Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5107362
Para todos los públicos Últimas preguntas - Mujeres Ecuador - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola amigos, ¿qué tal? Buenos días, estamos una semana más

en "Últimas preguntas" y como siempre encantados

de compartir este ratito con todos ustedes.

Hoy vamos a conocer, nos vamos a ir hasta Ecuador y vamos a conocer

la realidad de una de las comunidades en Ecuador

y el trabajo que realiza en cooperación

con Manos Unidas, la organización, la ONG Maquita.

Están con nosotros María Jesús Pérez, directora de Maquita,

bienvenida María Jesús. Gracias. Un gusto estar con ustedes.

María Jesús, que es española, es de León, decías, ¿verdad?

de la provincia de León, pero van a ver que por el acento

lleva muchísimo tiempo en Ecuador, tanto como 35 años, ¿no?

que se dice pronto. Y está también con nosotros Marta Beatriz Roldán,

que es una de las beneficiarias de uno de los proyectos de Maquita,

apoyados por Manos Unidas y me decía María Jesús,

antes de comenzar la conversación, una de las líderes de la comunidad,

y eso es muy importante, porque mujer y líder en una comunidad

o en un país como Ecuador, no siempre es fácil, ¿no Marta?

Buenos días. Buenos días, muchas gracias

por la bienvenida y estoy aquí para compartir mi experiencia.

Además has venido, permíteme que te lo diga, guapísima,

con el traje típico de tu comunidad me imagino, ¿no?

Siempre llevo mi identidad a donde quiera que vaya.

Pues de verdad te agradecemos que también hayas querido

venir así y estar así en el programa.

Decíamos que Maquita es una organización,

una cooperativa que apoya o que trabaja

en comunión con Manos Unidas,

háblanos un poquito, María Jesús, de Maquita.

Desde hace cuatro años estamos trabajando en economía social

y solidaria y comercio justo,

considerando que parte de la exclusión,

del empobrecimiento que viven nuestros pueblos

se debe a una economía que va empobreciendo

a las comunidades y que les relega

a vivir situaciones de injusticia,

yo diría a veces de no sobrevivencia,

entonces, hemos creado esta fundación,

que ha nacido del pensar de las comunidades del sur de Quito,

muchos de ellos migrantes

y las comunidades campesinas indígenas,

en el 84, como un puente directo del campo a la ciudad

para la venta de los productos de la canasta básica, ¿verdad?

Y desde ahí, en la medida de que hemos ido caminando

siempre con la mirada muy atenta y los oídos muy atentos

a lo que las familias quieren, porque trabajamos en la costa,

en la sierra, en la Amazonia, en las culturas, Ecuador es un país

realmente de una riqueza cultural increíble

y esa cultura hay que respetarla

y promoverla y cada pueblo tiene sus proyectos de vida,

y hacia eso, nosotros somos facilitadores

que caminamos con ellos para ir generando

propuestas de dignidad, de derechos,

y por eso también junto con las organizaciones trabajamos

mucho el tema de liderazgos, para hacer incidencia

en los gobiernos locales, para que en sus propuestas,

en sus planificaciones incluyan presupuestos, que no es un regalo,

les corresponde por derecho.

Entonces, desde ahí estamos trabajando en esa cadena productiva

comercial, basada en la persona, por lo tanto, tenemos una escuela

de formación de líderes y lideresas, con los principios,

los principios de economía social y solidaria, donde la persona

la "Pachamama", la madre tierra

es importante para una vida en armonía.

Vamos a conocer un poquito uno de esos proyectos o realidades,

más bien, con la que colabora Maquita,

y es la comunidad a la que pertenece Marta,

cuéntanos, tráenos un poquito de tu tierra aquí al programa.

¿Cómo es tu comunidad?

Bueno, mi comunidad pertenece a la provincia de Chimborazo,

como lo conocen por la montaña,

lleva su nombre: Chimborazo,

y es una parroquia eminentemente desértica,

bueno, fue una parroquita desértica,

por la arena y vivimos sobre los 3.550 metros

sobre el nivel del mar y antes de la intervención de Maquita,

Manos Unidas, no teníamos sistemas de agua de riego,

por tanto, no teníamos alimentos suficientes para el consumo,

ahora con el apoyo ya lo tenemos

y ahora ya no lo conocemos como desierto de Palmira,

ahora le conocemos como Paraíso del rincón andino.

Estamos contentos como beneficiarios, más que todo mujeres,

nos vamos empoderando de las acciones que se han desarrollado

y que nosotras, como mujeres somos lo que vivimos en el hogar,

lo que ayudamos a la familia,

a los niños, en la salud, en la educación,

siempre estamos pendientes y así lo desarrollamos

los trabajos en tema de organización,

dedicamos a las actividades agropecuarias,

cultivamos la tierra, criamos animales,

y un poco de actividades artesanales,

pues con ella subsistimos la vida

y estamos bien contentos por los apoyos que se han dado.

Fíjate, nos decías que la tierra estabais en una zona

poco menos que desértica y ahora nos hablas de un paraíso,

¿eso cómo es posible? a mí se me antoja milagroso casi, ¿no?

Sí, antes era desierto, pura arena,

ahora ya hemos implementado un sistema de riego tecnificado

y con ello ya tenemos nuestros productos,

nuestro sistema de pasto,

porque nosotros para cultivar la tierra,

para tener un producto para el alimento diario,

siempre esperábamos que llegue la temporada invernal,

pero ahora ya lo cultivamos constantemente

y por ende, la alimentación constante,

y así aseguramos nuestro alimento

y lo excedente para lo que es la venta

y por ende, los ingresos diarios para la familia.

¿De cuántas familias podemos estar hablando en esta comunidad?

Somos beneficiarios los 324 usuarios

y como beneficiarios directos serían sobre los 1.500

beneficiarios directos, entonces, son cinco comunidades

que formamos una organización de junta de riego,

y que nosotros por ello pagamos una cuota

por el servicio de agua de riego

que lo tenemos y también trabajamos mucho en aspecto organizativo

porque siempre al ser unidos nos podemos mantener viva

a esa organización, porque en cualquier momento nuestro

trabajo, nuestro esfuerzo, que lo hemos realizado tal vez,

el trabajo de infraestructura puede ir deteriorando,

pero si estamos organizados, si pagamos un aporte,

ya lo vamos a tener nuestro capital

y por ende, nosotros como organización mismo,

ya ese trabajo, ya podemos

dar alguna solución en caso de que exista alguna.

¿Funcionáis como cooperativa? Sí.

¿Y cuál es la labor, cuál es la presencia de Manos Unidas?

porque yo imagino que en este milagro del que estamos hablando,

tendrá mucho que ver junto con Maquita, cuéntanos.

Sí, en verdad, cuando nos buscaron los dirigentes de la comunidad,

llevaban años trabajando y pidiendo a los gobiernos locales

este sistema de riego, se trajo,

la fuente, la vertiente está como a más de 25 kilómetros,

entonces, me acuerdo cuando subimos a esas montañas allá,

digo: "¿Y ahora?" pero sin embargo, Manos Unidas

se estuvo desde el principio, eso es importante, Manos Unidas

camina con nosotros, se embarra los zapatos

para camina por..., y vio que era una oportunidad

que agua había y que abajo había un desierto.

Entonces, le apostamos y cuando salieron programas

del AIESEC, que en aquel entonces ni se soñaba,

pero lo diseñamos, hicimos el diagnóstico,

fuimos a hablar con los gobiernos locales

y ahí nos ofrecieron también una pequeña contraparte,

las "mingas", que es lo que llaman trabajo comunitario,

realmente, por eso Marta dice con el esfuerzo,

porque siempre nosotros buscamos de no regalar,

todos podemos aportar en la construcción de un proyecto

sostenible, que ellos lo puedan llevar adelante,

por eso viene la capacitación, la asistencia técnica,

ahora lo están llevando ellos solos el sistema de aguas.

Y de ahí, pues emprendimos un sueño

que nadie apostaba, pero para que las cosas se den,

hay que soñar, hay que creer,

hay que ponerle pasión en el trabajo

y ahorita de verdad, es un oasis,

porque del otro lado todavía sigue siendo desierto, de la carretera,

pero esta zona, uno pasa y la ve verde

dice: "De verdad", cuando hay compromiso, organización

y de verdad que la cooperación le apuesta proyectos sostenibles,

y no a hacer una cosita, si no a mirarlo en grande,

que realmente haya un antes y un después de la comunidad,

y eso es lo que hay ahora en Palmira, en la experiencia.

Y por ahí nos encaminamos en todo, nosotros no hacemos,

no impulsamos proyectitos de una cosita, si no que realmente

incida en la vida de la comunidad, que cambie,

Y que sea la propia comunidad, que eso es muy importante,

que seáis vosotros quienes lo saquéis adelante,

todos necesitamos de todos, obviamente,

pero que no venga nadie a hacéroslo, ¿verdad?

Para eso es muy importante el papel de un líder,

como decíamos, en este caso es una mujer,

Cuéntanos, porque me imagino que eso tampoco es fácil,

este año la campaña de Manos Unidas está especialmente centrada

en la mujer del siglo XXI,

pues Marta es una mujer del siglo XXI, ¿verdad?

Sí, la verdad, no ha sido fácil llegar a estos espacios

de ocupar cargos de dirigencia dentro de la organización,

o tal vez asumir un cargo público no ha sido tan fácil,

ha sido una lucha de una trayectoria larga.

¿Por la propia cultura de la comunidad de la que procedes?

Sí.

Sí, mis padres fueron vulnerados de sus derechos,

bueno, vivían una vida de esclavitud,

pero sin embargo, cuando había aportes así de las organizaciones,

poco a poco fueron sensibilizando a la conciencia

que tenían cada uno de ellos,

y no nos ha sido fácil,

y llegar a los espacios a ocupar un cargo público,

pues desde allí he trabajado con muchas otras mujeres también,

formando grupos y motivando para que nos vayamos entendiendo

y que ya no seamos dependientes, tal vez, de los esposos

o de los hombres de entonces, en sentido así del trabajo,

de que nosotros tenemos la capacidad de producir muchos productos

y también generas nuestros ingresos adicionales

a los que generan los esposos como ingresos.

Nos decías que tus padres estaban en una situación

de esclavitud y bueno, ahora vemos como tú estás liderando

una comunidad, ¿cómo es esto?

porque me imagino que dentro de ti también hay un deseo

nos hablaba antes María Jesús de esos sueños grandes,

¿tú también tenías un sueño grande?

cuando eras pequeña, cuando veías la situación familiar,

¿cómo vivía tu comunidad? ¿qué pasaba por ti?

Bueno, yo de lo que me acuerdo,

hasta mis padres se vivía bajo los hacendados,

y vivían una vida de esclavitud,

trabajaban a cambio de nada

y sufrían, pero sin embargo, han tenido esa mentalidad

de que los hijos no tienen que seguir por el mismo camino

y han dicho: "Mis hijos tienen que conseguir otro camino",

entonces, en ese sentido, la comunidad nos ha permitido

un espacio en el que nosotros, como jóvenes y como mujeres

vayamos desarrollando nuestras capacidades que las tenemos

y que lideremos dentro de una organización,

porque la base para trabajar en aspecto social

empieza desde la familia, luego la organización

y después ya lo lanzamos a lo más amplio,

que es el sector público y a nivel parroquial, provincial,

entonces así llegamos a esos espacios,

aunque no ha sido un trabajo fácil el llegar a estos espacios.

Que importante es, desde luego todos los cambios materiales

que nos comentabais antes, de transformar una tierra

que era un desierto, en un vergel, en un paraíso, ¿no?

y poder sacar lo que la tierra nos regala

y poder disfrutar y poder vivir con ello,

pero mucho más importante o la base de todo eso está

ese cambio de conciencia, ¿no? y ahí me imagino

que hay que trabajar mucho y esa semilla que ahora has puesto,

quedará en tu comunidad como ha quedado la semilla de las plantas

que habéis podido cultivar, ¿no?

Sí, siempre aspiro a que las mujeres

que me siguen a mí, como jóvenes también que sigan liderando

ese proceso que ya lo hemos caminado

y mucho más mejor que uno, aspiro a que sea así,

y ya lo van empoderando, aunque en cierto momento, tal vez,

muchas de las veces las mujeres indígenas nos limitamos

nosotras mismas, pero ya tenemos ese espacio que hemos ganado

y lo vamos desarrollando nuestras capacidades

y aspiramos que..., claro, nosotras solas no podemos cambiar

el mundo, tal vez, pero si dedicamos y ponemos el esfuerzo

sí podemos desarrollar muchas cosas.

María Jesús, contado así en apenas unos minutos

que tenemos de programa, nos puede parecer fácil,

pero tú que has seguido este proceso, llevas 35 años en Ecuador,

has conocido comunidades que estaban viviendo en régimen,

y utilizo la palabra que ha dicho Marta, de esclavitud,

el ver cómo la conciencia cambia,

cómo el impulso de personas que tienen un sueño,

que las cosas sean de otra manera, de mujeres como Marta,

que dicen: "Este sueño tengo que hacerlo realidad",

es fascinante, ¿no?

Para mí es el mejor regalo, realmente lo disfruto muchísimo,

y vamos viendo como las compañeras,

cuando entramos en una zona normalmente las mujeres

hablan poco, y se sientan como al final,

y cómo ellas van tomando la palabra

y cómo van expresando sus sueños y lo que quieren

y para nosotros dar prioridad a las mujeres,

por las brechas de desigualdad que se viven, es clave, es clave.

Nos enfocamos en la comunidad pero principalmente en las mujeres

y también en los jóvenes rurales que viven una marginación fuerte,

y si deciden salir de la comunidad que sea porque es una opción

y no una obligación para vivir.

Entonces, ahí los proyectos también se orientan a mejorar

las condiciones de vida, porque ellos lo dicen claramente,

"que yo no quiero vivir una situación de pobreza

y esclavitud como han vivido mis padres".

Entonces también esa mirada hacia la mujer que pueda vivir

en mejores condiciones, porque como tienen poca tenencia de tierra,

los hombres al final, muchos de ellos salen a la ciudad

a trabajar durante la semana en cualquier cosa y el fin de semana

regresan, son las mujeres las que llevan adelante el trabajo

de la chacra, de la finca, junto con sus hijos,

entonces, esa mirada,

porque la pobreza tiene un rostro de mujer muy fuerte, muy fuerte,

en Ecuador, creo que a nivel mundial, pero en Ecuador también.

Por eso nos ha encantado también la campaña, ¿no?

creemos en la igualdad y en los derechos, ¿verdad?

de las mujeres, entonces, por ahí impulsamos

y los pequeños pasos que se van dando,

pues para mí, realmente, es la mayor satisfacción de mi vida,

y estamos también incidiendo en políticas públicas,

y Marta, cuando fue vicepresidenta de su comunidad,

dejó también elaborando una política pública a favor de las mujeres.

Eso hay que incidir también, en los gobiernos,

visibilizar las necesidades y los derechos,

y esa parte de incidencia es importante.

¿Os escuchan los gobiernos?

Sí. ¿Y os hacen caso?

Aunque no mucho, pero ya cuando están normadas las cosas

pues tienen que ejecutarse.

Sobre todo, porque además ven que lo que eran sueños

se está convirtiendo en realidades gracias a las propias comunidades.

El tema de la educación, me refiero a la educación de los niños,

la educación en la familia, pero también en la escuela,

¿forma parte de los proyectos que tenéis en común

con Maquita, con Manos Unidas?

Sí, porque desde allí los vamos educando

y muchas cosas, sobre todo los valores,

la costumbre, la tradición que no se vaya perdiendo

en tema de educación, porque ha habido intervención

de instituciones educativas hispanas que no son acordes

a nuestra identidad, o sea, nosotros somos bilingües,

y tal vez, nos quieren inculcar desde el Estado,

entonces, nosotros trabajamos el tema de la interculturalidad.

Entonces, por ende, nosotros mucho valoramos

lo que es tema de la interculturalidad,

la convivencia familiar y que todos respetemos

a la "Pachamama", convivamos con la naturaleza.

Ese aspecto es que es fundamental, desde luego, todo lo que se pueda

acoger, toda innovación, todas las cosas buenas

del desarrollo, pero sin perder las raíces, ¿no?

ese encuentro, ese diálogo entre la tradición,

entre lo que es vuestro, ¿no? lo que es propio, esos valores,

al contrario, no solo que no se deban perder, si no que podéis

sacarlos y podemos recibirlos quienes tenemos, no sé,

si unos valores diferentes o sí, al menos, una cultura,

un estilo de vida distinto, ¿no?

tenemos tanto que coger de vosotros, yo creo.

Sí, así es, lo vivimos hasta ahora,

aunque muchos de los jóvenes tal vez han emigrado,

pero siempre los hemos motivado en el sentido

de que no tienen que perder la identidad del idioma

de dónde somos, las raíces,

entonces, eso y también ir empoderando del aspecto organizativo

porque en realidad ha habido líderes dirigentes quehan realizado

sus gestiones, sus luchas, pero ya con el pasar del tiempo,

van avanzando sus edades y lo que tienen que asumir

es el reto que le han planteado los líderes, pues lo tenemos

que empoderar los jóvenes y encaminar

los trabajos que hemos realizado.

Pues, Marta Roldán, María Jesús Pérez, me ha encantado de verdad

este ratito que hemos compartido, conocer un poco más este pedacito

de Ecuador, tan bonito, que lo habéis hecho además tan bonito,

habéis sacado lo mejor de la tierra,

gracias también a la colaboración de organizaciones como Maquita

y como Manos Unidas, gracias de verdad.

Gracias por esta oportunidad de compartir. Un gusto.

Para nosotros ha sido un gusto. Gracias.

Y nos quedamos ahora con otras historias de la mano

de nuestra compañera Margarita García.

"Tras el Concilio Vaticano II el papel de los laicos

adquiere un lugar relevante en la iglesia

y para que este laicado pudiera dar de su esperanza

nació, hace 40 años recién cumplidos,

en el seno de la Universidad Pontificia Comillas, el TUP."

El TUP, que las siglas significan

Teología Universitaria para Postgraduados.

Es un programa que pone en marcha la Universidad Pontificia Comillas,

yo creo que en un contexto, en un mundo cada vez más complejo,

cada vez más difícil, el proporcionar a un seglar

herramientas para que puedan interpretar desde la fe cristiana

el mundo, discernir eso que el Concilio llama

los signos de los tiempos, hacer un análisis desde la fe,

y tener claves para responderse a sí mismo las preguntas

y para dar razón de esa fe, es importante para cualquier

cristiano y eso es lo que intenta proporcionar el TUP.

"Un grado peculiar por varias razones, entre ellas,

ser único en toda Europa."

No hay ninguna Facultad de España o de Europa que tenga un programa

de teología, no de ciencias religiosas, si no de teología,

especialmente dirigido a laicos.

En segundo lugar, es un programa que está pensado

para gente que trabaja o gente que no tiene disponibilidad

por la mañana, por tanto, se imparte por las tardes,

se imparte a lo largo de cinco años, pero que pueden ser más dependiendo

de las posibilidades de la persona. Normalmente para estudiar teología

se pide a los alumnos que hayan hecho lo que se conoce como

un bienio filosófico, es decir, una formación filosófica,

pero otra peculiaridad del TUP es que nosotros, esa filosofía

está ya dentro de los estudios del TUP.

"Todas estas facilidades, así como el elenco de profesores

y el deseo de profundizar en el conocimiento de Cristo,

fue lo que cautivó a Mencía, una de las alumnas de este grado."

¿Por qué estudio? Quizás es la necesidad,

pero también es el deseo, o sea, nace de un deseo,

de un deseo de conocer mejor a Jesucristo

y bueno, y así amarle mejor.

Estudiar teología es ocasión para la conversión,

de alguna manera, todos nos vamos convirtiendo

conforme estudiamos, al estudio acompaña la oración,

acompaña la contemplación, la reflexión personal,

todo revierte en tu propia vida, en donde te posicionas tú.

"Teología para laicos, para arquitectos, ingenieros,

jubilados, hombres y mujeres tienen su cita por las tardes

con la teología, que además de un título académico

les proporciona una experiencia de fe más que enriquecedora."

Las clases del TUP es una experiencia de fe,

yo digo a veces, porque no solo vas ahí a dar unas lecciones,

e impartir unas materias, si no que te vas a encontrar

con gente muy variada, con profesionales, abogados,

ingenieros, arquitectos, ejecutivos de empresas,

personas que han estado trabajando en ONG, en voluntariados,

en parroquias, en muchos tipos de servicios,

sociales y eclesiales, y entonces allí las preguntas

que salen, las cuestiones que se debaten son realmente

de profundizar en la fe y en la teología, por tanto,

yo allí no solo voy a enseñar teología, si no que también

muchas veces se me hace pensar y profundizo, incluso aprendo

en ese diálogo que supone

las asignaturas y los cursos del TUP.

Bien, pues así nos vamos a despedir,

será si Dios quiere hasta la próxima semana, nos encantará

compartir este tiempo aquí, en "Últimas preguntas",

en La2, de Televisión Española

y por supuesto a través de las redes sociales y de la web

de Televisión Española en TVE a la carta.

Gracias por el tiempo que nos han dedicado

y lo dicho, hasta el próximo domingo.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Mujeres Ecuador

Últimas preguntas - Mujeres Ecuador

31 mar 2019

Esta semana vamos a conocer uno de los proyectos que tiene Manos Unidas en Ecuador en unión con la Fundación Maquita, centrado en la promoción de la mujer y, desde ahí, el desarrollo de toda la comunidad.

ver más sobre "Últimas preguntas - Mujeres Ecuador" ver menos sobre "Últimas preguntas - Mujeres Ecuador"

Los últimos 531 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios