Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4419867
Para todos los públicos Últimas preguntas - De la frontera al corazón - ver ahora
Transcripción completa

De verdad, yo recomiendo a los espectadores que echen

(Música cabecera)

(Música)

Muy buenos días, amigos. Están aquí con nosotros

los protagonistas de esta hazaña, de esta aventura,

de esta experiencia maravillosa que hoy

van a compartir con nosotros.

Ellos son Loumkoua Soulonh y David Sainz.

Muy buenos días, Loumkoua, David. (AMBOS) Hola, buenos días.

Muchísimas gracias por estar con nosotros.

A vosotros.

Del corazón de la frontera al corazón de Europa.

Allá que os fuisteis en bicicleta y, ¿por qué?

Bueno, la frontera...

Desde Ceuta hasta Bruselas nosotros lo hemos hecho para visibilizar

que todos somos iguales, que la persona que viene de fuera

o la persona que viene de ahí somos todos iguales

cuando llegamos a la persona desde su corazón.

Que la frontera no tiene que dividirnos entre los humanos.

De hecho, somos todos de la misma casa por eso hemos pensado hacer

ese viaje en bicicleta para visibilizar

un poquito la acogida, para visibilizar lo que somos.

Pero claro, vamos a dar un poquito marcha atrás en esta historia

porque iba a decir que no se piensa de la noche a la mañana

y en vuestro caso casi sí se pensó de la noche a la mañana,

pero, obviamente, vuestra historia de amistad, de integración,

de visibilidad de esta normalidad en la inmigración

viene de mucho antes. Vamos a contarlo un poquito.

Loumkoua, tú vienes de Camerún.

Cuéntanos un poco tu historia.

¿Cómo llegas a España hace seis años?

Hace seis años yo he viajado...

Yo soy de Camerún, no tuve mucho la oportunidad en mi tierra

y he inmigrado porque necesitaba encontrar un futuro, una vida mejor,

una vida digna, por eso. Sabemos en el mundo,

en la tierra donde estamos, el continente que nos espera,

el continente donde pensamos que ahí se respetan

los derechos humanos y que se puede formar una vida

es Europa.

Desde allí dije: "Voy a viajar, voy a ir hasta Europa",

pero no viajé cogiendo el avión.

Yo he viajado, he tardado tres años y medio

en llegar a España. Desde Camerún hasta España

cruzando otros países como Nigeria, Argelia, Marruecos.

Yo llego por Ceuta rodeando la mar. Entro por Ceuta.

Entonces, es un viaje bastante duro. Es un viaje que ves de todo.

Aprendes de todo, descubro mogollón de cosas y también te preguntas

durante tu viaje por qué...

Cuando digo por qué es que no necesitaba sufrir tanto

para llegar ahí porque hay un mogollón de momentos

en los que dices... Merece la pena, ¿no?

Me imagino que te preguntarías:

"¿Merece la pena esto que estoy haciendo?".

Pero luego cuando miras el futuro sale la experiencia

de los seres humanos que somos.

Cuando buscas algo, cuando estás en la búsqueda de algo

que sabes que te puede ayudar, no te vas a frenar

hasta que llegues a tu punto.

El mío era llegar a España y llegué a España.

Cuando yo he llegado a España, yo sí he podido lograr

en esta sociedad, en este país porque he conocido gente

que no me ha cerrado la puerta, que me ha abierto la puerta,

que me ha cerrado la mano, que me ha abrazado,

que me ha llamado hermano, que me ha llamado amigo.

Entonces, de ahí nació nuestro proyecto que se llama

"De la Frontera al corazón".

Porque hay muchos chicos como yo que no han llegado a lograr

en la sociedad porque la sociedad les rechaza un poquito.

Esa apertura de puertas, por ejemplo, fue la de David.

La historia de David, por cierto, iba a decir de integración,

yo diría de normalidad, de convivencia,

de amistad con personas que llegan desde otros lugares.

Tampoco empieza con tu ahora intimo amigo Loumkoua,

sino que también viene de antes, ¿no, David? Cuéntanos un poco.

Sí, yo siempre una persona como abierta a la gente

con la que convivo.

En España sí que es verdad que se asocia inmigración

como a un problema y para mí la experiencia que tengo vital

es que no es así.

La experiencia que tenemos es que la inmigración es algo bueno,

positivo, que me ha traído gente maravillosa a mi vida

y por la que yo doy muchas gracias.

Cuando nos planteamos este proyecto sí que quisimos hacerlo

en clave positiva.

El proyecto es desde la frontera de Europa al corazón de Europa.

Desde Ceuta hasta Bruselas, hasta las instituciones europeas.

La idea era denunciar muchas situaciones de injusticia

que hay detrás de la inmigración,

sobre todo la inmigración subsahariana yo creo

que es la más sangrante.

Cuando en España se habla de inmigración subsahariana

se habla de dolor, de verja, de top manta

y la realidad que muchos vivimos es de alegría, de fiesta,

de ganas de vivir.

Queríamos hacer una experiencia que visibilizara lo positivo

de la inmigración.

Lo que decidimos fue hacer toda esta aventura de la frontera,

de las fronteras que también tenemos nosotros para que la gente

se integre, al corazón de las personas y hacerlo

en clave positiva, en clave divertida.

Nos lanzamos a una aventura en bici de 2750 km al final,

aunque al principio cuando pusimos Google Maps salían 2300,

pero fueron muchos más y compartir el día a día,

lo que la vida no iba dando.

Porque lo compartíais entre vosotros, obviamente,

pero con las personas que os ibais encontrando en todo este recorrido

atravesando España y parte de Europa.

Sí, compartimos con las personas y luego nos planteamos

como dos objetivos, en las redes sociales, en Facebook e Instagram,

y en medios de comunicación, los que nos diesen eco

porque nunca sabes.

Sí que es verdad que al final tuvo bastante eco.

Convocamos a los medios en Ceuta, en Madrid y en Bruselas,

y tuvo bastante eco.

Y luego la gente que nos íbamos encontrando por el camino.

Sí que es verdad que muchísima gente nos empezó a seguir,

se empezó a ilusionar.

La verdad es que fue una experiencia muy bonita.

Una experiencia, que yo creo un poco por lo que decíais, la clave está

en romper esas fronteras que a veces tenemos en el corazón.

Corregidme si me equivoco, pero tenemos una percepción

de la inmigración completamente distinta desde fuera, de oídas,

por lo que vemos en los medios de comunicación,

aquí deberíamos revisarnos también los periodistas,

a quienes viven una experiencia de convivencia

dentro de la normalidad, como es vuestro caso,

los alumnos del colegio en el que ambos trabajáis,

por ejemplo, la gente con la con la que convivís.

Para vosotros no es un problema, pero hay que saltar esa frontera

del corazón para abrirse, para abrirnos.

Los chicos del colegios me preguntan mogollón de cosas sobre mi vida

y les cuento, les cuento un poquito.

Cuando empiezo a contarles a los chicos,

al día siguiente te ve, te llama, te abraza.

Se nota que esos chicos cuando van a crecer, no lo van a ver

como una cosa lejana. Claro.

Con los chicos más mayores les cuento que en España

después de la Segunda Guerra Mundial muchos españoles emigraron.

Yo cuando llegué aquí en España 2011 muchos españoles

se fueron fuera de España. Se fueron para buscar una vida mejor.

Yo también lo mismo. Yo me fui de mi tierra.

Vine aquí a buscarme una vida mejor. A veces se entiende que un emigrante

viene a quitar un trabajo.

No, vienen a buscarse también una vida como cualquiera.

Hablando de fronteras, muchas veces tendemos a pensar que las fronteras

las ponemos o las tenemos quienes acogemos

o quienes estamos en el país de acogida, podíamos decir.

Pero vamos a mirar también a la otra parte.

¿Las personas que venís de otros países también tienes fronteras

que superar para facilitar, para hacer posible este encuentro?

Mira, en ese tema son los dos.

Yo de mi parte si me hubiese cerrado, yo creo que no hubiese avanzado.

Porque también hay muchos perjuicios, hay muchos que tenemos en nuestra

propia carne.

Si nos van a aceptar, nos van a acoger como somos.

Tú también tienes tus miedos, como los miedos que tenemos cada uno.

Cada uno tenemos nuestros miedos y nuestros miedos se transforman

en otras cosas que son las barreras que tenemos.

En el momento cuando empieces a saltar este miedo,

ya descubres la persona.

Ibas a decir, David, perdona.

Apoyar eso mismo.

Yo creo también a nivel educativo, nosotros trabajamos

en la Fundación Escuela Teresiana de las teresianas Enrique de Ossó,

y lo que generamos con Loumkoua presente en el cole

ya rompe muchísimos prejuicios.

Al final la educación creemos que es una puerta enorme

a transformar la sociedad y hacer una sociedad y una Europa

de la acogida y de la integración.

Va por el ejemplo, va sobre todo por el contacto.

Lo que decías antes, el contacto cotidiano.

Si yo solo oigo de la inmigración de lo que me dicen otros,

pero si al final yo conozco a Loumkoua, a Karim, o a Oliver,

o a quien sea, digo: "Qué majos, qué buena gente.

Lo que aportan a mi vida". Yo creo que esa es la clave.

Que nos conozcamos en persona desde el corazón y que todos rompamos

esas fronteras que nos separan, que son miedos, prejuicios,

racismos encubiertos, pero llegar al corazón de la gente.

Hablando de esas fronteras, el Papa tiene un especial interés.

Yo creo que es uno de sus temas recurrentes en el pontificado,

ya lo era en su vida, pero ahora especialmente en su pontificado

y es el tema de la acogida de inmigrantes, de la integración,

del encuentro, al fin y al cabo. Él utiliza mucho esta palabra.

El pasado día uno de Enero comenzó a trabajar oficialmente el nuevo

dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral.

El Padre Fabio Baggio, que es subsecretario de la sección

de inmigrantes, estuvo a finales del año pasado

en España presentando este dicasterio.

Además, habló, entre otras cuestiones que luego comentaremos,

de la preocupación, la preocupación del papa

por los sentimientos racistas. Vamos a verlo.

Existen y tenemos testimonios vivos. Hay declaraciones en contra de,

que huelen a racismo y huelen a xenofobia.

Entonces, hay que revertir la narrativa, como decía antes,

pero también cambiar los sentimientos de la gente.

La preocupación y el trabajo, la labor que está realizando

y que está impulsando el papa Francisco

en temas de inmigración, se puede decir que gira

en torno a cuatro verbos que también están recogidos

en el mensaje para la jornada de las migraciones de este año.

Verbos que son acoger, promover, proteger

e integrar a los inmigrantes.

Sobre estos verbos también giran y se han propuesto

una serie de puntos. 20 puntos sobre los que trabajar

desde el ámbito pastoral, pero también

que se han querido integrar en el Pacto Global sobre emigrantes

y refugiados, que se ha presentado a altas instancias,

incluso a Naciones Unidas.

Aunque no entren en los pactos mundiales,

pero algunos de los gobiernos lo pongan en su plan nacional,

es un logro.

Es un gran trabajo que hemos realizado.

Ahora, si ninguno de los gobiernos pusiera los puntos

o alguno de los puntos en su plan nacional, igualmente,

es un logro porque por primera vez todo el mundo

estamos trabajando sobre un plan común como iglesia católica

y esto para nosotros, desde nuestra perspectiva,

es un gran logro porque estamos conscientes.

Llegamos a proponer juntos y es un documento elaborado.

Partiendo de la base, para nosotros también es importante esto.

Estos cuatro verbos, David, que comentábamos

que se traducen en el día a día como estábamos comentando.

Pues sí. Es la clave. Al final acoger, proteger, promover,

integrar es la clave para que las sociedades

se transformen en unas sociedades mucho más humanas.

La sociedad europea en esto siempre ha sido un ejemplo

y estamos en un momento de estar atentos y de defender en el contexto

internacional estos valores que hemos tenido siempre.

El papa ahí apunta de una forma muy clara a una sociedad

y a un mundo mucho más humano y mucho más justo.

En España son muchas las instituciones que trabajan.

Instituciones de iglesia, como Caritas

o un montón de delegaciones, instituciones no de iglesia

que también trabajan por estos mismo objetivos de acoger,

de integrar, de promover, que son la calve

para que la sociedad avance y sea más justa.

¿Cuál serían esas claves de trabajo? Tanto por un lado pastoral,

podríamos decir, pero trabajo social en cualquiera de nuestros ámbitos,

como trabajo político también. El papa de algún modo

nos está diciendo: "Oye, que hay que llegar

hasta donde sea necesario".

En España hay una ley que dice que si llegas a España ilegalmente

vas a estar tres años sin tener papeles.

Esto es una cosa que no permite a la persona avanzar.

Yo, por ejemplo, he tenido que estar en España

cuatro años sin papeles. Mientras, ¿qué voy hacer?

¿Cómo puedo hacer? Durante mi proceso de avanzar aquí,

me saqué el graduado de la ESO porque quería estudiar.

He visto que en el cole con los chicos que no sabían

hablar sobre la inmigración hablamos, charlamos y me veían como uno.

No me veía yo como otra persona porque compartimos

trabajos y deberes juntos.

Y entonces estás como diciendo llegamos

y tenemos que permitir a esta persona que acaba de llegar una orientación

y la orientación está donde yo estuve, ¿y dónde estoy?

En clase con gente, españoles, compartiendo.

Estas personas no me van a mirar, a día de mañana,

como una persona diferente. Está ahí.

Y en esta experiencia de este viaje, que comentábamos, a Bruselas,

os han abierto la puerta de sus casas muchas personas

a las que no conocíais, que ellas no os conocían de nada.

De verdad, yo recomiendo a los espectadores que echen

un vistazo a Facebook y a Instagram porque nos vamos a encontrar ahí

esa realidad plasmada de ese viaje el pasado mes de agosto,

pero también os habréis encontrado muchas anécdotas, ¿no?

Porque fuisteis, no digo sin saber montar en bicicleta,

que hombre, sí sabíais, pero poco más.

Fuimos casi sin saber montar en bicicleta.

-Yo no sabía montar en bicicleta. Tú no sabías montar en bicicleta

y te aventuras 2750 km. Una locura.

Yo me muevo en bici por Madrid, pero Loumkoua poco se movía, ¿no?

Y ahí nos lanzamos, la verdad es que la experiencia

quisimos que fuese acogida e integración

desde la experiencia misma. Entonces no llevábamos sitios

para dormir, lo que queríamos ser promover esa acogida.

Entonces de los 28 días que al final estuvimos en bicicleta,

descansamos dos, uno en París y otro en Pamplona.

Dormimos 14 días en la calle y 14 días nos acogieron en cama,

desde familiares hasta gente que no conocíamos de nada.

Donde llegábamos, no teníamos etapa porque tampoco sabíamos

dónde íbamos a llegar porque bueno, hasta donde tirase el cuerpo.

La gente llamaba por Facebook y nos escribían:

"tengo un amigo en este pueblo, id allí que allí os acogen".

Y poco a poco íbamos así acogiéndonos.

Tenemos anécdotas muy bonitas, hay una que llegando a Francia,

en un camping, diluviando, nosotros ya sin nada

y una familia, un matrimonio joven, franceses con una cría de dos años

nos acogió en su caravana, nos invitó a cenar,

nos dejó dormir con ellos, maravilloso,

como diciendo, jolín, esto sí que transforma la sociedad,

fue muy bonito, la verdad.

¿Y a partir de ahora qué? ¿Cuál es la siguiente etapa?

Seguimos hablando con la gente, difundiendo, seguimos

compartiendo sus experiencias mientras nos entran nuevas

ideas para seguir trabajando. También cuando vamos a dar charlas

con la gente les pedimos ideas porque no es una cosa de David y yo,

es una cosa de todos. Como queremos un mundo mejor

y cada uno puede aportar sus ideas así para ver

cómo trabajamos con todo.

-La idea es seguir llegando a los corazones,

la gente nos dice: "¿vais a hacer otra aventura en bici?".

No creemos, pero probablemente salga otra cosa que no sabemos por dónde.

Lo que la gente nos vaya diciendo, vamos escuchando

y lo que la vida nos vaya dando y, sobre todo, la cotidianidad

en el día a día que es lo más importante,

ir compartiendo, ir rompiendo prejuicios,

y rompiendo fronteras e ir mostrando que todos somos iguales.

Como dice Loumkoua, muchas veces, al final todos venimos de África.

Eso dice la ciencia. Eso dice la ciencia efectivamente.

¿Por qué ahora nos cierra la puerta cuando todos

venimos de ahí? Yo encantada, Loumkoua, David,

muchísimas gracias por esta experiencia

y aquí os esperamos en otra ocasión

porque tenéis tanto que contar que aquí os esperamos

en otra ocasión y si hacéis otra aventura de este tipo

nos lo decís también y allá que estamos con vosotros.

Fenomenal. -Gracias.

Muchísimas gracias. Y vamos a conocer nosotros también

otras historias que en este caso nos cuenta Margarita García.

Con el objetivo de lograr una economía que ponga

en el centro a la persona y que respete el medio ambiente,

abrió el pasado mes de octubre Cuatro Corazones,

una tienda que deja ver el trabajo que Cáritas Jerez

lleva a cabo con las personas en riesgo de exclusión social.

El origen de la tienda Cuatro Corazones

está en la creación de la empresa de inserción Casa Común,

hace poquito que se ha creado por Cáritas diocesana de Jerez

y lo que visualiza es el trabajo que hacemos favoreciendo la inclusión

y el crecimiento personal de todas aquellas personas

que están en exclusión social y laboral.

-En un mundo y principalmente en esta zona

donde encontrar un puesto de trabajo prácticamente

es un tesoro casi escondido, bueno, pues a través

de Casa Común estamos consiguiendo que personas que no tenían

posibilidad de encontrar un puesto de trabajo

actualmente ya estén trabajando.

El local, cedido por una generosa familia,

es el lugar perfecto para ver cuál es la respuesta de Cáritas

a problemas como el desempleo y esa respuesta se resume

en tres proyectos de inserción laboral.

Tendríamos agricultura ecológica, insertARTE,

que es la restauración de muebles y la recuperación

de residuos textiles llamado arropa.

Los usuarios de los proyectos han estado recibiendo

la formación necesaria para conseguir un oficio.

Para ellos van destinados los beneficios de esta tienda.

Los beneficios de la tienda de Cuatro Corazones

van para lo que es nuestra labor social,

que lo que pretende es humanizar el sistema socioeconómico actual,

también potenciar el cuidado al medio ambiente,

crear un consumo sostenible y responsable

y ayudar a que estas personas tengan una alternativa,

tengan una oportunidad en el mercado laboral ordinario.

Según entramos en la tienda, a la derecha nos encontramos

un espacio dedicado a muebles y decoración.

Desde una elegante cómoda a bisutería hecha a mano.

InsertARTE es un proyecto que ofrece la integración social

a través de la integración artístico laboral.

En el proyecto insertARTE trabajamos con muebles en desuso

y también con materiales reciclados.

En principio nos llegan por medio de donaciones

y entonces los chicos que están en el proyecto

lo primero que hacen es una valoración

y un estudio del mueble, de cómo tenemos que actuar sobre él,

que materiales vamos a necesitar y después hacemos un estudio

de la decoración final que le vamos a dar.

El resultado de nuestro trabajo son muebles que tienen

un valor incrementado porque están hechos con amor,

llevan una vida cada uno de ellos, llevan una historia de superación

y una gran sonrisa, además están estupendamente de precio.

Uno de los participantes de este proyecto es Willy,

gracias a insertARTE ha descubierto una nueva profesión

a la que dedicarse.

Pues me han enseñado la profesión y estoy muy contento

porque yo venía del mundo de la carpintería,

pero nunca había restaurado muebles.

Como, por ejemplo, esta cómoda que ha quedado como nueva.

Me llevo un par de semanas terminarla y tuvo muchas horas

de lija, de pintura.

"Recupera ropa, recupera vidas", es el lema bajo el cual

actualmente 13 mujeres trabajan recuperando residuos textiles.

Mujeres con situaciones económicas complicadas,

poca formación o violencia doméstica.

En el proyecto Arropa trabajamos el reciclaje de los residuos textiles,

le damos a la ropa que nos llega de contenedores una segunda vida.

Llega a nuestra planta de tratamiento,

hacemos una preselección primera y de ahí ya clasificamos la ropa

que va a higienizar para llegar a tienda,

la ropa que llevamos a donación...

Luego después de la selección pasaría a las iniciadoras,

luego ya pasaría al sitio de las compañeras

que estarían en código, que es donde se codifica la ropa

por temporada, por género, niño, niña,

que ya esa sería la última fase para poder pasar a la tienda.

Tenemos un taller de costura en el que arreglamos tanto la ropa

que nos llega con algún desperfecto de contenedores

de donaciones o de dónde nos llegue la ropa

y también cogemos arreglos de la calle.

(Música)

¿Se han parado a ver de dónde vienen los productos que consumimos

o cómo son cultivados?

Muchos de ellos proceden de lugares donde los productores

son explotados y gran parte de las frutas y hortalizas

que consumimos son tratadas con pesticidas perjudiciales

para nuestra salud. Cambiar estos hábitos de consumo

es posible gracias a una agricultura que respete la tierra.

El proyecto Jara surge en 2014 con dos cursos de formación

en agricultura ecológica para personas en riesgo

de exclusión social y a raíz de ahí en la diócesis empezamos

a ver que hay bastante demanda por parte de las personas

que atendemos en cuanto a formación y acompañamiento en proyectos

de agricultura ecológica. Empezamos a darle forma

a este proyecto y en 2015 empezamos a crear un centro agroecológico

en un espacio, en un terreno de 4000 m²

que nos ceden a la diócesis y a raíz de ahí

hemos ido avanzando. También buscamos que sea un espacio

en el que las personas que pasen por él

encuentren una forma de concienciarse sobre el consumo

de productos locales, consumo de productos ecológicos,

también un espacio de educación medioambiental.

En este centro agroecológico, "La Jara", y en otros dos

terrenos más, cedidos a la diócesis, se lleva a cabo la formación

y cultivo de frutas y verduras, plantas aromáticas.

Parte de lo que se produce aquí se vende en Cuatro Corazones,

además de alimentos de la zona como cerveza artesanal

o pasta ecológica.

El hecho de que una persona de Jerez compre productos

de productores de la zona, en los cuales no ha habido

un intermediario que se lleve un gran porcentaje

del beneficio de esos productos, para nosotros es un comercio justo.

Y seguro que se están preguntando, ¿es más caro comer ecológico?

Georgina, una de las personas

beneficiadas por este proyecto responde.

Depende de dónde compres las cosas, si las compras tú

al que las cultiva te sale más o menos igual.

Y luego puede que te cueste un poco más caro comprar las cosas,

pero te lo ahorras en farmacia. Yo prefiero comérmelo

en alimento que en medicina.

Hemos conocido tres de los cuatro corazones de esta tienda,

insertARTE, proyecto Arropa y huertos ecológicos,

¿cuál es ese cuarto corazón?

Las personas que son el motor de los proyectos de Cáritas.

(Música)

Bien, pues así nos despedimos, será si Dios quiere

hasta la próxima semana, el próximo domingo nos volvemos

a encontrar aquí, en "Últimas preguntas"

y ya saben que a través de Internet, de las redes sociales,

en cualquier momento que ustedes lo deseen.

Muchas gracias por este tiempo que nos han dedicado

y que tengan una muy feliz semana.

(Música créditos)

  • De la frontera al corazón

Últimas preguntas - De la frontera al corazón

14 ene 2018

Conversamos hoy con dos amigos que han pedaleado desde Ceuta hasta Bruselas para hacer visible la posibilidad de la integración de las personas inmigrantes.

ver más sobre "Últimas preguntas - De la frontera al corazón" ver menos sobre "Últimas preguntas - De la frontera al corazón"

Los últimos 483 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios