www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5199804
Para todos los públicos Un país mágico - Zamora - ver ahora
Transcripción completa

que se conserva en la ciudad. Su origen está en el siglo XII,

(Música)

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, las gentes, el arte y la historia escondida

en nuestros pueblos y ciudades.

Zamora es hoy nuestra ciudad mágica.

Descubrimos su impresionante castillo y cómo era la vida

de sus habitantes. Aquí vivía la gente, abajo

se albergaban también los animales y eran zonas de cuadras, lavanderías

y demás.

Cuál fue la primera industria de la ciudad hace casi 1000 años.

O cómo la ciudad entera se vuelca con la Semana Santa zamorana.

50 000 habitantes aproximadamente, y la mitad cofrades.

No hay un ratio que en ninguna otra ciudad de España

entre el número de cofrades y el número de habitantes.

También conoceremos la apasionante vida de la reina doña Urraca

y qué supuso para la ciudad.

Qué hace especial a su imponente catedral.

Si entrabas a una iglesia y lo primero que veías

era la imagen de San Cristóbal, esta imagen te protegía de una muerte

súbita durante todo ese día.

Era una manera de crear asistencia diaria del pueblo a las iglesias.

Vaya herramienta de enganche, ¿no? Hombre, ya lo creo.

¡Bienvenidos a "Un país mágico"!

(Música)

(Música grandilocuente)

Para encontrar los orígenes de Zamora tenemos que viajar

2500 años atrás.

Estas tierras estaban entonces habitadas por pueblos prerromanos,

quizás vacceos. La ciudad tuvo que esperar a los romanos

para tener cierta importancia. Según algunas teorías,

Zamora era la Ocellum Durii romana, que significa Ojos del Duero,

y que formó parte de la importantísima Vía de la Plata.

(Música caballeresca)

Desde el punto más alto de Zamora contempla la ciudad

uno de los testigos más antiguos de su historia: la catedral.

Perteneciente al llamado románico del Duero, es el edificio religioso

histórico y artístico más importante de la diócesis de Zamora.

Esta catedral es una de las más antiguas y más pequeñas

de Castilla y León.

Y posee elementos artísticos muy importantes, como su cimborrio,

o la Puerta del Obispo en su fachada sur.

Miguel ya ha cruzado sus puertas para encontrarse con la historiadora

Estrella Torrecilla.

(Música fantástica)

Hola, Estrella. ¿Qué tal, Miguel?

¿Cómo estás? Muy bien.

Encantado de que me recibas en la catedral de Zamora

porque me han dicho que me vas a contar

lo que se ve de la catedral y también lo que no se ve.

Pues ahí estamos. Claro que sí. Y nada más entrar

vemos una pintura, que si no me equivoco, es un San Cristóbal.

Pues sí, efectivamente, es la figura de un San Cristóbal.

¿Y qué tiene que ver este San Cristóbal con el resto de pinturas

de San Cristóbal de toda España? Pues tiene mucho que ver

con una creencia que había en la Edad Media:

si entrabas a una iglesia, una catedral, y lo primero que veías

era la imagen de San Cristóbal, esta imagen te protegía de morir

de una muerte súbita durante todo ese día.

Por eso ponían... O sea, hoy no vamos a morir, ¿no?

Estás protegidísimo. Están, además, siempre cerca de una puerta

de entrada y salida para que la gente fuera lo primero que veía.

Un pequeño marketing, digamos, que hacía la Iglesia desde la Edad Media

para, digamos, hacer que la gente pudiera venir todos los días.

Era una manera de crear asistencia diaria del pueblo a las iglesias.

Vaya herramienta de enganche, ¿no? Hombre, ya lo creo.

Y la gente se lo creía y venía, ¿no? A ver a San Cristóbal y ya estaban

protegidos ese día. Lo que la Iglesia decía iba a misa.

Qué historias tiene el arte.

Hablamos de las cosas que se ven, de San Cristóbal. ¿Y las que no se ven?

O se ven desde hace muy poquito, porque aquí hay una puerta

que se ha descubierto hace poquito. Pues es verdad, hace muy poquito

tiempo. ¿Vamos a verla?

Venga, vamos para allá.

(Música coral)

La puerta oculta. La puerta oculta, efectivamente.

Oculta hasta hace muy poquito tiempo

que la hemos abierto. De hecho, pues se abrió en marzo del año pasado.

Del 2018. Nosotros sabíamos que había aquí una puerta porque teníamos

un murete aquí delante, y veíamos como una especie de contorno,

un pequeño perfil. Ajá.

Y sabíamos que esta puerta había sido utilizada por el obispo de Zamora

hasta el siglo XVIII. Por aquí entraba el obispo.

Por aquí entraba solamente. Porque enfrente de la puerta,

justo al otro lado, está el palacio del obispo.

Entonces era una puerta exclusiva.

Y de hecho, tiene todavía los quicios y las trancas porque se trancaba

desde dentro. Se abría, entraba el obispo.

Pero en el siglo XVIII deciden que el obispo entre por otra puerta.

Que tenemos un poquito más adelante. Así que deciden cegarla.

Y cegada ha estado hasta hace pues muy poquito tiempo que se abrió,

hace unos meses apenas. Pero además, esta puerta tiene

una dulce historia. Pues sí, curiosamente tenemos aquí

una mancha. Que la gente cuando llega dicen: "Vaya mancha de humedad

que tenéis aquí". Pues no es humedad.

Es una mancha de miel curiosamente.

Porque cuando abrimos la puerta descubrimos

una enorme colmena de abejas.

Que habían entrado por un agujero que tenemos ahí a la derecha

y que habían encontrado aquí unas condiciones de humedad

y de temperatura ideales para poner su casita.

Claro, se sacaron cuatro cubos así de grandes, enormes, de miel de aquí,

de la colmena. Se trasladó, porque ahora ya sabes que las abejas están

muy protegidas. Y tenemos esa mancha que el obispado quiere arreglar,

pero de momento, si pudieras subirte ahí arriba,

y chupar un poquito... Dulce estaría, ¿no?

Es una catedral muy dulce la de Zamora.

Vamos a conocer el coro de la catedral, que me apetece mucho.

Vamos para allá, muy bien.

(Música épica)

Llama la atención este coro. Bueno, es un coro espectacular.

Uno de los coros más bonitos y mejor conservados que puedes encontrar aquí

en España. ¿Qué es, madera de nogal?

Sí, es madera de nogal todo. Lo hizo Juan de Bruselas en el siglo XVI,

y tiene una sillería magnífica. La parte de arriba todo son escenas

del Nuevo Testamento, que es donde se sentaban los curas más importantes,

los más poderosos. Y abajo se sentaba el clero regular,

los frailes. Un poco los beneficiados.

Y si no me equivoco, es un buen lugar para hablar

de las misericordias. Pues sí, la verdad.

Las misericordias es un espacio que no todo el mundo conoce.

Pero es un espacio del banco donde se sentaban los frailes.

El banco cuando se levanta, se asoma una especie de espacio en forma

de medio ocho

donde el pobre cura o fraile se sentaba un poco y se apoyaba

entre oración y oración. Por eso se llama misericordia, porque podían

descansar un poco los pobres. Y la verdad es que algunas muy curiosas.

Si quieres nos acercamos. Sí, venga.

Las misericordias aprovechaban un poco para decorarlas.

Algunas se decoran con escenas de la vida cotidiana del pueblo.

Pero otras también representaban un poco los pecados de la Iglesia.

¿Qué estamos viendo ahí, porque...?

Son escenas un poco moralizantes. Aquí tenemos una escena de un fraile,

está confesando a una mujer. Pero mientras la confiesa

le mete las manos por debajo de la falda.

Es muy curioso. Detrás de ellos hay otra mujer esperando a ser confesada.

Observa la escena como si fuera algo habitual en el siglo XVI.

Era una escena, pues eso, moralizante

donde realmente los frailes y los curas reconocían sus pecados.

Se sentaban sobre ellos, purgaban sobre sus propios pecados,

reconocían los que cometían.

Esta catedral nos puede contar a través de su arte

que tiene una cúpula o un cimborrio precioso.

¿Qué tiene de especial, qué me podrías decir de él?

Bueno, primero que fue el primer cimborrio, la primera cúpula

de este estilo, estilo bizantino, que hubo en España.

Solamente puedes encontrar cuatro así en nuestro país; las cuatro juntas,

en la Ruta de la Plata. Y el primero fue el de Zamora.

Estrella, he aprendido un montón contigo. La verdad que este programa

está dedicado a la provincia y a la ciudad de Zamora, pero me doy cuenta

que podríamos haber hecho casi el programa solo en la catedral.

Ya lo creo, tiene para mucho. Me gustaría acabar esta visita

invitándote a un lugar en el que...

Tú has desplegado tu arte y me gustaría a mí desplegar el mío.

Encantada. Venga. Vamos para allá.

(Música)

Estrella, qué importantes son las palabras en tu procesión.

Pues sí. Sin ellas no podrías contar

las cosas tan chulas que cuentas. Las palabras se componen de letras.

He querido traer unas barajas especiales,

porque son barajas que tiene detrás. (ASIENTE)

Te voy a pedir que cojas la baraja y mézclala.

Envuelve bien. Así, que se vean bien mezcladas.

Yo también haré lo mismo. De tal manera que tengamos

dos barajas mezcladas. Y ahora corta, incluso.

Cortamos. Así.

Perfecto. Pues muy bien. Te voy a pedir que con la baraja

elijas dos letras que te gusten; que yo no las vea, ¿de acuerdo?

Y las colocas aquí y aquí. Incluso me doy la vuelta, no tengo problema.

Dos letras que te gusten. ¿Va bien?

Las dejas hacia abajo en la mesa para que yo no pueda verlas.

¿Está? Sí.

Perfecto. Y la tercera... Vamos a ponerlas así. Y la tercera,

permíteme, ni tú vas a saber cuál es.

Porque voy a ir echando cartas así, si dices "alto" aquí sería la A;

si dices "alto" aquí sería la S... La que tú quieras.

Alto. ¿Esta, seguro?

Esa es. ¿Seguro? Pues la dejamos aquí.

Y las demás no juegan. Y voy a intentar entrar en sintonía contigo.

Mira lo que voy a hacer. Yo creo que esto...

Esta puede ser una. No sé dónde la colocaré.

Otra. Anda, mira qué bien.

Y... Claro, tú has mezclado bien la baraja, hemos mezclado bien

las dos barajas...

Y yo creo que esta a lo mejor puede ser otra. Aquí, así.

No estoy seguro, pero quizá... Tengo alguna duda, pero bueno.

Va a ser así. Las dos primeras para mí son más sencillas porque tú

las has visto. Y de alguna manera tú transmites la imagen. Pero las otras

tengo dudas, espérate a ver.

Yo creo que ya está.

Mira lo que vamos a hacer. Además de esto, te voy a decir que cojas

un paquetito así y quiero que lo mezcles bien. Mézclalo.

En tu mano.

Y que lo guardes así, mira. Ahí está, mira. Vamos allá.

No sé si cambiarlas... Bueno, me voy a arriesgar, ¿de acuerdo? La primera

es la A. Sí.

Vale. Mira, qué casualidad. (ASOMBRADA)

Mola, ¿eh? ¡Madre, ya lo creo!

Ahora, la segunda has puesto, ah, qué curioso A-B.

(ASIENTE) Yo también he cogido la B.

¡Jo! Pero claro,

la tercera tú no sabes cuál es. Pues no.

Yo tampoco sé cuál he puesto. Porque ha sido un poco así la que

me ha venido. Pero mira,

quiero que le des la vuelta. (ASIENTE)

Dale la vuelta a la tuya.

Es la D. Mira, con tu paquetito. Giro y no te lo vas a creer

pero también es la D. ¡Hala!

Coinciden, ¿eh? ¡Una maravilla, una maravilla!

Está muy bien, ¿verdad? Coincide, pero lo más increíble de todo,

Estrella, es lo siguiente. Mira. Para mí que alguien como tú

me enseñe la catedral es un agradecimiento ya por mucho tiempo.

Tú has tenido este paquetito en tu mano todo el rato.

Todo el rato. Has mezclado. Recuerda, lo has dejado así. Mira.

Después de que hayas mezclado, mira.

Recuerda que es un paquete que has mezclado.

¡Ah! Qué bonito. (RÍE)

Gracias, Estrella. Muchas gracias a ti. Muchas gracias.

Porque tengo además la sensación de que tú y yo nos vamos a ver pronto.

Pues estoy encantada, la verdad, ha sido una auténtica maravilla,

una sorpresa. Me parece todo esto increíble. A mí la magia me encanta.

Y este detalle de las "gracias" me ha encantado realmente, muchas gracias.

(Música)

(Música épica)

El edificio de la Diputación de Zamora es uno de los más importantes

de la ciudad. Os preguntaréis por qué.

Construido a mediados del siglo XIX, su fachada neorrenacentista

se debe al escultor zamorano Eduardo Barrón,

autor también del famoso monumento a Viriato de la ciudad.

En el interior del edificio, entre valiosísimas vidrieras

y mobiliario original de la época, destacan las pinturas que lo decoran

hasta llegar al mismo techo del edificio.

Se trata de tres composiciones pictóricas que representan

los hechos históricos más destacados de Zamora.

¿Y cuáles son estos acontecimientos?

Entre las pinturas, destacan la victoria de Viriato

sobre los romanos,

la conquista del puente de Mérida y Fernando el Católico añadiendo

a la "Seña Bermeja" la franja verde tras la batalla de Toro.

En otras salas, además podemos ver pinturas del siglo XIX.

Depositadas por el Museo del Prado cuando se crearon

las Diputaciones Provinciales.

(Música)

El legado histórico que posee la ciudad de Zamora es de un origen

incalculable. Me encuentro ahora mismo en el castillo,

una de las piezas fundamentales de la ciudad.

Sobre su origen existen muchas preguntas y muy diversas.

Hoy vamos a conocer todas las respuestas de la mano de Paco Somoza

que en el año 2004 aproximadamente

comenzó su reconstrucción para acabarla cinco años después.

(Música)

Zamora tiene un gran castillo que vigila a la población en silencio

desde hace 10 siglos. Nacido con una misión únicamente protectora,

nunca fue una residencia palaciega.

Durante la Edad Media, sufrió modificaciones acordes

con los métodos de defensa de la época.

Y ha llegado a nuestros días en muy buen estado

gracias a una rehabilitación total

realizada por el arquitecto Paco Somoza, que hoy

ha quedado con Miguel en la fortaleza para descubrir

cómo era la vida dentro de la muralla.

(Música)

Muy buenas. ¿Qué tal?

Paco, ¿qué tal? Qué gusto que me recibas en este sitio tan importante

para la historia de la ciudad.

Ya sabes que estás en tu casa. Importantísimo.

Este lugar no solo es el lugar donde se funda la ciudad,

sino que se defiende a lo largo de la historia.

Y la mejor prueba de la defensa es esta fortaleza que tenemos aquí.

Como buen castillo, buen foso. Además, en este caso, muy importante.

El foso también es lugar de cantera. El primer foso se hace en la roca

sobre la que la ciudad y el castillo, por supuesto, se asienta.

Es una gran roca en la confluencia del Valderaduey y de Duero, ¿no?

Entonces, esa roca se excava para hacer el primer foso

y, con el material procedente de esa excavación,

se construye el artificio, la arquitectura del castillo.

Qué bueno... Lo cual es un antiguo ejemplo

de sostenibilidad muy interesante. ¿Vamos a conocerlo?

Venga, adelante. Vamos.

(Música)

Entonces, esto de aquí es el cuerpo residencial,

donde vivía la gente. Sí. Este es el ámbito, digamos,

más interno del castillo. Todo este cuerpo residencial

se organizaba en torno a ese patio que se entrevé

detrás de este pórtico de arcos. Están a la vista la superposición

de las capas de los restos que ha dejado la historia

a lo largo del tiempo. Con lo cual, vemos la estructura medieval,

configurada por esos muros más anchos.

Ah, claro. Aquí vivía la gente.

Abajo, en términos generales, se albergaban también los animales

y eran zonas de cuadras, de lavanderías y demás.

En las zonas altas, vivía la gente que habitaba aquí, en el castillo.

Quiero ir a un sitio para que me hables de expresiones

como, por ejemplo, "estar tranquilo" o "sacar de quicio".

Venga, vamos para allá. Vamos.

(Música)

Seguimos estando en la liza. En la liza, sí.

Aquí me vas hablar de "no me saques de quicio",

"quedarte tranquilo"... ¿Cómo es esto? A ver...

Sí. Muchas de las expresiones del lenguaje que aún es habitual

tienen su origen y sus razones de ser en otros tiempos, ¿no?

Una de las cosas es el sacar de quicio.

Sacar de quicio, volverte loco... El mecanismo que permitía el giro

de las puertas de una manera regulada eran los quicios.

Con lo cual, cuando la puerta salía de quicio,

se desmadejaba la posibilidad, se acababa el invento.

A veces, se salían de los quicios y generaba un problema tremendo.

Pero esta puerta se defendía con un elemento también esencial,

en aquella época, en la construcción de las puertas,

que eran las trancas. Las trancas...

Eran unos agujeros que se perforaban en las fábricas de los muros,

no se perforaban, se construían a la vez que el muro.

Y esto permitía albergar una viga de madera de estas dimensiones...

Muy grande. Sí, muy grande.

Porque tenía que ser muy fuerte. Y muy pesada, claro.

Cuando había que cerrar la puerta, se sacaba la tranca.

La puerta se quedaba atrancada y la gente de dentro se quedaba tranquila.

Ah, atranca, tranquila... Y quicio, vaya...

Todo tiene su razón de ser. Paco,

solo una cosa antes de despedirme. ¿Podemos hablar de que esto

es tu obra más especial? Es una de mis obras más queridas.

Te pasa un poco como con los hijos... A todos los quieres.

Sí, a todos los quieres. Y aquí pasamos mucho frío,

muchos buenos tiempos y descubrimos unos espacios

que, gracias a la contribución de mucha gente, de los arqueólogos,

de los historiadores..., descubrimos muchos espacios

que, para nosotros, para estas generaciones últimas

desde hacía dos siglos, pues no existían.

Con lo cual, en ese sentido, ha sido un nutriente para la ciudad

y una emoción permanente para los que aquí trabajamos, claro.

Ha sido un placer. Gracias. Igualmente, gracias a vosotros.

(Música)

En su día, el de Santa María de Moreruela

fue uno de los monasterios cistercienses más importantes

y también uno de los primeros de la península ibérica

porque su construcción es del siglo XII.

Su iglesia, de estilo románico con detalles góticos,

tenía 63 m de largo por 26 de ancho. Y cuentan que existió

una gran reja en la nave que separaba a los monjes del pueblo

durante las celebraciones. Pasear entre estos restos

es viajar en el tiempo, sentir lo que sintieron

los que por aquí pasaron e imaginar lo que veían, cada día,

los monjes que aquí vivían.

El monasterio se convirtió en hospedería en el siglo XVII

y su actividad convivió con la de los monjes

hasta que, durante el siglo XIX, las amortizaciones acabaron

con la actividad del convento definitivamente en 1835.

(Música)

¿Qué tal, Ricardo? ¿Cómo estás? Hola, Miguel, ¿qué tal todo?

Qué gusto y qué honor poder conocer la Semana Santa de tu mano.

Hombre, muchas gracias. En esta ciudad,

50 000 habitantes aproximadamente y la mitad cofrades.

Sí. La mitad cofrades. Eso es muy importante.

No hay un ratio en ninguna ciudad España

entre el número de cofrades y el número de habitantes.

En Zamora, se puede decir que en todas las casas,

la mitad de sus miembros pertenecen a alguna cofradía

o participan, de alguna manera, en la Semana Santa.

Estadísticamente así es. ¿Por qué hemos quedado aquí?

Este es el Merlú. ¡El Merlú!

Son dos personajes de los más importantes

que tenemos en la Semana Santa de Zamora.

Es el avisador de la Cofradía de Jesús Nazareno.

Avisador de cofradía. Sí. A las cinco de la mañana,

que es cuando se organiza esta procesión, cuando sale...

Del jueves al viernes. La noche del jueves al viernes.

Estos dos personajes se han recorrido toda la ciudad

llamando a los hermanos para la procesión de la amanecida.

Funcionan con una agria trompeta, con un destemplado tambor...

y ese toque fúnebre es el que convoca a todos los hermanos aquí,

a la iglesia de San Juan, para empezar la procesión.

Vamos a pasear por una de las calles más típicas de Zamora,

la calle Ramos Carrión, y hablamos del origen de la Semana Santa.

Me parece estupendo. Venga, Ricardo, vamos.

(Música)

Ricardo, pues ni mejores ni peores, simplemente... diferentes, ¿no?

Sí, hombre. Hay Semanas Santas en todas las ciudades de España

y cada una tiene su encanto y cada una es... distinta.

Pero creo que si hay alguna que resalte, por encima de todo,

tiene que ser Zamora. Qué vas a decir tú...

Bueno, verás, aparte del modelo sevillano,

que está globalizando ahora mismo a todas las Semanas Santas de España,

Zamora tiene un modelo distinto. Aquí hay algo que es fundamental,

que es el silencio. Primero, la puesta en escena...

porque no creo que en ninguna otra ciudad se tapen

las señales de tráfico, como hacemos aquí.

Se convierte la ciudad. La ciudad triplica o cuadruplica

el número de habitantes. Para acabar este paseo contigo,

me encantaría ir a un sitio que es particular

solo de la Semana Santa de Zamora y que, además, tiene que ver un poco

con tu obra. Bueno, vamos.

¿Vamos a visitar a Barandales? Vamos a ello.

(Música solemne)

El Barandales, una de tus obras del año 94

que está realizada en bronce. Como escultor,

¿qué significó para ti hacer esta obra?

Entonces, yo era un hombre que empezaba,

que estaba haciendo ya mis primeros pinitos y, para mí,

fue muy importante. Ya te digo la importancia

que tiene para mí la figura esta por lo que representa,

la ciudad de Zamora vista en un personaje.

Ricardo, ha sido un placer conocer la Semana Santa de esta ciudad

de tu mano. Un poquito nada más, pero la gente tiene que venir

a Zamora, ¿verdad? Tenéis que venir.

Hay que verla aquí "in situ". Hay que verla y vivirla.

Y vivirla. Como hacéis aquí. Gracias, Ricardo.

A ti, Miguel.

(Música)

Volamos ahora hasta los Arribes del Duero,

un paisaje dibujado por el río en la misma frontera con Portugal.

El efecto del agua forma un gran cañón de casi 100 km,

que es más o menos la distancia que separa Bilbao de Vitoria-Gasteiz

y con una profundidad que alcanza, en algunos puntos, los 200 m,

que es poco menos de lo que mide la Torre de Cristal,

el rascacielos más alto de España.

Sobrevolar esta zona de la comarca te hace sentir parte

de un espacio natural privilegiado con una variada fauna y flora.

Los Arribes del Duero tienen una superficie de más de 100 000 ha

y comprende 37 municipios, que pertenecen a Zamora y Salamanca.

(Continúa la música)

En la plaza de Viriato, se encuentra

este palacio renacentista del siglo XV.

Está construido sobre un alcazaba romana

y, en sus habitaciones, han dormido personajes de todo tipo,

incluidos los mismísimos Reyes Católicos.

La plaza de Viriato es la más importante

del casco histórico de la ciudad. En ella, se encuentra

uno de los edificios más emblemáticos de Zamora.

Es el palacio de los Condes de Alba de Aliste,

una construcción de finales de la Edad Media

que ocupa el lugar donde, en su día, estuvo el alcázar medieval.

Aquí ha quedado Miguel con la periodista Tania Cobo.

(Música)

Hola, Tania, ¿qué tal? Hola, Miguel.

¿Cómo estás? Muy bien.

Oye, gracias por recibirme en este patio de este palacio,

que es un lugar donde se respira algo como especial, ¿verdad?

(ASIENTE) Es muy especial porque es un patio humanista.

No sé si sabes lo que es esto. A ver, cuéntame.

Mira, las familias ilustres, como era la de los condes de Alba de Liste,

tenían un honor, un arraigado carácter

de, por ejemplo, de gusto por la Corona...

Guerreros, al fin y al cabo. Les gustaba hacer este tipo de patios

y los adornaban con imágenes de guerreros ilustres.

Aquí tenemos 20 medallones. Y hay algunos que son...

Por ejemplo, aquí tenemos a Julio César, tenemos a Héctor...

O sea, que mezclan un poco los guerreros reales, de la historia,

con los de la mitología. Luego, la segunda parte,

el segundo piso, en vez de tener todos estos medallones

de guerreros ilustres... Escudos...

Eso es, escudos. De hecho, ahí tenemos, en el centro,

el escudo de la familia, de los condes de Alba y de Liste.

Bueno, Tania, si ya el patio es especial,

cuando entremos dentro, va a ser maravilloso. ¿Vamos?

La bomba. Vamos. Venga, vamos.

(Música)

En el siglo XVII, hubo un gran incendio...

del que solo tres zonas se salvaron. El patio, donde hemos estado,

la fachada de la entrada y esta escalera.

Esta escalera es original de la época en la que se hizo el palacio.

Los nobles entraban por la puerta, cruzaban el patio

que hemos estado viendo y aquí les esperaba un criado.

Desmontaban, el caballo se lo llevaba el criado

por esta puerta, que ahora está ciega,

porque ahí estaban las cuadras. Y el noble venía por las escaleras

y, directamente, subía a sus estancias.

Oye, cual nobles, vayamos a las estancias, ¿no?

Vamos. Venga.

(Música)

Bueno, estamos en el piso de arriba, aquí están todos los aposentos.

Sí, aquí están las habitaciones que han tenido invitados ilustres.

Algunos están documentados, otros no.

Se supone que, en la época que fue alcázar real,

aquí se hospedó Isabel de Castilla. Pero fue una época anterior

a lo que fue palacio porque este edificio ha sido muchas cosas.

Fue alcázar real, fue palacio y, desde el siglo XVIII

hasta que se hizo parador en los años 60, fue hospicio.

Qué bueno. Quiero que me acompañes porque te voy a proponer

un reto un tanto insólito. ¿Te apetece?

Me da miedo, pero vale. Venga, vamos.

(Música)

Tania, ha llegado el momento. El momento de la magia.

¿Te han hecho magia así tan de cerca?

No, nunca. Ay, qué bien.

Pues mira... Eh, lo que nos apasiona a los magos

es adentrarnos en la mente de los espectadores.

Yo, en unos instantes, te voy a pedir que pienses algo.

Ten en cuenta, Tania, que tú eres periodista,

periodista de TVE. Por lo tanto, hay biografía en Internet

y puedo haberme estudiado tu vida. Tu vida profesional

y, quizá, también la personal. Te voy a pedir que elijas

una letra del abecedario. La C.

Perfecto. ¿Te puedo preguntar por qué?

C de Cobo. Ah, bueno, perfecto.

Te doy opción de cambiarla. ¿No? No.

Cobo, la C. Perfecto. Ahora te voy a pedir

que empezando por la C, porque es una letra que has elegido,

que pienses cualquier palabra. Te voy a pedir que sea una palabra

que no sea demasiado larga para que cuando la gente

la vea en casa... ¡Pum! De un vistazo, la reconozca.

Una palabra, la que quieras. ¿La tienes?

Con la letra C. Porque has dicho la C.

Y que no sea Cobo, porque sería muy fácil, ¿verdad?

Vale. ¿La tienes?

(PIENSA) Sí.

¿Qué palabra es? Casa.

Casa. Perfecto. Bueno, casa.

No sé si te has fijado; pero ahí, al fondo,

hay como una pequeña pizarra que está tapada, ¿verdad?

(ASIENTE)

Y tú has dicho una palabra, que es "casa",

porque has dicho la C. Si hubieras dicho la D,

hubiera sido otra. La C fue una elección libre

por completo. Por lo tanto, entiendo que la palabra "casa"

también fue libre. Sí.

Quiero que me acompañes. Venga.

Vamos despacio.

(ASIENTE)

Porque esto no te lo vas a creer.

Si tú hubieras dicho otra letra...

de todo el abecedario, hubieras pensado otra palabra.

Pero tú pensaste... "casa".

Es cierto, es una palabra sencilla, es una palabra humilde,

es una palabra que utilizamos mucho. Pero, claro,

que utilizamos en diferentes contextos.

A lo mejor, yo te pregunto una palabra

y tú nunca me hubieras dicho "casa", pero... esta vez las has dicho.

¿Te puedes imaginar lo que va a suceder?

Quieta, ¿eh? Quieta aquí. Mira.

Si aquí estuviera escrita la letra C,

sería... algo realmente increíble. Si apareciera una palabra

relacionada con la palabra que tú has pensado,

pues estaría muy bien.

Pero solo sería magia si la única palabra que está escrita

es exactamente... "casa".

(RÍE)

Flipada me dejas.

Miguel me ha pedido primero que dijera una letra.

Claro, te lo dicen así y he pensado que a lo fácil,

mi apellido. C d Cobo. Luego, una palabra con esa letra

y he dicho "casa", que es muy de niños,

pero es muy sencilla y sorpresa, estaba en la pizarra.

(Música)

El lago de Sanabria es el mayor lago natural de la península ibérica

y uno de los más grandes de Europa.

Esta gigantesca masa de agua en plena naturaleza mide,

aproximadamente, 1,5 km de ancho y 3 de largo,

y tiene una profundidad de 53 m, que es, más o menos,

la profundidad de 26 piscinas olímpicas.

¿Cómo se formó aquí este lago? Según los estudios realizados,

hace 100 000 años un glaciar gigantesco

con lenguas de más de 10 km dio origen a este paisaje lacustre,

formado por el lago principal y otros que están distribuidos

a lo largo de todo el parque natural.

(Música)

Estoy en el arco de Zambranos,

también conocido como arco de Doña Urraca,

porque aquí vivió la hija de Fernando I.

La mayor parte de las personas, cuando nos referimos a doña Urraca,

nos referimos como la reina doña Urraca;

pero, en realidad, nunca fue coronada como tal.

Es una historia apasionante que vamos a conocer

de la mano de Chiara.

(Música)

Hola, Chiara. Hola.

¿Qué tal? Muy bien, gracias.

Me recibes en el arco de Doña Urraca.

Efectivamente. ¿De la reina doña Urraca

o de doña Urraca? De la reina doña Urraca

porque la historia siempre le ha atribuido ese título,

pero realmente nunca fue coronada. Nunca fue coronada.

Doña Urraca fue una mujer adelantada a su tiempo, ¿verdad?

Sí, una mujer muy moderna. De hecho, tuvo la valentía

de reclamarle a su padre ese señorío. Ciertamente, era la primogénita

de cinco hermanos y, a pesar de no haber sido incluida en esa herencia,

hizo todo lo posible para que su padre, Fernando I,

le dejara un señorío que era clave en los territorios que en el siglo XI

se encontraban cerca del Duero. Fue tan adelantada a su tiempo

que decidió no casarse para no perder la herencia.

¿Es una leyenda o es real? Bueno, no hay una crónica

o historia que afirme esto. Pero, desde luego, puede ser verdad

porque no llegó a casarse. Para una mujer de esos tiempos

lo normal era casarse, máxime cuando se trataba

de una hija de un rey tan importante como había sido Fernando.

En tus visitas, que sueles hacer por aquí,

por esta maravillosa ciudad, hay algo que le llama la atención

a la gente que tiene que ver con el Cid Campeador.

Sí, desde luego. Bueno, al entrar aquí, a la muralla,

y al ver esa puerta tan monumental, lo que más llama la atención

de los visitantes es ese pequeño relieve que ves ahí,

entre los cubos. Bueno, de hecho, el relieve

se atribuye a doña Urraca. Se cuenta que es ella

mientras está hablando y conversando con el mismo Cid Campeador.

Vaya historia más bonita.

O sea, el Cid Campeador y doña Urraca justo aquí.

Sí, porque detrás de esa muralla estaría situado su palacio.

Su encuentro se produjo aquí. Ella fue la que intentó alejarle

del cerco que Sancho había organizado para conquistar la ciudad.

Era una mujer valiente, ¿eh? Chiara,

ha sido un placer conocer esta historia de tu mano.

Muchísimas gracias. Muchas gracias a ti,

el placer ha sido mío. Hasta pronto.

(Música)

El Puente de Piedra de Zamora es el más antiguo

que se conserva en la ciudad. Su origen está en el siglo XII,

aunque posteriormente se hayan acometido varias reformas

en su estructura. Durante muchos años,

este fue el único paso existente en la ciudad para que los zamoranos

pudieran cruzar a los barrios que se encontraban

al otro lado del río Duero.

Su construcción supuso, en su día, todo un reto,

ya que no era fácil oponer resistencia

a un río tan grande y poderoso como el Duero.

El puente cuenta con nada más y nada menos que 16 arcos apuntados,

que terminan en 16 grandes bóvedas. Y para cortar la fuerza del agua,

tiene tajamares triangulares en su base.

El aspecto actual del puente no es el original.

Según los documentos históricos, antaño tenía almenas

y dos grandes torres, ya que por su ubicación

eran parte de la muralla defensiva de la ciudad estos elementos

que desaparecieron durante el siglo pasado.

(Continúa la música)

Llegamos a las Aceñas de Olivares.

Fueron la primera industria de la Zamora del siglo X.

Estos molinos fueron realizados por una población adelantada

a su tiempo, ya que supieron aprovechar

la magia y la fuerza de un impresionante río Duero.

¿Qué? ¿Os apetece descubrirlas conmigo?

(Música)

Estrella, ya te dije que me encontraría contigo

muy pronto. Efectivamente.

Que por eso soy mago y sé las cosas. ¿Qué tal?

Muy bien. ¿Dónde estamos?

Estamos en las Aceñas de Olivares, unos molinos salineros del siglo X,

la primera industria que tuvo nuestra ciudad desde la Edad Media.

Así que aquí estamos, en unas aceñas. Realmente, la palabra viene

de un vocablo árabe, ya sabéis que del árabe

hemos heredado mucho vocabulario. Y viene de una palabra

que es "saniyah", que significa "la que eleva".

Realmente, estos ingenios consistían en elevar unas ruedas vitruvianas

que aprovechaban la fuerza del río para moverse y, a su vez,

mover toda la maquinaria que había dentro.

Así, machacaban el grano y lo convertían en harina.

Estaba escuchando atentamente... De fondo, tengo el río Duero

y estaba pensando lo importante que es para esta ciudad el río, ¿no?

Pues tremendo. Vamos a ver

cómo funcionan las aceñas. Vamos para allá.

(Música)

(Agua corriente)

Entonces, el objetivo de las aceñas era fabricar harina

porque había que comer, claro. Efectivamente.

Además, había que comer los 365 días del año.

¿Y empieza todo aquí? Todo empieza aquí.

Había aquí hombres que trabajaban todos los días.

En ese espacio, esas herramientas son las muelas de harina.

Había una especie de embudo, que se llama la tolva,

y ahí metían el grano. El grano cae sobre dos rocas

de manera circular y la de arriba, que se llama la volandera,

va dando vueltas sobre la de abajo. Entonces, al dar vueltas

hace una especie de fricción. Sí, sí.

Entonces, el grano se machacaba y se convertía en harina.

Salía por un espacio, que se llamaba el farinal,

y ahí se rellenaba. Qué maravilloso. ¿Seguimos?

(A LA VEZ) Venga, vamos.

(Continúa la música)

Aquí tenemos un... El cordero pascual es el símbolo

del cabildo catedralicio... Tiene una tradición, además.

Sí. En la última aceña, tenemos un cordero que está

casi en la parte alta del muro de la aceña.

Claro, cuando el río se desborda, porque el Duero es lo que tiene,

que también se desborda, como todos, sube el caudal del río.

Sube casi hasta donde está el cordero.

Aquí, en Zamora, la gente dice que cuando el cordero bebe agua...

¡Peligro! Que el agua llega ya por ahí...

Peligro... Entonces, es que ya estamos

en riesgo de desborde del río. Bueno, Estrella, un placer.

Igualmente, Miguel. Nos vemos pronto. Gracias por todo.

Hasta la próxima, adiós.

(Música)

Volamos ahora hasta una de las ciudades con más historia de Zamora.

Con varias teorías acerca de su origen,

parece ser que fueron los vacceos los primeros en poblar estas tierras

por los restos encontrados.

No será hasta las repoblaciones del año 899

cuando Toro se refunde ya con este nombre

y reciba gentes provenientes del norte y del sur.

Se posicionó, entonces, como un punto estratégico

entre los reinos cristiano y musulmán.

Tras la caída del Califato de Córdoba y la muerte de Fernando I,

el señorío de Toro pasó a doña Elvira,

hermana de doña Urraca; aunque su otro hermano, Sancho II,

pronto se lo arrebataría para añadirlo a sus dominios,

aunque por poco tiempo.

Cuando llegó la Edad Media, Toro ya era uno

de los más importantes núcleos urbanos de Castilla;

tanto que, durante la guerra de sucesión castellana,

fue escenario de la guerra entre la llamada Beltraneja e Isabel,

que terminaría siendo la Católica. Y, entre tanta historia,

Toro tiene también una industria vitícola

de las más importantes y más antiguas del país.

Se dice que sus fuertes vinos fueron los primeros que viajaron

a las Américas en 1492.

(Música)

Sigo paseando por el románico de Zamora y quiero hacer

una pequeña parada en la iglesia de Santa María la Nueva.

Aquí voy a compartir con vosotros una historia o, mejor dicho,

una leyenda muy curiosa, el Motín de la Trucha.

Quiero que os situéis en el siglo XII,

aquí abajo había una calle que se llamaba de la Puerta la Feria,

donde se celebraba un mercado. Un mercado al que, primero,

tenían derecho a comprar los nobles y, luego, el pueblo llano.

Digamos que, un buen día, a un noble se le antojó una trucha,

que ya estaba reservada para un ciudadano, Benito el Pellitero.

Empezaron a tener una disputa tan grande

que Benito hirió de muerte a este noble.

Para saber qué castigo iban a imponer a Benito el Pellitero,

se reunieron todos los nobles dentro de esta iglesia,

pero el pueblo llano se rebeló. Se juntaron,

taparon todas las salidas y prendieron fuego a la iglesia.

Cuenta la leyenda que todos los nobles murieron.

De ahí, el Motín de la Trucha. Posteriormente,

la iglesia se reconstruyó, se hizo una torre más grande

y, por eso, es Santa María la Nueva.

¿Qué? ¿Cómo os habéis quedado?

(Música)

Este pez y este anillo tienen mucho que ver con san Atilano,

el patrón de Zamora. Os estaréis preguntando por qué.

Cuenta la leyenda que el joven obispo Atilano

sintió que no era digno del anillo que se le había otorgado al ocupar

su puesto dentro de la Iglesia. Algunos dicen que, quizá,

por su corta experiencia. Entonces, decidió peregrinar a Tierra Santa,

lanzando al Duero su anillo episcopal antes de partir.

Atilano pensó que, si algún día era digno

de tal distinción y responsabilidad, el anillo volvería sus manos.

Dicen que, tras su viaje, regresó y, estando en una posada zamorana,

pidió pescado para almorzar encontrando en el interior del pez

su antiguo anillo. Según la tradición,

el milagro convirtió, de nuevo, al peregrino en obispo

y, después, en santo.

(Continúa la música)

Estáis viendo que Zamora es una ciudad

que merece mucho la pena conocer. Las leyendas, la gastronomía...,

cómo no, el románico... Lo que a lo mejor no sabéis es

que hay personajes muy importantes que son de esta ciudad.

Un claro ejemplo es Ángel Nieto, el 12+1 veces

campeón del mundo de motociclismo. Esto que vamos a hacer

que es un humilde homenaje a esta figura tan importante

para esta ciudad.

(Música)

(Cerrojo)

(Chirridos)

(Estruendo)

(Golpes)

(Cerrojo)

(Golpe)

(Motor)

(Música)

Uno de los momentos que más me gusta de los programas

es el momento cocina. Fijaos bien,

es un plato que tiene que ver mucho con el campo,

con las tradiciones, con esta prudencia

de donde nos encontramos, en Zamora. Es arroz a la zamorana.

Se aprovecha prácticamente todo lo del cerdo

y se fusiona con el arroz. Y para explicarnos cómo se hace

este plato estoy con José o, como te conocen aquí, Cuchillo.

Nombre de guerra. Nombre de guerra, Cuchillo.

Tengo muchas ganas de aprender hacer este plato,

así que, venga, explícamelo despacito, ¿eh?

Mira, vamos a empezar haciéndolo un poquito con la manteca.

En vez de echar aceite o echar... Por ejemplo, de oliva o demás.

Vamos hacerlo con manteca, a la vieja usanza.

Además, vieja usanza y cazuela de barro.

Sí, cazuela de barro... De Pereruela, de Moveros...

Eso. Mira, vamos hacer el siguiente paso.

Vamos a hacer así, tiene que deshacerse un poquito todo.

¿Y qué más? Vamos hablar de los ingredientes.

Primero, tenemos arroz, que es un arroz normal, digamos.

El arroz normal que podamos tener cada uno en casa.

Tenemos cebolla de las dos, también morada.

Podemos tener un poquito de nabo... El ajo... y la cebolla.

Luego, otros ingredientes son el orégano, un poquito de tomillo

y algo de perejil, que lo echaremos. Pimiento rojo y sal.

Aquí, por ejemplo, tenemos el lomo, más del cabecero que tiene más grasa.

Unas chichas, que eso es opcional. Tenemos jamón, panceta...

También tenemos rabo. La panceta, como hemos dicho.

Veo que es casi de todo. Y pie, la oreja, el morro,

el hocico y la careta. Vais aprovechar un poco

la matanza, ¿verdad? Del cerdo, como se suele decir,

se aprovecha hasta el andar si quieres.

Tiene un arte... que vamos... En el siguiente paso,

vamos a fondear un poco la cebolla. Hacemos un sofrito, que se llama.

Sí. Un sofrito. Lo rehogaríamos aquí un poco.

Y estaría unos minutos en el fuego. Siguiente paso.

Echaríamos estos ingredientes. Vale.

¿Para cuántas personas cocinamos? Ahora mismo, en esta cazuela,

para cinco bien a gusto. Puede ser para cuatro,

bueno, siempre echamos un poquito más.

Esto se tiene que ir haciendo. Esto se rehogaría bastante...

¿Cómo va esto? Ya lo tenemos rehogado un poquito.

Bien rehogado. Vamos hacer lo siguiente.

A ver qué te parece... Podemos echar el arroz.

Te voy a pedir un truco... Y con una especia.

Mira, echa las especias ahí. Oye, déjame echar algo.

Echa un poco del orégano. Luego, haces magia y la lías.

¿Cuánto? Un poquito.

Un poquito de pimentón así... Vamos a echar el arroz.

Para esta cantidad... Lo puedes mover así.

Venga, venga. Ya está. Eso es.

Movemos un poquito. Ahora, un poquito de agua.

En este caso, es el caldo que hemos dicho.

El caldo... ¿Cómo calculas? ¿Un poco a ojo?

Sí. Esta jarra es la de cinco. ¿Cuánto tiempo tendrá que estar así?

Lo voy a tener aquí como 12 minutos. 12 minutos.

Luego, lo metería en el horno. ¿Cuánto tiempo?

Otros cinco minutos y lo sacaría... Entre 18 minutos todo, en general,

y dejándolo reposar un poco. Tendríamos el plato acabado.

¿Puedes ir a por él, por favor? Ahora mismo.

Mientras tanto, yo te espero aquí. Ahora, después de este proceso,

aparecerá Cuchillo por ahí por arte de magia...

Ahí está. Ahí está.

Vaya, qué pinta... Vamos allá. Se coge de cualquier sitio, ¿no?

Sí. Mejor te podía dar una cuchara. Nada, venga, así.

Creí que ibas a... Un poquito. A ver...

Está buenísimo. El arroz tiene que estar suelto.

¿No ves? Mira. Oye, pues me voy encantado.

Si no te importa, me voy a llevar un pequeño recuerdo.

Sí, hombre, te puedes llevar la paellera

porque vamos a dejar de usarla. Es una paellera que ya...

Preferimos la... la de barro. Venga, me la llevo.

No te preocupes. Cuchillo, ha sido un placer.

A ti. Que te vaya bien. Hasta luego.

(Música)

Caminando por las calles del centro de Zamora,

nos encontramos con la calle Balborraz,

una de las más antiguas de la ciudad,

ya que desde hace más de mil años ha albergado a artesanos

como laneros, alfareros, caldereros, lateros...

y otras profesiones que, desgraciadamente con el tiempo,

han desaparecido.

(Continúa la música)

Hasta aquí ha llegado este viaje maravilloso

por la provincia y la ciudad de Zamora.

Espero haberos sabido transmitir con toda la pasión

que las gentes de esta tierra viven su cultura, su gastronomía,

su magia, su Semana Santa... Os invito,

y lo hago de corazón, a que vengáis a esta tierra,

una tierra que me acogió hace mucho tiempo

y en la que me encuentro feliz de vivir, Zamora.

(Continúa la música)

Decimos adiós a Zamora, una ciudad mágica

que ha conseguido que viajemos a otro tiempo.

A sus orígenes hace miles de años,

a su importante pasado medieval y a sus acontecimientos decisivos

para la historia de España.

Pronto volveremos a vernos, Zamora, porque el calor de tus gentes

y tu impresionante naturaleza nos han dicho

que esto no es un adiós, sino un hasta luego.

(Música)

Un país mágico - Zamora

12 may 2019

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso que viaja por España contando las tradiciones, la cultura, las gentes y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades. Zamora es hoy nuestra ciudad mágica, Descubrimos su impresionante Castillo y cómo era la vida de sus habitantes.

ver más sobre "Un país mágico - Zamora" ver menos sobre "Un país mágico - Zamora"
Programas completos (37)
Clips

Los últimos 182 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios