Tribus viajeras La 2

Tribus viajeras

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4615668
No recomendado para menores de 7 años Tribus viajeras - Madrid, tribu taurina - ver ahora
Transcripción completa

Miren qué belleza de animal.

Este toro se llama Alta Montaña.

Es uno de los toros más afortunados del mundo.

Por su valentía, por su bravura, por su nobleza,

fue indultado y se libró de morir en la plaza.

Con él, queremos comenzar nuestra ruta taurina.

Porque tú ves que vive de maravilla.

Me parece un comienzo muy excitante.

Esto me encanta porque tiene toda la pinta como de safari.

¿Se les puede citar? No, ¿verdad?

No, no, no. ¿No, no?

¿Aquí no se puede...?

-Mira este cómo nos está mirando extrañamente

como diciendo: estos me están tocando las narices.

Cómo se encampana.

Están tocando mi terreno.

¿Qué es encampanarse? Estirarse.

Estiran el cuello para decir: aquí estoy yo.

El que venga se las tendrá que ver conmigo.

¿Y si nos acercáramos más, qué podría pasar?

Se podría arrancar.

Arancar hacia el coche. Estamos invadiendo su territorio.

Yo no sé si es una raza que se inventó el ser humano.

Fueron haciendo pruebas hasta que sacaron el toro bravo.

¡Ay, ay, ay!

Que se están peleando.

-¿Quién? Dos toros.

-Francine, te cuento una anécdota.

Yo fui a la finca de Carlos Núñez en Cádiz.

Subo al Land Rover.

Había un agujero como si lo hubiera hecho un rinoceronte.

Como un rinoceronte.

En la puerta del pasajero.

Y dije: no, anda con cuidado,

porque nunca se sabe.

Además, era el Land Rover que traía la comida.

Pero se conoce que el toro estaba de mal humor.

Vino demasiado cerca.

Un agujero, no te puedes imaginar.

¿Quién es la que da la fuerza al toro,

la vaca o el toro, la madre o el padre?

Lucha de sexos en los toros.

Dicen que la bravura la pasa la vaca.

La casta y la bravura.

Y la apariencia,

la forma física, lo impresionante, el macho.

Yo estoy encantada con el comienzo.

Deseando seguir.

Mira cómo corren.

Los toros impresionan en todos los sitios.

En el campo, en la plaza.

Es el animal, junto con el caballo, más bello del mundo.

Este que nos mira, más a la derecha, tiene fundas.

El segundo no tiene fundas.

No las distingo, soy una inútil.

Los protegen porque cuando... -Los toros se pelean.

-Se pelean y los tienen que tener...

-Para un ganadero, un toro que se le pierda

es un problema. -Es una pena.

Tiene que tener mucho cuidado.

El toro tiene una memoria privilegiada.

Si a uno de esos toros lo hubiéramos toreado,

el ganadero no lo podría llevar a ninguna plaza.

Se acordaría.

-No han visto colores, estímulos externos.

Viendo el toro en libertad me parece una experiencia

muy elevada, no sé qué más puede haber.

Y otra cosa. El rojo es un mito.

Porque el toro es...

¿Cómo se llama cuando no distingue colores?

Daltónico. -Exactamente.

Lo que embiste es el movimiento.

¿Alguno se va a atrever a enfrentarse a uno de estos bichos?

No. -Yo no.

-Yo tampoco.

¿Y más pequeños?

Tampoco. ¿Tampoco?

¿Por qué? Qué miedica estás.

-Me da miedo.

A ver si me pega una cornada.

Qué a gusto estoy en el campo.

Esto me imagino que es totalmente opuesto, este paisaje,

al paisaje en el que te criaste.

¿Dónde y cómo fue? Yo soy de Huesca.

Concretamente, de un pueblo que se llama Alquézar.

Es un pueblo mozárabe, todo restaurado, muy bonito.

Entré en un conservatorio de música con ocho años.

Estudié clásico, canto coral, violín, que no lo tocaba bien.

(RÍE)

Mis hermanos: que se calle ya.

Canté muchos años, que eso se me da mejor.

Pero fue escuchar a Paco de Lucía con Pepe de Lucía

y el vello de punta del flamenco.

Te convertiste en adicta. Quería ser bailaora.

Pero el baile no vibraba tanto

como lo es el diseño, que es algo que me va muy fácil.

¿Lo que es el arte taurino te sirve de inspiración?

De inspiración, de nutrición,

de alimento.

El arte taurino forma parte del flamenco.

Venimos del mismo círculo social.

Camarón quería ser torero.

# Ay, en Madrid, todos somos de fuera.

# Siempre en tropel volando por la acera.

# O rebuscando en una papelera.

# Ponte a la cola, espera si acabas de llegar.

# Que yo también llegué con el anhelo

# de realizar el sueño de mi abuelo.

# Para acabar llorando como un lelo.

# Desde Madrid al suelo y venga a rebotar. #

Y del cielo del campo al cielo de la ciudad.

Fueron estos cielos los que pintaron Goya y Velázquez.

Sí, estamos en Madrid, capital de la tauromaquia.

Marcada por la bohemia, por la historia,

por los mitos y por el glamour

de los toreros y de sus legiones de seguidores.

Vamos a conocer sus territorios.

Si queréis veniros, estáis invitados.

Va por ustedes.

¿Os queréis poner? -Vamos a hacernos una foto.

Todos juntitos.

Bueno, Muriel, ¿qué hace una americana como tú

metida en una ruta taurina?

Yo creo que he sido muy privilegiada.

He tenido una vida maravillosa

gracias al mundo del toro.

Vine a Madrid y me pareció una ciudad grandísima.

Preciosa, me encantó.

Y los toros. Y vine para un año.

Y me quedé.

Y ahora, vives en este barrio. Sí, sí.

¿Porque es muy taurino o por qué?

Bueno, te digo la verdad.

Cuando me casé con mi marido, que, casualmente, es torero,

era otra época también.

En esa época, no había móviles.

Entonces, los toreros, cuando querían torear,

se reunían en los bares, tomaban una copa,

venía un empresario.

Decía: voy a organizar una corrida en tal sitio.

¿Quieres torear?

Y cuando mi marido

se hizo subalterno, banderillero,

los mozos de espadas, los apoderados, los toreros,

voy a torear en tal sitio, ¿quieres venir conmigo?

Eso era la zona.

Nos han dicho que el tuyo es uno de los bares más taurinos.

Gracias a Dios, sí. Pasa por aquí

toda la referencia del mundo del toro.

Ponemos flamenco y eso va unido.

A todos los toreros les encanta el flamenco.

Bueno, hay alguno que no.

¿A quién no le gusta, a alguno le gusta el rock?

A muchos también y muchas cosas raras.

(RÍEN)

Vamos a callarnos.

Somos una referencia. Siempre tenemos aquí

a toreros, banderilleros, gente del mundo del toro.

A ver, vamos a cotillear.

Esto es como el museo de noche.

Est es Manuel Días, el Cordobés.

¡Qué joven estaba! ¿Y tú eres este?

Este soy yo.

Esto fue en el 96, más o menos.

Luego, aquí estoy

con David Mora, mi torero.

Siempre digo mi torero,

pero es una jerga taurina. Soy amigo de él.

Y aquí me está brindando

el toro en Nimes.

Este año hago unas 90.

¡Hala!

Ochenta y algo. ¡Hala!

Depende. ¡Hala!

Pero tampoco es tanto. Es que flipo.

Perdóname, como un torero.

Más. Eso te iba a decir.

Hay toreros que hacen menos ferias que tú.

He preparado una sorpresa de arte.

¡Qué dices!

Estábamos tomando copas.

Alejandro, por bulerías.

Pasen y vean.

-La que has liado.

(Música)

# ¡Ay!

# Hay remedio para todos los dolores,

# pero para lo que no tengo es para el de amor.

# En un cuartito los dos.

# En un cuartito los dos,

# veneno que tu te bebes. #

¡Bien!

¡Ole!

¡Pero no me lo puedo creer!

Pero Alejandro, o sea...

Esta sorpresa, no entiendo nada.

Estábamos haciendo una ruta taurina.

La tenía escondida en el bolsillo.

Yo me intento dedicar a esto.

Si tienes una pinta de rapero que no puedes con ella.

De trampero.

No, pero sí, es algo que me gustó de pequeño.

Y sí, me gusta mucho el flamenco.

La música, en general.

-Eso tan moderno que hemos ensayado antes.

¿Habéis estado ensayando?

Hemos ensayado para que muestre

porque tiene un toque vanguardista, muy fusionado.

Una sorpresa para Francine y "Tribus viajeras".

¡Qué maja!

La que me habéis liado.

Y sin ser mi cumpleaños, porque yo ya no cumplo.

Yo ya descumplo. A ver.

# Esta noche, si no vengo, no te quieras preocupar.

# Y este cuerpo, que es tan tuyo, volverá de madrugada.

# Esta noche, si no vuelvo,

# no te quieras preocupar.

# Mi cuerpo, mi mente y mi alma volverán de madrugada.

# Ya llega el momento que esperaba.

# Ya está oscureciendo.

# Que mi Madrid, de noche, es un palacio

# para quien no tenga sueño.

# Ya llega el momento que esperaba.

# Ya está oscureciendo.

# Vámonos para la plaza de Santa Ana,

# que eso es lo que quiero.

# Esta noche, si no vuelvo,

# no te quedes preocupada.

# Y este cuerpo, que es tan tuyo, volverá de madrugada.

# Esta noche, si no vuelvo,

# no te quedes preocupada.

# Mi cuerpo, mi mente y mi alma volverán de madrugada. #

(Vítores)

A la catedral.

Ay, he conseguido sobrevivir

a esta intensa noche llena de emociones.

Al revés de lo que se decía en los 90,

a mí Madrid no me mata.

Ahora, lo que toca es ponerse el mundo por montera.

Qué bonito es eso que dice sabina

de llegar a Madrid con una boina y una maleta de cartón

y a los cinco minutos, ser de Madrid.

¿Creéis que les habrá pasado eso a nuestras tribus?

Vamos a verlo.

# Pasión gitana y sangre española

# cuando estoy contigo a solas. #

Estaba viendo que los tejidos van cambiando.

¿O es la misma base de tejido para confeccionar un traje?

Cambian, más que nada, las tonalidades.

Pero lo que es el tejido y lo que es el color

generalmente no cambian. El tono, sí.

Esto es un raso

que lleva unos acabados para que estos hombres,

cuando pasan los toros tan cerca,

no pueda penetrar la sangre.

Porque deteriora mucho.

La sangre, cuando viene del toro, no es unsa sangre normal.

Porque la alta temperatura que tiene

por la lidia, por el esfuerzo que está haciendo el animal,

por todo eso, alcanza una temperatura altísima.

Y cuando se introduce en los tejidos, es difícil sacarla.

-¿Era más incómodo el traje antiguo?

-Yo, sinceramente, creo que...

es un vestido incomodísimo.

(RÍEN)

Yo creo que el toreo es el espectáculo

donde más liturgia se ha guardado

en la evolución, siempre sin perder la esencia

de lo que es un vestido de torear.

¿Y se puede probar? ¿Quieres probártela?

Te va a quedar un pelín... Pequeña.

Pero no mucho. A ver.

Aquí, con la... Ahí.

¡Oye, qué mona es!

¡Hombre!

Tiene que quedar cerrada, ¿no? ¿Cómo tiene que quedar?

No puede ir como esto. A ti te va a quedar.

¡Ay, qué mona!

Mira, fíjate.

Simplemente, ella... Me caes fatal, te queda mejor.

Muchísimo mejor.

Quién dice que no.

La Plaza Mayor, Lolita.

Mira qué bonita.

Difícil sacrificarse la vida de niño.

Es difícil.

Lo haces por un sueño.

Cuando ese sueño no llega, porque no depende de ti,

depende de muchos factores. -Exactamente.

-Sacar esa afición de la que hablamos los toreros.

Esa constancia y ese sacrificio.

Mi madre nunca me ha ido a ver torear.

Mi nombre no es Javier solo, sino Francisco Javier.

De pequeño, me llamaban Fran.

Hasta que con 17 años, empecé con el sueño de ser torero

y cambié físicamente por ser torero.

Empecé a ser Javier de Miguel.

A partir de los 17, no era Fran, era Javier.

Quien me conoce de la infancia, gordito y pequeñito,

soy Fran y quien me conoce después, soy Javier.

¿Este quién es?

-Javier de Miguel, es un torero.

Mirad qué taurina me he puesto.

A ver si os gusta y le gusta al resto de la tribu.

Han quedado aquí algunos de ellos

a tomarse algo a la salud de algún torero.

Estamos al lado de la plaza de Las Ventas.

Antes de ir a la plaza, hay que tomarse algo.

Vamos para dentro.

Como si lo fuera.

La flamenca de la casa.

-Buenas tardes, Francine.

-Muy flamenca, hija.

Después de lo que nos ha dicho Justo y tú también,

yo ya no vuelvo a verles sin estar como Dios manda.

Ya sí que vienes para los toros. Gracias.

Este es un sitio emblemático

donde se forma la tertulia

antes de la corrida y después, la crónica.

Qué gusto poder entrar aquí.

Cuando es la feria de Madrid, de San Isidro,

no se puede ni entrar.

La gente está en la calle.

Antes de los toros, para tomar el café y la copa,

y después se reúnen para hablar de la corrida.

¿Cuántos años tiene la plaza de toros de Madrid?

Tiene un siglo y pico.

Es de 1929.

Pero realmente, empezó a funcionar en 1932.

Ni siquiera tiene 100 años.

Es muy jovencita.

-Es la tercera plaza importante que hubo en Madrid.

Antes de esta, hubo otras plazas.

Una de ellas todavía se usa,

como es Vistalegre.

De allí salieron figuras como Palomo Linares

o donde buscó la oportunidad Camarón.

Quiso ser torero.

Yo no tenía ni idea. -Quería ser torero.

¿Qué dices? Sí, quiso ser torero.

Y Camarón llegó a torear.

-Claro que sí.

¿Se bebe algo? Que yo estoy seca.

-Un buen jamón, un buen queso, un buen rabo de toro.

(RÍE)

Todo eso es taurino.

Eso es taurino y donde tú quieras.

¿Nos pones algo típico?

¡Bueno, qué pinta! Muchas gracias.

Aparte de que el sabor está estupendo,

es una carne que se deshace en la boca.

Después, no sé si podré ir a los toros o echarme una siesta.

# Matador, matador.

# ¿Dónde estás, matador?

# Matador, matador.

# No te vayas, matador. #

En la actualidad, el torero más importante,

conocido por todo el mundo, es José Tomás.

Ha salido por esta puerta grande siete veces.

Su manera de torear es del estilo

que le gusta al público de Madrid.

-Cuando ves cómo torea José Tomás,

se te pone el pelo de punta.

Por esa manera de torear, de arriesgar.

Yo creo que es lo que le hace grande e histórico.

-Aquí es dificilísimo cortar dos orejas.

Dos orejas a un toro, ni te cuento.

Es una emoción grandísima cuando estás en el tendido

y uno lo consigue.

-La asociación taurina, que es Domingo Ortega,

es un honor verlo ahí abriendo la puerta grande.

Es maestro de maestro.

Saber que es grande para todo el mundo taurino

te hace que te suba... Es de nuestro puablo y paisano.

-Es un mundo nuevo para mí.

Yo soy más de moda taurina.

Aquí podemos observar muy bien la arquitectura,

que es de estilo neomudéjar,

con las formas de arcos de herradura.

-Estas son las placas de todas las provincias de España.

-Qué curioso.

Yo pienso en el torero, en mitad del ruedo, él solo,

y es impresionante.

Tienen el corazón a no sé cuántas revoluciones.

Que el toro embista, que no haya viento ese día.

Que el público esté predispuesto,

porque aquí es muy exigente.

Los veterinarios, como no pasen esa criba

los toros que exige aquí el público,

no aprueban que ese toro sea lidiado.

(Pasodoble)

Hay un proyecto de reforma increíble.

-Es imponente y precioso.

Es imponente.

-¿Impresiona o no impresiona?

Esto es...

Esto es el no va más.

Imagínate aquí, un hombre con un trapito,

con un trapito en la mano,

con un toro, la plaza llena.

Impresionante.

-Impresiona muchísimo.

-Es fabuloso. Fabuloso es esto.

-Vamos a la faena de verdad, que esto es lo mío.

Cuántas veces he soñado con este momento.

Ojalá algún día se haga verdad.

Estar aquí vestido de luces.

Cumpliendo tantas noches en vela,...

tantos sueños y tanto sacrificio.

(Aplausos)

Os voy a dejar el capote para que veáis

lo fácil que se hace cuando se torea

y se ve desde el tendido

y lo difícil que es

componer y lo que pesa un capote.

¡Bien!

¡Anda!

-"Thank you".

-Hacéis hincapié en el dedo.

-Recoger el capote, lo que puede pesar.

-¡Ay, lo que...!

No me lo imaginaba, te lo juro.

Si no soy capaz.

¡Lo que pesa! ¿Cuánto pesa?

-Suele pesar de cuatro a cinco kilos.

-Pues de verdad es que no puedo.

¡Sorpresa!

¡Eh!

-Bienvenidos al Corral de la Morería.

¿A que no os imaginabais venir a una catedral como esta?

Por aquí, por las cocinas.

Estamos con Juan Manuel, el director

de esta histórica y maravillosa sala.

Y bueno, pues nada.

Yo entré y me quedé un poco sorprendida.

Era la cocina.

Incluso me quedé un poco cortada.

¿Es por aquí?

Y dice: sí, sí.

Ver a tanta gente, ver la comida.

Un buen restaurante siempre está orgulloso de su cocina.

Fue muy simpática y me ha encantado la entrada.

Blanca, un placer.

Muchísimas gracias por recibirnos en vuestra casa.

Esponja de remolacha con sardina ahumada.

-¡Qué bueno!

-Y ensalada de pomelo.

-Habrá que probarlo.

-Se me ha olvidado el título.

Me he quedado con esponja.

-Vaya día hoy.

Ha sido muy bonito.

Vamos a brindar por el momento

y por el Corral de la Morería.

-Vamos allá.

¡Di que sí!

-¡Tribus viajeras!

-A ver si terminamos la noche bien.

Y nos vamos contentísimas. -Sin gastarnos un duro.

El primer tablao flamenco que yo

visité cuando vine con 16 años.

Ahora veremos bailar a Blanca del Rey.

-Sí, tengo unas ganas de verla.

(Música)

# Me daban esca...

# lofríos.

# Ay, a mí me daban

# escalofríos. #

Blanca, me sorprende muchísimo que un sitio

con tanta solera y con tanta historia

lo hayáis fusionado con una cocina tan moderna.

Está lo moderno y lo de siempre.

Aquí está la delicadeza

y el buen hacer,

la mejor cocina y el mejor flamenco.

Y eso lo vas a comprobar dentro de nada.

Esto, para nosotros, es un santuario.

Como lo es para todos los flamencos.

Aquí presentaba sus discos Paco de Lucía.

Antes y después de triunfar.

Aquí actuaba Antonio Gades

antes y después de triunfar mundialmente.

Es que todos los grandes. ¿Y del mundo taurino?

¡Huy, el mundo taurino!

Luis Miguel Dominguín se sentaba debajo de ese cuadro.

¡Ah! Ese era su sitio.

Con Ava Gardner.

¿Con Ava Gardner se sentaba allí? Sí, sí.

En esta mesa, estaba el Sha de Persia.

¿En esta mesa? En esta mesa, con Soraya.

Y ahí estaba Farah Diba.

Venía con todos sus amigos.

Terminaban la carrera de arquitectura.

Y mi marido los presentó.

¡Ah! Y al año, se casó con ella.

Le tenía que haber pedido un 15 por ciento.

A Farah Diba con el Sha.

¡Qué noches aquellas!

Imagino que la gente se quedaba hasta altas horas de la madrugada.

No sé si sigue pasando.

Esto se cerraba y se bajaban al Museo.

Vale. Al Museo.

Tito Fernández, el director de cine y de "Cuéntame".

Sí.

Pues bajaban ahí.

Emilio Romero.

El periodista Emilio Romero.

Es que era un crisol

de distintos pensamientos.

Nuestra tribu taurina está fascinada.

Es la primera vez que vienen a tu casa

y yo creo que de aquí no los vas a mover.

Es un mundo tan especial,

el mundo de los toros es muy especial.

Ya...

Desde Creta,

en Creta, ya había lidia de toros.

-El flamenco y el toreo, que va a su lado,

es un patrimonio nuestro que para mí es sublime.

Puede ser arquetípico.

Que pertenece al patrimonio universal.

El toreo no se puede separar del flamenco.

No, porque ellos son artistas.

Cómo nos ha deleitado el Corral de la Morería

con ese súper menú.

La enhorabuena a su chef, David García.

Y todo ese elenco flamenco, que ha sido

para rematar el día

como para salir por la puerta grande.

(Música)

Que conste que me he pedido a Jude Law.

Mi preferido es Richard Gere, prendadita estoy.

-Yo elegiría a Tom Jones por recordar nuestra juventud.

-Yo voy a elegir a Marisol.

Me encantaban sus películas.

# Es maravilloso

# el quererte así.

# Estando contigo, contigo, contigo me siento feliz. #

¡Ole!

Está el picador preparado.

Y el torero. Ah, y el torero.

-Y el torero.

Está en su punto.

Cuéntame, ¿qué estamos viendo?

Estamos viendo la bravura de la vaca.

Si te das cuenta, están midiendo

la vaca, la ponen a menos distancia del caballo.

Para ver si arranca la vaca.

Está metiendo la cabeza en el peto y se está creciendo

ante el castigo.

Están utilizando una puyita

de tienta, que es muy pequeña.

Vale, ya la veo.

Es una puyita muy pequeña.

Y David cada vez la va llevando

más lejos, hacia la contraquerencia.

Nos referimos a la puerta

de chiqueros por donde sale.

El picador está en la parte opuesta de toriles

para coger y medir la bravura de la vaca.

La está llevando de punta a punta.

Es una de las condiciones que se miden

para que la vaca se apruebe y valga para reproductora.

Con esto, se está eligiendo la novia del toro.

Se está haciendo una selección de la vaca, de la madre.

Se la echarán a un semental.

Y una cosa.

No se puede dañar mucho porque si va a ser reproductora...

La puyita no le hace nada.

Se cura rápidamente y cicatriza.

Es como un arañazo un poco fuerte.

El picador está tomando notas. Está tomando notas.

Está tomando notas sobre la vaca.

¿Con esta te atreves?

Al alimón, sí, con David. ¿Sí?

Con David.

Es que es enorme.

Al alimón con David, me atrevo.

Aquí hay una que se anima, una voluntaria.

Un aplauso para la voluntaria.

(Aplausos)

Ay, ay, ay, qué miedo me da.

María Salud está loca.

¡Ah!

Mira.

La cuestión es estar con uno que sabe

y David es el que está realmente llamando al toro.

Muy bien, qué valiente.

Qué miedo me has hecho pasar, he gritado y todo.

No puede salir.

¿Has gritado? Sí, sí.

Me has hecho pasar miedo. Yo, ni gota.

¿No te ha subido la sangre...? Nada, nada.

Yo estaba con David.

Ha dicho David: no pasa nada, estoy contigo.

(RÍE)

Qué valiente, torera.

Vuelta al ruedo tendrías que dar por lo menos.

Ya, ya, ya.

Y no se atreve, no se atreve.

Que hay que salir.

A ver si le va a coger.

Porque está mirando.

¿A quién voy?

¡Ay!

A ver.

Venga, Alberto.

Mira, decía que no iba a salir.

Luis, cuidado.

Mira Luis solo.

¡Vamos, Luis!

¡Ole, Luis!

¡Ay, ay, ay!

¡Ole!

(Aplausos)

Bueno.

¿Qué se ha sentido?

Adrenalina. Adrenalina pura.

Y cuando te ha dado el capote, me voy a mi casa.

¿Cuándo sale el autobús? No nos venimos tan arriba.

Que no, que no, que me muero.

Que sí, vamos.

-Que no es nada.

-Con una becerra. De verdad.

David, por Dios.

Pero es que no quiero hacer el ridículo.

Venga, una punta ahí.

Una punta, pones la mano.

Y esta, al medio.

Ahí, vamos ya.

¡Aaaah!

(Aplausos)

Se ha quedado muy quieta.

-Te has quedado muy quieta. Pero ¿estás bien?

Creo que sí.

-¿Quieres salir otra vez?

¿Quieres otra vez? ¡Ni de coña!

O venga, sí.

Sí, venga.

Ahora, sí.

(Aplausos)

(Aplausos)

Madre mía.

Qué valor tienes, de verdad, maestro.

Vaya tela.

Esto de ser taurina es muy duro.

Menos mal que la próxima ruta va a ser de otra cosa

más mejor.

¡Ay!

¡Bien, torera, bien!

¡Bien!

¿Desde cuándo tienes esta afición a los toros?

Yo ya llevo siete años en los diferentes escalafones.

Siete años luchando, sufriendo, sacrificándome.

Eso, trabajando.

Digo como aficionado.

Bueno, como aficionado, toda la vida.

Nadie se explicaba por qué sin tener nadie en casa

que fuera taurino

o fuera profesional.

Lo típico de ver los toros y yo sentía que aquello

me gustaba y que aquello lo sentía

para ponerlo en práctica.

Un día pusiste la tele... ¿Con cuántos años?

Desde que empecé a tener uso de razón,

me acuerdo de "Nuevo en esta plaza",

una película del maestro Palomo Linares.

Fue algo como estelar y que me marcó

en mi infancia de alguien que luchaba por su sueño.

En tu entorno, la gente lo verá raro.

¿Te ven raro? La verdad es que sí.

Yo creo que no solo porque sea taurino,

sino porque hay una escasez de valores

que en la tauromaquia están muy presentes.

Yo creo que si soy la persona que soy

y tengo la personalidad que tengo, es porque quise ser torero.

Te marca unos valores, te marca tu infancia

y te marca una trayectoria.

Pero de algún lado sacarás la pasta.

Porque esto de los toros,

tanto como aficionado y más tú, al querer ser profesional,

cuesta un dineral.

¿De dónde sacas la plata?

Haciendo trabajos esporádicos, eventuales.

Como artista,

en el tema del teatro

y otros proyectos que me salen,

así voy sufragando mi locura.

Todo el mundo está loco porque deje los toros

y realmente, me ven una vocación

y un desarrollo artístico

y como profesional bastante importante.

Y la gente que me quiere

está deseando que llegue ese día

en el que diga: dejo los toros y me dedico al mundo artístico.

Si te llaman de Hollywood, lo dejas todo.

Hombre, ojalá.

Pero no creo que tenga esa suerte.

Maestro, buenas tardes. -Hola, ¿qué tal?

-Bien, fenomenal.

Pasen, están en casa.

-Muchas gracias por abrirnos esta parte de la intimidad

tan importante. -Encantado.

Es un placer.

También por todos los que respetan y aman la tauromaquia.

Muy agradecido de que se interesen por ella.

-Esa camisa lleva unos bordados muy bonitos de flores.

Un estilo romántico.

¿De dónde viene? -El romanticismo es importante.

-Es muy importante. Y tiene un toque así...

-Son camisas de torear que se hacen a medida.

Forma parte del traje corto.

Al fin y al cabo, es lo que...

A diferencia de lo que es el traje de luces,

digamos cada...

Cada tarde es de una manera o de otra.

-Si os va mal el toreo, os podéis dedicar a la moda.

-Como uno disfruta es toreando y delante del toro.

Esto son zarpones.

Es cierto que no todos los llevarán.

Pero es un atuendo del campo.

Un atuendo que antiguamente,

era para las labores camperas.

Cuando montabas a caballo,

para no rozarte, para el frío.

En el festival de Chinchón,

siempre lo hicieron así.

Desde Bienvenida, desde Andrés Vázquez,

desde Domingo Ortega.

Figuras del toreo que han pasado por Chinchón

y para ser torero, hay que parecerlo.

-Son preciosas.

De Ubrique o así.

-No, estas son de Fuente de Cantos.

-¿Dónde está Fuente de Cantos?

-En Badajoz.

Es un artesano que los hace.

De la época de José María Manzanares padre,

que se los hacía allí.

La verdad es que trabajaba muy bien.

Ha quedado como uno de los mejores artesanos,

entre los mejores que han trabajado la guarnicionería.

Bonito el forro bordado.

Estamos molestando demasiado. -No, encantado.

Sobre todo, lo importante es disfrutar

delante del toro.

Los preparativos son muy buenos,

pero luego hay que estar bien.

No hay ruta taurina completa sin festejo.

Por eso, nos hemos venido a Chinchón,

donde se celebra el festival más antiguo de España.

Por cierto, Tate me ha dicho

que tenía que venir vestida ad hoc.

Ya veis cómo voy de mona.

No me enrollo más porque empieza ya el festejo.

Adiós, que llego tarde.

# Saliste a la arena del night club

# y yo te recibí con mi quite mejor.

# Estabas sudadita

# pues era una noche que hacía calor.

# Te invité a una copita

# y tú me endosaste el primer revolcón.

# El primer revolcón. #

Creo que es la primera vez en mi vida que vengo

a una corrida de toros en medio de la plaza del pueblo.

Por eso, tiene tanto encanto y tanta historia.

Es el festival más antiguo de España.

Tiene esa tradición.

Aparte, el porticado que tiene

y la arquitectura de la plaza

la hacen única en España y en el mundo.

Esos están por la cara.

Los que vivan ahí lo ven por la cara.

Es la suerte que tiene vivir cerca de la plaza.

Es como el que tiene un ático al lado de un estadio.

Es la suerte que tienen.

¿Te has dado cuenta que hemos dado el golpe?

Nos hemos llevado silbidos...

¿Sí, lo has sentido? Bueno, y a ti.

Perdóname, bonita. No me he dado cuenta.

¿Verdad que has dicho que te gustaban mucho?

-Son preciosos los dos. Pues no vengas tan seria.

Vente con alegría.

Ya lo creo que sí. (RÍE)

-El vestuario no puede ser más bonito

e idóneo para venir a una tarde espectacular

y en un sitio como este. Sí, sí.

-No se usa el traje de luces.

-Porque es un festival. Es a beneficio del convento.

No ganan dinero.

Los animales son más pequeños que en una corrida normal.

La historia de este festival

es que hubo un torero de 1880

muy famoso, Frascuelo.

Pues era novillero.

Le pegó una cornada que casi se muere

y no tenian dinero. Lo cuidaron aquí.

Y cuando se hizo famoso,

volvió aquí

y organizó este festival

porque estaba muy agradecido

a la gente de aquí por cuidarle hasta que se recuperó.

-Está siendo una tribu que yo creo que va a unir para siempre.

Buen ambiente y buena gente.

-Mucha variedad, muy aficionados, menos aficionados, tú.

Bueno, ayer la tuvimos casi

hablando con Alejandro.

Él dice que no le gustan los toros.

Pero es tolerante porque ha ido a verme torear.

Ha ido a verte torear y se ha apuntado a este tour.

Claro. Es lo bonito.

Lo que no te guste no hay que prohibirlo, sino respetarlo.

Le ha encantado el ambiente taurino.

No le gustan los toros, pero le gusta el ambiente taurino.

Sí, porque... El flamenco.

Hay gente que solo ve la muerte del animal.

No es que no me gusten los toros,

a mí me gusta muchísimo el arte taurino.

Me gusta el arte del toreo, la vestimenta,

la sastrería, los bordados.

No es que no me gusten los toros.

Me ha gustado el festival, era benéfico.

Considero que son artistas.

Respeto su profesión como cualquier otra profesión.

Este es toro toro. -No.

¿Novillo? -Parece toro.

Por el peso. -Y por el tamaño.

Por la edad, prácticamente.

Para mí, todos son toros, me dan un miedo.

Miguel es un gran torero, le quiero mucho.

Miguel Abellán.

Tiene una historia muy interesante.

Es el pequeño de cuatro o cinco hermanos.

Su padre fue torero.

Tuvo un percance muy grave y le cortaron la pierna.

Cuando le pasó eso a su padre, tenía siete u ocho años.

Dijo: voy a seguir la tradición, quiero ser torero.

Está ahí Cristina.

Sí. La torera.

El año pasado, en la reaparición que tuvo,

en Cuenca, yo toreé al día siguiente.

Ella toreó la tarde anterior y yo la mañana siguiente.

Y me cogió el toro.

Salió ella al burladero a auxiliarme y a ver cómo estaba.

¡Vaya pitones!

¡Hay que respetar al toro!

(Aplausos)

David Mora, con el capote, es muy bueno.

A mí me gusta mucho.

Cada vez que le veo me emociona. -Tiene un empaque muy bueno.

Torea muy bien. -Torea a cámara lenta.

Es lo bueno del toreo.

-Tiene muy buen empaque.

-Estoy contento porque he visto una faena

muy elegante y muy artística.

-Y una buena estocada, que es importante.

¡David, muy bien!

¡Muy bien!

Ha estado fenomenal.

Es un torerazo como la copa de un pino.

Muy bien.

¡Bravo!

Enhorabuena.

Enhorabuena, qué tarde más buena.

Hemos disfrutado. Y aquí, con todos...

-¡Qué bien has toreado!

-Enhorabuena.

¿Qué tal, bien? -Muy bien.

Una forma buena de acabar un festejo.

-Ha toreado de maravilla.

Para casa, que ya es hora.

¡Qué pena!

¿Cuándo nos volveremos a encontrar?

Tenemos que decir como decían en "Casablanca".

Esto puede ser el principio de una gran amistad.

Eso es. -Siempre nos quedará Chinchón.

(RÍE)

Pues aquí estoy, donde todo comenzó,

en la ganadería de Fernando Peña.

Con mi amigo, el toro indultado Alta Montaña.

Debo decir que he aprendido mucho sobre esta tribu.

De su pasión, de sus razones y de sus historias.

Toda una experiencia para todos los sentidos.

Creo que mi amor por España tiene que venir en los genes.

Una mezcla entre alegría,

esperanza, emoción, júbilo.

Cada pincelada está dejando un detalle

para pintar un cuadro espectacular.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Madrid, tribu taurina

Tribus viajeras - Madrid, tribu taurina

27 may 2018

Ahora que la sociedad parece dividirse entre defensores y detractores de los toros, Francine y el equipo han querido sumarse a la Tribu Taurina: un grupo de amantes de la tauromaquia que tratan de expresarnos (y contagiarnos) su pasión por este arte tradicional que ha sido una parte ineludible de nuestra historia.

El mundo taurino no puede condensarse en un solo lugar como una plaza de toros. Su influencia se extiende a la música flamenca, la gastronomía y hasta el mundo de la moda. Es importante conocer todas las facetas de esta forma de cultura para al menos llegar a comprender qué es aquello que ha fascinado a millones de personas a lo largo de los años.

Para nuestra ruta hemos contado con Muriel, una mujer estadounidense que llegó a España como estudiante y quedó tan impresionada por el mundo taurino que, 30 años después, aún sigue viviendo aquí. Es fotógrafa taurina y una fuente inagotable de recuerdos, anécdotas y datos históricos.

ver más sobre "Tribus viajeras - Madrid, tribu taurina" ver menos sobre "Tribus viajeras - Madrid, tribu taurina"

Los últimos 14 programas de Tribus viajeras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos