Tribus viajeras La 2

Tribus viajeras

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4622668
No recomendado para menores de 7 años Tribus viajeras - Maratón en Nueva York - ver ahora
Transcripción completa

(GRITAN) ¡Eh, eh, eh, eh!

Soy la última, pero los últimos seremos los primeros.

¡Vamos, Juanma! ¡Venga, venga, Juanma!

(Tema "New York New York", de Frank Sinatra)

"Estos zapatos vagabundos

están deseando perderse por su corazón,

New York New York".

Esta sería la traducción literal

de la famosísima canción de Frank Sinatra.

Pero resulta que en las zapatillas de la tribu de los "runners"

se hace más o menos lo mismo.

Además de recorrer los 42 km de la maratón más famosa del mundo,

también quieren darle un gran bocado a esta gran manzana.

Y para eso nos hemos venido hasta aquí,

para comprobar cómo lo hacen... y si lo hacen.

¡Estamos en "New York, New York"!

(Tema "New York New York", de Frank Sinatra)

"Me declaro mujer de corredor desde hace muchísimo tiempo".

"Porque Miguel, además de maratones, ha preparado algunas otras carreras".

"Y no creo que pare".

-"He viajado por el mundo,

pero a Nueva York nunca pensé que podía llegar,

y menos a correr una maratón".

-"Me gusta descubrir cosas nuevas".

"Me gusta probar muchas cosas que no he hecho años atrás".

"Y me gusta emprender".

Buenos días, ¿qué tal? Buenas, ¿qué tal?

Bienvenidos a Nueva York. Gracias.

Muy bien, María.

-Hola, ¿qué tal?

Manuel.

-Buenos días.

Y Juanma. ¿Qué tal?

¿Preparados para lo que nos espera y comernos la Gran Manzana?

-Bueno, a dar unas vueltas.

Oye, ¿y hoy qué vamos a hacer?

-Hoy vamos a la feria del corredor, a por el dorsal.

Y a hacer algo de compras, a lo mejor.

Vale. ¿Me aceptáis como animal de compañía?

Claro que sí. Vale.

Pues dirigidme.

¿Para allá o para allá? Para allá.

Para allá, venga. Para abajo. Vamos.

Ahí hay una parada de bus.

Lo típico de las películas. (RÍE) A ver...

¡Ah!

(RÍE)

¿Te empujo?

¿Cuántos veníamos? "Numerarse".

Faltan dos. Sí, faltan dos.

¿Y dónde se han metido? -Esto es tan grande...

-Para encontrarlos aquí..., madre mía.

Ay, dios mío. -Creo que vienen, ahí.

¿Dónde? No los veo. -Ahí, ahí.

-Míralos. -Ellos dos.

-Ahí vienen. Pero ¡bueno!

¿Qué pasa? -Perdón.

¿Sabías dónde estábamos? Sí.

Pensaba que os habías perdido.

-No. Os hemos seguido con la mirada. -Hay tiempo.

Vámonos a conseguir el dorsal, a ver si al final no corremos.

Venga, vamos. Iremos corriendo.

Mira, mira, si es que está la manada de...

De la cantidad de gente que hay de maratón.

Se coge el dorsal, pero una de las cosas

que se tendrá que hacer antes de empezar la carrera es entrenar.

¿O ya no se entrena? Creo que ya depende de cada uno.

Mañana, sábado, antes de la carrera, sí que quiero correr un poco.

Para desperezar las piernas después de todo el viaje

y todos estos días de turismo que llevamos por aquí.

Pero algo muy suave.

Y poco más.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Oye, María, lo que se me ocurre

es que, cuando se vayan los chicos a entrenar,

nos vamos nosotras de compras.

¿Qué tenías pensado hacer mientras entrena?

-Ir de compras, ver algún museo... Algo, ¿no?

Ah, ¿también museo? ¿Nos va a dar tiempo?

-María es muy de compras. Lo has dicho con retintín.

Quiere quedar bien. Es más de compras que de museos.

Está haciéndose la maratón por anticipado.

Juanma, me meto en medio para ver cómo se coge un dorsal.

Me han puesto de los primeros. Empezamos con el uno...

En el segundo estoy.

¿Eso es bueno o malo? Bueno, salimos delante.

¿Sí? Vas a hacer de liebre a todos los que vengan detrás.

Aquí está la élite, digamos. ¡Ah!

Los maratonianos de verdad. Ah, mírale.

Donde corren los keniatas.

Vale, desde el 100 al 1999.

Tú tienes el 2778.

Está bastante bien, ¿no? Deseando ponérmelo aquí ya.

No me digas que no tienes preparada ninguna camiseta especial.

Sí, por ahí va la sorpresa, por la camiseta.

Ah, ¿de qué color va a ser?

Blanca y con un diseño especial.

Un poco de esta ciudad y un poco de la que vengo, de Huelva.

O sea, te vas a poner un escotazo y por detrás...

Por detrás y por delante.

Vamos a ver si encontramos por aquí algo mejor,

porque me estás asustando con la camiseta que te vas a poner.

El momento de recoger los dorsales es un momento muy...

Para el corredor empieza el modo maratón, ¿vale?

Ya se empieza a sentir, el corazón empieza a palpitar más rápidamente.

-Después de haber corrido varias carreras,

llega un momento que no miras el número.

Sí, en las primeras carreras

era en plan: "¿Qué número llevo? Voy a memorizarlo por si acaso".

-"Run, run, run!".

Hay que recoger la camiseta, ¿y qué más?

-Y ya. -Solo recogerla.

Pero tú tenías curiosidad por entrar aquí.

¿Qué quieres ver?

Porque aquí tienen todas las novedades.

Es el paraíso del "runner".

La ropa de aquí es exclusiva.

Cuando termine la maratón, va con su fecha y con su año.

Ah, que es como si fuera un suvenir.

Qué mona.

A ver, ¿cuánto?

12.

Un poquito caro, ¿no?

A ver si nos sale más barata la botellita.

Qué bonita es la botella, esta me encanta.

Pero ¡bueno! ¿30?

Es demasiado, ¿no?

¿Qué hago? ¿Me doy el capricho o no me doy el capricho?

¿Cuál es la oficial? La oficial de la maratón es esta.

¿Y por qué? ¿Qué diferencia...? Porque lo pone aquí.

Ah. "New York City".

¿Y por qué eliges estas en vez de estas

o, por ejemplo, estas que yo llevo?

¿Qué tienen las tuyas que te hayan convencido?

Lo fundamental es tu peso... El peso.

El peso y la amortiguación.

En función del peso,

debes comprarte unas zapatillas u otras.

Estas, por ejemplo, igual aguantan hasta 75 kg.

Si pesas 80, las descartamos.

Ah... Que pesas...

Y va en función de la amortiguación.

Las que aguantan más peso, esto es más grueso o menos grueso.

Nunca me han preguntado cuánto peso para comprarme unas zapatillas.

¿Será que lo he hecho mal toda la vida

y he tenido que venir a Nueva York a enterarme de cómo se hace?

¿Dónde habéis cogido el dorsal?

¿Al principio de la cola o al final?

Para saber si sois buenos o malos. Bueno, yo tengo el dos.

O sea, eres bueno. Regular, pero...

-Yo el 12 000, así que imagínate.

Bueno, pues nos veremos en la carrera.

-Fenomenal. Chao. O por Nueva York,

que ya sebes que es una manzana pequeña.

-En la cena nos vemos. Venga, hasta luego.

Nuestros protagonistas ya han recogido sus dorsales

en este paraíso del corredor.

Con ello, podrán pertenecer a esa tribu de más de 50 000 atletas

que van a recorrer la ciudad en este maratón.

Por cierto, este dorsal es personal e intransferible.

No puede ni cambiarse, ni regalarse ni prestarse.

Porque, si no, pueden recibir duros castigos.

Pero nosotros somos más de premiar que de castigar.

Así que vamos a compartir una estupenda experiencia

con uno de nuestros protagonistas.

¿De qué se tratará?

¡Ah!

¿Qué tal es este sitio? Es chulo, ¿no?

Sí. Joé.

Yo creo que este es un jugador de baloncesto, ¿no?

Es muy chulo el sitio este, me encanta.

Nos tomamos un cafetito aquí, ¿no?

Después de haber cogido el dorsal... Es un sitio...

¿Y estos? Estos son... ¡Uy! Perdonad, ¿sois españoles?

(TODOS) Sí.

¿También habéis venido a correr la maratón?

-También. Madre mía, cuántos sois.

¿De dónde venís? -De todos lados.

De Huelva, de Sevilla...

¡De Huelva! ¡Mira, compatriota!

De Barcelona.

Pues que disfrutéis de la comida y que se os dé bien la cerrara.

Y, por favor, quedad por detrás de Juanma.

-Muy bien. Que viene con mucha ilusión.

-Suerte. Suerte.

Hasta luego.

Qué gracia. Si es que Nueva York está lleno de españoles.

¿Te has dado cuenta? El mundo es un pañuelo.

Vamos a conocerte un poco, ¿no, Juanma?

Venga, vale.

¿Desde cuándo eres tú maratoniano?

Yo soy maratoniano desde el año 2015.

Dejé de fumar y empecé a correr.

¡Anda! Fue también un poco...

Y hasta la fecha me ha ido bien.

Cuéntanos, tú eres de Huelva.

Tienes un amor de tu vida. (ASIENTE)

¿Y quién es ella? Háblanos de ella.

El amor de mi vida se llama María José.

La conocí ya hace bastantes años.

Ella tenía 14 años para 15, y yo 17 para 18.

Y empezamos, empezamos, empezamos y seguimos, y seguimos y seguimos.

Y nos llevamos como 15 para 16 años de novios.

Y llegó la hora de casarnos... y nos casamos.

Y el motivo de este viaje es porque hacemos 10 años de casados

el próximo 8 de diciembre.

Es nuestro décimo aniversario de boda y decidimos venir a Nueva York.

Y ya dije: "Venimos y hacemos el viaje de décimo aniversario

y corremos la maratón".

¿Y María José corre?

María José no corre.

O sea, no es importante para un maratoniano

tener una pareja que le acompañe en su afición.

Ella me suele... Suelo decir: "Voy a esta carrera".

A veces dice: "Voy contigo".

Otras, que tiene otra prioridad, me dice: "No voy".

¿Y cómo se siente un andaluz, uno del sur, aquí, en esta ciudad,

en la Gran Manzana, rodeado de rascacielos?

¿Cómo te sientes?

La verdad, me siento extraño.

No te voy a mentir. Ah, ¿sí?

Sí, no te voy a decir que no.

Me siento un poco extraño porque yo vengo...

He viajado, he viajado por el mundo,

pero nunca pensé que podría llegar a Nueva York,

y menos a correr una maratón.

¿Eres la persona que tú te imaginabas que serías?

Soy... He trabajado en varias facetas de mi vida en distintos trabajos.

Y llevo ya dos años trabajando de mecánico en una fundición,

en Atlantic Copper, en Huelva,

en la zona de Mantenimiento. Y estoy muy contento.

Creo que este ya sí que va a ser mi trabajo...

Para toda la vida. Sí.

(Música)

Esto también es un "business".

Esto de las carreras. Hombre, eso es lo primero.

Todo en el mundo es un negocio.

Por ejemplo, el dorsal del maratón de Nueva York.

Yo he pagado 530 dólares.

Y somos 50 000 corredores.

Un piquito bueno, con eso paso fin de mes.

Imagínate. (RÍE)

Pero te digo más, hace cuatro años estaba en 75 .

Es que de tres años para acá esto se ha disparado.

Esto ha ido al infinito.

¿Brindamos con el café?

Brindamos con el café. Por la maratón del domingo.

Es ella, ¿no? Hola. Encantada.

Oye, no eres muy fotogénico.

¿No? Estás mejor en persona.

Yo te quiero dar una sorpresa.

Quiero que cierres los ojos, estamos cerca de la sorpresa.

Pero me das la mano.

Venga, vale, te llevo de la mano.

"De pequeño, yo quería ser futbolista o piloto de helicópteros".

"En ningún momento sospeché de nada".

Quedamos para comer, a partir de ahí se empezó a fraguar la sorpresa.

Y al final acabé con los ojos cerrados

"hasta que llegué allí".

Va siendo hora de que puedas abrir los ojos...

y ver... ¡que nos vamos a montar en un helicóptero

para conocer Nueva York desde el aire!

¡Gracias! -(AMBOS RÍEN)

Yo sé que este beso en realidad se lo querrías dar tú a tu mujer.

Porque cumplir un sueño que tienes desde chiquitito...

Pero no vamos a hablar más.

Vamos para allá.

A ver Nueva York desde los cielos.

"Nueva York desde el aire y de noche es espectacular".

"No tiene otra palabra".

"No se puede contar en cuatro palabras ni en cinco".

"Es una experiencia que hay que vivirla".

(Música animada)

Qué majos los de las tribus de los "runners".

Me han hecho levantarme a las 7.00.

Hace un frío que pela aquí, en Nueva York.

Nos vamos a correr a Central Park para entrar en calor.

Bueno, a ver qué tal se da el día, ¿eh?

Buenas. -Muy buenas.

Te vienes para arriba. Me voy, me voy, me voy.

-(GRITAN) -¡Esa chica!

-¡Esa chica!

(Vítores)

¡Qué horitas son estas de salir de casa!

Son más bien de llegar, aquí, en Nueva York.

Si son las 12.00. Sí, claro, las 12.00.

Bueno, ¿a correr ya un poquito? -Venga, ya toca.

Voy la última, pero los últimos seremos los primeros.

¡Vamos, vamos! -¡Vamos!

(GRITAN) ¡Eh, eh, eh, eh!

En el primer maratón solo se daban vueltas a Central Park,

en 1970. -Son 10 km.

Qué horror, qué mareo. Hasta hacer 42 km...

-Son 10 km. -Sí.

Un poco de estiramientos para la vuelta a la calma.

Sí. -Venga.

-Nos damos la mano y hacemos un coro.

Mantengo el equilibrio.

(RÍE)

Eso es. Y hacia el otro lado.

¿Habéis visualizado la carrera?

Si no visualizamos, aunque entrenemos,

mañana nos puede pasar algo. Y la cerveza de después también.

Muy bien.

¿Qué hacéis aquí, con lo caro que es?

Porque esto es un pastón.

A ver, ¿cuánto habéis ahorrado para poder venir?

Unos mil euros. -Ha sido un regalo para mi señora,

por su cumpleaños.

-Me lo han regalado mis padres. Ah, qué majos.

He hecho 40 años y me lo han regalado.

¿Me quieren adoptar? Seguramente.

(RÍE)

¿Y todos vais a correr mañana?

Sí. ¿Y tú vas a acabar la carrera?

¿Cuántos maratones llevas? 14.

Ah, ¿sí? Pensaba que me ibas a decir uno o ninguno.

No, 14. Esta es mi primera vez en Nueva York, pero llevo 14.

¿Qué os pasa por la cabeza

si sabéis que os vais a poner malos de alguna parte del cuerpo,

y seguís corriendo? Si probaras, te enganchas.

-Esto engancha. -La satisfacción, el disfrute,

lo que te cambia la vida. Es una forma de vivir.

Correr es una forma de vida. ¿Y vosotros?

La tuya es la primera. Yo, 15.

Ella, 15. Tú, 15.

La tuya es la primera.

Y te está preparando él, ¿no? -Sí, y muy bien.

¿Y cuántos kilómetros has hecho de máximo?

30. Bueno, pues estás ya casi.

Bueno, pero ahí te has quedado en el "muro".

-En el muro. -No, no, lo ha pasado.

-En el muro de 35.

El muro, ¿cuánto es? En el 35.

Dicen, eso es para cada persona. -El muro a cada uno le da...

Cuando dicen lo del "muro" es que se para

y ya no puedes... Hay un cambio.

-Es un bajón que te da el cuerpo... La cabeza, ¿no?

-La cabeza, las rodillas, todo. (RÍE) -Un cambio a nivel físico.

Si eres fuerte de aquí, no hay problema.

Pero, aunque te dé, ¿tú puedes parar y acabar esos kilómetros andando?

Y aunque sea a gatas. ¿A gatas?

Yo he terminado con un menisco roto. -La de Valencia.

-Me rompí el menisco en el 21 y la terminé en el 42.

-Es que con los zapatos esos que llevas...

-Porque yo tengo callos, tengo los pies muy feos.

¿Por qué corres con eso

y no con las zapatillas de todos los demás?

Que somos los guais. -Claro.

La diferencia... ¿Me dejas una zapatilla de esas?

La diferencia es que cuando yo corro con esta zapatilla

mi posición anatómica no es correcta.

Aquí está más elevado el talón que la punta.

Cuando yo elevo el talón, mi rodilla tiende a ir hacia delante

y mi cadera tiende a hacer una retroversión

para contrarrestar esa rodilla.

Es mínimo, pero al final pasa.

Y la columna va hacia delante

para contrarrestar esa cadera que va hacia atrás.

-Ahora yo, como técnico en zapatillas,

que llevo 30 años corriendo, yo te voy a rebatir una postura.

Cuando hay una persona que tiene un centímetro de cadera

más alta que otra, ¿qué le pasa?

¿Qué le hacemos a esa persona?

-Al final... -Dime, dime.

¿Qué le hacemos? -Como el cuerpo es tan sabio,

lo que hace es contrarrestar ese movimiento

con los músculos de nuestro cuerpo. -Imposible.

-Cuando tú corres con unas zapatillas blanditas,

esas zapatillas, si eres...

-Pronador o supinador, sí. -pronador o supinador,

lo que haces es lijarlas, ¿verdad?

Si tú corres al nivel del suelo, el suelo no lo vas a lijar.

Pues eso es lo que pasa si tienes un lado de la cadera más elevada,

que los músculos tienden a estirar un poco más la cadera.

Y, cuando pisas natural, contrarrestar ese movimiento...

-Imposible.

Tu teoría me convence para chavales jóvenes

y gente que corre con mucho..., a un ritmo rápido.

Estos todavía seguirán corriendo por Central Park, ¿no?

Sí. Aprovechamos y nos vamos por ahí.

Qué vientazo se ha levantado. A ver si mañana tienen suerte.

Anunciaban tormenta.

Conoces bien la ciudad. ¿Desde cuándo llevas viniendo?

La primera vez que estuve en Nueva York tenía 13 años.

Ah, ¿y cómo viniste con 13 años?

Vinimos con un intercambio del colegio.

Estuvimos en Massachusetts uno o dos meses de intercambio

en un instituto. Ajá.

Y, claro, totalmente diferente lo que era Estados Unidos

con lo que era España.

Ahora ya todo es más igual, más uniforme.

No tenemos estos edificios en Zaragoza,

pero es todo más uniforme.

Seguimos sin tener estos carros,

como el que acaba de pasar, tan bonitos, ¿no? Estos carruajes.

Eso estaría muy bien.

Y estos edificios. ¡Fíjate, qué maravilla!

Tiffany, ¡buah! Este es uno de los emblemas de esta ciudad.

Nueva York me parece una ciudad que, cada vez que vienes,

porque ya he estado alguna vez más, cambia, está en pleno movimiento.

Me parece precioso.

Anda, mira, la Trump Tower.

Aquí es donde vive Donald Trump.

Ya ves la seguridad que tienen aquí.

Bueno, sí, sí.

"Hi, good morning".

Qué majos, ¿no?

Te saludan los guardias de seguridad.

Van armados hasta los dientes.

Pero, bueno, muy majos. Cualquiera lo diría, ¿eh?

Creo que en Nueva York no quieren mucho a Trump.

Ya, ya, no me extraña, qué quieres que te diga.

¿Siempre has vivido en Zaragoza?

¿Eres de allí? Siempre.

He nacido allí, he vivido allí, he trabajado allí, he estudiado allí.

Y ahora estás criando allí a tres chavalines.

Cuéntame un poco cómo es tu familia.

Tengo tres niños; de cinco, de tres y una de un año.

Son dos niñas y un niño. Pero tan jovencita...

Supongo que todo el mundo te dirá que qué locura, ¿no?

Ser tan joven y... Es una divertida locura.

(RÍE) Sí.

Ser madre de familia numerosa.

Cuéntame cómo es la vida de la mujer de un "runner".

Al final creo que nos combinamos bien.

Porque cuando le toca a Miguel irse a correr

es cuando los niños están dormidos.

Es cuando sale a correr, de noche.

Entonces, creo que nos combinamos bastante bien.

¿Y tú no corres? No, yo no corro.

No, hemos hecho algún amago, pero no ha resultado.

Alguna vez he intentado correr, pero no creo que lo consiga nunca.

Siempre me impresiona el tamaño de las tiendas.

Y lo que deben pagar de alquiler. (RÍE)

Si es cara una casa, lo que costará el alquiler de una tienda...

Oye, ¿nos lo probamos?

Yo tengo un frío... Estoy dispuesta a ponerme todo.

El abrigo, el chalequito...

Hay cosas monas, ¿eh? Sí, sí, señor.

A ver, ¿dónde está lo de chicas?

Parece que te conoces la tienda mejor que...

No, no he estado. ¿No?

Bueno, ¿qué? ¿Más barato en Nueva York o por Internet?

No se dice, pero yo creo que igual un poco más barato.

Un poco más aquí.

Pero no sabíamos que íbamos a venir aquí.

Si me lo llevo,

estoy haciendo buena compra. Sí.

¿Te voy a picar o qué? No, no pasa nada.

¿Me dejas que vaya más barato

y que vayamos iguales? Te dejo.

Eso, estoy viendo que no hay mucho. No nos hemos llevado nada.

Total, se puede comprar por Internet...

No nos vamos a ir cargados.

-¡Qué sorpresa!

¿Qué pasa?

¿Qué tal? Nosotras...

Vosotros, en las tiendas de chicos.

Y nosotras, saliendo de Victoria's Secret.

Nosotros vamos al Rockefeller Center.

Hala, seguid consumiendo, consumistas.

Ahí os quedáis. Hasta luego.

Hasta luego. -Hasta luego.

¿Has visto? Si es que Nueva York es un pueblo.

Sí. Nos quedamos cuatro días más...

Y conocemos a todos.

¡Guau!

¡Hala!

¡Qué chulo! ¿Eh, María?

La vista es chulísima.

La visita "Top of The Rock" me parece una vista de Manhattan

que nunca me cansaría de verla.

Al final, nada, no nos llevamos ni una maldita bolsa.

No hemos comprado nada.

Miguel va a estar encantado.

Por lo menos te voy a invitar

a tomarte algo típicamente neoyorquino.

¿Qué te apetece más, una "bretzel" o una "hamburger"?

"Hamburger" no, un perrito caliente.

¿Un perrito caliente? Venga, vale.

Muy buenas. (ENTRE DIENTES) Mira cómo...

¡Nos has pillado!

Ya, ya veo. Pero ¡tú no puedes!

Tú tienes que correr. Pero algo tengo que comer.

¿Qué habéis hecho? -Pues no hemos gastado nada.

Ni un duro. -Ah, ¿no?

Os ibais al teatro, ¿no?

Bueno, al teatro, a un musical. Vale.

Nada, yo sigo a lo mío, ¿eh?

Venga, hasta luego. Adiós. -Hasta luego.

Hasta luego.

(Silbido)

¿Francine?

¡Qué sorpresa!

¿Otra vez? ¿Te has dado cuenta de lo que te he dicho?

Nueva York es un pañuelo.

El mundo es un pañuelo, es verdad.

¿Cómo estás? Estupendamente.

Disfrutando del arte.

Acompáñame,

así conocemos la galería, ¿no? Por supuesto.

¿Cómo decidiste venirte a este viaje?

Como es la maratón por excelencia, dije: "Es ahora o nunca".

Con lo jovencito que eres,

no sé si encajas muy bien en tu entorno.

Porque tú eres de Alicante,

y sabemos que en Alicante lo que más abunda es la fiesta.

Sí. (RÍE) Es verdad, es verdad.

Pero siempre se puede compaginar la salud, el fitness, el deporte

con salir con los amigos a tomar algo,

a cenar con la familia...

Eso no es problema. No es problema nunca.

Sí, porque cuéntame un poco cómo es tu vida.

Mira, yo soy entrenador personal.

He estado dos años gestionando un gimnasio en Orihuela.

Anda, en Orihuela, pues si de ahí es mi familia.

¿Sí, verdad?

Muy cerquita, Bigastro. Ah, genial. Sí, lo conozco.

Y dije: "Voy a dedicarme más al mundo del fitness".

Pero exclusivo, ¿no?

Entonces, ahora llevo entrenos personales,

con muchos clientes,

y otros proyectos, como el doctorado en la universidad.

¿Qué carrera tienes? Yo tengo CAP.

Luego tengo el Máster de Investigación de Salud.

Y ahora estoy especializándome en el doctorado,

con el proyecto de una silla.

Cuando te sientas, el material es inestable.

Eso te produce una actividad física...

Estás todo el rato haciendo abdominales.

Sí. Además, la mente trabaja más cuando estás sentado en esa silla

que cuando estás sentado en una silla normal

con respaldo y reposabrazos.

(Silbido)

Me gustaría saber un poco de tu familia.

Mis padres eran mercaderes.

Desde pequeño, he trabajado con ellos.

¿Qué es "mercaderes"? Que vendían fruta.

¡Anda! En mercados ambulantes.

Todos los sábados del mundo tenía que ir a trabajar.

Entonces eso, quieras o no,

te van inculcando ese modo de vida, de trabajo,

y de que nos tenemos que ganar las cosas por nosotros mismos.

Oye, una vez que cumplas tu reto de correr la maratón de Nueva York,

¿qué reto deportivo te va a quedar?

Yo me estuve planteando hace unos meses correr...,

bueno, montar en bici en una carrera, que es la Transpirenaica.

Que es cruzar los Pirineos, desde Barcelona hasta Hondarribia.

Pues ya te digo que ahí no me esperes.

¿No, verdad? No. A Nueva York, sí, pero ahí..

Me tiene fascinada esta galería. Superbonita.

Por ejemplo, ¿cuál es la que más te gusta de estas obras?

Esta me llama mucho la atención. A mí esta.

Mira, 18 800 dólares. Y ya está vendida.

En fin... Y esta artista también me fascina.

Son Los Beatles. ¿Cuánto constará?

Ah, son Los Beatles. Sí.

A ver cuánto cuesta esta.

¡Madre mía, cuesta como una casa en Orihuela!

Sí, ¿verdad? Vámonos, antes de que se rompa algo

y nos lo quieran encasquetar.

(RÍE)

(Música)

Es la primera vez que vengo a Nueva York.

¿Y qué se siente en la Gran Manzana?

Creo que se queda todo demasiado grande.

Porque esta ciudad crece hacia arriba.

Sabemos que Manhattan es una isla.

Y es una ciudad que, cuando crece, crece enormemente hacia arriba.

Miras hacia arriba y ves rascacielos.

Hola, gaviota.

No te veo muy impresionado con Nueva York, ¿eh?

Es que he viajado ya bastante.

Ya, pero Nueva York es una ciudad muy diferente.

Sí que estoy impresionado,

lo que pasa es que no te lo transmito.

(SERIO) Pero estoy superimpresionado. (RÍE)

(JUAN MANUEL) "En la última maratón nos fuimos a cenar a una pizzería".

"Nos sentamos todos y empezaron a pedir las bebidas".

"Agua, agua, agua..."

"Me dicen: '¿Qué quieres tomar?'. Digo: 'Una copa de vino'".

"Mañana corro, pero hoy me voy a tomar una. No pasa nada".

Bueno, pues en el restaurante dejo a los "runners"

cumpliendo la tradición:

la cena de confraternización antes de la carrera.

Esa carrera mítica por la que muchos llevan soñando toda su vida.

A ver qué tal mañana.

La mayor la he corrido 10 veces.

Esta sería la once.

-Vamos. -Vamos.

-Esta es mi primera vez y estoy ya que no puedo.

# Con mi burra, # despacito y al compás

# voy a acabar la maratón. # ¡Hale!

# Con mis compadres, # aquí, en Nueva York,

# voy a acabar la maratón.

# Hele. # ¡Ey! #

-¡Vamos! ¡Qué arte tienes! ¡Qué arte tienes!

-No he dormido nada.

Nada, pero me encuentro bien.

Creo que estaba descansada de estos días.

Y no he dormido..., creo que es por emoción,

creo que no es por nervios.

-El nuevo está como está. Claro, si fuera inmediato, quizá.

Pero sabes que no, que llegas

y es como una hora y media más todavía de espera

hasta que llegue el momento. Así que con ganas ya de correr.

-¿Cuántas maratones has corrido en toda tu vida?

-He hecho 70. -¡70 maratones!

-70 maratones.

Hoy sería la 71.

-Aquí van de todo tipo.

Gente que ya ha hecho varios maratones de Nueva York,

gente que es primeriza,

que hace su primer maratón,

y gente que ya tiene más experiencia en maratones.

Hay que salir despacito,

disfrutando de la carrera.

Haciéndote fotos,

parando en avituallamientos...

Y, sobre todo, disfrutar de la carrera.

Que tengáis mucha suerte

y que lo paséis muy bien en la carrera.

-¡Venga!

(Vítores)

"New York City Marathon".

La maratón más importante del mundo para los atletas populares.

¡Ole!

-Bueno, la suerte está echada ya, chicos.

¡Hay un ambientazo tremendo!

-(ININTELIGIBLE)

-¡A darlo todo! -¡Suerte! ¡A por ellos!

-Un poquito de nervios,

como se suelen tener antes de las carreras,

que es lo que te incita a activarte un poco.

Empezamos, Maratón de Nueva York 2017.

Preparados, listos, ¡ya!

-Bueno, aquí empieza todo.

¡Vamos, vamos, arriba!

¡Vamos!

-Esto es un hervidero. Esto es un espectáculo.

¡Impresionante salida!

Aquí vamos...

los miles y miles de corredores por el puente...

¡Uh!

-Esto tiene pinta de ser bastante duro.

El ritmo no es el que esperaba.

Pero, vamos, viendo esto no me importa.

(MARÍA) "Miguel, además de maratones ha preparado algunas otras carreras,

y no creo que pare".

-¡Ahí va! -¡Vamos!

Bien, bien.

(Música de percusión)

(Vítores)

No nos lo podemos saltar.

Es importante, en el avituallamiento, parar un poco y beber.

Y luego seguimos, esto es muy largo.

-¡Vamos por el precalentamiento! Nos queda poquito.

Nos queda poquito.

¿Qué tal te sientes? Muy bien, genial, con ánimos.

Voy a ver si termino...

Un poquito más, poco a poco. ¡Mucha suerte!

-Todo muy bien. Todo perfecto.

El día, fenomenal. No hemos pasado frío,

ahora un poquito.

Pero viene fenómeno, hace mucha humedad,

hace calor para correr.

(JALEAN)

(Vítores)

-Desesperante.

-¡Eh! ¡Hola! -¿Qué pasa, qué tal?

¡Esto es brutal, "Tribus viajeras"!

¡Brutal, brutal!

¿Todo bien? ¡Bien, por España!

-¡Ánimo!

Ya queda menos.

Vamos, arriba.

¡Vamos!

¡Ángel!

¿Cómo vas?

-Venga, cariño, tranquilo. -Voy, voy.

-Venga... -¡Venga, ánimo!

¿Cómo has visto a tu marido?

Te veo un poco preocupada. -Bueno...

¿Crees que acabará la carrera? A ver...

Esperemos.

Es su ilusión.

-A una semana o dos semanas le ha pegado una ciática.

Dice que lo iba a hacer andando. Digo: "Vamos mal".

Vamos mal.

Es una pena.

El otro día, cuando recogía el dorsal,

estaba llorando.

Pobre.

Es que estás entrenando durante todo un año, es un esfuerzo.

Y que en una semana...

Al final, pues sí, te da mucho coraje.

-¡Vamos, España!

-¡Vamos! -¡Vamos!

-(GRITA) -¡Venga, esa España!

# ¡Esa España, esa España es, es! #

-¡Ánimo, chicos!

-¡Vamos, España! ¡Vamos!

(JUAN MANUEL) "Uno corre consigo mismo".

"Entonces, yo me exigiría a mí mismo".

"Al maratón no le exijo nada, el maratón está ahí".

(MANUEL) "A partir del kilómetro 20, tuve que llorar".

"Tuve que llorar, sin poder contenerme".

"Tuve que llamar a mi hermano

para poder coger algo de fuerzas desde España

y poder acabar la maratón".

Bueno, 20 km, 21.

13 millas.

Y vamos acabando...

Disfrutando... por la mitad del recorrido.

Poquito a poco.

Paso a paso.

(JUAN MANUEL) Aquí está el kilómetro mágico.

Por mi reloj, kilómetro 21, como podéis ver.

"El ambiente de la maratón de Nueva York es espectacular

a cada curva, a cada rincón, a cada esquina".

"Vamos, por todas partes".

-¡España!

(Vítores)

-Esta es una de las zonas donde no hay público,

de los 24 kilómetros que llevamos.

El resto es una pasada.

Lo que dicen de que hay un millón de personas animando,

doy fe de ello.

"Creo que es una maratón...".

"Una de las cosas que la hace más chula

es toda esa gente animando".

-Kilómetro 35,5.

Últimos kilómetros.

¡Uh!

(Vítores)

¡Uh!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Vamos!

-¡España! -¡Vamos!

¡Vamos!

(Vítores)

¿A quiénes animáis? A su papi y a su tío.

Ah, están corriendo.

¿Y vosotras no os habéis animado? Por la niña, ya sabes.

Que los veáis bien, mucha suerte. Gracias.

Que aparezcan bien, sanos y salvos.

-Gracias.

Ellas son un ejemplo de todos los miles y miles

y hasta millones de seguidores de estos atletas,

que son unos monstruos,

que llevan corriendo desde muy temprano en la mañana.

Como nuestro Juan Manuel, nuestro Manuel, nuestro Miguel...,

todo ese grupo de Marathinez,

que se han echado a las calles de Nueva York

y que están muy cerquita de la meta.

Estamos ya en Central Park.

Quedan los últimos kilómetros.

Es lo más duro, han atravesado ya el "muro".

Y ahora solo tienen ganas de llegar hasta el final

y poder abrazar a sus familiares,

diciendo: "Yes, I do it!", "¡sí, lo hice!".

¡Te quiero, campeón! -Te quiero.

(Vítores)

"Come on! Come on! Come on!".

¡Queda poco!

¡Venga! ¡Ahí, hombre!

"Go, go, go! Just 2 km!".

¡Es una auténtica pasada!

Me he rajado,

pero me parece que el año que viene me vais a ver aquí.

¡Vamos, Zaragoza! ¡Epa!

Esta es la aplicación que nos permite saber

dónde está el primero de nuestros protagonistas.

Juan Manuel va en primera posición, de los españoles.

Fijaos, acaba de entrar en el parque.

Así que, afortunadamente, dentro de poquito

nos vamos a encontrar con él.

(MANUEL) "A un corredor, a lo largo de 42 km,

le da tiempo a pensar de todo".

"Y realmente piensas de todo".

¡Vamos, Juanma! ¡Venga, venga, Juanma!

(GRITA)

¡Vamos!

Ya llegamos, ya llegamos. Ha sido entretenido.

¡Venga, Manuel! ¡Dale! Pero ya llegamos.

"Aunque sea una de las maratones más bonitas e importantes

que existen en el mundo, no piensas: 'Me he metido en un berenjenal'".

"Simplemente, lo afrontas como una competición más

e intentas disfrutarla al máximo".

-¡Vamos, que me queda un kilómetro y estoy ahí ya!

¡Nueva York, conseguido!

¡Arriba España!

-Con ganas de llegar ya.

-¡Vamos, ánimo! -No queda nada.

-Solo quedan metros. Solo quedan metros.

He sufrido un poco con el cuádriceps.

He tenido que parar varias veces a estirar

y a que me dieran un pequeño masaje.

Estoy muy feliz... de estar a solo 100 metros de meta.

¿Qué tal los pies? Los pies, genial.

Son los que más han disfrutado.

Los pies son lo mejor. ¡Venga, disfruta de la meta!

Termino ya, termino ya. ¡Chao!

-Momento meta.

Momento feliz... por haber terminado.

¡Lo has logrado! ¡Esto es lo más grande de la vida!

¡Ay, madre mía! Llegas el primero del grupo, ¿eh?

"Oh, my God! Oh, my God!".

Es mucho menos tiempo del que pensabas.

Esta era tu sorpresa. ¡Ay, me encanta! ¡Me encanta!

¡Qué bonito!

La ciudad de la que vengo y la Estatua de la Libertad.

Maravilloso.

Maravilloso.

-Que la maratón de Nueva York 2017 está en mi bolsillo.

"Thank you!".

-Maratón 2017 de Nueva York, terminada.

-De los mejores. Aquí está ya.

Misión cumplida:

todos nuestros "runners" han llegado a la meta.

Así que solo nos queda disfrutar

de lo que la Gran Manzana nos pueda deparar.

Paro un taxi.

¡Taxi!

Pero ¡bueno! ¡Si es un Hummer!

Vamos a ver qué nos depara la noche.

Qué solita estoy.

Pero enseguida vamos a tener a todos nuestros atletas aquí dentro,

en el Hummer.

¡A ver qué se cuece por Manhattan!

Ahora, para unos campeones

que han terminado la maratón como Dios manda,

una noche de campeones.

¡Venga, al Hummer todos!

¿Cuántos cabemos? Tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve...

¿Cuántas veces has montado en una limusina?

Una vez.

Para adelante.

¡Vámonos a disfrutar de la noche de Manhattan!

(RÍEN)

Sois unos campeones.

Acabar los 42 kilómetros con 200 metros, si no me equivoco...

195, que son los que más fastidian. ¿Sí? Los 195 ya...

-Son los de corazón. Son los que se corren con corazón.

Yo me he emocionado mucho al veros.

No sé si vosotros también sentís esa emoción.

He llegado a llorar, ¿eh?

Y tenemos la suerte de tener en esta limusina

a esta superestrella del flamenco.

Estoy tan orgullosa...

Qué suerte tenemos en "Tribus viajeras".

Gracias. Tú no eres "runner",

pero ¿qué haces aquí?

¿Por qué te has metido en este club de gente rara?

Estoy de acompañante.

A mí me viene como anillo al dedo, me he enamorado de esta ciudad.

Vengo a acompañarlos,

vengo de turista a disfrutarla cada año.

No puedo desaprovechar la ocasión

para pedirte que nos cantes un poco. Vale.

Algo que te sugiera Nueva York. ¿Con qué pegarías tú Nueva York?

Sí, hacemos "La aurora de Nueva York", de Enrique Morente.

Ole, ole, por Morente. Ole. Por Morente.

Vamos a ver. Vamos.

# La aurora de Nueva York tiene

# cuatro columnas de cieno.

# La aurora de Nueva York gime

# por las inmensas escaleras. #

Que sí, que lo habéis conseguido.

Que os habéis llevado el gato al agua.

¡Por vosotros! El año que viene, otra vez.

Una lástima, pero ya tenemos que despedirnos de Nueva York.

Gracias a la tribu de los "runners" hemos podido conocer la ciudad

de una manera diferente,

como solamente se puede conocer gracias a la maratón.

Con nuestra tribu hemos reído, hemos llorado

y con ellos también hemos sufrido.

Y hasta aquí ha llegado nuestro programa.

Os esperamos, porque traeremos nuevas aventuras

y nuevas ilusiones con una nueva tribu.

Chao.

Por aquí, ¿vale? ¿Y ahora adónde va?

¿Adónde va?

¿Tengo que decir que sí o que no?

Espera. No, debes decir la verdad.

(RÍEN)

(TODOS) ¡Ole!

-¡Que viva España, hombre! -¡Ole!

(RÍE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Maratón en Nueva York

Tribus viajeras - Maratón en Nueva York

03 jun 2018

En esta ocasión, Francine y el equipo viajan a Nueva York, la ciudad que nunca duerme, para acompañar a la Tribu Runner en su participación en el famoso maratón que cada año paraliza la ciudad. En 1970 se celebró el primer Maratón de Nueva York con un presupuesto total de 1.000 dólares.

ver más sobre "Tribus viajeras - Maratón en Nueva York" ver menos sobre "Tribus viajeras - Maratón en Nueva York"

Los últimos 14 programas de Tribus viajeras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos