Tribus viajeras La 2

Tribus viajeras

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4649636
No recomendado para menores de 7 años Tribus viajeras - Apellidos vascos en Jerez - ver ahora
Transcripción completa

Nos hemos venido a catar Jerez:

sus vinos, sus gentes, sus mitos, sus realidades...

Y no vamos a evitar decir lo que pensamos

sobre lo que probamos,

porque somos catadores de la vida misma

y sabemos que esta tierra, el marco de Jerez,

nos va a deparar muchas sorpresas.

Cerca de 1000 kilómetros

separan al País Vasco de Jerez de la Frontera

y como todo viaje este empieza por el primer paso.

¿Tendrá nuestra tribu vasca tan poco que ver con los jerezanos

como un "aúpa" y un "olé"?

¿O al final se van a dar cuenta

de que se parecen mucho más de lo que piensan?

"Mis hijos me han dicho: 'Ama, por favor, no bebas nada'.

Pero una no puede evitar.

Estoy aquí para probar los vinos de Jerez.

-Yo puedo echar 'patrás' y puedo echar 16 apellidos vascos.

-No todos los vascos levantamos piedras

como Iñaki Perurena".

Este es el centro, centro de Jerez.

Esta es la Plaza del Arenal, es muy bonita.

Esa, la casa del Jerez.

-Ah, The Sherry Shop, vale.

-Y estas son las rutas 4 x 4, que vosotros vais a hacer a caballo.

Al final, allí, pues muy majos todos.

Nos hemos montado en el tren Chu-Chu también.

-¿Nos sentamos?

Yo soy vasca.

-Y yo vivo en el barrio de Gracia. -Él es de Jaén y yo vasca.

Karmele, ¿qué bien, eh?

-Ah, sí, sí.

-Esta vez nos han puesto separados a los vascos.

Bueno, Karmele, ¿esta es tu primera vez en Jerez?

Sí, es la primera vez que vengo.

¿Tú de dónde eres?

Mira, yo nací en Bermeo.

¿Conoces Bermeo? Es un pueblo de la costa de Vizcaya.

Es un pueblo muy bonito, donde está San Juan de Gaztelugatxe.

Mi padre era "arrantzale". Ah, ¿sí?

Mi abuelo también. Sí, sí.

¿"Arrantzale" es pescador? Sí, pescador.

No he tenido una vida fácil, pero yo ahora estoy estupendamente.

A mi edad, me siento muy bien.

¿Cuántos hijos tienes?

Tengo dos hijos, la parejita; y luego tengo tres nietas.

Ay, mira, se te ilumina la cara cuando hablas de las nietas.

Sí, tres nietas estupendas.

Las culturas son...

De los pueblos de España, las culturas son un poco distintas,

pero afortunadamente, porque a mí me gusta la diversidad.

Y, luego, el respeto al otro, a la cultura del otro.

Hay mucha sintonía, fíjate.

Siempre dicen que los vascos y los andaluces tenemos...

No sé, no sé qué tenemos, pero algo hay.

Pues sí, posiblemente.

En el País Vasco también somos muy de nuestro clan,

y aquí también veo que son muy de su familia también.

Creo que vienen de diferentes sitios. ¿De dónde vienen?

-China. -China.

-(ACENTO FRANCÉS) Francia. Francia.

-"Jamchia". -Francia.

-¡Ah, Francia! -(RÍEN)

-Es verdad que hay una chica francesa que no habla prácticamente español,

que se defiende lo justo,

pero la verdad que es una manera

de intentar establecer relaciones entre nosotros

de manera totalmente distinta

a la que estamos acostumbrados a hacer.

-De Euskal Herria venimos tres.

-Tres.

Estamos en una bodega tradicional de jerez.

Utilizamos un sistema de envejecimiento

completamente diferente de otros sitios.

En otros sitios se utiliza un sistema estático.

Aquí utilizamos un sistema dinámico,

en el que vamos a combinar diferentes cosechas.

El sistema nuestro se llama solera y criaderas.

Como decía mi abuela, una copa al día te aleja de la enfermería.

(RÍEN)

Y aquí tenemos la calle Ciego,

que está considerada una calle antigua de Jerez,

una de las diez calles más bonitas del mundo.

-Nos encanta. -Impresionante.

-Yo... -Es preciosa.

Desde luego, si más calles estuviesen así,

aquí, que hace tanto calor...

Da una sombra muy agradable.

La venencia es este instrumento flexible

que utilizamos para sacar las muestras del barril.

Cogemos la venencia como si fuera un bolígrafo.

(RÍE) Ahí.

¡Olé! ¡Olé, muy bien!

(Aplausos)

Muy bien, ha estado genial.

-Bueno, yo ya me he mojado, literalmente, así que...

-Puedes practicar. En la playa y en la piscina se puede hacer.

La pose. -Eh, ¿la pose?

¡Uy!

-(RÍEN)

-Pensaba que me iba a bañar o bañar a alguien.

O sea, porque no te creas tú,

al oscilar aquello, yo decía: "Madre mía".

Pues no, pues parece que el líquido se mantiene bien,

pero, cuando lo oscilas, dices: "Madre mía, ¿adónde va?".

"¿Adónde va a ir a parar?".

-Yo cojo así... -Eso, tienes...

-Vamos a hacerlo despacito, para que me haga a la idea.

Anda, no.

¿Y ahora qué hago? -Y ahora lo coges como si fuera...

Ahí está.

Haces el pequeño movimiento... para subir.

Para subir. -Ah, y se mueve.

-Espera. -Eso es.

-¡Ah! -(RÍEN)

Ya has ido lanzada, sin miedo.

¿Quién ha dicho miedo? ¿Quién ha dicho miedo? ¡Arriba!

-La verdad, cuando hemos llegado al taller de la venencia,

yo no esperaba hacer nada, absolutamente nada,

porque al verlo he dicho: "Esto tiene que ser imposible".

Lo curioso es que, cuando he empezado,

me he dado cuenta de que es más difícil incluso de lo que parece.

-Sin balanceo. -Claro.

Venga, hazlo sin balanceo. A ver.

-Ole... ¡Ay, ole, ole, ole, ole!

¡Ole, ole, ole!

Porque ya no es solo el hecho de coger el vino y levantar el brazo,

sino que tienes que tener una pose, puntería...

Entonces, me parece que es arte total.

Urko, ahora tranquilo, que voy a hacer el ridículo yo.

No te preocupes. Para nada.

-Te he puesto el listón muy alto. -(RÍEN)

Bueno, yo voy a hacer... Lo cogías de más abajo, ¿no?

Que decías, Jesús,

que es más fácil, ¿no? Sí.

Uy. Cógelo...

Tú eres más... Ahí. Un poquito...

Me lo estás poniendo más difícil.

El bracito hacia atrás... ahí.

Con el bracito encogido, ¿no? Ahí está.

Ay, ya verás.

El "swing".

¡Ah! ¡Ay!

(RÍEN)

-Es un arte. ¡Un arte!

-Bienvenidos a nuestra bodega. Un placer teneros aquí.

Y vamos a realizar nuestra visita, copa en mano,

probando diferentes vinos durante el recorrido.

La idea es que conozcáis el proceso de elaboración

de estos vinos tan especiales.

Vamos a comenzar probando el primero, un amontillado.

Como sé que estáis haciendo un viaje gastronómico...

Muy complicado de maridar...

Por ejemplo, tenemos un producto que es la alcachofa,

que aquí en Jerez llamamos alcaucil.

Pues ese producto con el amontillado es impresionante.

O incluso los espárragos verdes,

que también venís de una zona muy buena de espárragos,

pues el espárrago verde, con ese punto amargo,

quesos muy curados, comidas muy especiadas...

-Me lo dijo todo el mundo.

Que tenga muchísimo cuidado con el vino, porque... porque sí.

O sea, la frase fue que tenga cuidado porque me conocen.

Claro, pues... cuando empiezo a beber, pues no paro.

-Bueno, el siguiente vino que vamos a degustar

durante el recorrido es un vino clásico de Jerez, es un vino fino.

La peculiaridad es que se hace con la misma uva que el anterior,

que el amontillado,

pero en este caso está protegido por un velo de flor.

Os enseño esta bota con velo de flor...

para que podáis ver la actuación de la levadura

durante todo el proceso de elaboración de este fino.

-Tiene un color...

-La levadura nace, crece, se reproduce y muere.

-Qué maravilla. -Y es lo que va dando ese color

y ese sabor a estos vinos tan especiales.

¡Salud!

La verdad, me he quedado impresionada cuando les escuchaba hablar.

Digo: "A ver, tampoco era para beber, sino era para catar".

Sí, yo puedo decir que iban un poco perjudicadillos.

-Este lugar es la denominada sacristía.

En este lugar tenemos los vinos con vejez certificada

de más de 30 años.

Hola, hola. Oigo por aquí unas voces.

Hola, Juan, muchas gracias por recibirnos en tu casa.

Chicos, quería que conocierais..., que tuvierais esta sorpresa.

Porque vamos a probar... de mano del mejor enólogo de vinos generosos

de todo el planeta Tierra

y el mejor enólogo de nuestro país, de España...

Cuéntanos, cuéntanos qué sorpresa les tenemos preparada.

-Hola. Como decía Juan, aquí tenemos los vinos más viejos.

Vamos a probar un vino de más de 30 años,

como es un oloroso VORS.

Son vinos que pasan un control exhaustivo del Consejo Regulador

y pasan por un comité de cata.

Aparte, llevan una analítica del carbono 14

que certifica que tiene más de 30 años.

Es una joya enológica.

Es como un coñac, se te queda...

Bueno, es más delicado, más delicado que el coñac,

pero es bastante fuerte.

-Al final nos han tenido aquí bebiendo.

No sé cuantos vinos nos hemos bebido.

Además, todos diferentes,

todos de no sé cuántos grados de alcohol.

Al final, pues normal que salgamos los tres perjudicados.

Eh... Sí, sí, sí.

(RÍE)

-¡Hola! -Hola, hola, ¿qué tal?

-Qué guapa vienes hoy, chica.

-Ay, muchísimas gracias.

-Qué bueno. -Pero ¿qué es esto?

-Hola, buenas. -Bienvenido.

-Soy Javier. Encantado. -Qué restaurante más bonito.

Necesito un poco de ayuda.

A ver si buscamos algún voluntario para que me ayude a preparar.

Comenzamos. Vamos a elaborar dos platos.

Uno es unas alcachofas

y el otro es un pargo, un pescado de aquí.

Podemos dejar unas verduras...

Si alguien me ayuda, le puede ir echando sal, pimienta.

Pues ahora vamos a cocinar unas alcachofas.

Es un producto que tiene un poquitín más de cocción.

Cuidado ahora. Cuidado, cuidado, cuidado...

¡Oh! -¡Oh!

Muchas gracias. Ha sido un placer. -A ti, gracias.

-Habéis demostrado cocina con Jerez.

(RÍEN)

-Gracias. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

-¿"Sufu"? "Sufu".

Hola, Javier.

¿Qué tal se ha portado nuestra tribu viajera?

Muy bien, unos alumnos increíbles.

Muy buenos. ¿Sí? ¿Han sido buenos?

Se han portado genial.

Pues precisamente por eso, por haber sido tan participativos,

les voy a hacer entrega del certificado

por haber participado en este curso de gastronomía Sherry

y de haberlo aprovechado como Dios manda.

¿Qué es lo que más os ha sorprendido de lo que habéis aprendido?

A mí, cómo ha hecho el pescado.

-El vapor, o sea, lo de las verduras con el vapor.

Cómo lo ha hecho con el jerez, el vinagre y eso.

Eso me ha... -A mí todo.

¿Todo? -Tiene mucha hambre.

¿Y cómo lo veis?

¿Es más fácil el jerez bebido o comido?

-Pues un poco de todo.

-¿Solo puedo una palabra?

Sí. Maridaje.

-Eso es. ¡Ah, bravo, bravo!

Ay, después de ver tantas viandas, ¿a quién no le entra el apetito?

Así que le hemos pedido a Karmele que acepte un reto.

El reto culinario de enfrentarse a la cocina andaluza.

Y para realizarlo nos hemos venido a un lugar muy singular.

Resulta que es la bodega de vino de jerez

más pequeña del mundo.

Y encima tiene la singularidad de que está aquí, así, como la veis,

desde los tiempos de los mosqueteros.

A ver qué hace.

Hola, soy Chiqui, el cocinero.

Voy a hacer una tortilla de camarones que quiten el "sentío", ¿saben?

Para que se entere esta señora que está aquí.

Que dice que me va a dar clases a mí.

A mí. (RÍE)

-Pues yo hoy voy a cocinar marmitaco. El marmitaco es del norte.

Os voy a adelantar una cosita, hay algún ingrediente que falta,

pero sobre la marcha...

-Si falta, es porque no lo has buscado bien.

-Falta porque aquí no hay ese ingrediente.

-Aquí hay de "to".

-Un pañuelito. -¿Para qué, para limpiarme las manos?

-Para que te lo pongas. ¡Porque vas a sudar conmigo!

-Ay, que el roce hace el cariño.

-Mucho vas a sudar conmigo. Vas a ver tú.

Tenemos atún, porque no hemos conseguido bonito.

Como estamos en Jerez, vamos a hacerlo con atún.

Unas cebollas rojas con un ajito.

Luego le voy a echar pimiento verde, que lo voy a sumar a las patatas.

Y eso es lo que os quería comentar antes:

no hemos podido encontrar pimientos choriceros.

¿Ustedes tienen pimientos choriceros en Jerez?

-Pimientos choriceros, no. -¿No tienen?

Es para hacer un marmitaco. En el norte hacemos marmitaco.

Vaya, vaya.

¿Y esos pimientos verdes, son picantes así?

-No son picantes, son solo de aquí, de la parte de Jerez.

Los voy a poner con pimentón, pero me va a salir riquísimo.

-Que no has buscado bien. -Que me va a salir riquísimo.

-Vais a flipar, vais a flipar. -Mira, mira los vellos.

-Oye, enciende eso, que yo no sé.

Enciende eso.

-Ah, es verdad, que allí trabajáis con leña.

-Ahí tenemos cocinas más modernas.

-Venga. -Un chorrito de aceite.

Aceite bueno, aceite de oliva extra.

-Sí, de las aceitunas del País Vasco. -De aquí.

Cogéis aceitunas con sabor a anchoa, que las tenéis pegadas al mar.

-De las pocas cosas buenas que tienen aquí;

el aceite lo tienen buenísimo.

Oye, tienes arte con la cebolla, ¿eh?

-Sí. Ni lloro ni "na".

-La tortilla no sé cómo te quedará,

pero la verdad es que cortas muy bien la cebolla.

-Ya te digo yo que lo mío es el picar.

-¿Y a ti por qué te llaman Chiqui?

Porque muy del norte no eres.

-A mi padre le apodaban el Chiquitina

y entonces yo me quedé el Chiqui, de Chiquitina.

-Importante, Chiqui. -La patata.

-Ya ves la patata. -Sí, y es importante pelarla.

-Y esto es importantísimo. -Sí.

¿Lo qué? -La patata la tienes que trocear así.

-Uf, que me callo.

-Para que esta fécula luego engorde la salsa.

-Ya me explicarás lo que haces tú con la tortilla.

-En el País Vasco lo hacéis todo igual, a pellizcos.

-Hacemos todo muy bien.

-Eso lo van a poner en la nave del misterio.

Venga, me voy a liar con la tortilla de camarones.

Que te estás pegando toda la mañana con el marmitaco.

Al final, verás. -Ya es hora, ¿eh?

-Al final la vamos a liar.

Cuidado con los cuchillos, que los carga el diablo.

-Que los carga el diablo. -Que lentitud, por Dios.

¡Si todavía ni has empezado!

Le echáis la cebolla cruda. -La cebolla, estos camaroncitos...

-Madre mía.

Mira. Y ahora un poquito de perejil picado.

Y el golpetazo de sal. ¡Uh!

Vámonos con alegría.

Porque aquí hay una "jartá" de alegría.

Este es el sur.

-¿Y luego qué haces con el perejil?

-El perejil... -¿Todo picadito?

-Claro, me lo llevo al calderito.

El perejil, riquísimo.

-Tiene buena pinta. Ahora, sabor, no sé.

-No, no... -Tiene buena pinta, ya lo he dicho.

-Mejor... ¿Eh, eh? Oye, perdona, que esto es un tesoro.

-Vámonos. -Que esto es un tesoro.

No sé si debería abrir la tapa porque se va todo el calor,

pero esto es un tesoro, ¿eh?

Eso lo dice también Gollum en "El señor de los anillos":

"Mi tesoro". -Eso, ahí.

A ver... Espérate que caliente un poquito el aceite...

y ya estamos listos.

¿Qué, todo bien? -Me parece mucho aceite,

-No, no. -Pero será así, no sé.

Cuando te he visto con tanto aceite, digo:

"¡Madre mía!". -Hazme caso.

Aquí tenemos mucho aceite.

Bueno, ya huele que alimenta. Estos estarán en la cocina, digo yo.

Si no hay nadie en la cocina,

¿dónde se han metido mis contrincantes?

Este duelo... ¿No me estarán engañando

y se habrán ido a descubrir Jerez sin mí?

A ver, ¿qué hay aquí? No, esto es una bodega.

Que, por cierto, me han contado

que es la bodega más pequeña del mundo.

La tenemos aquí, en Jerez, y poca gente lo sabe.

Y no sé dónde se han podido meter. El caso es que huele a comida.

No sé, como no estén detrás de esta puerta...

Voy a ver. A ver...

¡Ah, bueno, menos mal, ahí estáis! ¡Hombre!

-¡Hombre! -¡Hola, buenas!

Que estaba yo buscando...

Decía: "Huele a comida", pero no os encontraba.

Aquí estábamos. ¿Cómo va?

Lo mío muy bien, lo de él...

(DUDA) Yo no sé. -(RÍE)

Chiqui, voy a hacer un Jordi. -Ha sacado esto...

y todo moscas aquí.

-No... -No sé, no sé.

-A ver si las moscas son por el atún

y no por el camarón. Te voy a hacer un Jordi.

"Chiqui, todo esto tiene buena pinta pero vamos tarde".

"Date prisa, hay 100 personas esperando".

Pues vámonos. "Venga, que no llegas".

Muy bien, no nos habéis hecho esperar mucho.

Parecía que no ibais a llegar,

pero lo habéis hecho lo suficientemente bien

como para que no os quitemos puntos.

Este es el marmitaco, ahí os lo dejo.

-Y la tortilla de camarones. Faltan otras dos cucharas.

-Dos cucharas más.

-¿Voy por ellas? Claro.

Soy un caballero Y, si queréis, podemos ir probando.

Podemos empezar por aquí... Buena pinta tiene, por lo menos.

Sí, tiene buena pinta. Coge con la mano.

Vamos a coger aquí.

(SABOREA)

De momento, va ganando Jerez, ¿eh?

¿Estás contenta con tu trabajo, Karmele?

Sí. Sí, estoy contenta, sí.

¿A pesar de que no has tenido pimiento choricero?

No he tenido pimiento choricero, he tenido algunos problemillas...

Pero, mira, hemos hecho lo que hemos podido.

-Le he puesto trampas... para ganar yo.

(SABOREA)

-Está muy bueno, ¿eh? ¡Jo!

¿Y ahora qué hacemos?

Creía que esto era más fácil.

Me había pedido Jordi porque creía que lo hacían...

Voy a probar un poco de patata. Jo, madre mía.

A ver si me ayuda la patata. ¿Sabes qué te digo?

De primero, tortillita de camarones

y de segundo, marmitaco.

(KARMELE RÍE) -Un menú completo, ya.

-Un menú muy bueno, la verdad.

-Yo pensaba todo el tiempo que iba a ganar.

Al final, tú sabes, el favoritismo es lo que conlleva, a ver.

Esto son votos de mujeres y de señoras...

Habrá que aguantarse con lo que hay.

No hay más tu tía, ¿eh?

-A cada cosa hay que darle su valor.

El marmitaco es un plato más consistente,

más de primer plato y eso, pero bueno...

La verdad es que sí,

que las tortillas, que yo les llamo tortitas

porque parecen más como crepes, son estupendas.

Vamos, me ha gustado muchísimo.

¡Ay!

No hay distancia cultural que el baile no pueda salvar,

así que Ametz va a poder cumplir uno de sus sueños,

bailar flamenco con una de las grandes.

Y quién sabe, quizá esta flamenca pueda aprender a bailar el aurresku.

Bueno, guapísimo, a ver...

Yo se que la primera impronta cuesta una "mijita", ¿no?

Yo soy de las que ve.

Yo digo: "Venga, vamos a bailar un poquito".

Antes de bailar, como decía,

tenemos que hacer un poquito de compás.

Primero vamos a empezar con un poquito por tango.

Los tangos, a ver, en Jerez se canta el tango que no veas,

pero no es el estilo más genuino de esta tierra.

Como ya veréis, hablaremos de la bulería,

uno de los estilos que más me gusta,

que tiene algo en lo que somos especialistas:

el soniquete de Jerez.

Entonces, los tangos. Mira, yo doy siempre una pausita.

Ahí.

Ahí.

Vámonos, Karmele. Ahí.

Y... Eso es.

Hele.

No hace falta ni que... Deja ahí las manitas... Eso es.

Hale.

Eso es.

Perfecto. Pero vamos a hacer la sordita.

Ya que veo que tenéis buen compás, vamos a hacer la sordita,

porque quiero cantaros un poquito. ¡Hola!

¿Seguimos...? ¡Mi Francine!

¡Sí! Ella escucha "cante" y ahí que entra.

(RÍE) Hola, ¿qué tal?

Encantada de tenerte aquí. Bonita.

María, hija, que yo sabía que ellos querían confraternizar

con la cultura jerezana. ¿Lo están haciendo bien o qué?

Me están dejando...

Como le decía a Karmele,

a mí no me interesáis, que vais muy rápido.

Divina, te lo vamos a demostrar. Ah, ¿sí?

Te tienes que unir. ¿Qué les has enseñado?

Estamos por tango.

# Vente conmigo y haremos...

# ¡Eh! ¡Ole!

# Vente conmigo y haremos, ay, # una casita en el campo.

# Y en ella nos meteremos.

Vamos a hacer primero un poquito de compás. Todos juntos.

Cuando yo te diga: "Vámonos", se queda Urko con el compás.

Entonces, estamos aquí.

Hale.

# Son los toreros, # son los toreros.

# Son los toreros, ay, # los que se ponen cinta en... #

¡Vámonos!

# Son los toreros, # son los toreros.

# Ay, # los que se ponen cinta en...

# ¡Tatra, tra, tra! #

¡Hale! ¡Hale!

A ver, tu rematito. -Voy a hacer un pasito, ¿vale?

-Claro. -De una baile.

(Música)

Ay, me ha dejado... ¡Olé!

Yo ya... Escúchame.

Viva el arte, viva el arte de verdad.

Estoy superfeliz,

porque no hay nada más en lo que yo crea

que en la unión de la diversidad de las culturas.

Me encanta. Y a mí me has emocionado.

Nosotros aquí por bulerías y ahora tú...

-Como más serio. -Mira, ¿sabéis lo que os digo?

Que viva el arte. ¡Ole!

Que viva el arte, que une a la gente.

Que viva el arte, que no tiene fronteras.

Olé el arte, viva ustedes, de verdad. Encantada.

Gracias.

Y ahora, una copita de jerez. ¡Hala, venga!

¡Hombre! Uy, uy, uy...

¡La copita no puede faltar! Bueno, bueno...

# ¡Eh, eh, eh! # ¡Ya!

(Música y palmas)

# -¡Ah!

# -Yo un cuarto alquilo. # Yo un cuarto alquilo

# para el que se venga # a vivir conmigo.

# Para el que se venga # a vivir conmigo.

# No sé lo que tiene el cante # por bulería,

# ay, que brilla con brillantes # desde la Alhambra hasta Moguer.

# Ay, ¿qué tiene mi bulería,

# que, cuando suena, # golpea la noche y todo el día

# y Andalucía se echa a perder? #

¡Hele!

(TODOS) ¡Ole!

-¡Hele!

(URKO) Esto no lo había visto nunca.

¿Qué es lo que habías visto? Yo esto no.

# ¡Y ahora todas!

# ¡Arsa! ¡Arsa!

# ¡Arsa! # ¡Eh, eh, eh, hele!

(TODOS) ¡Olé!

-¡Ole! -¡Muy bien!

Vosotros... de arte flamenco, no os puede nadie.

Pero ¿es que sabes qué pasa?

Que tengo un músico vasco aquí, a mi vera.

¡Venga, vamos! ¿Sí? ¿Sí?

Ponte allí, con los niños. Ah, ¿sí?

-A ver, voy. A ver, a ver, a ver, a ver.

A ver, que vamos a tener un momento mágico.

Con esto no se puede hacer nada, ¿no?

¡Vamos allá!

# ¡Toma, que toma, que toma! #

-Ese flamenco, hijo. ¡Ole!

-Cuando me he puesto a tocar, ha sido surrealista.

Todos me estaban mirando con una cara de flipaos...

que ni ellos se estaban creyendo que estaba tocando, la verdad.

Pero ha estado muy bien.

-¡Ole! -¡Ole!

Se nos ha ocurrido en el último momento y ha sido...

Ya que estamos en Jerez, ¿qué más que tocar un agurra

y homenajear nuestra estancia y nuestro...,

el hecho de que estemos aquí?

-Hoy ha sido un placer

el hecho de habernos encontrado con tanta gente,

que con nada se arrancan a bailar, a tocar las palmas,

y poder compartir también nuestra experiencia

ante la Paquera de Jerez.

Ha sido muy bonito, yo creo.

Ha sido como compartir culturas distintas.

¿Qué tal?

Muy bien. Que venimos a visitarte a tu casa.

Me han dicho que vivías en una casa muy bonita,

pero veo que aquí no vives tú. No, aquí no.

Aquí te tomas los tragos. ¡Tú sabes! ¡Un poquito!

Daniel, mira.

-¡Hola! ¡Hola! ¿Qué tal?

Él forma parte del conjunto.

Del conjunto. ¿Nos dais un paseo por aquí?

Vámonos. -Claro.

Hola. -Hola, ¿cómo están?

-Muy bien. -Muy bien.

¿Profesionales de los caballos? -Sí, sí, de toda la vida.

-(RIENDO) Vamos a empezar un poquito.

-Yo tengo la cabeza muy grande.

¿Está cómodo? -Sí.

-Que no moleste.

¡Venga, hombre!

Llevo media hora esperando para dar el paseo.

Es que para poner un casco...

Te voy a poner esto un puntito más corto.

Uy, qué pena, más corto, como mi pantalón.

Y venga, para arriba. Sí, sí, saca la otra pierna.

Esto está de muerte.

A ver si es verdad que ella sabe montar.

-¡No, no! ¡Que no! ¿Eh?

Cuando me he montado en el caballo, se llamaba Rápido,

he sentido en un momento dado que me moría,

porque ha empezado como a bailar con los pies

y con el jinete que le estaba enseñando.

Y, la verdad, desde abajo no sé lo que se veía,

pero arriba se sentía que verdaderamente yo iba...

como si fuera galopando, iba dando saltitos.

-¡Venga! Da la vuelta "pa" la derecha.

¡Ahí! Sigue tirando "pa" la derecha.

Suave. Y las piernas... Las manos, "palante".

-Es que me has metido mucho.

Ay, ay, que se va a levantar -Ay, ay, ¡que es broma!

Suéltame. La mano, aquí delante.

No tires "patrás", dale con las piernas.

Y ponte derecha. ¡Venga!

En el momento en el que estaba viendo que me iba al suelo,

he recordado que siempre me dicen:

"¿Por qué te tienes que arriesgar tanto?".

Mi madre me dice: "¿Para qué te metes en todos los 'fregaos'?".

"¡Que no te hace falta!".

Pero ha sido una experiencia increíble.

Repetiría y volvería a pasar miedo tantas veces como hiciera falta.

Bueno, me imagino que durante el año

te pasará gente de todos los lugares del mundo, ¿no?

Por ejemplo, la tribu que tenemos tan maravillosa,

que tenemos unos vascos,

tenemos gente que viene desde China, una chica francesa.

Tenemos, ya digo, ingleses, chinos, japoneses;

de todas las nacionalidades.

Oye, Alfonso, me han contado que tú eres famosísimo en Noruega.

Bueno, famosísimo... Y tus caballos más.

(RÍE) Algo nos conocen por allí

porque hemos hecho un pequeño programa de televisión

que ha tenido bastante éxito.

Y, bueno, tenemos muchos clientes noruegos

a partir de ese programa de televisión.

¿Cómo vas, vasca? De muerte, ¿no?

Ponte derecha, me cago en diez, que pareces un saco de patatas.

Yo tenía el problema ese, que al ir galopando en el caballo

se me caían los pantalones poquito a poquito.

(RÍE) Los iba notando cada vez más abajo.

Y, entonces, he estado todo el rato

intentando subirme los pantalones para no montar un espectáculo allí.

Me he quedado con ganas de montar a caballo.

Me han comentado Ametz y Urko que se lo han pasado estupendamente.

Pero he querido ir a mirar un poquito lo que es la ciudad de Jerez.

Me habían comentado el claustro este de Santo Domingo,

que estaba muy bien,

y ver algunos monumentos.

Y, bueno, también he aprovechado el tiempo.

Me ha dado muchísima pena que Karmele no haya venido a montar en caballo.

Porque, o sea, la mujer estaba muy animada para venir.

Creo que Karmele no ha venido porque los que veníamos éramos jóvenes

y entonces ha pensado en que nosotros

teníamos que tener esa oportunidad para venir.

Oye, ¿y tú te consideras un joven sobradamente preparado?

Porque, a ver, eres ingeniero, eres también artista,

te gusta viajar, pareces el hombre perfecto, ¿no?

Bueno, o sea, yo, como siempre digo: la perfección no existe.

O sea, todo se puede mejorar.

A mí me ha sorprendido bastante el choque cultural que hay

entre el norte y el sur de este país.

¿Sí? Sí, bastante.

¿Es verdad lo de los ocho apellidos vascos?

¿Lo de la peli?

Bueno, la peli entra mucho en los tópicos,

pero sí que hay muchísima diferencia entre las culturas del norte...,

o sea, entre la cultura del norte y la cultura del sur.

El flamenco, por ejemplo, siempre he querido estudiarlo

porque siempre me han interesado los bailes regionales.

Mi hermana es sorda desde que nació.

¿Y tú sabes el lenguaje de los signos?

Hombre, algo me defiendo.

¿Sí? Por ejemplo: "Me gusta Jerez". ¿Cómo se diría?

Eso no sé cómo se dice. ¿Y "me gusta"?

Me gusta. A mí me gusta.

A mí... me gusta. "Me gusta Andalucía", por ejemplo.

Ah... Me gusta... ¿Andalucía?

Andalucía.

¿Y por qué esto es Andalucía?

Por la forma de Andalucía y el sur de España.

El otro día me confesabas que tú te habías hecho friki aposta.

Que te lo habías cultivado. Hombre, no.

Yo dije que a mí la sociedad me hizo friki.

Yo me dejé.

(RÍE) (RÍE)

Si queréis pertenecer a la tribu

de los que visitan la ruta de los vinos de Jerez,

hay un destino que no podéis perderos.

Detrás de esa valla, comienza un territorio indómito.

Es la naturaleza viva,

sin la intervención de la mano del hombre.

Perdérselo debería ser delito.

Esto de ser alta no es buena idea. -Yo mejor. Yo no llego.

-Esto era una reserva de caza, prácticamente todo el tiempo,

hasta que se protegió.

¿Quiénes eran los propietarios? Las grandes familias.

Luego, además de ellos,

había gente que vivía aquí y trabajaba en Doñana.

Ahí lo veis, ¿no? Cualquiera que tenga de dinero...

A Doñana no, pero casi, ¿sabes?

-A mí ya me gustaría estar así en el barco, no me importaría.

Pero ¿mejor que estar aquí,

en el coto de Doñana...? Hay que hacer de todo.

Qué frívolo eres.

Un poquito de barco, un poquito de nadar.

Eres muy superficial, Urko. Además, con el calor que hace fuera.

Tenemos animales en el camino, ¿vale? No hagáis ruido ahora, ¿vale?

Tenemos una cierva y un cervatillo al menos.

Ahí tenéis unos gamos machos. Mira, mira.

A diferencia de los ciervos, su cola es un código.

¿Sí? ¿Para qué? La están moviendo, ¿no?

Sí. Eso es "todo va bien".

"No hay problema, todo va bien. Vamos a comer".

Si se quedan quietas, es...

"Algo me preocupa, no estoy confiado. ¿Qué pasa aquí?".

Y, cuando se ponen para arriba: "Hay que salir corriendo. Peligro".

Eso o hay otra opción: están haciendo caca.

(RÍE) Rápidamente nos vamos a dar cuenta.

La vaca mostrenca, la primera vaca que llegó a América, ¿vale?

Por eso tiene los cuernos hacia los lados.

Estamos acostumbrados a las pelis

donde sale el típico tejano con la vaca,

con la cabeza de la vaca muerta en el capó.

Y los cuernos van así, hacia los lados.

Sí. Pues igual aquí.

Esa vaca, genéticamente, desciende de estas.

-¿Y ahora solo la hay aquí o la hay en más sitios?

-Esta es autóctona.

Esta fue la que dio pie

a que hoy en día haya vacas en América.

Y pasa con el caballo marismeño,

fue el primero que llegó con vida a América con Colón.

Y no es muy grande, pero es muy resistente.

Este fue el primero en llegar vivo a América.

¿Cómo se llama el caballo americano?

También es el nombre de un coche que tiene un caballito en el frente.

-¿Mustang? -El mustang.

¡Ah! ¡Ah!

A ver, aquí había un antiguo concejo ganadero

muy importante, que es el Concejo de la Mesta,

que lo fundó Alfonso X en el siglo XIII

y perduró mucho tiempo.

Cuando los americanos obtenían un caballo español,

ya posterior al descubrimiento, claro,

estaban muy orgullosos, era un caballo bueno.

Y decían: "Yo tengo un caballo de la Mesta".

"I have a Mesta horse".

Pero, con el tiempo, ese Mesta, que no lo podían decir bien,

ha ido cambiando, y hoy en día es mustang.

Ese nombre viene del concejo ganadero de la Mesta,

Corona de Castilla.

Todo el mundo cierra los ojos, ¿vale?

A ver, aquí veo ojos abiertos. Venga.

Venga, que os está viendo el Niño Jesús

y ya están aquí los Reyes

y no os van a traer nada. Relajación.

Ojos cerrados.

Normalmente hacemos relajación para dejar vacía nuestra mente.

Abrid los ojos.

¡Guau! (TODOS) ¡Hala!

Os habéis pasado. Qué fuerte.

-Ay, caballos. ¿Son caballos?

-Eso es la marisma.

Parece que nos hemos metido en un túnel del tiempo

y hemos salido en otro lado.

En las marismas de Doñana se han grabado escenas

de "La historia interminable", cuando el caballo está en el fango.

Atreyu, creo que se llamaba.

Y también se han filmado escenas de "Lawrence de Arabia"

por la zona dunar. -Qué guay.

-Doñana de cine, digamos.

"La historia Interminable" porque es el fenómeno...

Claro, son arenas movedizas.

Lo que le pasa en la película es con arenas movedizas.

Esto sería similar.

Cuando hemos estado en las arenas movedizas,

ha sido un poco impresionante.

Cuando nos han dicho que ahí hay ojos o pozos de estos

que ya cubren hasta los 30 o 40 metros,

pues no sé.

Tú te pones a la idea de que eso te pueda abducir en cualquier momento

y te quedas...

-La cierva, cuando ve que el verano va a ser muy duro,

que las va a costar mucho sacar la cría adelante,

entonces se puede provocar una diapausa,

que es una ralentización de la gestación.

Es decir, va a comer el fruto de la sabina,

que, consumido en exceso, es un abortivo natural,

pero no va a abortar, sino que va a generarse una diapausa,

que es una gestación más lenta.

¿Y qué va a conseguir?

Que el bebé nazca cuando ya ha pasado la época seca,

cuando ha pasado el verano.

Cuando ya vienen las lluvias, viene más agüita, viene más comida,

con lo cual, aumenta la probabilidad de sobrevivir.

La verdad es que ha sido un sitio muy impresionante

porque, al final, allí en el norte,

nosotros estos ecosistemas no los tenemos.

(TODOS) ¡Viva el coto de Doñana! ¡Uh!

Bueno, Ametz, te gusta aprender, estudias dos carreras.

Sí, un doble grado.

Además, te da tiempo para ser bailarina.

Sí, bailo.

Además, te da tiempo para trabajar.

Sí. Si sale algo, sí.

Yo a Andalucía vine... no sé si hace cinco o seis años,

no lo sé exactamente, pero vine a bailar.

Hicimos un intercambio de bailes.

Y vinimos desde mi pueblo... a un pueblo de Huelva,

que se llama Puebla de Guzmán.

Y bailamos aquí y ellos también fueron allí a bailar.

Y vinimos, no sé si era el fin de semana anterior

a que empezara la Romería.

Y, bueno, los rebujitos, y los caballos,

y los bailes y el ambiente...

Y yo le dije a mi madre: "Yo me quedo aquí".

Eso es otra característica que yo creo que tú tienes, ¿no?

Que eres la típica vasca que no te callas lo que opinas.

Que se puede decir incluso

que tienes un poquito de "mala follá",

que dirían los andaluces. Sí, un poquito a veces, sí.

"Un poco de diplomacia no te vendría mal", me dicen.

Pero tampoco es malo del todo.

Ya, ¿no? Hay que hablar cuando hay que hablar.

y hay que saber callarse también, pero...

Yo sé que tengo ese genio de decir las cosas...

Que también dicen que eso es muy vasco, ¿no?

Donde la mujer tiene más claramente...

O sea, que es una sociedad más matriarcal.

¿Tú crees que eso es cierto? Yo creo que sí.

Creo que la mujer tiene un papel muy importante

y que lo ha tenido, pues eso, desde siempre.

Se le ha dado mucha importancia.

En cuestión de chicos, de hombres,

igual gana Andalucía al País Vasco. No.

¿Cómo que no? No, los vascos son muy vascos.

No, no. Son muy vascos,

pero son más bajitos y más tochetes...

Bueno, ¿y qué?

Pero son vascos... (RÍE)

Es que el carácter vasco es el carácter vasco.

(RÍE)

A ti te gustan las sorpresas, ¿no? No.

¿No te gustan? No, porque me pongo muy nerviosa.

Jo, pero entonces...

¿No hay nada que a ti te pudiera hacer ilusión?

De las cosas que han pasado en este viaje,

que hayas podido decir:

"Bueno, pues me gustan mucho los caballos..."

Sí, los caballos me gustan.

Creo que, además, te gustó uno en especial mucho.

Sí, muy bonito.

¿Cuál te gustó en especial? Rápido.

Aparte de Rápido. Pues no lo sé, todos.

¿Uno de color canela, por ejemplo? ¡Oh, qué bonito!

Por ejemplo... Que te hayamos traído...

Para que puedas disfrutar de él en libertad

después de haberlo visto bailar. ¿De verdad?

Pues esto es un caballo ya... Me encanta.

cuando no está trabajando,

cuando está de vacaciones. Cuando está libre.

¿Cómo se llama tu caballo? -Almirante.

Preséntaselo. Se llama Almirante.

Si quieres, le ponemos la montura, por si te quieres montar.

-¿Se puede montar? -Sí, puedes dar un paseíto por aquí.

Qué pasada.

Ay, no quiero que se vaya.

Vamos a quedarnos. -Ay, ¿qué me has hecho?

-Tienes la marca de Karmele. -Ven aquí, chiquitina mía.

-No puedo quedarme -Tenemos que volver a vernos.

-¿Nos quedamos?

-Yo me quedo.

-Cariño... -Ay, que se me emociona.

-La más guapa de Euskadi...

-Contigo, ¡las dos! -y la más inteligente.

No sabemos si, como dice Raffaella Carrá,

en el sur se vive mejor o no,

pero sí que es cierto que en algo les ha cambiado

a nuestros seis protagonistas este viaje.

Ellos intentan no emocionarse demasiado en la despedida

para poder decir, como dirían los jerezanos:

"Hasta pronto, amigos".

Y eso os decimos a vosotros,

os esperamos en el próximo viaje con nuevas tribus.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Apellidos vascos en Jerez

Tribus viajeras - Apellidos vascos en Jerez

29 jun 2018

Francine acompaña a una Tribu de vascos en su travesía por Jerez de la Frontera. Visitan bodegas con siglos de tradición donde aprenden el arte de la Venencia. Tiene lugar un duelo entre la cocina vasca y la cocina andaluza. Vivimos una confraternización entre la bulería y el aurresku.

ver más sobre "Tribus viajeras - Apellidos vascos en Jerez" ver menos sobre "Tribus viajeras - Apellidos vascos en Jerez"

Los últimos 14 programas de Tribus viajeras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios