Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4265929
Para todos los públicos Últimas preguntas - Comunidad de San Egidio - ver ahora
Transcripción completa

encuentra un futuro. Porque el tema de los refugiados

(Música cabecera)

¿Qué tal, amigos? Bienvenidos, muy buenos días.

Estamos encantados de recibirles una semana más aquí,

en "Últimas preguntas" de recibirles, y desde luego

muy agradecidos de que nos acojan en sus hogares, en sus vidas.

Hoy vamos a hablar de la comunidad de San Egidio.

Está con nosotros Tíscar Espigares, que es responsable de esta comunidad

en Madrid. Tíscar, Buenos días. Hola, buenos días.

Un gusto, como siempre, que estés con nosotros.

Para hablarnos de la comunidad de San Egidio, que habéis estado

en el programa en distintas ocasiones, obviamente.

Pero que seguís haciendo muchas cosas, y seguís, sobre todo,

trabajando por la evangelización, por los más pobres y por la paz.

Pero no como en ámbitos separados, sino todo conectado, ¿no, Tíscar?

Cuéntanos un poquito esos grandes pilares sobre los que se sustenta

la comunidad de San Egidio, cómo están conectados.

Bueno, todo está conectado perfectamente desde el origen.

La comunidad de San Egidio, como sabes,

es una fraternidad de comunidades en el mundo.

Que parten de la escucha de la Palabra de Dios.

El Evangelio está en el origen de todo lo que somos y lo que hacemos.

Es un poco lo que orienta toda nuestra vida, nuestros pasos,

y de ahí el trabajo por los pobres, el trabajo por la paz,

el trabajo por el diálogo, el trabajo por comunicar, efectivamente,

este Evangelio que es

la primera piedra, digamos, la roca sobre la que se sustenta

todo lo que hacemos.

Sin otro límite, y digo palabras textuales del Papa Juan Pablo II,

de San Juan Pablo II: "sin otros límites que la caridad".

Y como la caridad no tiene límites, ¿no? Imagino que con todo el campo

abierto. Exactamente. Ya lo dijo Jesús,

no hay nada imposible. Si tenéis fe, con un grano de mostaza nada será

imposible. Eso hay que creerlo. Eso hay que creerlo, efectivamente.

¿Y todo eso cómo se concreta? ¿Cuál es vuestro día a día?

¿Vuestra forma de ser y de actuar?

Bueno, pues somos gente absolutamente normal, como cualquiera,

con sus trabajos, con sus familias, con sus responsabilidades cotidianas.

Pero como decía antes, para nosotros la Palabra de Dios

es una gran orientación en nuestra vida; que orienta nuestros pasos;

que ilumina las decisiones que tomamos, lo que hacemos y lo que no.

Y en ese sentido, por eso la oración es un momento fundamental

para la vida de cualquier comunidad nuestra.

De hecho decimos que es la primera obra. Todo lo que hacemos

parte, nace de allí. Entonces nuestra vida cotidiana

es, además de nuestros trabajos y nuestras responsabilidades,

encontrar, preservar siempre momentos para la oración

y tampoco podemos comprender nuestra vida de fe

sin una cercanía, sin una amistad con los más pobres.

Que nos permite

soñar con ese mundo diferente, con este reino de Dios,

y trabajar para ello. O sea que nuestra vida se mueve en estos...

En estos ámbitos. Hablas de cercanía y de amistad

con los más pobres.

No estamos hablando de una asistencia a los más pobres,

sino de cercanía y amistad. Exactamente.

Para nosotros los pobres no son una categoría social, ni tampoco son

simplemente cuerpos que vestir o que alimentar,

personas, entre comillas, usuarios, una palabra que...

Que me gusta muy poco. En términos cristianos,

los pobres son nuestros hermanos. Jesús habla de cuanto hagáis

con alguno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hacéis.

Entonces para nosotros la relación con los pobres, pero no es retórica,

es la verdad. Son amigos, son hermanos.

De ahí... No sé, el día de Navidad

o tantas fiestas que cotidianamente vivimos con ellos o sea...

Es una relación de una fraternidad auténtica.

Y esto, por ejemplo, en Madrid, donde tú estás,

¿esto de qué manera se concreta? ¿Cómo es esa relación?

Bueno, esa relación es muy bonita.

El mundo de los pobres es muy variado, los rostros son muchos.

Niños de barrios de la periferia

donde la escuela de la violencia es lo que predomina;

son personas sin hogar; los ancianos, tan descartados en esta sociedad...

La amistad con los pobres significa... Es como...

Y yo le podría llamar como una caridad familiar.

En una familia ¿qué es lo que ocurre?

Cuando alguien pasa un momento malo por algún revés de la vida,

pues todos se vuelcan con él. Nosotros con los amigos de la calle,

por ejemplo, exactamente lo mismo.

Les vemos cotidianamente, vamos a visitarles allá donde están.

Pero celebramos sus cumpleaños, y hacemos una fiesta.

Sabemos por qué motivos están tristes. No solamente

son motivos por la carencia de cosas materiales;

los pobres, igual que nosotros, tienen un corazón.

Tienen una dignidad, una necesidad de sentirse amados,

de sentirse queridos. Entonces, la amistad es lo que permite

superar cualquier tipo de barrera con ellos. Y construir unas historias

de humanidad, diría, verdaderamente preciosas.

Estas... Este tiempo de atrás, el pasado mes de agosto,

en un encuentro en Barcelona de jóvenes europeos.

El pasado mes de septiembre un encuentro en Alemania,

también un encuentro en este caso interreligioso, una labor,

que desde luego vosotros... Una presencia, una realidad

que vosotros vivís y potenciáis con ahínco, sin ninguna duda.

Un encuentro interreligioso en Alemania también,

con el foco especial en la paz.

¿Qué relación tiene el tema de la pobreza con la violencia?

Oponiéndolo en positivo, ¿con la paz?

De hecho, en alguna ocasión nos han preguntado...

Porque vosotros tenéis como dos aspectos: los pobres o...

De los pobres disteis el salto a la diplomacia, al trabajo por la paz.

Y no es ningún salto. Yo diría que es la continuidad lógica.

Porque trabajar por los pobres,

amar a los pobres es trabajar por la paz. Los pobres, en el fondo,

son personas que viven normalmente al margen, que suelen ser descartados

por la sociedad de la producción,

del bienestar personal.

Y la cercanía a los pobres eh...

Previene de muchas violencias, es construir puentes.

Porque aislar nunca es bueno para nadie. En este sentido,

la comunidad San Egidio, desde el principio,

ha trabajado por la paz. No obstante, es cierto que,

sobre todo a finales... Desde los años 90,

el trabajo explícito por la pacificación de países en guerra

comenzó de manera muy especial también a través de la historia

con Mozambique, un país donde ya existía una comunidad nuestra.

Debido a la guerra que surgió después de la independencia

del país de Portugal,

produjo muertes también incluso en hermanos nuestros.

Y nos puso la pregunta de qué podemos hacer por la paz.

Siempre se puede rezar. Rezar es siempre la primera respuesta.

Que también te ilumina la inteligencia y el corazón.

Y eso permite que las manos puedan hacer más de lo que uno

inicialmente quizá pensaba. Y entonces ahí surgió el...

El querer trabajar por no llevar solamente parches,

ayuda humanitaria, etc.

Sino tratar de reunir a las personas que estaban en el conflicto,

los protagonistas del conflicto, sentarles alrededor de una misma mesa

y tratar de que se pudieran mirar a la cara y de firmar un acuerdo de paz

que a día de hoy... Se firmó en el año 92, pues sigue siendo estable.

Hacía yo alusión a ese encuentro en Barcelona de jóvenes,

que estas cosas que tiene la vida,

estaba planificado justo dos días después

de producirse los atentados en Cataluña, en Barcelona y Cambrils.

Un encuentro, que como digo, estaba planificado pero que sí que sufrió

alguna modificación. Porque evidentemente era el mismo lugar,

lo celebrasteis de hecho en Barcelona. Os unisteis

a esa gran manifestación por la paz, obviamente.

Ese contraste de un montón de jóvenes europeos,

que vienen a poner en común todos esos deseos, esas esperanzas

de paz; que tienen trabajo en el día a día y que hacen ellos por la paz,

justo cuando esa paz se había roto. Habían pretendido romperla,

mejor dicho, dos días antes. ¿Todo esto cómo se le cuenta a un joven?

Sí, yo pienso que fue el destino.

Era la historia la que nos llevó a esta ciudad.

Recién herida, con un golpe tan fuerte.

Ha sido la ocasión de poder primeramente acompañar,

estar cerca de tanta gente que había sufrido, de tanta gente que vivía

un dolor intenso.

Y luego también ha sido la ocasión de manifestar, quizá con más fuerza,

todavía si cabe, que los jóvenes son

una fuerza de paz. Que los jóvenes

tienen la responsabilidad de conseguir un futuro de paz.

Y lanzar un mensaje de paz al mundo entero.

En ese sentido, la verdad, que fue una ocasión

para constatar la realidad. Esto es lo que está pasando.

Lo que ocurrió en Barcelona, por desgracia,

es el día a día de lo que ocurre en muchos países del mundo. Entonces...

Nadie estamos inmunizados contra la violencia,

y todos tenemos la responsabilidad de aportar nuestro granito de arena,

nuestra alícuota de... De, de, de...

De pacificación.

¿De qué manera, Tíscar? ¿Cómo se le puede...?

Impulsar a un joven a que no caiga en la desesperanza.

Porque si te pones a mirar alrededor, los jóvenes en las redes

sociales, tal... Con todo lo que llega de todas partes

del mundo; bueno, parece que se propaga más

el mal, o al menos en determinados ambientes más el mal que el bien.

¿Cómo a un joven se le dice que hay esperanza, que hay camino?

Y tú eres protagonista de ese camino, obviamente,

no eres un espectador. Hay una labor magnífica ahí.

Eso es fundamental, yo pienso.

Porque efectivamente, el mundo está cambiando.

Esto lo vemos todos. No sabemos muy bien

cuál es el mundo futuro al que nos estamos encaminando.

Y esto también es un problema, porque de alguna manera es un futuro

que nace un huérfano, nadie sabe. No es como un niño, cuando nace

los padres ya piensan en el nombre, cómo será su habitación... Etc. etc.

Es amado, es deseado y se prepara un camino.

Este futuro está como naciendo huérfano,

y esto es un problema sobre todo para los jóvenes,

que son los que tienen, lógicamente, más futuro por delante. Yo pienso:

ahí lo importante es comunicar a los jóvenes una visión.

Una visión de esperanza. Hay futuro, y este futuro es posible,

y este futuro está también en tus manos, y este futuro pasa

no por aislarnos, porque por desgracia lo vemos.

Ante este mundo tan complejo, tan

difícil de entender, tantos conflictos,

tantos problemas, tantos estallidos de violencia...

Muchas veces la tentación es replegarnos. Cada uno acaba mirando,

mirándose a sí mismo o mirando el medio metro que le rodea y poco más.

Pero eso no prepara futuro para nadie. Para nosotros

algo muy importante con los jóvenes es que

enseñarles el futuro.

Enseñarles el futuro, una visión de esperanza; un futuro de paz,

un futuro de justicia para todos.

Y desde luego, construirlo no mirándose hacia ellos mismos

sino siendo sensibles, no siendo indiferentes al dolor de los demás.

Y ayudándoles a saber estar con los demás.

Por eso, estos jóvenes que se reunieron en Barcelona,

hace un mes han sido un testimonio y son una fuerza de paz porque son

gente, decíamos antes: trabajar por los pobres es trabajar por la paz.

Son chicos que cotidianamente ayudan a niños de barrios de la periferia,

a presos, personas sin hogar, ancianos...

Y esto es construir un futuro de esperanza para todos.

Otro discurso con el que también nos encontramos en muchas ocasiones

y por el que vosotros, o contra el que vosotros lleváis trabajando

desde hace muchísimo tiempo, porque la realidad

es bien distinta a eso que a veces tratan de...

De querer con intereses, desde luego,

quieren transmitirnos es el hecho de que las religiones tienen que ver

con la violencia, o son las que provocan o están provocando

determinados enfrentamientos. Nada más lejos de la realidad.

Pero aún así hay que insistir en eso, ¿verdad? Parece mentira,

Tíscar. Efectivamente.

Las religiones... De hecho, en las tres grandes religiones del Libro,

uno de los nombres de Dios es Paz, y así es.

Yo pienso que las religiones tienen una responsabilidad enorme

en este tiempo en el que están siendo

instrumentalizadas o manipuladas para justificar

el odio, para justificar la violencia.

Cuando no hay mayor blasfemia contra Dios

que la agresión a cualquier ser humano. En ese sentido,

por desgracia estamos viviendo, por ejemplo, con los jóvenes,

el terrorismo...

Que en algunos casos uno dice: "Son jóvenes menores de edad,

gente de 17-18 años, ¿cómo es posible que...?".

¿...Que esto ocurra? Esto es posible, yo pienso...

Ante todo, porque más que un problema, por ejemplo, se habla

de radicalización del Islam. Yo pienso que más que radicalización

del Islam es una islamización

de una protesta juvenil, de una falta de sentido

de esta ausencia de futuro.

Que estamos viviendo todos. Pero los jóvenes todavía más,

porque son los que tienen más futuro por delante. Más que los que tenemos

algunos años de más. Entonces el problema es ese, o sea...

Las religiones tienen una gran responsabilidad a la hora de

defender la paz. Son artífices de paz, tienen que ser

artífices de paz y no pueden ser nunca pues eso,

gasolina que avive un conflicto.

Y evidentemente, separarse de aquellos que quieren manipularlas,

instrumentalizarlas para dar un sentido, un atajo a este

malestar generalizado que es el que en el fondo estamos todos viviendo.

Una última cuestión que seguro tendremos que retomar

en otro momento, Tíscar, es el tema, que además en Italia,

creo que estáis trabajando, os están dejando trabajar muy activamente.

En el tema de los corredores humanitarios

para personas refugiadas. ¿En España cómo está la situación?

Porque se habló mucho del tema de los refugiados, pero

luego a la hora de la verdad yo no sé hasta qué punto

se está pudiendo hacer algo.

Bueno, desde el punto de vista de los corredores humanitarios

en España, de momento, nada.

La competencia para emitir esos visados humanitarios,

que permitirían la entrada legal y segura de personas

con un criterio de vulnerabilidad: madres embarazadas,

familias con niños, enfermos, ancianos...

Quien tiene la competencia para emitir esos visados es el Gobierno,

y hasta hoy pues el Gobierno no...

No ha dado una respuesta a las múltiples peticiones

que le hemos hecho. Y es francamente una pena. Allá en Italia,

hay casi 1000 refugiados que han llegado por esta vía.

Gente que se está integrando, gente que de repente,

encuentra un futuro. Porque el tema de los refugiados

no es solamente una cuestión de emergencia.

Llevamos ya seis años de guerra en Siria.

Y bueno, y más allá de Siria hay muchos países que viven

en una guerra crónica desde hace ya décadas.

Es una cuestión de humanidad, entonces, la verdad

no entendemos cómo no es posible todavía

aquí en España, pero seguimos trabajando para que sea posible.

Ojalá no tuviese que ser necesario, pero como realmente lo es,

ojalá muy pronto podamos hablar y podáis estar con nosotros

vosotros y tantas organizaciones precisamente para hablar

de una cuestión, yo creo también,

que es imperante. Tíscar Espigares, muchísimas gracias, de verdad,

por este tiempo que nos has dedicado. Hasta muy pronto

y os seguimos muy de cerca, ya lo sabes.

Gracias.

Y nosotros seguimos hablando de la jornada que hoy celebramos:

la Jornada Mundial de las Misiones, el día del Domund.

Vamos a conocer algo más. El lema para esta jornada:

"Sé valiente, la misión te espera".

Subrayando dos palabras, la principal es la valentía.

Tener pasión es ser audaces, tener coraje, para lanzarse

allí donde Dios nos espera y donde Dios nos envía

y los hermanos nos esperan.

Es el ejemplo de los misioneros. Todos admiramos la valentía

de un misionero que se desprende de todo lo que tiene, incluso

de los afectos próximos e inmediatos, familiares y de la misma congregación

para irse a la otra orilla. Valentía que vivimos diariamente

aquellos que hemos dado el paso por la fe de entrega a los demás.

Y la segunda palabra es la palabra misión.

Claro que todo es misión, pero queremos subrayar

la misión ardiente, la misión a aquellos países que aún no tienen

el don de conocer el Evangelio de Jesucristo. Y en consecuencia,

todos nosotros queremos contagiar a los demás, que la pasión

que nos pide el Papa, se manifieste en esta Jornada

Mundial de las Misiones que nosotros conocemos con la palabra Domund.

Se manifieste con esta mirada de servicio,

de ayuda, de cercanía, de comprensión y también contagiar la alegría

a los demás, porque es la alegría del Evangelio.

Habitualmente se identifica la jornada del Domund

como la jornada de la colecta. Es verdad que necesitamos recursos

económicos, y yo agradezco anticipadamente aquellas aportaciones

que hagan los fieles, con tanta generosidad para los más necesitados.

Pero más allá de la aportación económica es el contagio

de la alegría de haberse encontrado uno con Jesucristo

sabiendo que para ello, hemos de ser audaces, valientes y decididos.

(Música)

(Timbre)

(Música)

Y abrimos ahora nuestra sección "Nuevas miradas".

Vamos a conocer algo muy interesante van a ver ustedes.

Nos lo presenta Margarita García.

Solidaridad y profesionalidad son algunas de las claves de "Cathopic",

el portal de fotos católicas

que ha creado Dimitri Conejo, un joven católico español.

Muy buenas, Dimitri. Preséntanos "Cathopic".

-Bueno, es un banco de imágenes

que cuenta ya casi con 5000 fotografías.

-¿Cómo surge esta idea de "Cathopic"?

-Surge de una necesidad propia.

Porque yo diseñaba carteles para parroquias y movimientos,

y el problema es que no tenía recursos de fotografía

que fueran de calidad.

Entonces me pasaba, horas y horas buscando fotos

de calidad para poder plasmarlas en el diseño,

y como que dije: "Hace falta esto". -¿Qué beneficios les aporta

a los fotógrafos? -Visibilidad sobre todo.

Ellos tienen como un perfil propio.

Donde pueden meter sus redes sociales, su formulario de contacto

para que otros puedan contactar con ellos. Es decir, si descargo

las fotos de un fotógrafo y le sigo,

y además me gustan le puedo contratar.

-¿Por qué has creado "Cathopic" con esta clave de la profesionalidad?

-Desde hace muchos años llevo diseñando y desarrollando sitios web.

En la JMJ de Polonia sentí la Llamada del Señor como de dedicar

todos mis dones y esfuerzos a proyectos del Señor.

Vi que el mundo de Internet estaba como muy pez, muy verde,

sobre todo el mundo católico.

Me metía en webs de movimientos y tal,

y la verdad es que no me atraían nada.

Y ahí como que vi que hacía falta hacer algo de calidad,

sobre todo cuidar mucho el diseño, que no se cuida nada.

Se cuidan los contenidos, pero no el diseño.

Hoy en día, por ejemplo, si tú quieres llegar a un joven,

necesitas... El joven te pide algo más que el contenido.

Tenemos que despedirnos, no tenemos tiempo para más.

Pero les emplazamos al próximo domingo para que de nuevo,

nos reunamos en torno a la televisión y podamos disfrutar

de nuevos contenidos, de nuevas historias, nuevos amigos

que nos van a acompañar como todos ustedes.

Gracias por el tiempo que nos han dedicado,

y lo dicho, hasta el próximo domingo.

(Música créditos)

  • Comunidad de San Egidio

Últimas preguntas - Comunidad de San Egidio

22 oct 2017

Además, hablamos de la jornada del DOMUND con su responsable y te contamos una iniciativa empresarial solidaria que ha puesto en marcha un joven español.

ver más sobre "Últimas preguntas - Comunidad de San Egidio " ver menos sobre "Últimas preguntas - Comunidad de San Egidio "

Los últimos 458 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios