www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4622039
Para todos los públicos Un país mágico - Granada - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

"Hola, soy Miguel, aunque todos me conocen como Miguelillo.

Aventurero, intrépido y siempre con un as en la manga,

mi magia.

Me pongo en marcha para mostraros las 52 provincias de España

de una manera muy especial.

Hoy turno para Granada.

Reviviremos las leyendas de la famosa Alhambra".

Sintió el susurro de que su mujer le estaba engañando.

"Nos rendiremos al embrujo de las cuevas del Sacromonte.

Cantaremos con Lori Meyers.

(CANTAN) "No lo decidimos, pero siempre da calor".

Y muchas cosas más.

Ah, en cada destino dejaré siempre una carta de mi baraja

hasta completarla entera.

Aquí comienza una nueva aventura

de "Un país mágico".

Todo empieza aquí.

(Flamenco)

Eso le digo a la luna, vivir contigo no puedo.

"Nuestra primera parada es la ciudad de Granada.

El legado artístico del reino nazarí del que fue capital

entre los siglos XIII y XV. Es enorme.

La mayor parte de la Alhambra, el Generalife

o el Alcázar Genil son algunos de estos ejemplos.

Como decía el gran Machado,

todas las ciudades tienen su encanto.

Granada el suyo y de todas las demás.

Nadie olvida jamás la primera vez que vio la Alhambra.

Es la construcción árabe más espectacular y famosa del mundo.

Para muchos, incluido yo, desde luego,

la octava maravilla de la tierra.

Si no habéis venido, ¿a qué esperáis?

La belleza de la Alhambra nunca decepciona".

Durmiendo en la oscuridad...

Al llegar la madrugada, dormirme ya no puedo.

Yo quiero dormir.

Granada, calle Elvira, donde viven las manolas,

las que van a la Alhambra, las tres y cuatro solas.

Y es que la Alhambra es un sitio mágico.

Muy especial.

Esconde historias, leyendas y misterios.

Quiero que me acompañéis en este paseo.

He quedado con Juanma, una de las personas

que más sabe de la Alhambra.

Y ya me está esperando.

(Música)

¡Juanma! Hola, Miguel. ¿Qué tal?

¿Cómo estás, hombre? Muy bien.

Qué ganas tenía de conocerte

y de conocer un poco más en profundidad esta maravilla

que tenemos aquí en Granada.

Esto es increíble.

Estáis en Granada, estáis en este símbolo granadino.

Para mí es increíble.

¿La ciudad roja la podríamos llamar o no?

La ciudad roja.

Por ese colorcito rojo que tiene,

es por el que hicieron de esa arcilla que ellos utilizaban.

En los mismos cimientos, en la parte baja de la Alhambra,

sacaban todo ese material para la construcción

que da ese color rojo.

Por eso es la ciudad roja de la Alhambra.

Me gusta mucho hablar contiguo aquí por muchos motivos.

Pero también, tener este ruido de fondo, esto no es casualidad.

Era muy importante para ellos. Cuéntame.

En la Alhambra, te digo algo, Miguel.

No hay nada casual. ¿Nada?

Todo tiene un porqué.

Cada cosa que mires, cada sentido, cada relieve,

cada lugar tiene una historia. Te puedes imaginar.

Más de 10 000 historias que nos vamos a encontrar

de relieves, y sobre todo el agua.

El agua es esencial para ello.

Era vivir esa segunda vida.

Era el paraíso para ellos aquí. Terrenal, ¿no?

Por lo tanto, raro es el lugar de la Alhambra

que no te encuentres en una fuentecita el sonido del agua.

Para escuchar el agüita.

El agua estancada para ellos era como morir.

Necesitaban la vida y en todos los jardines, en todos los patios,

vamos a encontrar este sonido que nos va a acompañar en toda la visita.

¿Damos un pasito por aquí? Por supuesto.

(Música)

Más de 5000 personas vivían en la Alhambra, ¿verdad?

Exactamente.

Una pequeña ciudad entre soldados,

las personas que abastecían de alimentos.

Era una pequeña ciudad con más de 5000 personas ahí dentro.

Los gobernaba el sultán.

En este caso, ahora mismo estamos, aquí tenemos este fondo tan chulo.

Estamos en los jardines del Generalife.

Lo que era el espacio de esparcimiento.

El lugar donde desconectaba. Estamos un poco en el lado oeste.

Desconectaban ellos del día a día.

Este era el lugar de huertos, donde se plantaba todo.

Sobre todo, el sonido del agua. Era donde venían a desconectar.

O a conectar por ese otro lado.

(Música)

El patio de la sultana, ¿no, Juanma? Exacto. El patio de la sultana.

Tenemos un protagonista maravilloso. Casi nadie lo conoce.

Es ese ciprés. La gente pasa por aquí todos los días

pero no saben por qué está ahí,

Ni qué leyenda ni qué misterio tiene.

Claro, en realidad os ha llamado la atención por su tamaño

y da a entender que había un árbol que tenía muchos años,

pero lo que esconde detrás es alucinante.

Es alucinante.

Se habla que Boabdil, el último sultán,

el que abandonó todo este lugar, lloró una sola vez.

Abandonaba la ciudad, en ese suspiro del moro, en ese lugar,

se giró con su madre y su madre dijo: "No llores como una mujer

lo que no ha sabido defender como un hombre".

Lo que nadie sabe es que Boabdil ya había llorado veces previas,

y fue en este lugar, en este sitio, delante de ese ciprés que ahí tenemos

y casi nadie conoce esa leyenda.

Boabdil estaba absorto, estaba en sus últimos días.

Sabía que esto era el último bastión, y estaba obsesionado con defenderlo.

Pero no defender lo principal, que era el amor,

su amor, su sultana, Morayma.

Por lo tanto, Morayma un poco alejada de él

se buscó un refugio con otra persona y encontró un amor clandestino

vinculado a la casa de los Bencerraje de Granada.

Este era su lugar de recogimiento y encuentro con ese amor.

Encuentro furtivo.

Además, en este lugar, en este patio de la sultana.

De hecho, se llama así,para esconderse de Boabdil

y encontrarse amorosamente con ese amor nuevo.

Y, precisamente, junto a ese ciprés.

Una de las tardes vino Boabdil a retirarse también aquí.

De hecho, es el patio más alejado del Generalife.

Cuenta la leyenda, que pasando por delante de ese ciprés

sintió el susurro de que su mujer le estaba engañando.

No sabemos por qué,

pero ese ciprés le dijo lo que había pasado aquí.

Sin dudarlo, bajó a Granada y aniquiló a la familia Bencerraje.

Paseando por aquí, uno se siente más artista, con más responsabilidad.

Hay tanta historia en estas piedras, ¿verdad?

Es lo que estamos hablando.

Estamos en un lugar mágico.

Esas personas que se quieren empapar e incluso inspirarse

para todo lo que ellos quieran hacer, tienen que pasar por aquí

y empaparse de esto.

Y Federico García Lorca paseó por aquí, ¿verdad?

Federico paseó por aquí y se inspiró en todo lo que es la Alhambra

para inspirarse en todas sus obras y toda su historia.

Por lo tanto, es indiscutible.

Hay un teatro dentro de la Alhambra también, ¿verdad?

Es un teatro por aquí, desde el Generalife,

donde se realizan festivales y todo.

Donde hay mejor ubicación de arte que dentro de la Alhambra.

Acompáñame, que se me ha ocurrido... ¿No te importa?

Vamos a verlo.

En Viena hay cuatro espejos

donde juegan tu boca y los ecos.

Hay una muerte para piano

que pinta de azul a los muchachos.

"Qué mejor lugar que la Alhambra

para hacer mi humilde y mágico homenaje

a uno de los grandes genios granadinos

de todos los tiempos".

(Flamenco)

Es una maravilla estar aquí.

Es como el corazón cultural porque hay un festival de música Lorquiana.

Estamos ahora mismo, has dicho la palabra mágica, Lorca.

Lorca, Alhambra... Este espacio es creado para ello.

Como verás, es como una pequeña explanada,

pero esto se llena de sillas, de música y de recordarlo a él.

Una responsabilidad. Una responsabilidad, ¿no?

De hecho es eso. Recordar a Lorca porque sigue vivo.

En el corazón de los granadinos, sobre todo.

Mucha gente incluso afirma, es más una leyenda, misterio,

que no murió.

Que sigue vivo. Que no se ha encontrado el cuerpo todavía.

Hay un misterio todavía.

Pero mucha gente afirma que sigue estando vivo.

Con todo el respeto del mundo,

vamos a hacer un pequeño homenaje a Lorca

y a esa vida mágica que tenía. Perfecto.

Lorca siempre utilizaba sus ideas, sus inspiraciones, sus letras,

para hacer una magia.

Al igual que los magos lo hacemos con la baraja de cartas.

Voy a pedirte que examines esta baraja y que la mires bien.

Es muy importante que tengas la certeza absoluta

de que yo no sé dónde están colocadas las cartas, ni cómo están.

Te pido que mezcles bien. Mezcla bien.

Son 52 cartas. ¿Está? Okey.

¿Bien mezcladas, seguro? Sí.

Mira lo que vamos a hacer. Yo no voy a hacer más.

Quiero que cojas la primera carta. Te la pones en la otra mano.

Mírame a los ojos. Es el 10 de picas. Compruébalo.

Mola, ¿no? Mola.

Mola, mola. Esto no es nada. Esto lo hago todos los días.

Vale. Para empezar. Vamos a ir mucho más allá.

Quiero que cojas una carta. Tú la has visto, ¿verdad?

Sí, sí, sí.

Te voy a pedir que no la veas, porque a lo mejor la gente

está pensando que en algún reflejo que la he conseguido ver.

Mezcla de nuevo. Vale.

Coges una carta y te la quedas.

Solo cuando me dé la vuelta se la muestras a la cámara.

No antes ni después. ¿De acuerdo? Vale.

Coge una sin verla. ¿De dónde sea?

Donde sea. Del medio, del principio, del final.

La que tú quieras. Te la pones en la otra mano, ¿de acuerdo?

Vale. No sabes qué carta es, ¿verdad?

Nadie lo sabe. Dame el resto de la baraja, por favor.

Cuando yo me dé la vuelta, no antes ni después,

se la enseñas a la cámara.

La puedes mirar y se la enseñas a la cámara.

¿Está? Perfecto. Pon así la mano.

Déjame la otra mano. Déjame esta mano.

¿Sabes lo que hacía Lorca?

Lorca era un rey. Un maestro.

Tenía como...

Su corazón decían que era como un diamante.

Exactamente como el rey de diamantes. Mira.

Increíble. Increíble.

Pero lo más increíble de esto es que las barajas cuentan historias.

Has mezclado esta baraja, ¿verdad? Sí, dos veces.

Voy a mezclar así un poquito. Quiero que veas esto, mira.

Voy a intentar contar una historia.

El cinco del mes sexto, de junio, de 1898

nació un príncipe llamado a convertirse en un rey.

Nació Federico García Lorca. ¿Qué te parece?

Qué fuerte.

Corto.

Federico García Lorca perteneció a la generación del 27.

Baraja mezclada por ti. Totalmente. Dos veces.

En 1914 la historia de Lorca se aproxima a Granada.

Vino a Granada.

Dicen que paseaba por la Alhambra.

Un poquito después...

Voy a mezclar. Corto incluso.

Un poquito después viajó a Madrid.

En Madrid pasó algo curioso.

Conoció otros tres príncipes del arte español.

Alberti, Buñuel e incluso Dalí.

Qué pasada, qué pasada.

La historia de Lorca es internacional.

Yo sé que en el año 33 Lorca viajó a Buenos Aires.

Allí estrenó "Bodas de sangre".

¿Sabes que se representó más de 150 veces?

Escribió nueve libros de poemas. Me encanta "El romancero gitano".

Pero también escribió teatro. Unas 12 obras.

Cuenta la leyenda que a veces Lorca se quedaba en blanco.

Sí, se quedaba en blanco. Mira, mira.

Pero cuando paseaba por la Alhambra, hacía cosas que nadie sabía,

como por ejemplo, escribir canciones infantiles.

Una de las que más me gusta es "La tarara".

Mola, ¿no? Los vellos de punta. Increíble.

Seguimos otro poquito, porque mira.

Tuvo cuatro amores en su vida. Bernarda.

Mariana, Rosita y ahora sabrás por qué, también la luna.

Después de la luna, la historia se pone un poco más trágica

porque mira.

El 10 de agosto de 1936,

te suena la fecha, ¿verdad? Totalmente.

Todo se vuelve un poco más negro. Mira.

La pluma de color rojo con la que tantas veces había escrito Lorca.

Increíble, increíble. Esta es la historia de Lorca.

Nuestro pequeño homenaje a este gran artista.

Increíble. De verdad.

Baraja mezclada, cortada. Doy fe. Una pasada.

Una pasada ha sido conocerte a ti, Juanma.

Descubrir esta maravilla. A ti.

Increíble. Lorca está con nosotros, sí, señor.

Una pasada. Vivirlo así, con Lorca, donde estamos, en el lugar...

Los vellos de punta. He barajado dos veces.

Increíble. Y verlo con Lorca, toda su vida representado ahora mismo

en este poyete, con estas cartas... Emocionadísimo.

Emocionadísimo, de verdad. Gracias, gracias.

Lo siento por interrumpir,

solo he venido a preguntar.

Me dice que soy infeliz,

¿qué puedo hacer por mejorar?

"Continuamos nuestro viaje sobrevolando el macizo montañoso

de Sierra Nevada.

Su altitud máxima se alcanza en el pico Mulhacén,

el más alto de la península ibérica.

Con una altitud de 3478 metros de altura.

Las vistas desde aquí tienen que ser impagables".

Mi mundo, que es mi realidad.

Mi mundo, que es mi realidad.

Yo no necesito hablar para expresar una emoción,

me basta solo con mirar.

(Palmas, castañuelas)

En Granada, cuando llega la noche, las luces se encienden.

Aquí, en el barrio de Sacromonte donde me encuentro,

en las cuevas se canta y se baila durante las 24 horas.

Hoy va a ser una noche muy especial, porque voy en busca de mi duende

y a conocer la historia de una grande de España,

María la Canastera.

(Flamenco)

Hombre. Qué ambiente.

Hola, Luisa. ¿Qué tal? Hola.

La nuera de María la Canastera.

Y la nieta Macarena de María la Canastera.

Qué tal, ¿cómo estás?

Vaya ambiente tenéis aquí, ¿no?

Esto es un escándalo de cuevas de bonita y de historias que tiene.

Esta fue la casa de María la Canastera.

Esta fue la casa de mi suegra. Ella aquí vivió hasta que murió.

Ajá. Y mi suegro...

Ella tenía su vida su dormitorio.

La habitación que hay ahí, que nosotros la usamos de camerino.

Tenía otro dormitorio, ella tuvo tres hijos.

Y su cocina aquí.

Hacía su vida en este salón y lo utilizaba como nosotros,

para hacer el espectáculo.

Claro, todo el mundo sabe que María la Canastera.

fue una de las grandes del arte. Exactamente.

Pero ¿cómo la definiríais como abuela y nuera?

Mira, yo, cuando ella murió, estaba de novia con mi marido.

Entonces el tiempo que yo la conocí, no tuve ninguna queja de ella.

A mí me quería... Como una hija, como se suele decir.

Sí.

-Era una persona muy especial, era una persona supercariñosa.

Siempre estaba en su casa, hacía una olla de comida.

No tenía que conocer a nadie.

El que pasaba por ahí un plato de comida le daba.

Qué gitana más maja. Sí, sí.

Tenía una hospitalidad...

-Venían los basureros a barrer y decían:

"María, echa un vaso de vino". ¿Ah, sí?

Se metían los basureros aquí dentro, les echaba su vaso de vino

y les sacaba tapitas.

Una de las primeras veces que María la Canastera

salió a bailar lo hizo para Alfonso XIII.

Ella era artista desde muy pequeña.

Los turistas que vienen a vuestra casa por las noches,

vienen a ver la zambra. Exacto.

Los cantos y bailes autóctonos de aquí.

La zambra es originaria de aquí. Exactamente.

Son bailes moriscos, nosotros ya,

en la reconquista de los reyes católicos,

los gitanos los comercializaron.

Se afincaron en el barrio y lo comercializaron.

Pero esos cantos y bailes se hacen aquí, en el barrio.

No vayas a otro lugar a verlos, que no los vas a ver.

¿Solo aquí?

Solo porque está basado en la boda gitana.

Me gustaría, si es posible, que llamarais un poco

a la familia que tengáis, y antes de que empiece el espectáculo,

me gustaría hacer un juego con una cuerda.

No va a ser de guitarra, pero va a ser de una cuerda.

¿Os apetece? Claro.

Los vais a llamar y nos vemos aquí en un minuto.

Venga.

Vamos, venga. Familia.

(Flamenco)

Bravo.

He explotado, tú sabes bien,

y me he quedado en la cama...

"Los paisajes de la Alpujarra granadina

son, como podéis ver, impresionantes.

Debido a su geografía montañosa,

los pueblos se han tenido que adaptar magistralmente

a los desniveles, construyendo sus casas escalonadas.

Os prometo que estar aquí es como que el tiempo parece detenerse".

Continuamos el viaje y lo hacemos en Motril.

Considerada la capital de la costa tropical,

se asienta sobre una colina a los pies de la sierra de Lújar.

Goza de un clima subtropical,

propicio para el cultivo de frutos tropicales

que dan a esta tierra un toque, pues...

Cómo te diría yo... Un toque diferente".

Me encuentro en una de las fábricas de caña de azúcar

más importante de todo Motril.

Es que la vida de Motril está muy ligada a este producto.

Hoy he quedado con uno de los últimos monderos,

no solo de la costa de Granada, sino de toda Europa.

Con él me voy a adentrar en este apasionante y dulce mundo

de la caña de azúcar, pero, para ir abriendo boca,

os contaré que en el año 79, nada más y nada menos

que en esta misma fábrica, rodando una película,

estuvo el señor Connery, Sean Connery.

(Continúa la música)

Fernando.

Vengo muy ilusionado.

Voy a conocer al último mondero. ¿Cómo estás?

Bien, ¿y tú?

¿Qué es un mondero?

Es aquel que cortaba la caña de azúcar en el campo.

Aquí en Motril, en Salobreña y Almuñécar.

¿Y tú sigues haciendo eso?

Lo hacemos de un modo turístico, pero se sigue haciendo.

Para que no se pierda la cultura de Motril.

Es una tradición cultural muy importante.

Sí, algo milenario. Es una cultura milenaria.

Todo esto lleno de hierros, aparatejos, tornillos, ¿qué es?

Impresiona, ¿verdad? Muchísimo.

Estoy alucinando.

Este es el ingenio de la fábrica del Pilar.

Está considerado uno de los últimos ingenios,

y está dentro del patrimonio tecnológico de Europa.

Es una joya arquitectónica. Desde luego.

Si te fijas, aquí puedes ver todo el tren, el tren de molinos que tenían

para triturar la caña de azúcar.

Además, lo más importante de esta fábrica

es que tiene 10 máquinas de vapor. 10 máquinas de vapor.

La máquina de vapor fue un revulsivo para la caña de azúcar

en el siglo XIX.

Tengo una curiosidad que creo que la gente lo entendemos mal.

La caña de azúcar no se importó a España,

sino que se exportó desde España, ¿verdad?

Correcto.

La caña de azúcar la trajeron los árabes aquí, al mediterráneo,

y la trajeron en el siglo X.

Fueron ellos los que cultivaron la caña en nuestra vega.

A partir de ahí, Cristóbal Colón, en 1493,

fue el que sacó la caña desde aquí a Canarias

y de Canarias a República Dominicana.

Fue allí cuando se extendió todo el cultivo de caña.

Una vez que se hizo extensivo allí,

la caña vino de vuelta aquí con otras variedades.

No sé cuándo voy a tener otra oportunidad

de estar con un auténtico mondero.

Podríamos... ¿Quieres probarlo?

Si quieres, me acompañas y te enseño cómo se hacía

la corta de la monda.

¿Pero así, todo desde el principio de todo?

Desde el principio.

Pero te tienes que poner todo vestido.

¿De mondero, mondero? De mondero, si no no te contrato.

Venga, hecho. Hecho, vamos.

(Música)

Oye, ¿qué tal me ves, que no me has dicho nada?

Estás completo.

¿Cómo me sienta el traje de mondero? Perfecto.

¿El sombrero lo llevo bien o lo llevo torcido?

Colócame. Así, así y el fajín.

Ahora soy un mondero auténtico. Venga.

Veo aquí herramientas peligrosas para empezar.

No, mira. Te digo. Esto es una chuela.

Una chuela. Cógela.

Yo cojo la chuela. Y esto es un machete.

Venga.

La chuela del siglo XVIII, finales del siglo XVIII

y el machete del siglo XIX. Vale.

Dos formas distintas de cortar la caña.

Elige una. La chuela.

Bien. La más antigua. Hombre, por supuesto.

Te enseño. Adelante.

Dejamos el machete. Venga, dejamos el machete.

Déjamela un momento.

Te tienes que poner conmigo aquí. A ver.

Cogemos todas las cañas que podamos.

En este caso, vamos a hacer el simulacro.

La cogemos con una. La echamos en la pierna.

Oye, si cojo eso y lo voy haciendo a la vez, ¿o es diferente?

Venga, atrévete.

Coge esta. Eso es.

El pie fuera.

Impulsa la caña hacia tu pierna, y ahora,

tenemos que cortarlo más al ras posible del suelo.

Lo más cerca de la tierra, ¿no? Sí, pero en paralelo.

Mírame. Así. Y sale la caña.

Voy para allá. Venga, fuerte.

Ahí va. Ahora la tiramos en medio.

Échala ahí. ¿Sí?

Coge tú la tuya. Venga, esta es la mía.

Y esta es la mía.

¿No me habrás hecho como los magos, que me has hecho el cambio?

No...

Ahora cogería la piel, las hojas las vamos quitando.

Ahora la coges por arriba y la partes por donde parte la caña.

Has pinchado ya, ¿no?

Ahí está. Lo tiramos.

¿Esto lo vale? Esto no vale.

¿Ni para hacer cocido ni nada?

Échalo ahí.

Es el cabo o la ragua. Sí.

Esto lo comían los animales. Vale.

Vamos a coger una caña, la vamos a partir por la mitad.

Encendemos el trapiche y la vas a meter.

Oye, haz una cosa. Pásala tú primero

y luego ya, si me atrevo, la paso yo.

Venga, enciendo la máquina y la pasamos.

Con cuidado, porque hay que tener mucha precaución.

Aquí vamos a pasarla y partimos hasta el nudo.

Ya que están partidos, pasamos por la zona un poquito más estrecha.

Ah, vale, vale. Esto sí me atrevo.

Mira qué curioso, cómo cae.

Y ahora la vamos a pasar otra vez más, soltamos aquí y cogemos aquí.

Mira esta, si tú puedes. Esto sí puedo.

Vamos allá. Por aquí primero.

Exacto. Ahí está. Ahora por la otra rueda.

¿Por aquí? Sí.

Hay que darle aquí.

Paramos la máquina y tenemos el guarapo.

Lo vamos a filtrar, ¿te parece? Coge un vasito.

A ver si no se cae. ¿Sujetamos así?

Sí.

Ahí, que caiga abajo. Mira a ver cómo está eso.

¿Esto se puede probar? Sí.

Muchas gracias, va por ti.

Buenísimo.

Buenísimo, ¿eh?

Ponme un litro y medio que me lo llevo.

Pues vamos.

Último mondero, ha sido un placer conocerte.

Tenéis un Motril precioso y muy dulce.

Yo sabía que Motril era precioso, pero además dulce...

No veas.

Un patrimonio que esperemos que no se pierda.

Dame un abrazo. Un abrazo, cago en la leche.

Gracias.

El vaso te lo mando por correo. Venga, hasta luego.

(Música)

Yo no puedo darte lo que quieres,

porque soy errante.

Mi cabeza gira locamente

en sentido inverso...

"Sobrevolamos el geoparque de Granada.

Un territorio geológico y natural

que ilustra la evolución de un río y un lago

desde hace más de 5 millones de años.

Un tesoro para conocer la evolución

de los paisajes y ecosistemas de la tierra".

Cómo comprender

el principio del universo.

"Y por fin llega uno de mis momentos preferidos.

El de hacer magia por las calles de Granada".

Hola, ¿qué tal, chicos?

Hola, ¿qué tal? Soy Miguel.

Encantado.

Bienvenidos a la ciudad más mágica de España. Una de ellas. Granada.

Vamos a hacer una magia con un objeto.

Quiero que cojas esta moneda en tu mano.

Solo hay que frotarse un poco las manos

y la moneda aparece.

Vamos a hacer magia con una simple moneda.

Acérquense un poquito, por favor.

Esta moneda es muy mágica porque se queda en esta mano increíblemente.

Hagas lo que hagas, la moneda desaparece.

La moneda desaparece.

Aparece en la oreja. ¿A que mola?

Como a los niños, detrás de la oreja.

Quiero que se la enseñes bien a la cámara.

Te voy a pedir que escondas la moneda en una de tus dos manos.

Que la escondáis en una de vuestras cuatro manos.

Quiero que la enseñes bien a cámara para que puedan jugar en casa.

¿Estamos?

Me doy la vuelta, ¿vale?

¿Me puedo dar la vuelta? Sí.

Separa bien las manos, por favor.

¿Cómo es tu nombre? Brenda.

Brenda...

Aquí no está, está aquí, ¿verdad? ¿Sí? Da la vuelta.

Andrea, enséñame tus manos, porque tú no la tienes.

Aquí no está, está aquí, ¿no?

Aquí no está, Brenda. Está aquí, ¿verdad?

Sí.

Abre aquí, porque aquí no está. Está aquí, ¿verdad?

Abre la mano, que se vea bien.

Dale la vuelta, que se vea bien.

La moneda está aquí.

Abre la mano, que se vea bien.

Abre esta, aquí no la tienes. La tienes aquí, ¿verdad?

Abre, abre, abre, hay 50 % de posibilidades.

Ahora me doy la vuelta y puede estar en cualquiera de las cuatro manos.

Enseñad bien la moneda a cámara para que en casa puedan jugar

y la escondéis. ¿Está?

Abre las dos, abre las dos que no está aquí.

Aquí no la tienes, abre esta, la tienes aquí.

Una, dos y tres. Aquí no está, está aquí.

Abre la mano para que se vea, se compruebe.

Está aquí. Abre la mano.

¿Sabes lo que me ha pasado antes?

Que estaba haciendo este juego han dicho:

"Es que alguien del equipo, no sé de qué manera,

me lo puede estar diciendo". Vamos a hacerlo más difícil.

Coge la moneda.

Quiero que estás no se la enseñes a la cámara.

Ponéis la moneda detrás de vuestro cuerpo

y nadie de mi equipo va a saber dónde está la moneda.

Y podrá estar en cualquiera de las cuatro manos, ¿de acuerdo?

Os escondéis la moneda detrás de vuestro cuerpo.

Puede estar en cualquiera de las manos.

Por favor, poned así las manos.

Estando la vas a adivinar, la has cagado.

Átame, átame.

Venga, adelante.

Ya está. ¿Tenemos?

Vamos allá, separad bien las manos.

Andrea, vamos allá.

(Música)

Vale, vamos allá.

Aquí no la tienes, abre la mano.

Aquí tampoco la tienes.

Levanta esta, pero no la abras.

Brenda, toda la responsabilidad recae sobre ti.

Abre tus dos manos, que no la tienes.

Aquí no está y aquí tampoco. Aquí no la tienes.

Abre tus dos manos, que no la tienes.

Abre.

Aquí tampoco, está aquí, ¿verdad?

Hay dos manos arriba, ¿no?

Aquí noto que no la tienes. Aquí notas que...

Abre, abre. Y aquí la tienes, ¿verdad?

Abre, abre.

Abre tu mano, en esa, que tú no la tienes.

Está ahí. Mola, ¿no?

(Aplausos)

Nunca había visto algo similar.

-Me ha dejado sin palabras.

-Nos hemos quedado un poco... Un poco flipadas.

-¿Qué ha hecho este tipo? -Ha hecho algo seguro.

-No me lo esperaba así. -Yo me he quedado alucinando.

Todo empieza aquí.

(Música)

Estoy en la Plaza del Carmen de Granada

y he quedado con Miguel Puga que, a lo mejor, si os digo esto,

no os suena demasiado, pero si os digo Mago Migue, ¿qué?

Campeón del mundo de magia y, además,

director de uno de los festivales

más importantes de magia de todo Europa, el Hocus Pocus.

Y con él voy a dar una vuelta por esta ciudad tan encantada.

Como él dice, Gran Hada.

(Música)

Maestro. Cómo está usted.

¿Qué tal? Qué ganas de estar en tu ciudad.

Muchas gracias por venir a esta Gran Hada Mágica.

¿Por qué me has citado aquí?

Justo hemos hecho que suenen esas campanas para ti en este momento

para recibirte como te mereces, bienvenido a mi ciudad.

Hemos quedado aquí en un preciso instante.

¿Por qué? Te veo muy profesional.

Cuéntame.

Estamos en la Plaza del Carmen del ayuntamiento

como has dicho antes.

Aquella escultura

es una de las más emblemáticas de la ciudad

de un escultor fantástico llamado Pérez Villalta.

La gente cree que es algo que tiene que ver con la justicia,

porque el jinete está vendado, pero para mí es un mago.

¿Ah sí? ¿Pero por qué? ¿Porque hace una conducción a ciegas?

Hace una conducción o ciegas y, además,

fíjate que esta haciendo manipulación de bolas.

Y sin ver. Y sin ver.

Equilibrios, también es circense el tío.

Es el caballo, es el caballo.

Que tenía muchísimas ganas de estar en esta ciudad,

porque representas parte de la cultura de esta ciudad.

Me gustaría dar un paseíto por ahí contigo.

Que me enseñe sitios bonitos.

Yo te enseño rincones mágicos. ¿Rincones mágicos? Vamos.

(Música)

Bueno, ¿dónde estamos llegando?

Estamos llegando la Plaza Bib-Rambla.

¿Cómo? Bib-Rambla.

Qué nivel, macho. Qué nivel tenéis aquí, en Granada.

Sí, aquí todas las letras empiezan con dos B.

¿Podemos decir que esta es una de las plazas más emblemáticas?

Estás en el corazón del Gran Hada.

Para mí es una de las plazas más mágicas de la ciudad.

Cómo lo vendes. Es verdad.

De niño, desde los 3-4 años, mi madre y mi padre me sacaban aquí de paseo

y siempre, ya no, no sé por qué, se han perdido viejas tradiciones,

aquí había títeres cada fin de semana,

compañías de teatro haciendo lo que se llamaban los chacolines,

que eran títeres y nosotros, los niños, gritábamos: "¡Bien!"

Para mí era supermágico, aquello...

En esta plaza, la Feria del Corpus,

se celebra una cosa que a mí me gusta mucho,

una actividad que son las carocas. Carocas.

Que son, se llena toda la plaza alrededor,

se bordea con poemas, quintillas escritas por ciudadanos,

que son un poco como las burgas

y las canciones satíricas.

Estos son poemas satíricos criticando el poder,

todo lo que haya que criticar y son muy ingeniosas.

Se reúnen cada año y cada vez hay más nivel, ¿no?

Oye, además yo en esta plaza me siento muy especial,

porque aquí fue la primera vez que yo trabajé en el Hocus Pocus.

Veo que tienes buena memoria. Me acuerdo, me acuerdo.

En el festival Hocus Pocus aquí, en Granada,

hace ya 15 años, tú viniste aquí que eras un imberbe Miguelillo

y trabajaste dando una vuelta por esta plaza en un monociclo.

Me tenía, me tenía como un loco.

Te voy a pedir una cosa, que a lo mejor es un poco atraco,

pero tú me vas a perdonar.

Siempre he sido el que hace magia en este programa,

pero viene un campeón del mundo de magia

y un maestro en el que tanto magos nos miramos,

te voy a pedir a ver si podemos hacer uno.

Voy a desnudarme. No. Vamos a buscar un sitio primero.

Siéntate, siéntate. Por aquí me pongo.

Este es mi teatro. Qué bonito.

Es que además, no se puede poner el arte en la calle, tío.

Ni la calle.

Estoy impaciente, te digo una cosa. Dime.

En este programa, lo que es la parte mágica,

intentamos que éticamente sea muy, muy correcta.

Por lo tanto, a veces sacrificamos un poco la espectacularidad

por la honestidad dentro del arte.

Entonces, pase lo que pase lo vamos a emitir, amigo.

Vale. Tú sabes, aprovechando que nos está viendo mucha gente,

que Miguel no tiene ni idea de lo que voy a hacer ahora.

Es cierto, es cierto.

Se ve muy fácil, eso no tiene mérito artístico ninguno.

Una magia con cartas. A mí me gusta mucho la cartomagia.

Qué frío hace. No hay nada, no hay nada, Miguel.

Esto ya te pongo en antecedentes de cómo me voy a comportar.

Baraja las cartas como lo haces tú, pero esta baraja guarda un secreto.

La nada está llena de secretos.

Mira, hay una carta que es de color distinto.

A ver si la puedes ver. No se ve, ¿verdad?

Chasqueo los dedos y una de ellas se vuelve azul.

No se vuelve, la tenia yo ya antes.

No me pongas cara de "Buah", porque tú ya sabes que esto es una chorrada.

Esta carta es una carta mágica, es una predicción.

La voy a dejar aquí, encima de la cajita.

Si ves que yo trato de tocarla, me das.

Está ahí, está ahí. Que se vea en cámara todo el rato.

52 cartas, 52 posibilidades. Totalmente.

Esto ya lo sabes, ¿no? Sí.

Pues vas a elegir una carta.

De todas estas, te voy a pedir que elijas una carta.

Voy a hacer una predicción yo primero, vamos a ver, vamos a ver.

Por ejemplo, por ejemplo...

Estás nervioso, ya sé que estás nervioso.

Esta me gusta, pero si la elijo yo... No tiene mucho sentido.

La vas a elegir tú. Genial.

Me dices "basta" cuando quieras y tienes que acertar.

Tú eres mago, Miguel, no me falles. Ya.

Allí, perfecto. ¿Esa? Sí.

¿Seguro? Seguro.

La dejo aquí.

Hay 52 posibilidades. Ahora 51.

51, muy bien. Te he puesto a prueba, las pasas todas.

Pero esta carta justo que has elegido.

2 de tréboles. 2 de tréboles.

Coincide, coincide.

Me ha gustado, pero eres campeón del mundo de magia.

¿Ves? Se lo dan cualquiera. Se lo dan a cualquiera.

Esto está bien, pero yo sé que tú puede saber cómo es.

Puedo intuir, puedo intuir. Te lo voy a repetir.

Ahora ya sabes cuál es la predicción. 2 de tréboles.

Lo voy a dejar aquí. Lo sabes, ¿eh? Lo sé, lo sé.

Coge el 2 y ponlo donde tú quieras. Donde quiera.

Ahí.

Mételo. Cerramos. En el medio está.

Una mezcla, nadie sabe dónde está el 2 de tréboles.

Es mezcla de verdad.

A veces los magos mezclan de maneras determinadas,

pero esto es una mezcla de verdad.

¿Como que de maneras determinadas? De maneras chulísimas.

Chulísimas.

Está mezclado.

Piensa un número del 1 al 52.

El 12. ¿Seguro?

Os prometo que él no sabe que voy a decir al 12.

Os lo prometo, ¿eh? ¿Quieres cortar o no?

No, no quiero cortar. Como está.

Como está. Desde ahí.

Sí. ¿Por abajo o desde aquí?

Me estás poniendo muy nervioso, por arriba.

Por arriba. Sí.

Número 12. Sí.

Te digo una cosa, no te sale.

Por supuesto.

(CUENTAN HASTA 12)

Estoy nervioso. Yo también.

12. 12.

Retirada. Sí.

Fuera. Fuera.

Seguro. Sí, seguro.

Te voy a dar otra posibilidad, puedes cambiar, añadir una carta más ahora,

puedes dos más, quizás tres. Escucha, no me pongas nervioso.

Eso casi nadie lo hace, yo te dejo que lo hagas.

No me pongas nervioso. Puedes hacerlo.

¿De verdad me lo dices? Yo sabía que me ibas a decir el 12.

No te quiero estropear. Vas a fastidiarme, no, fastídiame.

¿En serio, tío? Pongo una más.

(GRITA)

Una solo.

Fíjate que la 12 era el rey de picas.

La madre que le parió.

Si hubieses dicho la primera, una más,

esta la vamos a dejar aquí, con la azul.

Está claro, ¿no? Ahí está, ahí está.

Esta.

No, no.

Es que es muy fuerte, no sé si...

Sabes que hay un lema en Granada que dice que todo es posible en Granada.

No me pongas nervioso y da la vuelta.

Tú ya sabías cuál era esta carta. Sí.

¿Cuál era? El 2 de tréboles.

La madre que le parió.

Ahora ya entiendes por qué soy campeón del mundo, ¿chavalote?

Ahora sí, ahora sí.

Ahora entiendo lo que me falta a mí por aprender.

Puedes besarme. Mua.

A ver, os digo, no había hablado con él de lo que íbamos a hacer.

Hay que ser sincero en este programa.

Entonces, es la primera vez que un mago me hace magia en el programa

y la primera parte pues evidentemente sí,

ahora que no me escucha, sí sé cómo lo ha hecho.

Una cosa es que sepa cómo lo ha hecho

y que yo lo sepa hacer.

Yo sé cómo lo ha hecho, yo hacerlo no sé,

pero sí sé como lo ha hecho.

Pero la segunda parte ya me ha vuelto un poco más loco.

De hecho, cuando me ha dado la oportunidad de poner

una carta o dos cartas más,

yo no sabía si me lo estaba diciendo para crear tensión,

para quedar mejor en el programa o no.

Al final, he decidido ir a pillarle y al final, como siempre,

me ha pillado él a mí. Tengo dos problemas en la cabeza.

Una cosa que he entendido, sé por qué el mago Migue

es campeón del mundo de magia, muy poquitos en España,

y ahora a ver qué hago yo en los siguientes programas.

(Música)

Cada vez se pregunta si hay un después.

Se preocupa de lavarse solo una vez

al mes, al mes.

Se ha dejado su tarjeta de presentación.

Anda que no es bonita.

Ya decía Migue que había espíritus aquí.

No me extraña, tiene que haber de todo.

La catedral de Granada.

Es una de las obras cumbres del Renacimiento español.

Es una maravilla.

Tiene 15 capillas y en la más importante, la Capilla Real,

descansan los restos mortales

de dos personajes muy importantes en la historia de nuestro país,

los Reyes Católicos.

Si queréis tener más información de esta catedral

y de las bellezas que hay en esta ciudad, Granada,

os invito a que visitéis la web rtve.es/unpaismagico.

(Música)

Llegamos ahora a uno de los rincones más icónicos y bonitos

de la ciudad de Granada.

Aquí, Bill Clinton, según sus palabras,

contempló la más bella puesta de sol del planeta.

Que razón tenía.

Llamarán, llamarán.

(Música flamenco)

Mirad qué ambiente.

Estamos en el barrio del Albaicín,

uno de los barrios más populares de Granada.

En el Mirador de San Nicolás.

Me siento muy especial, porque mirar qué vistas más bonitas

de toda La Alhambra.

Aquí se respira el ambiente, se respira el arte, la cultura,

es una auténtica maravilla.

Además, he quedado con un grupo granadino,

he quedado con Lori Meyers,

con los que vamos a conocer mejor este barrio

y vamos a intercambiar un poco eso de música y magia.

(Música)

Empiezo a quererte,

empiezo a pensar que no hay un día que no quiera verte.

Y demostrar...

Ey, ¿qué dices?

¿Qué tal? ¿Cómo estamos? ¿Qué pasa?

¿Dando un paseíto por este barrio tan guapo de Granada?

Tenemos aquí las mejores vistas de Granada.

-Aquí hay un montón de gente ahora, pero detrás está La Alhambra.

¿Digamos que es uno de los barrios mas populares de la ciudad o qué?

Albaicín es el barrio más árabe. ¿Damos un paseíto?

¿Soléis venir vosotros mucho por aquí o no?

No, porque eso lo hace muy caro.

Pero serán buenos los cafés. Serán caros, pero estarán buenos.

Un sitio muy mágico, la verdad,

y un sitio que ha servido de inspiración

durante muchísimos años, yo creo.

También a toda la cultura granadina.

Oye, ¿y los turistas que vienen pasear por Granada,

que seguro tienen una visita obligada a Albaicín,

qué se van a encontrar?

Pues la recomendaríamos que no se pusieran tacones...

Está bien eso, ojo.

Yo me los iba a poner, pero como me han dicho que no,

no me los he puesto.

Nosotros, como venías tú, nos lo íbamos a poner.

Como has decidido esta zona...

Ese batido acompañado después con vino.

Oye, cuando hacéis estas giras tan locas,

que estéis tanto tiempo fuera de casa,

¿qué es lo que más se echa de menos de Granada?

La casa, aunque estés en Granada, siempre tu casa.

-Amigos, la familia. Menos mal.

A ver si no van a decir la familia.

Iba por orden. Por orden.

Nosotros, la verdad, nosotros aparte de estar siempre superorgullosos

de ir paseando el nombre de Granada...

Eso mola, eso mola.

Además, sabemos una buena tradición musical

y somos un grupo más

que suman en este rollo del rock en Granada,

aparte de cuando nosotros salimos a vender nuestro nombre,

que estamos orgullosos de nuestra ciudad,

cuando volvemos a Granada, estamos orgullosos de volver aquí,

de volver con nuestra familia.

Hablando un poco de vuestra música, 20 años.

¿Os hacéis viejos o qué pasa?

Somos viejóvenes. Viejóvenes.

¿Cómo ha cambiado desde aquel 2004?

Mira, nosotros nos metimos en Universal,

que no había ningún grupo como nosotros.

Entonces, nos tenían como los raritos.

Venga, vamos a darles lo que quieran los raritos.

Ya sabes que en Universal Music es mucho,

es un sello con mucho catálogo, mucho tal y cual,

pero nosotros somos de los pocos grupos españoles independientes

que estamos ahí.

-Nosotros siempre hicimos la música que nosotros pensamos, queríamos

y esa es la que se ha respetado desde la industria.

-La época en la que nosotros empezamos

estábamos haciendo un estilo de música

que era alternativo e independiente de lo que realmente los cánones

que dictaban la industria en ese momento,

que era ser número uno, el éxito inmediato.

Nosotros hemos querido hacer una carrera de muy a largo.

Llevamos 20 años ya. Sí.

Creemos que nosotros evolucionamos con música como tal

y creemos que el espectáculo debe evolucionar.

Claro, ya no solo es dar un concierto con una música,

si no ofrecer un espectáculo global, ¿no?

La música es lo importante

y el espectáculo tiene que acompañar a la música.

Chicos, ¿qué os parece si nos sentamos en una terracita

aquí, que está muy guay, y hacemos una magia?

Además, os digo una cosa, sois muy colegas de Sidonie en Barcelona.

Esto que vamos a hacer se lo hice a Sidonie.

Ellos, era la primera temporada, y dijeron:

"Nosotros somos muy ingenuos".

Dijeron: "A ver si se lo haces a Lori Meyers en Granada".

Aquí estamos. ¿Os apetece? Pues vámonos.

Que ya no quiero ser tu amante.

Y no quiero ser tu amante.

Qué guay relacionar la magia por la música.

Mirad, aquí tengo diferentes tarjetas, diferentes grupos,

y vamos a hacer una cosa.

Por ejemplo, le la vuelta a esta. ¿Qué me diríais de Norah Jones?

¿Quién es Norah Jones?

No he escuchado nunca nada de eso.

Por ejemplo, de este álbum de Madonna.

A Alfredo le gusta. ¿En serio?

Es que son muchos, es que son muchos.

Mirad lo que vamos a hacer.

Tened en cuenta que yo soy un tío que me preparo las entrevistas,

aunque no lo parezca.

Entonces, si elegís una que yo haya visto

que a lo mejor es una influencia de vuestra música,

podría estar preparado.

Entonces, podéis elegir la que más os guste y la que menos os guste,

una al azar. Es importante que sea al azar.

Libre la elegís, la que vosotros queráis.

¿Una cada uno? No, una entre los tres.

Ten en cuenta que a lo mejor Zeppelin y Nirvana

a lo mejor tienen que ver con vuestra música.

Esa es muy típica. La que queráis.

Inés Arrimadas, Inés Arrimadas.

Bowie.

Ya te hemos jodido el truco. No, no, no.

David Bowie, fíjate que hay un montón de ellas.

Mira, ¿alguno de vosotros tiene un teléfono móvil?

Sí. -Sí.

Me gustaría que sacaréis el móvil

y que me hicierais una llamada de teléfono.

Yo te voy a decir el número, te voy a decir el número de teléfono.

Luego, evidentemente, no reproduciremos entero,

pero te lo voy a decir. 649.

649. ¿Seguro?

Te estoy llamando.

Perfecto, ese es mi número de teléfono.

David Bowie, ¿no?

Hacemos homenaje a...

(Canción de David Bowie)

Me he equivocado yo, espérate.

David Bowie, ¿no? Podíais haber elegido...

Te cuelgo, te cuelgo. ¿Qué os parece?

¿Qué tienes? ¿Una extensión para cada carta?

¿Queréis ver cómo tengo yo el fondo de pantalla

exactamente esa y no hay más? El concierto.

Eso seguro que no te va por Bluetooth nuevo la salido ahora...

Mirad una cosa.

Aquí hemos hecho una magia con música que no es vuestra.

Quizás alguna tienen alguna influencia.

Yo lo que alucino con vosotros y con el grupo

es cómo los conciertos duran dos horas

sois capaces de memorizar todas las canciones.

Eso que las habéis escrito, pero aún así es complicado.

Cada canción tiene un montón de letras, un montón de palabras.

Me gustaría que pensarais una palabra

que se repita de alguna manera en cualquiera de vuestras canciones,

desde el año 2004 hasta ahora.

Que sea una palabra sencilla, que en casa

la gente la pueda reconocer.

Una palabra cualquiera, porque voy a intentar hacer

algo que realmente imposible. Pero imposible de verdad.

La que queráis.

Yo tengo una palabra que se repite antes de...

Escúchame, es una palabra que a lo mejor se repite mucho,

yo la puedo haber sabido. Te doy opción de cambiarla.

No, no la voy a cambiar. ¿Seguro?

¿Tú tres que yo puedo saber esa palabra?

La hemos repetido bastante. Puede tener un mérito...

Pues entonces haz una cosa.

Piensa una palabra que no se repita nunca

en vuestras canciones.

Nunca, pero en algunas sí. En alguna puede ser, sí.

La tengo.

Que no sea demasiado compleja, ¿de acuerdo?

¿De horario infantil?

Sí, una palabra de horario infantil si puede ser.

Este programa lo ven muchos peques.

Vale, sigo con la mía, sigo. ¿Qué palabra es? Dila.

Sol. Sol.

S, O, L. Es una palabra precioso.

Como nos acompaña este sol.

Mirad, yo cuando me habían confirmado

que ibais a venir al programa,

pensé que ibais a elegir David Bowie.

No se por qué, pero lo pensé.

Pero lo más increíble de todo es que antes de empezar,

¿no os habéis dado cuenta que me he alejado un poquito?

Me he escrito una palabra aquí.

Una palabra. Sí.

Quiero que la veáis.

Ábrelo. -No puede ser.

-La factura del restaurante.

-Sol. No puede ser.

-Es sol.

Mira que te la podía haber cambiado.

-No puede ser, es muy bueno.

-Después de esto, ¿qué?

¿Os ha gustado la experiencia? Mucho.

A mí se me ha olvidado deciros algo antes de empezar,

que yo no quería decirlo por se acaso no lo conseguía.

A mí me encantaría que, aunque solo fueran 30 segundos,

alguna de vuestras canciones.

Yo sé que estáis un poquito resfriados...

(TOSE) No me pongas excusas.

Me molaría muchísimo como despedida

tener ya ese recuerdo.

Este recuerdo que era para vosotros. Es magnífico.

No puede ser que nos hayamos conocido hace 15 minutos

y que de repente nos hagas esto y...

Vivís en una ciudad que es muy mágica

y aquí suceden cosas muy mágicas.

Hombre, está claro, tocar los tambores o berrear, esto es mágico.

(RÍEN)

¿Te cantamos un poquito o qué? Yo con 30 segundos...

Pero siempre brilla el sol,

no lo decidimos pero siempre da calor.

Aunque cambie el ciclo, pero siempre brilla el sol.

Parece que está preparado, ¿eh? Gracias, chicos.

Ha sido maravilloso, de verdad.

Un aplauso.

Maravilloso, Lori Meyers, aquí, en el barrio de Albaicín.

Ni nos lo imaginábamos.

Era lo ultimo que...

Es el primer truco de magia que nos hacen in situ.

-Se ha negado a hacernos lo del banco,

pero esto ha sido increíble.

Lo del banco lo entendemos.

-No puede ser que lo hayamos conocido hace 15 minutos

y le digamos la palabra que aparece en canciones nuestras como sol y...

-Pero sabes que había gente...

-Yo creo que te ha llamado a ti antes.

-Dicen que en las redes sociales se investiga mucho, ¿no?

El comportamiento, puede ser.

Ese porvenir que nos espera.

Pero siempre brilla el sol, no lo decidimos.

En la provincia de Granada, sí, sí que hay playa y mucha,

la Costa Tropical.

Tiene nada más y nada menos que 75 km de extensión.

Una auténtica joya, su clima subtropical

hace que las temperaturas sean muy agradables.

(Música)

Uno de los grandes reclamos turísticos

de la Costa Tropical granadina,

es el famoso castillo de Salobreña.

Desde aquí podemos disfrutar de unas vistas maravillosas.

El azul del mar, el verde del campo y el blanco de Sierra Nevada

hacen de este sitio una mezcla de colores y sensaciones

única en el mundo.

Pero siempre brilla el sol.

No lo decidimos, pero siempre da calor.

Aunque cambie el ciclo, pero siempre brilla el sol.

Bueno, pues nada, Granada, toca, toca decirte adiós.

Adiós a La Alhambra, al Albaicín, al Sacromonte, la Alpujarra,

a la Costa Tropical, a Sierra Nevada.

Historia, arte, ciudad, playa, gentes, desierto y mar.

Y es que esta tierra tiene absolutamente todo.

Por ello era la preferida de Hemingway, de Unamuno,

y, por supuesto, como no, de García Lorca,

que como el gran poeta decía:

"Por el agua de Granada, solo reman los suspiros".

Yo suspiro con la esperanza de volverte a ver muy pronto.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Granada

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país mágico - Granada

02 jun 2018

Hoy turno para Granada, reviviremos las leyendas de la famosa Alhambra, nos rendiremos al embrujo de las Cuevas del Sacromonte, cantaremos con Lori Meyers y como siempre dejaremos una carta en cada sitio hasta completar la baraja.

ver más sobre "Un país mágico - Granada" ver menos sobre "Un país mágico - Granada"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos