Tribus viajeras La 2

Tribus viajeras

Domingos a las 20.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4663759
Tribus viajeras - De paso por Dubai - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

(GRITAN)

¡Qué maravilla!

("This Used To Be the Future")

¿Quién no ha soñado alguna vez

con ver con sus ojos cómo serán las ciudades del futuro?

Pues nosotros no nos hemos metido en un túnel del tiempo para ello.

Hemos recorrido los 7500 kilómetros

que separan España de Emiratos Árabes.

El skyline de Dubái nos anuncia que en esta ciudad

hay cosas impresionantes que ver. Esta ciudad se ha puesto de moda

por convertirse en un lugar de escala.

Y esa será nuestra tribu en esta ocasión:

españoles que vienen aquí de paso.

Así que empieza el programa. Bienvenidos.

(Amr Diab - "Nour El Ain")

(Voces inaudibles)

Llevo viajando para bailar desde que tenía 14 años.

Esperar del viaje a Dubái, no espero nada,

pero sí disfrutar al máximo el tiempo que esté aquí.

¿Lo que me dijeron en casa cuando dije que venía a Dubái?

"Chiquillo, ten cuidao".

(GUÍA) Me presento. Mi nombre es Shelly.

Dubái es la segunda ciudad más importante tras Abu Dabi.

Dubái se considera la ciudad más desarrollada.

La cúpula que se ve ahí

es la cúpula de la Casa de la Justicia.

Por ahí está el puerto.

Todo lo de la derecha es una ensenada.

De aquí salen para el Golfo Pérsico.

Toda la gente que trabaja ahí

son de Pakistán, Bangladesh

y Sri Lanka.

Hola, bienvenidos a Dubái. ¿Qué tal? Muy bien.

Muy bien. Oye,

ese pedacito de España en Dubái.

Cuántos españoles. Da gusto. Buenos días.

Me siento como una azafata.

Un placer. Igualmente.

Bueno, listos para comernos Dubái, ¿no?

Claro. Venga.

Vamos a ello.

¿De dónde venís? Málaga, Estepona.

O sea, que sois todos andaluces, me parece por los acentos.

Ella es murciana.

No, pero ella tiene el acento

de viajar con ellos, ¿no?

Me encanta. Las catalanas se quedaron por ahí.

Pues a ver si nos vemos luego.

Ya aparecerán.

Aquí es como de repente... como que estás en otro país.

Porque es la parte auténtica donde todo empezó, ¿no?

Yo lo divido en Dubái antes del petróleo

y después del petróleo. (RÍE)

Qué pasada, ¿eh?

Si es que hay gente de tantas nacionalidades

que de repente te encuentras aquí,

que además mantiene sus costumbres.

El choque de culturas que hay aquí tan distinto, ¿no?

Sí, sí. Es como estar

en 40 países pero aquí. Me encanta eso.

Ah, qué fuerte. Mira la callejuelita.

Después de ver las superavenidas que hay,

te quedas como flipado.

Aquí, en fila india. (RÍE)

Aquí parece que vamos a entrar

en la cueva de Alí Babá.

Esto son todos los Dubái...

O sea, el Dubái oculto.

¿Y las distintas comunidades que viven aquí se mezclan?

¿Sí? No tenemos ningún problema.

Es que es una mezcla, porque es jazmín, incienso...

Me ha sorprendido que haya una comunidad hindú

tan grande en Dubái,

y pasar por esas calles, que no me las esperaba.

Parecía que estábamos en otro país.

Hay incienso de Semana Santa.

Mira, y todo tipo de... Menta,

canela, rosas...

Y esto parece... Limones secos, fíjate.

Pero bueno, parece que los que atienden

son árabes, aunque sean... Ninguno.

¿No? Ah, ninguno es árabe. Son paquistanís.

Hay que diferenciar las túnicas de los paquistanís, que llegan

a las rodillas, y por debajo

unos pantalones. Las otras túnicas son completas,

blancas, que son más elegantes.

En Dubái hay gente de 130-150 países del mundo.

-La mezcla cultural que hay en Dubái

es una de las cosas que más te pueden llamar la atención:

el ver cómo hay muchísima gente

de todas las nacionalidades mezclada,

y todo el mundo respeta a todos. Aquí hay muchísimo respeto.

Nuestra tribu ya ha hecho

su primer contacto con Dubái, pero para conocerlo a fondo

nada mejor que quedar con una española

que ha escrito un libro sobre esta ciudad.

Tiene todos los "tips" que no nos podemos perder.

Este es el principio de Dubái.

Eran buscadores de conchas, comerciantes...

Antes del petróleo. Antes de los años 60 y después.

Esta es, para mí, la zona más bonita, más auténtica.

El resto es todo supermoderno: megaedificios.

En cambio, esto tiene sus callecitas estrechas.

Venden artesanía, pashminas...

Luego verás que te pararán diciendo: "Louis Vuitton, Gucci...".

Entonces subes a un piso y ahí te venden.

Los falsos, ¿no? Los falsos, claro.

Los que llevo yo.

¿Y normalmente ves que vienen muchos españoles a Dubái?

La mayoría del turismo es occidental, porque suelen estar de paso.

Vienen a Dubái y luego viajan a Bangkok, a Japón o a China.

Claro. Y se quedan unos días aquí.

Se lo pasan bomba.

Dicen que Dubái es la ciudad que crece mientras duermes.

El zoco de las especias. ¡Qué maravilla! ¡Qué colores!

Mira qué bonito. Ah. ¿Y aquí qué tienes?

-Girasol. ¡Anda!

Arroz marino, menta,

salvia, incienso, camomila...

Azafrán.

Es totalmente diferente al español, ¿eh?

Sí. Entre nosotros, como no nos entiende,

te diré que es mejor el español.

"The good saffron is Spanish".

"Two countries?".

(Madonna - "Material Girl")

Francine, el zoco del oro.

Tienes todo tipo de baratijas.

El oro aquí es mucho más barato que en otros países.

Vas a ver el anillo más grande del mundo.

Sale en el libro Guinness.

¿Esto? Pero esto es de pega. No, no.

Está hecho de oro. Te lo prometo. ¡Anda ya!

¡Va a ser de oro! ¡Que sí, que sí!

Pesa casi 64 kilos.

¡Madre mía!

Está claro que con tanta cantidad de oro

debe ser la calle del lujo de Dubái. No.

Esto es muy turisteo, ¿eh?

O sea, esto es para turistas.

Pero los de aquí no vienen aquí a comprar oro. Se van a Cartier.

(RÍE) Claro.

Entonces, los jeques que aparecen en "Cartas desde Dubái", tu libro,

¿nunca vendrían aquí? No, no vienen aquí.

La protagonista del libro se casa, no quiero estropearlo,

se casa de segunda mujer de un emiratí multimillonario.

Y la mujer emiratí, que me interesa a mí,

de mujer a mujer, ¿has conocido a alguna?

Están encantadas de llevar la abaya, porque es su religión, y ellas

también trabajan, o no trabajan si no quieren.

Es un país modernísimo pero regido por el Islam.

Entonces... ¿La sharía actúa tal y cual

como puede ser en Arabia Saudí, o en Irán o en Irak?

Está mucho más suavizada, pero sí.

¿Y vivir aquí cómo es?

A mí me gusta vivir aquí, porque los niños aquí

conviven árabes, africanos, indios, chinos,

canadienses, australianos...

Lo que se ve por la calle. Claro.

Estoy contenta por mis hijos, y luego yo también.

Me gusta vivir aquí.

Qué interesante conocer dónde se inició todo.

¿Te ha gustado la ciudad vieja? Me ha encantado.

Oye, ¿alguna recomendación más?

¿Por qué no vais a Dubai Marina?

Es muy bonito, con los barquitos, los yates,

el paseo marítimo, espectacular.

Yo creo que os gustará. Vale. Seguiremos tus indicaciones.

Lo que van a ver ahora en la bahía,

todo fue construido a partir del año 2000

hasta ahora.

Mira.

Te gusta el postureo.

Que salgan los rascacielos. -Mi mano no da más.

-¿Dónde hay que darle?

Bueno, Iván, cuéntanos un poco.

Que nos hemos encontrado con esta tribu de flamencos por Dubái.

Y cuéntame: ¿llevas mucho dedicándote al flamenco o qué?

Yo llevo tocando... Empecé tocando la percusión

con un pequeño grupo de amigos.

Éramos jovencitos, teníamos entre 16 y 17 años.

Y ya seguí mi pasión, que es la música.

La música y los viajes.

Porque venirte hasta aquí no lo hacen todos los flamencos.

La gran mayoría también está receptiva a salir fuera.

Que también vives la experiencia de estar en una ciudad como Dubái,

o gente que se va a Japón. Ajá.

O a alguna parte de Asia, o a Europa, que también hay muchos.

O a América.

Y un flamenco que viene a Dubái,

¿qué cosas nunca se deja fuera de la maleta?

¿Qué cosas traes en tu maleta?

¡Uf!

Hasta emociona un poco, porque...

Yo, por ejemplo, me traigo Cádiz, ¿no?

Yo Cádiz me lo traigo conmigo a todos lados.

Y ese...

El arte, el respirar, ¿no?

Perdona.

¡Que te emocionas de verdad! Sí, sí, me emociono.

El... no sé el resto de España,

pero en Cádiz somos muy pasionales con nuestra ciudad.

Y yo en la maleta...

me traigo... La tacita de plata.

¡Ay, hombre! Con lo grande que eres y luego lo sensible.

Me encanta.

Perdón, en serio. Nada, nada.

Pero eso...

Como digo, llevo Cádiz por bandera.

¿Y qué te parece lo de viajar en grupo?

¿Es fácil acoplarse a los ritmos de todo el mundo?

Sí, claro que sí. Con ganas.

Eso, con ganas.

"¡Vamos para acá!".

El levantarte temprano, la energía, el:

"Quillo, vamos a ver esto".

No sé, el aprovechar el día.

El aprovecharlo con buena gente, te echas unas risas,

y el disfrutar de todo.

¿Tenéis edificio favorito ya,

de los que habéis visto? Yo, el Burj Al Arab.

Tiene una forma tan original... Pero si es

como el Vela de Barcelona. Que nos han copiado.

Hombre, este es... más grande que el de Barcelona.

Aquí todo es más. -Todo es más aquí.

Me encantan los barquitos estos.

¿Quién había dicho que quería montarse en un barquito para ver...?

Tú, y tú, y tú. Y yo.

Pues oye... "Hello".

Nuestros deseos son órdenes en Dubái.

Espérate, que a mí esto no me cierra.

(RÍEN TODOS)

Que yo soy... Que sí cierra.

No me cierra. ¡Que sí! Mete tripa.

Esto mola, ¿eh?

Vamos, que nos vamos.

Mira la mezquita, en medio de los rascacielos.

Es el contraste de Dubái.

-Mira a Alba con el chaleco.

Oh. Sal.

¿A que me arranco yo? ¡Vamos!

¡Qué arte, quillo! ¡Qué arte tiene!

-¡Ole el arte de Jerez!

-Ya decía yo que ese moreno era de Andalucía.

¿Qué sabíais de Dubái antes de venir aquí?

El lujo... -El petróleo...

-También te venden muchas veces

el lujo, los árabes conduciendo con el guepardo aquí al lado,

acariciándolo ahí. Tampoco es así.

¿Y no os sorprende su tamaño? -Las distancias son muy grandes.

-Otra cosa que me impactó a mí son las carreteras,

las más grandes y extensas de cualquier sitio,

y hay tráfico siempre.

Y ahí se ve la noria. Que también es

la noria más grande del mundo.

En algo no nos ganan los de Dubái a los españoles:

sobre todo a vosotros, a los andaluces: en Marbella

los yates son más espectaculares que aquí.

Y las mujeres más guapas también. ¡Ole tú!

Mira, son casas. La gente tiene la ropa tendida ahí.

Me encanta. Eso, ¿no?

Es como que lo hace más vivible.

Esta es de las zonas más caras de la ciudad.

Aunque no sé si habrá zona barata.

Yo pensaba que en Dubái haría mucho calor,

a pesar de estar en invierno, y de calor, nada.

Porque ahora es la época buena. Y por la noche, fresco.

Hay que abrigarse y todo. La sensación térmica aquí...

En Málaga estamos a 23 grados, y yo allí tenía más frío que aquí.

Mira, parece que vamos a salir a la parte marítima.

(GRITAN TODOS)

¡"Tribus viajeras"!

¡Ole, Mirinda! -Vamos a brindar, ¿no?

¡Ole! ¡Ole!

Si me encuentro con una tribu como vosotros,

es fácil pasarlo bien. Ole.

Las vistas desde el barco, impresionantes.

La verdad. La playita, los edificios...

Es otra perspectiva de la ciudad. Desde fuera, desde el agua.

La verdad, impresionante.

Bueno, ha merecido la pena.

# Buana Buana King Kong. #

Francine, una cosa. Dime.

No puedes faltar...

Te invitamos esta noche a Casa Tapas, que tocamos allí.

Ah, vale. Pues vamos.

Venga, perfecto. Luego nos vemos. Venga.

Madre mía. Qué edificios, qué rascacielos.

Cualquiera diría que esto es trabajo de chinos.

Bromas aparte, tenemos a una española

que sí que tiene como función

cuidar por la salud de todos estos edificios.

Vamos a conocerla.

¿En qué tipo de trabajo estás especializada?

Soy ingeniero industrial

asesorando en tema de incendios. Ajá.

¿Por qué? ¿Ha habido muchos incendios?

Ha habido muchos incendios, sí.

Y cuando todo esto empezó, no había normativa.

Entonces venía gente de Australia, de EE.UU.,

de Europa, e intentaban imponer la normativa de sus países.

Y ahora están intentando unificarlo todo un poco más.

Pero ¿en edificios como estos había incendios?

Sí, sí. Madre mía.

Ese estaba todo quemado. Pero esto es algo peligrosísimo,

porque me imagino que ahí vivirá,

o no sé si habrá oficinas... Sí, ahí vive gente.

Creía que Dubái tenía menos torres.

Se construye muchísimo. El año pasado

se terminaron más de 5500 edificios.

En 2016, una de cada cuatro grúas del mundo estaban aquí.

Oye, y hablábamos de las maravillas

que han convertido a Dubái

en un lugar puntero en el mundo, que por supuesto

es la arquitectura. Edificios impresionantes, sí.

Reflejan mucho la cultura árabe, que es de aparentar.

¿Tienes un edificio favorito?

Para mí, sin duda, el Burj Khalifa.

Sí, pero porque es el más grande. No me aburro de verlo.

Es impresionante, de día y de noche.

Vives en un mundo

más bien de hombres, ¿no?

Sí, sigue siendo. Especialmente aquí.

Muy pocas mujeres, un 30 % de la población.

De la población.

¿Y dentro de tu sector? Hay muy pocas mujeres.

Son más arquitectos.

Y muy bien aquí en el trabajo.

Nos tienen valoradas.

A nivel de diseño lo llevan muy bien.

En obra sí he tenido problemas.

¿Sí? Sí.

Porque no lo entienden.

Me han dicho que muy mal lo habré hecho para estar en obra.

Pero ¿así, en tu cara? Sí, sí.

Qué fuerte, ¿no? Pero bueno, es lo que hay.

(Duffy - "Mercy")

Bueno, pues vamos

a nuestra cita con Iván y el resto de la tribu,

a ver qué tal lo pasamos en ese restaurante en el que nos esperan.

Uy.

Anda, las chicas.

Alba. Hola, ¿qué tal? ¿Estás con Lorena?

Ah, ¿que no venís al restaurante español?

Ah, claro. Es que me da cosa ir sola.

Pues no sé, porque me hacía ilusión conocer ese sitio,

pero claro, ya ir sola me da un poco de apuro.

No sé cómo está visto aquí

que una mujer vaya a un lugar sola por la noche en Dubái.

Vale.

Pues nada. No pueden venir las chicas.

No sé qué hacer ahora.

Perdona, ¿eres española? Sí.

Yo también. ¿Eres española?

Sí. Ah, mira qué bien.

Qué casualidad. Sí.

He oído que vas a un restaurante español.

Sí. Yo también. ¿Vienes conmigo?

¿Uno donde hacen flamenco? Sí.

¿Sí? Pues vamos al mismo sitio. Claro. Vamos juntas.

Venga. ¡Ay, qué bien! ¡Gracias!

Mira, mira qué vistas. Quédate. Está superchulo.

Impresionante, ¿no?

No es una tribu así de paso. No, no.

No, no. Ah, ¿sí?

Muchas oportunidades de trabajo.

Sí. La verdad es que Dubái...

Esto es un mercado de contactos, sí.

(Continúa la música)

Un saludito para "Tribus viajeras", de Televisión Española.

Desde Dubái. ¡Ole, vamos ya!

(Aplausos)

¡Venga, todos a bailar!

# Volare. Oh.

# Cantare. Oh, oh, oh.

# Nel blu dipinto di blu.

# Felice di stare lassu.

# Nel blu dipinto di blu. #

¡Ole! ¡Vamos!

Qué caro el alcohol aquí, Esmeralda.

Mira, mejor dejar de beber. Claro.

Esto no está hecho para el alcohol. No, no, no.

Buenos días, Iván. ¿Qué tal? Buenos días. ¿Cómo estás?

Estupendamente. ¿Y tú?

Oye, qué cambio de look, ¿no? Digo. Me quito la barba un día

y me la pongo otra, para no aburrirme de la mía.

En qué sitio te he citado, ¿no?

Porque aquí, esto me han dicho que es

como el parque de atracciones de los adultos,

Dubái, ¿no?

Pues yo seré muy niño. Esto no es para mí.

¿No? Qué va.

Vente conmigo al giroscopio. ¡Qué dices! ¡No, no!

No, yo me quedo en tierra mejor.

¿Me vas a dejar irme sola? Claro, hombre. No.

Un homenaje a Juan de la Cierva. Que yo no voy ahí arriba

para que me tiren por ahí a dar vueltas. Que no.

Yo no me voy a ningún lado. Pues nada.

Me voy yo sola. Venga.

Luego te cuento cómo es. Venga, perfecto. Disfruta.

Venga, chao.

Bueno, que me voy a montar en este bicho tan pequeño.

Bueno, pues aquí en Dubái vamos a hacer homenaje

a un grandísimo hombre español que inventó el helicóptero.

Yo ya estoy preparada, ya me he puesto mi salvavidas,

así que para adentro.

Ah, que no es por ahí. Qué listilla soy.

Pues vamos adentro. Que no me deja ser piloto.

Yo tan contenta que estaba,

que podría hacer mis pinitos como...

¡Uy!

¡Ah! ¡He podido!

Y ahora... cerramos.

De verdad que este Iván, las faenas que me hace.

Como él tiene vértigo: "Hala, Francine, súbete tú".

¿Lo que él no quiere debo hacerlo yo? Anda, que...

Vaya programita, ¿eh?

(Kenny Loggins - "Danger Zone")

¡Guau!

(Inaudible)

¡Guau!

Ahora entiendo por qué...

no quería hacer este paseíto nuestro querido Iván.

Porque es maravilloso.

Ahora, sales con un mareo...

Que es que gira. El mundo gira, y qué mareo se coge.

Pero me ha encantado.

Es una prueba que hay que pasar si se viene a Dubái.

Muy bien.

(Crystal Fighters - "Good Girls")

Hoy toca conocer Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes.

Es la ciudad más rica, porque es la que tiene más petróleo.

Aquí las costumbres son menos relajadas que en Dubái.

Toca retunearse, ponerse cual jequesa

y seguir disfrutando y conociendo esta región. Chao.

(GUÍA) Buenos días, señores. -Buenos días, mi alma.

Bueno, empezamos la transformación.

A ver qué tal me queda esto.

Que tiene sus toques, como decíamos,

a la moda, y con unos colores muy favorecedores.

Bueno, me siento como "Sister Act", ¿sabes?

Pero del mundo musulmán. Ahora el pañuelín.

Voy a intentar que quede medio mono.

Y no parecer doña Rogelia.

Bueno, vamos a intentarlo. A ver qué tal queda.

(Continúa la música)

Mira, limpiando cristales. -Qué huevos, quillo.

Pues del mar... el ver el agua clara... Parece el Caribe.

No parece que estemos en el desierto.

Qué majas.

Ahora ya sí.

Puedo ir vestida así por la ciudad.

No sé yo si aguantaré mucho,

o luego cuando ya estemos en el autocar

me volveré a poner de normal.

Porque con la calorina que hace,

esto de negro, tampoco se crean que es divertido de llevar.

Pero bueno, todo sea por cumplir las estrictas normas

que nos ponen aquí.

No, porque tiene que hacer una película

con las imágenes que coja de La Corniche.

Que vamos a salir en los trabajos de Abu Dabi.

A ver si luego nos coge un jeque y dejamos ya de trabajar.

¿Eh? ¿Te vendrías a vivir aquí?

Bueno, los jeques tienen aviones que te llevan donde tú quieras.

Esa es la pena. ¿Sabes? Igual sí.

Además, por lo visto en fotos, no son feos.

No, hay alguno...

Mira, mira. Os estoy viendo ya...

(GUÍA) Es el palacio de la película "Sex and the City".

El hotel Emirates Palace, el más lujoso de Abu Dabi.

Buah.

Aquí es donde se rodó

la película "Sexo en Nueva York".

Yo me pido Samantha.

Así que voy a la puerta, a ver qué veía Samantha.

¿Vosotros visteis la película?

"Sexo en Nueva York". Sí.

¿Y os imaginabais así Abu Dabi?

No, qué va.

Bastante... espectacular. A ver, a ver.

Espectacular. Es que mira.

¿Quién os pediríais?

¿Que qué nos pediríamos? Sí.

De todo. No, de ellas.

De las chicas de "Sexo en Nueva York".

Yo siempre a... No me sale el nombre.

La protagonista. A Carrie.

No, yo te veo más Samantha.

Sí. Es verdad.

Un selfi las tres, ¿no?

Esta es la foto.

Hay muchas cosas que sí. Mira, las fuentes.

Las fuentes tienen mucho que ver con Sevilla, ¿no?

Pero después,

el caminar por aquí, nada que ver. Claro.

Los rascacielos en Sevilla... El mar tampoco.

El mar tampoco. Nos conformamos con el río.

¿Qué os está pareciendo la gente?

¿La gente es maja? Sí.

Es fácil con ellos.

Pero aquí hay que venir con el inglés.

Sí. Además, tienen un acento superdifícil de entender.

Ah, ¿sí?

Y las dos sois bailarinas de flamenco.

Bailaoras. Bailaoras, no bailarinas.

Más de tablao. Sí.

¿Y lleváis bailando mucho tiempo? Yo desde los dos añitos.

Yo desde los cuatro. ¡Anda ya!

¿Y cómo os conocisteis? Aquí.

¡Ah, os conocisteis aquí!

¿Y habéis hecho buenas migas?

Os veo muy Pili y Mili, muy amiguitas.

Sí. Es que somos ya uña y carne.

Y las mujeres, monísimas. Sí.

Superguapas.

Pero llevan casi todo postizo.

No sé si lo habrás visto. ¿Sí?

No son naturales. ¿Qué postizos?

Pestañas, labios, culo, uñas... No me digas.

Oye, que se nos va el autobús.

¡Que se nos va! ¡Corre, corre!

Yo ya voy preparada para la mezquita,

con el pañuelo.

¿Tú traes velo o algo? -No, tía. ¿Y tú?

No. -Pues veremos a ver.

(GUÍA) Antes de entrar en mezquita dejen las cámaras en el autobús.

Vosotros qué morro, como os da la gana.

Que bueno, aquí os quedáis,

porque las cámaras no pueden entrar en la mezquita.

Ya lo sabéis. Pasadlo bien en el autobús.

Hala, adiós. "Yala, yala".

Qué maravilla de sitio, ¿eh?

Nosotros tenemos la catedral de Burgos, la de Sevilla...

y ellos tienen esto aquí,

tan ideal.

Impresionante pensar que está hecho de lapislázuli

y de piedras preciosas a estas alturas, ¿verdad?

Al final esto es un poco...

como esa opulencia que uno ve en el Vaticano,

que... hasta cierto punto...

Hasta cierto punto indigna.

Mira, vais a salir. -Ole, ole.

(Avión pasando)

La mezquita de Abu Dabi es una maravilla.

Esa construcción, esa obra es... Vamos...

Una preciosidad. Todo lleno de mármol,

los detalles que tiene... Una maravilla.

(Beyoncé - "Single Ladies")

Entonces vamos a celebrar algo especial

que se llama... "Ladies night".

"Ladies night". ¿Y qué significa en realidad?

"Ladies night" es una opción que tienen todos los bares aquí,

los martes o los miércoles, e invitan a las mujeres al alcohol.

Que aquí el alcohol es carísimo.

Eso hace que luego vengan hombres. Se llena de tíos.

Yo venía con la idea de encontrarme un país occidentalizado,

pero no tanto.

¿A ti te ha sorprendido esto? La verdad es que sí.

Al principio crees que encontrarás

un país más tradicional,

o con aspecto un poco más oriental,

y luego te das cuenta de que es todo supermoderno.

A mí me dejó muerta lo del Ministerio de la Felicidad.

Sí, sí. Es un valor más.

Ellos están estudiándolo. Hacen encuestas en los colegios.

-La calidad de vida...

La semana pasada, reunión. Digo: "El niño no saca buenas notas".

Dice la profesora : "Pero está feliz".

Parte de la vida social aquí, por lo que he visto,

se hace en los centros comerciales.

Porque seis meses al año hace tanto calor.

Pues hay dos estaciones: verano e infierno.

¿Sigue habiendo turismo en verano? Hola.

Hola, ¿qué tal?

"Welcome to ladie's night".

Oye, ¿y llueve? Sí.

Llueve unos 6-10 días al año, y hay un problema.

No están preparados para la lluvia.

Ves Ferrari flotando.

¿Y aquí todas os habéis puesto la abaya alguna vez?

Yo no. (VARIAS) Yo sí.

Para ir a la mezquita.

¿Te veías bien o...? No.

No favorece, no.

Aunque por otro lado, hay algunas chicas jóvenes

que se la ponen de una manera bastante sexi.

Sí, sí. -Abierta.

Abierta. O sea, van con sus trajes de superfirma,

sus taconazos, pintadas como puertas,...

pero luego cubiertas.

O sea, es un poco de pega, ¿no?

Ellas encantadas, porque es un honor para ellas.

Y se sentirían mal si no la llevaran.

Es su tradición.

Es como en España, cuando ibas con la ¿peineta se llama?

Con la mantilla. Claro.

A misa, hace años, en España...

Ya. Para ellas es un símbolo de honor.

Que lo ven fenomenal. No tienen problema.

Oye, pues vamos a comer.

Luego habrá que seguir con la "ladie's night" por ahí.

Irnos a bailar y todo.

(Crystal Fighters - "Plage")

Es impresionante estar aquí,

en pleno golfo Pérsico,

y tener el hotel más caro del mundo,

ni más ni menos que siete estrellas.

El lujo por antonomasia.

¿Quién lo diría, cuando hace una o dos décadas

esto era un lugar de conflicto

y ahora es un lugar paradisiaco? Ya veis.

Hola. Buenos días. Hola.

Oye, qué bien encontrarnos en la playa.

Aprovechar un poco algo que tiene Dubái.

Y que yo no sabía que esto es como si estuviéramos de repente...

En el Caribe. En el Caribe, exactamente.

Es impresionante. Qué arena tan blanca.

Venid, chicos.

¡Qué bien! ¡Acción en la playita! Un poquito, ¿no?

Esto, lo único, que es también como de campo, ¿no?

Así, la típica pala de campo.

Yo en este lado. Si no, nos chocamos.

Tenemos que ponernos hasta salvavidas y todo.

Pero bueno.

De verdad, tengo que decirte, Lorena,

que no es que vayas a parecer blanca. Es que lo eres.

Lo soy. Pero bueno... Y yo no.

Pues ya no quiero estar a tu lado.

Bueno, nos ponemos el chalequito.

Pesa, ¿eh? Hombre que si pesa.

Madre mía. Encima el viento, ¿sabes?

Que me lleva la tabla hacia ti.

Hay un montón de oleaje. No quiero decir nada.

¿Te has dado cuenta que los del surf y así,

estemos en el país que estemos, siempre son iguales?

Son rubitos, guapetones...

(Beach Boys - "Surfin' USA")

¡Parece caliente y está helada!

"Oh. Nice".

"Wow".

(Continúa la música)

La experiencia ha estado muy bien. Ha sido muy divertida.

Aunque no había forma de ponernos de pie y aguantar.

Pero hemos hecho lo que hemos podido.

Oye, me encanta esta parte de Dubái, de la playa.

¿Sabes lo que me falta? Conocer el desierto.

La que no lo conoce es Alba.

Me voy a ir con ella al desierto. Te va a encantar.

Qué bien. Pues ya nos quitamos esto. Cuidado con ella.

¿Por qué? ¿Alba? Si es muy timidita,

muy buena niña. Sí, sí.

¿No? Sí. Ya verás. Luego me dirás.

(RÍE)

Vale. Pues os dejo aquí entonces

y me voy a buscarla. Venga, hasta luego. Chao.

Aunque a veces los rascacielos nos hagan olvidar

que estamos en pleno desierto, a nuestra tribu no se le olvida.

Así que ¿a qué nos vamos? A un safari por el desierto.

¡Guau! Increíble.

¿Habías estado alguna vez

en el desierto? (RÍE) Yo, jamás.

¿Habías ido en un coche que te llevase por las dunas?

No, para nada.

Pero te atreves a ello. Sí, claro.

Es que tú eres muy valiente. Hay que serlo en la vida, ¿no?

Sí, no. Quien no arriesga, no gana.

No. Por eso no me extraña que al final tengas una profesión

como es la de flamenca,

incluso teniendo en tu casa la posibilidad de quedarte.

Yo podría haberme quedado en mi estudio.

Tengo un estudio de baile.

Pero habrá que arriesgar un poquito,

conocer mundo y seguir formando.

Es una manera de seguir enseñándote a ti misma.

Estamos a punto de ver cómo cae el atardecer.

Después tenemos, además,

para seguir con el cuento de "Las mil y una noches",

danza del vientre. No me lo puedo creer.

Yo creo que tiene que ver con el flamenco

la danza del vientre. Las manos.

Las manos, como un poquito más sexi. ¡Ole, ole!

Aunque también el flamenco es sexi.

Hombre, en el flamenco hay de todo.

Como en todos los bailes. Sí.

Que se hacen para disfrutar, ¿no? Sí.

Como esto que vamos a hacer,

que es para disfrutar de la adrenalina.

¡Qué bien!

¡Ay, qué bien!

# Empieza la aventura... #

Muchacho, tú corre.

(Música árabe)

¡Ay!

(GRITAN)

Da sensación, ¿eh? Parece que te vas a meter.

(RÍE) ¡Ay!

¿Qué querías, emoción?

Me gustaría coger el coche a mí. Y a mí.

Si no pudiera ser... O un quad.

Qué guay. Un quad sí.

Pero ¿por el desierto? Claro.

A mí me gustaría aprender a conducir así y llevarlo como ellos.

Tú eres muy valiente. Te veo yo...

Me estás sorprendiendo mucho.

Y pensar que por aquí solo andaban camellos

hace poco. Bueno, tú no habías nacido. Hará 50 años.

Mira, a dos ruedas.

Sí, sí. ¡Que sí, que sí!

Con una cuerda.

Pues tampoco lo saca, ¿eh?

Es como en el Rocío.

Es verdad, no había caído. Es como el Rocío.

Esto pasará, ¿no? Claro.

Cuando la gente hace el camino. Sí.

¡Ole, ole! ¡Bien!

Ha sido increíble.

Una experiencia mágica.

Todo parece un cuento, ¿no?

Tanto al llegar y ver todo el espacio,

como el montarnos en el coche e ir por las dunas.

Que demasiado valiente he sido al decirle: "Vamos, corre".

Al final tengo una cosita... Fatiga, mareo...

Qué cosa, ¿no?

Los guantes.

Que quieres arrancar y aún no tenemos el equipo.

Es que eres una atrevida, Alba. Muchacho.

¡Las chicas al poder! ¡Choca!

¿Estás segura, Francine?

No estoy nada segura.

(RÍE)

Ahí, ahí. ¡Oh!

Ahí, dale.

No. Ah, ¿no?

¿Estás pisando el "brake"?

Dale, dale. Sin miedo, ahí. (GRITAN)

¡Sigue, síguelo!

¡No, no, síguelo!

¡La que has liado! Te ha echado la bronca a tope.

Yo pensando que eras buena niña, y eres una golfa.

Esta era la macarra que llevas dentro.

Lo has puesto a 200 por hora. ¿Te crees Fernando Alonso?

¿Yo? ¿Cómo que "yo"?

Nada, he levantado un poco de polvo.

Mira, de verdad.

Vamos a aprender la danza del vientre, que es...

Que me vas a matar con esto.

(Música árabe)

Cómo se mueve, ¿eh?

Al principio venía con nervios, con la cosa de:

"¿Cómo será?". La incertidumbre.

Y la verdad, ha sido increíble todo. Ha sido mágico.

Ali, ¿nos puedes hacer de traductor

para decirle que lo ha hecho maravillosamente

y que necesitamos su ayuda

para que toda España sepa cómo hacerlo así, pero con su arte?

¿Dónde compras la ropa? Si aquí toda la ropa es muy tapada.

Como una tienda especial donde venden cosas especiales para ella,

o las hace ella. Ah, las hace ella.

Sí, sí. ¿Y podríamos verlo?

Ah. Ah, bueno. Si es que la lleva puesta.

¡Guau!

Es maravillosa.

Es como Victoria's Secret.

(Música árabe)

(Música electrónica)

(La Roux - "Uptight Downtown")

Y el momento consumismo. Porque aquí,

"malls" y tiendas... Carísimo todo.

Siempre cae algo. No podemos ir a supermercados.

Es increíble. Ya.

Sales, ves tiendas, y como está todo lleno, nada.

(Continúa la música)

(Inaudible)

(ALBA) "Dubái, la verdad,

es bonito. Es un sitio que llama la atención

por sus edificios y por la mezcla de culturas.

Pero si te soy sincera, no es un sitio

donde me gustaría vivir".

Chicos, llega el momento del adiós.

Ha sido una maravilla estar con vosotros

estos días por Dubái.

Espero que os vaya muy bien

en los destinos a los que cada uno vais.

Y nada, muchísima suerte y que os vaya todo fenomenal.

¿Vale? Muchísimas gracias.

Vuelve cuando quieras.

Chao. Adiós. Chao.

("O mio babbino caro")

Y hasta aquí llega el programa de hoy,

en el que hemos conocido esta torre de Babel que es Dubái,

gracias a esos españoles fantásticos

con los que hemos compartido tanto el día como la noche,

tanto la tradición como la modernidad,

el desierto y el mar.

Como siempre, os esperamos el próximo programa,

en el que compartiremos más aventuras y más ilusiones.

¡Chao!

(Aziza Brahim - "Buscando la paz")

Por eso nos lo ha explicado. Porque somos un poco catetas.

Adelante y levantas.

¡Hola! ¿Qué tal? ¡Muy bien!

Tú eres Asunta, ¿no? Asun, sí.

¿Cómo? -Un, dos...

# Un, dos tres, cuatro, cinco, seis siete ocho, nueve y diez. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • De paso por Dubai

Tribus viajeras - De paso por Dubai

13 jul 2018

Francine viaja a Dubái para conocer los Emiratos Árabes a través de los ojos de nuestra tribu de paso. Con Iván visita Dubai por mar. Con Alba vive una clase de paddle surf, con Lorena un safari por el desierto. Visitan Abu Dhabi y Sarja que sorprenden por su mezcla entre tradición y modernidad.

ver más sobre "Tribus viajeras - De paso por Dubai" ver menos sobre "Tribus viajeras - De paso por Dubai"

Los últimos 14 programas de Tribus viajeras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios