Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5323599
Para todos los públicos Últimas preguntas - Mariposas de cristal - ver ahora
Transcripción completa

ese tipo de terapias lo que hacen es entrar

(Música)

Hola amigos, ¿qué tal? Muy buenos días.

Bienvenidos una semana más a "Últimas preguntas".

Hoy vamos a hablar de..., o a propósito de este libro,

mejor dicho, vamos a hablar de una realidad,

la realidad que la autora, Natalia Ortega,

ha plasmado en este "Mariposas de cristal".

Una realidad dura,

tremenda, pero que es necesario abordarla,

porque siempre que hemos tenido ocasión de hablar de este tema,

nos estamos refiriendo a los abusos sexuales a menores,

una de las cuestiones que siempre sale

es qué desconocido es, qué poco se habla de ello.

Por eso me parece muy valiente que alguien que es una auténtica

experta, una auténtica profesional de la psicología

y especializada en el tema de tratar de acompañar

a personas víctimas de abusos sexuales en su infancia,

pues me parece muy, muy valiente que ahora haya compartido

estas historias para que todos podamos conocerlas

y podamos tener algo más de luz sobre una realidad

que, lamentablemente, puede que esté más cerca de nosotros

de lo que podemos sospechar.

Natalia Ortega, buenos días. Hola, buenos días.

Gracias por estar aquí, pero sobre todo, por tu trabajo

y gracias por haberlo plasmado ahora en un libro.

Gracias a ti por dar luz.

Porque al fin y al cabo creo que estamos dando voz

a tantos niños, yo decía, corrígeme si me equivoco,

que es una realidad que puede que tengamos más cerca

de lo que sospechamos, claro, dicho así, los espectadores

pueden decir: "No, eso les pasa a otros",

como tantas veces hemos podido pensar,

"aquí, en mi casa, en la casa de mi vecino, eso no pasa".

Pero puede que esté pasando, Natalia.

Sí, de hecho, pasa, yo en la consulta,

en Activa Psicología, donde trabajo,

claro que pasa, porque además,

al ser un centro privado,

vienen de niveles socioeconómicos medios-altos

y los tres casos que yo plasmo en el libro

son casos reales y estamos hablando de un estatus medio-alto.

y la gente piensa que eso ocurre en poblaciones más marginales,

o que hay menos atención a los menores,

y la contrario, el abuso intrafamiliar,

ocurre mucho más, la incidencia es muchísimo más alta

dentro de las clases medias-altas.

O sea, lo tenemos muy cerca, mucho más cerca,

lo que pasa es que muchas veces cuesta abrir los ojos a esto,

porque nos da miedo, porque pensamos, como decías,

que no va a pasar, que está lejos y yo siempre insisto a los padres

en la necesidad de trabajar desde una prevención

y una educación afectiva sexual desde que son pequeños,

porque es fundamental para que ellos puedan protegerse

ante una situación que les puede alertar y lo puedan contar.

Porque sobre todo es el contarlo,

el que no vivan la sexualidad con vergüenza,

que eso es lo que hace muchas veces que ante los casos de abusos

se quedan con esa vergüenza enquistada y con esa culpa

y no lo cuentan.

Es una realidad oculta en nuestra sociedad,

pero porque en las propias familias se ocultan,

si hay una constante en los casos que tú presentas,

hay tres casos en los que te detienes, pero aparece alguno más,

y muchísimos, obviamente, que siguen en tu consulta

y que había que elegir tres y has elegido estos,

pero hay una constante que es el miedo,

el silenciar, el "cómo voy a contar esto a mis padres",

por muchas razones, porque en muchos casos

esos abusos se han producido en el seno de la propia familia,

"cómo doy este disgusto a mis padres,

contándoles que es mi abuelo el que está abusando de mí".

Esto es tremendo.

Sí, claro, es esa parte de la vergüenza

y tiene un ingrediente fundamental, como explico en el libro,

que es que el agresor se encarga muy, mucho

de hacer cómplice de este delito

a la víctima, a través de la coacción,

de la mentira, bueno, pues engancha a la víctima

desde "tú eres igual de responsable que yo,

de lo que estamos haciendo, entonces, si lo cuentas,

puede que no te crean, puede que te tachen

de una persona sucia, entonces...

y unido a eso además va, si lo cuentas puede que a tu familia

le pase algo malo,

puede que se lo pueda hacer a otro miembro de tu familia,

entonces, muchas veces estas víctimas, como así se plasma,

lo silencian y sobre todo también, como decías,

el romper la familia, es una bomba

el llegar a decir, por ejemplo, que un hermano

ha abusado de mí,

porque los dos son hijos, entonces, ahí se crea un conflicto

¿Cómo le dices a tus padres? Eso es, que mi hermano

está abusando de mí.

Bueno, pues evidentemente, una de mis mariposas de cristal,

ella explica que es que fracturaría la familia

y cargar con esa culpa le hace no ser capaz.

Por ejemplo, otro de los casos que no vamos a desvelar todos,

pero tarda mucho tiempo en contarlo,

porque el agresor la silencia desde su infancia

hasta la adolescencia, entonces va, digamos, robotizando

a esa persona, la va creando una mentalidad

en la que ella es igual de responsable que él

de lo que está ocurriendo, con lo cual, si a mí me culpan,

a ti también.

Con lo cual el miedo que decíamos antes, el sentimiento de vergüenza

y el sentimiento de culpa, decía antes una constante

y de pronto nos han salido tres.

La culpa es, en los casos de abuso sexual,

una constante que aunque se trabaja a lo largo de los años,

queda ahí, porque en mis "Mariposas de cristal",

el tratamiento con ellas ha sido más adelante,

aunque los abusos ocurrieron muchos en la infancia,

ha sido a partir de la adolescencia

o de la temprana adultez,

y entonces, la culpa por mucho que la trabajas,

sí que se va mitigando un poco, pero les queda,

les queda ahí, ellas siempre se preguntan

que tenían que haberlo contado antes,

que si lo hubiesen contado antes no hubiese pasado tanto tiempo,

se culpan muchos sobre eso,

pero claro, moldear la mente de un niño,

que es muy plástica, es muy sencillo,

entonces, toda esa información,

el agresor la introduce en el niño cuando tiene una mente muy plástica

que un niño la llega a interiorizar como propia

y como propia es "yo también soy responsable de lo que me hacen".

Claro. Muchas personas cuando hemos conocido estos casos

que tú planteas en "Mariposas de cristal",

u otros que hayamos podido tener ocasión de conocer,

claro, nos viene una pregunta y es que nadie se da cuenta

de qué eso está pasando, porque en los casos que presentas,

uno es un profesor, pero en otro caso es un abuelo

y en otro caso es un hermano.

¿Y nadie se da cuenta en el entorno de la familia

de que eso está ocurriendo?

A ver, hay muchos casos que en los casos de abusos

que los niños empiezan a presentar sintomatología,

que puede ser compatible con estar sufriendo un abuso,

o se pueden ver otras circunstancias,

no hay sintomatología solo, solo, específica

que digamos "ya está, esto es abuso".

Que nos haga sospechar, claro.

Pero sí que es cierto que cuando los niños a lo mejor

empiezan a tener conductas sexualizadas muy poco propias

de su edad, comentarios, bueno, pues nos ponemos un poco más alerta,

lo que ocurre en estos casos que he querido plasmar

es que las víctimas, aún siendo pequeñas,

lo que llamamos, disocian su mente,

entonces son capaces de vivir las situaciones de abuso

y luego seguir con su vida normal,

con lo cual, a la hora de hallar señales

es muy complicado, porque señales que podría encontrar la familia

y que yo luego hablé con las familias,

pues sí, hay momentos de estados de ánimo más bajos,

dejar de comer, estados un poco más de nerviosismo,

las víctimas siempre justificaban desde "he tenido peleas con amigas,

exámenes", y no llegan a imaginar

que pueda ser por algo así.

Por eso yo siempre hago tantísimo hincapié en que hay que hablar

con los niños desde que son muy pequeños sobre todas las cosas,

sobre que no hay que tener secretos,

los niños identifican perfectamente cuando una persona

les mete en la cabeza que hay un secreto entre ellos,

si ese secreto lo viven como bueno o malo,

notan algo dentro, en su interior,

que les revuelve y saben que por ahí algo no va bien,

entonces, ahí es donde tenemos que dar muchas herramientas

a los niños para que puedan verbalizar.

Que importante es esto que estás diciendo, Natalia,

porque como padres, yo creo que nos cuesta,

si a veces no sabemos muy bien cómo manejar el tema,

la educación afectivo sexual dentro de la normalidad,

podíamos decir, aún así son esas preguntas,

que de pronto te llegan a casa y dices: "Uy, ha llegado,

ahora es cuando tengo que responder".

Claro, meternos en cuestiones que, obviamente no son normales,

que son aberrantes, es como que no queremos ni tocarlo,

pero hay que tocarlo en casa esos temas.

Claro y no hay que tocarlo de una manera explícita,

simplemente, bueno simplemente, es complicado, ¿no?

pero a los niños hay que hacerles ver que su cuerpo es suyo,

que nadie tiene derecho a tocar su cuerpo si ellos no quieren

hay un cuento que yo siempre enseño a mis alumnos cuando doy clase,

que se llama "Ni un besito a la fuerza"

y hago mucho hincapié en eso, porque los adultos tenemos

la costumbre, cuando a lo mejor vamos con nuestro hijo de la mano,

nos encontramos a un vecino y "dale un beso"

y el niño pues en ese momento se retrae o no lo apetece

y acompañamos el comentario de "qué antipático es,

qué poco cariñoso", entonces, sin querer le estamos metiendo

al niño un mensaje de que si no da afecto,

es poco cariñoso, es antipático

y siempre le digo a mis alumnos: "No sé, igual vosotros,

cuando bajáis en el ascensor el dais un beso al vecino

de buenos días", no, no, ¿por qué tu hijo?

con saludar bastaría, pues esas muestras de afecto

que desde pequeños les vamos metiendo, que muchas veces

es por quedarnos nosotros como más hinchados, ¿no?

como que "qué cariñoso es mi niño",

no hay que asociar que una persona sea cariñosa o no

a que haya una conducta específica de afecto,

se puede ser cariñoso de muchas maneras y por supuesto,

se puede elegir con quien quiere cada uno ser cariñoso.

Pues, en detalles tan pequeños

se les puede ir haciendo ver

que ellos tienen derecho a elegir a quién darle un beso o no,

que su cuerpo es suyo, que solo tienen derecho a tocarlo ellos,

que si notan alguna vez algo que no les ha gustado mucho,

tienen que hablar, no entrar específicamente,

como te decía o de manera tan explícita,

en lo que podría ser un abuso, porque también le podemos generar

una falsa alarma, que fantaseen,

bueno, hay que hacerlo con cautela, pero hay que hacerlo.

Reconozco que una de las cosas que más me ha impresionado

de las historias que narras en este libro,

"Mariposas de cristal", es lo que ahora sugerías,

el hecho de que estas personas,

ahora adolescentes o adultas, pero que aún así es ahora

cuando han acudido a la consulta de un especialista,

porque la herida estaba ahí y no había cerrado,

es que cuando eran pequeños si esto estaba ocurriendo,

disociaban su mente, no vamos a desvelar,

no porque vayamos a desvelar, no se trata de una novela,

pero sí que creo que este libro hay que leerlo

y hay que reflexionarlo y hay que madurarlo

con una lectura reposada, pero sí que me llama la atención

cómo en muchos casos disocian y nada más tener un episodio

de abusos, a lo mejor esa niña se iba al colegio

y se ponía a jugar a la goma con sus amigas.

Como si nada hubiera pasado, qué tremendo.

En unos de los casos que además, son muchos años así,

cuando luego esta niña, esta chica,

empieza la terapia, ella me dice

que qué horror, que para ella es mucho peor ahora su vida,

una vez que ha empezado la terapia, porque tiene que integrar eso

en su vida y ella no lo quiere integrar.

Lo tenía como que le estaba pasando a otro, que era mi cuerpo, ¿no?

Eso es, entonces, esa disociación que nuestra mente,

que es algo maravilloso, utiliza mecanismos de defensa

para poder sobrevivir, pero llega un momento

que eso hay que integrarlo, porque si no eso puede dar lugar

a psicopatologías muy graves y porque esta chica o mujer ahora,

tiene que tener una vida lo más funcional posible

y así ha pasado, ¿no? pero es verdad que cuando luego

integras eso ahí lo pasan muy mal al inicio de la terapia.

Fíjate, estaba yo pensando, es un poco duro,

pero es real esto que te voy a decir

e igual hay ahora espectadores que están viendo esta conversación

y se están planteando cosas de su infancia

que no han sacado nunca, Natalia.

Pues, te tengo que decir, Mari Ángeles,

que el libro que lleva como un mes y medio ya a la venta,

ha habido personas que me han llamado, mujeres sobre todo,

y me han dicho: "Me gustaría un día poder quedar a hablar contigo,

porque al hacer la lectura de este ensayo,

me he dado cuenta que algo me ha pasado.

¿Puede darse el caso, Natalia, de que una persona borre

de su mente que ha sido víctima de abusos sexuales en su infancia?

Sí, que lo tenga bloqueado y de hecho, hay terapias,

yo no hago ese tipo de terapias porque hay que estar muy formado,

las de hipnosis, o EMDR,

ese tipo de terapias lo que hacen es entrar

en ese recuerdo que está muy...

Sí, sí que es posible,

lo que pasa es que por mi experiencia sí que al final,

de alguna u otra manera salta, ha habido mujeres víctimas

de abuso sexual que uno de los momentos

donde es un punto de inflexión en su vida y el abuso despierta,

es cuando han sido madres.

Ya, cuando se ven en el otro lado.

La sensación de que no puedan proteger o el miedo

a que les ocurra lo que a ellos les ocurrió y se dispara.

Claro, porque yo me imagino que estas personas

mujeres, no sé si mujeres en su mayoría,

En cuanto a niños más pequeños hay más niñas,

pero también hay bastantes chicos,

de hecho, en el libro sí que menciono a algún niño.

Cuando son pequeños está bastante más repartido.

Te iba a decir, precisamente por eso,

cuando estos chicos o chicas

pasan ya a la adolescencia, a la primera juventud,

empiezan a tener sus primeras relaciones afectivas,

sexuales, son padres, son madres,

¿cómo se integra todo esto?

porque claro, vienen de unas relaciones sexuales

aberrantes, forzadas,

son víctimas de violaciones repetidas en muchísimos casos

y ahora tienen que comenzar una vida afectiva, sexual

normal, sana,

qué difícil tiene que ser esto, Natalia.

Ese es uno de los puntos, que también lo menciono,

en la terapia, donde es un trabajo muy difícil,

con muchas resistencias por parte del paciente,

en este caso por ejemplo, con mis tres protagonistas,

sí que les ha ocurrido a las tres,

el miedo a enamorarse,

el miedo a tener sus primeras relaciones sexuales,

el miedo a que solo me quieran por mi cuerpo,

porque el aprendizaje que han tenido es que han sido instrumentalizadas

totalmente para obtener placer

y en alguna de ellas sí que se vuelve a producir

un episodio de disociación que hablábamos antes,

cuando mantienen la primera relación sexual,

porque en ese momento empiezan a acudir muchísimos recuerdos

y entonces alguna me decía: "Es como si mi cuerpo

se fuera de allí, necesito que mi pareja

acaba de tener la relación sexual y yo volver".

Vale, eso hay que integrarlo, evidentemente, ahí vuelve a salir

esa víctima y no podemos hacer que eso se perpetúe,

porque si no ella de otra manera estaría como volviendo

a revivir una situación de abuso,

entonces hay que integrar toda la parte afectiva y sexual

y hacerlo muy despacito y sobre todo, sobre todo,

lo primero que hay que trabajar es que se tienen que enamorar de ellas,

lo primero.

Porque, ¿pueden llegar a odiarse?

Totalmente, culpan mucho a su cuerpo,

por culpa de su cuerpo, esas son sus distorsiones,

"a mí me ha pasado esto",

"si yo no hubiese sido de esta manera o de otra

esto no habría ocurrido".

En otros casos, por ejemplo, ocurre que como la única manera

que han tenido de recibir ese afecto

ha sido a través de la sexualidad de su cuerpo,

puede haber que en la adolescencia empiecen a tener conductas

como más promiscuas y que intenten llamar la atención

solo con su cuerpo para obtener algún tipo, no de afecto,

si no de atención y entonces eso también hay que trabajarlo.

Natalia, existe un perfil, ya nos decías antes que el mito

ese de que puede ser en clases sociales más desfavorecidas,

es eso, un mito,

pero, ¿existe un perfil del abusador?

Sí, sí que existe un perfil,

diferenciamos entre pederastas primarios y secundarios,

los primarios son los que solo tienen interés

y una excitación por niños.

Y los secundarios, de manera muy abreviada,

y lo secundarios son los que mantienen una vida

aparentemente normal, tienen sus relaciones heterosexuales,

su familia, pero luego eligen a algún menor

para cometer el abuso,

en el segundo caso, por ejemplo, en los pederastas secundarios

que son los que se dan mucho más dentro de la familia

o de entornos muy conocidos,

bueno, sí que tienen un perfil mucho más narciso,

son muy obsesivos, tienen un pensamiento

mucho más sádico, pero está en un nivel que no llega

a la psicopatología, es decir, muchos de los agresores

que yo he conocido y que en el libro también,

bueno, por saber qué familiares eran yo recorrí un poco su historia,

bueno, trabajos aparentemente normales,

muy bien reconocidos por el entorno,

con lo cual no estamos hablando, hay mucha gente que me dice:

"Pero es que los agresores sexuales son enfermos mentales".

Bueno, a ver, obviamente el pederasta

estaría dentro de lo que sería la no normalidad,

pero no son enfermos mentales como podemos entender

una psicosis, una esquizofrenia,

no, es gente que puede tener y que tiene una vida muy funcional,

con lo cual no hay una enfermedad mental que les esté incapacitando.

Claro y una pregunta que además tú

sí que has hecho un ejercicio, me imagino que no habrá sido fácil,

de dar respuesta en este libro a la pregunta que te voy a hacer,

¿quién cuida al terapeuta? porque cuando a ti día tras día

ya lo hemos dichos, estás especializada en este tema,

cuando día tras día por tu consulta pasa uno y otro y otro caso,

muy difícil que cierres la puerta del despacho y te vayas a tu casa

con toda tranquilidad, Natalia.

Bueno, hay casos que te tocan mucho más,

hay casos que a pesar de llevar muchos años en esta profesión

te lo llevas a casa, a lo mejor ese día no duermes bien,

estás durante una semana tocada por esto, porque es muy fuerte

lo que te han contado, pero también cómo has visto a la persona,

y luego, es fundamental que cualquier psicólogo

también acuda al psicólogo,

o sea, somos humanos y tenemos que recolocar toda esa información

y nosotros tenemos una vida detrás

y tenemos también nuestra historia en la infancia,

nuestro entorno, nuestras dificultades que podemos tener,

yo creo que es fundamental y me parece superhonesto

y me parece incluso mucho más profesional

que el psicólogo, aparte de recibir una supervisión de sus casos,

también busque el poder sanar

las heridas que todos tenemos.

Pues "Mariposas de cristal".

Cuando el abuso infantil deja de ser un secreto.

De eso se trata y por eso Natalia

pues ha hecho ese ejercicio de salir de la consulta,

ponerse en el ordenador a escribir

este libro y compartirlo, precisamente para eso,

para que deje de ser un secreto,

acabas de estar en la Feria del libro, en Madrid,

acabas de presentar este libro en Sevilla,

vas a seguir obviamente, iba a decir promocionando,

también, pero sobre todo, poniendo en común

unas historias que tú conoces en tu día a día profesional,

pero que has considerado y me parece fundamental,

has considerado necesario que todos conozcamos, así que gracias,

Natalia por ello. Muchísimas gracias por invitarme

y dejarme dar voz.

"Mariposas de cristal", un libro que tenemos que conocer

precisamente para que esta realidad deje de estar en lo escondido,

deje de ser un secreto.

Nosotros ahora vamos a quedarnos con otras historias,

también interesantes.

"Desde la Fundación Gift & Task,

dedicada a fortalecer la salud afectiva de las personas

a través de sus programas de formación, nos lanzan un reto,

vivir el mejor verano de nuestras vidas."

El objetivo que perseguimos con esta campaña de sensibilización

es promover, cuidar y potenciar la salud afectiva de la familia

en este tiempo de verano, donde hay tiempo para pasar con los hijos

y disfrutar y construir familia. El mejor verano de nuestras vidas,

ha tenido una primera etapa de recopilar un montón de ideas,

trucos, libros, juegos que las familias han aportado

a través de una web: elmejorveranodenuestrasvidas.com,

donde la gente puede acceder libremente y coger ideas

para construir familia este verano

y la segunda etapa ha sido la de lanzar

una serie de videos, píldoras formativas de tres minutos

en Youtube e Instagram, para promover esta salud afectiva

a través de una serie de actitudes, decisiones interiores

para construir familia.

"Disfrutar el verano en familia y libres de pantallas

es posible gracias a las aportaciones de las más de cien

familias participantes."

Hay planes como hacer un picnic en la azotea de tu casa,

una acampada en la azotea de tu casa,

venir al Retiro a montar en las barcas.

Bueno, hay un montón de visitas por toda España,

de juegos, de libros, cantidad de libros para adolescentes

y para menores de diez años.

Es una iniciativa bastante enriquecedora para las familias.

"Una vez recogidas las ideas solo queda ponerlas en práctica,

feliz verano."

(Música)

Pues estas son las historias que hoy les hemos contado,

nos quedan muchas más, pero ya tendrá que ser la próxima semana

si ustedes desean y si deciden quedarse aquí con nosotros

en "Últimas preguntas".

Ha sido un gusto como siempre,

así que les emplazamos hasta el próximo domingo.

Últimas preguntas - Mariposas de cristal

07 jul 2019

Esta semana nos acompaña la psicóloga Natalia Ortega, autora del libro "Mariposas de cristal" en el que aborda el tema de los abusos sexuales a menores así como algunas reflexiones sobre el tratamiento y la prevención.

ver más sobre "Últimas preguntas - Mariposas de cristal" ver menos sobre "Últimas preguntas - Mariposas de cristal"

Los últimos 542 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos