www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5108573
Para todos los públicos Un país mágico - Pamplona - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, las gentes, el arte y la historia escondida

en nuestros pueblos y ciudades.

Pamplona es hoy... nuestra ciudad mágica.

Descubrimos los orígenes de esta ciudad histórica.

Por aquí entra el Camino de Santiago, que viene de Francia,

viene cruzando los Pirineos por Roncesvalles

y esta sería la entrada la ciudad.

¿Por qué tuvo que protegerse con una gran muralla?

¿Y cuál es la importancia de su catedral?

Todo tiene su simetría. Si tirásemos una línea imaginaria

en el centro, todo lo que está en un lado... está en el otro.

También sabremos cómo se ha recuperado

uno de los castillos mejor conservados de España,

cuál es la receta más innovadora para las verduras

de la huerta navarra o lo importantes que son

las fiestas de San Fermín para Pamplona

y su grandísima proyección internacional.

El encierro más largo duró 30 minutos.

Curiosamente, metieron un perro, un pastor metió a un perro

y fue el perro el que, al final, metió a los toros en las corales.

No me digas...

Bienvenidos a "Un país mágico".

(Música medieval)

Pamplona debe su nombre a Pompeyo,

el general romano que la fundó 74 años antes de nuestra era

en un territorio que ya estaba ocupado por vascones.

Pamplona ha sido, a lo largo de su historia,

un enclave de gran importancia por su cercanía con Francia,

Aragón y La Rioja. La "llave de las Españas",

la llaman en algunos textos de la Edad Media.

Segregada en tres, a causa de las intensas repoblaciones de la época,

Carlos III logra, por fin, unificar Navarrería, San Cernin

y San Nicolás en una gran Pamplona que ha llegado a nuestros días.

(Continúa la música)

Pamplona vio, a partir de la Edad Media

con su incorporación a la Corona de Castilla,

cómo la ciudad se convertía en un puesto muy importante

frente a la vecina Francia. A partir de aquí,

su desarrollo defensivo se multiplica.

Testigo de esta fortificación es la muralla

que, con sus 5 km de longitud, es uno de los reclamos históricos

y también turísticos de la ciudad.

¿Verdad, Miguel? Pues sí.

Del siglo XVI es esta muralla que tiene, nada más y nada menos,

que 5 km de longitud. Vamos a conocer la historia

y los detalles de esta fortificación de la mano de Aitziber.

(Música)

Aitziber... ¿Qué tal?

¿Qué tal? Pues muy bien.

Te veo observando el monte Ezcaba. Exactamente.

Vaya sitio más bonito para esperarte. Muchas gracias.

La verdad es que sí. ¿Dónde estamos?

Ahora mismo, estamos en las murallas de Pamplona.

Son unas murallas del siglo XVI. ¿Por dónde comenzamos el viaje?

Pues... por donde queráis, igual la referencia puede ser

el portal de Francia. Pues me parece estupendo. ¿Vamos?

Bueno, adelante.

(Música)

Bueno, nos encontramos ante uno de los seis portales

que tiene esta muralla. Si no me equivoco, es del siglo XVI.

Eso es. Y se llama la puerta del Abrevadero.

Uno de los nombres que tiene. En realidad, tiene dos más,

que serían el portal de Francia y de Zumalacárregui.

¿De Francia? ¿Por qué se llama así? Por aquí entra el Camino de Santiago,

que viene de Francia, cruzando los Pirineos por Roncesvalles,

y esta sería la entrada a la ciudad. Qué bueno...

Me han dicho, no sé si será verdad, que tiene unos engranajes

que son auténticos. Pues sí. Conserva los originales,

que son estos que tenemos por aquí. ¿Vamos a verlos?

Eso es más para allí. Eso es.

Bueno, pues vamos a ver estos engranajes.

De hecho, es el único portal que se encuentra

en su emplazamiento original y con el sistema de apertura original,

así que es el único sitio donde podemos disfrutar de esto.

Pero... ¿no me digas que funcionan? Funcionan.

¿En serio? Lo seguimos utilizando.

¿Cuándo? Cuando vienen los Reyes Magos.

Uy, qué bonito... Sí... Como traen lo que hemos puesto

en la carta, les abrimos y para dentro.

¿Cómo funcionan? Pues es su sistema de contrapesos,

poleas... Es lo que se llama Derché. Entonces, van bajando

estos contrapesos, se va levantando el portón

con estas cadenas y es el original de aquella época.

¿Qué nos queda de ver de esta muralla?

Que me está encantando el paseo. Pues la parte más bonita,

que es el Caballo Blanco. Caballo Blanco...

Eso es. Parece curioso, vamos.

(Música)

Caminando por esta muralla, parece que vamos avanzando

o retrocediendo en el tiempo. A mí, me parece que, ahora,

por ejemplo, estamos en la época del medievo.

Parece, pero... no. La verdad es que es de los años 60.

¿Esto es de los 60? Exactamente.

Donde el Caballo Blanco. Exactamente.

Me has engañado porque aquí no hay ni caballo ni blanco.

Sorpresa, ni blanco ni nada... Nada. ¿Entonces?

Es un nombre curioso que le han puesto;

pero, en realidad, esto era la taberna del Chacolí de Culancho.

Una especie de palacio medieval, que trajeron piedra a piedra.

Fue un alcalde de Pamplona que tuvo esta idea.

Estaba ubicado en el interior de lo que es el casco viejo,

cerca de la Cámara de Comptos... Nada, decidió desmontarlo,

traerlo aquí y aquí se nos ha quedado.

Ah, o sea, que esto mismo ya estaba montado en otro lugar

de la ciudad y piedra a piedra... Es una recreación historicista

por así decirlo. Hablando de cosas curiosas,

aunque no tan amables, creo que tenemos que hablar

de la época de las torturas. De aquello de ahí, eso es.

Venga, vamos. Vamos para allí.

(Música)

Pues un tema un poquito menos amable...

porque la tortura... Es un elemento de tortura este.

Exactamente, es una picota. Una picota...

Eso es. Y lo de "estar en la picota", pues de aquí vendría.

¿De estar ahí? Exactamente.

¿Cómo se utilizaba? De hecho, por la parte de atrás

tiene unos ganchicos donde colgaban a la gente que merecía

algún escarmiento. En este caso, Pamplona estaba conformada

por tres ciudades medievales. Cada una tenía la suya propia.

Y esta es la que corresponde a la zona en la que nos encontramos.

Cada ciudad... una picota. Una picota.

¿Cuáles serán esas tres ciudades? La ciudad de la Navarrería,

el burgo de San Cernin y la población de San Nicolás.

¿Y cuándo se unieron en una sola ciudad?

Se unen en el siglo XV. Desde entonces, tenemos una sola Pamplona.

O sea, en aquella época, los hechiceros y los magos

corrían también peligro. Seguramente,

un poco de brujería... Menos mal que ahora no.

No brujería, pero sí magia es lo que me gustaría hacer

para despedirte y agradecerte esta maravillosa visita.

Perfecto. Bueno, nos animamos. Muy bien.

(Música intriga)

Aitziber, en la Oficina de Turismo, registráis aproximadamente

unas 150 000 visitas al año. Exactamente.

Bueno, aunque el turismo es incalculable

porque solo en julio... En sanfermines, desbordado.

Estarás de acuerdo conmigo en que esto es solo un número.

Eso es, un dato. Lo importante es la calidad

de esos números. Por lo tanto, me gustaría vincular

esto al mundo de la magia y hacer algo con números,

pero números de mucha calidad y números elegidos completamente

al azar. Mira, antes de empezar, voy a dejar estos dos sobres aquí.

Vale. Los dejaremos por aquí.

Así. A mí, cuando hago turismo, todavía en esta época de Internet,

pues me gusta enviar una carta... Unas cartas.

Una carta o una postal a mi casa y, luego, cuando llego a casa,

pues yo mismo la recibo y voy coleccionando.

Un poquito, en homenaje al turismo, dejamos estos sobres aquí.

Muy bien. Cómo no, una baraja de cartas.

Además, es un tanto especial. Te voy a contar por qué.

Mira, quiero que veas que todas las cartas son diferentes,

que no hay cartas iguales, que no hay cartas repetidas...

Pero tienen una serie de características

y es que toda la baraja está numerada, del 1 al 52.

Toda la baraja numerada. Porque vamos a hablar de números,

por eso, la he numerado. Como son 52 cartas,

te voy a pedir que me digas un número,

pero... vamos a dividirlo entre el 1 y el 25 y del 26 al 52.

Entre el 1 y el 25, quiero que me digas un número libre

que sea impar. Uno impar. Pues...

El que tú quieras, ¿eh? Venga, el 23.

Lo buscamos, ¿de acuerdo? Vale.

Mira a ver que lo haga bien. Y buscaremos el 23.

Así, buscaremos el 23... Cuando salga, si yo no lo veo,

me lo dices. Se resiste, ahí está.

23. Lo dejamos por aquí, ¿vale? Muy bien.

Y nos queda del 26 al 52. Me gustaría que dijeras un número,

en esta ocasión, para que sea completamente diferente,

un número par. Par...

Entre el 26 y el 52. 44.

Oye, lo tenías claro. Ahí, cuatro, cuatro. Venga.

Venga, vamos a buscarlo entre los dos.

Ahí está. Perfecto. Qué rápido ha aparecido.

Bueno, esto es muy importante para mí.

Hemos hecho una predicción, el número 23 y el número 44.

Tú no sabías que lo ibas a decir. Ni idea.

¿No tenías ni idea? No tenía ni idea.

Bueno, antes de nada, quiero que veas que no hay

ninguna carta repetida. Vamos a dejar esto por aquí, así,

que se vea que no hay ninguna carta repetida.

No hay trampa. En esta baraja, solo faltarán

dos cartas que estarán aquí. Mira, no te lo vas a creer.

Esto es fascinante, de verdad. Es serio, fascinante.

(RÍE)

Mira...

23.

Abrimos el sobre. Y aquí aparece una carta,

que es el 8 de tréboles. Mira...

Guau... Coincide.

Coincidencia. Mira, has dicho el número 44.

Fíjate si había opciones entre el 1 y el 52,

elegiste el 44. ¿Por qué? Me gusta el cuatro.

Has comprobado que, en la baraja, todas las cartas son diferentes,

no hay ninguna repetida. Eso es.

El 44 es... una carta preciosa. ¿Quieres sacar la carta

que hay dentro? Vamos allá.

Quieres ver como es la única... Pues la misma.

(RÍE)

Las coincidencias. Pues sí, las coincidencias.

Aitziber, un placer. Muchas gracias.

Gracias. A vosotros.

Pues... curioso, un juego muy curioso.

No esperaba que hubiese coincidencias con las cartas.

La verdad es que magia. Sí. A mí estas cosas

me parecen fantásticas.

(Música)

La Ciudadela de Pamplona es el mejor ejemplo español

de arquitectura militar del Renacimiento

y uno de los más importantes de Europa.

Adentrarse en ella por cualquiera de sus cinco puertas

es viajar directamente a la Edad Media.

Su construcción mira directamente a sistemas defensivos

como el de Amberes, con un modo de construcción

adaptado a las necesidades defensivas del siglo XVI,

en el que la artillería tenía un papel destacado.

¿Cuál fue el motivo de esta construcción?

El rey Felipe II mandó construir la Ciudadela

para frenar las constantes incursiones del Ejército francés.

(Continúa la música)

La catedral de Pamplona está en una ubicación privilegiada,

en el mismo promontorio que estuvo hace siglos

la Pompaelo romana y que siempre ha estado ocupado

por el templo más importante de la ciudad.

Su estilo gótico, de los siglos XIV y XV, contrasta

con su sobria fachada neoclásica, diseñada por Ventura Rodríguez.

La catedral es uno de los edificios más emblemáticos de Pamplona

y también de los que más historias tiene que contar.

Aquí se coronaron reyes

y se reunieron las Cortes en otro tiempo.

Miguel ha cruzado las puertas de la primera catedral española

del Camino de Santiago para encontrarse con Gonzalo García,

un periodista experto en arte.

Gonzalo, muy buenas. Miguel, ¿cómo estás?

Oye, con muchas ganas de conocer esta catedral.

Me han dicho que es muy especial. ¿Sabes lo que pasa?

Que yo ya he visto muchas. ¿Qué tiene de especial esta?

Lo que tiene de especial lo debes haber visto ya fuera.

En su momento, alguien dijo que la fachada

no dicen mentiras, pero no cuenta toda la verdad de lo que hay dentro.

Aquí había un poblado romano.

En el año 1000, ya había una primera iglesia,

no catedral, una primera iglesia en el año 1000.

Llega el islam, como bien sabes, estuvo en Navarra.

Cogen la iglesia y la tiran. Y empiezan a edificar una mezquita.

Poco duró la alegría. Nos vamos al año 1100,

es la primera catedral, año 1100, catedral románica,

que dura aproximadamente hasta el mil trescientos y pico,

donde se cae la catedral. Y la catedral románica

pasa a ser una catedral gótica. Pero hay algo importante,

solo dejan la fachada románica, que dura hasta casi 1800.

Y no quiero embarullar más con fechas y tal,

pero hay que decir que la catedral

tiene una trayectoria impresionante. Sobre todo, tiene algo muy importante

y es que, en cuanto se cae, al día siguiente, a hacerla.

Hasta nuestros días. Eso es lo especial

que la catedral, pase lo que pase, siempre ha estado.

Vamos a pasear por la catedral. Venga, vamos, yo te sigo.

Por aquí.

(Música)

Gonzalo, un lugar muy especial de esta nave central.

Muy especial.

¿Podemos decir que está el rey más importante que tuvo Navarra?

El Pacificador. Es un rey al que se le podrían poner

muchos adjetivos y, posiblemente, casi seguro, todos buenos.

Pacificador, organizador, hombre de paz, hombre de iniciativa,

hombre con ganas de trabajar, hombre que quería a su tierra...

Se ganó el estar en el centro de la catedral,

en la nave central de la catedral, él y su mujer.

Al principio, decías que la catedral de Pamplona no cuenta mentiras,

pero no dice toda la verdad. Sí.

Y hay rincones que, al abrir la puerta,

uno se siente sobrecogido. ¿Quieres que veamos uno?

Hombre, por supuesto. Vamos a ver uno.

Venga. Vamos.

(Música sacra)

¿De verdad que esto es la sacristía? De verdad de la buena.

Verdad de catedral. Es la sacristía rococó.

Todo tiene su simetría. Si tirásemos una línea imaginaria

en el centro, todo lo que está en un lado está en el otro.

Todo tiene hermano gemelo. Es un detalle de respeto.

Es una de las estancias catedralicias donde el respeto se impone.

No sé si lo has notado, Miguel, pero a la entrada uno siente

una sensación como de paz. Gonzalo, en esta sacristía,

tengo entendido que hay una pequeña curiosidad

relacionada con Victor Hugo. Victor Hugo estuvo dos veces

en la catedral. En la primera visita, no le gustó.

Fue una visita muy rápida. En la segunda visita,

dice del claustro que es el más profundo que ha conocido.

Tanto es así que no le hubiese sorprendido

para nada saludar a grandes personajes de la historia

como Dante, por ejemplo. Él dice, deja escrito:

"No me hubiese sorprendido nada que Dante me hubiese saludado

en el claustro de la catedral de Pamplona".

Guau... Entonces, comenta que los canónigos

le han enseñado la sacristía mayor. Entonces, ahí a Dante no.

Ahí esperaba ver a Madame Pompadour. Oh... ¿Dónde podemos ir ahora?

Venga, vámonos al refectorio. Ah, qué bueno.

A comer. "Refectare". Venga, vamos a comer.

(Continúa la música)

(Chirrido)

Ah...

Es espectacular.

(SUSURRA) Escucha, escucha, escucha.

El refectorio. Aquí comían los canónigos.

Claro, es verdad, que tenían que comer en silencio.

La Regla de san Agustín les imponía comer en silencio.

Por eso, hay un púlpito para que el lector les leyese

las Sagradas Escrituras mientras comían.

Y había otra anécdota si me dejas que te la comente.

Sí. La Regla de san Agustín

les obligaba a sentar a 12 peregrinos cada día a la mesa.

Después, fue posterior, cuando ya dejaron de utilizarlo

como refectorio, como comedor, pues esto pasó una sala noble,

donde los reyes que estaban de paso por Navarra,

por Pamplona, saludaban, a un lado, a la nobleza

y, a otro, al clero. Y el rey se sentaba enfrente.

Ha sido un placer, Gonzalo, conocer esta catedral de tu mano.

Gracias. Gracias a vosotros.

(Música)

En el límite entre Navarra y Zaragoza,

encontramos el castillo de Javier, una fortaleza que parece sacada

del más bello cuento medieval. Sus orígenes tenemos que buscarlos

en el siglo X, fecha en la que se construyó la torre del homenaje.

El castillo fue el lugar donde nació y vivió, siglos después,

san Francisco Javier, un hombre de origen noble

y que ha pasado a la historia como uno

de los misioneros más universales, además del patrón de Navarra.

Javier se convierte, cada año, durante los dos primeros fines

de semana de marzo, en un lugar de peregrinación multitudinario.

¿Cuál es el porqué de esta tradición?

Cuentan que, a finales del XIX, se invocó a san Francisco Javier

para que frenara una epidemia de cólera

que estaba haciendo mella en toda Navarra.

La epidemia cesó y, como agradecimiento,

se llevó a cabo la promesa. Gentes de todas partes

llegaron en peregrinación hasta este castillo

recorriendo kilómetros sin descanso.

(Continúa la música)

En Pamplona, se encuentra el segundo hotel más antiguo

de toda España. En la actualidad, es uno de los hoteles

que más actividad tiene. Fijaos,

desde su inauguración en 1881, por aquí han pasado

los personajes históricos más importantes que podáis imaginar.

De hecho, por su valor cultural, las paredes de este hotel

parecen un auténtico museo.

Hola, Fernando. Muy buenas.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Aquí estamos. Esperándoos.

Gracias por recibirnos en este maravilloso hotel.

Veo que has elegido un lugar especial para esperarme.

Efectivamente. Estamos ante el primer ascensor

que se puso en Pamplona en 1912. Hoy, aunque es un elemento decorativo,

hay que decir que, desde entonces, ha subido y ha bajado

a cantidad de los personajes que han pasado por aquí.

Qué bueno... ¿Pero es el original? El original, de madera de caoba.

Venga, vamos empezar este viaje. Vamos, adelante.

(Música)

Impresiona nada más entrar saber que aquí ha estado... Hemingway.

Si algo tiene este hotel es que tiene alma,

es decir, detrás de cada mueble, detrás de cada estancia,

detrás de cada espacio..., hay una historia.

En la habitación que estamos ahora, está la historia de Ernest Hemingway.

Claro, pero empecemos a hablar un poco de la historia.

¿Por qué llegó Hemingway a Pamplona? La razón está

en que hasta el otro lado del charco, hasta Canadá en concreto,

llegaban noticias de que en Pamplona

la gente corría por las calles delante de los toros

y eso no lo podían entender. Claro, llamó mucho la atención.

Entonces, querían que alguien explicase eso.

¿Quién? Pues el corresponsal que esa revista tenía en Europa.

Se llamaba Ernest Hemingway, vivía en París

y le enviaron a Pamplona para que contase eso.

Se quedó enamorado de una ciudad que le sorprendía nada más llegar.

Él llegaba el 6 de julio a las doce en punto,

llegaba el ómnibus que subía desde la estación

y entraba en la plaza del Castillo. Era el momento

en el que empezaban las fiestas. Nos encontramos

con un fenómeno importante, él escribe sobre Pamplona.

Nos da una proyección internacional; pero, a la vez,

Pamplona es esa ciudad que a él le motiva y le inspira

para escribir su primera novela... Antes de continuar este viaje,

estaba fijándome, mientras te escuchaba embobado

porque es una historia maravillosa, en estos muebles.

¿Son los originales de aquella época?

Los muebles son los mismos. Obviamente, los colchones,

almohadas... los hemos cambiado... Pero los muebles son los mismos.

Son los mismos. Igual que las lámparas, cuadros,

el escritorio, las butacas... Todo exactamente lo mismo.

¿Y en la habitación de Sarasate ocurre lo mismo?

Lo mismo, pero con más mérito. Estamos hablando de un habitación

en la que él ha dormido en los años 50...

Ajá. Y con Pablo Sarasate

nos vamos desde finales del siglo XIX hasta 1908,

que es cuando duerme por última vez aquí.

Es decir, ese mobiliario es del siglo XIX.

Vamos a hablar de música, ¿te parece?

Venga, vamos allí. Vamos.

(Música clásica)

Se ve claramente que entramos en una habitación musical

porque... tenemos una lira. Sí. Tenemos aquí la lira,

que es el símbolo internacional de la música.

Esta era la habitación que siempre tenía Pablo Sarasate.

Por situar un poco a Pablo Sarasate, para quien no acabe de conocerlo,

dentro de la música, era violinista. Y, dentro de ser violinista,

llegó a ser considerado como el número 1 del mundo.

Para que lo entendamos hoy, el mejor violinista en el siglo XIX

sería algo así como un Messi o un Ronaldo en el siglo XXI.

Entonces, que también estaba muy bien pagado.

Estaba muy bien pagado y, sobre todo, entonces no había fútbol,

no había televisión, no había Internet

y el ocio, el entretenimiento de la gente, estaba en los teatros.

En el salón-biblioteca que tenemos en el hotel,

ahí se conserva el piano. Pablo Sarasate,

cuando iba a venir a Pamplona, que venía siempre

para las fiestas de San Fermín, mandaba una carta anunciando

qué día iba a llegar siempre, en la carta, pedía, por favor...

"Suban para ese día el piano a la habitación".

Y cuando llegaba a la habitación, también dedicaba

conciertos muy especiales a través de los balcones.

¿Cómo era aquello? Las crónicas periodísticas

de entonces hablan de 12 000 personas aquí delante.

Escuchando un violín 12 000 personas...

Bueno, sintiendo todo lo que se quería trasmitir

a través de la música. Hablamos de estos balcones

y de la plaza del Castillo. ¿Vamos a verla?

Vamos a verla. Venga.

(Continúa la música)

Qué sensación... despedir esta visita

desde el mismo balcón donde Sarasate,

para más de 10 000 personas, tocaba el violín.

Una maravilla, muchísimas gracias. Muchas gracias a vosotros.

Ha sido un placer. Aquí tenéis vuestra casa.

Muchísimas gracias, gracias.

(Música)

Declarado Monumento Histórico Artístico en 1939,

el puente de la Magdalena ha conseguido mantenerse en pie

a lo largo de los siglos, superando las embestidas

del agua salvaje del Arga.

El puente, que se encuentra en el barrio del mismo nombre,

es uno de los cuatro puentes medievales que quedan en la ciudad

hoy en día. Además, es el principal acceso a la ciudad

de los peregrinos que entran a Pamplona.

Un crucero de piedra, regalado por la ciudad del apóstol

en los años 60, da la bienvenida nada más llegar.

(Continúa la música)

Sales si puedes...

y entras si te dejan. Es lo que se solía decir

en esta calle. Es una de las calles más curiosas

de todo el casco antiguo. Mirad, es la calle más corta

de toda Pamplona y la séptima calle más corta de toda España.

Tan solo tiene 23 m de longitud. Os digo una cosa,

si pasáis por el casco histórico, venid a verla.

Pero, ojo, si entráis, solo hay una salida.

(Música)

(Música solemne)

El ayuntamiento es una de las imágenes más famosas de Pamplona

en el mundo entero. Desde aquí, en el balcón,

cada 6 de julio se lanza el célebre chupinazo,

un cohete que a las doce en punto del mediodía da inicio

a las fiestas en honor a san Fermín. Con él,

la ciudad cambia por completo para sumergirse en su fiesta grande

durante nueve días frenéticos. El edificio del Ayuntamiento

está edificado sobre territorios que no pertenecían

a ninguno de los tres burgos que dieron origen a la ciudad

para evitar enfrentamientos y suspicacias.

Aunque el edificio actual es del siglo XX,

su fachada es del XVIII y mezcla elementos barrocos y neoclásicos

con una gran simbología, como la representación

de la Fama en su parte alta, cuyo fin es mostrar la importancia

de la ciudad al mundo entero.

(Continúa la música)

Una de las industrias más importantes de toda Navarra

es la industria alimentaria. En los mercados,

se hace visible esta calidad y variedad gastronómica.

Estoy en el mercado conocido como el Mercado del Ensanche

y aquí he quedado con Jorge para hablar de lo mejor

de los productos de la tierra.

(Música)

Muy buenas. Buenas, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Bien, Miguel.

Jorge, estamos en el Mercado del Ensanche,

un mercado muy importante en Pamplona,

pero tiene una historia un tanto especial.

Quiero que me la cuentes. Sí, bueno,

la historia especial que tiene el mercado

es que data de 1920, más o menos. Un mercado antiguo, ¿eh?

Sí, es un mercado antiguo. La estructura y la fachada

no se ha tocado para nada. Esto viene de la ampliación

de los ensanches de Pamplona, digamos que Pamplona

estaba alrededor de una muralla. Al tener que ampliar

por la gente que iba viniendo a Pamplona a vivir, pues se amplió.

Se fueron derribando las murallas y ampliando el primer ensanche

y el segundo ensanche que, como he contado,

más o menos en 1920, se empezó con la construcción del mercado.

O sea, que el nombre tiene que ver mucho, claro,

cuando se ampliaba la ciudad porque venía a vivir mucha gente.

Por eso el Mercado del Ensanche. Exacto.

¿Damos un paseo por el mercado? Perfecto, vamos allá.

(Continúa la música)

Jorge, qué importancia tiene la huerta navarra,

no solo para la cultura sino también para la economía

de esta zona, ¿verdad? Sí.

Es verdad que la huerta de Navarra es famosa y, en Pamplona,

tenemos la suerte de que tenemos un río

que pasa por mitad de Pamplona, en el cual afloran

muchas huertas y muchas empresas alrededor del río.

Luego, nos surtimos los que somos los profesionales.

La huerta es importante en Navarra, sobre todo, en la época de temporada.

Lo que son alcachofas en invierno, el cardo...

En temporada de espárragos, también. Temporada de pimientos...

A uno se le hace la boca agua. Tengo curiosidad por preguntarte

por un producto en concreto. Venga.

Vamos.

(Música)

Un producto tan típico como, por ejemplo, el espárrago.

Y tan rico y tan bueno... Cuando vaya yo al mercado a comprar,

¿cómo puedo saber que está en su punto?

En los espárragos, lo importante es que estén bien blanquitos,

que no esté morado por arriba porque eso quiere decir

que les ha dado el sol y pierden calidad...

Que esté terso, que esté duro... El tamaño también es importante,

cuanto más gorditos sean, pues están más ricos.

Hola. Hola, buenas.

¿Qué tal? ¿Cómo es tu nombre? Aiende.

Oye, te quería preguntar por el producto estrella

de la huerta o uno que se venda mucho, por ejemplo.

El producto estrella de la huerta es la escarola de casa

de ricito fino, muy blanquita... Ajá.

Luego, también vendemos mucho cardo de Peralta en temporada.

¿Podríamos verlo? Sí. Este sería el cardo.

Ahora estoy con un cocinero y con una persona

que entiende mucho de frutas, de verduras y hortalizas.

Entre los dos, decidme, cuando yo vaya a comprar un cardo,

¿cómo puedo saber que me llevo el mejor de todos los que haya?

Lo principal de todo tiene que ser que por dentro sea blanquito...

¿Por aquí dices? Eso es.

Blanquito y que no tenga... como abierto por aquí arriba.

Vale, que esté bien cerradito por aquí, ¿verdad?

Eso es. Quiere decir que va a salir carnoso y muy tierno

a la hora de cocer. Aiende, te devuelvo el cardo

y te doy las gracias por haberme ilustrado con esta pequeña clase.

¿Seguimos? Vamos.

Venga, vamos.

(Música)

Navarra es una tierra de contrastes,

desde la aridez de las Bardenas Reales

hasta la vegetación salvaje del nacimiento del Urederra

o esta selva de Irati.

Casi 17 000 hectáreas en pleno Pirineo oriental

convierten a la selva de Irati en el segundo hayedo abetal más extenso

y mejor conservado de Europa, Solamente por detrás

de la Selva Negra de Alemania.

El agua es también de vital importancia en este tesoro natural.

Las abundantes precipitaciones que se registran en esta zona

del Pirineo hace que proliferen torrentes y arroyos.

Dos de ellos, el Urbeltza y el Urtxutia,

juntan sus caudales formando el río Irati.

Volamos desde aquí hasta el nacimiento del Urederra,

una reserva natural reconocida desde el año 1987,

y que está incluida en el Parque Natural de Urbasa y Andía.

El nacedero es una salida natural de un importante acuífero

que se ha formado en el macizo kárstico de Urbasa.

Urederra, que significa "agua bonita" en euskera

y no puede definir mejor lo que se siente al ver el paisaje,

que, reflejando la luz, cambia de color según la estación

y regala imágenes tan espectaculares como esta.

(Continúa la música)

(Música)

Este es el paseo de Sarasate,

uno de los paseos más populares de la ciudad de Pamplona.

Aquí se encuentra un monumento que es muy especial.

Es muy especial porque tiene que ver mucho

con la historia de esta tierra, es el Monumento a los Fueros.

Quiero que me acompañéis para conocer con detalle esta historia.

Hombre. Muy buenas...

Miguel... Joaquín, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Mucho gusto, encantado. Oye, venía observando

este monumento... Impresiona. Impresiona, ¿no?

Es alto, ¿eh? ¿Por qué es tan importante

para la historia de Navarra? Bueno, en Navarra,

el Monumento a los Fueros es muy importante

porque simboliza lo que son los fueros de Navarra.

Los fueros son un acuerdo que hicieron los campesinos,

la gente del pueblo, con los que eran príncipes

para decirles: "Vale, vamos a ser fieles a ti, como rey,

siempre respetes nuestras costumbres, nuestras normas, nuestras leyes".

Entonces, el rey acordó que sí, que vale, que de acuerdo

y eso se reflejó en los fueros de Navarra.

Como vemos, lo lleva en su mano izquierda,

pero en la mano derecha lleva unas cadenas.

Esto me llama la atención. Esas son las famosas cadenas

que trajo Sancho el Fuerte como un trofeo

del la batalla que tuvo de la Reconquista España.

Entonces, hoy forman parte del escudo de Navarra.

De hecho, tienes esas a mismas cadenas en la base.

Ah, es verdad... Yo me acuerdo que jugábamos ahí

todos los críos y, si vais a Roncesvalles,

a la colegiata de Roncesvalles, donde arranca el Camino de Santiago,

pues tenéis las originales. Qué interesante...

Si te parece, quiero que me lleves a la plaza...

Plaza del Castillo. Venga, vamos.

Pues es por ahí, vamos.

(Música)

Bueno, Miguel, pues esta es la plaza del Castillo,

la famosa plaza del Castillo, que es como la sala de estar

de los pamploneses. Ah, ¿sí?

Y estamos al lado de Carlos III el Noble.

Eso es. Carlos III, además, da nombre a esta avenida,

la avenida Carlos III y que justo está donde antiguamente

se encontraba la fachada del Teatro Principal.

¿Justo aquí? Aquí era la fachada

del Teatro Principal; luego, se desmontó

y la pusieron un poquito más adelante en esta avenida,

pero esta plaza era cerrada.

O sea, de hecho, era el coso taurino de la ciudad.

Ah, ¿sí? Era donde toreaban los toros.

¿Por qué se llama la plaza del Castillo?

Eso es todavía anterior. Antes de que tuviéramos cosos y toros,

había dos fortificaciones. Llegó a haber

hasta dos fortificaciones. Donde había un castillo,

luego otro castillo y, después, como ya se amuralló toda la ciudad,

esos se quedaron un poquito viejos y los tiraron.

Podemos decir que en esta plaza del Castillo

hay un punto que es muy emblemático, que es el llamado quiosco.

El quiosco, que es también donde viene

todo el mundo a bailar o a pasarlo bien. Sí, sí.

¿Quieres verlo? No sé si bailar, pero verlo seguro.

¿Quieres verlo? Venga, vamos. Adelante.

(Continúa la música)

Vaya vidilla tiene esta plaza... Para que veas,

bueno, es el corazón de la ciudad. En sanfermines, por ejemplo,

todo el mundo... ¿Dónde quedamos? Pues en el quiosco

de la plaza del Castillo. Qué bueno...

Digamos que es un lugar de encuentro para los pamploneses.

Es muy fácil. No te puedes perder. La plaza del Castillo,

que todos saben donde está, y el quiosco, en el centro.

Aunque no siempre estuvo ahí, hubo un tiempo en que estaba

en una de las esquinas. Y se trasladó justo aquí.

Joaquín, es muy grata tu compañía, pero me voy de viaje.

¿Quieres saber dónde voy? Dime.

Me voy al pueblo navarro de Zúñiga. ¿Qué te parece?

De Zúñiga es el personaje Tasio, que dio nombre también a la película

de Montxo Armendáriz que todos conocéis,

de un carbonero navarro que es una maravilla de película

si no la has visto. Soy un tío con suerte, ¿eh?

Vas a ver el pueblo, te va a gustar. Muchísimas gracias.

Oye, mucho gusto de conocerte. Joaquín, gracias.

(Música)

Efectivamente, aquí, en Zúñiga, se desarrolla la primera película

de Montxo Armendáriz. "Tasio", de 1984,

cuenta la historia, basada en hechos reales,

de un niño que, con ocho años, se ve obligado a trabajar

en el monte, llegando a ser carbonero con tan solo 14 años.

Zúñiga es una villa de la zona media occidental

de Navarra perteneciente a la Merindad de Estella,

que era una de las cinco partes en las que se dividía

el territorio de Navarra históricamente.

(Continúa la música)

Pamplona es una ciudad conocida por muchos aspectos.

Sin duda, el más internacional es el de los encierros de San Fermín.

Mirad, la persona que vamos a conocer ahora

comenzó a correrlos en el año 1971 y lo hizo, además,

animado por su abuela. Hoy en día, corre desde el balcón del Europa

hasta la Plaza de Toros. Es una historia fascinante

que estoy deseando conocer.

(Música)

Muy buenas. ¿Qué tal?

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bien, ¿y tú?

Oye, gracias por recibirme en esta calle tan mítica,

la calle Estafeta. La calle de los 300 m.

300 m de calle donde aquí comenzó todo.

Cuéntame la tradición de San Fermín. ¿Cuándo comienza?

Bueno, algunos historiadores incluso... tienen fundamentos

de que en el siglo XIII, probablemente,

ya se hacían festejos taurinos. Pero documentación,

lo que es documentación, hay de 1385.

1385. Cuando el rey Carlos II celebra

una corrida de toros, además, con dos toros.

¿Cuándo empezaste a correr? Empecé en el año 71.

Hacía una semana que había cumplido 16 años

y me picaba la curiosidad, como buen pamplonés

y tradición total de Pamplona. No tengo buen recuerdo

de la primera carrera. ¿Por qué? ¿Qué ocurrió?

Yo iba corriendo sin ninguna deferencia.

Lógicamente, era un novato total. Creyendo que tenía el toro en el culo

entré en la plaza a toda pastilla y resulta que la manada entró

al minuto. Entonces, para mí, fue una frustración total aquello.

¿Se aprende a correr de alguna manera

o es solo el ensayo-error en la experiencia?

Claro, es un aprendizaje que te puede llegar a costar

incluso la vida. Sí. Hombre, estamos hablando

del acto más famoso, más conocido, de los sanfermines,

pero también el más serio y el más peligroso.

La muerte está siempre ahí. Lógicamente,

la experiencia se coge corriendo. Empiezas corriendo al lado del toro,

tienes que tener unas condiciones físicas mínimas

y, sobre todo, mentales. ¿Cuánto duró el encierro más corto

desde que comenzaron los sanfermines?

El toro más rápido en la historia del encierro,

por lo menos desde que se televisaba, por lo cual, se conocen tiempo;

fue un jandilla, que vino adelantado a la manada más de 100 metros,

que le costó desde los corrales de Santo Domingo, donde salen,

hasta la Plaza de Toros, entrar en la Plaza de Toros,

1 minuto y 45 segundos. ¿Hablamos del encierro más largo?

El encierro más largo fue en el año 1959,

que duró 30 minutos. 30 minutos... ¿Debido a qué?

Pues era un encierro de la ganadería Miura...

Ya en la plaza, dentro del coso, un toro no quería entrar.

Ni los cabestros ni los pastores... Hasta que, curiosamente,

un pastor metió un perro y fue el perro el que, al final,

metió al toro en los corrales. ¿No me digas?

Qué curioso. Es una anécdota.

Oye, si el próximo julio quiero venir a correr sanfermines,

¿algún consejo? La verdad que cuando quiere venir

alguien a correr y te piden consejos...

Pues lo primero es enterarse de lo que es en sí el encierro.

Ajá. Es llevar a los toros

a la Plaza de Toros para la lidia de la tarde.

Y segundo y más importante, aparte de lo que hemos comentado

antes del tema, estar físicamente y mentalmente bien,

es saber lo que realmente es un toro. Y un toro, con un gesto,

te puede matar. Eso hay que tenerlo siempre presente.

Pues nada, me voy muy sorprendido porque conocido los sanfermines

desde una visión tan humana como la tuya, Miguel Ángel.

Ha sido un placer. Encantado.

Muchísimas gracias y ten cuidadito, ¿eh?

Vale. Ten cuidado, por favor. Gracias.

Hasta luego.

(Música)

Justo al final de la calle Mayor se encuentra

la iglesia de San Lorenzo. Su fachada de estilo neoclásico

esconde en el interior la imagen más venerada

por todos los navarros, la de san Fermín,

el santo moreno que da nombre a las fiestas más internacionales

de España. ¿Pero quién fue san Fermín?

Hijo de Eugenia y del senador romano Firmo,

vivió en Pamplona en el siglo III y fue convertido al cristianismo

y bautizado por san Saturnino o san Cernin,

si mantenemos su nombre francés, auténtico patrón de Pamplona.

A muchos les sorprende saber este dato,

ya que la creencia popular hace pensar que san Fermín,

que sí que es patrón de la provincia,

tiene también este título. Hoy en día, san Fermín sigue siendo

un personaje que despierta la simpatía general

de toda la ciudadanía, creyente o no.

Ya sea por afición o por devoción,

lo cierto es que, además de darle el nombre a los sanfermines,

su figura es todo un icono de Pamplona.

(Continúa la música)

Pilar, muchas gracias por recibirme en este templo de la gastronomía.

Bueno, y un placer estar con todos vosotros.

La alcachofa va a marcar nuestro punto gastronómico

del programa de hoy. Qué mejor que hacerlo

que con Pilar Idoate, estrella Michelin.

Tenía muchísimas ganas de conocerte porque he oído hablar mucho de ti

y de la alcachofa de Tudela. Hombre, cómo no,

la alcachofa, que es la reina de las verduras de aquí, de Navarra,

y estamos en plena temporada. Bueno, vamos a hacer las alcachofas,

que es el producto principal; pero las vamos a confitar

con aceite de oliva. Antaño, la gente de antes,

en este plato las hacía confitadas y lo hemos vuelto a recuperar.

Ah, qué bueno... En aceite.

Luego, tenemos una crema de alcachofa, tupinambo...

Que es esto, ¿no? Para darle un toque de vanguardia.

Entonces, estamos hablando de una receta tradicional,

pero también vanguardista. Con ese pequeño toque de vanguardia.

Tupinambo, perfecto. Y alguna verdurita más de aquí,

de la Ribera de Navarra. ¿Por ejemplo?

El puerro y un poquito de cebolla tierna.

¿Cómo haces esta crema? Así, rápidamente.

Ponemos un poco de aceite en una cazuela,

añadimos las verduras que te he comentado

y le ponemos un poquito de consomé de ave.

Luego, pues lo trituramos y nos quedaría esta crema tan rica.

Bueno, hoy en día, ya sabéis que se lleva la cocina fusión.

A nosotros nos gusta la cocina de raíz, la cocina de producto...,

pero sin perder la raíz. Venga, vamos al plato.

Ya tenemos la cremita hecha tal y como has comentado.

¿Cómo continuaríamos? Bueno, vamos a poner la cremita...

en la base del plato. Ajá.

Las cosas hay que hacerlas con delicadeza para que salgan bien.

Me encanta, me encanta. Por aquí tenemos las alcachofas,

que las hemos confitado durante 45 minutos

con un aceite de oliva virgen extra rico.

¿Mucho aceite o poco? Cubiertas en aceite.

Según la cantidad que pongas, tiene que estar cubierto.

Vale, perfecto. ¿Algún truco para que la alcachofa

quede perfecta? Mira, primero, pelarlas bien.

Muy importante. Si la alcachofa no la pelamos bien,

luego, a la hora de comer, pues no es lo mismo.

Luego, a la hora de confitar, muy suave,

como se hace todo en la cocina. A fuego lento.

A fuego lento. Y, ahora, le vamos a poner

un poquito de aceite y, luego, tenemos unas cigalas asadas.

Qué bueno... Las hemos asado con leña de haya,

pues le da un toque especial también. La cremita de verduras como base...

Ponemos la cigala, que no hay que pasarla mucho.

Es importante. Ya sabes que el marisco hay que comerlo

en su punto, lo mismo que el pescado.

Ahora, lo que vamos hacer es ponerle unas gotitas de anacardo.

Esto es como si fuese un ajoblanco de anacardo.

Todo tipo de fruto seco combina muy bien con la verdura.

Lo que pasa es que yo estoy viendo que he entendido la receta,

pero no sé si a mí me va a quedar tan bonito como a ti.

Bueno, te va a quedar igual... Porque esto...

Madre mía, estás haciendo un cuadro. Te va a quedar igual

porque yo veo que eres un artista. Sí, sí. Pero...

Y es muy sencillo. ¿Cuánto tiempo llevas cocinando?

Llevo 47 años en la cocina. Es algo que me apasiona,

me encanta. Entonces, todo lo que haces con pasión,

cualquier tipo de trabajo... Al final, salen las cosas bien.

Tenemos aquí el plato acabado, que es maravilloso.

Me voy a quedar con este plato aquí. Sí.

Me he dado cuenta que los cocineros y los magos

tenemos en común varias cosas, ¿no? La fundamental es

que ilusionamos a los demás. Se me está ocurriendo

que voy a invitar a tus hermanos también.

Al final, el éxito de este templo es un éxito compartido

entre hermanos si no me equivoco. Sí, somos una familia.

Este salón donde nos encontramos, además, es un homenaje

a vuestra hermana que ya no está, María Eugenia.

Eso es. Creo que todo lo que va a salir aquí

va a ser mágico. ¿Me dejas su segundo?

Bueno... Venga, déjame un segundito.

Voy a preparar por aquí un poquito de esto.

(Música)

La magia y la cocina... yo me los imagino

como lienzos en blanco en los que los magos

empiezan a diseñar sus juegos de magia y los cocineros

empezáis a diseñar vuestros platos de cocina.

Sobre el blanco tiene que ver algo este juego.

Mirad, en este pequeño plato, vamos a dejar un plato

que ya está acabado de cocinar, ¿de acuerdo?

Es esta baraja de cartas. No quiero que perdáis de vista

este magnífico plato, ¿vale? Haremos una magia

con esta baraja de cartas. Quiero que entre los tres hermanos

os repartáis la baraja de cartas como queráis.

Por ejemplo, este cachito para ti, esto para ti...

Quiero que mezcléis bien. Es importante que todas las cartas

estén mezcladas, como si fueran ingredientes de cualquier plato.

Una vez que lo tengáis, quiero que dejéis las cartas

por aquí como queráis, en el orden que os dé la gana.

Hacia abajo siempre para que no se vean y como queráis.

¿Así extendidas? Incluso descolocadas.

Sí, como queráis, como queráis. Las revolvemos así un poquito...

Ahí están. Perfecto. De tal manera...

Mira a Juan Mari, parece que está repartiendo, ¿eh?

Yo soy muy "musista". Vamos a separarlas un poquito.

Es interesante, vamos a usar el elemento fundamental

del plato que acabamos de cocinar con Pilar, que es la alcachofa.

Entonces, mirad lo que vamos a hacer...

En este momento, ¿vosotros pensáis que yo puedo saber

dónde están las cartas? Es imposible, ¿verdad?

Quiero que cojas una alcachofa. Una.

Sí. Un tupinambo.

Y otra alcachofa. Muy bien.

Hagamos una cosa, quiero que dejéis los productos en cualquier carta.

¿Encima? Sí.

Totalmente al azar. Bien, lo veo muy claro.

Perfecto. Donde quieras. Te lo voy a poner un poco difícil.

Un poco difícil, perfecto. Mirad lo que vamos a hacer...

El resto...

Fijaos, no hago trampa. Hago así.

En este momento, tres cartas completamente elegidas al azar.

Bien, entre las tres cartas, nos tenemos que quedar con una.

Yo no sé cómo hacer...

Quiero que entre los tres hermanos, supongo que un negocio

que habéis sacado adelante entre los hermanos,

habéis tenido que tomar muchas decisiones

y mucho más complejas que estas.

Entonces, hace falta que nos quedemos con una carta.

Entonces, como es relacionado con la cocina, que sea Pilar.

Me parece correcto. Pilar, ¿tupinambo o alcachofas?

Bueno, pues la alcachofa.

El tupinambo lo quitamos, ¿no? Perfecto...

O sea, esta carta la vamos a quitar. De las dos alcachofas,

¿con cuál nos quedamos? Con esa.

Con esa, perfecto. O sea, esta de aquí la quitamos.

Perfecto. O sea, que tenemos aquí una alcachofa.

Nada más que una alcachofa. Muy bien.

Mirad lo que voy a hacer. Lo voy a hacer muy claro.

Mirad. Como os dije, es una baraja completamente en blanco.

Una baraja completamente en blanco, excepto una carta,

que es el 3 de corazones. Mirad,

todas las cartas completamente blancas, todas...,

absolutamente todas.

De verdad, habéis puesto la alcachofa donde habéis querido.

Sí, sí. Completamente de verdad,

yo no os he condicionado. No, está claro.

Habéis elegido libremente. Así es.

Mirad si este lugar es mágico que de las 52 cartas...

habéis elegido exactamente... Pues un aplauso, majo.

-Yo creo que te hemos elegido a ti para incorporarte

en nuestro equipo de cocina. -Encima, es mi carta preferida,

el corazón, el amor, el 3 de corazones...

Me he quedado impresionada.

(Música)

A 24 km de Pamplona, nos encontramos con Puente la Reina,

una villa medieval cuya historia está íntimamente ligada

al Camino de Santiago. Aquí se unen los dos principales caminos,

el que viene de Roncesvalles y de Somport.

Alfonso I el Batallador funda este pueblo-calle en el siglo XII.

Poco a poco, va desarrollándose un núcleo urbano en torno al camino

que se dirigía al puente. Que mandó construir, según dicen,

una reina, doña Mayor de Castilla, esposa de Sancho el Mayor.

(Continúa la música)

Con el hotel Tres Reyes a mi espalda,

la iglesia de San Lorenzo, donde se encuentra la capilla

de San Fermín, justo a mi derecha, me dirijo al parque de la Taconera.

Son 90 000 m² de una variedad de árboles espectaculares.

La verdad que es uno de los espacios públicos verdes

más importantes de la ciudad. Vamos a conocerlo

porque, además, os quiero presentar alguna escultura

que es muy interesante.

(Música)

Se trata de la Mariblanca, una escultura muy querida

por la ciudad de Pamplona. Es una escultura

de finales del siglo XVIII que representa

una alegoría a la abundancia. Originalmente no se encontraba aquí,

se encontraba en la fuente de la plaza del Castillo;

pero, al derribarse y debido a la importancia que tenía

para todos los vecinos de Pamplona, se trasladó justo aquí.

Creo que es un sitio muy especial para despedirme de todos vosotros.

Me despido de vosotros y de una ciudad que me ha acogido

por los brazos abiertos. Una ciudad que me ha sorprendido

por su cultura, por su gastronomía, por sus gentes...

Una ciudad de la que aún no me he ido,

pero estoy seguro de que muy pronto volveré.

(Música animada)

Miguel dice adiós a Pamplona soñando con la gente

que le ha cogido, le ha mostrado su ciudad

y le ha hecho probar una de las gastronomías más ricas

del país. Nos hemos dado cuenta hoy,

gracias a ti, Pamplona, que lo que hace grande

a una región es su historia, sus tradiciones

y las huellas que han dejado en la gente a través de los siglos.

Te decimos hoy adiós,

pero pronto volveremos a juntar nuestros caminos.

(Continúa la música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pamplona

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país mágico - Pamplona

31 mar 2019

Pamplona es hoy nuestra ciudad mágica. Descubrimos los orígenes de esta ciudad histórica, por qué tuvo que protegerse con una gran muralla y cuál es la importancia de su Catedral. También sabremos cómo se ha recuperado uno de los castillos mejor conservados de España, cuál es la receta más innovadora

ver más sobre "Un país mágico - Pamplona" ver menos sobre "Un país mágico - Pamplona"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos