Presentado por: José Antonio Labordeta Dirigido por: José Antonio Labordeta

Serie documental divulgativa que aproxima al espectador las tierras y la sociedad de España. ''Un país en la mochila'' está conducido por José Antonio Labordeta, que realiza su particular crónica viajera y propone un viaje a través de sus impresiones sobre la economía y las representaciones artísticas del mundo rural español. Algunos de los recorridos que ofrece esta serie son las sierras del Segura en Andalucía; el Moncayo en Aragón; de Panes a Potes por Asturias y Cantabria; la Gomera en las Canarias; el Alto Tajo o el Señorío de Molina en Castilla La Mancha o el Duratón en Castilla León. José Antonio Labordeta es conocido por su faceta de cantautor y poeta. Pero su condición de historiador y profesor le confiere los conocimientos para describir las costumbres, paisajes y personajes de cada región.

5388680 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Un país en la mochila - Baixo Miño - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

De buena mañana tomo un tren que une Ourense con Vigo

con la intención esta vez de acercarme a los últimos

kilómetros del Miño y recorrer esa zona

donde el Albariño y la lamprea son los reyes de la buena mesa.

La mañana se descubre lluviosa y por entre el ramaje

se intuyen lejos o cerca las aguas del río

hasta que de golpe surge la presa,

la última en detener las aguas del Miño.

Desde aquí bajarán libres hasta el océano.

El tren silba.

Desciendo en la estación de Frieíra y lentamente,

con la misma melancolía con la que se va el tren,

avanzo hasta el lugar donde contemplo al Miño,

ya liberado de los muros de la presa,

lanzarse bravío por los límites de sus orillas.

Mientras en el horizonte la figura de la iglesia

de Cortegada pone una nota de sólida sobriedad,

inicio el camino.

Bajo una lluvia increíble (CITA EN GALLEGO)

Me dice una abuela socarrona. Me acerco hasta la famosa

torre de Fornelos, donde a algún obispo trabucaire

lo colgaron del cuello para sentencia

y enseñanza de malvados. Ahora, como queriendo olvidarse

permanece casi oculta bajo tanta vegetación

como la ha cubierto.

De nuevo en las orillas del Miño me acerco hasta unos paisanos

que aupados en los pescos de piedra por donde se obliga

a pasar a las lampreas en épocas de pesca

ensayan redes y artilugios ajenos a lo que se les cae,

para cuando la veda se levante y estos peces subiendo

o bajando por el Miño queden atrapados en sus redes

para ser platos de exquisitos gourmets

o condimento de empanadas paisanas.

Al día siguiente, la lluvia se ha detenido

..y bajo un sol tímido camino hacia Barcela.

Cruzo pequeños bosques, hórreos de piedra,

me topo con paisanas trabajadoras

y desemboco en la plaza de la localidad,

donde un crucero de tres cruces y la sobriedad de la ermita

ponen al entorno un bello e insólito panorama.

Caminando por la comarca de Arbo, me topo ya con los viñedos.

Primero, el condal.

Buenos días. -Buenos días.

¿Arreglando un tonel? -Sí, señor.

¿Aquí sale el vino mejor que en las de metal?

-Sí, señor. ¿Qué tipo de vino es este?

-Condal. Si quiere, le invito a un vinito.

Muy bien. Es una hora estupenda. -Muy bien.

¿Un poquito de queso le corto? Pues también, venga.

Vale, vale, que luego

Bueno, salud. Que la cosecha sea buena, ¿no?

Luego, caminando bajo una selva de parras,

me desemboco en el pazo Almuiña, cuyos bancales cubiertos

de uva albariño descienden hermosos por las lomas colindantes.

En el pazo anuncian también casa rural y como buen viajero,

un tanto gorrón y alparcero, me apunto a todo,

al buen estar, al buen cobijo y al buen yantar.

-La lamprea se puede poner de muchas maneras.

Como se cocina aquí, lo fundamental es poner su propia sangre.

Reservar un poquito su propia sangre, porque se cocina

en su propia sangre, y un buen vino Albariño.

Es importante, ya sabes que en Arbo hay muy buen vino Albariño.

Se le pone un chorrete de vino Albariño con generosidad

Con su fuerte sabor, me vienen a la memoria

imágenes de otras maneras, en otras fechas,

de pescar la lamprea.

-Vamos a coger el bicho y lo vamos a meter aquí.

Ahí, ¿eh?

Lo metemos aquí y, fíjate qué sencillo.

Ahora le ponemos un papelito y encima

Mientras se guisa la lamprea, Manuel Rodríguez,

marido de la cocinera y dueño del Pazo Almuiña,

enamorado de los buenos caldos, me explica los secretos

y grandezas del Albariño. Manuel, ¿cómo se fabrica el vino?

-Perdón, Sr. Labordeta, el vino no se fabrica.

Se elabora. ¿Pues cómo se elabora?

-No quiero que le sepa mal, pero No, ¿cómo se elabora el vino?

-Se elabora, el Albariño, casi todos, se despalilla.

Se le quita la madera y se pasa a este macerador.

Está aquí semitriturado. Está el mosto en contacto

con el hollejo porque los aromas nobles del Albariño

están en el hollejo. La prensa neumática

comprime el grano contra el exterior de la prensa.

Sale el mosto sin ningún contacto

ni con madera, que no lleva,

y mucho menos con pepitas. ¿Hay que tener alguna actitud

espiritual para beberlo? -Si no la tienes, te la da.

¿Este vino es de cosecha vuestra? -Todo cosecha, todo uva propia

de esta finca que ves a lado del pazo

y otra que tenemos un poco enfilada, pero siempre uva propia.

Bueno, salud. -Espero que te guste.

Está hecho con mucho cariño. -Bueno, aquí está, Labordeta,

la lamprea que hemos visto en la cocina.

Y regusto el difícil y complicado gusto de esta exquisitez culinaria.

Está bien, ¿no? -Este hórreo del patio

era precisamente para secar la lamprea.

Ajá. -La lamprea se pesca

Sigo el camino con la hospitalidad y la amistad de la familia

de Manuel en el recuerdo.

Por el itinerario, me retengo ante un cruceiro

con limosnero y petitorio. De ambas cosas uso

porque nunca se sabe adónde pueden llevar

los caminos del Señor.

Camino de la localidad de Salvatierra,

me aúpo hasta una ermita cobijada bajo el hueco

de una enorme roca. Es tan kitsch su decoración

que hasta resulta con cierta gracia.

De paseo me cruzo con escolares que practican la ecología

con una maestra que les enseña el amor a la naturaleza.

Desemboco en la fortificada Salvatierra, enfrentada

a la localidad portuguesa de Monsao.

Todo en ella es sólido, pétreo, como demostrando

a sus vecinos la altanera fortaleza de sus castilletes,

muros, murallas, ventanas y paseos.

Con misteriosa sobriedad me muestran unas salas

que, según la tradición, fueron habitaciones de doña Urraca.

Dos enormes espacios abiertos con arcos de medio punto

y bóvedas sólidas y que actualmente se utilizan

como lugares para exposiciones y pequeños conciertos.

De golpe, me apetece cruzarme el Miño a la vieja usanza

y saltarme a la torera los prejuicios fronterizos.

Hola, buenos días. -Buenos días.

¿Van a pasar a la otra orilla? -Sí.

¿Ya me pasarían a mí? -¿Por qué no pasa por el puente?

Sí, hombre, pero a mí me gustaría pasar con ustedes, ¿no?

-Bueno, hombre, le podemos llevar. Venga, muchas gracias.

-Eh, pues hala

-¿Crees que va a llover?

¿Y cuánta gente pasaba en estas barcas?

-Ocho personas. ¿Ocho?

¿Cuántos viajes hacían al día?

-Cinco o seis. 5 ó 6 viajes.

-Cuando empezó así.

¿Y qué era? ¿Una barca de Portugal y otra barca de?

-Sí, una barca de Portugal y otra de aquí, de España.

¿Pasaba algo más además de pasajeros?

(HABLA EN PORTUGUÉS)

¿Alguna cosa más además de los emigrantes

no pasaban por la barca o estaban muy vigilados?

¿Café o nada? (HABLA EN PORTUGUÉS)

Pero ustedes, no. -Este barco, no, este barco, no.

¿Y los días de fiesta? (HABLA EN PORTUGUÉS)

Sí, sí, sí. ¿Pasaban hasta las 3, las 4

de la mañana? -Sí.

Dejo al portugués y al gallego con sus memorias y recuerdos

y continúo por las orillas del río hacia nuevos lugares.

Metido en un nuevo afluente del Miño, atravieso un puente

medieval y me interno en otro de sus pazos

productores del exquisito albariño: el pazo de Cillabona.

Cosechan las últimas uvas ya del año porque noviembre

avanza a pasos agigantados.

Gentes de ambas orillas aprovechan los rápidos del río

para practicar un cómodo rafting.

Por una zona donde las aguas se remansan, llego a la playa

fluvial de candela, en la que según la tradición

aterrizó Lindberg en uno de sus vuelos.

Con sus aguas termales se mantiene un balneario.

De camino escucho una extraña melodía con anotaciones medievales.

Música tradicional.

En esta misma localidad se levanta, dirigida y fundada

por Teresa Ouveira Y Juan de Auder

uno de los centros escolares más interesantes

de toda la geografía española para el tratamiento

y convivencia de adolescentes con deficiencias o dificultades

psíquicas. Se llama Pelour. -Galicia con Europa.

Europa Porque el medievo también estaba en los árabes.

El Medievo estaba en todos los sitios.

Combinad las dos cosas, el oriente

-Y con vuestros gusanos de seda. -Exacto.

-Y las moreras que habéis plantao vosotros.

Cogéis las hojas y plantáis los gusanos y hacemos seda.

También nosotros.

-Mi padre era maestro republicano y mi madre una señora bien.

Entonces era la dueña de este hotel.

Ya viví una infancia de balneario, de tiempo de tiempo balneario.

De tiempo lentísimo. Te vas a un balneario

y te dura 15 días. Y esa estancia es el tiempo

del presente amplio, que decía nuestro amigo Platón.

Yo recreé ese tipo de pedagogía. Y entonces vine con mi hija

recién nacida y me dije: "¿Qué escuela le voy a dar

pa mi hija?". Quiero darle una escuela diferente.

Una escuela donde haya un río, donde se pueda decir:

"Ay, mi infancia". El hotel, el hotel.

Y empecé a poner diciendo: "Os voy a hacer una escuela.

Una escuela distinta". Juan aún no sabía

que iba a montar otra escuela. Y, cuando vino,

se enamoró de este sitio. Y ya no volvimos a salir más.

Fuimos haciendo día a día el proyecto.

Y desleyendo lo que sabíamos, porque yo era profesora

de otras escuelas, ¿no? Y, entonces, claro,

eso hizo que los que ese resto

de lo que no se sabe con el niño autista sobre todo

nos hiciera ver que con otro espacio,

con otro tiempo, con otro perfil de maestro

y de terapeuta se fabrica otro niño.

Poco a poco avanzo hacia la ciudad de Tui,

intuida al fondo del horizonte.

Paso sobre nuevos puentes medievales levantados

en sus afluentes del Miño, saludo a las mujeres

que siguen utilizando los lavaderos públicos

porque este agua deja más limpia la ropa

y desemboco ante la iglesia de San Bartolomé,

en cuya plaza hay un peto de ánimas,

supongo para sacar las almas del purgatorio.

Lento, con el cansancio lento de los caminantes,

me interno por la parte baja de Tui, cuyas calles,

sobrias y limpias, se arriman a fachadas

encerradas sobre sí mismas al igual que el convento

de clausura cuyas rejas, encrespadas desde las ventanas

contra el aire exterior, intentan, desde siempre,

expulsar al pecado y al pecador lejos de sus adentros.

De golpe, como una gloria sobre la sobriedad

de las calles, suena un alegre pasodoble.

Es la banda juvenil de Tui la que alegra la mañana

dominical a viandantes y curiosos.

Pasodoble.

Contemplo la iglesia de San Telmo, de estilo manuelino,

y me alegra el ver que para eso, para traspasarse la cultura,

deben estar los vecinos.

Por fin desemboco ante la catedral, que como fortaleza medieval

vigila almas, territorios, enemigos y amigos.

La fachada norte es del siglo XII y el pórtico principal

es del XIII, con una hermosa riqueza escultórica.

El terremoto de Lisboa del siglo XVIII dejó en interior

un poco para allá, pero, aún así,

tres grandes naves impresionan como también lo hacen

los dos órganos con los que cuenta el recinto.

Un grupo de restauradores rescata del tiempo

el delicado trabajo de las esculturas.

Por un portal lateral, se sube al terrado

de la catedral y, desde allí, las panorámicas hacia todos

los puntos cardinales son increíbles.

Hola, ¿qué tal? -Hombre, Labordeta, ¿qué tal?

Muy bien. -Aquí estamos.

¿Aquello es Valença? -Efectivamente.

Como puedes ver, fortificada, igual que Tui.

Curioso, dos ciudades fortificadas una enfrente de la otra.

-Pero es que esto es una zona muy apetecida

en toda la historia por mucha gente:

romanos, suevos, griegos, que se supone que fundaron Tui

¿Sí, los griegos? -Sí, la leyenda dice que fueron

los griegos los que fundaron esta ciudad.

Está en una zona, como ves, increíblemente bonita.

Imagino que le apetecía a mucha gente

y hubo que defenderse. ¿Cuándo se construye la catedral?

-Empieza a construirse en el siglo XII,

pero se acaba en el XIII. Se prolongó bastante

en el tiempo la construcción. ¿Dentro qué sería

lo más importante, lo que un viajero debería ver?

-Es una opinión personal, pero creo que tiene un claustro

magnífico y el pórtico. Y yo que voy siempre rápido

y tengo pocos medios económicos, aquí en Tui me dirías:

"No te vayas sin ver". ¿Qué? -No puedes irte

sin ver el monte Aloia, que está a nuestras espaldas,

y pasear por las orillas del Miño, que son,

junto con el conjunto histórico de Tui y toda la zona vieja,

el Miño y el monte Aloia son citas inexcusables.

Y, como siempre, regreso al río. Esta vez a pegar la hebra

con un viejo pescador.

Hola, buenos días. -Buenos días, señor.

Parece que mira con mucha nostalgia el río.

-Sí, veo porque da tristeza esto, ¿sabe?

Por la contaminación que trae el río.

¿Ha vivido mucho de este río? -Sí, hombre.

Cuando era joven, me dedicaba a la angula.

¿Era pescador? -Pues sí, era pescador y guardia.

Para mantener a los hijos había que sacrificarse mucho.

¿Y con qué pescaban por aquí? -Pescábamos la angula

y después algo con caña a la trucha.

Yo no pescaba lampreas porque era un poco duro esto,

¿sabe? ¿Cuántos días pescaban la angula?

-Seis días. Tres días antes de luna nueva

y tres días después. ¿Por qué?

-Porque era era no sé que, que

Con qué fin, pues la angula se mueve

en luna nueva. ¿Y cuántos kilos pescaban?

-Pues hace, pues 30 años, pues podíamos coger 30 ó 40,

porque éramos una compañía de tres barcos.

Estábamos unidos. Y por eso pues a veces

entre los tres barcos podíamos coger, si se daba

esa luna a los barcos pues unos 30 kilos.

¿A cuánto lo vendían entonces? -Lo vendíamos a 17 pesetas.

¿Y cuánto vale ahora un kilo de angulas?

-Treinta o cuarenta. ¿Pesetas?

-Pesetas. ¿40 pesetas?

-40 000, ¿eh? Ah, 40 000.

(RÍEN) ¿Cómo ha subido tanto esto?

-Es que yo no me explico eso. hasta que le dieron

que la angula valiera esa cantidad de dinero.

Hay quien se pone un poco con bastante dinero, ¿eh?

Y ahora ya no pesca. Ahora esto lo ve usted

que está sucio. -Es una contaminación que viene.

¿Quién contamina el río tanto? -Pues casi es todo el río Louro.

El Louro. -Porque viene de una forma

que no se explica. Llegaron para hacer

unas depuradoras en el Louro, pero

Pues yo me voy a dar un paseo en barca que me llevan unos amigos.

¿Quiere venir a dar una vueltecica? -No, ahora no voy

porque ahora me encuentro un poco pesadito, ¿sabe?

¿Qué años tiene? -80.

Está estupendo, hombre. Sí.

Venga, pues nada, aquí lo dejo mirando el río.

-Pues muchas gracias. Muchas gracias, hasta luego.

-Hasta luego.

Vamos a dar un paseíllo. -Vamos.

Recorrer el Miño, contemplar las orillas,

ver Tui en lo alto y Valença enfrente,

pasar junto a los pescadores o regatear con unos piragüistas,

asombrar a las gaviotas y estremecerte en el atardecer

lento de esta tierra ensueño es uno de esos placeres

que pocas veces puedes repetir.

Poco a poco me dirijo hacia el municipio de Tomiño.

En Fortadela cruzo un nuevo puente medieval y contemplo

un viejo molino abandonado.

Atravieso campos por donde los paisanos andan en el soleado

otoño recogiendo el maíz de sus magras cosechas.

¡Hola, buenos días! (TODOS) ¡Hola, buenos días!

¿Esto para qué es? ¿Para los animales, o qué?

-Sí, para los animales. ¿Qué hacen? ¿Lo muelen?

-Sí. Venga, muchas gracias.

Hasta luego.

Paso cementerios repulidos, pues no en vano

ya está aquí el Día de Todos los Santos

y me admira la cotidianidad familiar con que los gallegos

se relacionan con sus difuntos.

Me detengo ante Santa María de Tomiño y contemplo

su sobrio románico y acumulo imágenes de todas las iglesias

de este mismo estilo esparcidas por estas parroquias.

Como poderoso señorío, se aúpa sobre el horizonte

la casa torre de Tevar.

Aupándome a un monte, Tetón le llaman,

próximo ya al municipio de Gondomar,

me emociona la contemplación de una serie de primitivos

petroglifos. Con la memoria,

viajo hacia el increíble Hulk anarreño,

el mismo misterio, igual silencio,

idéntico mensaje indescifrable.

La Virgen peregrina de la localidad de Estás

tiene una mella en el sombrero. Dicen que se la hizo

el escultor portugués harto de escuchar

tanta crítica a su obra. Nunca cobró e hizo famosa

a la Virgen por su mella.

Cruzo por lugares umbríos donde los pescadores

andan azacanados en su faena que aquí, en estos ríos

afluentes del Miño, parece resulta provechoso.

Hola, buenos días. -Buenos días.

¿Qué tal va la pesca? -Muy bien, acabamos de empezar.

¿Qué se pesca aquí? -La trucha común.

¿Es buen río truchero? -Es un buen río truchero,

como todos los de esta zona. Que haya mucha suerte.

-Muchas gracias. A seguir tranquilo. Hasta luego.

Llego a Goián, que me aseguran es un pueblo de poetas,

pintores, escultores y artistas.

Y, para empezar, me topo con una pareja,

Begoña y Leandro, que trabajan una cerámica

muy popular y muy personal al mismo tiempo.

Él trabaja en el torno, con ese milagroso nacimiento

de las formas. Ella termina la obra

con la decoración. Hola, ¿eres, Begoña?

-Hola, sí. ¿Labordeta? Sí, eso son los petroglifos, ¿no?

-Pues sí, mira. Hombre, ¿tú eres Leandro?

-Hola. ¿Qué tal, cómo estás?

-Estamos en plena faena. -Trabajando.

¿Usáis temas de los petroglifos para decorar?

-Pues claro, aquí hay un montón de petroglifos.

Pero esto no es de Tetón, ¿no? -No, este en concreto

es de Muros, Coruña. ¿Has estado en Tetón?

Sí, he estado en Tetón. He visto los petroglifos.

-Muy bonito. Muy bonito.

Leandro, ¿cómo surge esta sociedad limitada?

-Pues ¿Cómo os da por hacer cerámica

y cómo surge la pareja? -Surge de un curso del INEM.

Y, bueno, luego seguimos haciendo cursos.

Estuvimos en Sargadelos un mes, una experiencia muy bonita.

Y luego trabajando aquí, en el taller, dos años.

¿Tú eres más impetuosa o quién de los dos?

-Yo soy más creativa, sí; pero ahora mismo

quien lleva todo el peso yo creo que es Lea.

-Anda -Yo creo que sí, sí.

-Sí, ella se encarga un poquito más, pero al final somos los dos

los que estamos trabajando aquí y haciendo que esto tire p'alante.

Tú la burocracia. Aparte del trabajo manual,

lo tuyo es la burocracia. -Sí.

Y tú de burocracia, nada. -Es más locuela.

Más imaginativa El comercial es Leandro.

-Es Leandro, sí, ahora el que ahora el que

-¿Me echáis a mí el petate? (RÍEN)

Pues muy bien, oye. Pues que os vaya estupendo.

Creo que tenéis aquí un sitio magnífico,

el lugar es maravilloso y lo que hacéis es precioso, ¿no?

Cerca de las orillas del Miño me encuentro los restos

asombrosos de algo que quiso ser fortaleza en los años

del rey Carlos II. Por falta de medios,

se quedó en proyecto y hoy las gentes de los alrededores

utilizan el reciento para fiestas y ferias.

Por la playa fluvial de Goián contemplo en frente

la bella filigrana de la localidad portuguesa

de Villanova de Cervera. Pienso ante esta panorámica

indescriptible en la miseria humana

de los límites fronterizos que han arrastrado el odio

a pueblos que son y eran de la misma raíz

y el mismo vocablo. Ahora que parece que ya

los límites han sucumbido, resulta emocionante el ver

cómo los paisanos se ayudan cruzando por el río,

desde las islas que lo centran, el ganado

antes de que el invierno les traiga demasiadas frieras.

Desde el balcón de esta casa, ahora bar correos,

parece que los años 30 el dueño echaba mítines

republicanos a los hombres que iban a trabajar.

Parece que los campesinos no se lo creían mucho

viéndole siempre tan endomingado y tan poco trabajador.

Por su memoria republicana me tomo un buen vaso

de Albariño y un pedazo rico de queso del país.

Busco el taller de fundición de bronce del escultor

Xoán Piñeiro. Esté en las afueras, me indican,

y ahora lo lleva su hija Cuqui.

Hola, Cuqui, ¿qué tal? -Hola, Labordeta.

¿Cómo estás? -Bien.

Qué agradable sorpresa. Pasaba por aquí y digo:

"Voy a ver el taller de Cuqui". -Muy bien.

¿Todo es de tu padre? -Todo no. Hay esculturas

por aquí que son de clientes. Este de un portugués

y este de un escultor de A Coruña ya mayor.

Esta sí es de tu padre. -Sí, las piezas de piedra,

estas dos y esa de bronce sí. Son de distintas épocas.

La de piedra es de una época muy bonita e interesante,

la más representativa del tema gallego

y del material, la piedra, para él el más noble

de todos los materiales escultóricos.

Al final te quedaste con todo el negocio, ¿no?

-Sí, de una manera circunstancial y fortuita, pero sí,

trabajo aquí, en el taller de mi padre.

¿Y qué haces? ¿Fundir ahora? -En este preciso instante

voy a fundir. ¿Me lo podrías enseñar?

Dime cómo se hace eso. A ver si sale bien.

¿Vamos p'adentro? -Vamos para dentro.

¿Desde cuándo estás aquí? -Ya hace diez años.

Aprendiendo el oficio. -Nunca se aprende.

No, sobre todo en este, no. Nunca se aprende del todo.

Es el fuego, liberador de todo, quien trasciende y transforma

las formas de los moldes a la realidad.

Es un largo y laborioso casi milagro

que puede desbaratarse ante tan sólo una pequeña

y delicada burbuja de aire.

Camino de O Rosal, me detengo en el mirador

del alto A Portela, en Tabagón,

desde donde los horizontes cercanos

muestran otra riqueza del paisaje.

Si hay un vino de esta zona famoso en toda España

es el de Santiago Ruiz, de la parroquia de O Rosal.

Como buen metomentodo entablo una atractiva

e interesante conversación con la hija de D. Santiago.

-Mi padre era un vendedor. Toda la vida vendió de todo.

Hizo seguros, vendió carretillas elevadoras, de todo.

Cuando ya se retiró, cerró su oficina en Vigo,

venía muchísimo más aquí, a San Miguel,

y empezó a ocuparse más del vino.

¿Tu padre a los 70 años decide meterse?

-A los 70 años decidió que el apostaba por el vino

de O Rosal y que se podía hacer un vino muy bueno.

Él trataba de hacerlo siempre lo mejor posible.

No era enólogo, pero bueno, cogía la botella

debajo del brazo y se iba a los mejores restoranes

a hablar con los periodistas, gastrónomos y con toda esa gente

y así, poco a poco, pues fue como se hizo el vino

de Santiago Ruiz. En la denominación de origen

de Rías Baixas hay tres vinos, tres marcas,

que son Albariño, Condado y Rosal,

¿Hay alguna diferencia entre ellos? -Sí, pues bueno, el Albariño

es uva albariño al 100%, el Rosal tiene un 80%

Más o menos un 70% de albariño, un 20 de Loureiro

y un 10 de Teixadura y el condado tiene más Teixadura

que el Loureiro. Esas son las diferencias.

¿De los tres con cuál? -Hombre, yo con el Rosal.

Son muy buenos todos, pero el Rosal

¿Qué le notas al Rosal que? -Tiene ese aromita que le da

el Loureiro, ese afrutado y

Que son buenos todos, ¿eh? Esta etiqueta tan graciosa

tan infantil y tal naif, ¿qué es esa historia?

-Es una historia que mi hermana se casaba y para decirle

a los invitados cómo se llegaba aquí, a nuestra casa,

se le ocurrió hacer este mapita, sin pensarlo, ¿no?

En aquella época mi padre buscaba una etiqueta

para su vino y cogió el mapa, lo puso aquí, dijo:

"Esta va a ser mi etiqueta". (RÍE) Y esa es la simple historia.

Con su letra. Es la historia. Oye, vamos a brindar

para que la cosecha sea maravillosa.

-Vale.

Cruzo la espléndida plaza de O Rosal y me dirijo

en una sofocante y dura caminata a uno de los lugares

más emblemáticos y emocionantes de toda la zona:

los molinos de agua de Folón.

Aprovechando una buena corriente de agua y una vertiente adusta,

los monjes del convento de Oia levantaron 36 molinos

que alquilaban a los paisanos de la redolada

y de los que sacaban un buen pecunio.

Restaurados, ahora es espectáculo es increíble,

sobre todo si uno piensa en el duro trabajo de hombres

y mujeres para ascender hasta aquí con las cargas

de trigo, cebada o centeno, trabajando de día o de noche

y regresar con la fatiga y con la pobreza

de nuevo a sus aldeas.

Un estremecedor testimonio de la explotación humana.

Desde los altos de Tamuxe, se divisa ya el final del Miño

y la bella isla de Ariño de Paxaxe.

Un hermoso molino restaurado es el de Tamuxe,

sobre las aguas del mismo río.

Hola, buenos días. -Hola, buenos días.

¿Qué tal? -Muy bien.

Bonito molino. -Pues sí, señor.

¿Ha visto los molinos del Folón? Sí, vaya cantidad que hay.

-Una cantidad grande. Ahora no recuerdo cuántos son.

Son bastantes. 36, parece que dicen.

-Me parece que sí. ¿Quién los fundó?

-Eso procedían todos del monasterio de Santa María la Real de Oia,

de los monjes. Y después había molinos

maquileros que los llevaba unos señores

y había molinos de herederos. ¿Eso de maquileros qué era?

-Eso de maquileros era que traían los vecinos el grano a moler

y le quitaban una porción que le decían la maquía,

la maquila. ¿Y los molinos de herederos?

-Los herederos eran propietarios propietarios.

Y estaba dividido en familias. ¿Cómo se repartían

las horas de trabajo ahí? -El horario era de sol a sol.

Como lo que había de las aguas de regar y todo.

Sí, sí. -De sol a sol,

como todas las cosas. ¿La gente tenía horas determinadas?

-No, fácilmente venían por la mañana

a traer y por la noche; pero había quien se quedaba

esperando y había ratos ahí para todos los tiempos.

Muy bien. -No sé la cosa cómo era,

pero era bastante divertida. Se hicieron muchas parejas

en el molino. Venían de un lado u de otro,

coincidían y después ¿Vd. tiene algún molino por ahí?

-Tengo uno y lo tengo en activo porque me gusta ir por allí.

Vienen muchos paisanos. O sea, americanos, ingleses,

portugueses, holandeses, que vienen y están por aquí,

en Santa Tecla en el verano.

Poco a poco el Miño se hace mar y sobre su desembocadura,

desde siempre, se han levantado fortalezas

y pueblos para defender la entrada del río.

En el monte de Santa Tecla sobreviven los restos

de un poblado celta con el misterioso silencio

de los cientos de años olvidados al viento de la mar océana.

Y ya junto al mar, el puerto de la localidad de A Guarda.

A esa hora vespertina del regreso feliz de los pescadores

con más o menos cargamento, pero con la alegría siempre

de terminar una nueva jornada de trabajo.

Sirena.

-¡Ahora!

La sirena estrepitosa llama a subasta.

Se recogen rápidamente los botes y las cestas de percebes

se alinean a la espera de un buen comprador.

El ritual del sube y baja del precio ha comenzado.

-Chis.

-50, 25, 4100, 4075, 50, 25,

4000

De atardecida, tomo un trasbordador

camino de la localidad portuguesa de Camiña.

Mientras avanza, el sol se rompe hacia poniente

y el Finisterre cercano me pone una nota de nostalgia,

cariño y melancolía en todo el camino andado,

en todo el paisanaje encontrado,

en todas las manos estrechadas y en todos los pequeños

instantes nunca ya olvidados.

Un país en la mochila - Baixo Miño

55:30 16 sep 2019

Desde que en Friera el rio se hace libre hasta A Guarda donde sus aguas dan al mar manso, desciende el Miño abrazando esas suaves colinas en las que los viñedos y las parras recrean las uvas que darán los olorosos caldos de esta tierra, los famosos albariños.

Histórico de emisiones:
07/11/2000
24/04/2009

Desde que en Friera el rio se hace libre hasta A Guarda donde sus aguas dan al mar manso, desciende el Miño abrazando esas suaves colinas en las que los viñedos y las parras recrean las uvas que darán los olorosos caldos de esta tierra, los famosos albariños.

Histórico de emisiones:
07/11/2000
24/04/2009

ver más sobre "Un país en la mochila - Baixo Miño " ver menos sobre "Un país en la mochila - Baixo Miño "

Los últimos 30 documentales de Un país en la mochila

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El Duratón

    El Duratón

    53:17 10 oct 2019

    53:17 10 oct 2019 Recorremos el río Duratón, uno de los más emblemáticos de Castilla y León. Histórico de emisiones: 18/03/2009

  • Sierras de Segura

    Sierras de Segura

    54:52 09 oct 2019

    54:52 09 oct 2019 Recorrido por las sierras del Segura (Jaén). A través de los rasgos culturales, geográficos y económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 30/03/2009

  • De la Tramuntana al Pla

    De la Tramuntana al Pla

    56:07 08 oct 2019

    56:07 08 oct 2019 Recorrido por la Tramuntana ( Mallorca), a través de los rasgos geográficos, culturales y económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 26/03/2009

  • El valle del Roncal

    El valle del Roncal

    57:50 07 oct 2019

    57:50 07 oct 2019 Recorrido por el valle del Roncal (Navarra), a través de los rasgos geográficos, culturales y económicos que lo caracterizan. Histórico de emisiones: 25/03/2009

  • El Priorato

    El Priorato

    57:06 04 oct 2019

    57:06 04 oct 2019 Jose Antonio Labordeta recorre la comarca de El Priorato en Cataluña.

  • La Rioja

    La Rioja

    53:53 03 oct 2019

    53:53 03 oct 2019 José Antonio Labordeta recorre los rincones con más encanto de La Rioja. Histórico de emisiones: 23/03/2009

  • Sierra Norte de Madrid

    Sierra Norte de Madrid

    52:49 02 oct 2019

    52:49 02 oct 2019 Recorrido de Jose Antonio Labordeta por la Sierra Norte de Madrid. Histórico de emisiones: 20/03/2009

  • La ruta del mármol

    La ruta del mármol

    52:31 01 oct 2019

    52:31 01 oct 2019 Recorrido por la zona comprendida entre la sierra de los Filabres (Almería prov.) y la sierra de las estancias (Almería prov.). A través de su geografía y economía, basada en la riqueza, de sus yacimientos minerales, sobre todo de mármol. Histórico de emisiones: 19/03/2009

  • De Panes a Potes

    De Panes a Potes

    51:18 30 sep 2019

    51:18 30 sep 2019 Recorrido por la Liébana ( Cantabria), a través de los rasgos geográficos , culturales y económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 17/03/2009

  • La Vera de Cáceres

    La Vera de Cáceres

    55:23 27 sep 2019

    55:23 27 sep 2019 Recorrido por la comarca de la Vera (Cáceres) a través de los rasgos geográficos, culturales, económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 15/10/1995 16/03/2009

  • El Maestrazgo de Teruel

    El Maestrazgo de Teruel

    53:14 26 sep 2019

    53:14 26 sep 2019 Jose Antonio Labordeta recorre España en un caminar que es al tiempo una serena y reflexiva mirada sobre la vida y las gentes con los que se va encontrando en las diferentes comarcas recorridas. Histórico de emisiones: 14/10/1995 13/03/2009

  • Campo de Calatrava

    Campo de Calatrava

    53:09 25 sep 2019

    53:09 25 sep 2019 Recorrido por el campo de Calatrava (Ciudad Real), a través de los rasgos geográficos, culturales y económicos que lo caracterizan. Histórico de emisiones: 25/11/1995 27/03/2009

  • La Gomera

    La Gomera

    56:25 24 sep 2019

    56:25 24 sep 2019 Hay lugares en donde la naturaleza transciende normal, sin apretujos ni estremecimientos pero en la Gomera todo está en contra de la normalidad. Histórico de emisiones: 04/05/2009

  • Por tierras de Cantabria

    Por tierras de Cantabria

    59:05 23 sep 2019

    59:05 23 sep 2019 Las tierras del rio Saja guardan memorias de árboles casi olvidados y secretudos, pueblos y envevidas miradas desde el nacimiento no tan lejano del rio Ebro en las altas tierras cantabras. Histórico de emisiones: 03/07/2016

  • Valle de Andarax

    Valle de Andarax

    57:00 20 sep 2019

    57:00 20 sep 2019 Desde las altas tierras de Sierra Nevada el rio Andarax vivifica las tierras de este valle que a brusco paso van descendiendo hasta las cálidas tierras de Alhama de Almería. Histórico de emisiones: 30/04/2009

  • 54:32 19 sep 2019 Un día estas hermosas tierras arroceras desaparecerán si el hombre no lo remedia bajo la mar salada que a golpes de brazo va entrándose a contra corriente. Histórico de emisiones: 29/04/2009

  • El Moncayo

    El Moncayo

    55:35 18 sep 2019

    55:35 18 sep 2019 En mitad de la llamada Peranera del valle de Ebro se alza esta cumbre misteriosa y mítica como testimonio vigilante de la dura expresión de vida que por estos lugares se arrastra. Histórico de emisiones: 28/04/2009

  • Aliste

    Aliste

    56:37 17 sep 2019

    56:37 17 sep 2019 Pocas tierras tienen en su interior el misterio de esos paisajes acunados a la raya portuguesa y encerrando dentro de sí todo lo que de campanas para espantar el nublo, la tormenta veraniega, merece ya un homenaje de emoción. Histórico de emisiones: 27/04/2009

  • Baixo Miño

    Baixo Miño

    55:30 16 sep 2019

    55:30 16 sep 2019 Desde que en Friera el rio se hace libre hasta A Guarda donde sus aguas dan al mar manso, desciende el Miño abrazando esas suaves colinas en las que los viñedos y las parras recrean las uvas que darán los olorosos caldos de esta tierra, los famosos albariños. Histórico de emisiones: 07/11/2000 24/04/2009

  • Alto Tajo

    Alto Tajo

    54:43 13 sep 2019

    54:43 13 sep 2019 Todo en esta comarca es épico todo es grandioso desde el silencio de Chequilla hasta las rejas de Alustante o el enorme castillo de Molina. Histórico de emisiones: 05/11/2000 22/04/2009

Mostrando 1 de 2 Ver más