Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4471678
Para todos los públicos Últimas preguntas - Chema Álvarez - ver ahora
Transcripción completa

La palabra es importante, se lee, se comenta,

(Música cabecera)

Muy buenos días, amigos.

Aquí estamos un domingo más en "Últimas preguntas".

A través de La 2 y del Canal Internacional

de Televisión Española. Hoy vamos a hablar, bueno,

iba a decir un tema, no, muchísimos temas

porque la persona que nos acompaña lleva una trayectoria

en la que ha tocado tantos campos, es lo que tiene ser misionero.

Aunque como él dice, misionero de secano,

de las que se han quedado aquí haciendo misión,

que también son misioneros desde luego, quienes hacen

su trabajo sin moverse demasiado del lugar que les vio nacer.

Está con nosotros Chema Álvarez, que es misionero del Sagrado Corazón

y además tiene últimamente una actividad literaria

bastante interesante. De eso, entre otros asuntos,

vamos a hablar con él. Pero le saludamos lo primero.

Chema, buenos días. Buenos días, María Ángeles.

Encantada de que este o de que estés, nos vamos a tutear.

Sí. Que ya he visto que nos vamos

a sentir más cómodos. Muchas gracias.

Chema, tenemos por aquí unos libros que forman parte de una colección.

La colección, podríamos decir, "Religión para torpes".

Se ha publicado en la editorial San Pablo

y tenemos "El evangelio para torpes",

"La Biblia para torpes", "La mística para torpes",

"La oración para torpes", y los que están por salir.

Y los que vienen. ¿Tan torpes somos?

Pues mira, en el comienzo del libro, en la presentación,

cito esa frase del Evangelio de San Lucas

donde Jesucristo reconviene a esos dos discípulos

que van por el camino de Emaus y dice:

"Pero qué torpes y necios sois". Sí.

Y hombre, yo no lo diría porque no tengo la autoridad de Jesús

para decirlo, pero me di cuenta que sí

que tenemos bastante todos eso. Yo me considero megatorpe

en muchas cosas, pero en el tema de la fe,

curiosamente este país, de creyentes de toda la vida,

pues de verdad que cojea de muchas cosas.

Y la colección, cuando se le puso ese nombre,

si quieres un poco para invitar, no para ofender, por supuesto,

para invitar a aquellos que reconocen que les falta algo

por conocer de su fe,

que muchas veces está sujeta con alfileres.

Han creído, entendido o vivido las cosas de la catequesis

de Primera Comunión, pero después, ¿qué ha pasado?

En el común de los cristianos que conocemos,

o están muy metidos y comprometidos en las cosas de Iglesia,

o lo que hacen simplemente es picotear de aquí y de allá,

de cuando en cuando si algo parece que les atrae.

Con esa colección intentamos, la editorial y yo,

cuando se lo planteé, te iba a decir antes que el director de entonces,

que el director de entonces Octavio, el director editorial,

iba a ser una catequesis para adultos,

pero decidimos hacerlo así, en libros de bolsillo

y tocando esos temas importantes. Y una catequesis, de manera

que fueran directos, comprensibles, amenos también y por supuesto,

intentando compendiar lo más posible o mejor posible,

temas que hace tiempo que están explicando, pero desde otra altura,

desde otro nivel. Que por lo general no accedemos

a esos libros. Hay muchos libros sobre mística, sobre oración,

pero pensamos que son para otros, para quienes se dedican a ello,

no para el común de los mortales, podríamos decir.

Chema, ¿qué importancia tiene la formación?

Porque cuando hablamos de cuestiones de fe, podemos decir,

para que se entienda un poco en lenguaje coloquial,

la fe del carbonero, saber las cuatro cosas básicas

y sobre todo vivir esa fe, eso es lo esencial,

pero ¿qué importancia tiene conocer desde, podríamos decir

desde el ámbito intelectual, el ámbito de la razón,

conocer esa fe? Pues mira, dado que estamos ya

hace tiempo en el que fue el Siglo de las Luces,

estamos prolongándolo todavía,

estamos dándole mucha importancia a la razón

y al conocimiento racional. Yo personalmente prefiero

la espiritualidad y en otros libros hablo de ese camino,

pero entiendo que es un escalón que hay que subir y hay que subir

después de haber pasado por el primero,

que es el de la religión de toda la vida y entiendo que hay

personas que necesitan primero conocer y fundamentar un poco

ese conocimiento, esa religión, por decir así,

asimilarlo y aceptarlo racionalmente. Vale, pues vamos un poco

a responder a eso, pero he dejado abierta la puerta

en ese que decía "La mística para torpes",

dejo abierta la puerta a un paso que hay que dar,

ya sabes que lo decía Karl Rahner, "El cristiano del siglo XXI,

será místico o no será", pues yo entiendo que la mística

es parte importantísima de la evolución de un creyente,

y cristiano, con más razón. Ahora, hay que comprender

que hay mucha gente que está todavía en el primer escalón

y alguno está trepando a él. Por lo tanto, la idea es,

no ya con unos libros, mucha gente, predicaciones, en charlas,

en encuentros, procura ofrecer, aterrizando un poquito

sus conocimientos, procura acceder a esas personas que buscan

algo comprensible, razonable, no ya la fe del carbonero,

sino algo que la fundamente y es una idea del libro.

Alguna persona me ha dicho, comentando el Evangelio, por ejemplo,

que le ha gustado mucho porque aparte de que tiene muchísimas citas

que para invitar a la persona que lo lee

a complementar lo que se dice con lo que dice el Evangelio,

me ha comentado que les ha gustado porque lo expresa sencillamente

y va al grano. Procuro ir al grano siempre,

en todos esos libros verás que procuro ir al grano.

Y al grano quiere decir, a ver qué es lo que...

Me pongo en la mente del que lo va a leer,

qué es lo que quisiera saber esa persona.

Y ya repito otra vez, que torpe no es denigratorio,

torpe quiere decir una persona que reconoce que le falta algo

por conocer y aprender. En el libro yo también lo digo,

yo me apliqué ese lenguaje viendo esos libros, que hay muchísimos:

"For dummies", que se han popularizado mucho

porque explican de una manera sencilla cosas que parecen complejas.

En concreto, tomé el nombre de aquellos libros que sacaba Forges

sobre "Informática para Torpes". Sí.

Yo me lo leí, porque cuando empecé en la informática,

aparte de no entender de nada, me parecía aquello muy complejo.

Y me gustó, aprendí lo poco que sé, o mejor dicho, empecé a aprenderlo

a través de un librito como ese y dije:

"Hombre, ¿por qué no hacemos también con la religión?".

Hará falta un público que acepta que es torpe,

como esos discípulos camino de Emaus a los que regaña Jesús.

La humildad es esencial y las ganas de querer aprender,

de querer conocer. Además, yo creo que bueno,

el formato es de bolsillo, yo creo que también es muy acertado,

formato de libro flexible. Y la letra, me ha encantado

que hayan escogido esa letra porque da gusto leerlo.

Un tipo de letra, es verdad y además de un tamaño grande,

que todos podemos leerla con facilidad y con un lenguaje,

y esto ya es mérito tuyo, Chema. Gracias.

Con un lenguaje que sin perder la esencia

y lo que son los contenidos, y sin querer ni edulcorar,

ni cambiar, ni llegar con eufemismos, ni...

Pero con un lenguaje que es el propio de los temas

que se abordan, pero accesible yo creo que a todo el mundo.

A cualquiera. Creo que cualquier persona podemos

conocer más de la Biblia, conocer más de la mística,

de la oración a través de estos libros,

y eso es un mérito importante. Bueno, te diré, y quiero

ser humilde en eso, yo me remito continuamente al lector a que:

"Oye, si quieres saber más, hay libros más sesudos,

más especializados sobre el tema que quieras, y vete a ellos".

Esto simplemente quiere ser una especie de aperitivo

para coger el gusto por la comida que luego cada uno buscará

y entonces mi idea es esa.

Bueno, pues vamos a poner en marcha un aperitivo a ver si ayudamos.

Y creo que han ido bien, por lo que me dice la editorial,

creo que han gustado.

Incluso me dijo, María Ángeles la directora editorial de ahora,

que la feria esta última que hubo en Francfort,

que les interesó a muchas editoriales

y a lo mejor ponerlo en otras lenguas.

Y digo: "Pues mira, me encantaría". No por mí.

O sea que existe ese deseo de conocer, ¿no?

Y quizá no hemos sabido dar el paso

o no nos han impulsado a dar ese paso,

no se ha abierto un poco la puerta que ahora con estos escritos

sí que está, ¿no? Pero el deseo existe.

Existe, pero María Ángeles, fíjate que vivimos en España,

al menos una religión rutinaria. Lo que hemos heredado,

rutinariamente lo mantenemos. La gente, rutinariamente,

bueno ahora ya no tanto, se casa por la iglesia,

o bautiza a los niños, o la Primera Comunión,

a veces forzado por los abuelos, que tienen más interés

que los propios afectados y claro, esa rutina hay que romperla

y hay mucha gente que lo está haciendo de muchas maneras.

Yo simplemente soy uno más que se apunta a ese deseo

de evangelizar. Evangelizar, como decía el otro,

"Instruir deleitando". Evangelizar, no soltando rollos,

ni tampoco comiendo a la gente el coco con preguntas

o con cuestiones, sino poniéndoselo facilito

para que le coja gusto, hombre. Además, el Evangelio es preciosísimo.

El mensaje cristiano es maravilloso,

y de verdad, lo que se ha dicho siempre,

la Iglesia tiene un mensaje maravilloso para ofrecer,

pero tiene malos escaparatistas. Entonces yo, modestamente,

quiero convertirme en un pequeño escaparatista

que ofrezca algo de lo mucho que tiene la Iglesia y nuestra fe

para ofrecer. Estos libros son fruto, obviamente,

de una experiencia a pie de calle, podríamos decir,

una experiencia de campo, ahora se traduce en forma de libro

porque has dedicado casi 50 años ya como misionero.

Bueno, religioso son ya casi 50 años. De cura, 41.

40 como sacerdote, ¿no? Entonces, es desde luego

una amplia experiencia en la pastoral.

Por cierto, una pastoral que también te llevó durante 12 años de tu vida

a estar así, a pie de calle con los gitanos.

También ahora lo has plasmado en otro libro "Retazos gitanos".

Sí, de alguna manera, también me lo ofrecieron

porque ha sacado San Pablo una colección

que llama "Periferias", y vieron que era un tema interesante.

Yo con mucho gusto, tenía algo escrito ya, lo amplié

y está hecho a base de recuerdos y de anécdotas.

¿Por qué? Por qué no quiero por supuesto, ni dogmatizar

sobre los gitanos ni tampoco hacer una explicación exhaustiva.

Quiero simplemente, contando anécdotas y hechos que yo he vivido,

presentar un poco al que lo quiera conocer,

lo que es el mundo gitano. Ojo, no el mundo gitano en general,

mundial, ni tampoco el español, que es muy distinto.

¿Sí? Sí, son muy distintos.

Pero ciertamente, tiene connotaciones comunes.

Claro, ahí salen, entre anécdota y anécdota, pues salen.

Y la persona que lo quiera leer, también entre líneas,

se dará cuenta que esos rasgos los puede encontrar en los gitanos

de la comunidad gitana más cercana que tenga lo puede encontrar.

Por cierto, si me permiten, voy a mandar un saludo muy especial

a tantas gitanos, que además así nos lo han dicho en distintas ocasiones

que siguen habitualmente este programa, así que un saludo,

desde luego muy cariñoso para todos ellos, para todos vosotros.

Tenemos mucho desconocimiento, hablábamos antes del desconocimiento

en cuanto a cuestiones como la mística, como la oración,

¿tenemos desconocimiento, y esto me parece si me permiten,

aún más grave, respecto a personas que viven a nuestro lado,

como puede ser la comunidad gitana? Muchísimo.

Este desconocimiento, en parte se basa a veces en el miedo

y el recelo. Date cuenta de que la comunidad gitana,

el colectivo gitano en España gravita desde hace siglos,

llevan ya seis siglos en España, gravita esa desconfianza, ese temor

y la fama de ladrones o pedigüeños o engañadores, ahí está.

No es que el pueblo sea así,

pero ha habido individuos que han hecho estas cosas.

Indudablemente, ya sabes, una persona hace algo y después,

el colectivo tiende a ser tildado de eso.

Sale también ahí. Es injusto y es necesario conocer.

Por supuesto, hay colectivos gitanos con los que es más fácil contactar,

que viven ya, de alguna manera si quieres,

más "apayada", o sea, como payos, y hay otros que a lo mejor,

son más difíciles porque hacen guetos.

En Andalucía mismo, te encuentras tú que hay gitanos que han hecho

un gueto de su forma de vida, barriadas donde a veces no puede

entrar otra persona y otros que comparten

con sus vecinos payos todo. O sea, depende mucho de personas.

El sentimiento tribal en el mundo gitano,

es muy importante y a veces los clanes y los patriarcas

que dirigen esos clanes, fomentan una cosa u otra.

He visto patriarcas que han abierto y patriarcas que han cerrado.

Aquí en el programa, en bastantes ocasiones hemos hablado

no solamente de la pastoral gitana, sino sobre todo hemos hablado

con gitanos, que son quiénes de primera mano

nos pueden hablar de cómo viven ellos la fe, por ejemplo.

Cómo es su vida, cómo es...

¿Cómo seria, después de esos 12 años de experiencia

y con amistades que desde luego, aunque ya no estés específicamente

en ese terreno, pero conservas muchas amistades

con personas gitanas, cómo sería a tu juicio esa pastoral?

Una pastoral de encuentro, obviamente,

pero de muchas más cosas. Pues lo tengo clarísimo,

María Ángeles. Te lo cuento con este ejemplo.

Después de estar, he estado en un colegio nuestro,

y entonces, a cierta pastoral, en los ratos libres,

al salir del colegio, los fines de semana, demás,

me di cuenta, llegó un momento que me planteé:

"A ver, si yo quiero entrar en serio a hacer algo,

tengo que vivir con ellos. Tengo que montar yo mi chabola allí

y vivir con ellos". Tenía entonces que dejar otras cosas, no podía.

Claro, no lo pude hacer porque uno tiene unos votos

y tienes que obedecer, pero ciertamente, lo comprendí:

"Si yo quiero hacer algo más de lo que estoy haciendo,

tengo que poner aquí mi chabola", lo vi clarísimo.

Entonces, el consejo viene de ahí. La pastoral gitana auténtica empieza

cuando te implicas en su vida, no cuando desde fuera haces cosas,

que siempre son muy buenas y hay que hacerlas.

Secretariado nacional gitano, la pastoral gitana está ahí

y hace cosas, pero he visto que para que ellos te comprendan

y te acepten, tienes que convivir. Y yo convivía en ratos libres.

Y eso, pues sí, genera amistades, genera experiencias,

pero no consigues llegar como quisieras.

El ejemplo lo tienes en los "Aleluyas", que dice la gente,

que es Iglesia Evangélica de Filadelfia,

que entra en España en los años 50, ¿y cómo funciona?

Pues, te diré un detallito simplemente que te hace entender

su éxito: el pastor es gitano.

Claro, ¿cuántos sacerdotes gitanos tenemos nosotros?

Para ser sacerdote tienes que hacer unos estudios, tener una cultura,

tienes que tener una serie de connotaciones

que el gitano no puede tener, no ya solamente por no acceder

a esa elevada cultura, sino porque su forma de vida contraría esto.

Entonces, claro, llegas a la Iglesia Evangélica de Filadelfia,

los "Aleluyas", propiamente llamados y yo me acuerdo,

lo vi, cómo potenciaban a los gitanos más interesantes de la población,

les potenciaban para que fueran pastores,

y para ser pastor no hacía falta tantos requisitos,

ni mucho menos como nosotros. Claro, esa era la baza

y esta persona solía escoger personas que indudablemente tenían un tirón

en el colectivo, en la comunidad y claro, esa persona atraía al culto.

Yo he estado en los cultos, ahí. No sé si seré uno de los pocos

payos curas que han podido estar en los cultos y filmarlos.

Tengo filmados los cultos ordinarios, las celebraciones de bautismo,

que no es como el nuestro, es un bautismo que no es de salvación,

simplemente es de conversión, pero lo ves claramente,

el tirón le pega el pastor gitano. El tirón después le pega la manera

de llevar ese culto a cabo, con coritos que llaman ellos,

con cantos que intercalan con intervenciones.

La palabra es importante, se lee, se comenta,

pero sobre todo se canta. Y ves en el culto que están los niños

corriendo por allí, los mayores, los hombres,

salen a tomar algo y luego vuelven. Ah, mira...

El que yo he visto. Es una ambiente, que dices claro, para unas personas

que son muy libres, que son muy habituadas a no tener normas

ni moldes, les viene estupendo.

Claro, es otra cosa y yo me digo: "¿Nuestros cultos podrán ser así?.

¿Nuestros cultos pueden captar al gitano?".

Creo que no. De hecho, yo los cultos que tenía con ellos nuestros,

eran sobre todo funerales. ¿Por qué? Porque el gitano,

la mentalidad que tiene, cree en Dios, naturalmente.

No un dios como tú y yo en lo podamos entender, pero cree en Dios

y cree en otras fuerzas de la vida y la naturaleza

y entonces, pues en circunstancias como esa,

se encomienda y recurren a lo que haga falta.

Y si los yo les hago funeral, contentísimos, pero es otra cosa.

Lo que nosotros ofrecemos está bien si quieres para una sociedad que ya

lo cristiano se ha establecido durante siglos,

pero para ellos, que van un poco digamos a su bola,

pues no les capta. Y para captarles te digo,

sacerdotes gitanos, religiosos gitanos y eso... ¿Llegará?

Ojalá. Pero vamos, te querrán mucho, yo he querido y me han querido,

también, he intercambiado afectos, amistades, todo, pero te das cuenta

que entrar en lo cristiano, bueno, de chavales todavía sí,

la catequesis que damos con chicos, sí, pero en cuanto les hay mayores

tienen otras intenciones, otros intereses, es normal.

Y si nosotros, payos de toda la vida, cuando pasamos también la raya

de la Confirmación nos desperdigados. También nos cuesta.

Imagínate en un mundo en el cual lo que captan son otras cosas.

Claro, pues como decíamos antes, fundamental para acercarnos

es conocerles o para conocerles, hay que acercarse.

Podemos hacerlo por ejemplo a través de este libro,

"Retazos gitanos", firmado por quien hoy nos acompaña,

por Chema Álvarez, que ha sido un gusto y nos encantará

que vuelvas en otra ocasión, porque hay muchas cosas que contar

y de las que hablar. Muchísimas gracias.

Muchísimas gracias a ti, María Ángeles.

Y nosotros ahora nos ocupamos de otros asuntos,

que en este caso tienen que ver con Manos Unidas.

Hoy celebramos el día, la jornada de Manos Unidas

y vamos a conocer un poquito más el lema y el trabajo,

el foco en el que se está poniendo este año esta jornada.

Lo importante que tenemos que compartir son lo que somos.

Cada persona es querida por Dios, amada por los demás.

Pues lo que tenemos cada uno en nuestro corazón, poder hacerlo

y poder invitar a los demás. Y tan importante como compartir

es dejar que otros compartan contigo para hacer entre todos algo común.

-Lo importante es compartir

todo aquello que nos hace ser mejores.

Lo que tenemos, lo que somos, lo que tenemos en nuestras raíces

y todas nuestras potencialidades, eso es lo mejor para compartir.

-Manos Unidas está desde hace mucho tiempo con nosotros.

El programa fundamental es la formación de la mujer.

Higiene, salud, alimentación, derechos del niño,

derechos de la mujer.

A partir de ahí, la capacidad de formarse, sentarse

y charlar entre ellas y a partir de ahí,

fueron ellas mismas las que nos fueron dando las pistas

de por dónde seguir caminando con Manos Unidas.

Escuelas para que puedan los chavales estudiar hasta la universidad.

Dispensarios para poder ir al médico.

No al médico, sino al centro de salud.

Poder tener los hijos en maternidad y de ahí saltamos al agua,

y traer el agua a los pueblos. No ir a buscar.

Las mujeres siempre están buscando el agua, kilómetros y kilómetros.

No, se trata de traer el agua a los pueblos y distribuirla.

Con red de agua y con saneamiento.

Y ahora, en esta última etapa, poner luz,

electrificar las ciudades, los pueblos

a partir de instalaciones solares.

-Nosotros desarrollamos proyectos en el ámbito rural.

Principalmente con mujeres, jefas de hogar, que bueno,

son el motor tanto de sus hogares como en sus comunidades.

Son las que tienen que dar de comer, no solamente al cuerpo,

sino también al alma.

-África no solo es importante por las reservas de animales.

África no solo es importante por las desgracias que ocurren allí.

África es importante porque hay gente,

hay mucha juventud, gente que quiere caminar.

Eso es verdad, es lo más importante. Conocer eso.

Y luego, ponerse manos a la obra.

El lema de "Compartir lo que importa", hace eso.

Compartir el tiempo, compartir el dinero,

compartir la vocación, compartir el mensaje y también

volvernos un poco más humanos.

Y antes de despedirnos, nos vamos al cine.

Recuerdan que hace unos días hablábamos de una película

que se ha estrenado este viernes, la película "Ganar al viento",

una película que ha impulsado y que tiene que ver con la vida,

con la experiencia y ahora con el trabajo de quien

hoy nos acompaña, con quien hemos tenido ocasión

de hablar esta semana. Con Anne Dauphine Julliand.

Vamos a ver un fragmento de esa entrevista que recuperaremos

en toda su extensión más adelante.

Bueno, esa película trata de unos niños,

de cinco niños que nos hablan de la vida,

que nos invitan a descubrir su vida y tienen amigos, tienen familia,

se van a la escuela y tienen particularidades.

Todos son enfermos. Enfermedades bastante graves.

Unas raras, y bueno, a mí me parecía muy interesante

ver cómo los niños siguen viviendo

aunque les toque algo difícil como una enfermedad.

Una prueba es que el niño no cambia su punto de vista sobre la vida.

En esta película, ya estuviste con nosotros hace algunos años

contándonos a propósito de un libro que habías escrito en ese momento,

"Daré vida a tus días", nos contabas tu historia,

una historia dura, en la que en aquel momento

nos hablabas de la muerte por una enfermedad muy grave

de tu hija, de tu hija mayor,

hace un año fallecía tu otra hija pequeña también

por la misma enfermedad y sin embargo, has querido acercarte

y has querido compartir, y utilizo a propósito este verbo,

has querido compartir lo que es la enfermedad en los niños,

en este caso a través de los libros como decimos,

pero también de una película.

Me imagino que para ti esto no ha sido fácil,

pero has dado ese paso, Anne Dauphine.

Sí, porque lo que yo he querido compartir no es nada de enfermedad.

No es lo que he querido compartir, quería compartir la vida

y la manera de ver la vida que tienen los niños.

Yo, a ver, es un poco difícil decirlo,

hubiera...

¿Preferido? No, no preferido.

Se puede hacer la misma película con niños sanos.

Se puede.

Porque como un niño sigue siendo un niño, se puede.

Yo seguro que haciéndolo con niños sanos hubiera tenido

las mismas palabras fuertes, la misma manera de reaccionar y tal,

pero es mucho más fuerte cuando es un niño enfermo

el que lo dice. ¿Por qué? Porque nosotros adultos,

somos capaces de tener una filosofía de vida muy simple

cuando la vida es tranquila, pero cuando nos toca algo,

cuando tenemos una prueba grande, ya todo cambió, como un tsunami

que destruye toda una vida y es verdad que los adultos enfermos,

por ejemplo, y a menudo, no todos, pero a menudo,

o se paran de vivir, de tener ganas de vivir,

o al contrario, tienen como: "Tengo que vivir porque se va".

Como un miedo de que ya se va a parar.

Los niños, yo me acuerdo de una palabra que dice,

si alguien le pregunta a un niño:

"¿Qué vas a hacer si sabes que es el último día de tu vida?",

y el niño dice: "Pues nada, yo voy a seguir jugando".

Y es así, o sea que tienen una manera del día al día al ver la vida.

El amor es el centro, ¿no? ¿Cuántos veces utilizamos la frase,

quizá sin ser demasiado conscientes, "El amor es la mejor medicina"?

Pero es que es real, es así, ¿no? Y no estamos hablando de que vaya

a curar, pero ¿el amor va a dar otra dimensión quizá, Anne Dauphine?

Bueno, me parece que el amor nos permite vivir.

Sin amor no podemos vivir.

Yo me acuerdo de ver un reportaje hace muchos años en Rumanía

donde hay niños sin padres y el médico le estaba diciendo,

el periodista estaba hablando con el médico y dice:

"Estos niños están muy mal, pero no de enfermedad,

sino de falta de amor". Se estaban muriendo de falta de amor.

Se puede morir de falta de amor.

El amor, bueno, puede dar un sentido enorme a la vida

y yo también me acuerdo de Carlos, que es un niño en la película

que tiene una enfermedad de la piel, una enfermedad muy difícil

porque le duele mucho su cuerpo,

pero eso para él no es lo más difícil,

lo más difícil es la mirada de los demás,

porque es un como un poco lepra, ¿se dice lepra la enfermedad?

Sí. Casi no tiene piel,

tiene muchos vendajes y se nota enseguida al verlo.

Se da cuenta que la gente al verle tiene un poco de susto:

"Uy, qué horror, ¿qué pasa?", y a él es lo que más le pesa,

la mirada de los demás, porque no siente amor en la manera,

en la mirada de los demás.

(Música)

Una película que ya está en cines, "Ganar al viento",

y que les aseguro merece la pena que veamos.

Nosotros nos despedimos, será si Dios quiere

hasta la próxima semana aquí, en "Últimas preguntas".

Estaremos encantados de que ustedes estén al otro lado de la televisión.

Gracias.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Chema Álvarez

Últimas preguntas - Chema Álvarez

11 feb 2018

También conoceremos los proyectos de Manos Unidas en Benín y Paraguay y hablaremos con la directora de la película "Ganar al viento".

ver más sobre "Últimas preguntas - Chema Álvarez" ver menos sobre "Últimas preguntas - Chema Álvarez"
Programas completos (504)

Los últimos 504 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios