Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4117378
Para todos los públicos Últimas preguntas - ¿Dónde vive Dios? - ver ahora
Transcripción completa

entonces sí que había que aprenderse las respuestas de memoria

(Música cabecera)

Hola, amigos, ¿qué tal? Muy buenos días.

Muchísimas gracias por acompañarnos una semana más

en "Últimas preguntas".

Hoy vamos a hablar de unos libros, de verdad, muy, muy interesantes.

Ustedes si tienen hijos pequeños, nietos,

si son profesores, catequistas, ¿no se han quedado a veces...,

no sé si decir incluso en blanco, ante alguna de las preguntas

que les hacen relacionadas con Dios, con Jesús,

con la trascendencia?

Bueno, pues hay unos libros que nos las van a resolver

y, sobre todo, en un lenguaje pues muy adaptado

a los niños, a los adolescentes.

Es una... son dos libros,

uno de ellos se llama "¿Dónde vive Dios?"

y el otro "101 preguntas sobre Jesús",

que son de verdad una auténtica maravilla.

Está con nosotros José Luis Albares, que es editor de proyectos bíblicos

de la editorial Verbo Divino que es quien ha editado estos libros.

José Luis, buenos días. Muy buenos días, M Ángeles.

No es la primera vez que nos acompañan en el programa,

estuvo hablándonos ya de la Biblia joven

hace ya más de un año, quizá ya. Por ahí, un año.

Un año o así, y ahora estos libros que están basados siempre

en los textos sagrados, ¿no, José Luis? Háblanos un poco.

Sí.

Es una idea que nace de la catequesis de un gran sacerdote jesuita,

Charles Delhez, en Bélgica,

que ha trabajado y trabaja mucho con adolescentes,

de 8, 9, 10, 13 años.

Y se trata de hacer un pequeño catecismo bíblico,

podríamos llamarlo así, de pregunta-respuesta.

Preguntas interesadas sobre todo en la figura de Jesús

y en la imagen cristiana de Dios, ¿qué es la fe?, ¿qué es Dios?,

y los conceptos más fundamentales de la Biblia.

Entonces, con ese esquema de pregunta que parece un poco infantil

y sencilla, simple, pero que tiene mucha profundidad,

mucha carga de profundidad,

los libros aportan una pequeña respuesta

que al niño ya le puede interesar, le puede dejar tranquilo digamos,

pero a la vez le invita a decir:

"Voy a investigar un poco más, voy a pensarlo,

me gusta esa respuesta, pero quiero saber más".

Porque los niños, que ya sabemos son curiosos por naturaleza,

los niños, los adolescentes, porque yo creo que no hay que,

me parece a mí, José Luis, que no hay que limitar estos niños,

estos libros, perdón, a la infancia, ni muchísimo menos,

a mí me parece que el contenido le puede servir perfectamente

a chicos algo mayores.

Digo que son curiosos por naturaleza

y también lo son en el ámbito de lo trascendente,

de lo espiritual, aunque a veces no somos muy conscientes de ello,

pero los niños se preguntan,

se hacen preguntas muy profundas en ese sentido.

Sí, ciertamente es la pregunta por el sentido, siempre,

para cualquier persona ya desde que empieza a tomar un poco

de conciencia de quién es él mismo, qué es el mundo,

qué es la vida o qué sentido tiene esto, dónde estoy,

para toda persona siempre la pregunta por el sentido,

que podríamos decir es la pregunta fundamental de la Biblia.

Si la Biblia quiere ofrecer una respuesta,

al final es una respuesta de sentido,

desde la fe a lo que es la existencia humana.

Entonces, cualquier chaval, cualquier chavala de 8, 9, 10 años,

ya empieza a hacerse preguntas serias.

Seguramente son las preguntas que le van a acompañar

a lo largo de toda su vida, esas:

"¿Quién soy yo? ¿Quiénes son los demás?

¿Por qué hago esto y no lo otro? ¿Cuál es el destino de mi vida?

¿Qué quiero ser de mayor?"

Todas esas preguntas vienen respondidas a partir de la fe,

tienen una respuesta a partir de la fe.

Y luego hay otra serie de preguntas

que son más específicamente bíblico-cristianas

referidas a la persona de Jesús.

Pues del estilo de las que aparecen en el libro:

"¿Se enamoró Jesús? ¿Tuvo novia? ¿Era guapo?

¿Quién era su padre, Dios o San José?

¿Jugaba con los niños? ¿Contaba chistes?"

Pues toda esa serie de preguntas que nos pueden parecer infantiles,

pero que a la vez nos revelan mucho de la personalidad del niño

que pregunta y del Jesús que responde.

Pues ¿sabes, José Luis?

Hemos salido a la calle, hemos preguntado a los niños,

hemos pedido a los niños que hagan algunas preguntas.

Algunas de ellas coinciden, muchas coinciden

con las que están recogidas en estos dos libros,

hay más de 200 respuestas en estos libros,

pero es que hay muchas más.

Nos hemos encontrado con otras preguntas

que aún no han sido respondidas y, bueno, igual hasta hay

una nueva edición, otro nuevo libro respondiendo a más preguntas.

Pero si te parece, vamos a ver qué nos preguntan algunos de ellos

y yo te pido, José Luis, que la respondas,

no se van a quedar con la duda. Ah...

Vamos a escuchar, por ejemplo, a ver qué nos pregunta Dani.

¿Y por qué Dios se presenta en tres personas y no solo en una?

¿Qué le decimos, José Luis?

Es que, claro, por la Trinidad, así, para empezar.

Exacto, y es el gran misterio,

al final la respuesta es que es un ministerio.

Jesús nos reveló que Dios es amor

y que es tanto amor que es rico por dentro,

y es tan rico por dentro que no puede ser un dios solitario,

un dios uno, sino que es Dios padre, Dios hijo,

un padre que ama eterna e infinitamente a su hijo,

un hijo que ama eterna e infinitamente a su padre,

y que de ese amor, digamos, se materializa en el espíritu,

el Espíritu Santo.

Eh, esa puede ser la respuesta.

Seguramente el niño se quedará como al principio,

como nos quedamos todos los creyentes al contemplar el Dios

en quien creemos, un Dios que si no nos lo hubiera dicho Jesús,

ni nos lo imaginábamos.

Es que el ministerio forma parte también del crecimiento espiritual

de la persona, ¿no? Sí, sí.

Creo que... y uno de los aciertos de estos libros es la humildad

a la hora de responder, no cierra ninguna de las preguntas

y esa apertura al misterio.

Bueno, muchas de las respuestas son:

"Bueno, nosotros los cristianos pensamos así,

hay otras personas que piensan distinto,

tal vez, tal vez, el caso es que Dios está ante nosotros

y es el que nos propone una serie de cosas, ¿no?"

Yo creo que esa apertura al misterio

y esa contemplación de este Dios trinitario,

de este Dios Trinidad es una de las líneas rojas,

uno de los hilos rojos de toda esta colección.

Una colección que, bueno, si la hemos estado planteando

principalmente para niños, adolescentes, jóvenes,

yo diría de verdad, José Luis, que para toda la familia,

porque no está mal que los padres, los profesores,

nos echemos un vistazo porque nos lo van a preguntar

en algún momento. Sí.

O que lean ellos la respuesta, o nos pilla en el coche,

que eso es muy habitual, en un momento de atasco

y de pronto nos pregunta un niño pues eso,

por el misterio de la Trinidad.

Casi es por respeto a los propios chicos.

Sí, ¿verdad?

Es decir: "Oye, vuestras preguntas son preguntas de adultos,

no son preguntas ya de niños".

Las preguntas que aparecen en estos libros

son preguntas que hasta un adulto de 30, 40, 50 o 60 años,

hasta un teólogo con tres doctorados a sus espaldas se plantea.

Por eso hay una cierta gradualidad en las respuestas,

evidentemente, no puede ser la misma respuesta

para un niño de 10 años que para una monja de clausura

que tiene ya detrás una experiencia mística

de oración y de contemplación, pero las preguntas son las mismas.

Creo que el mejor ejemplo es la primera página de la Biblia,

el libro del Génesis que empieza con el relato famoso

de la creación en siete días.

Uno lo lee y dice:

"Bueno, esto es un cuentecillo para niños,

que Dios creó el primer día tal, el segundo y el séptimo descansó".

Sí, seguramente es una historieta, un mito, una parábola

para contársela a niños, pero lo lee un astrofísico

y puede sacar mucho contenido de esa primera página;

lo lee un teólogo, lo lee un creyente y alimenta su fe

a partir de eso que podríamos decir

que es un cuentecillo para niños.

Entonces, yo creo que esa misma gradualidad que tiene la Biblia,

que la pueda leer un niño de 5, 6,

cuando empieza a leer, puede aprender a leer parábolas de Jesús,

y la lee un doctor en Teología o en Ciencias Bíblicas,

esa misma gradualidad también aparece en estas preguntas

y en estas respuestas.

Por cierto, un poco por ahí, de esto que nos estás diciendo,

es la siguiente pregunta que vamos a escuchar

y que además yo creo que nos la hemos hecho todos

en algún momento de nuestra vida.

Nos la hace Sara.

Cuando Adán y Eva existían y no había más personas en el mundo,

¿cómo continuó la raza humana?

Ahí es nada, José Luis,

una pregunta que de una u otra manera

creo que nos hemos hecho todos. Siempre, siempre sale.

De dónde venimos al final.

Fíjate que es la gran pregunta entre la ciencia y la fe, ¿no?

Sí descendemos del mono, si Adán y Eva,

quiénes fueron Adán y Eva.

Al final se trata de decir:

"La Biblia nos explica el porqué,

el cómo nos lo tienen que explicar las ciencias,

las distintas ciencias, la paleontología, la arqueología,

la biología, etc."

La Biblia lo que explica es el porqué estamos nosotros aquí

y estamos nosotros aquí porque Dios quiso que estuviéramos

como hombres y mujeres sobre la Tierra.

Por eso la idea principal

que nos transmite esa primera página del Génesis

es que Dios nos creó a su imagen y semejanza,

que somos una obra directa de los dedos de Dios,

que no somos fruto de la casualidad, ni el hombre ni la mujer,

que el ser humano es dual, es varón y mujer

y que ese es el sentido de nuestra vida,

que procedemos directamente de Dios.

Luego vendrá la ciencia,

que todavía no ha terminado de explicar.

Hablamos de la hipótesis, de la teoría de la evolución,

que ciertamente se va demostrando con el paso de los años.

Vendrá la ciencia, vendrán las distintas ciencias

y nos hablarán del Big Bang, de los homínidos,

de los primates, etc., etc.,

es el cómo, que es lo que tienen que responder las ciencias,

pero la fe, la Sagrada Escritura que va al sentido, al porqué,

es lo que nos dice, somos obra querida de Dios.

La Biblia además, las escrituras,

como tienen tantísima variedad de géneros literarios porque...

Podríamos hablar de la Biblia desde muchísimos aspectos,

y uno de ellos es la variedad de géneros literarios,

pero, por ejemplo, el tema de, tú hablabas antes,

esas pequeñas historias, esos cuentos, esas parábolas,

esas metáforas, es un lenguaje, por otra parte,

muy apropiado para los niños.

Los niños quizá lo captan mejor que los adultos

porque su mente está ahí, está en lo misterioso,

en lo metafórico, en el cuento en definitiva.

Y lo del cuento no es porque sea cosa de niños,

es cosa de niños porque su mente lo entiende mejor, ¿no?

Yo creo que los niños saben captar perfectamente

el lenguaje propio de la religión, que es el simbólico,

el lenguaje del símbolo.

Cuando nos hacemos adultos nos hacemos más pedestres, digamos,

lo calculamos todo en cantidades de dinero, o de metros, o de tiempo:

"No puedo llegar, no puedo comprarlo".

Todo es así, pero un niño tiene esa capacidad,

aunque parezca paradójico,

esa capacidad de atribuirle sentido al símbolo.

Y si a un niño le das una pelota,

con una pelota puede hacer un universo y esa pelota

es el centro de todo su mundo, ¿no?

Un niño entra en un hipermercado,

a donde todos vamos con prisa a comprar esto,

lo más barato, mira a ver, compara el precio,

y un niño entra en un hipermercado y puede entrar

en un universo espectacular donde encuentra aventuras

detrás de cada pasillo, ¿no?

Creo que esa es la gran enseñanza de los niños

y es el gran acierto de la Biblia,

que sabe captar que el lenguaje religioso,

el lenguaje de la religión, es el lenguaje del símbolo.

Los niños, por cierto, que se preguntan muchísimo

por el tema... en sí de la fe,

de creer, de por qué creo, por qué no creo,

en qué tengo que creer, la fe me la han dado,

la tengo que buscar yo, ¿todo esto cómo es?

Es una de las preguntas que vemos y que se recogen,

además de distintas maneras, en ambos libros, ¿eh?

Estos libros nacen a partir de una experiencia en Bélgica,

en general en el mundo francófono,

con los chavales preadolescentes y adolescentes,

digamos, en ese camino que va desde la primera comunión

a la confirmación.

Una experiencia que han innovado en estos países

y es la fiesta de la fe, es la fiesta de, como digo,

entre la primera comunión y la confirmación,

la fiesta en la que un día, en la que el niño, la niña,

asume como propia su fe en medio de su familia

y de su comunidad parroquial y es un gran día de fiesta.

Quiere decir que es un día en el que ya el niño

no recibe simplemente una fe de manera pasiva:

"Mis padres creen, pues yo creo,

mis padres van a misa, pues yo voy a misa",

sino que toma conciencia de que es él el que cree

y es él el que tiene que empezar a ser responsable

de aquello que cree y de aquello que celebra.

A partir de ahí nacen todas estas preguntas,

el propio autor dice, que fue director de una revista

que se llama "Samuel" que se publica,

destinada precisamente a estas edades.

El propio autor dice:

"Todas estas preguntas son preguntas que me han hecho los chavales

en el camino de la catequesis y en torno a esta fiesta de fe".

Y una de ellas, muchas de ellas, tienen que ver con:

"Oye, ¿qué es creer?"

Pues vamos a escuchar a Fran,

que yo creo que pregunta algo de eso.

Algo de eso. Vamos a escucharle.

¿Qué significa creer en Dios?

Bueno, ¿qué significa creer en Dios?

Si cambiamos creer por otros dos verbos,

amar y confiar, creo que empezaríamos a captar un poco

lo que significa creer en Dios.

A veces nos deslizamos al creer en Dios

como aprender cosas sobre Dios, sobre todo si son de memoria, ¿no?

Aquel catecismo clásico de pregunta-respuesta,

entonces sí que había que aprenderse las respuestas de memoria

y entonces, bueno, pues crees porque sabes muchas cosas de Dios.

No, al final creer es sentirte amado por Dios

y confiar en ese Dios que te ama.

Y si confías en ese Dios que es todopoderoso,

que es tu padre, entonces, a partir de ahí puedes hacer

cosas inimaginables en tu vida.

Sentirse amado y confiar, eso es creer en Dios.

Así de simple y así de... Sí, sí.

Y así de complejo. Y esa es la tarea de toda la vida.

Claro.

Porque aprender cosas sobre Dios las puede aprender,

mismamente la carta de Santiago en la Biblia nos dice:

"Que crees en Dios, que crees en los ángeles,

el demonio también sabe que Dios existe y tiembla, ¿no?"

No, se trata de sentir que Dios me ama

y a la vez depositar toda la confianza de mi vida,

el sentido de mi vida, en ese Dios que me tiene en sus manos.

Pues como vemos, son...

Bueno, hemos tenido solamente unos apuntes,

merece la pena de verdad profundizar en estos libros:

"¿Dónde vive Dios" y "101 preguntas de Jesús".

Pero también tengo en mi mano una biblia,

no habéis recogido solamente algunas de las historias

que más pueden interesar a los niños,

por lo que antes decíamos, José Luis,

sino que está la Biblia entera, pero entera.

Sí, esta ya es la Biblia.

Y la hemos titulado "Mi Biblia" para que el niño, igual,

de primera comunión, de 8, 10, 12 años,

ya pueda sentir esta Biblia como mi Biblia.

Esta en concreto está publicada para Latinoamérica,

el texto es español latinoamericano.

Bueno, sabemos que gracias a Dios nos podemos entender y comunicar

toda la comunidad hispanohablante.

Está todo el texto canónico,

no es una biblia con textos seleccionados

o con versiones de textos, sino que es toda la Biblia

porque hemos querido decirle al niño:

"Oye, esta ya es tu Biblia,

la que vas a utilizar en la catequesis,

en el cole, en tu habitación, cuando vayas a la iglesia,

cuando compartas un rato de reflexión con tus amigos,

con tu catequista, aquí vas a encontrar

toda la Palabra de Dios y, por tanto,

esta Biblia te puede acompañar durante varios años

sabiendo que vas a encontrar todas las citas bíblicas

que te puedan surgir para hacer un ejercicio de la clase de religión

o una tarea de catequesis".

Y por eso la hemos titulado "Mi Biblia".

Porque, seguramente, es la primera Biblia

que ya un niño puede tener como Biblia completa.

Hasta ahora, hasta la primera comunión

en nuestros esquemas, digamos, el niño ha tenido

una selección de textos, las narraciones,

las parábolas de Jesús, tal vez los Evangelios enteros,

pero solo los Evangelios, esta ya es la Biblia entera.

Se la proponemos al niño y, por supuesto,

se la proponemos a los padres, a los educadores y a los catequistas

para que sea la Biblia de los chavales.

La Biblia es una, el texto no cambia,

lleva muchos años editándose,

sin embargo, vosotros continuamente editáis biblias diferentes,

obviamente, insisto, el texto es el mismo.

¿Esto por qué? Cuéntanos, ¿cómo se hace?

Ciertamente...

No sé si existe la Biblia ideal, la Biblia perfecta,

una biblia que fuera una traducción perfectamente comprensible,

que tuviera las notas y las introducciones

perfectamente entendibles,

que tuviera un diseño gráfico espectacular,

que tuviera además un precio asequible a todo el mundo,

especialmente a los más desfavorecidos,

no sé si existe esa Biblia,

pero lo que sí sé es que para cada etapa,

para cada edad y también para cada tiempo

hace falta una presentación de la Biblia.

El texto sagrado, como dices,

es la Palabra de Dios que permanece para siempre,

dice el profeta Isaías, pero esa Palabra de Dios

hay que encarnarla con cada generación,

con cada edad, niños, adolescentes o adultos,

con cada circunstancia o ambiente en la que se mueve un creyente.

Si tiene familia, si forma parte de una comunidad de base,

si lee la Biblia en América, en África o en Europa,

con planteamientos vitales totalmente distintos.

Creo que lo que hacemos desde Verbo Divino

es tratar de encarnar esa Palabra de Dios, ese verbo divino,

tratarlo de encarnar al paso de la vida de los hombres y mujeres

de cada época, y por eso van surgiendo

nuevas ediciones de la Biblia, no son nuevas biblias,

sino nuevas ediciones.

Los estudios bíblicos van evolucionando y van avanzando,

se pueden aportar nuevos conocimientos

desde el punto de vista filológico, exegético y demás,

pero sobre todo las estéticas.

Hablabas de Fano, creo que estos dibujos de Fano

ya se han hecho dibujo de nuestra generación como cristianos, ¿no?

Como lo fueron, que todavía son actuales,

pero lo fueron en su día los dibujos de José Luis Cortés o los de Goyo,

de los maristas, los de Maximiliano Cerezo,

que han marcado unas ciertas épocas,

pues creo que los dibujos de Fano son...

Este Fano es todo un artista que sabe acertar

con un trazo muy sencillo, casi diríamos hasta infantil,

sabe acertar la gran profundidad de toda escena,

de cualquier escena bíblica.

Y esta Biblia en concreto lleva encartadas

una serie de 60 imágenes y 60 dibujos de Fano,

que no son 60 personajes,

sino que hemos querido que Fano dibujara 60 escenas dinámicas,

digamos, 60 escenas en las que se puede resumir

toda la dinámica de la fe bíblica, ¿no?

Por eso aparece la creación, el sembrador,

que es la parábola, la portada,

o la Jerusalén celestial al final, etc.,

los santos, "sois piedras vivas"...

Hemos querido que sea una presentación

de escenas de la Biblia,

de escenas de la vida cristiana a partir de la Biblia.

Pues es una auténtica gozada cómo ha sido contar una vez más

con tu presencia, José Luis Albares.

Por cierto, hoy hemos hablado mucho de la Biblia

y de las preguntas de los niños, pues por ahí tienen que ver también

las "Nuevas miradas" que hoy nos presenta Margarita García.

La editorial Edelvives ha puesto en marcha

la plataforma digital In & Out, Pastoral de Sentido,

donde se unifica y estructura la propuesta pastoral

que la editorial ofrece a las instituciones

y centros educativos.

Un espacio innovador en tres aspectos,

el enfoque, puesto que brinda una visión fresca,

integradora y adaptable; la forma, atractiva y actual,

y la perspectiva, dado que va más allá de un banco de recursos

para ofrecer formación y acompañamiento.

Un aspecto importante de esta plataforma

es el proyecto centrado en la Lectio Divina,

que nos presenta Ricardo Grzona.

Es un interés muy grande el que tiene Edelvives

en llegar a los profesores para que los profesores,

los maestros, enseñen no solamente a los niños,

sino a las familias de esos niños.

Cuando hablamos de familia hoy en día no hablamos solamente

de la familia típica, sino la familia donde viven los estudiantes,

donde se manejan los estudiantes.

Pueden ser los tíos, los abuelos, los primos, o con quien viva,

es su familia, para ver si podemos educar no solamente

al alumno que va a la escuela, sino desde allí a toda la familia.

El papa Francisco está muy interesado en atender una de las problemáticas

más serias que tiene la sociedad, que es la familia.

La familia está viviendo una problemática especial

y yo lo conozco a él desde el año 77,

así que somos muy amigos, y me pidió y me encargó

que le ayudara a orientar el tema de la oración en la familia.

Y como la Iglesia ha retomado una antigua tradición

llamada Lectio Divina,

que son unos pasos específicos para tomar el texto bíblico

y que el texto bíblico vaya modificando nuestra vida,

hicimos un proyecto pensado para la familia.

Por eso lo interesante es ver cómo una familia puede

a través de una oración, no solamente recitada,

sino una oración pensada que lleve a la familia

a entenderse como proyecto de familia,

crecer y vivir de acuerdo al proyecto que Dios tiene.

La primera idea sería que una familia tuviera clara

qué valores quiere legar a sus hijos.

Los valores son conceptos, por lo tanto,

ese valor para hacerlo de concepto a llevarlo a la vivencia

se llama virtud, y la única forma de hacerlo es practicarlo,

practicarlo, el amor, el perdón,

la justicia, la tolerancia,

la libertad, la fraternidad...

Todos los valores que nosotros queremos legarlos a la familia

y a los sucesores los tenemos que vivir,

no solamente conocer.

Y para eso yo creo que el tema más importante

es tomar textos bíblicos que tengan que ver sobre valores

que nos ayuden a asimilarlos y a vivirlos.

Las experiencias que nosotros hemos tenido en esto

han sido muy interesantes.

Pues, José Luis Albares,

editor de proyectos bíblicos de la editorial Verbo Divino,

gracias por habernos acompañado hoy en el programa

y por habernos traído estas auténticas joyas

para los niños y para quienes debemos hacernos como niños,

como también dice la Biblia,

y acercarnos de este modo un poquito más a Dios.

Muchísimas gracias, José Luis. Muchas gracias a vosotros.

Y a todos ustedes, amigos, gracias también por habernos dedicado,

por haber compartido este tiempo. Nos encontramos, si lo desean,

la próxima semana aquí, en "Últimas preguntas".

Hasta entonces.

(Música)

  • ¿Dónde vive Dios?

Últimas preguntas - ¿Dónde vive Dios?

16 jul 2017

Esta semana traemos al programa las múltiples preguntas que se hacen los niños sobre Dios, las creencias, los valores cristianos, Jesús...

ver más sobre "Últimas preguntas - ¿Dónde vive Dios? " ver menos sobre "Últimas preguntas - ¿Dónde vive Dios? "

Los últimos 459 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios