www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5183078
Para todos los públicos Un país mágico - Cádiz - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso,

que viaja por España contando las tradiciones,

la cultura, las gentes, el arte y la historia escondida

en nuestros pueblos y ciudades.

Cádiz es hoy nuestra ciudad mágica.

Descubrimos por qué Cádiz es la hermana española de La Habana.

Date cuenta que en el siglo XVIII había mucho comercio

entre Cádiz y Sudamérica, porque Cádiz era el puerto oficial

del Reino de España.

¿Por qué hay cañones en las esquinas

de algunas casas del casco histórico?

Parecen bolardos, pero no lo son,

son cañones que proceden de la Guerra de la Independencia.

El secreto para cocinar las auténticas tortillas de camarones.

A mí esto me da un poco de penilla, la verdad, verlos ahí tan...

¿Sí? Sí, la verdad que sí.

Cuando las pruebes, no te van a dar pena.

O cómo es posible que Cádiz sea la ciudad más antigua de Occidente.

Y el ungüentario contendría perfumes,

aceites perfumados que se utilizaban en el viaje al más allá.

Bienvenidos a "Un país mágico".

(Música)

(Música animada)

Empezamos en el paseo marítimo de Cádiz,

el que tantas veces se ha comparado con el malecón de la Habana,

por su forma y por todo lo que lo rodea.

Tras él, las casas encaladas gaditanas,

y la silueta de la catedral que nos recuerdan a su ciudad hermana.

Dicen que La Habana y Cádiz se tienen la una a la otra

como hermanas gemelas, que se miran de frente

con el reflejo atlántico de por medio.

Esta similitud y cercanía se plasmó popularmente

en las "Habaneras de Cádiz", escritas por Antonio Burgos,

y cantadas por el recordado Carlos Cano.

Aunque Carlos Cano nació en Granada,

su canto le unió para siempre a Cádiz,

y es que estando aquí, es inevitable

recordar aquella famosa canción que decía:

"La Habana es Cádiz, con más negritos,

y Cádiz es la Habana, con más salero".

Y es que parece que estoy en el mismísimo malecón de La Habana.

(Música)

Hola, Belén. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Muy bien, ¿y tú?

Te quería preguntar qué hay de mito, de realidad,

de coincidencia, de casualidad, entre Cádiz y La Habana,

este paseo marítimo, me parece que estoy en el malecón.

Sí. Casualidad ninguna, igual que si te vas a Cartagena de Indias,

San Juan de Puerto Rico... son ciudades que recuerdan mucho a Cádiz.

Date cuenta que en el siglo XVIII había mucho comercio

entre Cádiz y Sudamérica, porque Cádiz era el puerto oficial

del Reino de España.

Entonces, había un intercambio de cultura y de civilizaciones,

y había mucho de aquí que se fue allá,

y mucho de allá que se quedó aquí.

Ya no solo el paseo marítimo,

sino también los colores de algunas casas, ¿verdad?

¿Qué más podemos enlazar entre un lugar y otro?

Las corralas, la parte interna,

esos patios, las flores, muchísima vegetación.

Si te das un paseo por el parque Genovés vas a ver

muchísimas especies de Sudamérica, muchas araucarias, muchos ficus...

Muchísimas plantas que vinieron de allí,

y algunas que fueron de allí para allá.

Qué bueno visitar Cuba sin salir de España, ¿no?

Sí, aunque también hay que ir a Cuba, La Habana es una ciudad preciosa.

No sé si sabéis que hay una cámara oscura en La Habana,

igual que aquí, en... Una cámara oscura, no lo sabía.

Sí, hay una cámara oscura. Aquí en España hay una,

la primera en la torre Tavira, y en La Habana también hay una,

que fue un regalo de la ciudad de Cádiz a la ciudad de La Habana.

Qué bueno. Pues nada, voy a seguir paseando por este paseo malecón.

Perfecto. Muchas gracias.

A disfrutar. Hasta luego.

(Música)

Vejer de la Frontera es uno de los pueblos blancos de Cádiz.

Situado sobre una colina, sus calles empedradas

son un auténtico juego de alturas

que salvan el desnivel en el que se ubica.

Los restos paleolíticos encontrados en esta localidad nos indican

que ya había gente viviendo aquí hace 10 000 años o más.

Su cercanía con el mar y su riqueza agrícola

probablemente fueran el motivo.

Sobre la postal blanca destaca el castillo,

la iglesia del Divino Pastor, y sus murallas.

¿Por qué está Vejer amurallado?

Por su situación defensiva, ha sido objeto de conquistas y reconquistas

a lo largo de su historia, siendo árabe y cristiana

casi a partes iguales en la Edad Media.

¿Por qué "de la Frontera"?

Porque Vejer se encontraba en un territorio fronterizo

entre los territorios islámicos y cristianos.

(Música)

Volvemos con Miguel, que sigue en el paseo marítimo

para ponerle un toque de magia.

¿Qué tal, chicos?

¿Cómo estáis? Parece que estamos en La Habana, ¿no?

Totalmente. Sácala del estuche, y mézclala.

Con más salero. -Con más salero.

Más salero. Más negritos.

Allí hay más negritos, es verdad, es verdad,

ya lo decía Cano eso. Me mezclas...

¿Cómo te llamas? Carla.

Carla, mezcla bien la baraja.

Pero espérate, que se te vea.

Ostras, qué profesional, qué profesional.

Os voy a enseñar esta baraja, tiene 52 cartas,

todas son diferentes.

Carla, vas a tocar una carta, la que tú quieras, libremente,

no quiero que pienses que te condiciono

a tocar una carta. Voy pasando, tú coges una, la que quieras.

Carla, dime si de alguna manera he podido saber qué carta es.

No. La has cogido libremente, ¿verdad?

Sí. Mírala y piensa en ella.

Fíjate que no llevo pinganillo, nadie me va decir nada.

Fíjate lo que he aprendido con el paso del tiempo.

Son 52 cartas, tú te llevas una, yo hago así...

y sé que falta el rey de picas, ¿a que sí?

¡Sí! Mola, ¿verdad?

Mola, mola, mola.

El rey de picas, mola, mola.

¿Te lo han hecho alguna vez, o no? Nunca.

Pon así la mano, coloca la otra mano encima.

Si colocas tu mano ahí,

y dejas de pensar en el rey de picas, suceden cosas increíbles.

Dale la vuelta a a la carta. Mira, mira, el rey de picas.

La dama de rombos, mola.

El rey de picas lo tiene él en la oreja desde el principio.

¡No! ¿Qué dices? Sí, el rey de picas.

Mira, el rey de picas.

Lo pones aquí, frotas, y ahora es el rey de rombos,

y la historia va de reyes y de reinas.

¿Qué te parece? Mola, ¿no?

Os dejo con los reyes y con las reinas, para que juguéis.

(RÍEN)

Elegante. -Magnífico.

-Majestuoso. -Imperial.

-Tiene arte, tiene arte.

Al sur de Cádiz encontramos Zahara de los Atunes,

una localidad rodeada por las colinas de la sierra del Retín

y la sierra de la Plata.

El encanto de este pueblo es su entorno y su paradisíaca playa,

es el área costera gaditana menos transformado por el urbanismo,

y eso lo convierte en uno de los lugares más cotizados

para pasar los meses de verano. ¿Por qué "de los Atunes"?

Sus orígenes están, como habréis podido imaginar,

en la pesca del atún, siendo una de las almadrabas

más importantes de Andalucía.

Significa que hoy en día se continúa con el método de pesca tradicional,

ya usado por los romanos. Cuenta la leyenda que a pocos metros

de su playa, y cuando baja la marea,

pueden verse los restos del barco de vapor Gibralfaro,

hundido el 12 de enero de 1902,

y del que solo asoma a la superficie su gran caldera de hierro oxidada.

(Música)

(Música suave)

En pleno barrio del Pópulo,

en la parte más antigua de Cádiz,

encontramos una superconstrucción con más de 2100 años.

Impresiona encontrar escondido entre edificios modernos

un teatro romano que, en su día,

fue el más grande de la península ibérica

en el que se reunían miles de personas

para disfrutar del espectáculo.

Es, para que nos lo imaginemos,

como un estadio de futbol actual.

Pero, de hace dos milenios.

(Música suave)

¡Qué curioso! Te pones a excavar aquí, muy cerquita de la playa

y, en el año 1980, cuando pensabas que ibas a descubrir un castillo

descubres un teatro romano que, además, está catalogado

como el más antiguo de la península ibérica.

Todo esto ocurrió, como os digo

hace menos de 40 años.

Para conocer esta historia, he quedado con un escritor,

Jesús Maeso.

(Música)

Muy buenas. Hola, Miguel. ¿Qué tal?

Muchas gracias por recibirme. Muy amable.

Además, hacerlo en un sitio tan especial,

Efectivamente.

Le decía antes que es muy curioso

que te pongas a excavar para descubrir un castillo

y aparezca esto. Es magia. Sí.

Mira que ya había sido... había sido escrito por...

Cicerón y también por Estrabón de que en Cádiz

estaba el tercer teatro del mundo. Ajá.

El primero el de Pompeyo, de Roma. Ajá.

El segundo el de Corduba en la península ibérica,

en la bética, y este era el tercero.

Pero con la salvedad, de que había sido construido

por un procónsul de Roma.

Fue el primer extranjero, Lucio Cornelio Balbo,

que se le dio el beneficio del triunfo en Roma.

Iba en su cuadriga y un esclavo diciéndole: "Eres mortal".

El primero fue un español, Lucio Cornelio Balbo,

gracias al cual se construye este teatro.

Y, ¿cómo es posible que hasta 1980, históricamente hablando, ayer,

esto estuviera oculto? Sí.

A partir del siglo IV, todo lo que era romano se olvida.

Ajá. Y entonces se emplea como cantera.

Y hoy muchas mansiones, muchos palacios de Cádiz,

también muchas iglesias, su cantería y su sillería

son del teatro romano.

Y llegó a estar tan oculto,

que hubo un momento en el siglo XIX

que era un erial

y lo empleaban... Lo aplanaron y lo empleaban para construir barcos.

Madre mía. Una cosa inaudita.

Sin saber que... Debajo estaba el teatro Balbo,

que había sido tan celebrado en la época romana de Augusto.

¿Qué te parece si

vamos a conocer las galerías que dan acceso al teatro?

Magnífico. Pues venga, vamos, muchas gracias.

(Música suave)

Todo el público entraba por aquí, por los vomitorios

cada uno a su lugar.

Por clases sociales, entiendo. Sí, las mujeres iban al pórtico.

Primero, porque estaba bajo techo y segundo,

porque no podían ver las obscenidades que se hacían en la escena.

Luego iban los libertos y el pueblo llano,

eso era en el súmmum... cavea.

En la media, pues estaban

los ciudadanos con cierta titulación

y, abajo del todo, en las 14 primeras filas

estaban los decuriones.

Estaban también los équites, o caballeros

En Cádiz había 500 caballeros.

Y, estas galerías, ¿qué diámetro tienen?

Pues el diámetro... el mismo del teatro, o sea,

tiene 120 metros que son el doble en pies romanos.

Y claro, en un teatro inmenso.

Y por aquí pasaban de un lugar a otro.

Cuando había un descanso y tal. Claro.

Iban pasando, o si alguien tenía la mujer en el atrio

iba a saludarla o lo que fuera.

Ojalá hoy en día entraran 15 000 personas al teatro.

Pues sí. Jesús, muchísimas gracias.

Un placer, Miguel. Me voy admirado.

Me voy caminando por las galerías

de acceso al teatro. (RÍE) Muy bien, hasta luego.

(Música)

Dice la gente de Cádiz, que la ciudad tiene

un arte especial, "duende" lo llaman algunos.

Y, es precisamente este,

el que da nombre al Callejón del Duende.

(Música)

Se cuenta que, en este lugar,

un capitán galo del ejército de Napoleón

se enamoró perdidamente de una gaditana

que con su gracia y su "duende"

robó el corazón al apuesto capitán.

Justo este, era el lugar en que se citaban cada noche

de manera furtiva para verse en secreto

porque ella estaba comprometida.

Pero, como todas las historias de este tipo

la fatalidad quiso que fueran sorprendidos

y condenados por su traición.

Desde entonces, cuenta la leyenda,

que los amantes siguen viéndose aquí cada noche

porque su amor no puede tener fin.

Esta bonita y trágica historia

ha convertido a este lugar en uno de los más visitados de la ciudad

y es que, en cada rincón de Cádiz

hay historia, leyenda y curiosidades.

(Música triunfal)

(Música animada)

Y esta es una de las calles

donde las curiosidades se hacen más que evidentes.

Por ejemplo, ¿qué diríais que es esto que está aquí?

Parecen bolardos, pero no lo son.

Son cañones que proceden de la Guerra de la Independencia.

Allí sobraron

y en vez de tirarlos, hicieron muy bien.

Decidieron colocarlos en la esquinas

para proteger estas del paso de los carruajes.

Si dais un paseo por el centro de Cádiz,

os vais a encontrar un montón de ellos.

En esta calle, en el centro de Cádiz

hay muchas más curiosidades. Seguidme.

(Música animada)

En el barrio de Santa María, os voy a contar una cosa muy curiosa.

Esto que estoy tocando

es una piedra, pero un tanto especial.

Se llama la piedra ostionera

y sale de debajo del mar.

Claro, en Cádiz no había cantera

y del mar tenía que salir absolutamente todo.

Si os acercáis un poquito

vais a poder ver cómo esta piedra

tiene algunas conchas fosilizadas.

Es algo... realmente singular.

La famosa piedra ostionera.

(Música animada)

(Música)

Entre los castillos de San Sebastián y de Santa Catalina

se encuentra La Caleta,

la playa urbana de Cádiz.

En este lugar estuvo el puerto de Cádiz

que tanta importancia tuvo

en las expediciones hacia el Nuevo Mundo.

Usado desde tiempos fenicios y, que llegó a ser,

el más importante de la península.

Es tan importante este lugar

que el mismísimo Cristóbal Colón

partió desde aquí a su segundo viaje a las Américas

enviado por los Reyes Católicos.

La Caleta debe su nombre a su tamaño y a su forma de herradura.

Fue aquí donde se construyó el Balneario de Nuestra Señora

de la Palma y del Real.

Posado sobre unos pilares

en la misma arena de la playa.

Ofrecía a los gaditanos

baños de mar y medicinales.

Hoy en día, La Caleta,

es la playa más querida por los gaditanos y gaditanas.

La más tradicional.

(Música)

(Música suave)

Miguel ya está en el Museo de Cádiz, construido sobre los terrenos

del convento de San Francisco en el siglo XIX.

Dentro podemos encontrar, entre otras cosas,

los descubrimientos arqueológicos más importantes relacionados

con el origen de Cádiz.

Es uno de los descubrimientos arqueológicos

más apasionantes de todo el siglo XX.

Para conocerlo en profundidad he quedado con un arqueólogo

que es el director de este museo.

Juan Ignacio, ¿cómo estás? Muy bien.

Tenía muchísimas ganas de entrar en este museo,

porque quiero descubrir muchas cosas, pero una me llama

fundamentalmente la atención, alguna pista, a ver si sabes.

Se trata de un sarcófago. Sí, algo he visto y he oído.

Fenicio. Sí.

La Dama de Cádiz. ¿Podemos conocer la historia?

Vamos a verlo, y os cuento algo. Vale, vamos.

(Música intriga)

Como te decía, aquí tienes a la Dama de Cádiz, Miguel.

¿De 1980?

Desde 1980 la tenemos aquí, expuesta en el museo.

Su compañero, que no pareja,

se encontró en el año 1887,

y fue lo que motivó que el Museo de Cádiz,

la sección de Arqueología del Museo de Cádiz, se fundase.

O sea, que toda la fama se la lleva la Dama de Cádiz,

pero en realidad este señor anónimo, de alguna manera,

también tiene mucha importancia.

Centrémonos en la llamada Dama de Cádiz.

Vamos a centrarnos en la Dama de Cádiz.

Cuéntame por qué esta pieza es tan especial,

y los gaditanos la valoran tanto.

Son especiales los dos, sin quitar mérito a uno ni a otro.

Ya era excepcional que tuviésemos un sarcófago en el Museo de Cádiz,

pero se convirtió en la excepcionalidad...

Se duplicó, precisamente, al hallarse un segundo sarcófago,

el de la Dama de Cádiz... Ajá.

Que estaba en un estado de conservación tan magnífico,

tan bueno, como el del compañero del siglo XIX.

Veo que tiene en la mano un ungüentario.

Sí, estamos ante una caja hecha en mármol,

destinada a conservar los restos de una difunta, en este caso,

y el ungüentario contendría perfumes,

aceites perfumados que se utilizaban en el viaje al más allá.

Es una historia como muy misteriosa,

en torno al arte siempre hay misterios.

Como algo que tenéis en este museo,

en la parte dedicada a las Bellas Artes.

Me gustaría que me acompañaras y me contaras algo más

de la obra inacabada de Murillo, bueno, inacabada por él.

Sí sí. Ahora veremos, de alguna forma es su última obra.

Vamos a conocer la historia de Murillo.

(Música épica)

Aquí tenemos el famoso Murillo inacabado,

pero que luego se acabó.

Luego se acabo, efectivamente.

¿Ante qué obra estamos?

Tenemos aquí delante "Los desposorios místicos de Santa Catalina",

que era el cuadro principal

del retablo de la iglesia de Santa Catalina,

en el convento de capuchinos, de aquí, de Cádiz.

Fue la obra que empezó Murillo, que diseñó Murillo,

pero que las circunstancias de la vida, en este caso la muerte,

le impidieron acabar.

El cuadro representa la boda mística entre Santa Catalina y Jesucristo,

que está en forma de niño, ¿no? Sí.

Y le está entregando una...

Le está entregando el anillo con el que la desposa,

y también los ángeles están ya sosteniendo la corona

que van a entregar a la novia.

¿Por qué Murillo no acabó? Parece ser que tuvo un accidente,

estaba subido... Como puedes ver, es una obra de grandes dimensiones.

Sí, muy grande.

Él necesitaba trabajar montado en un andamio.

Al parecer, tropezó, y cayó desde el andamio.

La caída directamente no le provocó la muerte,

pero digamos, las heridas y las consecuencias de esa caída,

a los pocos meses se llevó al maestro sevillano.

El cuadro ya estaba bocetado.

Sí, este cuadro... Básicamente, el cuadro principal

sí estaba bastante avanzado, al parecer.

Luego serán sus discípulos, los que trabajaban con él en el taller,

los que continuarían esta obra y acabarían el encargo.

Oye, pues un placer. Nada.

Me voy con un montón de cosas nuevas aprendidas,

y sobre todo, me doy cuenta que el arte es... magia, ¿no?

El arte es magia, es magia,

y hay muchísimas cosas que descubrir. Qué bien.

Pues nada, hablando de descubrir, voy a descubrir nuestra ciudad,

porque es una maravilla. Es una maravilla, no te digo que no.

Muchas gracias. A ti.

Hasta luego, adiós. Adiós.

(Música)

(Música)

Este islote es uno de los puntos con más historia de la costa de Cádiz.

(Continúa música)

Y está a 3 km de la orilla de la playa,

que es más o menos la distancia de 60 piscinas olímpicas.

Es el castillo Sancti Petri, se dice que puede estar construido

encima del templo gaditano de Hércules.

Según la leyenda, en este lugar está enterrado el mismísimo semidiós,

al que se le atribuye la fundación de Cádiz.

Cuentan que cuando la bajamar es muy acusada,

casi se puede llegar andando al islote,

y que además, pueden verse los restos del mítico templo.

Pero la realidad es que nadie hasta la fecha

ha podido demostrar que esto sea así.

Algunos sitúan también en este lugar el origen del mítico Tartessos

y de la Atlántida, pero lo único que se puede ver

es una fortificación de carácter defensivo, de forma irregular,

en la que sobresale la torre, la parte más antigua del castillo.

Fue usado para defender a Cádiz de los barcos piratas

que venían a conquistar sus tierras, y como cárcel después.

Lo demás, forma parte de la leyenda.

(Música suave)

Esta es la catedral nueva de Cádiz,

os preguntaréis por qué la llaman así.

El motivo es que había una más antigua,

que se había quedado pequeña para la ciudad.

Cádiz había crecido mucho por el incremento brutal del comercio

con las nuevas tierras descubiertas,

y se había convertido en una ciudad próspera

que necesitaba una catedral acorde a su grandeza y riqueza.

Aquí está ya Miguel para enseñarnos los secretos que hay tras sus muros.

Es un privilegio estar en una ciudad tan bonita como Cádiz,

estar al lado de la catedral de Santa Cruz,

también llamada catedral nueva.

Y es que Cádiz es, junto a Plasencia, Sevilla, Zaragoza,

Vitoria y Lleida, una de las ciudades que tienen dos catedrales.

Vamos a pasar y a conocer esta maravilla arquitectónica.

(Música sacra)

Jesús, de nuevo. Nos vemos de nuevo.

Sabes de todo, ¿eh? No, qué va.

"Solo sé que no sé nada", como decía el filósofo.

Posiblemente me puedas explicar por qué esta catedral

tiene 2 colores en la fachada, me llama la atención.

Sí, a todo el mundo que viene a visitarla le llama la atención:

en la parte de abajo hay piedra ostionera, tan particular de Cádiz,

y arriba mármol de Carrara, sorprende mucho.

Donde está todo el espacio de piedra ostionera iba una portada

de columnas de jaspe. (SORPRENDIDO) ¡Ah!

Y por falta de fondos no se hicieron,

y se ha quedado libre y exento todo ese espacio,

y choca al visitante, evidentemente.

Un templo del siglo XVIII, ¿verdad? Sí.

Pero que... ¿Casi 200 años en acabarse?

Demasiado tiempo,

y es que coincide la elevación de esta catedral

cuando nombran a Cádiz sede de la Casa de Contratación

y el Consulado de Indias.

Eran dos organismos de la historia de España fundamentales,

donde venían las flotas de Indias con todas las riquezas de América,

y se convierte en un emporio Cádiz, había que tener ese equilibrio

entre el poder del Estado y de la Iglesia,

una catedral de cierta entidad.

Y se olvidan de la vieja, que tiene una historia fabulosa,

como es que la construye Alfonso X el Sabio

para que fuera su tumba. Ah.

Y sin embargo, su hijo, que era Sancho IV el Bravo,

que tenía todo de bravo, y nada de sabio de su padre,

no cumple con su testamento.

Alfonso X había dicho: "Entierren mi corazón en el huerto de Getsemaní

de Jerusalén, y mi cuerpo en la catedral de Cádiz".

Y el hijo, que se llevaba muy mal con el rey, no quiso hacerlo,

y lo enterró en Córdoba, para luego aparecer en Sevilla.

Y claro, esa catedral vieja que tú decías,

resulta que un siglo y medio antes había sido asaltada por los ingleses,

nuestros enemigos eternos en la historia de nuestro país,

y la habían quemado totalmente.

Entonces, no era digna de una sede como la de Cádiz, y hacen esta.

Como tú bien dices, dura dos siglos en hacerse.

¿Paseamos y seguimos viendo cosas? Vamos a ver.

Vaya obra, 200 años, se dice rápido, ¿verdad?

Obra de romanos, o de chinos.

(RÍEN)

(Música)

Esta catedral también ha servido de modelo de referencia para...

A otras catedrales, incluso en países de Hispanoamérica, ¿verdad?

Exactamente.

Porque claro, España para... Como pertenecía a la Corona española,

todo lo español era el canon de belleza,

de arquitectura en Hispanoamérica. En este programa que viajamos tanto,

y conocemos muchas catedrales, en todas hay algo especial,

pero aquí hay algo que es muy, muy especial, casi, casi,

único en España, ¿verdad? Sí.

Y tiene que ver con el Corpus Christi.

Tiene que ver con... Una custodia, ¿verdad?

Con la custodia. Cuéntame.

Como aquí llegaba toda la plata de América,

y esta catedral y esta ciudad eran el emporio español

que recibía toda la riqueza americana, tenías que tener

un Corpus Christi muy famoso. ¡Hombre!

Había uno en Toledo, magnífico, extraordinario, otro en Sevilla,

y le encargaron al mismo autor del de Toledo y de Sevilla, que era Arfe,

que hiciera una custodia monumental.

La custodia es el receptáculo que tiene la hostia consagrada

para el Día del Corpus. Procesiona en junio, ¿verdad?

Y procesiona en junio por todas las calles de la ciudad,

y es una procesión extraordinaria.

Pero la riqueza en plata de esa custodia que está detrás del altar

es verdaderamente inconmensurable

y es famosísima esta catedral por esa custodia, sí.

¡Qué bueno! Pues nada, Jesús. Ha sido un placer, Miguel.

Un placer. Me voy sabiendo muchas más cosas

y con ganas de volver a Cádiz y aún no me he ido.

Regrese a Cádiz. Muy bien.

Venga.

(Música tranquila)

(Punteo de guitarra)

Este espectacular teatro se convierte cada febrero

en un punto de interés internacional.

Pero, ¿por qué? Es el Gran Teatro Falla,

y alberga cada año el evento carnavalesco más importante

de la ciudad.

La gran final de agrupaciones carnavalescas

y las actuaciones que tienen lugar en su escenario

dan la vuelta al mundo.

Este sitio icónico de la ciudad

tiene poco más de 100 años

y se levanta sobre el lugar

en el que estuvo el Gran Teatro de Cádiz

construido en madera y arrasado por un incendio.

(Punteo de guitarra)

De estilo Neomudéjar, es especialmente llamativo

el juego de colores blanco y ladrillo en su fachada.

Debe su nombre al compositor gaditano Manuel de Falla

que fue uno de los compositores españoles

más importantes del siglo XX.

(Punteo de guitarra)

A menos de 10 minutos andando del Teatro Falla

se encuentra este local

donde he querido venir porque es muy especial.

Tiene que ver mucho con el Carnaval de Cádiz.

Y, además, he quedado con una persona que lo sabe todo

sobre esta tradición gaditana.

Se llama Ángel Gago y creo que ya me está esperando.

Muy buenas. ¿Qué tal? ¿Qué pasa, tío?

¿Cómo estamos Ángel? Muy bien.

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Muy bien. Loco por conocer un poquito más

esta tradición gaditana. Los que no somos de aquí

vivimos el carnaval también pero, quizá de una manera diferente.

Porque, para vosotros, ¿qué significa el carnaval?

Para nosotros es como si fuera...

nuestra vida, parte de nuestra vida. Ah, ¿sí?

Porque casi todos empezamos desde muy chicos

y nos jubilamos siendo carnavaleros.

¿Cuánto tiempo llevas participando en carnaval?

Yo llevo 23 años.

Madre mía. O sea, que ya son años.

(RÍE) Y tengo 28 o sea que... (RÍE)

No, el carnaval a nosotros... es la vida, es un hobby

es una manera, incluso, de vivir.

Tu grupo se llama "El Cuarteto". Se le llama "El Cuarteto del Gago".

(BALBUCEA) (DUDA) El año pasado se llamaba...

"Lo mismo nos vemos en el Cano que en clase de piano".

Vais cambiando cada año. Cada año es diferente.

Pero tú... Yo, como si un autor de música,

cada año saca un disco pues igual nosotros.

Incluso cambiando el nombre y todo.

Claro, el nombre... todo, todo. Todo, todo diferente.

"El Cuarteto"... pero estás aquí más solo que la una.

Tengo a mi grupo ahí esperándonos. Ah, ¿sí?

¿Tú sabes cantar? ¿Te atreves a cantar?

Atreverme sí... Cantar no sabes, ¿no?

¿Cuál es la pregunta? Yo tampoco sé cantar.

¿Si sé o si me atrevo?

Te atreves. Me atrevo.

Mira, míralos, vamos allá. Vamos a vestirnos.

¡Qué curioso! Tienes que cantar, ¿eh?

Están disfrazados aquí. Vamos, chicos.

A ver, qué me pongo...

¡Qué bueno!

Esto lo dejo por aquí. (BALBUCEAN) Esta chaqueta.

Contadme un poco esto que se ve por aquí mientras me voy cambiando.

Pues aquí... son tipos de otros años en carnaval.

Mira, este precisamente lo sacamos nosotros en 2013.

De Robin Hood.

Nos llamábamos "Robin del bosque y los demás de Ubrique".

¿"Robin del bosque y los demás de Ubrique?

Es un pueblo de aquí muy conocido.

Porque aquí, como cada año es un tipo,

ya no caben en los armarios de aquí.

Chicho, venga, ponme ahí.

Salam aleikum. Aleikum salam.

Pónmelo ahí, está perfecto.

Oye, esto del carnaval, ¿lo importante es participar o no?

(BALBUCEA) O, a ver...

Eso es lo que dice todo el mundo siempre

pero, cuando tú te apuntas a un concurso,

siempre vas con las máximas aspiraciones.

Otra cosa es que después, cuando tú vayas allí,

el resto de compañeros también van con la misma idea de competir

el que lo haga mejor, con el agrado del público,

se lleva el premio. -Estoy cambiado.

¡Qué susto me has dado!

¿Y, tú? Entonces, ¿tú eres el quinto padre?

Yo soy el quinto padre que soy un poco facha.

¿Un poco facha? Un mucho, ¿vale?

No podía ser el policía ni nada y me he quedado en...

vigilante...

-Es cuerpo de seguridad.

Cuerpo de seguridad. ¿Qué vamos a cantar?

Bueno, yo voy a ayudar, pero no sé...

¿Le damos al cuplé? Venga.

Yo te voy guiando, ¿vale? Tú me dices y yo hago...

Primero el Chicho va a dar el tono. Venga, Chicho.

(CANTA) Parapa para parapa...

(Claves)

(Pitos)

"Me contó un colega".

(Claves)

Me contó un colega que hace poco

en casa de su prima

como no estaban los padres, lo hicieron en la cocina.

La subió en la vitro como un loco

quería probar algo nuevo

le dio sin querer a una rueda

y casi se fríe los huevos.

La dejó "embarazá"

y está esperando un pibito.

Ahora ya entiendo lo qué es la fecundación "in vitro".

¿Quién te iba a decir

cuando fuiste padre, que ibas a llevar

al niño a todas partes

de arriba abajo todo el santo día.

Las vueltas que da la vida. ¡Olé!

¡Qué bueno! ¡Qué bueno!

Oye, chicos, que cosa más bonita.

Os propongo una cosa, mirad.

Como vosotros me habéis regalado parte de vuestro arte,

me gustaría hacer lo mismo.

Si os parece, buscamos un rinconcito por ahí

y vamos a hacer una cosa relacionada con la magia muy chula. ¿Os apetece?

Pues seguidme, seguidme, seguidme. Vamos a por ellas.

Oye, qué bueno, por fin. Me voy a poner otra vez como de mago.

¿Qué tal, bien? Bien.

Había pensado haceros algo

haceros algo... Como vosotros sois buenos actores,

si sale mal,

hacéis, ¡qué chulo! y ya está. (RÍEN)

Quiero hacer algo que tiene que ver con vuestra profesión

ya que vosotros juntáis las letras, hacéis palabras,

con las palabras hacéis frases, con estas párrafos

y con los párrafos historias.

Como hacen los escritores.

Unos escriben letras para vuestras... agrupaciones

sin libros, y cuentan historias. Entonces...

me gustaría que esto fuera totalmente libre.

Al igual que tú has elegido una carta totalmente libre

me gustaría... La verdad es que no conozco muy bien los contenidos

porque los hemos cogido en una librería de ahí.

Elige uno completamente al azar.

Perfecto. ¿Crees que de alguna manera te he podido condicionar

por ser de color naranja y dejarlo aquí?

(RÍEN)

Yo soy muy listo, he dicho: "Coge el que quieras".

Coge el que quieras. Es el más llamativo.

Tienes opción de cambiarlo. (RÍE)

No, no. Este. Ese, ese.

A lo mejor he dicho esto para que no cambies.

Bueno, está bien, ese libro.

Mira, te voy a pedir que hagas algo especial.

Esto no sé si saldrá porque es algo realmente complicado.

Mira, fuera.

Luego lo recogemos, ¿eh? Pero, encestaste.

Encesté. Mira.

Quiero que abras el libro, lo vas a hacer de una manera

especial.

Vas haciendo así.

Esto los magos lo llaman riflear, pero tú

lo llamas pasar páginas. Un momentito...

lo explico todo, luego lo haces.

Quiero que te fijes en una...

Te paras donde te dé la gana. Ten cuidado porque, a lo mejor,

he podido marcar alguna página para que justo tu dedo pulgar pare.

Si notas algo, tú sigues pasando. (RÍEN)

Es importante que elijas una página. Si te paras por ejemplo aquí,

puedes leer por aquí o leer por aquí,

te pido que lo hagas en silencio

para que nadie lo sepa, ¿de acuerdo?

Te voy a pedir que te fijes en una palabra

que sea larga, que al menos tenga cuatro sílabas,

Una palabra que sea larga y no se la digas a nadie, ¿de acuerdo?

Empieza.

Fíjate en una palabra larga.

¿Sí? Cierra el libro.

Perfecto.

Como salga me tiro para atrás. -Tres de trébol.

241 páginas tiene esto, ¿no?

Entonces, mira lo que vamos a hacer.

Cuando cuente tres, tú vas a decir la primera letra

por la que empieza la palabra. Tú dirás una letra cualquiera.

¿De acuerdo? Si puede ser en español, mejor.

Sé idiomas, sé idiomas.

Tengo que decir la primera letra. Sí, la primera.

Ahí ya tenías la pista, "picha".

No te creas, es muy complicado.

¿De acuerdo? Lo vamos a hacer a la vez. 1, 2 y 3.

La "l". -La "d".

(Música de tensión)

(RÍEN)

(RÍE) No me mires así, canalla.

¿La "d"? Sí.

Mira esto.

(Música de tensión)

Solo tengo una... solo tengo...

nada más que una.

Solo tengo una palabra escrita.

¿Qué palabra has pensado? Despertador.

Mira esto.

(GRITA) Quillo, ¡qué dices! Un abrazo, dame.

(Aplausos)

Me he quedado todo loco, una maravilla. ¿No?

Sorprendente porque no esperaba por dónde iba a ir.

Al principio creía que iba por el tema de cartas

y cuándo da el giro del bolsillo, la verdad es que...

(RÍE) ¿Cómo ha podido adivinar la palabra?

Más sorprendente es que él haya pensado en despertador.

(RÍEN)

Lo que más le ha llamado la atención. (RÍE) Por eso.

(Música divertida)

(Música)

De las más de 130 torres que todavía hay en Cádiz,

hay una con un embrujo especial.

Su belleza destaca entre las azoteas de la ciudad

midiendo apenas 20 metros

el equivalente a 5 pisos de altura.

(Música)

Pero, ¿por qué está casi escondida en este lugar?

Se trata de la llamada Torre Bella Escondida.

Y tiene como peculiaridad que no se construyó para observar,

sino para ser observada.

(Música)

Cuenta la historia que la hija del propietario del palacio

al que pertenece la torre ingresó en un convento cercano,

las Concepcionistas Franciscanas,

y su padre mandó construir esta torre

para que su hija pudiera admirar su belleza desde el claustro

y desde la ventana de su celda,

y así poder cumplir sus votos de castidad, obediencia y pobreza.

Todo esto justifica su particular ubicación

y que solo pueda ser admirada desde otras azoteas

o desde las inmediaciones del convento.

(Música)

El momento culinario del capítulo de Cádiz

lo vamos a hacer en un sitio muy especial

cocinando algo muy especial,

porque estamos en el lugar donde se inventó la tapa

y voy a aprender a hacer una tortilla de camarones. ¿O no?

Por supuesto.

Además, te voy a preparar la receta exacta, exacta,

porque nosotros en cocina casi el 100% de las recetas

van con las medidas exactas,

de forma que un cocinero, o cualquier otro,

pueda cocinar o puedan hacerla. Queda igual siempre.

Y, bueno, ya se sabe que en la cocina

no hay una fórmula exacta y tal,

no es como las matemáticas, pero... Más o menos.

Más o menos. Más o menos, más o menos.

Bueno, esto es harina, harina de trigo, los camarones.

Estos son 250 g de harina, 250 de camarones.

Fresquitos los camarones, ¿no?

Mira, el camarón más fresco ya imposible. Te puedes hartar.

De hoy mismo, ¿verdad?

De hoy mismo, de esta mañana, a las 11:00 de la mañana.

250 de camarón, 250 de harina, medio litro de agua,

que está muy fría, muy fría.

Después lleva sal, son 10 g, cebolla, 5 g, perejil

y un poquito de un alga que se llama lechuga de mar.

¿Cómo se llama eso? Lechuga de mar.

Además, esto es de aquí, de la zona también de los Esteros.

No lo conocía.

Porque este camarón es de los Esteros.

Mira, voy a poner un poquito de la sal, ¿vale?

Venga. Un poquito no, toda. Toda, toda la sal.

Y voy a poner un poquito de agua. El agüita.

Ir hirviendo la sal. Oye, que yo quiero ayudar, ¿eh?

Déjame, ¿eh? Sí.

Yo si quieres, te dejo a ti. No, pero yo lo fácil, yo lo fácil.

Tú dale a la varilla y yo hago lo fácil.

Yo doy a la varilla.

Y ahora lo que voy a hacer, que voy a añadir la harina, ¿vale?

Vale. O sea, tenemos sal, agua y harina.

Sí, sí. La harina toda. Venga.

Si quieres, podías echar un poquito más de agua.

Venga, tú me vas diciendo, ¿eh? Sí. Vas echándolo poquito a poco.

Oye, ¿qué me ibas contando antes?

Bueno, la verdad que esta casa es una casa de postas.

¿Toda? Sí, toda, toda.

Es del año 1780. Ajá.

Y... Como te decía, al vender Chano García,

pues fue el primer propietario que estuvo aquí, en la casa.

¿Echamos los camarones entonces? Sí.

Terminamos, y ya lo único que queda. Toma, échalo tú, échame un cable.

Venga. ¿Todo? Sí. Todo, todo.

Ahí está. Bueno, mira. Vivito y coleando, ¿eh?

A mí esto me da un poco de penilla, la verdad, verlos ahí tan...

¿Sí? Sí, la verdad que sí.

Cuando las pruebes, no te van a dar pena.

Vale, vale.

Me da un poco, un poco de cosilla, pero bueno,

queremos decir que el producto es fresco y ya está.

Totalmente fresco. Venga, perfecto. ¿Vamos entonces?

Así que nos vamos a ir a la paellera,

que es una paellera especial, que tiene abundante aceite.

El aceite tiene que estar muy caliente.

Pues es una cosa importante, por eso la masa está muy fría,

el aceite está muy caliente. Para buscar ese contraste.

Efectivamente. Pues venga.

Una tempura. Pues venga, yo te sigo.

Perfecto. Vámonos.

(Música suave)

Venga. Entonces, el aceite muy caliente, ¿verdad?

El aceite tiene que estar muy, muy caliente.

Muy caliente. La masa está muy fría.

Hay... A ver, un pequeño truquito.

Yo tiro así... Ah.

Un poquito de harina, que veo que rápidamente, ¿vale?

Es el puntito, ¿verdad? Este es el puntito. Ya está.

Venga. Pues mira, tiramos. ¿Vale?

Un golpecito. Tiramos. Este golpecito mágico.

Claro.

Que me he enterado que tú tienes mucha magia.

Claro que sí. Ahora lo vamos a ver además.

Producto muy, muy fresco, muy natural.

A mí me gusta que salga nada aceitosa.

Claro, claro. Que se vean los encajes.

Claro, y que lleve camarón,

porque si no, no sería tortilla de camarón.

Oye, ¿cómo haces para que luego, como hay tanto aceite,

para que luego no...? No se queda para nada...

Vamos a ver, yo lo saco en un plato con un poco de papel.

Bueno, ahora lo vemos.

Lo voy moviendo un poco, porque bueno...

Al chocarle así con estas pinzas veo la textura.

¿Cuántos años llevas tú haciendo tortilla de camarones?

Pues... Pues un montón. Un montón. Un montón de años.

Yo empecé en esta profesión, a ver, oficialmente, hace 36 años.

Madre mía.

Pero bueno, siempre, desde pequeño, con mi padre, con mi madre.

Ajá.

Que mi madre es una magnífica, magnífica cocinera.

Mi madre, todos mis hermanos hemos aprendido muchísimo

porque, sobre todo, es una señora de toda la vida,

de hacer sus guisos con mucha paciencia.

Ya, ya. Muy despacito.

Qué buena pinta.

Mira, Miguel, ahora tenemos que esperar 30 segundos,

porque si las pruebas, te vas a acordar...

Oye, pues si te parece, hacemos una cosa.

Ya tenemos esto, pero el postre esta vez lo voy a poner yo.

Entonces, cuando venía para acá

he visto que tienes un restaurante muy bonito.

Buscamos un sitio así, un poquito especial

y vamos a hacer una magia más,

que va a vincular un poco la historia de la tapa y los reyes.

Yo sé que tú tenías magia. ¿Te parece?

Venga, perfecto. Pues venga. Vamos.

Bueno, Miguel, te he traído a un rinconcito...

Qué bonito. Del Ventorrillo.

Es uno de mis sitios preferidos.

Hombre, y acompañado aquí de gente del equipo.

Sí, aquí, de mis hijos. Qué bien, qué bien.

De Antonio, Jesús... Pues todos a la izquierda del padre.

Venga. Muy bien.

Oye, que voy a probar esto. Vamos a ver cómo está.

Falta una copita con manzanilla de vino fino.

Qué rico. Oye, qué bien me ha quedado, ¿eh?

Qué bien me ha quedado.

Si ya he dicho yo que tú eres un mago perfecto.

Mira. A ver.

Cuando me has contado lo de la tapa me ha venido una idea, ¿no?

Una idea, porque además tiene que ver con los reyes, ¿no?

Entonces, mira, mira lo que vamos a hacer.

Quiero que mezcles bien esta baraja de cartas.

Le puedes dar la mitad a alguien si quieres del equipo,

y si no, me mezclas tú, no me importa.

El caso es que queden bien mezcladas todas las cartas.

Eso es. Ahí está. Las juntáis todas.

Se ha caído.

No, no, no importa. Déjalas, déjalas.

Se han caído unas cuantas, pues más casual todavía.

Mezcla bien. Eso es. Coge el rotulador, por favor.

Y mira lo que vamos a hacer.

Tú has mezclado bien la baraja, ¿verdad?

Sí. Mira.

Una, dos y tres.

Mira, lo primero, aquí vienen dos cartas. Mira, mira.

Que son exactamente dos reyes. Esto ya mola.

De estas que están por aquí,

quiero que cojáis una completamente al azar,

la firmáis y me la dais.

Pero al azar tiene que ser, ¿eh? Sí, sí, al azar.

Perfecto. La firmas.

Que quede bien ahí.

Yo recojo las demás,

y, una vez firmada, se la muestras a mis compañeros ahí,

a la cámara, que se vea bien. Bien.

Ahí está, ¿eh? Bien.

Miguel, tú no mires, ¿eh? Yo no miro, yo no miro, yo no miro.

Ahí está. Perfecto.

Mira lo que vamos a hacer. Ponla por aquí, por ejemplo.

Déjala así, hacia abajo. Mira lo que vamos a hacer.

Cuando me has contado la historia de las tapas,

todo el mundo cuando habla de las tapas tiene la intención

casi como si fuera un bocadillo, tapa de arriba, tapa de abajo.

Y los reyes son muy importantes, pero claro, yo no hago nada,

porque muchas veces cuando yo hago cosas con las cartas,

la gente imagina que yo de alguna manera puedo hacer alguna trampa.

Mira, el primer rey y el segundo rey, muy clarito.

Los dejamos aquí arriba.

Te voy a pedir que cortes más o menos por la mitad.

Así. Y completamos el corte.

De esta manera, los reyes han ido a parar al medio.

¿Estamos de acuerdo? Perfecto.

De una baraja mezclada,

incluso se nos han caído cartas y todo.

Has escogido la carta que has querido,

has firmado la carta que has querido.

Mágicamente aparecieron dos reyes.

Pero son reyes especiales, porque esto de la tapa

es algo muy especial. Mira.

Tapa de arriba, tapa de abajo, y en el centro lo importante,

y lo importante es la carta que tú has elegido

y que has firmado. Mira esto.

Mira, muy clarito, mira.

Los dos reyes, formando una especie de bocadillo,

han cogido una carta.

Quiero que veas cómo es exactamente. Joer, tío.

La carta que has elegido.

Perfecto.

Qué bien.

Bueno, pues mientras vosotros os quedáis pensando

cómo lo he hecho, yo voy a dar una vuelta

y ya si eso nos vemos, ¿eh? Venga. Yo voy contigo.

Me ha encantado, la verdad es que me ha encantado.

No le voy a preguntar cómo se hace porque no me lo va a decir.

-La verdad es que es bastante sorprendente

porque lo cerca que lo tenemos, no hemos podido captar...

-Qué hace con las manos. -La magia.

-Joer, yo no se cómo lo hace. Bueno, magia, ¿no?

Esa es la palabra, así que...

Pero bueno, la verdad que tiene mucha magia.

(Música)

Entrar en el castillo es sumergirse en un pasado islámico,

en sus colores y en su vida.

Recorrer sus calles decoradas con macetas y plantas

es vivir la historia y las tradiciones de Andalucía.

Del castillo de Castellar viejo se conserva la entrada

con arcos de herradura.

Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949

y fue restaurado parcialmente hace apenas 40 años.

(Música)

Atardece en la ciudad,

y no quería despedirme de Cádiz sin visitar esta Plaza de España.

Aquí tenemos el famoso monumento a la Pepa.

Y os voy a contar por qué se llama la Pepa,

por un motivo muy especial.

La Constitución española fue firmada un 19 de marzo de 1812.

Curiosamente, ese día se celebra la festividad de San José,

y por eso popularmente lo conocemos como el monumento a la Pepa.

(Continúa la música)

Este atardecer mágico ha cautivado

a todos los que han pasado por Cádiz,

desde que quizás Hércules fundara la ciudad hace miles de años.

Miguel se queda en Cádiz, sumergido en el duende,

en el embrujo de los gaditanos y las gaditanas,

que con su arte llenan las calles.

Desde estas tierras se descubrió un nuevo mundo antaño,

y hoy nosotros también hemos descubierto un nuevo Cádiz.

(Continúa la música)

Un país mágico - Cádiz

05 may 2019

Este es Miguel de Lucas, el mago más curioso que viaja por España contando las tradiciones, la cultura, las gentes, el arte y la historia escondida en nuestros pueblo y ciudades. Cádiz es hoy nuestra ciudad mágica.

ver más sobre "Un país mágico - Cádiz" ver menos sobre "Un país mágico - Cádiz"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 184 programas de Un país mágico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios