UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4832180
Para todos los públicos UNED - 09/11/18 - ver ahora
Transcripción completa

La lectura siempre ha sido vertebral

para definir quiénes somos,

determinante para definir

la identidad individual y colectiva del sujeto,

por tanto, las nuevas formas de la práctica lectora,

afectan irremediablemente en la conformación del propio sujeto,

de cómo construye su mundo y lo expresa.

El grupo de la UNED de Antropología Urbana y la Fundación Telefónica,

son los autores de un encuentro etnográfico

que pone la mirada en el hábito lector, plasmado en el libro

"¿Cómo leemos en la sociedad digital?".

El libro atiende a las transformaciones aceleradas

en los consumos y prácticas lectoras.

La lectura para un antropólogo es, ante todo, una práctica...

que constituye a los sujetos que la hacen.

Nuestra manera de ser quiénes somos

tiene que ver con las formas de leer que tenemos,

con cómo ponemos el cuerpo, con el gesto lector,

con los momentos de lectura, con las ocasiones de la lectura,

con si la lectura se comparte o no, y con una gran pregunta que es...

¿cómo entra el hecho de leer en el sistema de nuestras prácticas?,

¿cómo se relaciona, por así decirlo, con la vida cotidiana que tenemos?

Esa es la gran pregunta

que las antropologías o las etnografías de la lectura,

que queremos impulsar, se está haciendo.

Considerando la red un espacio privilegiado de subjetivación,

¿qué lugar ocupa el texto en ella?

Al hablar de digitalización,

apuntamos al nacimiento de una nueva cultura,

donde la lectura y la escritura,

van ligadas a la interactividad en la red.

Separar la lectura del resto de las prácticas de relación online

sería artificioso,

como dice Remedios Zafra "todos escribimos para todos",

de forma que las personas lectoras son también potenciales escritoras.

Los límites del ejercicio de la lectura y la escritura

se desdibujan y emborronan,

descolocando la unidireccionalidad comunicativa como se concebía,

e incorporando nuevos agentes y mediadores.

Explorar cómo el par lectura- escritura se volvió indisociable,

se hace imprescindible.

Uno de los cambios más radicales que introducen las nuevas tecnologías,

las tecnologías digitales, es la interactividad.

Y eso impacta directamente sobre la textualidad y sobre la lectura.

¿Por qué?, pues porque la lectura ha dejado de ser sólo lectura,

en todo caso, es siempre lectura y escritura.

Es una nueva cultura de "red & raid", dicen los ingleses,

porque desde el mismo momento en que queremos leer en la red,

estamos obligados a inscribirnos en ella

a través de ejercicios escritores.

Con lo cual el "book", por ejemplo,

aparece como una herramienta fundamental de comunicación

donde uno es, al mismo tiempo, escritor y lector.

Y, en general, esto ha ido generalizándose

para toda la blogosfera.

Antes estaban bien separados los autores y los lectores,

los emisores y los receptores, los productores y los consumidores.

Ahora la red, sobre todo la Red 2.0,

que permite que exista tanto un diálogo

como una capacidad de creación muy sencilla,

porque todo el mundo tiene en su móvil una cámara de video estupenda,

un editor de textos, una serie de herramientas que...

si bien quedan limitadas a qué sabes hacer con ellas

y que tienen, a veces, unos espacios más reducidos,

permiten que todo el mundo pueda crear sus propios contenidos.

Al igual que tenemos que leer y escribir

como parte de una misma operación cognitiva,

en general, yo diría que hoy día estar en la red y existir en la red,

es ser prosumidor, es decir,

al mismo tiempo, producir contenidos para la red y consumirlos.

En esa medida, no sólo se ha desdibujado la separación radical

entre producción y consumo, sino, de manera más general,

ha aparecido una nueva manera de producir cultura,

mucho más vinculada a la idea del amateur o de la persona vocacional,

o la persona apasionada, que no necesariamente es un profesional.

Con esa distinción, la distinción canónica del siglo XX,

entre los escritores o los productores culturales

y los consumidores o los lectores, por otro,

se ha desdibujado enormemente

en muchos de los sectores de la producción.

En las mutaciones de la lectura,

podemos ver procesos de transformación cultural

de más amplio alcance.

La transformación digital ha permitido que se vean cosas

que ya en la cultura moderna del siglo XX se estaban produciendo,

como la individualización y la fragmentación.

Las escrituras y, en consecuencia, la lectura,

se han vuelto más personales, más individualizadas,

como el proceso de la vida social, en general,

que tiende a considerar al individuo

como la institución fundamental de la cultura.

Por tanto, las exigencias de hoy,

no sólo pasan por saber leer y escribir como antaño

para relacionarse con el mundo a partir de una alfabetización básica,

no basta con que uno sepa leer y escribir como cualquiera,

existe también la voluntad, por ejemplo, en la escuela,

de desarrollar las escrituras personales,

de que uno sea capaz no sólo de repetir algo o de interiorizar algo,

sino, además, de hacerlo suyo, de expresarse.

Y esa necesidad de expresión, por ejemplo,

la encontramos muy marcadamente en la red, hoy día,

con la voluntad muy firme de la gente que postea,

o que participa en foros, o que tuitea,

de tener una voz propia, de escribir de una manera particular.

Tenemos unas lecturas más fragmentadas, muchas veces en la red.

También tenemos vidas más fragmentadas, en mi opinión.

Fragmentamos desde nuestro día a día hasta nuestra narrativa vital.

Si bien hubo un momento en el cual...

la gente podía ver grandes bloques en su narrativa, en su vida,

ahora mismo creo que todo está muy fragmentado.

Esa idea perenne de la flexibilidad

y esa necesidad de estirar el tiempo hasta lo infinito

para que quepan todas nuestras identidades,

que hay que desarrollar todas y cada una de ellas,

ha llevado a una fragmentación que también se ve en la lectura.

Causa de tales cambios,

tiene que ver con la democratización

del acceso a la educación y la cultura,

con el desarrollo de los medios de comunicación masivos,

con el desdibujamiento de fronteras

entre lo que se consideraba alta cultura,

cultura masiva y cultura popular,

con la existencia de Internet, donde todo cabe,

con el nuevo sentido del tiempo

marcado por la rapidez y la obsolescencia.

La práctica lectora responde congruentemente

a estos cambios en la cultura.

Los cambios en nuestra manera de leer

son reveladores de otros cambios más generales

en el régimen cultural contemporáneo.

Cuando hablo de régimen cultural,

lo que quiero decir es que, en realidad,

nuestras prácticas no sólo vienen determinadas tecnológicamente

por los dispositivos nuevos que tenemos,

o, económicamente, por el acceso a la cultura

y el sistema de producción y distribución de los textos,

no es sólo eso, es algo que tiene que ver con...

en realidad, lo más íntimo de las disposiciones de lector

en relación con aquello que busca.

Es fácil entender que si la cultura, en su conjunto,

está sometida a estas trasformaciones, a estas mutaciones,

que han desdibujado los límites de la cultura letrada,

de la cultura legitima, y los han vuelto mucho más porosos

a la diversidad cultural y a las lógicas de la vida cotidiana,

nuestras lecturas lo reflejan también.

Alonso Víctor de Paredes, en el siglo XVII,

asimilaba el libro al hombre.

El libro constaba de dos partes,

la material y la espiritual, de cuerpo y alma.

¿Se puede perder el alma si falta el cuerpo?

¿Las nuevas tecnologías han hecho de la lectura una acción desalmada?

Para comprender las vicisitudes de la lectura,

es preciso acercarse a sus protagonistas.

-¿Qué está usted leyendo?

-Pues, aquí, un libro de cocina de hacer dulces y eso.

-Si ese lo tiene mi madre también... -¿Sí?

Los investigadores de la UNED

han ido al encuentro de quienes hoy siguen

hallando el alma del libro en la materia,

retornar a la relación primigenia con el libro de papel,

lejos de los entornos virtuales.

¿Cómo son los lectores que siguen amando el libro material

y están lejos todavía de los dispositivos electrónicos?

Son un tipo de lectores que hemos llamado, en nuestra investigación,

en nuestra reflexión, lectores primigenios,

que viven en un entorno que lo hemos llamado, metafóricamente,

el entorno de Analogia.

¿Cómo son los lectores primigenios en Analogia?

Son un tipo de lectores que,

de alguna manera, subliman la relación con el libro,

tienen un vínculo de amor, no lo maltratan, saben...

son lectores que están en pequeños pueblos, tienen pequeñas bibliotecas,

pero saben perfectamente todos los libros que tienen,

saben lo que les ha podido ayudar cada uno de los libros,

saben incluso lo que les ha costado.

La idea de no maltratarlos,

y, en ese sentido, la humanización del libro

se expresa en que no les gusta doblar páginas,

que inmediatamente que llegan los libros a sus casas los forran,

que los tienen colocados con un tipo de cariño que va más allá

de la consideración de una materia sin alma.

Básicamente, en Analogia, hemos trabajado con dos personas,

una peluquera que se llama Ángela y un pastor que se llama Eusebio,

y hemos trabajado con sus dos bibliotecas.

-En vez de cubalibres, pues a mí me ha dado por esto, por los papeles.

Para cuando vaya a Ciudad Real, gastarlo en libros.

-¿Sí?, lo guardas ahí.

-Bueno, no, ahora lo tengo aquí,

pero lo escondo en la mesita, ahí entre los papeles y ya está.

-Yo, cuando dicen "el libro electrónico"...

sí, porque te los puedes bajar, es verdad, te puedes bajar...

todo y no te cuesta dinero, pero yo prefiero tocarlo.

Lo que más me gustaría es tener un sitio...

ves, por eso los tengo todos cerrados,

porque no me gusta tenerlos al aire.

-Lo que nos ha demostrado esta experiencia en Analogia

es que cualquiera puede sentir el amor intenso,

la gravitación de los libros, que decía Jorge Luis Borges...

resulta curiosa esa metáfora de la gravitación

que usa Jorge Luis Borges,

quizás, el lector más culto de la historia de la relación hombre-libro

con la relación de Eusebio con los libros.

Para Eusebio sus libros también gravitaban

y creaban un tipo de atmosfera que le construía...

exactamente igual que lo que había dicho Jorge Luis Borges,

aunque fuesen lectores tan diferentes en sentir la gravitación.

Hasta el punto que Jorge Luis Borges decía...

que él, siendo ciego, todavía le gustaba comprar libros

y seguía ampliando su biblioteca,

porque la presencia de la materia libro gravitando,

por una especie de osmosis,

se impregnaba en su cuerpo y llenaba de aura mágica su vida,

pues algo así pasaba con... en la distancia tan grande,

con Eusebio, el pastor de Abenójar.

Al mismo tiempo, coexisten Digitalia y Analogia.

En Digitalia se valora la lectura fragmentada,

sin fin, de ida y vuelta, abierta.

La lectura en la red, inicia en mapas, buscadores, listados,

estructuras no lineales, dando forma a la Navegación.

Frente a lectores de Analogia,

que entienden que la relación con los libros precisa una digestión,

precisa una ritualización en el proceso de leer,

tranquilidad, mesura y digestión.

Para el caso de Digitalia,

la lectura está fundamentada en contactos múltiples con los libros,

lecturas parcializadas, lecturas fragmentarias,

lecturas que se lee un poquito y se rebotan inmediatamente

y, como en el caso de la alimentación,

los sociólogos de la alimentación han hablado de full contact,

para referirse a la nueva situación de la relación de los jóvenes,

sobre todo, con las comidas.

Si en el pasado, digamos, en un pasado culinario en Analogia,

una persona tiene cuatro contactos con la comida a lo largo del día;

el desayuno, el almuerzo, la comida y la cena,

en la modernidad culinaria en Digitalia,

uno puede tener 20 contactos con la comida, 20 full contact,

y uno puede tener 100 contactos con las letras,

con libros, con tuits, con facebook... 100 o 200 o 500,

y ante esto cabe la reflexión de decir...

"¿ya no se digiere la lectura?".

La experiencia de leer en pantallas

es distinta a la de la lectura en papel, eso es obvio.

No solamente, digamos, por los componentes...

sensoriales o táctiles de esa experiencia, sino, fundamentalmente,

por esto que el tropo fundamental de la web

señala al llamarlo "navegar".

Navegar significa, de alguna manera, dejarse llevar, perder el control,

no seguir un hilo necesariamente determinado

solamente desde tu capacidad lectora

y desde el guion que ya viene dado en el texto,

sino crear un texto, saltando o navegando, moviéndose...

en ese bosque de referencias textuales que es Internet.

Esa es una experiencia tremendamente placentera para mucha gente

y tremendamente desafiante, la primera vez que la has hecho,

esa lectura hipertextual, pero...

también conlleva los temores o las ansiedades de perderse...

en un marasmo sin referencias,

esa especie de sensación de autoabandono

que a veces tenemos cuando estamos leyendo de esa manera.

Hemos pasado de un texto plano

a un texto, que a mí me gusta decir, poliédrico,

poliédrico y, además, no lineal.

En este sentido, en realidad los textos que ahora leemos,

que pueden ser también audiovisuales, por ejemplo,

o en imágenes, o de otro tipo,

acaban de hacerse, acaban de escribirse con la mirada del lector,

porque es el lector el que va a decir cuál es el orden,

dónde empiezan, dónde acaban, cómo navegan.

En este sentido, vamos a viajar por ese hipertexto

y cada texto va a ser distinto dependiendo de ese lector,

porque los viajes posibles empiezan a ser infinitos.

Internet transforma la práctica lectora,

siendo sintomático de un nuevo régimen para el sujeto.

Una nueva cultura empieza a tomar forma.

Las redes sociales, como las nuevas industrias del yo,

que hacen orbitar las prácticas de producción

y recepción del mundo alrededor de uno mismo.

Las formas de llegar al encuentro con el texto se han multiplicado,

lo que ha trasformado los conceptos mismos de trabajo,

autoría, propiedad e industria.

Si hablamos de nuevas formas de lectura,

es inevitable hablar de las nuevas formas de producción del libro

y, en particular, del negocio editorial.

Las nuevas formas de edición, vinculadas con la red,

han traído consigo toda una revolución

por el abaratamiento de costes,

por la multiplicación de posibilidades y, sobre todo,

por la multiplicación de los actores que realizan esa mediación,

digamos que hay una pérdida de poder de mediadores tradicionales,

hay un debilitamiento y una precarización

de parte del tejido industrial y económico

que estaba vinculado a la distribución del libro en papel,

y ahí, la irrupción de grandes actores

como pueden ser, hoy día, las plataformas digitales,

como son los buscadores, como puede ser Google,

como puede ser Amazon, con la distribución on-line, etc.,

de modo que hoy día asistimos a un mundo digital de edición

que es tremendamente complejo, económicamente, tecnológicamente,

pero que también ofrece múltiples posibilidades

de imaginar nuevas formas de circulación del texto.

La posibilidad de que todo el mundo pueda acceder a ciertos contenidos

y pueda producir, pueda emitir mensajes, pueda escribir...

nos lleva a nuevas lógicas,

en las cuales deja de ser patrimonio exclusivo de algunos

la posibilidad de emitir mensajes,

de decir "esto se publica y esto no se publica",

y se democratiza, o eso parecía, la posibilidad de hablar,

y eso es cierto, todos podemos hablar en la red,

sin embargo, no todos vamos a ser escuchados, por varias razones:

la primera, porque no se puede oír a todo el mundo;

la segunda, porque, probablemente,

ni siquiera te interese escuchar a todo el mundo;

y la tercera, porque, realmente, lo que uno ve

y lo que a uno le llega en la red no es ajeno, tampoco,

a ciertas manipulaciones...

que tienen que ver con dónde vamos a ver las cosas y porqué.

Si tú consultas un término en un famosísimo buscador,

probablemente, tus resultados y los míos,

sean ligeramente diferentes o muy diferentes.

Las prácticas son la sociedad incorporada.

Las nuevas formas de textualidad, no necesariamente literaria,

despliegan nuevos y estrechos vínculos con lo audiovisual,

la sociabilidad distribuida de los medios,

la interactividad, la convergencia, la velocidad y la hiperabundancia.

Debemos atender a la gestión de estas nuevas dimensiones.

En la red hay mucho texto y hay muchos textos,

hay mucha letra y hay mucha imagen,

y hay muchas combinaciones posibles que suponen otros lenguajes,

que requieren otras habilidades para leer

y para poderlas... no sólo decodificar, sino...

principalmente, hacer una lectura crítica de las mismas

y entender qué es lo que nos están planteando, quién y porqué.

Si, se supone, que la alfabetización es aquello

que nos lleva a poder interactuar con el mundo

y a poder ser ciudadanos y ciudadanas libres,

y que puedan participar de la construcción de la realidad,

no podremos hacerlo si...

no somos capaces de manejarnos en esos entornos digitales,

pero, además, de manejarnos de manera crítica.

Hay un término que apareció

y al que se le siguen dando muchas vueltas,

que es el de "los nativos digitales".

El problema es que se ha supuesto que ser nativo digital,

que básicamente era una cuestión de tanta edad tienes,

naciste con pantallas, si, no, pues entonces eres nativo digital,

se ha llevado a creer que un nativo digital comprende...

o sabe, o puede leer críticamente el mundo en el que vive,

y eso no es así, es una falacia.

El pensamiento crítico es la parte más básica

de esa lectura crítica del espacio de los medios,

y no basta con saberse manejar o mover por una interfaz.

¿Las nuevas tecnologías

han de sustituir la vieja cultura del papel?,

¿enfrentarla con la cultura digital?

Vivimos el 2018,

el año en el que según vaticinaron los gurús de la feria de Fráncfort,

el libro electrónico superaría en volumen a la industria en papel.

No ha sido así.

Viejas y originales formas de lectura y escritura coexisten

y se pluralizan y extienden.

Los que auguran la muerte del libro como materia,

los que auguran que Analogia desaparecerá,

entienden que todas las lecturas y todos los lectores

se decantarán hacia lo digital.

Esa pérdida que entendemos,

nos lleva a pensar que los placeres y las utilidades

de los dos modos de leer y relacionarse con las lecturas

deben caminar, pues la acción pública y política, hacia la suma.

No hay que pensar que...

un tipo de libro tiene que estar en combate con el otro,

un tipo de lectura en combate con la otra, sino sumar.

Está dirigido a cualquier persona que tenga interés y tenga,

obviamente, una titulación universitaria para poder hacerlo,

pero todas las ramas están admitidas.

Precisamente se ha hecho así para que puedan acceder a investigación,

a doctorado, desde cualquier carrera.

Aquí puede venir alguien de ingeniería, de arquitectura,

de medicina, de filología, de derecho...

es decir, cualquier titulación de acceso.

Ese carácter amplio que tiene desde el punto de vista del alumnado,

también lo tiene desde el punto de vista del profesorado.

Es decir, hemos intentado dar una visión amplia de todas las materias

para que luego cada profesional lo aplique en su área de trabajo

o en su área de estudio.

Para la UNED es una titulación

especialmente estratégica y fundamental,

puesto que esta titulación en buena medida se alinea con...

los principios recogidos en la agenda 2030,

da respuesta a uno de los objetivos de desarrollo sostenible, el cinco,

y la transversalidad de este objetivo de desarrollo sostenible,

en otros, como, por ejemplo, el cuatro.

Pero fíjense, además, supone formar a estudiantes en un campo

que nos está demandando la sociedad.

Y al formarlos, también, podremos generar investigación

que tenga cobijo en los marcos de referencia europea, Europa 2020,

y, en particular, dentro de los programas

de innovación y de investigación responsable RRI.

Sin duda, una apuesta absolutamente fundamental y necesaria.

La democracia exige...

que todos los ciudadanos sean tratados de un modo parecido,

lo más parecido posible,

y a ese parecido político le llamamos igualdad.

No consiste en que todos seamos realmente iguales,

hay demasiada divergencia en dotes, en capacidades, en poder, en dinero...

hay una enorme cantidad de desigualdades

incluso en las sociedades

que se declaran sociedades abiertas e igualitarias,

pero aun así son las más igualitarias

que hemos podido conseguir.

Nunca, jamás, en ninguna parte de la historia de la humanidad

han existido sociedades tan igualitarias como las nuestras,

aun sabiendo que tienen déficit.

La novedad completa es la igualdad entre varones y mujeres,

porque no viene de serie.

Digamos que es una innovación moral enorme de nuestros tipos sociales,

pero que está resultando francamente bien.

¿En los estudios de género qué hacen?

Estudian cómo se ha producido,

estudian cómo se aplica en la actualidad

y, a veces, también, incluso, se internan en el camino...

de cómo implementarla,

con qué medidas políticas feministas

implementar la igualdad entre varones y mujeres,

porque consideramos que eso es bueno en sí,

que esta igualdad exista.

Me decidí a estudiar Químicas, realmente,

cuando ya estaba cursando los estudios

del Curso de Orientación Universitaria, el antiguo COU.

Y fue, realmente, mi profesora de Química la que,

de alguna manera, influyó más.

Luego, con el tiempo, he pensado "madre mía, ¿qué ha pasado?",

y yo, también, he sido, al final, profesora de Física y Química.

Una vez finalizados mis estudios de COU,

entonces, entré en la Universidad Autónoma de Madrid,

allí cursé la carrera de Ciencias Químicas,

e hice, en 4 y 5, la especialidad de Química Inorgánica.

Finalizados estos estudios, casi de forma inmediata,

empecé a trabajar como profesora de instituto,

primeramente trabajé dando clases de Matemáticas

y... bueno, de Física y Química, posteriormente.

Realmente, los químicos servimos para todo,

clases de matemáticas, de física, de tecnología, de lo que salga.

Y, luego, ya, con el tiempo, muy poquito tiempo realmente,

aprobé unas oposiciones de enseñanzas medias,

que eran las que se sacaban para ser profesor de instituto.

Mi trabajo se basa en la enseñanza de la Física y de la Química.

Imparto clases desde niveles bajos, lo que se conoce como 2 de la ESO,

Enseñanza Secundaria Obligatoria,

hasta el último nivel que sería 2 de Bachillerato,

que es el curso de preparación para la universidad.

Puedo dar cualquiera de ellos,

3 y 4 de la ESO, o 1 y 2 de Bachillerato,

dependiendo de los años, unos años son diferentes a otros,

pero vamos, en líneas generales, siempre...

trabajo como profesora de secundaria,

impartiendo esas enseñanzas.

La profesión de un químico, en general,

es una visión más amplia de la realidad.

¿Por qué?, porque nosotros tenemos una mente...

yo creo que especialmente abierta a todo tipo de conocimiento

y podemos llevar nuestros conocimientos a otros campos.

Esa, creo que sería la diferencia más importante y esencial.

Realmente, yo puedo distinguir mi trabajo en dos partes.

Por una parte, trato de que todos mis alumnos...

tengan un conocimiento general, una cultura científica,

igual que se tiene una cultura literaria.

Todo el mundo sabe quién es Cervantes y, sin embargo,

mucha gente desconoce premios nobeles que son españoles, incluso,

relacionados con el ámbito de la ciencia.

Sin embargo, también mi trabajo...

eso por una parte, pero mi trabajo también es importante

porque, en realidad, estoy intentando formar a gente

que, luego, en un futuro, va a dedicarse al mundo de las ciencias...

de la química, la ingeniería, el área que sea.

Ver crecer a una persona, que vaya asimilando,

que vaya pasando por diferentes etapas, creo que es un privilegio,

es construir algo, es ayudar a un chaval...

a que tenga la mente preparada para futuras experiencias,

para que pueda estudiar, que elija, que se forme de una manera integral,

eso es lo más importante.

Además, pienso que estoy realizando un trabajo importante

porque, de alguna manera, estamos preparando, todos los profesores,

a las personas que en un futuro...

van a ser, de alguna manera, el relevo de los que estamos ahora.

Consecuentemente, ¿qué es lo que va a pasar?,

pues que, de alguna manera, se van a llevar una parte nuestra.

Y que se lleven algo nuestro,

en el sentido de que yo les aporte algo,

como a mí me aportó mi profesora de Química

cuando yo estaba finalizando los estudios en el instituto,

es muy importante, hasta el punto de que algunos

se han decidido por realizar estudios de Química.

Es la primera obra de ciencia ficción como tal.

Esto ha sido debatido por los críticos.

Por supuesto, que hay obras precursoras,

donde aparecen elementos, luego vinculados,

a lo que sería la ciencia ficción moderna,

pero como han dicho los críticos más avezados como Brian Aldiss,

esta obra, realmente, y yo lo creo así también,

es la primera gran obra de ciencia ficción como tal.

La que aúna, por una parte, todo ese entramado gótico

y, al mismo tiempo, esa crítica terrible,

esa crítica brutal contra la ciencia.

Como buen escritor y, de terror,

me fascinan como surgen las historias, de dónde vienen,

y para conocer el nacimiento de la historia de Frankenstein,

supongo que hay que remontarse muchísimos años atrás,

desde la infancia de Mary Shelley, que marcó su personalidad, porque...

su madre murió a los diez días de nacer ella,

debido a unas fiebres, y eso la marcó ya de por vida,

de hecho, ella iba junto con su padre al cementerio,

a la tumba de su madre, a leer durante aquella época,

le marcó muchísimo su carácter, heredó mucho de su madre,

porque su madre era una feminista muy reconocida,

y yo creo que ya viene de ahí,

y, luego, más yéndonos hacia el momento en el que escribió la novela,

ella se enamoró de un hombre casado, de Percy Shelley,

y huyeron, porque el padre de Mary Shelley no aceptaba a Percy,

pese a que era amigo de él,

pero no aceptaba la relación que ellos tenían,

entonces, huyeron, la mujer de Percy les siguió durante un tiempo,

y acabaron en una villa con Lord Byron, que era amigo de Percy.

Entonces, ese año, además, le llamaron "el año sin verano",

porque hubo una erupción volcánica, que provocó que las temperaturas

descendieran muchísimo en todo el mundo,

que hubiera en Suiza, donde ellos estaban,

hubo muchísimas lluvias ese verano, no podían salir,

y como buenos románticos que eran, además,

no podían salir a la naturaleza, entonces...

se tiraban veladas y veladas hablando de poesía,

hablando de ciencia, leían muchísimo...

de hecho, todo esto del reto que se propusieron,

nació porque llevaban varias jornadas leyendo

historias de fantasmas,

el último libro que leyeron era una antología alemana de fantasmas

y, entonces, Lord Byron les propuso el reto de que...

cada uno de los que estaban allí, escribieran una historia de terror,

lo más terrorífico que ellos pudieran imaginar, para ver si era...

comparable con el terror de vivir una vida más cotidiana.

Entonces, de ahí surgieron dos grandes mitos de la cultura pop,

o sea, no sólo nació Frankenstein,

que es increíble lo que ha aportado a la literatura,

al cine, al teatro, a todo... sino que también nació el vampiro,

con Polidori, que también estaba presente allí,

o sea, fue impresionante, yo me imagino esa noche como algo mágico,

donde se reunieron un montón de escritores románticos

y donde nacieron dos grandes mitos de la cultura pop.

El monstruo, Shelley dice que tiene que ser monstruoso,

porque así tienen que ser las consecuencias del hombre

cuando juega a ser Dios.

Y el cuerpo de la criatura no está dentro de los cánones

de la corporalidad establecida, con lo cual el resto de personas,

la sociedad, que es el que le da la carta de identidad, lo rechaza.

A partir de ese momento,

él, la criatura, que era consciente de sí mismo, y esto es importante,

y se consideraba una persona buena,

en el momento en el que la sociedad le rechaza,

acepta el papel que le ha dado la sociedad, de monstruo.

Eso es importante, porque...

ahí es cuando Frankenstein admite que su identidad es cuerpo

y, a la vez, mente, y están tan vinculados la mente con el cuerpo,

como el cuerpo con la mente, no te puedes separar.

El cuerpo es tu carta de presentación

y, a la vez, es tu cárcel.

Y si quieres ser libre, tiene que ser en la más estricta soledad.

Si te quieres manifestar tal y como piensas que eres,

tiene que ser en la soledad, porque...

para tener una identidad que te acepte la sociedad,

tienes que estar dentro de los cánones que te va...

a dictar la propia sociedad.

Hay que tener en cuenta que es el único mito, en este sentido,

en comparación con los mitos clásicos,

donde aparece una creación... humana,

en la que no hay ni intervención femenina

ni tampoco... digamos, que proviene de unos ritos comunales del folklore.

Por ejemplo, tenemos el mito del vampiro,

importantísimo también, muy relacionado con Frankenstein,

o mitos como Batman, como Tarzán, que pertenecen, de alguna manera,

a un ámbito comunal y con unas raíces en el folklore.

Sin embargo, el mito de este hombre artificial,

que al mismo tiempo es un ser humano,

tal y como aparece representado en la novela inmortal de Mary Shelley,

diferente de otras muchas versiones... y superior, desde mi punto de vista,

a otras versiones que ha habido después,

cinematográficas, televisivas, en novela gráfica...

Entonces, en este sentido, podemos decir que Frankenstein

contiene esa impronta de originalidad absoluta,

es increíble como una chica de 18 años,

ella misma lo dice en el prólogo, en el prefacio de la edición de 1831,

ella misma se asombra y dice:

"como yo, una chica joven en aquel momento,

pude idear, pude inventar toda esta historia".

Frankenstein es una obra única, también,

en lo que respecta a su configuración literaria, de género...

Es una obra que contiene

una gran cantidad de referencias de intertextualidad,

podría decirse, aunque hay alguna obra posterior,

como "Melmoth el errabundo" de Maturin,

pero podría decirse que es la última gran obra

de la secuencia de la novela gótica, "clásica" como a mí me gusta decir,

porque en 1764 se escribe la primera novela gótica en Inglaterra,

"El Castillo de Otranto" de Horace Walpole,

vendrían otras grandes obras como "El monje" de Matthew Lewis,

las novelas de Ann Radcliffe... es increíble que... en esta época,

principalmente las lectoras son eso, son mujeres, son lectoras,

apenas hay... los lectores masculinos prefieren la poesía,

prefieren la filosofía, el ensayo,

eso de las novelas lo veían como una cosa...

menor, desde el punto de vista literario.

De hecho, se critican muchísimo todas estas novelas,

pero hay muchas mujeres que escriben novelas góticas,

que escriben novelas relacionadas con lo sobrenatural, con el terror...

Sophia Lee, como he dicho, Ann Radcliffe, magnificas escritoras.

Mary Shelley recoge toda esa tradición y... en Frankenstein en 1818,

podríamos decir que se alcanza esa culminación

de lo que es la novela gótica clásica.

Posteriormente vendría la novela gótica victoriana,

que está muy relacionada con la lectura que la mayoría de autores

hicieron a partir de la edición de 1831 de Frankenstein.

Hay que tener en cuenta que Mary Shelley, además,

inauguró lo que es el género de la ciencia ficción,

o sea, una mujer fue pionera en la literatura de ciencia ficción.

Y, luego, además, más adelante, también me fascina como escritora,

y yo como escritor de novelas post-apocalípticas que soy,

ella llegó a escribir una novela post-apocalíptica,

en la que la humanidad llegaba a su fin debido a una plaga.

Entonces, aparte de eso, como te digo,

ella fue pionera en el campo de la ciencia ficción,

supo crear personajes sólidos.

A mí lo que me gusta de los personajes que ella creo fue...

que para dar realidad,

para crear un personaje que de verdad la gente se lo crea pues...

ese personaje tiene que tener unas motivaciones reales,

tiene que tener unos dramas éticos, tiene que haber un conflicto,

y ella, eso, lo supo generar de maravilla.

Hay muchos conflictos éticos y morales dentro de la novela

y los personajes los tienen,

entonces, eso les convierte en humanos,

que es lo que hecho mucho en falta, hoy en día,

que los personajes carecen de motivaciones

para hacer lo que hacen a lo largo de las novelas

y, sin embargo, todos los personajes de Frankenstein,

desde el doctor Frankenstein hasta la criatura,

todos tiene sus motivaciones para hacer lo que hacen.

Pese a que se había creado un entorno

donde la cultura era muy predominante, ella no escribía.

Entonces, fue su primera novela y a nivel narrativo y estructural,

se nota que era su primera novela,

de hecho, se llegaron a escribir tres versiones de la novela.

La primera la escribió ella, que era poco más que un relato,

que escribió allí mismo, en Suiza,

y, luego, cuando volvió a Londres,

ella, junto con su marido, Percy le dio muchos consejos,

le ayudó a organizarlo más a modo de novela,

y fue una edición posterior que hubo,

además ella era muy jovencita, que sorprende que siendo tan joven

tuviera la madurez para escribir una novela de estas características,

y, luego, la edición posterior, que ella hizo una tercera edición,

recuperando un poco su primera edición,

con una novela más dura, más cruel y mucho más sólida,

que es la que ha llegado hasta nuestros días,

es la que conocemos todos, la que hemos leído.

Y sí que, como comentaba, ella recupera cosas de su primera versión,

sin la influencia de su marido.

La criatura de Frankenstein, al no ser admitida por la sociedad,

se dedica a comportarse como la sociedad quiere que se comporte,

como un monstruo,

y se dedica a matar a los seres queridos del doctor Frankenstein.

Esto se puede hilar con la importancia del cuerpo

y cómo aliena la sociedad.

La figura del vampiro, por ejemplo, podría ser...

la distinción entre un yo que es sólo cuerpo,

se deja llevar sólo por las pasiones,

el vampiro sería todo lo que el yo de la modernidad rechaza...

pasiones, naturaleza, todo lo que es corporabilidad,

y la figura de Frankenstein, en cambio, es...

mente ligada con el cuerpo.

Pero el problema es que los vampiros son seres perfectos por fuera,

pero vacíos por dentro,

mientras que Frankenstein, la criatura, es un ser...

horrible por fuera, pero por dentro tiene alma.

No podemos obviar que la novela se titula

"Frankenstein o el moderno Prometeo"

es decir, el mito de Prometeo está ahí presente ya desde el título,

nunca aparece ese título completo

en la mayoría de ediciones que se han hecho tanto en inglés,

como en español, como en tantísimas lenguas,

y sólo aparece "Frankenstein", pero...

no podemos olvidar ese "moderno Prometeo" que es el titán,

que hay dos versiones del mito.

Una de ellas es la de, en griego, "Prometheus purphoros",

Prometeo el portador del fuego, el que lleva el fuego,

y es el primer filántropo de la historia mitológica,

por así decirlo, si se puede expresar de esa manera,

puesto que le roba un rayo de fuego a Zeus

para dárselo a los seres humanos

que estaban en una condición absolutamente postrada y degenerada.

Ese sería una vertiente que aparece en Hesíodo, en la Teogonía,

del poeta Hesíodo, contemporáneo de Homero,

y que, luego, también se vierte en la visión...

desde el punto de vista revolucionario, matizándolo,

que es el Prometeo de Esquilo, Prometeo encadenado.

No olvidemos que luego, Shelley,

el que sería esposo de Mary Shelley posteriormente,

escribiría una obra titulada "Prometeo desencadenado",

donde aparece ese titán como alguien que se opone completamente

al poder establecido y a la tiranía.

En este sentido, muy en consonancia con...

los valores y los ideales de la Revolución Francesa.

Y, por otra parte, otra vertiente del mito de Prometeo

sería la de "Prometheus plasticator", en latín,

eso ya aparece en el poeta latino Ovidio,

donde Prometeo se convierte, de alguna manera, en creador,

"plasticator" significa el que moldea, el que insufla vida.

Y, posteriormente, ya en el siglo II o III,

esas dos vertientes se unirían,

y esas dos vertientes están claramente representadas

en la obra de Mary Shelley.

Hoy en día, se ha perdido mucho...

todo ese tema de las tertulias literarias y demás,

pero me lo imagino como algo muy mágico,

donde esa noche entorno, a lo mejor, incluso a una hoguera,

ellos decidieron, cada uno escribir una historia, Mary Shelley...

estaba también muy influenciada porque tenía insomnio,

se tomaba láudano para dormir, y tenía muchas pesadillas,

una de sus pesadillas le influyó bastante a la hora de...

de hecho, ella soñó, prácticamente, con el argumento de Frankenstein,

de revivir a un ser muerto.

Entonces, de ahí nació todo lo que es Frankenstein.

La proyección metafórica, la proyección simbólica

del monstruo de Frankenstein y de Frankenstein como novela...

es enorme, es inmensa.

Digamos que no hay ninguna reflexión

ni ninguna obra sobre la monstruosidad

que no tenga en cuenta a Frankenstein,

esto lo vemos ya, inmediatamente después,

y muy relacionado con el motivo del doble, el mito de Narciso,

que justo después de Frankenstein

no hay prácticamente ninguna obra relacionada

con lo sobrenatural, con la monstruosidad,

donde no aparezcan huellas, en la mayoría de casos motivadas,

es decir, explicitas, de Frankenstein.

Esto sucede ya en las hermanas Brontë, por ejemplo, en...

"Jane Eyre", "Cumbres borrascosas",

de Charlotte y Emily Brontë.

Sucede en Dickens, por ejemplo, en "Grandes esperanzas",

se debía traducir "Grandes expectativas",

pero "Grandes esperanzas".

Incluso en ese otro mundo paralelo, al otro lado del espejo,

que encontramos en los libros de Alice,

de "Alicia en el país de las maravillas",

"Alicia a través del espejo".

Aparecen en esos seres monstruosos, en "Jekyll y Hyde",

en "La isla del doctor Moreau" de Wells,

en los relatos deKipling.

Es decir, la proyección es enorme,

desde el punto de vista, incluso ideológico.

Es decir ya, por ejemplo, en la época de la Revolución Francesa,

claro, en la que, evidentemente, se basa mucho Mary Shelley,

porque su propio padre fue...

un filósofo jacobino importantísimo en Inglaterra,

William Godwin, autor de "Justicia política"

y autor también de una novela gótica titulada

"Caleb Williams" del año 1797,

que en muchos casos también imita su hija.

Ya digo que en la propia Revolución Francesa,

los aristócratas veían al pueblo como monstruo,

una representación monstruosa,

y, por otra parte, el pueblo llano veía a los aristócratas

como vampiros, como monstruos, como seres que se cebaban en ellos

y que les chupaban la sangre,

y, eso, pues evidentemente es...

por desgracia, más que moderno y contemporáneo.

Y lo mismo sucede en otros contextos, es decir...

desde el punto de vista del colonialismo,

no hay que olvidarse que en esta época es cuando Gran Bretaña

está cristalizando su gran imperio,

su imperio de ultramar, en el que no se pondrá el sol,

la reina Victoria como emperatriz de la India...

digamos que para, cada parte implicada,

contemplaba al otro como un ser monstruoso,

como algo monstruoso, como una entidad monstruosa.

Esto es una cuestión absolutamente fundamental

y está representado hasta llegar a nuestros días,

cómo se contempla al otro, al diferente...

cómo un ser que no es exactamente como nosotros,

que tiene unas características monstruosas

desde el punto de vista racial, étnico...

y lo mismo sucede con otras muchas proyecciones

y visiones de la realidad.

En este sentido, pues eso, que se ha hablado hace poco

de "gobierno Frankenstein",

siempre que hay algo que, de alguna manera,

relacionado con la creación del monstruo,

esa unión de elementos heterogéneos,

que en última instancia no producen un todo armónico,

esto perfectamente lo sabía Mary Shelley y lo había leído en,

por ejemplo, "El arte poética" de Horacio, donde hablaba de eso,

de cómo el seleccionar ese monstruo,

estaba hecho de distintas partes de cadáveres y dice:

"había seleccionado todas esas partes como bellas, como hermosas,

pero el resultado, al ponerlas todas juntas,

resultaba algo completamente monstruoso".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • UNED - 09/11/18

UNED - 09/11/18

09 nov 2018

1.- Maneras de leer: navegando entre Analogía y Digitalia
2.- Noticias. Máster en Estudios de Género
3.- Química en primera persona. María José de la Iglesia Miguel
4.- Frankenstein...

ver más sobre "UNED - 09/11/18" ver menos sobre "UNED - 09/11/18"
Programas completos (668)
Clips

Los últimos 2.310 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos