www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5224738
Para todos los públicos Un país mágico - Logroño - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Este es Miguel de Lucas,

el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, las gentes, el arte

y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades.

(Música)

Logroño es hoy nuestra ciudad mágica.

(Música)

Descubrimos qué son los Calados,

y cómo Logroño se ha convertido en la capital mundial del vino.

Bueno, los Calados son como cuevas

donde se hacía todo el proceso de elaboración del vino

y, sobretodo, se guardaba.

Por qué la iglesia de Santiago

tiene un importante papel en el Camino de Santiago.

Sería un paso obligado

para todo peregrino que llega a la ciudad de Logroño.

Para hacer devoción al santo.

También conoceremos la historia de uno de los generales españoles

más importantes, Espartero.

¿Cómo es posible que el submarino lo investigase un logroñés?

O cuáles son los otros usos que tiene el vino de La Rioja.

Este es un tratamiento de vinoterapia.

Aproximadamente, hace dos décadas, se empezaron a utilizar

este tipo de tratamientos.

Bienvenidos a "Un país mágico".

(Música)

(Música)

Logroño es la capital de La Rioja y tiene muchísima historia detrás.

Algunas teorías

sitúan sus orígenes cerca de las ciudades romanas

de Vareia y Cantabria.

Estas ciudades se habrían originado al amparo del Ebro

alrededor de los pasos o vados que hacían posible

cruzar el gran río

para que las mercancías

continuaran su ruta.

(Música)

La importancia del Ebro fue tal en su origen

que el nombre de Logroño, viene del celta "grono"

que significa "paso del río".

(Música)

Su posición fronteriza entre los reinos de Castilla,

Navarra y Aragón,

convirtieron la ciudad en motivo de fricciones y batallas

que terminaron con la ciudad,

formando parte del territorio castellano

y honrada con los títulos de "muy noble" y "muy leal".

(Música)

En las calles de esta ciudad, con tanto que contar,

está ya Miguel, buscando las mejores historias.

(Música)

Estoy en la llamada Fuente de los Peregrinos.

Y es que, estas tierras,

son de obligado paso para miles y miles de peregrinos

que decidían parar justo aquí

a descansar y refrescarse. Y lo hacían, además,

al cobijo de la iglesia más antigua de Logroño.

Se trata de la iglesia de Santiago el Real

que ahora vamos a conocer.

(Música)

(Continúa la música)

Hola. Muy buenas, ¿qué tal?

¿Qué tal? Bien.

Mira, venía paseando, imaginándome que yo fuera un peregrino

y que estuviéramos en el siglo XVI.

Al llegar aquí, esto sería una cosa muy importante, ¿verdad?

Pues sí, sería un paso obligado, como lo es ahora,

para todo peregrino que llega a la ciudad de Logroño.

Que llegan por el Puente de Hierro

y tienen que cruzar siempre por esta iglesia de Santiago el Real

para hacer devoción al santo.

Es casi obligado el paso. Claro.

Ahora que hablas de Santiago, vemos dos figuras.

Son Santiago las dos, en diferentes momentos. Cuéntame.

La de Santiago que veis ahí,

es el típico Santiago con el blasón, con las vieiras,

bien entronizado ahí. La de arriba es Santiago

el apóstol ya, que se aparece en la batalla de Clavijo.

Clavijo es un pueblo muy cerca de Logroño

a menos de 15 kilómetros,

donde el santo se apareció. Seguro que dentro

hay historias muy interesantes.

Sí. ¿Vamos a conocerla?

Para adentro. Vamos.

(Música)

(Continúa la música)

¡Qué curioso!

Yo he recorrido muchas iglesias en este programa

y me llama la atención, nada más entrar,

que estamos en un espacio casi, casi, diáfano.

Pues sí, se puede decir que es algo casi único.

Yo tampoco conozco muchas iglesias que no tengan ni una sola columna

en medio.

Estamos hablando de una iglesia con 48 metros de largo

24 metros de alto, y 20 metros de lado a lado.

Y presidida por la Cruz de Santiago,

que la tenemos ahí. Parece una espada, ¿no?

Es la cruz que identifica al santo. Me gustaría que fuera

un hecho histórico, pero sé que es una leyenda.

El apóstol Santiago, se apareció en esta misma iglesia.

Eso dicen... Eso dicen las leyendas. Claro.

La iglesia, a pesar de ser la más antigua de Logroño,

está encima de otra iglesia que estuvo antes.

Y se dice que en ese templo apareció el apóstol.

Yo he oído que aquí hay un tesoro que no está a la vista.

Habitualmente los tesoros,

suelen estar presidiendo el retablo mayor, aquí no.

Aquí no. Aquí se bajó del retablo mayor y está...

escondido ahí, en esa capilla. Es un Cristo del siglo XIII.

Vamos a verlo, venga. Sí.

(Música)

¡Qué capilla más mona! Sí, muy recogidita.

Sí, muy recogidita, y está este Cristo

que me llama la atención...

que es del siglo XIII.

Y no está restaurado. Nada, nada.

Está tal cual. Simplemente la cruz, que no pertenece al Cristo,

pero es el Cristo que presidía el retablo mayor,

el Cristo del Calvario, y se bajó aquí.

Y en estos mismos bancos, se sentarán

miles y miles de peregrinos, a hacer sus oraciones.

Sí, aquí viene la gente, es una capilla muy recogidita

está más caliente, los peregrinos vienen aquí a descansar.

Hablando de historia, la patrona de la ciudad,

la Virgen de la Esperanza,

es otro de los tesoros que tiene esta iglesia

y me gustaría conocer. Sí.

¿Puede ser? Vamos, adelante.

Pues venga.

(Música)

Bueno, pues aquí estamos, frente a otro de los tesoros

de la iglesia, la Virgen de la Esperanza.

Sí, la imagen que más devoción tiene para todos los logroñeses.

¿Sí? Sí, nos representa a todos.

Como nuestra patrona y nuestra alcaldesa.

Es un retablo muy bonito, la verdad es que llama la atención

porque, le hace una... especie de arco a la Virgen precioso.

Pero es pequeñito en comparación con el retablo mayor, ¿verdad?

Sí, así es.

200 años después, este retablo.

Que si no me equivoco, está muy relacionado

con la vida del apóstol. Sí.

En la parte inferior del retablo, podemos ver

cuadros de la vida de Santiago según "La leyenda dorada".

Luego a los laterales podemos ver las apariciones de Santiago.

La verdad es que de todo esto, me quedo...

con las sensaciones y los sentimientos

que los peregrinos tienen que tener cuando llegan aquí.

Porque todavía les queda mucho camino.

Muchísimo. Esto supone un pequeño punto

de inflexión para... recargar pilas y seguir adelante.

Así es. Como yo,

que voy a seguir adelante por esta maravillosa ciudad.

Adelante. Muchísimas gracias.

Gracias a ti. ¡Que vaya bien! Adiós.

(Música)

(Continúa la música)

Volamos hasta la localidad de Clavijo

a 15 kilómetros de la capital

para ver los restos de un castillo que tiene el mismo nombre,

y una gran historia que contar.

(Música)

El castillo ocupaba en su día, un total de 1000 metros cuadrados

de los cuales, 200 estaban edificados

y el resto descubiertos.

Tenía esta fortaleza una muralla de casi 100 metros

que llegaba a tener un grosor de casi 1,5 metros.

Esto es igual al grosor que tendrían

13 paredes de ladrillo juntas.

Además, 6 torres la defendían aunque, hasta hoy,

solo nos hayan llegado restos de 4 de ellas.

(Música)

Pero, lo más llamativo del castillo de Clavijo es...

su leyenda.

(Música)

Cuentan que el rey Ramiro I de Asturias

quiso terminar con el "tributo de las 100 doncellas",

que debían ser entregadas cada año al emir de Córdoba

como parte de un pacto de no agresión.

Las pretensiones del rey

terminaron en una contienda que, según la leyenda,

ganó gracias a que el apóstol Santiago

se apareció sobre su caballo blanco para apoyar a las tropas cristianas

que resultaron, finalmente, vencedoras.

(Música)

(Continúa la música)

Logroño, en sus inicios, era una ciudad de paso.

Por aquí, por estas mismas calles, pasaban los peregrinos

que llegaban a la ciudad.

Concretamente, por esta calle donde me encuentro

es la calle Rua Vieja.

Se trata de una calle muy especial

por muchos motivos, el que hoy nos interesa,

es porque aquí se conservan la mayor parte de los Calados,

esas cuevas subterráneas dedicadas a la crianza y elaboración del vino.

Hoy vamos a conocer una de las más antiguas.

(Música)

Hola, Judith, ¿cómo estás? Hola, ¿qué tal?

Muy bien.

Tenía muchas ganas de verte,

para que me contaras un poco la historia de los Calados.

Este es uno de los Calados más antiguos de Logroño del siglo XVI

y aquí podemos ver su portada...

O sea, esta portada que está aquí, esta entrada,

¿es del siglo XVI?

Sí. ¿Auténtica y original?

Es la entrada de la casa, con su arco...

Aquí, es calle. Sí, esto es la calle.

Y esto es la entrada del edificio.

Pues deseando conocer los Calados.

Pues si quieres entramos. Venga.

(Música)

Vamos a trasladarnos al siglo XVI.

En esta misma estancia donde estamos,

era donde se pisaba el vino, si no me equivoco.

Sí, aquí se depositaban las uvas

y entonces se metían dentro pues, dos o tres personas,

con pies descalzos.

¿Es cierto que hubo una época en la que aquí

el vino se consideró un ser vivo?

Parece raro, ¿no? Que un líquido sea un ser vivo.

Sí. Pues es un ser vivo.

Lo que pasó es que, incluso en el siglo XVI,

hubo un bando del ayuntamiento... La entrada

de carruajes, por la calle, no era permitido para no molestar.

Al vino. Al vino.

¡Qué curioso! Claro, porque tiene su lógica.

Si se producen ondas...

El movimiento, puede estropear el vino.

Y, entonces, el producto resultante de esta pisada es...

Mosto en camino de ser vino. En camino de ser vino, pues venga.

Vamos al siguiente paso. Aquí, después de que se ha pisado

la uva en esa zona de la izquierda,

se pasa aquí, se colocan las uvas que ya han sido

aplastadas, que parece que no tienen líquido,

se baja a través de un agujero hacia el Calado.

Que es lo que vamos a visitar ahora.

¿Vamos al Calado? Vamos al Calado.

(Música)

Aquí se respira otro, no sé... ambiente, ¿verdad?

Es otra cosa.

Y otra temperatura. Claro, estable imagino.

Estable, sí, sí.

No me digas que esos eran los agujeros por donde caía el vino.

Sí, es como una ducha, como si te duchases.

Sí, ¿verdad?

Claro, no caería al suelo. No.

Se colocaba una bolsa de... normalmente de piel de animal,

que era la comunicación con las barricas grandes o cubas,

como le llaman en alguna zona aquí.

Y entonces se rellenaba, se iban rellenando.

¿Había algún riesgo bajando aquí, al Calado?

Bueno, cuando se estaba fermentando... ese líquido,

lo que sucedía es que se desprende anhídrido carbónico

y se produce lo que llamamos, popularmente, el tufo.

Moría mucha gente. Actualmente, tienen mucho cuidado

en las bodegas grandes,

con poner ventilación.

Me siento un poco en deuda contigo.

Me has enseñado tantas cosas en tan poco tiempo que estoy,

créeme, no lo digo de mentira, estoy abrumado.

Y muy ilusionado por haber conocido esta historia.

Y, al estar en deuda contigo, creo que, como el vino

es magia y la magia es vino,

creo que la mejor manera que tenemos de despedirnos

es haciendo un pequeño juego de magia.

Pues, acompáñame. Gracias.

(Música)

Judith, después de este maravilloso paseo por este Calado,

como te decía, estoy en deuda contigo,

vamos a hacer un juego de magia donde las copas...

(Choque de copas)

Serán protagonistas.

Copas que suelen contener ese líquido tan especial

que tan arraigado está a esta tierra riojana.

Que es el vino.

Y, cómo no, también una baraja de cartas.

Es una baraja de cartas que, además, acabo de abrir,

desprecintar para la ocasión.

Los magos tenemos la costumbre de que siempre

que abrimos una baraja de cartas

mezclar la baraja.

Yo la he dejado como viene de fábrica.

Y te la voy a mostrar, mira.

(Ruido de cartas)

Así.

Habitualmente vienen colocadas picas, corazones,

rombos y tréboles.

Mira lo que vamos a hacer.

Voy a colocar en esta copa, del 1 al 10,

del primer palo que es el de picas.

Ahí está.

Del 1 al 10 de picas que dejamos aquí, ¿de acuerdo?

Así nadie va a tocar dentro de esta copa,

que ya contiene magia.

Porque ya tiene las cartas.

A ti te voy a entregar, para que con toda confianza,

mezcles del 1 al 10 de corazones.

Pero mezcla bien, ¿eh?

Mezcla bien, que descoloques el orden.

Mezcla todo lo que quieras.

No hay problema. ¿Lo tienes bien mezclado?

Sí. Dámelas hacia abajo, así.

Ahora, no sabes el orden de las cartas.

No.

Estas están colocadas pero las tuyas no.

Efectivamente. Mira lo que voy a hacer.

Dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez.

Tus 10 cartas, ¿de acuerdo?

Antes de eso me gustaría

que eligiéramos una carta.

Mira lo que voy a hacer.

Voy a pasar por aquí el dedo así,

y me dices alto cuando quieras.

Ahí. Mira.

Le damos la vuelta, ¿de acuerdo?

Y la dejamos aquí, así.

Para que haya una carta que esté dada la vuelta.

Y las colocamos aquí.

Hasta aquí, todo sencillo, ¿verdad? Sí.

Colocadas del 1 al 10 de picas y unas cartas

que tú has mezclado, mezclado y has descolocado.

Si te preguntara ahora mismo qué orden guardan,

no lo sabrías.

Ni yo ni nadie.

Mira lo que vamos a hacer.

Llevo algún tiempo en vuestra tierra

y siempre me he dado cuenta de la cantidad de historias,

tradiciones y leyendas que aquí tenéis,

pero si hay algo que me llama la atención

no es la magia que tiene la gente, no sé si a lo mejor

un poco vinculado el Camino de Santiago,

esa magia de los peregrinos, pero todas las personas

con las que me he encontrado en esta aventura

han sido muy especiales para mi y muy mágicas.

Mira, quiero que veas esto.

As de picas, ¿verdad?

Mira. Uno, dos y tres.

Es increíble, pero lo más increíble es que tú has mezclado, ¿verdad?

Sí. Mira.

La primera carta, coincide.

La segunda carta, coincide.

La tercera carta, coincide.

La cuarta carta, coincide.

La quinta carta, coincide.

La sexta carta, coincide.

Hubo una carta que elegiste completamente al azar entre las 10,

le dimos la vuelta. ¿Te acuerdas? Sí.

Esa carta es el 4 de corazones y todas,

absolutamente todas las demás coinciden. ¿Por qué?

Porque esta tierra es tierra mágica.

Es una transformación del vino con las cartas.

No sé. Magia, magia como el entorno donde estamos

en este calado tan bonito.

(Música)

En 1818 nace un riojano, Cosme García.

Quizá este nombre no os diga nada, pero cuando os cuente

que fue un inventor autodidacta y que 40 años después de su muerte

que, por cierto, murió arruinado, sus hijos consiguieron demostrar

que él fue el verdadero inventor del submarino.

¿Qué? ¿Cómo os quedáis?

Es una historia fascinante que ahora vamos a conocer

en la Casa de la Ciencia.

(Música)

Hola, Dolores. ¿Qué tal? ¿Qué tal? Bienvenido.

Muchas gracias. Me venía preguntando que no miento

si digo que el submarino fue inventado por vuestro paisano

Cosme García. Sí, así es.

Es la primera persona que patentó el submarino.

En el año 59 ya pidió en la oficina para los privilegios

de esa época, pidió que se autorizara ese privilegio

porque él tenía un modelo que lo quería patentar.

Lo probó en el puerto de Alicante con éxito en el año 1860.

Claro, pero esto que me cuentas es muy curioso

porque yo recuerdo que en el cole estudié que el inventor

del submarino fue Isaac Peral.

El prototipo primero es, efectivamente, de Cosme,

que lo patenta.

Monturiol también prueba su submarino un poco después

y sí que es verdad que Peral es el inventor

del primer submarino torpedero. Ajá.

200 años se cumplen de su nacimiento y se celebra

con una magnífica exposición que he oído hablar que están

los planos a partir de los cuales nació este invento.

¿Podemos verlos? Claro, por supuesto.

Venga, vamos.

(Música)

O sea que de estos dibujos salió el invento.

¿Este plano es original?

Este es un plano original del primer modelo de submarino

de Cosme García. Es un plano bellísimo, me parece a mi.

1858. Efectivamente.

Estamos en la mitad del S.XIX y lo verdaderamente novedoso

del invento de Cosme García es que lo fabricó en hierro,

un tonel de hierro que flotaba. Madre mía.

Vamos a seguir paseando y disfrutando de esta exposición.

(Música)

Antes hemos visto el primer plano, que se corresponde

con el primer modelo, y ahora el segundo,

que estoy imaginando en aquel año, en aquel puerto de Alicante,

el inventor con su hijo, eso ya es curioso de por sí.

Tuvo que ser muy especial ese día. ¿Cómo fue aquella prueba?

Bueno, él trabajaba habitualmente con los hijos.

Vieron que, efectivamente, un invento que medía 5 metros

de proa a popa con dos personas dentro

y sin ningún tipo de conexión con el exterior, se sumerge,

da vueltas por el puerto y, sobre todo, vuelve a salir

con vida y bien para los dos tripulantes.

Fue magia pura. Efectivamente.

Vamos a ver la réplica, si te parece, de este submarino.

(Música)

Estamos viendo todos los pasos.

Hemos visto antes los planos y ahora una réplica,

pero además, bastante fiel, ¿verdad?

Claro. Esta réplica, concretamente, la ha hecho

el bisnieto de Cosme García con todos los detalles

y que permite que el público se haga una idea más exacta

de cómo era aquel submarino.

Espero que este ratito con nosotros haya servido para poner aún más

de manifiesto la importancia de la figura de este paisano.

Seguro que sí. De este riojano, Cosme García.

Un placer. Muchas gracias. Venga, hasta otra vez.

(Música)

La sierra de los Cameros es un territorio situado

en la zona central-sur de La Rioja, en su frontera con la vecina Soria.

Esta sierra está dividida en dos partes con una orografía

y una vegetación marcadamente diferenciadas.

Por un lado está Cameros nuevo, un espacio que incluye

el parque natural de Sierra Cebollera

y que destaca por la densidad

de robles y hayedos nacidos al amparo del río Iregua.

En contraste, tenemos el Camero viejo,

una tierra más árida e inhóspita pero con espectaculares paisajes

como el del cañón del río Leza, una garganta de casi 7 kilómetros

que ha dibujado el río durante miles de años.

Quedan en esta parte de la sierra también algunas dehesas

con viejas encinas y robles, testigo del pasado ganadero

y trashumante de la zona, que se puede contemplar

desde la carretera o, mejor aún, caminarlo por arriba

desde la ermita de la Virgen del Cortijo

hasta las huellas de los dinosaurios.

(Música)

Estoy paseando por una de las calles más conocidas,

yo diría que casi la más popular, la Laurel.

Seguramente muchos de vosotros ya habéis estado aquí

disfrutando del ambiente y de su gastronomía,

pero ¿os habéis preguntado alguna vez por qué se llama así, Laurel?

Pues no os preocupéis, porque yo he quedado con Andrés Pascual

y él nos lo va a contar.

(Música)

Muy buenas. Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Nada, encantado. Gracias por invitarme.

Es un placer que me recibas en esta calle tan popular

de la ciudad de Logroño, una calle que tiene un nombre

un tanto especial, todo el mundo la conoce pero algunos no sabrán

por qué se llama Laurel, ¿verdad?

Cuando miras hacia atrás, en siglos, nunca sabes qué es realmente cierto

y qué es imaginado.

O sea que a lo mejor me vas a empezar a contar

una leyenda, puede ser. Ya sabes.

Nosotros construimos nuestra propia realidad.

Aquí se contaba que cuando Logroño estaba amurallado,

la muralla pillaba justo aquí detrás, esta era la zona más opuesta

a la zona más piadosa de las iglesias, ¿no?

Entonces aquí empezaron a establecerse

algunas prostitutas en las casas que había entonces por aquí

y, para avisar a sus clientes de que estaban libres y disponibles,

ponían un ramillete de laurel en la ventana.

Entonces dices, ¿y por qué los bares?

Porque, como se supone que había aquí unos cuantos clientes,

alguno que otro esperando, algún avispado tabernero

abrió sus puertas y empezó... ¡Qué visionarios los taberneros!

Nunca sabes dónde está el negocio.

Ahora mismo esta calle es una calle maravillosa,

llena de luz, llena de gastronomía, de ambiente, ¿verdad?

Sí, es una maravilla.

Una calle completamente limpia que es como quiero creer que es

el corazón de los riojanos y riojanas.

Hombre, desde luego que así es.

Yo he llegado a la ciudad y doy fe de ello.

¿Paseamos por la calle? Venga, vamos por ella.

(Música)

Y avanzando en el tiempo, aunque se sigue llamando

la calle del Laurel, por supuesto. Eso será ya para siempre.

La senda de los elefantes también.

Sí, ese es el nombre que le da mucha gente y se dice, claro,

cuando entras por allá, entras normal y cuando sales por el otro lado

sales dando tumbos y con una trompa de aúpa, ¿no?

Qué bueno.

¿Esto que está por aquí, por el suelo?

Sí, fíjate. Esto lo que representa son los meandros del Ebro

a su paso por La Rioja. Qué interesante, qué bonito.

El río viene y a su paso por La Rioja empieza a hacer estas curvas sinuosas

que son las que están aquí representadas a escala.

Pero tiene que haber alguien que te lo explique,

porque sino, de primeras, no...

Es que te puedes imaginar. Cualquier cosa, claro.

Cuando empezaron a ponerlo,

la gente decía: "pero por qué estáis rompiendo el adoquinado?".

No entendían... Es verdad, es verdad.

Esto te traslada siempre a esa visión del mapa por donde el Ebro...

Qué bonito.

Al final en La Rioja somos muy poquitos, ¿no?

Y es una provincia pequeñita, Logroño, también.

Lo sentimos todo como muy nuestro, y el hecho de poderte ver aquí

y caminar por tus campos... Hombre, es que el Ebro es un orgullo

para esta tierra. Esta calle es especial para la gente de Logroño,

pero para ti, tiene que ver un poco con el amor.

Hombre, sí, es que yo conocí a mi mujer...

Bueno, yo siempre digo que la vi por primera vez aquí.

Yo bajaba por allá y ella subía por aquí con unas amigas.

De esto hace 30 años, y desde entonces, es un icono para nosotros,

así como para todos los logroñeses, porque es un centro

de reunión social. Fíjate, yo escribí un cuento

cuando inauguraron la página web de la calle Laurel, que se llamaba

"El lugar donde era imposible sentirse solo".

Qué bonito. Y es que en esta calle,

el vino no se bebe, aquí se vive.

Y todo lo demás, es una calle para vivir, para compartir,

y es esta la luz que intentamos desprender al resto de Logroño,

y desde Logroño al resto de España.

Bueno, pues nada, ha sido un placer.

Mi padre me dice que allá donde fueres, haz lo que vieres.

Pues ya sabes. Voy a la oficina un momento.

Te dejo, ¿eh? Hasta luego, gracias por venir.

(Música)

Con el final de septiembre y los primeros días de octubre,

todo cambia en La Rioja.

Empieza la vendimia, y la provincia se vuelca con unas labores

que dan la vuelta al mundo por el producto que se crea,

y por los miles de turistas que convoca cada año.

Una de las zonas vinícolas de mayor calidad de La Rioja

es la localidad de Cenicero, nombrada por Alfonso XIII,

"Ciudad muy humanitaria" por el comportamiento ejemplar

en el accidente ferroviario de Torremontalbo en 1903.

El nombre de esta población, según la leyenda,

procede de las cenizas que antiguamente dejaban los pastores

en su estancia invernal en las orillas del Ebro,

donde establecían su campamento.

El trabajo en la vendimia significa mucho en esta región.

Es una mezcla perfecta entre tradición

y los más altos estándares de calidad y de innovación.

(Continúa la música)

(Música)

De todas las posibilidades que nos ofrece la cocina riojana,

he pensado que estaría muy bien hacer un plato de aquí,

de la tierra, un plato de cuchara, de esos contundentes.

Por ejemplo, patatas a la riojana.

Y por eso hemos venido a la casa de Ramón, ¿qué tal?

Para que me enseñe todos los secretos de este plato.

Bueno, es un plato muy sencillo, ¿eh? Te cuento...

Además para las patatas a la riojana,

los ingredientes fundamentales son patatas y chorizo,

pero si le echáramos cordero, aquí empezamos a discutir un poco.

Nos peleamos, entonces, porque ya podíamos decir que era rancho.

Nosotros nos centraremos en patatas a la riojana, venga.

En un recipiente, en una cazuela en este caso,

aceite de oliva virgen. ¿El fuego como está, potente o no?

El fuego está alegre. Alegre, venga.

Con fuerza. Así me gusta.

Cebollita... Yo voy a coger el ajito,

si no me equivoco. Le echamos un poquito.

No le eches mucho que si no... ¿Así te parece?

Perfecto, pa' Drácula. Venga, ahí está, perfecto.

Te acerco las patatas. Te voy a decir un truco, Miguel.

¿Para cortarlas te refieres? Sí. Hay que cortarlas de una manera

que haga el sonido... El romper.

Chascar la patata, porque saca la fécula de la patata

y eso hace que se ligue la misma receta

con la fécula de la patata, por lo tanto,

es un plato al que no hace falta añadirle ningún ligazón,

ninguna harina, y puede ser apto para celíacos y cualquier público.

Bueno, cebollita y ajo que vaya rehogando...

Huele fenomenal ya.

Vamos a meter la patatita.

Que no pare el fuego. Sí.

Pásame el choricito. Choricito, ¿de dónde es?

Riojano. Choricito riojano.

Pimentón y le damos dos vueltitas

para que se rehogue un poquito el pimentón.

Y agüita. Agüita, ¿que cubra la patata?

Que cubra la patata justamente. Y por eso, el fuego está fuerte,

para que no se apague. Claro.

Tenemos un pimiento seco, le hemos quitado las pepitas,

lo vamos a echar y una hojita de laurel.

Pimiento verde y rojo que había en el mercado esta mañana.

Lo dejaríamos cociendo, ¿cuánto tiempo?

Diez minutos minutos, tapado, a fuego fuerte.

Diez minutos a fuego mínimo y cinco minutos de reposo.

O sea que en 25 minutos, chas, magia y tendríamos...

Tendríamos esto que tenemos aquí ya preparadito.

Pruébalo, a ver qué te parece.

Ramón, pues me va a parecer, creo porque huele fenomenal...

Voy a probarlo yo también a ver qué tal esta.

(SABOREA)

¿Qué tal? Buenísimo, me encanta.

Nosotros siempre hacemos en el restaurante

un guiso de cuchara, cada día. Me encanta que con ingredientes

tan accesibles para todo el mundo y económicos

se pueda hacer un plato tan maravilloso como este.

El que no come bien es porque no quiere o no tiene tiempo.

Vamos a hacer una cosa. Como nosotros tenemos tiempo,

y queremos pasarlo bien, te voy a proponer algo

con dos elementos muy sencillos. Vale.

Tú con dos elementos sencillos has elaborado un plato maravilloso,

y yo voy a tratar de hacer lo mismo. Acompáñame.

(Música)

Ramón. Miguel.

Con dos elementos muy sencillos, ¿de acuerdo?

Una baraja de cartas y esto.

Quiero que lo examines, por favor.

Quiero que veas que no tiene absolutamente nada.

Pero, ¿por qué vamos a hacer esta magia con estos elementos?

Porque tú has utilizado dos elementos sencillos y accesibles.

Patatas y chorizo fundamentalmente, y yo quería hacer algo parecido.

Una baraja y otro elemento que fuera sencillo.

Vale, perfecto. Vamos al lío.

Una baraja que tiene 52 cartas, y la vamos a mezclar un poquito.

Te preguntarás por qué he traído yo este aparato.

Parece que es un aparato sencillo pero no lo es.

Mira, yo le voy a decir al aparato...

Le voy a decir: "10".

Mira.

Quiero que cuentes cuántas cartas hay aquí, por favor.

No, no puede ser. Despacito, sobre la mesa.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez.

Mola, ¿eh?

Pero claro, el 10 es un número que yo he dicho.

Pero entre el 10 y el 15, dime otro número, el que tú quieras.

12. ¿12 quieres?

Mira, bien sí. Da igual, 12.

Atención, ¿eh? Mira.

Por favor, quiero que cuentes cuántas cartas hay ahí.

No puede ser esto.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce.

Echamos la primitiva luego, ¿eh?

Recógelas, que vamos a intentar hacer algo más especial aún.

Vale. Mira, vamos a ver.

Entre 15 y 20, pónmelo difícil.

18. ¿18 quieres?

18, mira.

El 18 es un número difícil pero lo voy a conseguir

porque este aparato parece que es sencillo, pero no.

Es un aparato muy complejo. Mira, 18.

Cuenta.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez,

once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis, diecisiete y dieciocho.

Pero no sé...

Recógelas, por favor. Pero no solo eso.

Mira lo que vamos a hacer ahora.

Vamos a complicar. Los cocineros muchas veces tenéis muchas opciones.

Cogéis elementos básicos como son las patatas y el chorizo

y hacéis unas patatas a la riojana.

Estoy convencido de que si te pido que me hagas

un plato mucho más elaborado con estos mismos ingredientes

que hemos visto anteriormente, seguro que lo conseguías.

Podríamos. ¿A que sí?

Sí. Voy a intentar hacer lo mismo.

Hacer algo más difícil. Mira.

Una baraja bien mezclada.

Quiero que tú me digas: "alto" cuando quieras. ¿De acuerdo?

Dime: "alto". Alto.

Mira. Quiero que mires bien la carta.

La muestro ahí. Ahí está perfecto.

¿Tú la estás pensando, verdad? Sí.

Piénsala bien.

Fíjate. No corto, no mezclo, no hago nada de nada.

Uno, dos y tres.

¿Qué carta has pensado? No te lo puedo decir.

¿Por qué no me lo puedes decir?

¿Es el rey de tréboles? Sí.

¿En serio? Mola, ¿eh?

Pero lo que es más increíble aún para acabar,

fíjate. Es el rey de tréboles. Quiero que veas esto, mira.

¿Tú has examinado...? Sí, sí.

Pues mira, hay que mirar dentro.

Dentro, dentro hay algo.

¿Qué pone?, ¿qué pone ahí?

¿Pero cómo puede ser esto?

No es verdad. ¿Cómo lo has hecho?

Es imposible.

Si yo es la primera vez que me hacen un juego de magia,

la verdad, es que estoy súper sorprendido

porque no sé... Te queda cara de tonto.

¿Sabéis el truco vosotros o como va esto?

(Música)

En plena Gran Vía de Logroño encontramos este monumento

que recuerda a los riojanos más importantes.

Su nombre oficial es la fuente de los riojanos ilustres

aunque popularmente se ha conocido como "los espaldas mojadas".

Son ocho estatuas de bronce que a tamaño real representan al poeta

Gonzalo de Berceo con un libro, al rey García de Nájera

con un halcón posado en su mano izquierda

y Navarrete, "el mudo", con paleta de pintor.

(Música)

Miguel ya está en uno de los lugares

más queridos para los riojanos.

Pues, efectivamente.

Estoy paseando por el paseo Príncipe de Vergara,

que aquí en Logroño todo el mundo lo conoce

como "el paseo del espolón".

Fijaos bien. A mi izquierda podéis ver el anfiteatro,

llamado "la concha del espolón", pero hoy me quiero detener

en una estatua que llama fundamentalmente mi atención.

Se trata de un general muy importante, el general Espartero.

(Música)

Y, ¿quién era el general Espartero?

Joaquín Baldomero Fernández Espartero Álvarez de Toro

era su nombre completo.

Espartero fue un hábil militar en el campo de batalla

con un importante papel en la victoria del ejército isabelino

en la primera guerra carlista.

Además, fue soldado en la guerra contra la invasión francesa

y oficial durante la guerra de la independencia del Perú.

Herido hasta en ocho ocasiones en el campo de batalla,

destacó por ser muy exigente, hecho que le llevó a ser presidente

del consejo de ministros en dos ocasiones,

e incluso regente durante la minoría de edad de Isabel II.

Espartero es hoy toda una leyenda.

(Música)

La estructura monumental pesa nada más y nada menos que 11 900 kilos

y os cuento, a modo de curiosidad, que en España hay otras dos,

donde él nació, en Calatrava, provincia de Ciudad Real,

y en Madrid que está situada junto a la puerta del Retiro.

Mirad. La de la puerta del Retiro en Madrid

el sombrero lo lleva la mano y aquí lo tiene puesto en la cabeza,

pero hay algo que hace que las tres sean iguales,

de alguna manera quiero decir, porque las tres han ayudado

a que en España hay un dicho popular

que dice: "tienes más... que el caballo de Espartero".

Yo ahí lo dejo.

(Música)

A pocos metros está la calle Rúa Vieja,

una de las más antiguas y queridas de la ciudad.

Aquí tenía su casa el general Espartero

que, entre otros títulos, era el duque de La Victoria.

Su mujer desfiló por toda la calle el día de su boda

y fue todo un acontecimiento para la ciudad.

Paso de peregrinos desde tan antiguo como llega la historia.

En esta calle han nacido también personajes ilustres

como el cantaor Pepe Blanco, todo un fenómeno del cante

del siglo pasado y que llegó a codearse con estrellas

como la mismísima Lola Flores y Manolo Caracol.

(Música)

Estoy en el inicio de la famosa calle De Portales.

Además de ser una calle de las más transitadas de la ciudad de Logroño

aquí, hace más de 400 años sucedió un hecho

que, lamentablemente, fue verdad.

¿Os suena el tema de las brujas de Zugarramurdi?

Pues hoy vamos a conocer su verdadera historia.

(Música)

Hola, Marcelino. Qué tal.

¿Cómo estás? Muy bien.

Como me gusta a mí charlar con periodistas

y aún más, licenciados en historia,

porque la historia de las brujas de Zugarramurdi

es que es apasionante, ¿verdad? Sí, sí.

Además es una historia muy conocida, incluso a nivel mundial.

A partir de este momento,

¿vamos a hablar de historias o de leyendas?

No, en realidad es historia. Esto ocurrió aquí, aquí además.

O sea, que aquí mismo, hace poco más de 400 años...

408 años. ¿Qué sucedió?

Bueno, pues sucedió que por la zona de los Pirineos,

en Zugarramurdi, pues hubo una serie de delaciones,

se creía que había brujas, que hacían aquelarres,

que hacían fuego, que aparecía el diablo.

La Inquisición fue hacia allá, detuvieron a 50 personas

y las trajeron aquí, a Logroño, que es donde estaba

el tribunal de la Inquisición para la zona norte.

Las meten en el palacio de la Inquisición,

que está muy cerquita del río, y ahí pues las someten

a todo tipo de torturas, interrogatorios,

hasta que al final confiesan, efectivamente, que eran brujas

aunque luego se verá que no lo eran.

Se celebra el juicio y después del juicio

hay que leer la sentencia.

Sí, efectivamente, la sentencia, después del juicio se lee,

precisamente aquí al lado.

Vamos a ir al lugar donde se leyó. Exactamente.

(Música épica)

Bueno, pues aquí mismo donde estamos,

se leyó la sentencia del auto de fe,

aquí estaba el antiguo Ayuntamiento de Logroño,

y desde sus balcones salieron los inquisidores

y leyeron la sentencia que condenaba a la hoguera

a 11 personas, 6 murieron quemadas,

y 5 murieron.

Lo que más llama la atención a la gente son dos cosas,

la primera, que no es una leyenda, como mucha gente cree.

Es historia real. Historia pura y dura,

y luego también, por otra razón, porque esto fue

que uno de los inquisidores no creía

que hubiera verdaderamente brujas en Zugarramurdi,

volvió a la zona del Pirineo navarro, y efectivamente,

se dio cuenta y demostró

que todo había sido una histeria colectiva,

con lo cual, esto fue el principio del fin de la Inquisición.

Pues nada, un placer, Marcelino. Muchas gracias a ti.

Muchas gracias por ilustrarme con esta maravillosa historia.

Un placer, muy amable, gracias. Muchas gracias, adiós.

(Música)

(Música)

Briñas es, probablemente, una de las localidades

con más historia de La Rioja. Según dicen aquí,

ya había asentamientos desde la edad de hierro,

esto es aproximadamente 1200 años antes de nuestra era,

la zona estaba poblada.

¿Y por qué se instalaron estos pueblos en la zona?

El territorio que ocupa la localidad está muy cerca

del paso natural de las Conchas del Ebro,

un punto geográfico en el que el Ebro atraviesa

la Sierra del Toloño, y da lugar a un llano

que comunica el País Vasco con La Rioja.

Este lugar ha sido durante siglos un paso natural

de personas y mercancías, incluso puede que fuera por este paso

por el que llegaron las semillas de las primeras vides desde Francia.

Ya en el siglo XIV, la localidad fue comprada por Haro.

La situación se mantuvo hasta que 300 años después,

consiguió ser independiente tras largos pleitos.

Hasta hoy nos han llegado testigos de su historia,

como la iglesia barroca de la Asunción,

el Humilladero del siglo XVII, o los restos de la de San Marcelo.

La vida y el desarrollo de Briñas ha ido de la mano del vino.

El siglo XVII fue muy importante

por la expansión del cultivo de la vid.

Desde entonces hasta hoy, su producción

es una de las más importantes de La Rioja.

(Música)

No hay mejor manera de fusionar cultura, arte y tradición

que con la jota riojana, así que ha llegado el momento

de conocer un poquito más esta manifestación folclórica.

(Música)

Hola, muy buenas. ¿Qué tal? Hola, buenas.

Ana Rosa, como investigadora del mundo del folclore,

¿qué significa la jota riojana para ti?

Pues para mí, personalmente, significa mucho,

porque llevo toda la vida vinculada a este mundo,

primero como danzadora y ahora ya como investigadora,

porque la tradición de las danzas, tanto en Logroño

como en toda La Rioja es muy fuerte, y la pena es que no hay mucha gente

que se esté interesando por investigarlo,

y bueno, pues estoy en esa guerra. Tenemos a los danzadores,

y a los gaiteros, que no tienen gaita,

eso me llama la atención, tienen dulzaina,

pero también se les llama gaiteros. En este caso tocan con dulzaina,

lo que pasa es que en La Rioja es costumbre llamarles gaiteros.

Estoy viendo que hay diferentes generaciones aquí, ¿verdad?

¿Cómo es tu nombre? Allende.

Allende, ¿qué significa para ti cuando bailas una jota?

Para mí es algo muy importante, al final es algo

que llevo haciendo desde muy pequeña,

creo que tendríamos que vivir más las tradiciones de nuestra zona,

donde nacemos, y para mí, cuando son fiestas de aquí,

salir con el traje de bailar pues me encanta.

¿Qué van a bailar y qué van a tocar? Van a bailar la jota de Logroño.

En Logroño hay una danza, la danza de Logroño,

y la jota de Logroño. Venga, vamos a ver.

(Música folclórica)

(Música)

Volamos hasta Anguiano, a solo 50 km de la capital.

Una localidad en plena Sierra de la Demanda,

que nació al abrigo de su famoso cenobio,

el monasterio de Valvanera.

¿Y qué motivó la construcción de este monasterio justo aquí,

a orillas del río Najerilla?

Cuenta la leyenda que un bandolero llamado Nuño

trató de atacar a un agricultor, pero al ver su cara de humildad,

se puso en su lugar y se arrepintió. Decidió entonces cambiar su vida,

hacerse religioso y vivir en una cueva.

Según dicen, más tarde un ángel le indicó el lugar

donde había aparecido una talla de la Virgen,

y fue alrededor de este lugar donde se originó el monasterio.

La construcción primitiva dio paso en el siglo X

a los monjes benedictinos.

En su origen hubo una iglesia visigótica,

luego, una prerrománica del año 1073,

otra románica en el 1183, de la que se conserva la torre,

y finalmente, la Iglesia que podemos ver hoy, del siglo XV.

(Música)

La evolución del vino en estos últimos años

ha sido algo espectacular, el vino ya no solo se bebe,

el vino se siente, se percibe, se disfruta de otras maneras.

Un claro ejemplo son los tratamientos de vinoterapia.

Hoy he querido quedar con una pareja a la que le voy a proponer

algo especial, quiero sorprenderles con un efecto de magia.

Si lo consigo, ellos me harán partícipe

de un tratamiento de vinoterapia en un spa

donde el vino es el protagonista.

(Música)

Bueno, chicos, pues nada, vamos al lío.

Tenemos un trato, si os consigo sorprender,

me hacéis partícipe de vuestra primera sesión

de vinoterapia, ¿de acuerdo? (A LA VEZ) Vale.

Cuando uno viene a un spa, parece que se detiene el tiempo,

se está tan a gustito con los tratamientos

que se detiene el tiempo, y en torno al tiempo

vamos a hacer una pequeña experiencia.

Os voy a pedir que penséis algo, ¿de acuerdo?

Vale. Entonces, Imanol,

quiero que pienses una hora, te voy a pedir que sea una hora específica,

la 1:01, las 6:57, la hora que tú quieras, ¿de acuerdo?

Aquí tengo un reloj, no quiero que lo veáis todavía,

está así, de espaldas, para que nadie lo pueda ver.

Pero también, estaros muy atentos para que nadie lo toque,

lo cambie y nadie se acerque. Si alguien hace eso,

en cualquier momento, hacéis: "¡Eh!" que os estoy viendo, ¿de acuerdo?

Y tú quiero que pienses, para no pensar la misa hora,

quiero que pienses una hora en punto o y media.

Vale.

¿Se ha entendido? Vale.

¿Qué hora has pensado? Las 8:05.

Las 8:05, perfecto. Muy bien, las 8:05, que no se te olvide,

las 8:05, y contigo, mira lo que vamos a hacer,

quiero que me digas la hora que tienes pensada.

4:30. Las 4:30, es una hora muy bonita.

8:05, 4:30. ¿Había alguna posibilidad que yo supiera esto?

(LOS DOS) Ninguna. Vale. Mira, vamos a empezar.

8:05, no se te olvide. ¿Por qué has pensado las 8:05?

Porque es la hora que salgo de trabajar.

Ah, muy bien, una hora muy feliz, entonces, ¿no?

Por eso. Muy feliz por tener trabajo,

quiero decir. Venga, vamos allá. Una baraja que tiene 52 cartas,

no sé si se puede ver bien ahí, 52 cartas diferentes,

y te voy a pedir que te fijes en una.

Dime cuando tú quieras.

Ya. Mírala bien. ¿Sí, está bien?

Perfecto. ¿Te gusta la carta? Me gusta.

¿Es de picas, de rombos, de corazones, de qué?

De corazones. Muy bonita entonces, ¿no?

Preciosa. Voy a tratar de buscarla.

¿De acuerdo? Déjame.

(TARAREA)

Sí, creo que la tengo.

(Música)

Tu carta es la dama de corazones. Sí.

¿Es la dama de corazones? (RÍE)

Mola, está bien, ¿no? Pero fíjate, además has pensado en las 4:30.

Eso es, sí. Esto no te lo vas a poder creer,

la gente en casa pensará que estamos compinchados, pero no es así, mira.

¿Qué? (RÍE)

-Buah...

Las 4:30. No se borra, ¿no?

-Qué fuerte. Imanol, también hay para ti.

Tú has pensado en las 8:05, porque es la hora que sales de trabajar.

Aquí tengo un reloj.

¿Tú sabes la hora que marca este reloj?

Me imagino que las 8:05.

Pues eres una persona que tiene mucha imaginación, porque mira.

Hostia, qué fuerte.

Quiero que veas que este reloj solo, precintado completamente,

marca las 8:05, y este, las 4:30.

¡Madre mía, impresionante! -¡Madre mía!

No, aplausos, no, el trato. Tenemos un trato, ¿verdad?

¿Me hacéis partícipe de vuestra experiencia en vinoterapia?

Creo que os he conseguido sorprender.

Sí, por supuesto. -Nos tienes que contar el truco.

Nos vemos ahora cuando estéis listos.

Venga, hasta ahora. (LOS DOS) Hasta luego.

Es una pasada, no sé, nos ha adivinado la hora.

-Yo no sé cuándo ha podido hacerlo, pero vamos, es que le estaba mirando

todo el rato a ver si le pillaba, pero no había manera.

(Música)

Qué calor hace aquí. Me voy a quitar la chaqueta

con tu permiso, ¿eh? Muy bien, quítatela.

Mira Raquel, qué a gusto está.

Bueno, esto es un tratamiento de vinoterapia

que hacemos en el spa.

Hace más de dos décadas se están utilizando

las propiedades de la uva, aparte de ser nuestro menú,

de nuestro gourmet, aparte, tiene muchas propiedades estéticas,

muy beneficiosas para la piel. Tiene polifenoles,

que son antioxidantes, tiene resveratrol,

es también antiedad, y la viniferina que es muy buena para las manchas.

Está utilizando, digamos, la cremita que nace

de la propia uva. Sí.

No hay ninguna crema externa. En esencia pura.

Uva en esencia pura. Lo que está haciendo ahora

es un exfoliante, que el mismo azúcar de la uva

nos ayuda a eliminar todas las células muertas.

Raquel, ¿qué tal, bien? Vamos a ver a Imanol,

que lo tenemos un poco abandonado. Vamos a ver a Imanol.

Que a él le vamos a hacer otro tratamiento con tu compañera,

que está basado en... En una envoltura.

Después de una exfoliación que nos elimina

todas las células muertas, lo que tenemos que conseguir

es una hidratación intensa, entonces, gracias a la envoltura,

todos los ingredientes y nutrientes que nos aporta,

quedará la piel perfecta.

Y esto que le está aplicando en la espalda, ¿qué es?

Es una envoltura de vino. De vino.

Con pepita de uva, con esencia de uva...

Huele genial. Huele como a uva.

Nunca imaginé que con la uva se pudiera hacer tantas cosas.

Sí, la gente de la vendimia, cuando empezaba con la vendimia,

notaban que las manos se les quedaban muy nutridas,

muy bonitas, entonces, a partir de ahí,

fue cuando se empezó a hacer todos los tratamientos con uva.

Bueno, chicos, aquí os dejo, que os relajéis,

que ha sido un placer. Vaya suerte tienen algunos.

Vaya suerte. Adiós, chicos. Adiós.

(Música)

"Ya estamos en Haro, que se ven las luces".

Eso es lo que decían las gentes al pasar por la villa,

¿y cuál es el motivo?

Haro fue la primera localidad riojana

en tener luz eléctrica en sus calles,

más de 250 luces que se encendían

y que resultaron toda una revolución a finales del siglo XIX.

Hoy Haro es, sin duda, la capital del vino.

Su barrio de La Estación tiene la mayor concentración de bodegas

centenarias del mundo. Además, la ciudad y sus gentes

están volcadas con la producción y promoción de este oro líquido.

(Música)

(Música)

Ha llegado el momento de despedirse, pero esto no es un adiós,

tan solo es un punto y seguido, pienso volver a estas tierras,

seguir disfrutando de sus gentes, de su cultura, de su tradición,

y cómo no, de su vino. Os invito a que vengáis a conocer La Rioja,

Logroño, y descubráis por qué esta tierra

es una tierra de pura cepa.

(Continúa la música)

Miguel dice adiós a Logroño,

atrapado por su hospitalidad infinita.

Juntos hemos descubierto cómo la historia ha pasado por aquí

dejando sus huellas imborrables,

cómo el vino ha pasado de ser un licor

a ser una auténtica forma de vida.

Cómo cada persona que ha pasado por los miles de caminos

que cruzan La Rioja, ha dejado aquí lo mejor de sí misma.

Espero, Logroño, que pronto volvamos a percibir tus aromas,

te volvamos a saborear, a ver, a escuchar,

y sobre todo, a sentir.

(Continúa la música)

Un país mágico - Logroño

19 may 2019

Este es Miguel de Lucas , el mago más cucrioso que viaja por España contando las tradicioones , la ccultura ,las gentes,el arte y la historia escondida en nuestros pueblos y ciudades. Logroñoe es hoy nuestra ciudad mágica.descubrimos qué son los calados y cómo Logroño es la capital del vino.

ver más sobre "Un país mágico - Logroño" ver menos sobre "Un país mágico - Logroño"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Salvador Guillén

    En el minuto diecinueve del programa dedicado a Logroño, sale sobreimpresinado en la pantalla que Cosme García nació en 1918. Realmente fue un siglo antes, en 1818 de lo contrario no podría haber patentado su invento en 1860. Un saludo

    20 may 2019