UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4524431
Para todos los públicos UNED - 16/03/18 - ver ahora
Transcripción completa

Me parece increíble el haber empezado hace cinco años.

Me encanta todo lo que he aprendido.

Jóvenes Inventores me ha dado la oportunidad de saber programar...

y yo creo que esto me puede ayudar en el futuro...

puede que no para dedicarme a fondo a ello,

pero como un gran hobby, como para ayudar...

sobre todo porque me gusta mucho programar y crear robots...

yo creo que me puede ayudar mucho.

Ha sido una gran experiencia.

Me lo he pasado muy bien.

He aprendido muchísimas cosas,

yo creo que eso es lo que más me ha marcado,

y... bueno, me parece también un poco increíble el ver que...

y yo recuerdo que cuando era pequeño, cuando empecé,

no tenía ni idea de que era cada una de estas cosas,

cada uno de los comandos, no sabía lo que hacía,

no distinguía los comandos,

pero ahora sé que el bucle es para que se repitan las cosas,

hay un comando para que empiece el programa,

son cosas que yo ahora digo "ah, vale, es muy normal",

pero antes... el yo pensar que iba a llegar a esto, era increíble.

En este programa os mostraremos

a la primera promoción de Jóvenes Inventores.

Chicos y chicas que han aprendido a programar ordenadores y robots,

algunos de ellos desde hace cinco años.

Lo hacen de manera voluntaria,

simplemente porque les gusta la propuesta de Jóvenes Inventores.

Para ello, Jóvenes Inventores

ha tenido que desarrollar un itinerario formativo

que permite acompañarles durante todo este tiempo,

con contenidos y proyectos diferentes

adaptados a su edad y a sus conocimientos previos,

desde pequeñas abejas u orugas, para los más pequeños,

hasta diseño y la impresión 3D,

pasando por entornos de programación como Scratch,

Stencyl o App Inventor

y Robots de Lego, Vex Makeblock o BQ.

Pero siempre sin perder su seña de identidad,

una metodología en la que lo más importante

es el desarrollo de la persona, su capacidad para explorar,

para crear, para comunicar, y hacerlo siempre... en equipo.

Para mi esta experiencia en Jóvenes Inventores significa mucho

porque he aprendido a trabajar en equipo,

con gente que, a lo mejor, pues... no me caía bien,

pero al final he descubierto que da igual con quien te toque,

que vas a trabajar igual de bien.

Entonces, también ha supuesto para mí...

un gran avance en esto de la tecnología y de programar.

Me ha gustado mucho porque los profesores en vez de ser estrictos,

cada vez que nos explicaban algo,

lo hacían con juegos, la mayor parte de las veces.

A mí me ha gustado mucho porque aunque ahora...

no sea algo que use demasiado,

en el futuro lo usaré... puede que lo use,

y ya tendré más experiencia que los demás.

Anselmo Peñas, creador de Jóvenes Inventores,

nos guía en esta etapa acompañado por los chavales

e instructores del proyecto.

Jóvenes Inventores es un proyecto de la UNED

que ha tomado suficiente envergadura

como para ser un spin off, tener forma de una pequeña empresa,

que da cobertura a actividades formativas en tecnología

a niños y jóvenes de todo el Estado.

Jóvenes Inventores empezó hace cinco años

en este mismo colegio donde hoy se nos gradúan...

los primeros chavales que han llegado a sexto y van a empezar...

el instituto el año que viene.

Empezamos con un único colegio,

poniendo en práctica esas ideas metodológicas

que hemos hablado con profesores, que hemos hablado con otros padres...

también era un punto de partida de, como padres,

qué carencias veíamos en el sistema educativo

y si podíamos aportar algún granito de arena,

alguna experiencia, algún referente...

eso yo creo que después de cinco años lo hemos logrado bastante bien.

También hemos sido un referente para un montón de nuevas empresas

que han surgido en este ámbito de enseñar programación, robótica

y tecnología en las aulas,

de eso también nos sentimos muy orgullosos.

Y ahora, lo que más interés tenemos es...

seguir mostrando que, al final, más que la materia,

lo importante es cómo impartimos esa materia

y que podemos llegar a todo tipo de colectivos

con una metodología bastante similar.

Entonces, estamos ya fijándonos en grandes proyectos,

uno de ellos, por ejemplo, precioso, con Ayuda en Acción,

es el proyecto "Genios".

Es un proyecto que después de dos años, con ayuda de Google.org,

hemos llegado a más de cinco mil niños de todo el territorio español.

Nos ha dado un volumen...

y nos ha dado una manera de, también, evaluar nosotros mismos,

con una gran cantidad de niños,

hasta qué punto son válidas esas metodologías...

la acogida que hemos obtenido es... sensacional,

el proyecto educativo ha recibido premios de innovación educativa,

en fin, estamos entusiasmados...

así que el proyecto tiene que seguir creciendo,

estamos mirando otros colectivos como...

personas con síndrome de Asperger,

incluso empezamos a explorar posibilidades de trabajar...

con personas con síndrome de Down...

y... por qué no, son formas de trabajar

que van desarrollando las capacidades que tenemos las personas,

las que tenemos que tener y desarrollar...

en cualquier ámbito de la vida, y si es, encima, en estas materias

que van a ser tan importantes para los chavales y para los jóvenes

en el mundo que se avecina, pues ya... tenemos el proyecto redondo.

Toda tarea bien hecha lleva consigo una infraestructura,

una manera de hacer, de organizarse.

En Jóvenes Inventores también hay unas reglas

para conseguir los objetivos que persiguen.

La estructura de lo que son las sesiones es siempre la misma,

queremos que los chavales sean capaces de escuchar en gran grupo,

comunicar en gran grupo... por lo tanto, empezamos con una asamblea,

las asambleas, a veces, tratan temáticas técnicas,

pero otra veces tienen que ver con sus intereses personales,

cómo se vinculan a la tecnología...

cosas que les hagan click, que les abran el mundo,

que les parezca interesante...

cómo se conecta lo que están haciendo con ese mundo exterior.

En esa asamblea, cuando presentamos esos contenidos que vamos a abordar,

no es una clase magistral, simplemente es la primera pincelada,

de ahí nos vamos a los puestos,

a los ordenadores, a los equipos, a los robots,

y allí... vamos desarrollando la actividad.

Esa actividad tiene que ser centrada en ellos,

y nosotros lo que vamos haciendo es acompañándoles,

guiándoles desde retos, guiándoles desde proyectos...

que tienen que acabar haciendo, pasos...

y plantearles preguntas cuya respuesta les lleva, a ellos,

a conseguir lo que estamos buscando.

-Vamos a hacer un círculo. ¿Cómo se hace un círculo?

Si, nos damos todos las manos.

Vale, ¿y ahora qué?, ¿cómo empezamos?

Pierna derecha arriba... la cruzamos... ¿por dónde? ¡¡Uyyy!!

¿Cómo trabajamos? A ver, cuéntanos. -Trabajamos en equipos de tres.

-Muy bien, y... ¿cómo son esos equipos?

-Uno es el maestro constructor... -Vale.

-Otro el programador... -Vale.

-Y otro el maestro de almacén... -Vale.

-El que coge las piezas.

Luego, tenemos otra parte, y es... cuando completamos los proyectos,

es momento de explicar cada uno, ser capaz de comunicar...

no sólo cómo funcionan las cosas, sino qué cosas les hemos añadido,

dónde ha llegado nuestra creatividad para exponérsela a los demás.

Entonces, hacemos... una especie de sala de exposiciones,

en la que cada equipo tiene que ir presentando a los demás

cómo funciona su proyecto personal,

ser capaz de comunicarlo, explicar cómo funciona...

y que reciba ese reconocimiento, también, del gran grupo, es decir...

yo explico algo de lo que estoy orgulloso

y los demás reconocen ese trabajo.

Esa es la mejor manera de sentirme bien con un trabajo

de buscar repetir esa actividad y seguir ahondando en estas materias...

que pueden ser áridas, pero...

de pronto se convierten en una fuente de satisfacción.

Pero queremos que hablen los protagonistas,

los chicos y chicas que llevan cinco años en Jóvenes Inventores.

Queremos conocer lo que han aprendido,

lo que son capaces de construir en este proyecto pionero en España.

Estos son algunos ejemplos de los logros que los niños y niñas

del proyecto Jóvenes Inventores consiguen realizar.

Nosotras lo que queremos enseñar a nuestro robot, con este programa,

es que vaya avanzando, más o menos a su aire,

y vaya entrando en las casas de los demás y en la suya.

Lo que hace este programa,

sirve para que vaya avanzando y si... como en una distancia así...

detecta un objeto, por ejemplo, mi mano,

él, directamente gira para no chocarse.

Hay algunos objetos, por ejemplo, las patas de las sillas,

que no los detecta y a veces se choca, pero luego ya sigue bien.

Para que los programas sean para el robot...

y no para los muñequitos que tenemos aquí,

usamos programa de Embod, que es el robot.

Con esta condición lo que hemos hecho es que si detecta un objeto,

él retrocede y gira a la derecha,

y si no lo detecta sigue avanzando a una velocidad...

pues que está bien, ni muy rápido ni muy lento.

Y ahora vamos a ver la práctica de demostración.

Ahora lo que vamos a ver, antes de ponerlo en marcha, si funciona,

porque el objetivo del robot es que no se choque contra las paredes...

a una distancia girar y seguir su camino hacia donde sea que va.

¡Empecemos!

¡Funciona!

Daniel Ríos y su equipo también han realizado una práctica

con el coche fabricado por ellos mismos.

Le han puesto un sensor de ultrasonidos

para conseguir lo que se proponían.

Bueno, pues el robot va a venir desde ahí, va a entrar en la casa,

va a esperar unos segundos para salir

y vamos a empezar con el sensor de ultrasonidos...

para que cuando detecte un objeto o una pared, comience a girar.

Cuando queráis.

Entra.

Ahora estamos cinco segunditos.

Sale.

En este caso veremos cómo actúa un robot detective.

Esto es un día a día normal de nuestro robot detective.

Va a salir de su oficina para irse a su casa a dormir.

Y luego pues... cuando sale el sol,

vuelve a salir de su casa para investigar.

Jóvenes Inventores ha crecido mucho en estos cinco años.

Al principio, Anselmo Peñas,

era quien se encargaba directamente del proyecto,

pero, poco a poco, se han ido sumando...

instructores e instructoras ante la demanda creada,

ya que son muchos colegios de España

los que ofrecen Jóvenes Inventores a sus chicos.

Los instructores e instructoras

son los encargados de dirigir, orientar, ayudar

y potenciar la capacidad de trabajo y creatividad de cada alumno.

Sin ellos, Jóvenes Inventores no sería posible.

En Jóvenes Inventores soy instructora, doy clase...

tanto en extraescolares como en el proyecto "Genios".

Como instructora de Jóvenes Inventores

lo más importante para mí es mantener una buena dinámica en clase.

La razón es muy sencilla, cuando los niños juegan, se divierten,

es cuando absorben más los conocimientos sin darse cuenta,

y de esto trata, sobre todo, nuestra extraescolar,

de aprender cosas pero... divirtiéndote, haciendo equipo,

manteniendo una buena energía.

La verdad es que con la metodología que usamos

es increíble cómo podemos acertar... en ellos,

cómo podemos marcarlos,

no es una gran marca como, obviamente, dejan sus padres,

pero sí que dejamos una pequeña semillita de algo que sí que se nota

y, además, te llena.

Y la relación con los estudiantes,

con los chicos y con las chicas... es genial,

y... la semillita la dejamos, sobre todo, en el trabajo en equipo,

en la escucha a los compañeros,

en otra manera de hacer las cosas,

en ir disfrutando de todo el procedimiento...

y, no sé, es... afecto, un poquito de afecto también.

-¿Quieres contar, primero, qué cosas tienen los robots?

¡Eh!, sí, ¿contamos qué cosas tienen los robots?

Venga, manos arriba, ¿qué cosas tienen los robots?

Lo decimos bien alto. -Los sensores.

-¡Los sensores! Muy bien. A ver, Mateo.

-El motor. -¡Motores! A ver, José.

-La energía.

Nosotros impartimos robótica y programación...

en una dinámica distinta, en otro ambiente,

donde ellos se sienten los protagonistas al crear su juego,

el poder compartir las ideas con su grupo,

el poder enseñarte, a ti, que eres su instructor,

el "mira, que juego he hecho, que he conseguido",

los estudiantes se sienten muy orgullosos al enseñar su proyecto,

tanto a mí como al resto de los equipos,

al resto de los compañeros de clase,

o incluso a los papás, cuando se lo pueden llevar y decir

"lo hemos hecho y no ha resultado tan difícil

y complicado como parecía en un principio",

y... el ver cómo lo van disfrutando, cómo lo van haciendo,

las preguntas que te hacen, cómo su mente, casi sin enseñarlos,

simplemente ellos... intentando averiguar,

cómo investigan, lo hacen, lo consiguen...

es una sensación... no sé, es genial.

En Jóvenes Inventores, la verdad es que acabas sintiéndote realizado.

La metodología que tenemos es una metodología que va con ellos,

tú no buscas darles una clase o darles un texto que aprender

y que luego les haces un examen o les mandas deberes.

Yo lo que busco es contarles un pequeño...

una pequeña parte, lo mínimo necesario,

y cuando los chicos lo cogen y lo aprenden,

son ellos los que me piden más, y entonces les pongo proyectos,

no les digo "tienes que hacer esto, de esta manera y demás", les digo...

"y ahora cómo harías que el robot... solo, se mueva",

"cómo harías tú ahora mismo las cosas",

"qué se te ocurre a ti",

ahí paso a ser un guía, no paso a ser un profesor,

paso a ser una persona que, cuando se atascan,

les doy pistas para que ellos solos lo resuelvan,

y ver que ellos solos lo consiguen sacar y aprender,

es lo que, realmente, me acaba llenando.

-Bueno, empezamos como todos los días con la asamblea, ¿no?

Han sido cinco años juntos... con Jóvenes Inventores,

así que me gustaría preguntaros ¿en todos estos cinco años,

me gustaría saber qué habéis estado haciendo?

-Hemos programado un ordenador. -Sí.

-También hemos trabajado con robots. -Muy bien.

-Luego hemos hecho una mezcla.

Hemos programado un ordenador y luego lo hemos pasado al robot...

y hemos trabajado con programas como Scratch.

En sus inicios, Jóvenes Inventores contactó con María Cabeza González,

directora del Centro de Educación Infantil y Primaria

Leopoldo Calvo Sotelo, de Madrid.

De esa manera arrancó el proyecto.

Jóvenes inventores es un buen ejemplo...

de cómo acertar en una extraescolar en un colegio.

¿Por qué?

Porque es lúdico,

interesante, apela a la inteligencia,

trabaja en grupo, es interesante para los niños.

Aquí empezamos, con esta actividad,

por mediación de Anselmo, que era antiguo papá del cole,

y en alguna conversación que tuvimos de cómo...

se daban las materias en el colegio,

pues surgió esta idea que, en principio,

creía que debía estar incluido dentro del curriculum.

En aquellas conversaciones dijimos que era difícil porque...

se necesita que los profesores estén formados en ello,

no se puede implantar algo sin esa formación.

Y a él se le ocurrió que podía ser una extraescolar

que complementara nuestro curriculum de matemáticas,

en realidad es de ciencias, en general.

Y ese año iniciamos... la verdad que tuvo un éxito

y ha ido de boca en boca, los niños le dicen a papá y a mamá

"quiero ir a robótica".

Al principio, era solamente a mediodía,

y ahora ya también se implanta por la tarde.

A pesar de las grandes dificultades técnicas que hemos tenido,

al principio, como éramos poquitos...

pues les dejábamos hasta el aula de informática,

y luego hemos ido quitando...

los recursos que han tenido ellos que traer de casa.

Y bueno, yo, por lo que veo, por lo que me cuentan los niños,

muy interesante la actividad.

Para los padres de los chavales que participan en Jóvenes Inventores

resulta muy estimulante comprobar cómo sus hijos aprenden a construir,

a jugar aprendiendo, con ilusión.

Mis hijos estaban en extraescolares en el cole y...

tenían muchas ganas de entrar en Jóvenes Inventores.

Tuvimos que hacer un esfuerzo,

quitarles de otra actividad que estaban

para entrar en Jóvenes Inventores,

y empezaron hace dos años... empezó el mayor, el niño.

Estaba muy contento, disfrutaba mucho...

y nos contaba lo que iba haciendo,

cosas que para mí son totalmente desconocidas.

La niña fue un día a una clase de invitada porque iba con su hermano...

y también tuvimos que apuntarla.

Están muy contentos con esa actividad,

pese a que pierden horas de patio,

porque mis hijos van a la actividad en la hora de comedor...

y bueno, no tienen ningún problema...

en perder su hora de jugar para ir a esa actividad.

Ha supuesto que tengamos que... poner medios en casa,

para que todo lo que aprenden en Jóvenes Inventores podamos hacerlo,

pues... de un brazo robótico,

o alguna otra actividad que han realizado durante estas clases,

pues luego quieren practicarlo en casa y enseñarnos...

porque nosotros no estamos a la altura,

enseñarnos lo que van aprendiendo.

Los padres observan en sus hijos otros beneficios

aparte de aprender a programar y a construir robots,

la forma de relacionarse con sus compañeros se ve enriquecida.

A parte del tema informático, que es muy bueno,

el trabajo en equipo se nota,

hacen grupos y para ellos ser parte de un grupo

y hacer algo en equipo les favorece...

y llegar a final de curso y enseñarnos lo que han hecho

les enorgullece mucho...

y a nosotros nos hace sentirnos bien por haber escogido...

Jóvenes Inventores como su actividad extraescolar.

Jóvenes Inventores,

tanto en el caso de mi hijo como en de mi hija, en los dos,

veo que favorece el que ocupen un rol dentro de un equipo.

No siempre hacen lo mismo,

no siempre están con los mismos compañeros,

entonces, a través de la actividad que realizan como Jóvenes Inventores,

aprenden que unas veces tienen que hacer un rol más participativo

y otras veces el rol es más de dejarse llevar por el grupo.

Todas las opiniones de todos los compañeros del grupo son importantes

y mis hijos tienen que aprender en cada caso cuál es el rol.

En algo que están de acuerdo

los padres y los niños que participan en Jóvenes Inventores

es que les proporciona...

una importante e interesante herramienta para el futuro.

Algo muy positivo de Jóvenes Inventores

es que les estamos dando una herramienta para el futuro,

ya que todo va informatizado, todo va robotizado...

les está dando una apertura de mente a todos los sistemas nuevos

que no todo el mundo posee y les va a beneficiar hagan lo que hagan,

simplemente con el hecho de que lo vean como algo normal y fácil,

yo creo que ya es algo muy positivo para ellos...

y Jóvenes Inventores creo que ahí es un acierto.

¡Feliz cumpleaños, Jóvenes Inventores,

y que cumpláis muchos más haciendo tan buena labor!

Hoy celebramos la entrega de los premios Elisa Pérez Vera.

Es muy importante la fecha de hoy para nosotros

porque es la XX edición de los mismos,

y estos se hacen con ocasión del 8 de marzo,

y es un premio que versa...

sobre estudios feministas de las mujeres o de género.

Desde el Centro de Estudios de Género

lo que pretendemos con este premio es fomentar la igualdad.

El que se visualice el problema,

yo creo que es un paso importante en la historia de la mujer,

no más que en la historia del feminismo.

El feminismo es importante,

pero a mí me importan más las mujeres reales,

y para esas mujeres reales

creo que es importante que se empiece a hablar, en serio,

de la discriminación laboral, de las diferencias salariales...

todo eso, que esté sobre la mesa me parece que es muy importante.

Que hoy se hable... se puede decir, bueno, qué importa un día,

mañana va a dejar de hablarse,

bien, todo suma, esto es un día, esperemos que haya más días

y que el año que viene sea todavía más el año de la mujer.

Bueno, el trabajo es un trabajo de historia del arte.

Ha consistido en... por una parte,

en plantear el origen de una crítica de arte feminista española,

anterior a lo que normalmente se viene estudiando,

es decir, entre los años 1875 y 1936,

son épocas bastante tempranas.

También que fundamentalmente esa crítica la hicieron cuatro mujeres,

que son pioneras del feminismo español:

Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos,

María Martínez Sierra y Margarita Nelken.

Y después, una cosa que yo creo que es original del trabajo,

es que se centra en la nueva visión que estas mujeres aportaron,

pero fijando su atención en las artes femeninas,

en las artes de aguja y la moda.

Son un gran ejemplo para las mujeres de hoy en día,

para las mujeres del pasado,

para las del futuro y para todos los tiempos,

porque imagínate el premio Nobel se concede desde 1901,

principios del siglo pasado,

donde la mujer no tenía ningún papel en la sociedad.

Que Marie Curie,

en 1903 consiguiera un galardón y en 1911 otro,

fue todo un hito en la historia,

pero es que hoy en día hay países

en los que las mujeres no tienen voz y, por supuesto, no tienen voto.

Entonces, conseguir que mujeres africanas,

mujeres de países muy subdesarrollados

alcancen este prestigioso galardón,

es una visibilidad para la mujer importantísima.

Pueden servir de ejemplo

desde el momento en que hay estudios que demuestran que las niñas,

a partir de los seis años, aproximadamente,

dejan de perder interés por las ciencias.

Entonces, voy a aportar también un prototipo de muñeca científica

para animar a las niñas a que sigan carreras de ciencias,

porque las vocaciones científicas en mujeres

se están perdiendo desde la más tierna infancia.

El grupo de trabajo de Biblioteca Sostenible

es el encargado de desarrollar la política de sostenibilidad

y responsabilidad social en la Biblioteca de la UNED.

Sus actividades se han centrado, fundamentalmente, en...

sensibilizar a la comunidad de la Biblioteca UNED

y mejorar la eficiencia en la gestión de recursos.

Para ello, hemos realizado numerosas acciones,

como sugerencias de mejora de instalaciones y recogida de residuos,

mediciones de consumo, sensibilización en gasto,

exposiciones, conferencias y campañas solidarias con ONGs,

nacionales e internacionales.

Para el desarrollo de su trabajo, el grupo ha tratado de sacar...

el máximo partido a las tecnologías actuales,

incluyendo la creación de blocks, boletines y sitios web,

así como la utilización de las redes sociales...

y del CEMAV de la UNED,

para difundir sus diferentes iniciativas.

El grupo está formado

por personal de Administración y Servicios voluntario,

de diferentes niveles, servicios y sedes,

que trabaja en colaboración, tanto en línea como presencialmente,

desarrollando las directrices establecidas

por el plan de Biblioteca Sostenible.

La medición de resultados es esencial para evaluar el éxito.

Para ello, se usan estadísticas de visitas y descargas,

evolución de consumos, datos de campañas solidarias.

También hay que destacar

la contribución de las actividades del grupo

en la obtención de los diferentes sellos de calidad EFQM,

por parte de la Biblioteca.

Entre los resultados más destacados se encuentran:

el casi medio millón de visitas web,

la organización de exposiciones y conferencias.

Se han recogido cerca de una tonelada de tapones,

destinados a diferentes campañas solidarias,

y se han detectado, también,

reducciones significativas en los consumos de energía y papel.

El grupo de Biblioteca Sostenible

trabaja con proyectos que pueden extrapolarse

a cualquier unidad o centros asociados,

aportando eficacia y valor social a toda la comunidad universitaria.

La Economía está hoy en boca de todos,

aunque no siempre la comprendamos.

Así que lo mejor es preguntar a quienes entienden,

los licenciados en Económicas o Empresariales.

Ellos y ellas nos contarán mejor que nadie qué son, qué hacen

y para qué sirven los economistas.

Mi nombre es Miguel Ángel García Díaz.

El último trabajo que tuve

fue director del Gabinete Económico de CC.OO, a nivel estatal,

y ahora formo parte del Gabinete Técnico

de un nuevo organismo que se ha creado que se llama

Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal

y que pretende colaborar a que el país mejore en credibilidad,

tanto dentro como fuera,

porque las cuentas públicas sean sostenibles en el tiempo.

Yo pertenezco a CC.OO desde, prácticamente, la clandestinidad.

Soy afiliado después de la muerte del dictador,

pero cuando todavía no era legal.

Empecé a trabajar muy pronto, a los 14 años,

y toda mi formación universitaria la he realizado trabajando.

Por lo tanto, pertenecía a CC.OO como delegado sindical,

realizaba esa labor que me parece fundamental

para la defensa de los derechos de los trabajadores

y, posteriormente, me incorporé a CC.OO,

a su Gabinete Económico en un momento en que fue posible,

donde cambié totalmente mi misión.

Empecé a trabajar muy pronto, con 14 años,

en trabajos muy poco cualificados, los que se podía por ese tiempo.

Posteriormente formé parte de una compañía de seguros, de botones,

que es una profesión ahora extinguida pero que,

en ese momento, era la forma de entrada a las profesiones.

Posteriormente realicé una oposición para un banco

y entré en el banco cuando tenía, creo recordar, 17 años.

Estuve en el banco hasta 1988,

donde pasé a formar parte del Gabinete Económico de CC.OO.

Previamente, dentro de la acción sindical,

había sido secretario de finanzas de la Federación de Banca,

en un momento bastante complejo, donde había pocos recursos

y había que ser bastante austero y buen administrador.

Para mí ha sido bastante sencillo elegir la profesión de economista.

Desde pequeño siempre he tenido tentación

por saber cómo funcionan las cosas estas

tan primarias como que hay que tener dinero para comer,

hay que tener recursos para poder vivir.

Por lo tanto, después de finalizar el Bachillerato y el COU,

no tuve ninguna duda en elegir Económicas

como el lugar donde quería formarme.

La sensación de entrar en la universidad,

de formar parte de ese lugar,

supuso para mí el poder dar ese salto...

pertenecer a un lugar donde el intelecto, lo intelectual,

prevalecía sobre otro tipo de cosas.

Por lo tanto, era algo muy importante.

Dentro de lo que tiene que ver con la Economía,

la universidad me enseñó fundamentalmente a saber lo que hay

y un poco, también, a saber dónde buscar si querías saber más

de todas esas cosas que tienen que ver con la Economía.

Sin embargo, echo de menos una mejor formación en otros sentidos.

Fundamentalmente en relacionar la teoría con la realidad,

en saber incentivar a los alumnos,

que es algo que yo intento hacer ahora como docente

a ratos perdidos que tengo, saber incentivar a los alumnos

para que tengan curiosidad por aprender determinadas cosas,

porque vean la relación que tienen con su propia vida,

con su propio entorno, con su propio contexto.

A mí eso, la universidad no me lo enseñó,

de igual forma que tampoco me enseñó una idea global de las cosas,

todo estaba muy parcelado, creo que sigue estando parcelado,

y eso lo que hace es que te limita la capacidad

de aprender a pensar sobre las cosas

a partir de ese conocimiento global de lo que existe.

La Economía va dirigida a las personas

y es ejecutada por personas.

Y, por lo tanto, tan importante como saber

lo que dice la teoría económica para aplicarlo, es decir,

para pasarlo a la política económica,

es imprescindible tener en cuenta la condición humana.

Y la condición humana somos las personas y, por lo tanto,

la Filosofía tiene que ser un soporte importantísimo

en la forma de desarrollar esa práctica económica.

¡La cogííí...! (Cantando)

¡Vámonos!

Al pie de tu ventana vengo a cantarte;

no arrugues el hocico que ayer fue martes.

Al pie de tu ventana vengo a cantarte;

no arrugues el hocico que ayer fue martes.

¡Olé los hombres sacando consecuencias!

¡Olé con olé!

¿Se puede escribir un libro comenzando por un título?

La idea no parece del todo descabellada, pero...

¿Y si este libro fuese un libro de filosofía?

¿Y si además la elección del título estuviera relacionada con el hecho

de que éste haga referencia a una popular zarzuela?

Seguidillas, inferencialismo, poemas, ensayo filosófico,

foros de internet y relatos breves se amalgaman en:

“Sacando consecuencias. Una filosofía para el siglo XXI”,

un libro con el que su autor, Jesús Zamora Bonilla,

pretende resumir sus aportaciones a algunos de los más importantes

debates filosóficos de nuestro tiempo.

La verdad es que es un título

que casi he escrito el libro por el título,

porque el título lo había pensado hacía más tiempo y digo,

a ver si se me ocurre un contenido que sea acorde con el título.

Y es muy surrealista, desde luego...

Enmarcada dentro del proyecto de investigación

“Inferencias e interferencias normativas

en la actividad científica”

que Jesús Zamora coordina junto con el profesor David Teira,

esta obra da continuidad a una larga lista de publicaciones en las que,

desde una profunda vocación filosófica

se abordan cuestiones propias de otros ámbitos del conocimiento

como la ciencia, la tecnología,

la sociología, la historia o la religión.

Es un filósofo especializado en filosofía del lenguaje,

en filosofía de la ciencia e historia de la ciencia,

en filosofía de la mente,

y todo este panorama que normalmente es poco comunicativo,

poco divulgativo porque se vive dentro

de lenguajes más especializados, ha conseguido la inteligencia

y el amor civil de Jesús Zamora Bonilla,

que se plasme en un libro apasionante,

yo ya lo he leído dos veces,

y la segunda vez me ha gustado todavía más,

Y es apasionante desde el punto de vista mental por una razón:

porque es un libro inteligente, eficazmente inteligente,

de tal manera que el lector se hace más inteligente al leerlo.

Lo cual solamente ocurre cuando está pensado por parte del autor,

no en base a la erudición,

sino en base a la eficacia de poder ser comprendido,

incluso performativamente.

Sobre todo, lo más importante que he deseado transmitir en el libro

es la idea de que, al contrario de la filosofía de estilo cartesiano,

que intenta sacar todo el contenido del saber del propio pensamiento,

conviene a las alturas de la historia en que nos encontramos,

tomar como un hecho, como un dato,

todo aquello que las ciencias nos han descubierto en estos últimos siglos,

Entonces, el título del libro,

por otro lado viene a significar algo así como:

“vamos a sacar las consecuencias de lo que las ciencias

nos han enseñado sobre el mundo y sobre nosotros,

para ver cómo pueden afectar a la respuesta

que demos a los grandes problemas filosóficos”.

Para ello se las arregla con piezas poemáticas, musicales,

con relatos breves de una enorme eficacia capaz de introducir,

porque si no en ocasiones sería difícil y duro el hacerse cargo

de cómo en la intención de los hilos conductores del autor,

está la discusión con toda la gran tradición de la filosofía.

De manera que discutimos con Husserl, con Heidegger, con Kant,

discutimos de la existencia de la verdad, de la libertad,

de la racionalidad misma,

de la posibilidad de modular y medir las creencias;

no es lo mismo que algo sea una creencia

a que sea una creencia vinculante, normativa, probable, imposible,

apenas casi inverosímil.

Todo eso está hecho con tal inteligencia

que ritmado por los relatos eficaces que consiguen introducir

en el contexto del que se trate, resulta una maravilla.

En este libro confluyen tres modos de escribir

que yo he tenido a lo largo de los años.

Por un lado, como filósofo académico, uno tiene que escribir sus artículos

para revistas académicas, libros, manuales, etc., etc.,

digamos, entre comillas, más científicos o académicos.

Por otro lado tengo una cierta vena de novelista,

me gusta la narrativa y he escrito alguna novela, cuentos, etc., etc.,

y en este libro aparecen varios relatos

que intento que formen un marco

con el que se pueda capturar al lector para que le interese

lo que se va a decir después filosóficamente.

Por otro lado, desde hace unos años,

me metí en el mundo de los blogs y mantuve uno de filosofía

durante unos cuantos años que se llamaba “A bordo del Otto Nurath"

y en este blog hablaba de filosofía y de muchas más cosas,

y discutía muchísimo, había entradas que tenían 300 o 400 comentarios,

pero la mayor parte de esas discusiones era con personas

que no eran filósofos profesionales, algunos eran profesores de filosofía,

pero no todos.

Uno de las objetivos que se propone este -en palabras del autor-

“pequeño manifiesto filosófico” es demostrar que:

“la filosofía tiene en general

poco que ver con ninguna clase de profundidad”,

una misión divulgativa en la que tal vez

no se estén consiguiendo los resultados deseados.

Yo creo que no es tanto que se esté haciendo mal cuanto el hecho de que

la mayor parte de la gente el contacto que tiene con la filosofía

es con los clásicos de la filosofía, desde Platón, los presocráticos,

hasta Descartes, Kant, Hegel, etc.,

y toda esta tradición se basa en la idea

de que hay una diferencia entre la verdad que puede alcanzar la razón

y que no es tan evidente para los sentidos, por así decir,

y lo que pueden ser las opiniones comunes.

Se produciría según esta manera de entender la filosofía

una pequeña escisión en el camino

a través del cual tenemos acceso al conocimiento.

Por un lado tendríamos un nivel profundo

basado en la abstracción y la reflexión,

mientras que por el otro existiría un nivel superficial más accesible

y de carácter inmediato.

Una cierta forma de hacer filosofía,

al estilo del viejo mito platónico de la caverna,

se encargaría de llevarnos de un mundo subterráneo

en el que solo vemos sombras proyectadas en una pared,

al exterior donde brilla el sol del conocimiento

y las verdades absolutas.

En nuestra época, en cambio, esta idea de que hay un nivel de realidad

sólo accesible desde la razón es la que está ya puesta más en duda.

La razón más bien lo que hace es combinar

unos conocimientos con otros,

más que encontrar un ámbito de conocimiento propio.

La metafísica es una disciplina intelectual inevitable

para comprender los conceptos más importantes de nuestro pensamiento.

Lo que niego en el libro, o intento argumentar, que es necesario negar,

es que estos conceptos más importantes,

sean importantes en el sentido de que nos descubren

una realidad más profunda de la que está accesible a nosotros

por el conocimiento cotidiano o el conocimiento científico.

No es necesaria la metafísica en el sentido de conocimientos,

o supuestos conocimientos, acerca del ser, del alma...

Pero sí puede ser útil la metafísica

en el sentido de la ontología de la ciencia del ser,

simplemente para entender qué propiedades de nuestro lenguaje

y de nuestro pensamiento son las que nos permiten pensar

en el ser, en la realidad, etc., etc.

Una de las tesis principales del libro

y que también justifica el título,

naturalmente no sólo esta seguidilla de “La Revoltosa”,

es que pensar, ser inteligente, tener la capacidad de hablar,

consiste fundamentalmente en la capacidad de sacar consecuencias,

es decir, en la capacidad de a partir de un estado mental

o de una frase que escuchemos y de todas las que hemos escuchado,

poder inferir qué es lo que podemos sacar como consecuencia de esto,

qué podemos esperar en el futuro, qué obligaciones tenemos,

qué derechos hemos adquirido, etc., etc.

Esta es una teoría, que como todas las teorías filosóficas

recibe un nombre un poco rimbombante, es “inferencialismo”.

El libro sería un ejemplo de filosofía inferencialista.

Según el propio autor,

una de las ventajas de esta tesis inferencialista

“es su coherencia con la idea de que los seres humanos somos,

en realidad, nada más que una especie de primates,

es decir, de animales constituidos

por exactamente el mismo tipo de materia y el mismo tipo de órganos

que nuestros parientes menos sofisticados”.

Siempre que se habla de comparaciones,

las comparaciones son muy relativas y subjetivas.

En muchos sentidos, desde luego, en muchos aspectos,

los humanos somos radicalmente diferentes de los animales,

y hacemos cosas que ningún animal es capaz de hacer.

Pero desde el punto de vista biológico,

la diferencia entre los humanos y otros animales, no es muy grande.

En realidad, somos una pequeña variación

de cómo eran nuestros antepasados de hace unos pocos millones de años.

Lo que pasa es que esa pequeña variación biológica

ha llevado a consecuencias muy radicales.

La principal diferencia entre los seres humanos y otros animales

es nuestra capacidad para el lenguaje.

Gracias al lenguaje podemos comunicarnos,

transmitir información unos a otros

y también podemos pensar cosas mucho más complejas,

complicadas, que las cosas que pueden pensar los animales.

Esto puede dar lugar a un mundo

que no era accesible para el resto de los animales,

todas las construcciones artificiales,

toda la sociedad, la tecnología, el arte, la literatura, la música,

la teología, la filosofía, etc., etc.

No comparto muchas de las tesis,

incluso de los procedimientos argumentativos,

pero muchas veces tampoco comparto las premisas y, no obstante,

es tal la capacidad de desafío, de pulso firme,

de decir no puede uno no pronunciarse respecto de la verdad, la libertad,

la mente, la capacidad de lenguaje, la sociabilidad, los mensajes,

la comunicación...

Es tal la capacidad comunicativa, que uno, cuando disiente,

se siente en el desafío de decir,

tengo, yo tendría que poder contestar a esto,

por qué no comparto esta comprensión de lo divino,

o por qué no comparto la comprensión

de la configuración de la vida o de la materia.

Ese desafío hace que el lector no pueda ser indiferente,

de tal manera que, si se está ante un tesoro,

pensado para hacer inteligente al lector,

el lector se siente, no en la obligación,

pero sí en el reto deportivo inteligente de decir

cómo no voy yo a sacar las consecuencias del sentido

de lo que me rodea y de dónde estamos.

Y desde ese punto de vista, es un libro profundamente filosófico,

pero con la alegría de las superficies,

casi como cuando lees, dice el autor, lo más profundo es la piel.

Sin embargo, y a pesar de su propuesta inferencialista,

el autor nos sorprende en el apartado de las conclusiones

con un último recurso narrativo: el del “giro inesperado”.

“De entre todos los sistemas filosóficos de la historia

―afirma el profesor Zamora-

pienso que las ideas que estoy defendiendo

son más afines en lo esencial a las de Hegel

que a las de cualquier otro filósofo”.

Hegel fue uno de los primeros en mostrar,

o en formular una teoría según la cual la historia

tenía una especie de lógica interna.

Según él, esta lógica interna lleva hasta lo absoluto,

hacia la racionalidad absoluta.

Yo no llego a tanto, pero sí me gusta de él su idea

de que la historia tiene una especie de lógica interna.

Lo que pasa es que es una lógica,

quizá, más casual, más caótica, impredecible que la que él pensaba.

Y simpatizo bastante con esta idea.

Yo creo que los profesores de la UNED nos debemos a nuestros estudiantes y,

aunque esto no es un libro de texto, sino un libro para el gran público

interesado en la filosofía en general,

aunque habla de cuestiones importantes

actualmente dentro de la discusión filosófica,

pero yo cuando lo he escrito, estaba sobre todo pensando

si les interesaría a nuestros alumnos.

Hay una dimensión que yo querría subrayar

y es que además de la inteligencia y la eficacia,

este libro es un tesoro por lo que ya he dicho,

porque es muy infrecuente que el lector tenga vertido

entre sus manos la inteligencia de la filosofía de la ciencia,

del lenguaje, de la biología, de la tecnología de nuestra época.

La capacidad comunicativa y de traducción e interpretación

de este libro es sencillamente portentosa.

A ver si va a perderse la Mari-Pepa,

y yo soy el gacholis que se la encuentra.

¿Quieres callarte...?

Que se vayan los hombres o que se callen.

No es verdad que ninguna mujer se pierda.

Quien se pierde es el tonto que se la encuentra.

Pero hay mujeres que pa darnos la lata nunca se pierden.

Si no hubiera mujeres tan infundiosas,

luego no pagarían unas por otras.

¿Habrá tunantes...?

¡Que se vayan los hombres o que se callen!

¡Esta es la verdad y lo digo yo!

¡Eso no es verdad! ¡Digo yo que no!

¡Esta es la verdad y lo digo yo!

¡Eso no es verdad! ¡Digo yo que no!

¡Eso no es verdad! ¡Digo que no!

¡Eso no es verdad! ¡Digo yo que no!

  • UNED - 16/03/18

UNED - 16/03/18

16 mar 2018

Jóvenes inventores cumple 5 años.
XX Premios Elisa Pérez Vera. Hacia una biblioteca sostenible.
Economistas en primera persona.
Sacando consecuencias. Una filosofía para el S. XXI.

ver más sobre "UNED - 16/03/18" ver menos sobre "UNED - 16/03/18"
Programas completos (625)
Clips

Los últimos 2.123 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios