UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4500557
Para todos los públicos UNED - 02/03/18 - ver ahora
Transcripción completa

Este es el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid.

Conocido como el MAN,

es la gran referencia de esta disciplina en España.

Así luce actualmente desde su remodelación y reapertura en 2012.

Y precisamente este año se celebra su 150 aniversario,

fecha en la que comúnmente se atribuye

el nacimiento oficial de la disciplina arqueológica en España.

El propio museo ha evolucionado considerablemente.

Las ilustraciones e imágenes que conserva el propio MAN

nos transportan al primer museo a finales del siglo XIX;

a las colecciones del primer tercio del XX;

a la etapa conocida como "el museo breve",

después de la Guerra Civil;

las nuevas instalaciones inauguradas en los años 50;

el museo moderno, ya en color y... lo que tenemos hoy,

un moderno edificio adaptado a las nuevas tecnologías

y disponible para todos los públicos.

Siguiendo en el presente,

el MAN ofrece estos días una exposición temporal

dedicada a celebrar esta importante fecha:

"El Poder del pasado".

Una muestra concebida para celebrar los 150 años del MAN

y de la red de museos locales de toda España.

El objetivo, según el comisario,

es revelar la evolución de la arqueología

a lo largo de todo este tiempo.

150 objetos o conjuntos arqueológicos

que tratan de explicar cómo ha evolucionado la arqueología

desde mediados del siglo XIX hasta lo que es hoy.

La exposición es compleja porque 150 piezas arqueológicas,

por sí mismas no cuentan la historia.

Entonces, son 150 piezas o conjuntos representativos,

que tienen por detrás una historia de la disciplina,

que hemos recogido en cárteles,

en tres audiovisuales, en una serie de dioramas

que hemos puesto en cada uno de los tres bloques o tres grandes periodos,

de manera que el visitante puede sacar una idea general

de cómo ha sido la evolución, en esos tres grandes bloques,

a lo largo de siglo y medio

y, por otro lado, puede tener acceso a piezas

que difícilmente se podrán ver reunidas

conjuntamente como están en esta exposición.

Piezas que vienen de casi 70 museos,

instituciones y colecciones de toda España.

No hace falta ser un experto para advertir la enorme diversidad

de las civilizaciones que han pasado por España.

La muestra recoge piezas pertenecientes a varias religiones,

como las tres dominantes...

a distintas épocas, muy diferentes entre sí...

o propósitos,

desde juguetes a herramientas para rituales o símbolos de poder.

Echando un vistazo a los paneles informativos

advertimos la representación geográfica.

En una sola vitrina

tenemos piezas de Cádiz, Granada, Zaragoza, Valencia, Soria y Girona.

El patrimonio arqueológico español es, sencillamente,

el segundo patrimonio arqueológico en importancia mundial.

Después de el de Italia,

el patrimonio arqueológico español es el primero,

e incluso todavía podría decir que respecto a Italia,

el patrimonio arqueológico español

tiene una amplitud cronológica impresionante,

nos vamos más allá de 1,3 millones con Atapuerca,

y la diversidad y la riqueza de los distintos periodos y etapas

en España es, sencillamente, espectacular.

Es difícil, por no decir imposible, encontrar otro país que tenga...

no sólo la riqueza, sino la diversidad

y el abanico cronológico tan amplio

de alrededor de un millón y medio de años de historia de la humanidad

en el registro arqueológico.

Estamos en Villena, Alicante.

Para la mezcla empleada en una casa en construcción

se utiliza gravilla extraída de un lugar cercano,

pero... he aquí que un joven albañil

encuentra un objeto que llama su atención

y se lo entrega al encargado de la obra.

El señor Soler va extrayendo las piezas una a una,

consisten en numerosos brazaletes de oro espléndidamente decorados,

once cuencos del mismo metal con adornos repujados,

varias botellas de oro y plata, una tapadera...

y muchos objetos menudos con labores caladas.

En total, 15 kilos de peso en oro de 24 quilates.

El dictamen arqueológico

atribuye al lote una antigüedad de tres mil años,

correspondiente a la etapa final de la era del bronce.

Este es el famoso Tesoro de Villena.

Tras ser descubierto,

como nos cuenta esta peculiar recreación del NODO,

está aquí presente.

Esa llamativa palabra que tanto atrae a los espectadores

se reproduce aquí.

Tesoros propiamente nominados, y tesoros científicos,

como este increíble pie "Prometeo" de Atapuerca,

fundamental en el estudio anatómico del Homo heidelbergensis,

ahí es nada.

En arqueología, los objetos arqueológicos...

siempre cuentan historias, si tienen sus contextos,

lo que sucede es que, evidentemente,

un collar de cerámica humilde como tenemos aquí, por ejemplo,

de algún conjunto sepulcral canario,

resulta menos llamativo, menos espectacular,

que las piezas que hemos traído del tesoro de El Carambolo

o del tesoro de Villena en Alicante.

Los tesoros tienen un valor atractivo, artístico, de impacto,

pero en definitiva habría que recordar que detrás de los tesoros

lo que verdaderamente importa

es el conocimiento histórico que nos trasmiten, es decir...

la historia que podemos ganar a través de esas piezas,

y eso lo podemos hacer exactamente igual con otras piezas arqueológicas

que sean mucho más humildes

y que no merezcan el calificativo de tesoros.

Al igual que hay objetos de incuestionable relevancia,

la exposición presenta momentos fundamentales,

y aquí surge el acontecimiento que desarrolló, exponencialmente,

la arqueología española.

Este busto responde a Marcelino Sanz de Sautuola,

el descubridor científico de la cueva de Altamira.

Dentro del ciclo de conferencias organizadas por el MAN

y ligadas a la exposición,

el arqueólogo y profesor de la UNED, Mario Menéndez,

expone su más que amplio conocimiento sobre la obra cumbre,

para muchos, de la Humanidad.

Altamira podemos definirla como uno de los grandes yacimientos

o santuarios del arte rupestre paleolítico mundial,

y tiene esa característica importantísima

de haber sido el primero,

y además recoge prácticamente todos los temas y todas las técnicas

que se han empleado en el arte paleolítico durante 30 mil años.

Es decir, que Altamira podemos decir que es un resumen...

extraordinario de la temática, las técnicas

y de los elementos fundamentales del arte paleolítico europeo.

Gracias a la labor de los artistas especializados en arte rupestre,

Pedro Saura y Matilde Múzquiz, y su recreación de la cueva,

podemos asombrarnos con la capacidad artística

de aquellos pobladores.

Desde 2012 sabemos que el arte de Altamira,

porque se han datado determinados signos rojos en la cueva,

se han datado en el auriñaciense,

que es el primer periodo de ocupación

de nuestra especie sapiens,

de los humanos anatómicamente modernos en Europa.

Por lo tanto, Altamira está desde el comienzo...

del avance cognitivo que supone la capacidad de simbolización

y, por tanto, plasmar conceptos en el arte rupestre,

que son muy poquitos yacimientos en Europa

los que tienen esta característica,

pues Altamira ya está presente desde entonces,

y tiene una larguísima tradición

hasta el momento en que se abandona la cueva hace unos 13 mil años,

por un derrumbe que se produce en la cueva,

porque Altamira, estructuralmente,

es un yacimiento complejo desde el punto de vista geológico.

Altamira tiene... no sólo el gran techo de los policromos,

esa escena maravillosa de los bisontes y otros animales,

que están en la sala próxima al vestíbulo de entrada,

sino que tiene otras muchas cosas que la hacen singular.

Tiene unas máscaras...

que son representaciones humanas que parecen salir de la pared,

que son realmente sobrecogedoras,

tiene 270 metros de galería,

que contienen numerosos animales grabados y pintados de todo tipo,

signos singulares como los tectiformes pintados, etc.

Es decir, como dijo Breuil, quién haya visto Altamira lo ha visto todo,

pero es que... quién haya visto Altamira,

ha visto ya todos los temas del arte rupestre,

ha visto todas las técnicas que pueden emplearse

y ha visto también cuestiones tan singulares

como la escena de los policromos o estas máscaras que he dicho.

El arte paleolítico, sobre todo, el arte parietal,

lo primero que llama la atención es...

por su absoluta e increíble diversidad.

Los contextos en los que aparecen las representaciones pintadas,

grabadas o esculpidas en el paleolítico superior,

es extraordinariamente diverso, pero, dentro de esa diversidad,

el techo de los policromos de Altamira, indudablemente,

representa posiblemente el conjunto más impresionante,

yo quizás lo pondría en paralelo con el...

el salón de los grandes bóvidos de la cueva de Lascaux,

pero Altamira en ese sentido representa, indudablemente,

una cumbre del arte paleolítico.

Una idea también importante es que creemos que en el paleolítico,

aunque sea hace 20 mil años, todos los grupos humanos eran iguales.

Igual que hoy día existe una diversidad,

en el paleolítico superior, sin duda alguna,

existió también una gran diversidad,

y la zona cantábrica española fue un área...

especialmente interesante,

y en donde el arte, las manifestaciones gráficas,

tuvieron un extraordinario desarrollo.

Altamira comenzó a visitarse ya en 1917.

Es decir, Altamira recibió visitantes desde hace 100 años,

y no es exagerado decir que en estos 100 años de visitas en Altamira

la cueva ha sufrido más que en los 30 mil años que tiene,

más de 30 mil años desde las primeras pinturas.

Lo cual nos indica ya la fragilidad del arte mueble

cuando es visitado con un cierto descontrol.

El descubrimiento de la cueva de Altamira,

el estudio de Marcelino Sanz de Sautuola

y su defensa utilizando criterios arqueológicos

y razonamientos modernos para defender la antigüedad,

la cronología paleolítica de Altamira,

sin duda alguna creo que es, posiblemente,

el hito más importante de la arqueología española,

en un nivel internacional.

Es decir, habría que recordar que Marcelino Sanz de Sautuola

reivindicó la cronología paleolítica de Altamira en 1888,

cuando los sabios franceses, que eran...

los que dominaban la prehistoria mundial,

lo negaban categóricamente,

y, desgraciadamente, tuvieron que pasar unos cuantos años

después del fallecimiento de Sautuola,

para que Émile de Cartailhac, el sabio...

uno de los prehistoriadores franceses más relevantes,

escribiera un artículo en la revista L'Antropologie

"Mea culpa de un escéptico", reconociendo la gran intuición

y el gran razonamiento que había hecho Sautuola.

De vuelta al MAN,

la exposición nos muestra la evolución

que también han sufrido los protagonistas de la arqueología.

Desde las primeras élites

que se podían permitir sufragar la excavación

hasta los estudiantes que hoy en día se esfuerzan por...

vivir y disfrutar de la ciencia que han elegido.

Sin olvidar a los museos,

verdaderos encargados de divulgar lo aprendido en aulas

y lo descubierto en los yacimientos.

Es verdad que en el siglo XIX eran los aristócratas...

la gente que podía tener tiempo y dinero para poder estudiar el pasado.

Era la norma.

Afortunadamente en las últimas décadas,

la arqueología en la universidad,

ha ido abriéndose, cada vez más, a más sectores de la sociedad,

en España tenemos ahora Grados específicos de Arqueología,

y yo siempre les digo a mis estudiantes que si tienen vocación,

ganas de investigar y de divulgar el pasado,

la dedicación a la arqueología merece la pena.

Salidas profesionales reales, pues...

me temo que como podríamos decir

en algunas otras carreras humanísticas, es decir,

la sociedad en la que vivimos, desgraciadamente,

no apuesta por las humanidades,

pero, claro, esa falta de apuesta por las humanidades,

lo que nos debería llevar es, precisamente, a reivindicar su valor,

a reivindicar su importancia

y a seguir insistiendo en que la historia, el pasado

y la arqueología son imprescindibles.

Los museos y la universidad son, de alguna manera,

el espacio natural donde se desarrolla la teoría arqueológica.

La teoría esencialmente en la universidad,

y la puesta en práctica

y la exhibición de los resultados en los museos.

Los museos permiten la transferencia

del conocimiento arqueológico a los ciudadanos.

Al fin y al cabo, los ciudadanos son los que financian,

a través de sus impuestos, el dinero que, después,

el ministerio dedica a los proyectos de investigación

y que utilizamos los arqueólogos en nuestras campañas de excavación

y de estudio del arte rupestre.

Los museos juegan un papel fundamental en esa transferencia,

pero además son también un elemento lúdico,

la arqueología es ciencia, evidentemente,

pero también es... profundizar en nuestro pasado

y puede tener un elemento placentero, de ocio, de diversión.

Hoy los museos no son los gabinetes de antigüedades

de hace 50 o 100 años, como se muestra muy bien

en la exposición del Museo Arqueológico Nacional,

son sitios de encuentros, son sitios de debate,

son sitios que visitan los colegios,

hay talleres para los niños, en fin, es otra cosa.

Los museos son los grandes divulgadores de la Arqueología.

Porque sin divulgación, de poco sirve el estudio.

La sociedad espera ver, palpar su contribución y en eso,

la universidad, es la institución referencia.

Hay que reconocer que esta exposición

ha seleccionado 150 piezas extraordinariamente importantes,

porque el patrimonio arqueológico español

es extraordinariamente rico y variado.

España, por su posición geográfica,

ha sido receptora de importantes y numerosas culturas

desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad Media,

que es donde finaliza esta exposición.

De manera que es difícil poder seleccionar un objeto.

Yo me quedaría, lógicamente, con las piezas por su singularidad...

y por mi proximidad al trabajo que realizo habitualmente,

las piezas del mundo paleolítico,

que además hoy, en España, están revelando

que nuestra arqueología está en primera línea internacional

en cuanto a cuestiones de poblamiento, desarrollo,

tipos humanos, estudios de ADN, etc.

Los objetos están ahí, el suelo de la península Ibérica

ha soportado el paso de varias civilizaciones.

Pero los conocemos gracias a la gran labor que desarrollan

los profesionales de la disciplina.

La UNED, como modelo de actividad arqueológica,

contribuye al desarrollo de esta ciencia

a través de misiones dirigidas por profesores

del departamento de Prehistoria y Arqueología.

Sin duda, España está repleta de asombrosos yacimientos.

Un somero repaso nos sirve de indicador

de la implicación de la Universidad.

Por nombrar una pequeña representación,

descubrimos el Parque Arqueológico de Carranque, en Toledo.

Al mando, la profesora Virginia García Entero.

Cueva Blanca, Pico Tienda y Acebuchal, en Hellín,

y Abrigo del Monje, en Jumilla, a cargo de Alberto Mingo.

Mar Zarzalejos dirige La Bienvenida, antigua ciudad de Sisapo,

localizada en el valle de Alcudia, Ciudad Real.

Jesús Jordá se encarga de otras dos misiones:

una es el abrigo rocoso de Jarama VI

en Valdesotos, Guadalajara,

y, la otra, la cueva de El Cierro en Ribadesella, Asturias.

Y como ejemplo de más allá de nuestras fronteras... actuales,

el proyecto Tamanart, capitaneado por el también profesor de la UNED,

Martí Mas, en este caso, en Marruecos.

El futuro de la arqueología española dependerá, en gran medida,

de lo que la sociedad española quiera apostar y quiera impulsar.

La arqueología española tiene hoy día especialistas,

medios y una experiencia, como bien representa Atapuerca,

pero podríamos señalar unos cuantos proyectos arqueológicos más,

para ser competitiva a nivel internacional.

¿El problema cuál es?

El problema es que si nosotros no cuidamos,

de una manera efectiva y lo más profunda posible,

el patrimonio arqueológico que tenemos,

y no creamos puestos de trabajo para arqueólogos y arqueólogas,

eso significará, sencillamente, lo que he señalado anteriormente,

que arqueólogos y arqueólogas españoles, de prestigio,

estén hoy día, cada vez más, en otros países del mundo.

Eso no es malo, internacionalizar la ciencia

y adquirir experiencia en el extranjero es bueno,

pero tener que hacer eso por obligación

y porque en tu país no puedes encontrar trabajo,

eso ya no es tan bueno.

Yo creo que el futuro de la arqueología española

es extraordinariamente brillante.

Veo las nuevas generaciones que se están formando,

veo las tesis doctorales que se leen,

veo los proyectos de investigación que jóvenes investigadores

desarrollan en España y fuera de España,

y creo que nunca ha existido un nivel de formación tan alto,

una pasión y una vocación tan intensa por la arqueología,

que sólo debe ser acompañado de los medios materiales necesarios,

porque la arqueología también se hace con dinero,

o se hace, sobre todo, con dinero.

Presupuestos al margen, la pasión de profesionales,

estudiantes y simplemente interesados,

aseguran un más que asentado futuro

a una disciplina que crece con el trabajo,

ya sea en el terreno, en el museo o en la universidad.

En nuestra ropa, en el airbag de los coches,

en los fuegos artificiales, en lo que comemos,

en el detergente con el que lavamos la ropa...

La Química está presente en nuestra vida cotidiana.

Más de 50 alumnos

del Colegio Nuestra Señora de las Escuelas Pías, de Carabanchel,

pudieron descubrir, de la mano de científicos de la UNED,

la importancia de la química en nuestras vidas.

Lo que queríamos era...

poner en evidencia a los estudiantes de colegios,

de primaria o de secundaria, incluso, de bachillerato,

de la cantidad de compuestos que utiliza la química,

y que están utilizando en el día a día,

y que vieran que las pinturas, por ejemplo,

la tecnología, los microprocesadores,

la medicina, los medicamentos,

los abonos que se utilizan, los aditivos alimentarios...

que todos son compuestos químicos o elementos químicos,

que son fundamentales para el desarrollo social

que tenemos actualmente... por lo menos, en esta parte del mundo,

y que vieran que son tan importantes

y la de cosas que no tendrían ahora mismo,

y que están usando constantemente, gracias a la química.

La jornada de divulgación científica

tuvo lugar el pasado mes de febrero

en la Facultad de Ciencias de la UNED.

Los alumnos, tras ser recibidos por el decano de la facultad,

pudieron desvelar los procesos químicos de infinidad de productos

en los que la química interviene.

Este tipo de charlas las dirigimos a estudiantes

de las primeras fases de la formación,

porque queremos desarrollar en ellos

el espíritu de descubrimiento de las cosas, nos da lo mismo...

hombre, nosotros hablamos de ciencia,

para nosotros la ciencia es un elemento importante,

pero se puede generalizar a cualquier área de conocimiento.

Que los estudiantes sepan que si se investiga, que si se trabaja,

pueden mejorar en ciertos aspectos que luego, de alguna forma,

repercuta en la sociedad en la que nos desarrollamos y que vivimos.

Y de esta forma estimular sus conocimientos

y que tengan ambición de conocer algo nuevo

y algo que parece que es muy distante,

y que no es tan distante para ellos.

Estas jornadas, forman parte del convenio de colaboración

que tiene la UNED con la asociación ColArte, en Madrid.

Esta asociación se ocupó de la organización de las jornadas,

además de la adaptación de las sesiones al joven público,

creando para ello fichas y talleres lúdicos

con el apoyo de diferentes profesores de la UNED.

Hacen una parte teórica, con más contenido teórico,

que es la charla de Antonio, "La Química en la vida cotidiana",

y una parte que es un taller... puro y duro.

En este taller que es "Que dulce es la química",

lo que hacen son unas gominolas,

pero las gominolas, al final,

son una excusa para poder tratar temas de química...

todo lo que es el material de laboratorio,

los procesos químicos, los cambios de estado,

cómo se gelifica, cómo se solidifica...

bueno, pues un poco todo lo que es la química.

El contenido, siempre nos ayudan los químicos de aquí, de la UNED,

para que el contenido sea correcto y esté todo bien.

Y nosotras lo que hacemos es un diseño más dinámico, más lúdico,

las gominolas, al final, son comestibles y nos las comemos.

Hoy hemos hecho gominolas de plátano, violeta y naranja.

Los colores también son importantes... y los sabores.

Me ha gustado bastante

porque ha sido como una introducción a la química,

que no habíamos dado antes.

A mí me ha gustado debido a que, por ejemplo,

hemos aprendido más sobre la química que no sabíamos

y que siempre se puede aplicar

a cualquier ámbito de la vida cotidiana.

Los alumnos pudieron disfrutar de una química comestible,

de una química que se toca y huele, que llega a los sentidos.

Sin duda, estos talleres...

ayudarán a que aparezcan vocaciones científicas.

La Economía está hoy en boca de todos,

aunque no siempre la comprendamos.

Así que lo mejor es preguntar a quienes entienden,

los licenciados en Económicas o Empresariales.

Ellos y ellas nos contarán mejor que nadie qué son, qué hacen

y para qué sirven los economistas.

Yo me llamo Carlos Solchaga.

He sido profesionalmente economista la mayor parte de mi vida.

Me distraje durante 20 ó 25 años de esta profesión para ser político

pero, preciso reconocerlo, en los puestos que ocupé

como ministro de Industria, ministro de Economía y Hacienda,

lo que sabía de Economía no solamente era un complemento

sino que era absolutamente indispensable

para poder ejercer bien la función.

Y como seguramente hay médicos vocacionales

o filósofos vocacionales

o personas que sienten la necesidad de la expresión artística,

escritores, pintores,

yo creo que no hay economistas vocacionales.

No hay nadie que, desde su más tierna infancia, diga:

"papá yo quiero ser economista cuando sea mayor".

En mi caso concreto la verdad es que, en mis tiempos,

había que hacer una decisión en torno a los 14 ó 15 años,

al llegar a lo que se llamaba entonces el bachillerato superior.

Querías estudiar, en su caso, una carrera de ciencias o una de letras.

Yo decidí por las ciencias

y cuando ya había hecho el curso preuniversitario,

me di cuenta de que, en realidad,

lo que me gustaba a mí era la Filosofía y, en particular,

dentro de ella, la Filosofía de la Historia,

la Filosofía de la Política y la Filosofía Social.

Pero claro, yo vengo de una familia muy modesta.

No se me ocurría decirle a mi padre que quería perder un año

y hacer el Preuniversitario de letras.

De manera que, casi por eliminación, fui pensando:

bueno, las carreras de ciencias puras son bonitas,

a mí la Física me gustaba, por ejemplo, pero,

me parecía que no encajaban

dentro de lo que a mí me interesaba más.

Y entonces pensé: Economía es una carrera que, en aquel tiempo,

se podía acceder desde el bachillerato de ciencias

y del de letras, y que tenía una ventaja considerable

y es que tenía ese componente de Filosofía Social.

La Economía no te interesa tan sólo si los precios suben o bajan,

que también es importante,

o cuáles son las leyes que hacen que funcione un mercado,

lo que te interesa también es cuáles son los efectos,

las consecuencias de una Economía que funciona bien o mal.

Quién sale perjudicado porque haya mucha inflación,

cómo se provoca el fenómeno de la inflación, quién la provoca,

a quién beneficia y a quién perjudica.

Te preocupa saber si existe un nivel de empleo suficiente

o si el paro obrero está creciendo.

Te preocupa ver la diferencia que existe

entre unos países que tienen un nivel muy adelantado de desarrollo

y otros que están muy subdesarrollados.

Te preocupa ver que en unos momentos del ciclo económico,

cosa que entonces yo ni sabía lo que era,

la Economía crece más y en otros, crece menos.

Y me pareció que todo eso tenía,

al mismo tiempo que una serie de conocimientos técnicos y científicos,

más o menos, la Economía no es como la Física, esta es la verdad,

tenía un componente humano,

un componente de Filosofía Social y de Política que me atraía.

No había en la Facultad de Económicas que yo conocí

muchos grandes profesores.

Había sí, 3 ó 4 claramente señalados,

como Enrique Fuentes Quintana,

como José Luis Sampedro, que ahora es mucho más conocido

por su vertiente literaria que como académico de la Economía,

y estaba, sobre todo, Ángel Rojo, que representó en España

la modernización del análisis macroeconómico

que se había olvidado en los 20 años anteriores.

Y que fueron mis profesores y, en particular, Ángel Rojo,

que fue la persona que me prohijó y con el que estuve más cerca.

Pero la universidad al mismo tiempo que te distrae, a veces,

con esos extraños curricula que se ponen.

¿Por qué tendría yo que estudiar Derecho Civil

si quería ser economista?,

pero era lo que estudiaba en primero, me gustara o no.

Bueno, a pesar de todo conoces otros aspectos de enfocar las cosas.

El del Derecho es muy interesante,

aunque yo no haya tenido esa vocación.

La Sociología es muy interesante,

aunque yo prefiera ser economista o analista económico

que analista social.

Hay muchas cosas dentro de la universidad que las vas aprendiendo

y que, de alguna manera,

conforman tu personalidad y tu forma de aproximarte

al conocimiento y a la experiencia de vida.

Hay algunas profesiones que son muy distintivas,

pero, uno es médico o no es médico,

y no hay manera de encontrar una cosa intermedia.

Las herramientas que utiliza un economista

para entender aquello que es relevante para él,

ya sea en la vida de la empresa, ya sea en la vida de los mercados,

ya sea en la organización social o en las políticas del gobierno,

en parte son, al menos utilizadas igualmente

por sociólogos, politólogos, abogados.

Naturalmente, cada uno desde el enfoque

en el cual se siente más seguro, cree tener más conocimientos,

pero no hay una diferenciación muy particular del economista.

Ahora bien, si uno quiere ser un buen economista,

aun cuando, a veces, le parezcan mucho más interesantes

las preguntas con connotaciones humanas o sociales,

porque le interesan más, sin embargo no puede dejar

de hacerse las preguntas básicas del coste oportunidad.

Voy a tratar de poner un ejemplo.

La gente dice:

¿por qué van a cerrar la televisión autonómica de tal sitio?

que es una televisión pública, que gracias a ella, muchas veces,

aspectos culturales, que la televisión privada nunca tocaría,

los conocemos y tienen ese tipo de programas

y, además, da trabajo a gente.

Bien, es un buen enfoque.

Pero el enfoque de un economista es decir:

ahora que no tenemos dinero,

esos mil millones de euros que cuesta al año esta televisión,

no los podríamos dedicar a una mejor atención sanitaria,

a prolongar el periodo de cobertura de aquellos que están sin trabajo

y en su familia no entra ningún salario,

a hacer mejores carreteras que está habiendo demasiados accidentes

como consecuencia de la falta de mantenimiento

y a tantas otras cosas.

Si un economista no se plantea este tipo de preguntas,

es posible que sea una gran persona, pero no es un buen economista.

Solón de Atenas es una de las figuras fundamentales de la Grecia arcaica,

fue legislador, poeta, árbitro mediador

y uno de los grandes sabios de la antigüedad griega.

Era considerado, no en vano, uno de los siete sabios de Grecia,

pero su labor fue mucho más allá de la filosofía

o de la actividad sapiencial

y legisló directamente para su ciudad,

para la Atenas antigua y también fue muy conocido como poeta.

Parte de su obra ha sido conservada hasta el día de hoy,

de ahí su importancia para el conocimiento

de la literatura griega arcaica

y también de la época de la formación de la polis

y de sus conflictos primeros.

Es una persona interesada por la situación de su época.

Es un viajero, viaja antes de su labor política,

es un aristócrata también,

quizá no de la aristocracia más rancia de Atenas,

pero es un aristócrata de gran cultura, poeta él mismo,

conoce a otros poetas, viajero,

y sobre todo preocupado por la situación de su época,

conoce la situación de su época, ve que las cosas no van bien

y toma conciencia de la situación y decide, primero,

intentar convencer con la palabra, diagnosticar diríamos hoy en día,

los males de la sociedad mediante su palabra, sus poemas

y en un segundo momento recibirá el encargo de modificar la situación,

de poner solución a la situación.

Las fuentes acerca de la vida de Solón de Atenas

son un tanto oscuras, ambiguas,

en parte por la antigüedad de la que estamos hablando,

en el siglo VII antes de Cristo.

Realmente conocemos una biografía escrita mucho después,

en época romana, por Plutarco, “Una vida de Solón”,

donde aparece como el mítico legislador de Atenas,

de los atenienses, y una figura sapiencial

que fue crucial para la configuración de Atenas como una democracia.

Digamos que Solón allanó el camino,

que luego seguiría Clístenes después de la tiranía,

para convertir Atenas en un sistema democrático.

Es curioso porque el énfasis en la importancia de Solón

se hace sobre todo en fuentes del siglo IV antes de Cristo;

se pondera, sobre todo, su figura moderada;

él era un reformador que intentó mediar en las facciones de la ciudad.

Era un árbitro, fue nombrado dialactés,

que en griego es algo así como mediador o árbitro,

para poner paz en los conflictos sociales y políticos

que atenazaban la ciudad de Atenas en esta época

y que enfrentaban a la clase dirigente con las clases populares.

En el siglo V, en la Atenas democrática del siglo V,

Solón se convirtió en el prototipo

de la legislación perfecta, de la buena legislación.

En esa época se hizo mucho hincapié en su obra.

Muchos autores tardíos, posteriores, Plutarco por ejemplo,

que escribe en época romana, siglos I y II después de Cristo,

600, 700 años después, hace una biografía de Solón

y utiliza muchos tipos de información,

pero también sus propios poemas.

Poemas ya descontextualizados,

pero utilizados para saber datos de la vida de Solón.

Pero realmente, si ponemos en una balanza lo real

y lo que puede ser elaboración posterior,

casi mitificación,

pues casi tenemos más mitificación que realidad.

Conocemos su obra, a través de su obra conocemos al personaje.

Lo más interesante de Solón de Atenas

es que no tuvo una faceta simplemente política o legislativa

como otras figuras de la época,

sino que también lo combinó con una actividad literaria muy importante

y una actividad también filosófica

que le llevó a ser uno de los grandes sabios de su época.

En ese sentido representa bien una suerte de figuras de la época arcaica

que combinan diversas disciplinas, diversas tejnai o artes,

y que no se ciñen sólo a una.

En la época era fácil que algunos de estos líderes carismáticos

ocuparan posiciones de responsabilidad en el poder,

en la política, en la legislación,

pero también que tuvieran actividades sapienciales,

filosóficas, médicas incluso.

En el caso de Solón tenemos atestiguada su actividad como poeta

y lo más interesante de él es que es un político,

un legislador que escribió una obra literaria nada desdeñable,

como uno de los grandes líricos de la antigüedad griega.

A él se deben varias elegías

y escribe sobre su propia obra como legislador.

Entonces tenemos las dos versiones, las dos vertientes de su obra.

Por una parte conocemos por las fuentes históricas lo que hizo,

qué reformas llevó a cabo en Atenas para mejorar la convivencia ciudadana

y por otras, él mismo como poeta,

glosó en varias elegías muy conocidas,

por ejemplo la “Elegía a las musas”, o la llamada “Eunomía”

que significa buen gobierno, su propia actividad como legislador.

La situación política era mala,

es decir, el gobierno aristocrático de Atenas

se enfrentaba con problemas, con amenazas sobre todo

de que hubiera un golpe de Estado, que surgiera una tiranía,

y estos grupos aristocráticos intentaron evitar

ser desalojados violentamente del poder, nombrando a Solón arconte.

El arconte era el magistrado principal.

Pensaban que si nombraban a Solón arconte,

Solón llevaría a cabo una serie de medidas,

posiblemente ellos no pensaban

que iba a llevar a cabo medidas tan radicales,

al menos desde cierto punto de vista,

pero pensaban que, atrayéndose a su bando,

al que había puesto voz al descontento,

podrían intentar parar lo que veían como inevitable,

un golpe de Estado, una tiranía.

El propio gobierno ateniense,

los eupátridas atenienses, la aristocracia ateniense,

debieron pensar que poniendo a Solón al frente del Estado,

se pondría de su lado,

intentaría detener estos movimientos que estaban en ciernes,

trataría de contentar a unos o a otros, ya digo,

no pensaban que fuera a tomar las medidas que tomó.

Debía de ser una especie de parche,

un poco para intentar salvar la situación, conceder,

hacer alguna pequeña reforma, pero sin demasiados cambios.

En eso se equivocaron, naturalmente,

porque Solón llevó a cabo una labor mucho más completa.

Su labor como poeta es muy interesante en un tipo de poesía

que hereda de otros autores en la época arcaica griega,

como Tirtéo por ejemplo, autores que en cada polis,

en cada ciudad Estado, se centran en una poesía patriótica

para exaltar las virtudes de su ciudad Estado,

o para animar a los ciudadanos a acometer alguna empresa.

En el caso de Solón, por ejemplo, tiene un famoso poema

dedicado a la campaña para conquistar Salamina,

o para luchar por Salamina, que era su isla de origen,

una isla muy querida para los atenienses que, no en vano,

en un futuro no muy lejano tendría un papel crucial en las guerras médicas.

Lo interesante para el historiador de literatura antigua

es ver cómo Solón combina esas dos vertientes de político y poeta,

y cómo su obra refleja también la mentalidad de la época,

la mentalidad de su tiempo, un momento crucial, de crisis,

pero también de oportunidades para la ciudad Estado, en concreto Atenas,

que sienta las bases de su poderío posterior.

El código de leyes de Solón es un código integral,

aborda todos los aspectos de la vida ciudadana.

Aspectos de derecho civil, de derecho político,

incluso elementos religiosos,

leyes muy interesantes que garantizaban

que los hijos atendieran a los padres cuando eran mayores.

Una ley muy interesante también,

que condenaba con la pérdida de la ciudadanía

a aquel que en un conflicto civil se mantuviera neutral.

Solón no quería neutrales, quería que el ciudadano participara

en la polis, en la politieia, en la constitución.

Junto a eso nos encontramos leyes muy prosaicas,

“¿A quién le corresponden los higos que caen más allá

de una verja de un recinto?”

Es decir, un código muy complejo,

no conocemos, naturalmente, este código,

conocemos algunas leyes

porque muchas de estas siguieron vivas siglos después.

Es el tipo de códigos, de leyes de esa época.

Es uno de los considerados siete sabios de Grecia

cuyas máximas tenían una importancia crucial para la cultura griega,

para la mentalidad griega.

El primero de ellos quizás sea Tales de Mileto,

pero Solón es importante porque es una figura

de la que tenemos constatada una gran actividad política

y, a la vez, literaria.

A estos sabios se les atribuía una serie de sentencias,

unas máximas, para la vida en general,

máximas morales y políticas también.

En el centro cultural, panhelénico por excelencia,

que era el santuario de Apolo en Delfos,

los siete sabios tenían una presencia especial,

hasta el punto de que las máximas estaban allí grabadas,

esculpidas en un lugar de referencia para los griegos.

Las famosas máximas de Solón y de otros sabios,

hacen énfasis en la vida en un punto medio,

nada en demasía, en fin, un tipo de máximas o de sentencias

para la vida y para el vivir mejor.

En el caso de Solón es muy importante también porque fue una figura

de la que sabemos que fue muy querido,

que vivió una larga vida, llegó hasta los 80 años,

y tuvo una vida muy intensa que sirvió de modelo de sabio;

aparte de político y poeta,

es un modelo de esa filosofía primordial de estas figuras que,

como digo, estaban a caballo entre varias artes o disciplinas,

la sabiduría en general de los griegos, la sofía que se llamaba.

Es previa al establecimiento de la filosofía que es el gran avance,

la gran contribución griega de la época arcaica.

Están estos sabios que son semilegendarios algunos de ellos,

pero de ellos tenemos demasiadas referencias.

En el caso de Solón sabemos de su vida, de su obra,

y también de ciertas máximas con las que intentaba dirigir

la vida de sus conciudadanos hacia un mejor puerto.

Solón lo primero que hace es abolir las deudas, la seisachteia,

a veces hay que usar las palabras griegas,

es la abolición de deudas.

Además llevó a cabo una política de rescatar antiguos atenienses

que habían sido vendidos como esclavos,

incluso fuera de Atenas,

para recuperarlos y que volvieran a Atenas.

Arrancó los mojones, los hitos, que había en la tierra,

que marcaban esta esclavitud de la tierra,

eso lo dice él en sus poemas, la tierra estaba esclavizada,

es una metáfora evidentemente, la tierra con un mojón de piedra

que marcaba que el dueño no era auténtico dueño de esa tierra,

era una manera de decir que la tierra estaba esclavizada,

es una imagen que da Solón en sus poemas.

Quitó estos mojones para liberar la tierra.

Pero, además de ello, emprendió una labor legislativa

que posiblemente tampoco se le había pedido.

Él ha representado el espíritu de consenso,

la resolución de conflictos por vías negociadas.

Es, como digo, en la historia de la ciudad arcaica griega,

el mediador por excelencia.

El que media entre dos partes y arregla los conflictos

de una manera razonada.

Es un buen modelo de político,

es un político comprometido que sabe cuándo retirarse;

en uno de sus poemas habla de que en cierto momento

cumplía su labor legislativa, se retira de la vida pública

y pasa a ejercer otros magisterios filosóficos o privados.

Esun modelo también para el político de hoy

en el sentido de que es una figura pública de ejemplaridad,

tiene una autoridad que le hace ser casi venerado

por sus conciudadanos como un modelo a seguir,

como un ejemplo no sólo en la política sino también en la vida.

Sus versos en los que anima a la comunidad a cohesionarse,

a estar junta, a acometer grandes empresas en unión,

es también un modelo para hoy,

pero también sus consejos para la vida.

Curiosamente, en la poesía arcaica griega,

en la lírica arcaica,

había ciertos lugares comunes sobre la tristeza de la vejez,

que había que aprovechar la juventud,

otros poetas como Anacreonte hacen énfasis en la desdichada vejez

que llena de roblemas está.

Solón es alguien que sabe envejecer; llega a vivir muchos años,

llega a ser muy mayor y sabe aprovechar la vejez.

Cuenta muchas anécdotas,

hay una de las fuentes tardía que habla de él,

Diógenes Laercio, que cuenta las anécdotas de vejez de Solón,

cómo nunca dejó de aprender incluso a su avanzada edad.

Una anécdota muy conocida, aprender nuevas canciones,

aprender nuevos poemas y él subraya que,

pese al prestigio de la juventud

y la belleza en el canon griego de la literatura griega

con esas ideas de aprovechar el momento también para el amor,

la vejez tiene también cierto encanto, sobre todo,

como es obvio, para la sabiduría.

Solón accede al poder en el 594, es el año en que le nombran arconte.

En el año 622, casi 30 años antes, Dracón había creado una legislación,

hoy todavía tenemos en nuestra lengua “una ley draconiana”,

era una ley muy dura.

Entonces, Solón se ve en la necesidad de promulgar nuevas leyes,

de modificar, de cambiar esta legislación draconiana

para crear unas leyes más justas.

Más justas en un sentido no de justicia absoluta,

diríamos de justicia más redistributiva.

Hace una legislación que respeta los derechos ancestrales,

derechos sagrados de propiedad, la petición de la aristocracia,

pero libera, emancipa a los ciudadanos,

impide que vuelvan a poder ser esclavizados por deuda,

los reintegra al cuerpo cívico y modifica la estructura de poder.

Además, establece un nuevo criterio de adscripción a la ciudadanía.

Hasta entonces era la sangre, el nacimiento.

El aristócrata que es por nacimiento es el que gobierna.

Él crea un sistema en el que es la riqueza, el nivel económico,

lo que establece la participación en el poder.

Establece cuatro grupos, cada uno con su nombre:

pentakosiomedimnois, hippeis, zeugitas, thetes,

cada uno con una renta económica

que es lo que determina la participación política.

Es famoso el encuentro entre Solón de Atenas y el gran Creso rey de Lidia.

Ahí está ese leitmotiv del encuentro del filósofo y el rey

que tenemos en Alejandro Magno y Diógenes el cínico,

y otras muchas figuras.

Creso, en una anécdota muy conocida, le enseña sus riquezas y le dice:

”¿Para ti, quién es el hombre más feliz?”

esperando que le dijera que él, al ser un rey rico y poderoso.

Solón lo piensa muy poco y responde rápidamente:

“El hombre más feliz, más dichoso, es un anónimo ciudadano ateniense

que ha tenido la dicha de tener una familia,

trabajar para su comunidad y morir en combate

defendiendo aquello en lo que cree.”

El rey Creso queda espantado, sorprendido, y pregunta de nuevo,

pero Solón vuelve a poner un ejemplo

alejado de los que es el materialismo y la riqueza que él,

en cierto modo, simboliza como gran rey asiático.

Al final le interpela: “Pero Solón, ¿no crees que yo,

el gran y poderoso rey Creso, soy un hombre feliz?”

Y le dice una máxima de sabiduría: “Bueno, es difícil decir

que alguien es feliz hasta el día de su muerte.

Espera y verás, porque hasta el último día

los dioses nos pueden deparar un destino muy diferente.”

Y en efecto, cuenta Heródoto que Creso fue derrotado terriblemente,

perdió su reino, perdió sus riquezas,

perdió su familia, y condenado a muerte,

en la pira donde lo iban a incinerar,

se acordó de Solón y gritó tres veces su nombre.

El rey que lo iba a ejecutar tuvo compasión al oír ese nombre

y lo rescató de esa pira funeraria.

La lección que nos da hoy día Solón como uno de esos sabios legendarios,

nos ayuda a situar la prioridades en la vida,

no sólo por su vertiente filosófica o su vertiente política,

también la literaria,

es un personaje que pese a las muchas dudas y sombras que hay sobre su vida

que ya decía que las fuentes son pocas,

las biografías que tenemos son semilegendarias,

abundan en señales y prodigios y en datos no comprobables históricamente,

aun hoy nos llama la atención y, tanto su obra atribuida como su vida,

contiene lecciones morales y políticas

de las que podemos seguir aprendiendo hoy día.

  • UNED - 02/03/18

UNED - 02/03/18

02 mar 2018

150 Años de Arqueología. La química en la vida diaria. Economistas en primera persona. Salón, legislador y poeta.

ver más sobre "UNED - 02/03/18 " ver menos sobre "UNED - 02/03/18 "
Programas completos (625)
Clips

Los últimos 2.123 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios