempo,

pero a la misma vez

están en una permanente amenaza, en un permanente riesgo...

...los jóvenes, las mujeres, las autoridades

y los demás sectores sociales, y exijamos el retiro inmediato

de los distintos actores armados que están en nuestros territorios.

El reclamo de los pueblos indígenas de Colombia

por sus derechos a la comunicación es un reclamo viejo,

tiene más de tres décadas, pero yo creo que en los últimos tres años,

si no un poquito más, ha habido una transformación sustancial

y es que, finalmente, las organizaciones indígenas

de orden nacional han logrado construir un espacio de participación

y de concertación con el Estado colombiano

para la formulación de una política pública de comunicación indígena...

...y con ella un plan de televisión indígena unificado

que de lograrse concretar e implementar

transformará sustancialmente la forma en que los indígenas

son representados en el cine, en la televisión,

y en los grandes medios...

y, sobre todo, especialmente, la aparición de nuevas imágenes,

de nuevos mensajes, de nuevos contenidos audiovisuales

en manos de las propias organizaciones indígenas.

Llevo ya doce años acompañando

el desarrollo del Colectivo de Comunicación Indígena Zigoneshi

de la Sierra Nevada de Santa Marta

que congrega a los pueblos Kogui, Wiwa y Arhuaco.

El nacimiento de este colectivo ocurre en un momento tremendo,

digamos, de amenazas al territorio, amenazas de todo tipo,

principalmente por el conflicto armado,

pero también por el desarrollo de proyectos de infraestructura,

por el turismo, por las religiones, todo un complejo cuadro, digamos,

de amenazas al territorio indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Pero la agudización del conflicto armado,

hace doce años justamente, fue tan grave que la estrategia de los Mamos,

es decir, de los líderes espirituales de estos pueblos,

los llevó al convencimiento de que era necesario visibilizarse

y buscar aliados por fuera.

Es muy interesante cómo estos colectivos

han hecho una apropiación de los medios audiovisuales

para comunicarse con el otro

y después generar una comunicación al interior de la misma comunidad,

porque como dicen los Mamos,

el hermanito menor, -como nos llaman a los occidentales-

el hermanito menor escucha por los ojos,

y como ahora es tan clara la convivencia y la penetración,

porque ya las multinacionales no tienen límite,

se han dado cuenta que, para hablarnos a nosotros

es más fácil que comprendamos a través de los medios audiovisuales.

A la ONU hay que decírselo de verdad, aplique derecho humano,

porque están violando, mover la tierra, destruir un cerro,

destruir todas las maderables, estamos violando derecho humano.

Entonces, ellos, al apropiarse de estas herramientas de comunicación

están haciendo un aporte interesante, esto debe de quedar muy claro,

que hay un objetivo político en lo que ellos cuentan,

pero no un objetivo político solamente en el sentido de denuncia,

sino también al interior de las comunidades,

esto se está utilizando como una herramienta

que ayuda al fortalecimiento de sus estrategias de comunicación,

denuncia y, también, como generadora de un lugar de diálogo.

Siendo parte de la Corpal lo que nosotros hacíamos al inicio

era registrar las necesidades de la organización que era, como decía,

las asambleas, reuniones, talleres, encuentros, fiestas, mingas...

Y lo hacíamos de una manera empírica, teniendo muchos problemas,

no teníamos conocimiento técnico,

ni mucho menos los instrumentos tecnológicos de punta avanzados,

apenas teníamos una camarita, apenas teníamos conocimiento.

Lo que sí teníamos, nos sobraba, era mucho entusiasmo

y la necesidad de registrar las cosas.

Me llamo Frida Monala, soy kichwa toalo,

estudio cine, video y televisión.

Mi nombre es Patricio Cepeda,

soy kichwa apuara de la provincia de Chimborazo.

Esto lo que ha dado es que podamos, de alguna manera,

construir nuevas narrativas,

o al menos cuestionar las narrativas existentes.

Ahora nos preguntamos nosotros,

los compañeros de los pueblos indígenas que hacemos audiovisual,

por qué no contar de manera cíclica, de manera espiral,

por qué no romper con estas reglas, no sé, contar nuestras vivencias,

pero desde nuestras propias formas de contarlo.

En el marco de todo un proceso, que es también de los pueblos indígenas,

de descolonización epistémica, de descolonización de sus cuerpos,

de su territorio, los comunicadores indígenas han levantado un proyecto

de descolonización de lo audiovisual.

Entonces, hay una línea de trabajo dirigida,

primero, a crear una agenda de comunicación indígena continental,

del Abya Yala, en la que haya diferentes encuentros como festivales

instancias de encuentro y de discusión como las cumbres,

que sirvan para ir conduciendo, temporalmente y espacialmente,

este proceso de descolonización del audiovisual que como decía,

va acompañando muchos procesos de descolonización.

Están emergiendo voces indígenas que reivindican

la necesidad de tener espacios propios de producción,

canales propios de distribución, fondos propios para la creación,

escuelas de formación como la Red de Comunicadores Mapuche,

o el tejido de comunicación del Pueblo Nasa,

o la Escuela de Comunicadores Wayuú...

Sean todos bienvenidos a una emisión más de "A viva voz"

"A viva voz", red de comunicación, escena uno, toma tres.

Entonces bajo ese enfoque, la red comienza a funcionar,

es una red donde no hay un coordinador,

es un movimiento de comunicadores.

Y hace cuatro años dijimos, bueno,

pero la red se debe plantear cosas más profundas y más políticas.

Desde el punto de vista indígena, tiene que ser un accionar político,

y decidimos conformar la Escuela de Comunicación Wayuú,

que es una escuela en donde participan 15 jóvenes

de diferentes comunidades y tiene enfoques muy puntuales;

primero el territorio, porque creemos que los comunicadores

deben conocer su territorio para poderlo defender.

Debe conocer la medicina,

tenemos que aprender esos significados para poder entonces...

realmente, ejercer una comunicación para la vida.

Y el tercero es una herramienta de comunicación,

o sea cómo manejar una cámara, un grabador, cómo poner luz,

entonces, la unión de estos tres aspectos es la base de la escuela.

Porque también partimos de que desde la comunicación

se ejerce un liderazgo, y en ese liderazgo tenemos entonces

que construir una opinión política como indígena,

tenemos que construir un sentimiento propio.

Ese comunicador debe estar entregado a la comunidad;

debe tener el espíritu, la esencia, la efervescencia de esa comunidad.

Entonces, bueno, trabajamos un poco todo esto,

que es la formación de liderazgo de la juventud

frente a los medios de comunicación.

Bueno, amables oyentes, me encuentro con Ana Rosa Husayú,

una de las cinco autoridades tradicionales

del Resguardo de Albania.

Aquí nuestra autoridad nos va a comentar

cómo desde la cosmovisión Wuayuú

es importante la comunicación propia a través de los sueños.

Pero hay que clarificar una cosa.

Tanto las autoridades de las comunidades

como los comunicadores y comunicadoras

ejercen esas funciones por mandato de sus comunidades.

Estamos hablando de comunicadores y comunicadoras

que hacen su trabajo a demanda de la comunidad.

Es la comunidad la que les dice hay que hacer este programa,

hay que hablar de este problema, hay que hacer esta convocatoria.

Desde ese momento, esta gente se convierte, desgraciadamente,

en objetivo directo de los procesos de criminalización

que llegan desde la detención, la persecución, el encarcelamiento,

y desgraciadamente, cada vez en más casos, también al asesinato.

"Esta caminata es para recordar,

honrar la memoria de nuestros seis hermanos caídos.

Manifestamos que como pueblo de Totonicapán seguiremos unidos,

organizados, solidarios y que en ningún momento

dejaremos de exigir el cumplimiento de nuestros derechos".

Esa es la gravedad de los procesos de criminalización

y hay que subrayar que en la inmensa mayoría de los casos

están activados por la violación de derechos individuales y colectivos

por parte de transnacionales y de las oligarquías nacionales,

siempre con la cobertura de los distintos gobiernos.

En Alta Verapaz, jurídicamente las autoridades ya son legales,

tienen personaduría jurídica y ellos, de ver el trabajo que hacemos,

se acercaron y nos dijeron que como autoridades el pueblo q'eqchi

nos iban a avalar, a defender, cualquier cosa que nos suceda.

Entonces nos sentimos más seguros porque en el convenio 169 dice que

los pueblos indígenas tienen derecho

a tener su propio medio de comunicación.

Entonces ellos ya nos consideran como comunicadores de ellos,

de la comunidad, y cualquier cosa ellos nos llaman.

Vamos a hacer una ceremonia, vengan a grabar.

Entonces nosotros grabamos, les entregamos su material en disco

y queda para la memoria, para la historia.

También han llegado allá, en Chisec,

han encontrado muchas osamentas

por lo que sucedió en el conflicto armado,

y han llegado las comunidades y mira,

graba esto para que vean nuestros hijos y no vuelva a suceder esto

y que valoren nuestro territorio, porque ha habido muertos.

Y nosotros vamos y lo grabamos,

pero también, si quieren que se publique, lo publicamos;

si no quieren, no lo hacemos,

respetamos esa decisión de la comunidad.

El derecho a la comunicación

no solamente es un derecho que tiene especial protección

para los pueblos indígenas, sino que es un derecho que...

es piedra angular para otros derechos.

Por eso se habla de la comunicación como un derecho transversal,

un derecho que, además, es fundamental

para toda sociedad democrática y por eso es un derecho

que ha entrado con tanta fuerza en la agenda,

en la agenda de lucha por los derechos colectivos.

"Liberar, liberar, al mapuche por luchar, liberar..."

...un complejo ceremonial que hay aquí, en la playa siguiente, San Ignacio,

donde está el cementerio antiguo.

En el caso mapuche, en el caso chileno,

no hay una persecución tan directa como podría ocurrir con...

comunicadores de Centroamérica y México,

donde se persigue y se termina matando a los comunicadores;

nosotros tenemos una forma distinta de presión y de persecución

hacia los comunicadores y comunicadoras mapuches,

se discrimina el trabajo, de alguna forma se le baja el perfil,

no se consideran fuentes pese a que sus contenidos

sí son contemplados en muchos medios de comunicación de masas.

Diríamos también que hay una persecución, principalmente,

a los medios comunitarios que están mucho más aislados

y que a veces se ven enfrentados a persecuciones mucho más directas,

se requisan sus equipos, sus materiales...

"Esto tiene que ver con un foro de convivencia escolar

que se va a realizar en escuelas rurales..."

Quizá desde un punto de vista más crítico tenemos que decir

que llevamos bastantes años haciendo comunicación

y sabemos que también que esas prácticas no son nuevas.

Y Creo que ese cerco, o esa alternativa...

debe ir por propiciar coordinaciones y redes

que puedan ayudar justamente a hacer esa denuncia cuando ocurra.

Lo que queremos es que objetivamente los mapuches levantemos esto.

Por eso creo que nosotros, como mapuches,

tenemos que ser capaces de crear los instrumentos

que nos permitan informarnos,

ser capaces de crear los instrumentos

que nos permitan ejercer nuestros derechos, porque estamos...

Por lo tanto, nos hemos vuelto protagonistas

de nuestras propias producciones,

dicho sea de paso eso lo que ha generado

es que se haya posesionado la comunicación nuestra.

Porque es un logro bastante importante

el que se haya alcanzado este nivel de producción audiovisual.

Decimotercer Festival Internacional de Cine y Video

de los pueblos indígenas.

Somos una plataforma que permite coordinar las actividades

y trasladar todas las producciones audiovisuales

que se están desarrollando

en cada una de esas regiones que hemos pensionado

y servir nosotros como el puente de enlace hacia el exterior.

Y eso es lo que los pueblos hemos venido a manifestar,

que como pueblos hemos despertado,

hemos reconocido el nivel político que tenemos,

por lo tanto, nos han servido todos esos materiales

para poder utilizarlos como material de denuncia,

de seguir exigiendo que seamos respetados como seres humanos

y que, dicho sea de paso,

esa es la experiencia que se está viviendo ahora,

de estar exigiendo, de estar reclamando...

que sean reconocidos nuestros derechos como pueblos indígenas.

"Por la vida, la lucha y la liberación de los pueblos.

Para que podamos aprender de esto,

que estas 40 niñas sean semilla de transformación para este país."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • UNED - 21/09/18

UNED - 21/09/18

21 sep 2018

Luis Mateo Díez, dialoga con Juan José Romera Castillo acerca de su obra literaria.- Química en primera persona.- La comunicación de los pueblos Indígenas, un derecho en construcción.- cap 2- Voces propias. Tejiendo la Palabra.

ver más sobre "UNED - 21/09/18" ver menos sobre "UNED - 21/09/18"
Programas completos (644)
Clips

Los últimos 2.207 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios