Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5398101
Para todos los públicos Últimas preguntas - Inmigrantes - ver ahora
Transcripción completa

O ¿qué podemos hacer?

(Música)

"Si levanta un muro, termina prisionero del muro que levantó."

(Música)

"No entiendo la insensibilidad o no entiendo la injusticia."

(Música)

"Injusticia y guerra, injusticia y hambre,

injusticia y explotación, que hace que una persona emigre

buscando cosas mejores

y la injusticia de que me cierren el puerto."

(Música)

"Los puentes son un invento de Dios,

son las alas de los ángeles,

que Dios inventó para que esas alas sirvieran para conectar

las cumbres de los montes, para pasar las orillas de los ríos,

para que los hombres puedan comunicarse."

(Música)

Hola amigos, ¿qué tal? Muy buenos días,

bienvenidos a "Últimas preguntas" una semana más.

Hoy vamos a hablar como ya han adivinado ustedes

por este vídeo que acabamos de ver, vamos a hablar de migraciones,

de inmigrantes, de emigrantes, de personas siempre.

Está con nosotros José Luís Pinilla,

director del secretariado de emigraciones

de la Conferencia Episcopal Española, buenos días, José Luís.

Encantado de verte, buenos días.

Encantada una vez más de que estés en el programa.

Gracias.

Un lema que ha elegido el Papa Francisco

y que ha cogido la Conferencia Episcopal para este año,

"No se trata solo de migrantes",

o sea, que aquí hay mucho de lo que hablar,

muchas vueltas que darle, pero la esencia es esa,

no se trata del adjetivo, podríamos decir, ¿no?

Sí, bueno, esto cuando me corresponde explicarlo,

yo hablo de una imagen fotográfica,

es decir, cuando el Papa dice "No se trata solo de migrantes",

eso es que quiere ir más allá, es como si ampliara el foco

de la fotografía y dijera: "No se trata solo de migrantes",

porque cuando hablamos solo de migrantes, ampliamos el foco

y vemos que se trata de personas, que no se trata de nuestros miedos,

que se trata de no excluir a los últimos,

en el fondo, lo que está haciendo el Papa cuando habla de migrantes,

es transmitir una idea de cómo ve la sociedad él

desde el punto de vista del Evangelio

y ahí no está, como tú dices, en función del calificativo,

si no del hecho fundamental que es el de ser persona.

Claro, hay debemos poner todos de nuestra parte,

no solamente el que enfoca, en este caso, si me permite

en este juego de palabras que el Papa nos ha pedido

que nos fijemos o que lo reflexionemos,

que lo vivamos de este modo,

pero claro, se trata de que no nos salgamos

de foco los demás, ¿no? ¿Y eso cómo se hace?

Porque, ¿sigue habiendo miedo a la emigración?

Uno de lo específico de este año del mensaje del Papa

es que, bueno, pues cómo ser de creativo,

a propósito el Papa casi da como siete mensajes más.

Es verdad.

Nos da como siete claves para hacer esta lectura

que él quiere a propósito de la migración

y lo primero que dice es este que estás diciendo tú,

hacia nosotros dice: "No se trata solo de migrantes,

se trata también de nuestros miedos".

Y eso lo percibimos en la sociedad española,

incluso dentro de ámbitos eclesiales y que se llaman cristianos,

se trata del miedo y el Papa dice: "No se trata de no tener miedo",

eso es imposible, si no de ver cómo eso condiciona nuestra misión

hacia el otro, si eso provoca rencor, si provoca enemistad,

si provoca ese encuentro, si provoca racismo,

porque muchas de las respuestas, incluso de algunos

que se llaman cristianos, está provocando actitudes racistas,

si eso provoca el miedo que yo tengo que asumir, que es lógico,

no es cristiano, porque provoca rencor,

provoca dificultad y en el fondo lo que provoca

es una separación del otro,

cuando lo que el otro, sea el que sea,

de otra religión, de otra cultura, de otra nación, de otra lengua,

de otra visión, lo que debe procurar es enriquecimiento compartido,

que es lo que el Papa quiere y cuando hablamos de catolicidad

es de encontrar aquellos núcleos en los cuales con el otro

yo puedo entenderme y podemos caminar juntos,

porque si no, no vamos a llegar al otro con mayúsculas,

que es Dios, es decir, si yo no me encuentro bien

relacionándome con el otro con minúsculas,

con el otro con mayúsculas, pues no voy a encontrar posibilidades

de encontrarme, no me acostumbro, porque es muy distinto a mí

y sin embargo, no me relaciono con ese.

Esto es maravilloso, ¿por qué no le damos la vuelta

al foco? Por seguir con esa imagen, y ese crecer todos es maravilloso.

Si yo con el otro me relaciono en clave de enriquecimiento mutuo

y a él le facilito para que me vea a mí así también,

entre todos construiremos la ciudad de Dios,

que es lo que quería San Agustín, pero sin excluir a nadie.

Yo digo de manera un poco contrastada o de manera, si quieres,

metafórica o ejemplificadora,

que no se trata de nuestros miedos,

porque miedos tienen ellos y tenemos nosotros,

pero entonces, ¿cómo convertir el miedo en sueño?

No se trata de nuestros miedos, se trata también de nuestros sueños.

Hay una frase muy bonita de Eduardo Galeano,

que habla del derecho a soñar,

me gusta utilizarlo mucho, el derecho a soñar,

él dice más o menos, no recuerdo la cita exacta,

pero viene a decir: "El derecho a soñar no se encuentra

entre los derechos asumidos por la ONU

en la Declaración de los Derechos Humanos",

es verdad, no existe,

pero él dice y yo subrayo,

"Si no existiera el derecho a soñar, ningún otro derecho sería posible".

Si yo no creo en la posibilidad de una nueva ciudad,

de una posibilidad de encuentro donde nadie sea excluido,

entonces, todos los demás derechos, ¿para qué?

Porque entonces van a ser mis derechos,

los nuestros, pero no vamos a luchar por los derechos de los demás

y el rasgo de generosidad más propio del cristiano es precisamente

luchar por aquellos que no tienen derechos,

no solo por los míos, lo dice el Papa también muy bien,

él cuando habla del miedo que produce a veces esta realidad

de migrantes que provoca tanto descarte, tanta tragedia,

tanto abandono, que es injustificable,

como ha pasado en el Mediterráneo hace poco,

cuando el Papa habla de eso, dice: "Es que solo pensamos en nosotros",

nosotros, nosotros, nosotros,

para defender el nosotros creamos muros,

creamos separaciones, creamos un distanciamiento

de tal manera que no somos capaces de encontrarnos,

y dice el Papa: "Cuando hablamos solo de nosotros,

estamos creando un muro infranqueable que no va a hacer

que sea posible construir la ciudad de la fraternidad".

Nosotros, nosotros, primero nosotros,

¿y el que no puede hablar de nosotros porque solo puede hablar

de su propia pobreza, de su propio maltratamiento?

Es decir, hay que ordenar, como quiere el Papa

y como quiere la Iglesia en España, que lo subraya mucho,

hay que ordenar la migración, tiene que ser regulada, fluida,

asegurada, sin riesgos, pero todo eso, no desde el egoísmo,

si no desde el bien común, que también tiene que ser

el bien compartido entre naciones vecinas o realidades vecinas,

en origen, en tránsito y en destino.

¿Y todo esto cómo se traduce?

No sé, digamos en nuestro día a día,

porque hacía referencia José Luís

a estos recientes meses de verano

especialmente, desde ya la primavera,

bueno, pues el barco Open Arms, otras realidades,

que no se nos olviden, que han llegado inmigrantes

a las costas mediterráneas de diferentes maneras,

se nos puede llenar la boca de buenas intenciones,

pero oye, cuando nos toca... Así es.

Esto en el día a día, en la realidad de las familias,

de los colegios, de bueno, pues decisiones que tenemos

que tomar sin mirar a los políticos,

las tenemos que tomar en nuestra vida cotidiana.

Ese es el tema, los grandes discursos

van por un lado, pero la realidad cotidiana es otra,

a nivel político, a nivel social, a nivel eclesial,

se pueden hacer excelentes documentos en cualquier ámbito,

pero esto tiene que hacerse aterrizar en el día a día.

Yo siempre digo que la integración de la emigración

y el cambio de versión, desde el punto de vista evangélico,

estoy hablando del Evangelio, no de política,

desde el punto de vista del Evangelio,

se juega mucho en el día a día y en la vecindad,

en el calle a calle, o sea, yo estoy jugando a la integración,

no en los grandes discursos ni en las grandes proclamas,

me lo estoy jugando con la vecina del quinto,

con el vecino del sexto, cuando tengo una asamblea de vecinos

porque ya hay dentro de nuestras casa muchos emigrantes,

me lo estoy jugando ahí, ahí es donde tenemos que aterrizar,

cómo hacer que el otro, que es muy distinto a mí,

construya conmigo una realidad, no "buenista",

como a veces nos acusan a la Iglesia,

"es buenismo, estos son ilusos", no, no, evangélica

para construir esa nueva ciudad, por tanto, en el día a día,

en el mercado, con la realidad del vecino,

en las asociaciones, en los partidos de fútbol,

en esa realidad cotidiana estamos jugando mucho de integración

y mucho del cambio de mirada, el Evangelio es para el día a día,

no es para los grandes discursos, el Evangelio tiene una importancia

clave para iluminar discursos y para iluminar programas,

pero el hacerlo aterrizar, se aterriza en lo que depende de mí,

si yo, perdóname la expresión, robo los ojitos a Dios

y desde esos ojos metidos en los míos,

voy cruzándome con la mirada de aquel al que le dicen

que no entres aquí en esta casa porque no te quiero.

Díselo a la cara.

El anterior presidente de la Comisión Episcopal,

don Ciriaco Benavente y el reciente fallecido,

el excelente obispo Juan Antonio Menéndez,

nos decía no hace mucho en el trabajo de un amigo,

"para abordar el fenómeno de los migrantes

hay que meterse en la piel del otro,

hay que ponerse los zapatos del otro,

o hay que ir descalzo por desiertos, por mares y por pateras,

para ver cómo se sentiría uno si estuviera

en las mismas condiciones". San Ignacio de Loyola,

él dice que antes de juzgar, lo que hay que hacer es preocuparse

por lo que el otro está diciendo para ver cómo lo puedo hacer mío

y con lo del otro conjugar un mismo camino,

salvar siempre la proposición del otro, del prójimo,

para que entre los dos podamos construir un mundo distinto

día a día, calle a calle, vecino a vecino,

todo eso organizado y también estructurado

en distintas plataformas, son propuestas clarísimas,

pero que nacen de la realidad cotidiana,

después ya saldrán los discursos,

la ventaja del Papa es que está día a día con todos los países

más empobrecidos y con la realidad de la emigración

y a partir de ahí habla, él es emigrante.

Sabe de lo que habla, porque él lo ha vivido, claro.

Yo recuerdo, no sé si hace dos, tres años, en este mismo programa,

que solemos hacer todos los años con motivo de esta jornada,

ya me decía José Luís Pinilla, que no se nos olvide hablar

de los menores, ahora ya se habla mucho de los menores,

pero yo tengo muy presente que esa llamada de atención

viene de José Luís Pinilla desde la Conferencia Episcopal

que ya se empezó a crear ese grupo de los menores no acompañados,

menores inmigrantes no acompañados, ¿cómo está la situación, José Luís?

Bueno, gracias a Dios, ese departamento con Mari Fran Sánchez,

que es una directora que tenemos excelente,

ya va calando mucho en la Iglesia española el tema de los menores,

nosotros llamamos menores a infancia y juventud

en situación de riesgo, no queremos victimizar,

entonces, es un riesgo posible para evitar, precisamente,

que en su paso a la edad adulta no terminen en situaciones penales,

que también hay que atender, evidentemente.

El tema de los menores, voy a dar, si me permites,

simplemente una propuesta, una sugerencia

resumida en un mensaje que a mí me parece que es crucial,

es decir, el menor antes que emigrante es menor

y por lo tanto, el interés del menor es supremo

por encima de cualquier otra situación,

es decir, yo a este no le salvo por ser emigrante,

no le ayudo porque sea pobre, es menor,

esta desgraciada crisis que ha pasado,

que incluso fue muy tratada mediáticamente en el Mediterráneo

con el Open Arms, con un montón de gente

que se lanza allí, incluso también, pues lógicamente hay que decirlo,

muchos organismos oficiales, salvamento marítimo, etc,

que trabajan en la salvación de vidas,

esa realidad lo que nos ha desvelado es que durante no sé cuántos días,

15 o 20 días a propósito de la actuación del Open Arms,

que no iba por mafias, iba porque sentía la necesidad

de salvar vidas, se nos olvidó que allí había 21 niños,

21 niños que no sabían ni si quiera donde estaban,

que ni siquiera sabía quién era el presidente y a qué ciudad iban,

es decir, el interés supremo del menor obligaba,

al menos moralmente, legalmente también,

obligaba precisamente a salvarle por menores

y más menores no acompañados, como eran muchos de ellos,

que manipulen a las mafias, que se aprovechan, claro que sí,

lo mismo que se aprovechan de otras muchas situaciones,

pero es que me da lo mismo que los manipulen las mafias,

es decir, yo estoy delante de un menor que no tiene posibilidad

de hacer de su vida, la posibilidad de sacar el genio

de Mozart que tiene dentro y lo que tengo que hacer

es salvarlo primero, el Papa lo dice siempre,

aunque solo fuera por una persona, merecía la pena cualquier esfuerzo,

cualquiera que lo haga, es lo del Evangelio,

"es que los están salvando y no son de los nuestros",

dejadles, que quien no está contra vosotros, está con nosotros.

Yo me quedo con muchas ideas,

pero el Papa en su mensaje vuelve a dar vueltas

a esos cuatro verbos: Acoger, proteger,

promover e integrar, que nos queden aquí bien grabados,

y a ese está en juego, me gustaría que nos detuviésemos en esta frase,

"no solo está en juego la causa de los inmigrantes,

si no la de la humanidad entera".

Si nos paramos a dar vueltas a esto, dices,

¿qué estamos haciendo?

O ¿qué podemos hacer?

Sí, el Papa no hace más que recoger y también caminar,

dados los tiempos que le han tocado vivir,

una cosa que ha sido constante en todos los Papas,

es decir, vamos a recordar

a por ejemplo, Benedicto XVI,

él hablaba de la emigración como una de las causas

que están definiendo nuestra sociedad actual.

La movilidad humana es una de las causas que define

la situación actual, es decir,

que cuando estamos hablando de emigrantes, no estamos hablando

solamente de una forma de ver la sociedad,

si no que estamos hablando de una seña de la identidad

de la humanidad actual,

que la movilidad humana, primero, no es de ahora mismo,

es de hace siglos, pero que hoy día, igual que la revolución industrial

en su momento, es una seña distintiva

de nuestra sociedad y de nuestra humanidad,

por lo tanto, de cómo estemos tratando el tema de los migrantes,

estamos tratando de cómo es nuestra humanidad,

el tema de cómo Europa está trabajando el tema de los migrantes,

está desvelando cómo es Europa,

y si las señas de identidad de Europa en relación

con los migrantes, los trata de una manera,

Europa estará perdiendo o no sus valores,

el valor de la acogida, de los derechos humanos,

de responsabilidad, si con sus migrantes no lo hace,

que no me vengan aquí presumiendo de derechos humanos,

de un estilo de vida que luego resulta que a la hora de la práctica

no lo están ejecutando, está en juego Europa y la humanidad,

¿por qué? Porque es una señal distintiva de nuestra sociedad

y que seguirá siendo por todos los años,

¿quién no va aspirar a soñar con un horizonte distinto?,

sobre todo, cuando me están robando la vida de mis hijos

o están violando a mi esposa en los países tal, es decir,

trabajar en origen, trabajar en tránsito,

trabajar en destino, pero siempre teniendo en cuenta

que cuando lo hacemos, no lo hacemos solo para ellos,

si no para nosotros y para la humanidad entera.

Ahí insiste mucho el Papa, insiste mucho en eso.

Pues José Luís Pinilla, le seguiremos dando vueltas

a este tema, por supuesto, pero sobre todo,

lo que antes comentaba, en ese día a día,

en esa realidad de la comunidad de vecinos,

del colegio, de salir a hacer la compra

o de participar en una actividad cultural,

ahí es donde nos la estamos jugando.

Sí, eso es evidente, cualquiera de los que nos puede estar viendo

se darán cuenta que en el día a día hay ancianos

que solamente salen a pasear por los emigrantes que hay,

hay niños que van a determinado colegio porque hay señoras

y señores que se encargan de llevarlos,

porque por la conciliación laboral la madre no puede,

hay empresas públicas muy duras,

invernaderos en Alemania, carreteras o lo que sea,

que si no fuera por la población laboral emigrante,

a la que no hay que escrutar, pues no se podrían hacer,

es decir, montones de cosas en el día a día

nos lo estamos jugando, las mercancías de Mercamadrid

o cualquier otro, no llegaría a los mercados de los barrios,

si no fuera por un montón de mano de obra que trabaja ahí,

en el día a día nos lo estamos jugando todo.

José Luís Pinilla, muchísimas gracias

por haber estado con nosotros, pero sobre todo, por ese trabajo

en el día a día con los inmigrantes. Gracias.

Un placer como siempre.

Y nosotros nos quedamos ahora con otra realidad,

la realidad de las personas que tienen ya más de 50 años,

que por circunstancias de la vida su situación laboral ha cambiado

o se ha visto cortada directamente

y tienen que echarle mucha creatividad,

para seguir en el mercado laboral

y seguir haciendo lo que saben o lo que quieren hacer.

Algo así, pero no solo, es lo que nos cuenta la película

"Abuelos", que va mucho más allá de una película de cine.

Vamos a conocerlo.

Ya está.

Aquí está nuestro negocio.

-¿De verdad quieres montar? -Una guardería, sí.

Desi sería mi socio. -Ahora soy emprendedor.

-Y Arturo nos echará un cable.

-Si queréis tener éxito en esto, tenéis que conocer

hasta el más mínimo detalle acerca del servicio a ofrecer,

los juguetes que más les gustan, las camas donde mejor se duerme,

absolutamente nadie en este país puede saber más de guarderías

que vosotros.

-Somos abuelos.

-Buenos días a todos, venimos a trabajar.

-Arturo, ¿quieres conocer a tu nieta?

-Hoy he vuelto a sentir esas cosquillas

que no sentía desde que estaba con mi mujer.

-¿Es que no le gusta la idea? -No es eso,

necesitamos ver un "business" claro.

"Para vosotros no existen las derrotas,

existen las nuevas oportunidades."

-Patata, patata. -Patata.

-¡Es nuestro!

-Eres el mejor abuelo del mundo.

(Música)

Necesito trabajar y puedo trabajar.

La única forma de conseguirlo es crear mi propio negocio.

"Abuelos" es una comedia emocional, que cuenta la historia

de tres hombres en edad de prejubilación que deciden

no quedarse quietos ene el sofá e intentar seguir activos

en el mundo laboral y para eso la única posibilidad que tienen

es intentar emprender y ven que el mejor negocio

que pueden desarrollar es una guardería.

-Tenéis ganas e ilusión y eso es fundamental

para comenzar una "startup".

Surgió un poco mirando alrededor,

creo que la gente que nos dedicamos a la comunicación, no solo al cine,

no podemos ser insensibles a las realidades que vemos

y es verdad que se hablaba mucho de nosotros los jóvenes,

de ese gran paro que ha habido en España,

pero se ha hablado muy poquito de esas personas mayores de 50 años

que han sido excluidas del mercado laboral,

fruto de esas crisis devastadora que hemos vivido

y me parecía que era un tema que teníamos que sacar,

hacer también un homenaje a todas esas personas mayores

que cada día lucha por salir adelante

y también un homenaje a nuestros abuelos.

No tengo palabras, es de las películas más bonitas que he visto.

Es real, auténtica, está hecha con cariño

y con mucha realidad, indescriptible.

Es positiva, preciosa.

Es la realidad de la vida.

Se me han saltado las lágrimas, he reído, he disfrutado.

Cuando terminamos de escribir el guion

en la productora vimos que era un tema muy candente

y que no podíamos quedarnos solo en ficción,

entonces decidimos aportar nuestro granito de arena

y se nos ocurrió crear los premios +50Emprende,

que son unos premios para emprendedores mayores de 50 años.

Una sociedad que te penaliza, penaliza a la arruga,

penaliza la cana, penaliza esos años,

nosotros queríamos premiar precisamente toda esa experiencia,

ese talento y además, que todo este proyecto

con la película, los premios y el libro,

pudieran ayudar a suscitar una reflexión en esta sociedad

sobre el inmenso valor que aportan las personas mayores.

Es una combinación de película, premio y este libro que tengo aquí,

que, como digo, es una iniciativa que no se ha hecho nunca

en nuestro país, por lo tanto, hace creíble el mensaje,

lo aterriza y nos estamos dando cuenta

yendo a distintas ciudades, encontrándonos con emprendedores,

que el mensaje cala y que hay una necesidad,

es un proyecto que llega en un momento muy bueno,

el momento justo, es necesario

y muchos emprendedores se están acercando a este proyecto

demostrando ilusión, coraje, ganas de seguir activos

y por lo tanto, participando en este premio

+50Emprende.

El premio tiene una dotación de 15.000 euros,

10.000 euros y 5.000 euros para tres proyectos emprendedores,

que serán los que lleguen hasta el final,

pero hay diez finalistas

que saldrán de un total de, ahora mismo tenemos unos 200,

200 proyectos que nos están llegando de toda España,

gracias a esta gira que estamos haciendo por trece ciudades

y que, bueno, la hacemos gracias a Endesa, generación sabia,

y por lo tanto, estamos levantando este talento

que hay oculto en la sociedad,

creo que en esta época o esta sociedad

que llamamos del conocimiento,

es necesario que este talento aflore,

hay un conocimiento, una experiencia,

un talento que no puede quedar relegado en la sociedad.

El proyecto se completa con la publicación de un libro,

del sello Alienta, de Planeta,

que trata de condensar, por un lado, desmontar

una serie de prejuicios que tiene la sociedad

sobre las personas mayores. Y en segundo lugar,

aporta una serie de herramientas para todo aquel

que quiera poner en marcha sus proyectos.

A partir del 11 de octubre no te pierdas "Abuelos",

es una película divertida, emocionante,

una película que hemos escrito desde el cariño,

que hemos hecho con mucho esfuerzo y mucho sacrificio

y que es ilusionante, positiva y con un mensaje esperanzador,

que es necesario en la sociedad española.

"Abuelos", a partir del 11 de octubre en todos los cines.

Pues así nos vamos a despedir, será, si Dios quiere,

hasta la próxima semana, nos encantará encontrarnos

de nuevo aquí, en "Últimas preguntas"

con todos ustedes, bien en directo el domingo

o en cualquier otro momento de la semana a través

de las redes sociales, de internet, muchas formas de estar aquí,

en comunicación. Gracias por este tiempo

que nos han dedicado, que sean felices.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Inmigrantes

Últimas preguntas - Inmigrantes

29 sep 2019

Nosotros hablamos hoy con José Luis Pinilla, Director del Secretariado de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española. También comentaremos la película "@buelos" que se estrena el 11 de octubre.

ver más sobre "Últimas preguntas - Inmigrantes" ver menos sobre "Últimas preguntas - Inmigrantes"

Los últimos 555 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios