www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5478874
Para todos los públicos Un país para escucharlo - Programa 11: Córdoba / Jaén - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

A orillas del Guadalquivir y al pie de Sierra Morena,

se encuentra Córdoba.

Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

En sus paredes,

oculta tesoros de culturas pasadas

que engrandecen el presente que vivimos.

Jaén es un mar de olivos con bellos puertos

como Baeza y Úbeda.

Por sus calles, olor a azar y a jazmín."

(Música)

Voy a encontrarme

en estas tierras andaluzas con dos pura sangre.

Dos mujeres que vuelan alto, sin ataduras.

Y dos artistas con andares de gitana y miradas eternas.

Ellas embrujan con su música."

# Hago acopio de ilusión,

# por si lo idílico vuelve a dejarme

# a los pies de un final fatídico,

# épico, romántico, a la vez.

# Lo sé, # tan solo el público auténtico

# impulsa sin querer

# un sueño autónomo. #

# Algo empuja en mi interior,

# con tesón vuelvo a dialogar # conmigo

# y el valor irrumpió,

# dale su lugar

# a lo bello de soñar,

# a entender

# que eres lo que quieres ser.

# Busca en ti

# lo que anhelas encontrar.

# Oh, oh, oh...

# Treinta y tantos # y el dolor de ser atípico.

# Treinta y tantos y el valor # de ser un músico. #

(RÍE)

Vega, tienes tu propia compañía de discos,

produces tus propios discos de una manera ejecutiva y musical,

compones tus temas, por supuesto,

pero también compones temas

para grandes de la canción internacional.

Sin embargo, te hemos conocido

hace unos cuantos años,

en un programa-concurso "mainstream"

muy alejado de todo esto.

Ha sido un largo camino, me imagino, y no fácil, también.

No es fácil, o sea,

al final han pasado 17 años de aquello

y yo creo que siempre

que miro atrás, pienso que todo sirve.

La experiencia allí fue una experiencia

para alguien que tenía la música como un hobby, una pasión.

Y quizá lo que más me impactó fue el tema

de "esto deja de ser algo divertido"

y eso fue lo que, a lo mejor,

yo no encajé bien y en televisión no acababa de llevar muy bien

ese sentirme observada en cada movimiento que hacía.

Claro.

Y, sobre todo,

que siempre tuve claro que a mí me gustaba escribir canciones,

y eso era poco compatible con el formato.

Y luego, desarrollar una carrera empezando en un mar tan grande,

que te sueltan a un océano, ¿no?

Que ya estás en estadios, ya estás...

En conjunto, otros compañeros, pero estás en un sitio grande,

la decisión de hacer una carrera a largo plazo

y volver y empezar en sitios como el Búho Real

a tocar para 90 personas

y estar superdecidida a tomar las riendas de mi carrera

hacen que, 17 años después,

pueda seguir teniendo una carrera, ¿no?

Que no es fácil.

Tú decides hacer algo pequeño, tuyo, tener el control total.

Arranqué un proyecto en solitario independiente

con una base hecha de gente a la que acostumbré

a pagar una entrada para verme,

porque dejé de tocar, también por decisión propia,

en aforos gratuitos,

porque quería que la gente pusiese en valor y que viniese a escuchar.

Es decir,

lancé un sello pero con unas garantías

y un respaldo de un público, ¿no?

¿Qué relación tienes con Córdoba?

Córdoba es mi tierra, es mi raíz.

Y siempre la voy a tener de referencia.

No es el lugar donde más he tocado. Ajá.

Dicen aquello de que nadie es profeta en su tierra,

quizás no sé si ha sido por una cuestión de estilo musical,

recuerdo algo que me impactó mucho,

un artículo que sacaron mío

al principio de mi carrera

que ponía: "Vega, la Andalucía serena y cultivada."

Como marcando una distinción respecto a mi origen.

Y yo le he dicho:

"Soy cordobesa de a pie,

paseo por mis calles, mis vecinos..."

Y siempre, como dicen:

"Estamos en el frente cordobés de los 'cordosiesos'",

nos llamamos,

porque como que tenemos en el carácter ser apáticos un poco.

No tenemos ese carácter del sevillano

de ensalzar lo propio.

O argentino. O argentino.

(RÍEN)

(Música)

# Vivo en esta tierra... #

"Esta Plaza del Cristo de los Faroles

ha sido protagonista

de canciones antiguas y contemporáneas.

Como la de una cantante de copla

que conoce a un dj en la noche cordobesa.

Un cóctel molotov llamado Fuel Fandango."

# Como caballos en la niebla,

# salvaje soy, salvaje soy.

# Como caballos en la niebla,

# salvaje soy, salvaje soy. #

Qué plaza más bonita aquí en Córdoba, tu tierra, Nita.

-Sí. -Nuestra tierra.

-Total.

Yo estoy emocionada, vamos. -Yo creo que es bonito.

Y si nos podrías contar un poco, como cordobesa, tu infancia,

cómo creciste, la influencia en tu familia...

-Pues empecé a cantar muy, muy pequeñita.

Ya como con 10 u 11 años,

y en mi casa, mi abuelo era músico profesional,

era clarinetista, saxofonista de varios artistas:

Antonio Machín, Estrellita Castro, Juanito Valderrama...

En fin, muchos artistas y mi padre también es músico,

mis hermanas estudiaban danza en el conservatorio...

Entonces, he crecido en un ambiente muy musical y muy ecléctico,

porque claro, yo quería cantar flamenco

pero lo de la silla, yo no me veía,

porque me gustaba bailar y creía que eso me limitaba.

Entonces bueno, la copla me daba más espacio.

Pero a la vez, yo quería cantar soul,

quería cantar en inglés...

Siempre estaba un poco en el:

"¿Quién soy yo y cómo voy a lograr encontrar mi sonido?".

Ajá.

Y me ha costado muchos años encontrarlo

y ha sido gracias a Ale, que al unirnos los dos,

hemos conseguido hacer una mezcla

de todo lo que a mí me gustaba y lo que a él le gustaba también.

Y creo que la banda ha logrado aunar todo eso que nos gusta

y estoy feliz de poder desarrollar realmente

lo que me gusta hacer, que es de todo.

-¿Cómo os conocisteis, a todo esto?

-En una discoteca. -Sí.

(RÍEN)

O sea...

En una discoteca, yo pinchando aquí.

-Y yo era camarera y era muy fan de sus sesiones.

Cuando venía, sabía que me lo iba a pasar bomba.

-Nos conocimos y empezamos a componer,

pero al principio costaba.

Lo guapo es buscar algo nuevo, intentar...

Y yo: " ¿Por qué no intentas hacer un quejido en inglés o algo así?".

-Yo no entendía cómo podíamos...

No sé,

canciones como por ejemplo esta que tiene Björk con Raimundo Amador,

ese tema por ejemplo que lo escuché aquí en La Fragua,

en una taberna de aquí que soy muy amiga del dueño,

me lo puso cuando yo tenía 15 o 16 años.

Y cuando escuche ese tema, dije: "Ostras, se puede mezclar."

Pero claro, ella cantaba inglés y cantaba a su rollo.

A mí, lo que me decía él me explotaba el cerebro.

Decía: "A ver, esto que está intentando hacer este hombre,

este hombre está colgado y esto no va a salir".

Pero al final, no estaba tan colgado y realmente se puede,

sí que se pueden mezclar las cosas.

Sí que...

No sé, sin miedo,

dejándote fluir y que las cosas salgan naturales.

Yo creo que ha sido la clave para nosotros.

Tú venías de la electrónica,

¿y tenías este concepto en la cabeza ya pensado

o simplemente surgió por el encuentro personal, digamos?

Sí, bueno, soy de Lanzarote, soy de Canarias,

pero llegué a Madrid muy joven y me enamoré del flamenco.

Y empecé un poco a investigar, tenía otro grupo, Mojo Project,

y ahí empezamos a hacer cosas con el flamenco.

Luego estuve con Chambao unos años también de productor

y ahí también tuve más contacto con esa mezcla de estilos.

Y luego ya cuando conocí a Nita, era como el momento perfecto.

La socia perfecta para lanzarnos al barro y a ver qué sale.

-Aparte,

yo creo que es superbonito que Nita sigue teniendo

esa parte de arraigo cultural incluso en la estética,

que no la abandona y que es una combinación superpotente

con la fusión con la electrónica, y eso lo hace único.

-Sí, es que yo creo que en eso ha tenido mucha culpa la copla.

Yo creo que, como yo empecé con la copla, claro,

yo llevaba batas de cola, llevaba ya el rabillo, mi caracol,

el abanico...

Son elementos que yo utilizaba con 12 años en las verbenas,

yo cantaba como aquí,

pues en muchas plazas de Córdoba ya empezaba

con eso cuando era una cría.

A mí me cuesta mucho ponerme unas Converse

y salir a un escenario.

No me encuentro, porque tengo...

No sé, es como mi ser en el escenario,

pero luego, en la vida normal,

me encuentro con las Converse, no me encuentro nada...

Apenas me maquillo, voy muy sencilla siempre,

en zapatillas...

Pero es mi manera de colocarme ahí

y de transmitir el arte que yo llevo y de mi tierra y...

No sé, es mi tradición y a mí me gusta, la verdad.

(Música)

# Despertaré tu corazón dormido.

# Arrasaré la tierra.

# Anudaré una flor entre tus huesos,

# un manantial de fuego.

# Me iré desnuda, # elévame hasta el cielo.

# Recógeme en tu pecho.

# Lo inundaré todo de nuevo,

# la piel entre tus huesos.

# El engranaje vivo de tus besos

# se anudan a mi cuerpo.

# Oh...

# Antes que la luna se apague,

# quédate, quédate, # conmigo, conmigo.

# Antes que la lluvia te cale,

# quédate a vivir en mi ombligo,

# en mi ombligo, conmigo.

(Música)

# Despertaré tu corazón dormido.

# Arrasaré la tierra.

# Anudaré una flor entre tus huesos,

# un manantial de estrellas.

# Me muevo, me muevo, me muevo

# como una serpiente # rodeando tu cuello.

# Me muevo, me muevo, me muevo

# como una serpiente # rodeando tu cuello.

# Antes que la luna se apague,

# quédate, quédate, # conmigo, conmigo.

# Antes que la lluvia te cale,

# quédate a vivir en mi ombligo,

# en mi ombligo, conmigo.

# Conmigo...

# Conmigo, conmigo... #

(Música)

(CANTA)

(CANTA)

# Madre dijo una vez

# que naciste del cielo... #

"En este coral de vecinos, suenan ecos de Cervantes y Quevedo.

Pero también de hombres humildes,

de abuelos que cantaban coplas a sus nietos.

Niñas que, como María José Llergo,

luego crecen y galopan con su arte."

# Niña de la tuna,

# duerme tranquila.

# Llevas en la frente

# marca divina. #

María José,

antes estábamos hablando y nos contabas

que en tu casa no había música.

A ver, en mi casa había mucha música,

pero no era de la que se compraba.

No era de los discos...

Yo no tengo tocadiscos y nada de eso.

Yo lo que escuchaba continuamente era

las canciones de cuna que me cantaba mi familia

y sobre todo, lo que yo escuchaba era a mi abuelo cantarme.

Mi abuelo está todo el día cantando.

Ahora tiene 90 años y sigue cantando,

y es su modo de vivir.

Es como canalizar la vida

a través de letras que él se inventa,

de canciones...

Por ejemplo, yo recuerdo que era chica,

estaba con él en mitad del campo y, mientras él regaba,

a mí me gustaba mucho estar ahí,

porque me gustaba el juego que hacía,

el escardillo con la tierra y con el agua

cuando él hacía los regueros y el sonido que tenía la tierra.

Y cómo mi abuelo cantaba

de las cosas que a él le apetecía cantar.

Igual me cantaba alguna copla,

que algún fandango, que algún bolero.

O alguna puyita al vecino de al lado.

(RÍEN)

Le sacaba algún mote y cosas así.

-Pero luego te has formado, ¿no?

-Creo mis canciones, compongo, toco el violín...

Yo llevo estudiando música desde los ocho años

que pude entrar en el conservatorio.

Yo no me considero violinista porque yo sé que,

para ser violinista,

hay que estudiar ocho horas diarias violín.

Y yo ahora mismo es una cosa que no puedo hacer,

pero es una cosa que yo, innatamente, hice con la voz.

Yo estaba todo el día cantando y estoy todo el día cantando.

Y para mí es como un juego, y cuando voy andando,

los pasos es como si fueran el compás

y luego se me ocurren melodías...

Yo nunca me guíe por el miedo, sino por el amor a lo que hago

y lo intento hacer lo mejor que pudo cada día y ya está.

-Es curioso que hablas de que empezaste

con Paco Rojas haciendo un concierto benéfico.

Qué importancia tiene para ti la parte social, ¿no?

-Yo siempre he cantado sin esperar nada a cambio.

Hablo en las canciones con el fin de desahogarme

o de sacar cosas que necesitan salir,

y hago de cristal para que pasen a través de mí.

Y salgan canalizadas por mi voz y lleguen a los demás.

Intento ser lo más sincera que puedo siempre.

Y no sé,

en este mundo, que estamos todo el rato

sobrestimulados con cosas que,

al final, luego cuando te vayas no te lo vas a llevar contigo,

pues creo que es lo más difícil, ser sincero con uno mismo.

Es lo más difícil, pero a mí es lo que más me llena.

-¿Crees tú que se ha puesto en valor a la etnia gitana en el flamenco

como lo que es, como el sitio que le corresponde?

-Creo que hace falta,

porque sería una imprudencia no hacerlo.

Porque si nosotros no conocemos la historia del pueblo gitano,

es imposible conocer el flamenco.

Por ejemplo,

sin saber que los gitanos fueron condenados a galeras,

no podemos entender el palo flamenco que son las galeras.

Si tampoco sabemos que los condenaron a trabajar

en las minas

para separar a los hombres de las mujeres

y extinguir la etnia,

no podemos entender los palos flamencos que son las mineras.

Y así un montón de otros palos.

Es triste que se tenga que hacer todavía,

pero creo que se tiene que hacer.

Se tiene que reconocer el valor cultural que aportan.

Y que han aportado durante tantos siglos.

Y es que seríamos tan tontos de no hacerlo...

Porque nos perderíamos tanta riqueza...

# Mi vida es una duda

# y tengo que elegir

# andar por mi camino # o seguirte a ti.

# Pendiente de tus besos... #

Lin, nos conocemos de aquí de Córdoba de mucho tiempo.

Tú vienes de una familia de casta, lo dices en tu web,

"un nuevo flamenco es posible."

Y te metes a hacer nuevas propuestas.

-Yo ya he crecido escuchando fusión:

Rey Heredia, Los Chichos,

Pata Negra, Ketama,

Camarón, Morente...

Esas generaciones son las que sí crearon la fusión.

Nosotros ahora ya jugamos y cada uno aporta lo suyo,

pero ya estaba hecha la fusión.

Siempre me da la sensación de que,

cuando hablamos con nuevas generaciones,

como que la tradición pesa un montón,

¿pero no es curioso que todavía siga habiendo polémica

y se siga como cuestionando

lo tradicional con las nuevas tendencias?

Yo creo que es normal.

Desde hace ya bastantes años que el flamenco entró en moda,

salió de las casas de los gitanos un poco, ¿no?

Porque yo me acuerdo, cuando era pequeño,

el flamenco era como el gitaneo, ¿sabes?

Entonces, llegaba una romería y todos querían ser mis amigos

cuando llegaba la romería.

Luego cuando pasaba la romería o la feria, ya no eran mis amigos.

Ahora el flamenco ya no es una cosa de gitaneo,

lo hace mucha gente.

Es normal que se mezcle.

-Sí, igual molaría que, a raíz de estas tendencias,

vayamos a las discografías más viejas.

Claro.

Y escuchemos igual también a nuestros abuelos.

Lo que tienen que cantar

y lo que tienen que contar y que decir.

Porque luego hay un montón de letras de flamenco

que tienen la historia de España dentro.

Y la historia que no sale en los libros de texto.

# Sentir por la noche

# el mar en mis pies y en mis manos.

# Sentir que me invadía

# el frío olor de la ropa mojada.

# Ah...

# Ah...

# Espuma blanca que lava el mar

# le hiciste cuna de agua y sal.

# Las estrellitas del cielo

# con nácar, peinan su pelo.

# Duerme mi niño, no llores más.

# Agua serena, agua serena

# te mece

# ya...

(CANTA)

# Lloran los cielos, # aúlla el mar.

# Mueren los sueños en ultramar.

# Las olas sellan su tumba,

# Europa pierde las uñas.

# Duerme mi niño, no llores más.

# Agua serena, agua serena

# te mece

# ya... #

(CANTA)

Olé.

(Música)

# La vida te lleva # por caminos que ni te imaginas.

(Música)

"En mi viaje de ida y vuelta por Córdoba y Jaén,

me encuentro con Amparo, mi nueva acompañante.

Ella es una mujer de abrazo generoso,

voz de arrabal y un alma que brilla y deslumbra.

Conoce el buen rollo de las cantinas,

los ritmos de las calles agitadas, las palabras precisas y justas.

Y sobre todo,

la fórmula mágica para convertir cada día en una fiesta."

# Lo que quiero tener

# Con lo que tengo... #

¿Dónde empieza Amparo Sánchez y dónde empieza Amparanoia

o dónde termina?

A ver, Amparo Sánchez es el todo,

Amparanoia es un proyecto específico

que nace en el barrio de Lavapiés en Madrid por el año 95 o 96.

En el 97 sacamos el primer álbum, "El poder de Machín",

que, de pronto, nos catapultó a los escenarios masivos.

Yo que venía de cantar blues, jazz,

rock'n'roll en garitos y clubes muy pequeños, de pronto,

De pronto, Amparanoia abre un mundo

de festivales y de conciertos enorme.

Fue realmente una bomba que explotó,

no solo en nuestro país,

sino en el resto de Europa, en Latinoamérica...

Y el álbum que me abrió las puertas a poder vivir de la música

y crecer a través de la música.

¿Qué es "La niña y el lobo"?

Es un libro autobiográfico de una etapa de mi vida.

Fui madre muy joven, con 16 años.

Y viví en una relación donde sufría violencia de género.

Y tardé mucho tiempo en poder hablar de esto y en poder contarlo.

El libro es como un diario personal.

Lo pueden leer las chicas jóvenes.

Sí, de hecho, hice una gira por institutos,

porque sabemos que hay un repunte grande

de violencia machista en los jóvenes

y yo salgo en la portada con 16 años.

Entonces, era muy gracioso, porque cuando iba a los institutos,

me decían: "¿Pero tú no eres la chica joven de la portada?."

Y yo: "No, era joven, ya soy esta mujer".

Pero me escuchaban con atención, la verdad,

fue vivir esta experiencia de presentar mi propia historia

dándome cuenta de lo afortunada que había sido

de haber salido de ahí y de poder contarlo,

de estar viva para contarlo.

Venías a vivir a Madrid y me llamaste

y quisiste contactar y me da la sensación

de que eso es un poco tu manera de funcionar.

En el camino,

te vas cruzando con la gente y como que...

tratas de mantener un vínculo.

Y has conseguido desarrollar

unos vínculos muy importantes, ¿no?

Con Depedro, Manu Chao, los Calexico...

¿Cómo es ese viaje?

La verdad es que yo creo que, en la música,

vamos encontrando cómplices,

como tú dices, creando vínculos que no son nada forzados,

todo lo contrario.

Para mí, por ejemplo,

empezar a trabajar como cantante invitada con Calexico,

pues supuso un antes y un después en mi carrera.

Poder ir al Royal Albert Hall en Londres, irme a Nueva York...

Ir a sitios que yo no hubiera tocado en la vida,

sin duda, me hizo valorarme como cantante,

me di cuenta de que no sabía solamente para hacer la fiesta

y para darle alegría a la gente,

sino que también podía transmitir con mi voz,

con mi manera de interpretar.

Luego, por ejemplo, cuando me encuentro con Manu Chao,

que hubo una química al segundo,

porque compartíamos la mayor parte de influencias.

Y él se impresionó bastante de las canciones

que están en "El poder de Machín."

Que estuviera Manu también en ese álbum fue fundamental,

porque después de Mano Negra y antes de Clandestino

fue mi álbum en medio,

y eso me dio mucha visibilidad y él ayudó mucho a darme a conocer

poniendo su nombre por delante.

Porque poder compartir con compañeros

fuera y dentro del escenario, sabemos que no es lo normal,

pero me siento muy agradecida, y de ahí el nombre de mi sello,

Mamita, porque tengo ese aire protector.

Y como mi nombre indica, Amparo, me gusta amparar,

me gusta proteger y me gusta dar calor y cariño.

Y es hermoso.

Todas las relaciones que he tenido en la música,

todas las que están por venir, desde luego, están basadas en eso,

en un sentimiento verdadero.

(Música)

# El día que me dijiste:

# "Adiós, muy buenas, # yo ya me voy de aquí",

# dejaste mi alma en pena # por los rincones

# llorándote a ti.

# Ahora que ha pasado # más de un año,

# yo ya te he olvidado,

# te deseo buena suerte,

# no volver a verte # y que me vaya bien.

# Adiós, mi corazón.

# Y que te den, que te den por ahí.

# Que no me supiste dar

# ni un poquito lo que te di a ti.

(Música)

# Adiós, mi corazón.

# Y que te den, que te den por ahí.

# Que no me supiste dar

# ni un poquito # lo que te di a ti.

# Que no me supiste dar

# ni un poquito # lo que te di a ti.

# Que no me supiste dar

# ni un poquito

# lo que te di a ti. #

(Música)

# Si hubiera dicho "sí",

# habría sido infeliz.

# Pero a tu lado,

# a tu lado. #

"Estas calles de palacios manieristas de Baeza

se llenan por las tardes de un silencio denso.

Una quietud que parece preconizar que algo va a pasar.

Como los thrillers musicados de María Guadaña."

# Me dejé arrastrar.

# Murmullos de sirena.

# Atraviesan mi piel

# con canto de sirena.

# Júrame, quédate.

# Ah...

# Ah...

# Pero al día siguiente,

# se quería marchar.

# No si puedo evitarlo,

# te tendré que matar.

# Ah...

# Ah... #

(Música)

Pues la verdad es que aquí en Córdoba,

los historiadores tienen sus bases de qué significan sitios

como Medina Azahara.

Incluso cualquiera de sus monumentos que son Patrimonio de la Humanidad.

Pero yo crecí de pequeña con las leyendas

que hay alrededor de estos monumentos, ¿no?

Concretamente, en Medina a Zahara hay una leyenda

que decía que Abderramán III, en su día,

construyó este palacio para complacer a su favorita, ¿no?

La princesa al-Zahrá.

Que plantaba almendros, porque ella era de Granada,

para que no echara de menos lo que era ver esos montes nevados,

le plantaba almendros, para que, cuando cayeran las flores,

todo lo viera blanco.

# Juro quererme y no comprendo # por qué no ha sido así... #

"Medina Azahara, la ciudad brillante.

Le dicen la Versalles de la Edad Media.

Este palacio de la Córdoba de los califas estará siempre unido

a una banda legendaria de rock.

A sus melodías armónicas y poderosos riffs.

40 años con sus 40 giras: Medina Azahara."

40 años, qué banda tan longeva, qué impresionante,

¿cómo se consigue, cómo has hecho?

La verdad es que subsistir en un país

como el que tenemos nosotros

40 años es bastante difícil.

Pero a nosotros se nos hace fácil, porque lo que nos gusta es esto.

Cada año y medio,

necesitamos tener un disco en el mercado y hacer otra gira más.

Llevamos 40 giras, pero no nos importaría llevar 80.

(RÍE)

La química funciona bien.

Además, nos juntamos como tres generaciones.

Está Manuel del 79, él 88 y yo entré en el 98.

¿Tú escuchabas Medina Azahara cuando eras crío?

Yo era fan de Medina Azahara,

desde pequeñito escuchaba mucho rock andaluz.

Mi tía me ponía mucho Triana, Medina Azahara...

Y bueno, pues...

para mí fue un sueño, ¿no?

-Lo de Paco era distinto,

Paco es que iba corriendo detrás del coche de Medina.

(RÍEN)

Sí claro, en ese tiempo en el que se gastaban

un montón de dinero, compraba cada uno un Cadillac...

Luego se arruinaban, pero daba igual.

(RÍEN) Era impresionante.

-Era vivir. -Viva el rock.

-Y yo claro, iba con mi guitarra y un amplificador pequeño a pilas,

iba intentando, detrás del coche de Miguel,

el guitarrista,

para enseñarle que yo también sabía tocar...

Era ridiculísimo, pero...

Pero como fan, estaba bien.

Me encanta eso que estáis contando.

Tuvisteis un momento de mucho éxito, de repente,

¿qué locuras hicisteis?

(RÍEN) Pues locuras de todo.

Imagínate,

nosotros que componemos unas canciones

para divertirnos tocando y, de buenas a primeras,

estamos en una habitación en casa de Gonzalo García Pelayo

y hay un montón de compañías escuchando una maqueta

que no se podía escuchar, porque era malísima de sonido,

y toda la gente quería que nos fuésemos a su compañía.

Yo recuerdo ir, por ejemplo, a Zaragoza en tres Cadillac,

dos Pontiac...

-Y ahora nos metemos todos en una furgoneta

intentando ahorrar para desplazarnos.

(RÍEN) Sí, pero no te lo pierdas,

que nosotros éramos cinco en el grupo y, a lo mejor,

cuando llegabas al sitio, había 25.

No era el típico grupo que...

Los grupos: "No, no, vamos a ahorrar".

Nosotros llevábamos un montón de gente

que siempre estaba acoplada al grupo, invitándoles a comer y...

O sea, era divertirnos, la verdad es que lo pasábamos bien.

A lo grande.

Sí, sí, por eso nunca tuvimos dinero.

(RÍEN)

Disfrutar de las mieles del éxito en compañía.

-Sí.

-Hay nuevas generaciones a los cuales Medina Azahara

ha influenciado y que son nuevos grupos,

tipo Derby Motoreta...

¿A dónde va a llegar el rock andaluz?

¿Sigue estando vigente?

-Es que están haciendo ese tipo de melodías, pero están mezclando,

pues lo que se está haciendo ahora, están mezclando el indie,

música electrónica,

pero realmente, están haciendo rock andaluz.

Coges esas melodías de guitarras,

esas melodías que están haciendo las voces y,

si metes la guitarra de Manuel Molina, por ejemplo,

resulta que, prácticamente, es esa esencia

de lo que se estaba haciendo hace años.

(Música)

# Cuando en la noche # me quedo a solas,

# más de mil sueños # se me amontonan,

# y los recuerdos # me hacen sentirte en mí.

# Desde la sierra al Guadalquivir,

# años de historia pasan por ti,

# ciudad del mundo, # siempre bella y sin fin.

# Cuando despierto, # no me abandonas.

# Siento mi sangre # que por ti brota,

# puertas abiertas de par en par # a la humanidad.

# Córdoba,

# llegando el día, tú me enamoras.

# Y por las noches, # me embrujo a solas,

# y con tu magia me haces soñar.

# Córdoba,

# cristiana, blanca y reina mora

# paseo tus calles, # clavel y rosas,

# llenas mis sueños de libertad.

# Córdoba,

# dicen de ti # que siempre estás sola,

# que eres sultana y que enamoras,

# y aquel que viene, nunca se va.

# Córdoba. #

(APLAUDEN)

(Música)

# Siempre busco # un motivo pa' llevarte conmigo.

# Si me esperas, te espero.

# Cuánto te echo de menos... #

"Los patios cordobeses respiran belleza y misterio.

Como India Martínez, que con su manera de interpretar,

encandila en las distancias cortas y prende en las grandes audiencias.

Voces profundas que enamoran

y músicos virtuosos con instrumentos únicos.

Una cantante en el camino de la buena suerte."

# Son cositas del destino,

# yo te encuentro # debajo de mi piel. #

Con la voz, ¿qué tipo de trabajo hiciste?

Porque tienes una voz increíble.

¿Tuviste también disciplinas y estudios o fue todo natural?

Pues mi aula era mi habitación.

Mis maestros estaban dentro del casete y de las cintas.

Y eran desde Antonio Molina,

Camarón de la Isla, Enrique Morente...

Era algo inusual.

Claro.

Las niñas del colegio escuchaban otro tipo de música

y yo era la rarita.

Te criaste en el barrio de Las Palmeras.

Sí.

Hablas mucho de eso,

incluso hay un vídeo donde sale el barrio...

Fíjate que yo es como que, en esta etapa de mi vida,

necesitaba volver al punto de partida.

A esa niña que bajaba las escaleras de ese bloque 11 donde me crie,

que es lo que quería conseguir:

acordarme de esos sueños y por qué los perseguía.

También es un barrio donde hay crudeza

y dificultad para poder conseguir las cosas.

Pero cuando he vuelto, he visto la misma alegría,

he visto con qué poquito también se conforman muchas veces

y son felices y somos felices,

y eso me lo han vuelto a transmitir

y me lo han vuelto a recordar.

Tú digamos que te planteaste ser solista

en el flamenco con un instrumento que no era, habitualmente...

Era más de acompañamiento, más secundario.

Mi carrera desde joven, bueno, dice chiquitito...

-Sigues siendo superjoven.

(RÍEN)

Todos somos jóvenes.

Fue clásica al 100%.

Pero yo en mi habitación...

me gustaba tocar por Paco de Lucía.

Yo me ponía su música y tocaba encima.

Entonces, de oído, iba haciendo flamenco.

Luego, cuando salía de mi casa, la primera calle que tenía,

era una peña flamenca.

Entonces, al volver del cole, se escuchaba siempre una guitarra.

Básicamente, lo que bien has dicho,

es que he cogido el violín

y lo he posicionado en el centro del flamenco

para que sea la voz principal

con un cuadro de acompañamiento flamenco atrás.

Realmente, lo que hizo Paco de Lucía a la hora de sacar la guitarra

del acompañamiento al cante y al baile

para hacerla protagonista.

(Música)

# No soy de las que lloran,

# ya de mí queda tan poco.

# Y los trocitos que me quedan,

# pa' quien de verdad los quiera, # tiene que valer la pena.

# Que no, que no, que no,

# que nadie ha dicho # que no sepa amar.

# Que no, que no, # que no me queda voluntad.

(Música)

# Sentir que puedo amar de nuevo,

# me tiemblan las piernas, # que en el universo

# todo se detenga

# y venga Dios y lo vea.

# No sé qué voy a hacer conmigo,

# si tengo el corazón vacío.

# Hay sueños que tengo dormidos

# pidiendo a gritos despertar.

# No sé qué voy a hacer conmigo,

# si hasta del aire desconfío.

# El miedo es mi único testigo

# pero hoy me toca pelear.

# Y aunque no lo parezca

# me hace tanta falta. #

(RÍE)

(Música)

"Sonidos pantanosos, ecos de blues y flamenco,

tambores de Semana Santa que resuenan en Luisiana.

Aún nos seguimos preguntando:

'¿Dónde nace el sonido hipnótico de Guadalupe Plata?'."

# Cogí una pala... #

Guadalupe Plata, sois un grupo con un sonido muy particular,

con sello propio.

¿Cómo se fue desarrollando, cuáles fueron los ingredientes?

Los ingredientes quizás sean como un cúmulo de toda la música

que ha ido escuchando a lo largo de la vida,

pero quizá con el blues como punto de partida.

Que fue quizá la música que a nosotros nos impactó.

-Que si acabas renunciando a las cosas que tienes

desde que eres pequeño incluso, desde la infancia,

lo que has escuchado por tu pueblo.

Luego cuando eres más joven,

que estuvimos más metidos en el tema de la psicodelia,

el rock de los 60...

Si renuncias a todo eso, la cosa suena impostada.

Tienes que dejarlo ahí y combinarlo con lo que te apasiona.

-Ya desde el principio me llamó la atención vuestro nombre,

que viene de la patrona de aquí, que es la Guadalupe.

-La Virgen de Guadalupe, sí. -Un poco mexicana.

Y luego,

de vosotros también me llamó mucho la atención

que habéis utilizado bandas municipales de Semana Santa.

-Bueno, la Semana Santa aquí es una cosa muy importante.

Quizá la fiesta más importante de Úbeda.

Entonces, son sonidos que se te quedan impregnados en el cuerpo

desde que tienes uso de razón.

-Aquí hemos estado tocando todos.

Cuando éramos chicos, hemos tocado en bandas...

-Claro, yo tocaba el tambor en el Santo Entierro.

Carlos tocaba la trompeta...

-La trompeta, bombo, tambor en La Oración del Huerto.

Es que forma parte de la ciudad, vamos.

No te puedes deshacer de eso.

Por muy moderno que quieras ser, ¿no?

-¿Y qué se siente que Iggy Pop te pinche ahí

en su programa de la BBC

y dé esta oportunidad a vosotros aquí, desde Úbeda...?

-Eso es la realeza del rock'n'roll.

Que te alabe... -Como si el Papa te nombra obispo.

-Ya está, bendecido. (RÍE)

-Sí, le hemos caído un poco en gracia

y ha pinchado ya unas cuantas veces.

¿Sí? Sí.

Y por otro lado, en algunas series, algunas bastante favoritas,

como "Shameless" por ejemplo.

Sí, tenemos un contacto en Estados Unidos

que le caímos en gracia y,

en determinadas series, la han cogido.

¿Para qué tipo de escenas la suelen utilizar?

Pues, la verdad sea dicha,

que nunca en la escena que tengo en la cabeza.

(RÍEN)

Nunca en la que tengo en la cabeza, ojalá llegue el día.

Pero escenas tipo acción,

tipo peleas familiares...

Tiene cierta relación,

pero no es exactamente lo que yo buscaba.

¿Y cuál serían las imágenes que tienes tú en la cabeza?

Las imágenes mías van más relacionadas

con el tema del desierto,

van más relacionadas con el tema del antro oscuro...

Tienen quizá como parentesco más al cine de Tarantino

o qué te digo yo...

También Jim Jarmusch.

Bueno, de imágenes del desierto

y de westerns vamos a tener a un invitado que sabe mucho.

Una cosa que tenemos todos en nuestro inconsciente.

(Música)

(SILBA)

(SILBA)

(SILBA)

(SILBA)

Cuando uno piensa en los westerns, en "El bueno, el feo y el malo",

en Ennio Morricone,

en todas esas bandas sonoras,

inmediatamente le viene un silbido a la mente.

Ese silbido es tuyo. Es Curro Savoy.

¿Tú te imaginabas que, con un silbido,

se pudiera llegar tan lejos, a tanta gente...?

La verdad es que no.

Nunca pensé que se podría vivir del aire.

(RÍEN)

En un concurso en la Cadena SER,

daban 20 duros y un bote de Cola Cao.

Y nosotros estábamos caninos en Madrid.

Habíamos emigrado de Córdoba con ocho años,

y le dije a mi primo:

"Cristóbal", él trabajaba en una cafetería

que se llamaba Chicote.

Tenía 19 años.

Y me dice: "Yo te puedo enseñar un par de acordes

y tú haces una canción".

Y en medio de la canción no sabía qué hacer.

Y se me ocurrió silbar.

Yo no le di mucha importancia, pero en las actuaciones,

yo hacía un poquito silbado y eso le gustaba a la gente.

Total, que de ahí empezó todo.

Empezaron a llamarme, sobre todo, productoras españoles,

que hice muchas con Rafael Durán, director de cine de la época,

e hice muchas que se llaman "españoladas."

Es una manera bastante particular de silbar.

Digamos que no es un silbido al uso.

Sí.

(SILBA)

Yo silbo así, sin...

Buen, hay veces que cambio.

Según la necesidad de agudos, graves...

(SILBA)

-Guau.

-(SILBA)

(SILBA)

(Música)

# Duermo con serpientes.

# Aúllan en mi cama.

# Suben lentamente.

# No sé qué hacer.

# No sé qué hacer.

# No sé qué hacer.

# No sé qué hacer.

# No sé qué hacer.

(Música)

(CANTA)

(Música)

# Duermo con serpientes.

# Aúllan en mi cama.

# Suben lentamente. #

(Música)

(APLAUDEN)

(Música)

# Qué le echaremos # al molino, "mare",

# pa' que se entretenga. #

"Hay personas que te fascinan desde el primer instante

en que las ves.

Por su carisma, su calidez, su entusiasmo, su humanidad.

Si encima cantan con el duende y la maestría de Carmen Linares,

el momento se convierte en sublime.

Tuvimos esa suerte."

# Me voy con ella.

# La soledad me vio anoche, # mamita mía,

# me voy con ella. #

¿Cómo fue el proceso desde tu pueblo, desde Linares,

para llegar a Madrid?

Yo empecé de niña con mi padre en Linares.

Mis recuerdos eran cantando, con mi padre,

los villancicos en Navidades,

en el cumpleaños de la maestra,

en las fiestas en mi casa, mis primos,

mi padre también cantaba...

Mi mundo era la radio.

Todo lo que escuchaba yo en la radio,

que era casi siempre flamenco, canción española,

pues era lo que yo cantaba luego con mi padre.

Me fui de Linares con 12,

porque mi padre era ferroviario y lo trasladaron a Ávila.

Y en Ávila estuve cuatro años y ya me fui a Madrid a los 16.

En Ávila había una peña flamenca

y yo continué un poco allí mi flamenco

que me gustaba, pero claro, los artistas estaban en Madrid.

Y donde yo aprendí,

donde yo viví plenamente el flamenco fue allí.

Estuve trabajando en el Café de Chinita

con Enrique Morente,

con Los Habichuelas, con Carmen Mora...

Fue una entrada de lujo.

-Qué maravilla de época seguro.

Yo quería que me contaras, Carmen,

de un disco que a mí me parece fundamental para reivindicar

el papel de la mujer en el flamenco,

y es la Antología de la mujer en el cante.

-Pues mira, yo...

Fue de una manera muy natural,

porque yo siempre cantaba cante,

quizás sin darme cuenta, de mujeres,

cantaba los cantes de la Peña Aranda, de la Trini,

de Mercé La Serneta, por soleá...

Y entonces, un día, hablando con mi marido, Miguel,

dice: "Siempre estás cantando cosas de mujeres.

¿Por qué no lo recogemos en un disco?".

Y claro,

empezamos a buscar los cantes que habían creado las mujeres

y que habían recreado y nos pareció muy bonito

hacer un reconocimiento a la mujer,

que es que luego se ha convertido en un gran homenaje.

Un poco sin pretenderlo, no pretendíamos hacer feminismo,

pero salió ahí.

Y qué bien, ¿no?

-Desde luego.

-Y vimos la importancia que había tenido

la mujer en el flamenco.

Y no un disco, salieron dos.

-Tú has sido siempre muy moderna y muy defensora

de todas las fusiones del flamenco.

Me acuerdo cuando salió Niña Pastori,

que siempre hay esas voces del flamenco...

-Sí, yo creo que sí, que siempre...

La fusión, cuando está hecha de verdad,

con seriedad, con corazón y con conocimiento,

es importante que uno conozca la raíz

para luego poder volar,

como decía el aforismo de Juan Ramón Jiménez.

"Raíces que vuelen y alas que arraiguen."

Siempre te interesó un poco incorporar la poesía a tu cante.

Hoy elegiste uno en particular para cantar...

Sí, de Juan Ramón Jiménez.

He elegido "Remembranzas", que Juan Ramón habla de su pueblo,

de cuando era niño, cómo corría por los campos,

cómo las catedrales le parecían muy grandes.

Y luego, cuando volvió, eran más pequeñas.

Y como es una sensación que todos tenemos

cuando volvemos a nuestro pueblo, pensé que sería bonito hacerlo.

(Música)

# Recuerdo que, cuando niño,

# me parecía mi pueblo, # ay mi pueblo,

# una blanca maravilla,

# un mundo mágico, inmenso.

# Recuerdo que, cuando niño,

# me parecía mi pueblo, ay,

# mi pueblo... #

"Córdoba y Jaén, legado de esplendor,

belleza y sabiduría.

Años de historia se respiran en sus calles y patios.

Sus campos, praderas y valles huelen a olivo y picual.

El alma de cantaora de Amparo,

el poético flamenco de Linares,

el rey del río, la reina pez,

la corralera del veneno de Guadalupe Plata.

Canciones de fuel y fandango.

Cada segundo que vivimos es un momento nuevo.

Un momento que jamás volverá. Como los vividos en estas tierras.

Chicas, os deseo buena suerte,

volver a veros y que os vaya bien.

Pura vida."

(CANTA)

(Música)

# No veía en su ignorancia

# mi inocente pensamiento.

# Otro mundo más hermoso

# que aquel mundo de mi pueblo.

# Qué blanco, qué blanco todo,

# qué grande y qué bello.

# Qué blanco, qué blanco todo,

# qué grande,

# ay,

# y qué bello. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 11: Córdoba / Jaén

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país para escucharlo - Programa 11: Córdoba / Jaén

07 ene 2020

Ariel Rot es acompañado por Vega en Córdoba y Amparanoia en la provincia de Jaén. Curro Savoy, Guadalupe Plata, Carmen Linares, María José Llergo, Lin Cortés, India Martínez, Paco Montalvo, Fuel Fandango, Medina Azahara y María Guadaña son los artistas invitados.

ver más sobre "Un país para escucharlo - Programa 11: Córdoba / Jaén" ver menos sobre "Un país para escucharlo - Programa 11: Córdoba / Jaén"
Clips

Los últimos 38 programas de Un país para escucharlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis Berni

    Me estaba acordando de éste programa cuando me entero que comenzó la 2º temporada (TVE Internacional no lo tiene en su grilla; lo da cuando sale del aire) y justo 6 meses después de finalizada la anterior. Cuando escuché "La vida te da", recordé que aquí en Argentina fue sintonía de la 2º temporada del programa de TV "Mujeres asesinas", en el año 2006. Y justo la veo a Amparo Sánchez en el mismo lugar donde nació Joaquín Sabina: Úbeda. Y entre los legendarios de Jaén, apareció Curro (antes Kurt) Savoy. No aparecieron aquí, pero no quiero dejar de recordar a otros jienenses famosos como Raphael, Karina, María José Cantudo, Rosario Pardo y José Luis Martínez Gordo, que luego se radicó en la provincia de Córdoba. Y hubo alguien que me compró discos desde la localidad de Villanueva El Arzobispo hace algunos años ya. Felicitaciones por el programa conducido por mi compatriota, hijo de la cantante Dina y hermano de la actriz Cecilia Roth.

    ayer