Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4093520
Para todos los públicos Últimas preguntas - Vocaciones - ver ahora
Transcripción completa

¿Cuál es, un poco, no sé, tu orientación,

(Música cabecera)

Muy buenos días, amigos.

Bienvenidos una semana más a "Últimas preguntas"

para hablar de un tema pues muy personal, no mío,

en este caso, vamos a hablar de algo muy personal

de la persona, de la invitada que está con nosotros,

porque vamos a hablar de algo íntimo, como es su vocación,

y que ella hoy quiere compartir con nosotros.

Está en el programa Beatriz García Comyn,

que es religiosa de los Sagrados Corazones.

Nos apetecía que estuviese una religiosa.

Gracias a Dios, hay tantas familias, hay tantas vocaciones que, bueno,

nos encantará ir conociendo

la vocación de otras y otros religiosos y sacerdotes.

Pero en este caso, ha venido Beatriz y estamos encantados,

porque, además, buenos días, Beatriz.

Buenos días, María Ángeles.

Tú también viste tu testimonio, encontraste un poquito tu vocación,

cuando se celebró la Jornada de las Vocaciones, ¿no?

Sí. Te ha tocado este año...

Me ha tocado, me ha tocado, y encantada.

Ser un poco la imagen pública y, además, una imagen fresca, joven

y con una trayectoria

que hoy vamos a cotillear un poquito en tu vida

y nos encantará conocer. Religiosa de los Sagrados Corazones.

Háblanos, en principio, un poquito de tu familia,

de tu congregación.

Mi familia es una familia compuesta de hermanos y hermanas.

Desde 1800 estamos aquí, en camino.

Nos dedicamos a acompañar desde el corazón.

Un poquito, en diferentes obras y maneras.

Nuestro carisma es contemplar, vivir y anunciar el amor de Dios.

Y desde los Sagrados Corazones, ¿no?

Entonces, es, bueno,

poniéndole corazón desde nuestro corazón.

Y acompañando.

Qué bonito es, cobra más sentido, si cabe, obviamente,

la congregación Sagrados Corazones.

Tantas veces que utilizamos esta palabra,

"le pongo todo el corazón en esto", "te lo digo de corazón",

utilizamos mucho, en definitiva, esta palabra,

pero es que vosotros no vivís, ¿no? Lo vivimos, lo vivimos.

¿Qué significa "desde el corazón"? ¿Cómo plasmáis esto?

Nosotros, poner el corazón significa como poner la propia vida.

Da igual la formación, de dónde vengamos, ¿no?

Hombres, mujeres, laicos,

también una familia compuesta por laicos,

pues ponemos el corazón y el acompañamiento donde podemos.

Significa ofrecer la propia vida

a la escucha en lo pequeño.

Creo que es una vida, la nuestra, muy cotidiana.

Acompañar en lo sencillo, en lo de cada día.

Además, de muy diversas maneras.

En el ámbito de la educación, en el ámbito de las parroquias,

que también estáis echando una mano. Es muy amplia, en este caso,

podíamos decir las vocaciones dentro de la vocación, algo así.

Desde ahí quería decir que la formación no es lo importante.

Somos como un poco todoterreno. Nos decimos, a veces.

Valemos, desde la humildad, o intentamos,

el fundador también lo decía, junto la fundadora Enriqueta,

como desde lo sencillo, poder acompañar allá donde estamos.

En barrios de inserción, en colegios, en parroquias.

Donde se nos pone. En casa, ¿no?

Yo creo que la vida comunitaria también es todo un reto

y también supone poner el corazón al 100 %.

Ahora hablamos un poco de esto también,

porque es un tema, desde luego, interesante.

Pero háblanos un poco de ti, Beatriz.

Como decimos, tú eres muy joven,

por formación universitaria eres psicóloga además.

¿Cómo llegas a decir: "Yo siento una llamada,

una llamada a la vida religiosa"? ¿Cómo es esto?

Yo fui educada en un colegio de la congregación en Madrid,

en el colegio Paraíso.

Desde entonces, como que Dios

fue haciendo su parte sin que yo me enterara.

Asimismo, mi familia, una familia de gente buena, sencilla,

que me transmitía ciertos valores de bondad, de ternura,

de una vida fácil en casa. Y yo fui creciendo.

A medida que...

Bueno, llega la edad de los 16, 17 años,

y se me va generando una pregunta de "Y mi lugar en el mundo, ¿cuál?

¿Cómo puedo yo ser feliz?".

La carrera es un ámbito y yo dije:

"Pues la psicología me puede ayudar para vivir entregándome a los demás",

que yo intuía que eso, por ahí podía ir, pero no era todo.

En verano, decidí hacer un campo de trabajo

en un barrio sencillo.

Primero, en Lisboa un verano, luego, otro verano en Salamanca.

Por ahí, en el encuentro con gente

que vivía una situación diferente a la mía,

de fragilidad, de pobreza,

vi que Dios como que susurraba: "Bea, por aquí".

Salía la mejor Bea, como lo más auténtico mío.

Y yo me fui haciendo la pregunta: "¿Y si mi lugar en el mundo

está cerca de la gente a la que nadie se acerca?,

a la escucha de Dios...".

O sea, como que no es fácil al principio.

Es como mucho claroscuro también hasta que te va...

Claro, porque me imagino que el saber discernir y el decir:

"Bueno, que voy a dar un paso que yo veo que...

Pero, ¿y si esto no es? ¿Y si son cosas mías?".

Y si estoy, incluso, te voy a decir, malinterpretando...

¿Todas estas dudas también llegan?

Hombre, llegan, me las plantean. También, claro.

Claro, de la gente que más te quiere,

esto es una vida que va un poquito a contracorriente, ¿no?

Que lo de Jesús y el Evangelio es un poco a contracorriente.

Entonces, de entrada es: "Bea, ¿estás segura? Eres muy joven.

¿Qué estás haciendo?".

Pero es verdad que hay una intuición y una fortaleza que no es mía,

que decía: "No, no, por aquí. Por aquí, ¿no?".

Y fui tirando, fui tirando y parece que sí,

que el Señor sigue invitándome a decir "sí" cada día.

Pero, al principio, pues sí, es más gris.

Porque, además, nos hablas de una edad,

los 16 años, plena adolescencia, una edad en la que,

es verdad que, por un lado, surgen muchas dudas,

pero dudas en el sentido de bueno, de "¿por dónde va mi vida?,

¿quién soy?, ¿cuál es mi papel en este mundo?",

creo que a todos nos pasa,

pero, a la vez, es una edad muy complicada para decidir,

los vemos en los alumnos,

por ejemplo, de Secundaria o de Bachillerato,

que tienen que decidir "¿qué quieres estudiar",

"y yo qué sé qué quiero estudiar", ¿no?

Si tenemos a veces difícil elegir nuestro destino profesional,

el destino personal profundo,

porque ya estamos hablando de una llamada profunda de Dios

a entregarle su vida,

¡uf!, a mí eso me da vértigo pensarlo, ¿no?

Hombre, ahí se despertó.

Es como que ahí se va despertando algo diferente, otra posibilidad,

como que se van abriendo puertas.

No quiere decir que yo los 16 dijera: "Esto, de cabeza".

Sí, 19, 20... Yo tengo ahora 28.

En un momento dado es como decir: "Bea, da el salto".

Porque no hay nada que te lo impida. La familia, ¿qué tiene que ver?

Porque claro, esto, habrá casos en los que sí exista,

incluso, una conversión así, impactante, ¿no?

Casos en los que, de pronto, dices: "Si es que es este mi camino",

pero lo normal es algo, como tú nos estás explicando,

mucho más sencillo, algo que no es de un día para otro,

sino que ha habido un germen. Ese germen, en tu caso,

no sé si ha podido estar en el colegio, en la familia,

en todo un poco, en el ambiente que has vivido...

A mí, mi familia, me facilitó el poder llevarme al cole,

al cole en el que yo crecí

y que luego ha sido mi familia de ahora,

los Sagrados Corazones.

En casa, mis padres sí que siempre nos han educado a mi hermana y a mí

como con la libertad, con valores de...

Sí, de cercanía, de ser buena gente.

Nos han invitado siempre a ser buena gente,

no es una familia tradicional, católica, muy practicante, no,

es una familia buena.

Y yo creo que eso a mí me lo han transmitido.

Y, desde la libertad de invitarme a ser buena en el mundo.

Y a mí, Dios me hace buena gente.

Entonces, por eso, desde ahí, mis padres también están contentos.

Eso te iba a decir, ¿cómo...? El momento en el que tú les dices:

"Llevo dando vueltas a esto, lo veo claro y voy a dar este paso".

¿Cómo se lo toman en casa?

Al principio, es, lo que te decía antes,

es una decisión que sorprende,

que, de entrada, no es lo que uno imagina de su hija.

Al principio, cuesta.

Pero yo creo que luego la vida

te va devolviendo el sí de mis padres,

"pues Bea está bien, Bea está contenta,

Bea puede ser y está en una familia estupenda",

como que ellos van queriendo también a la congregación

y disfrutan con ello.

Pero yo el proceso ya lo tenía hecho. A ellos les llegó de repente.

Pero lo acompañan con cariño.

Estamos conociendo un poquito hoy tu historia, la historia de Beatriz,

pero es que hay historias

que se están produciendo en muchos países del mundo.

Desde hace unos años,

se han unificado la Jornada por las Vocaciones

y la Jornada por las Vocaciones Nativas,

precisamente, por eso, porque,

al fin y al cabo, son vocaciones que surgen en distintos lugares.

Vamos a conocer también algo de un modo más específico

de las llamadas vocaciones nativas.

Nos lo cuenta nuestra compañera Margarita García.

Más de 60 años de dictadura comunista,

inviernos con temperaturas de hasta -40 ° y un idioma complejo

no han sido obstáculo

para el florecimiento de la Iglesia Católica en Mongolia,

que hoy cuenta con dos seminaristas y su primer sacerdote nativo.

Es una iglesia que tiene, en estos momentos,

1200 cristianos.

En 25 años, este año es el año

del 25 aniversario de esta iglesia

y donde tenemos la alegría que está el primer sacerdote,

el padre Enkh Joseph, un joven de 29 años que ha respondido,

se ha encontrado, como él dice, con Jesús de Nazaret

y ha descubierto la felicidad de grande.

Este joven recién ordenado

es fruto del trabajo de misioneros como María Esperanza,

uno de los más de 70 misioneros destinados en Mongolia.

Donde, a pesar de existir libertad religiosa,

el anuncio directo del Evangelio no es posible.

Su labor se centra en la asistencia social

y de su testimonio nace el encuentro con Cristo

y las vocaciones entre los nativos.

Tanto Esperanza como el padre Enkh son algunos de los rostros

de la jornada de oración por las vocaciones

y la jornada de oración por las vocaciones nativas

que la Iglesia Católica celebró el pasado 7 de mayo.

"Empujados por el espíritu, aquí estoy. Envíame.".

Este es el lema de esta jornada de oración por las vocaciones

y oración por las vocaciones nativas.

Una jornada muy importante para la Iglesia Católica

porque nosotros, como familia, tenemos que darnos una mano,

ayudar, acompañar a estas vocaciones que surgen, que nacen.

¿Cómo podemos colaborar, acompañar?

Pues estando cerca, animando sus procesos y sus caminos

y, al mismo tiempo,

por qué no colaborando con lo que tenemos,

con lo poco que podemos ofrecer,

también para que estos procesos se lleven adelante

allí donde en algunos países es difícil,

por situaciones económicas,

situaciones también injustas de nuestra sociedad.

Volvemos aquí, a casa,

volvemos a tu entorno, Beatriz.

Hablábamos de tu familia, de tu familia biológica,

pero ahora tienes otra familia mucho más amplia,

repartida por todo el mundo, además.

¿Cómo es la vida en esta familia?

Porque, claro, cuando estamos con la familia

en la que hemos crecido, en la que hemos nacido,

a la que hemos llegado desde pequeños,

estamos ahí, en un ambiente que es natural.

Con nuestros más, con nuestros menos,

pero tú, de pronto, a una edad de 20 años, por ejemplo,

llegas a una familia que cada uno, bueno,

como se suele decir coloquialmente,

cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre, ¿no?

Nunca mejor dicho. ¿Cómo es...?

Incluso la relación personal.

Imagino que no siempre será fácil en la vida en comunidad.

¿Cómo se lleva esto? ¿Cómo es? De entrada,

la vida en nuestra familia, Sagrados Corazones,

con eso del corazón, es como apasionante, ¿no?

Con todo lo que tiene el ser apasionante de reto,

de bendición también, de ser algo precioso

y de, a veces, un espacio

donde, al poner el corazón, uno hace un esfuerzo

porque entrega la propia vida, ¿no?

Entonces, bueno, la vida en comunidad es aprender a vivir

con aquel que Dios te pone al lado con la misma vocación.

Yo creo que ahí está la riqueza.

Saber que aquellas con quien yo vivo están llamadas por el mismo

y estamos llamados a lo mismo y compartimos misión,

compartimos lo más grande que tenemos,

que es lo que Dios nos invita a vivir

y en lo cotidiano, vamos cediendo unas veces, unas

y otras, otras y, sobre todo, construyendo juntas

y mirando al mundo,

que yo creo que la clave está en, cuando juntas, podemos mirar al mundo

a la manera de Dios, que eso también es muy nuestro.

La invitación es aprender a mirar el mundo como Dios lo mira.

Entonces, cuando uno deja de mirarse mucho lo que necesita,

lo que quiere, el otro, tal, como que mira al otro

y se hace fácil, se hace bonito, se hace ilusionante.

Estás, dentro de tu vocación,

ya hemos visto también que está la psicología,

está la enseñanza,

estás en un colegio, además de la congregación,

no sé si ya te ha pasado,

pero pasará en algún momento seguro, como a ti te ocurrió,

que, a lo mejor, alguna niña o algún niño llega y dice:

"¿Y yo cómo sé que tengo vocación?

¿Y cuál es mi vocación en la vida? ¿Y cómo lo descubro?".

¿Qué les dirías

a los niños que te puedas encontrar en el colegio

o a personas, jóvenes, incluso a niños, adolescentes,

que puedan estar viendo,

que están notando algo en su interior

y no saben cómo interpretar?

¿Cuál es, un poco, no sé, tu orientación,

en base a tu experiencia?

Conmigo lo que hicieron fue escuchar.

No sé si diría tanto, de entrada, como escuchar.

Y decir, poco.

Porque como que Dios va teniendo sus maneras de explicar.

En el momento en que haya algo

que se perciba que es de Dios, rescatarlo y devolvérselo, ¿no?

O sea es como: "yo no sé cuál es la vocación del otro",

pero sí puedo intuir cuando el otro vive en paz

o vive contento o algo le ilusiona

y, al final, es potenciar en el otro

aquello que está mostrando que le hace bien.

Los periodistas somos muy dados a poner titulares

y ya sé que concretar mucho mucho de lo que nos estás contando,

yo, al final, me quedaría, me quedaría con que, bueno,

entiendes que es tu vocación porque es donde tú eres feliz

y donde intentas, al menos, hacer felices a los demás, ¿no?

Por ahí va.

¿Eres feliz? Sí.

Yo creo que se te nota en la cara. Sí, sí.

Pero bueno, déjame que te lo pregunte.

Yo creo que lo transmites y eso es lo fundamental.

Beatriz, muchísimas gracias, de verdad, por habernos abierto,

hablábamos de corazones, por haber abierto tu corazón

a todos los espectadores de "Últimas preguntas".

Te lo agradezco muchísimo, de verdad.

Por cierto, hablando de la familia de los Sagrados Corazones,

me van a permitir, no solemos hacer saludos particulares,

pero hoy me van a permitir una excepción.

Hay un religioso de los Sagrados Corazones,

Fernando Cordero,

que ha estado con nosotros en el programa en alguna ocasión,

y que sabemos que es un gran seguidor,

sabemos que está el domingo,

a la vez que está viendo el programa,

está tuiteando lo que le llama la atención de las conversaciones.

Pues Fernando, hoy te saludamos personalmente.

Te agradecemos, además, muchísimo el cariño que nos tienes.

Seguimos hablando de vocaciones,

en este caso, hablamos de otra congregación,

en este caso, los Escolapios, religiosos, laicos también,

con unas experiencias muy interesantes,

en este caso, en Salamanca, que nos cuenta Margarita García.

Existen en nuestro país lugares donde la misericordia

se puede tocar con las manos,

un lugar como la Casa-Escuela Santiago I,

ubicada en el centro de Salamanca y cuyo objetivo principal

es rescatar a menores y jóvenes de una vida sin aparente futuro

y a quienes la sociedad, en muchos casos,

ha dado por perdidos.

La Casa-Escuela Santiago I es una institución que pertenece

a los padres escolapios de la provincia de Betania.

Es un proyecto en el que atendemos y en el que convivimos

con menores de protección. Tenemos viviendas-hogar

por Salamanca, también en León... Tenemos ocho viviendas.

También en Marruecos... Para atender a chicos que vienen

un poco de... Porque sus padres no pueden tratarlos adecuadamente

o no pueden responsabilizarse de ellos.

Entonces, hay un grupo de chicos, menores, de 0 a 18 años

en algunas de las viviendas. Luego, por otro lado,

tenemos viviendas-hogar para jóvenes infractores

que han cometido algún delito. La familia de los escolapios

está detrás de las decenas de proyectos dedicados

a que los jóvenes no solo se integren en el mundo laboral,

sino que también puedan disfrutar de un ocio sano que les lleve

a buscar el bien y la belleza. Ofrecemos otra cosa distinta...

que la represión. Aquí, en esta escuela,

pueden cantar y bailar, es decir, venimos a recuperar la ternura.

La amplia oferta formativa es uno de los pilares

de esta casa-escuela, que les ofrece oportunidades reales

a la hora de encontrar trabajo y, así, facilitar su emancipación,

que es a muy temprana edad.

Es muy importante para la integración tener

una formación profesional adecuada. porque se emancipan muy jóvenes.

La formación profesional es muy importante.

La tenemos de FP básica, grado medio y superior,

en temas de cocina, camareros y medioambiente.

Luego, también es muy importante el aula alternativa.

Hay chicos que hasta la FP básica, hasta los 15 años,

no puedes... no pueden empezar la FP básica,

sino que tendrían que estar adscritos a un colegio.

Pero yo digo que ahí tenemos un aula ilegal, ¿no?

Porque no se ha dado todavía una forma legal,

están adscritos a colegios, pero tienen que estar aquí todo el tiempo.

Porque con 10-12 años son tan disolutivos

en los colegios que allí no les pueden atender adecuadamente.

Hacemos una especie de carta de oficios.

Su mañana consiste, evidentemente, estudian lengua, matemáticas...

pero para ayudarles a sentir mejor. La poesía les sirve

para aprender a tratarse mejor entre ellos.

Además, una cooperativa en la que elaborar vino o aceite

a un centro de recuperación de animales salvajes.

Todo orientado a ayudar a los chicos a que encuentren

su vocación profesional. Con un nutrido equipo de pedagogos,

psicólogos, sacerdotes..., Los chicos viven lo más parecido

a una familia a través de una convivencia

basada en la escucha y el diálogo. Lo primero es un trabajo en asamblea.

Aprendemos a resolver los conflictos sin salirnos de la palabra.

Seguimos una enseñanza milaniana, tenemos un modelo terapéutico,

constructivista, sistémico y centrado en soluciones.

Entonces, un pilar importante es una buena convivencia,

una convivencia familiar. Muchos de los educadores de aquí,

aparte de estar titulados, somos familias.

El equipo es muy multidisciplinar. No me vale solo un pedagogo,

sino un pedagogo que además cante, baile o haga deporte

o pueda compartir momentos con los chavales,

momentos sanos aquí. Queremos crear en los chicos

vicios sanos. Algunos de esos vicios sanos

tienen que ver con el cine, además de divertirles,

les ayuda a conocerse a sí mismos. Y lo mismo ocurre

con la escuela de circo, una iniciativa de ocio innovadora

y alternativa que, además, fomenta el autoestima.

En vez de llamar la atención corriendo de la Policía,

pues llamamos la atención haciendo malabares, bailando break dance,

haciendo escalada... Entonces, tenemos una escuela de circo

para crear vicios sanos, que tengan la sensación de aventura

o la sensación de éxito, pero haciendo cosas buenas.

Haciendo reír a niños en las granjas infantiles,

haciendo espectáculos, hacemos giras...

-Descubrir talentos y habilidades en los chavales, que todos tenemos.

Y aparte de descubrirlos, pues desarrollarlos

y expresarse a través del arte también.

Tener un lugar, un espacio, un tiempo durante la semana

para practicar estas disciplinas: malabares, música, baile...

A través del arte, expresarse uno y entenderse también.

Mejorar aspectos emocionales que tengas que trabajar con ellos.

-Y abajo.

(Aplausos)

(Música)

Físicamente, me aporta mucho. Porque me mantengo todo el día

para allá, para acá... Me siento en forma.

Por dentro, siento que me desestreso.

Muchas veces llego estresado y tal. Es como un refugio que tengo

y me encanta.

(Música)

Ocio sano, viajes, conocer otros países...

Algo impensable para unos chicos que, en algunos casos,

se habían dedicado a delinquir, pero detrás está

el mensaje evangélico de Jesús, el amor y el bien

pueden transformar a una persona.

Los círculos del mal se realizan o se pueden romper dando

a los chavales, a estos niños, cosas desproporcionadamente buenas.

A veces, hay gente que basa todo en el castigo

y yo creo que los problemas de terrorismo, yihadismo,

de no sé qué... ¿Cuándo se van a resolver?

Pues cuando los padres de África puedan ofrecer a sus hijos

lo mismo que yo les puedo ofrecer a mis hijas.

Cuando esto se lo explicas alguien... Es decir, es mucho más costoso

tener guardias de seguridad a la puerta

y lo que se gasta en farolas rotas y mobiliario urbano que, a lo mejor,

crear a los chicos las oportunidades que tienen nuestros hijos.

Hasta tal punto es posible el cambio que algunos de estos chicos

participan en el programa de cooperación al desarrollo

al sur de Marruecos, donde rehabilitan escuelas

o ponen en pie dispensarios.

Cristianos y musulmanes conviven en esta Casa-Escuela Santiago I

compartiendo también la dimensión espiritual.

Bueno, yo digo que es nuestro cachito de cielo

o el reino de Dios se parece mucho a lo que se vive aquí, en esta casa.

En este lugar, en esta capilla, es el lugar donde ellos hablan

explícitamente de su realidad y, desde la religiosidad que tienen,

hablan con mucha naturalidad de Dios.

Y de cómo es Dios y cómo es Dios en su vida

y las personas que le han llevado a Él.

Yo creo que esa dimensión espiritual

de poder hablar con alguien que me entiende y que yo también

le puedo hablar de Dios.

(Música)

Bueno, amigos, no tenemos tiempo para mucho más,

solo para despedirnos, para decirles que la próxima semana,

si Dios quiere y si ustedes lo desean,

de nuevo, nos encontramos aquí, en "Últimas preguntas".

Ya saben, La 2 y el Canal Internacional de TVE.

Hasta entonces, feliz semana.

(Música)

  • Vocaciones

Últimas preguntas - Vocaciones

02 jul 2017

Hoy nos acompaña en el programa Beatriz García Comyn, religiosa de los Sagrados Corazones, para hablarnos de su vocación.

ver más sobre "Últimas preguntas - Vocaciones" ver menos sobre "Últimas preguntas - Vocaciones"

Los últimos 459 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios