Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5365520
Para todos los públicos Trabajo temporal - Los Javis y Esther Arroyo - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal.

Los Javis serán granjeros por un día.

¡No corráis! Las pasarán canutas para marcar

a las ovejas. No pasa nada, ven aquí.

La pareja tendrá que mover al ganado.

¡Abre la puerta! ¡Ay Dios mío!

Y tendrán un flechazo muy especial con un ternero.

No, que esta no es la teta, es mi brazo.

Por otra parte Esther Arroyo se convertirá en feriante

por un día. ¿En la feria? ¡Uy que bien!

olé con olé.

La actriz hablará de mujer a mujer

para meterse de lleno en la piel de una feriante.

Yo quiero firmar ya, saca los papeles,

donde tengamos que firmar. Yo creo que el trabajo de salud.

Será la speaker del toro mecánico.

¡Vamos que nos vamos con el rodeo americano!

¡Comprad los tickets que estamos

que los vendemos hoy todo! Tratará de hacer algodón

de azúcar. Ahí, ahí, ve cogiéndole.

No así, mira. Y repartirá buena fortuna.

¡Bingo muy bien!

Javier Calvo y Javier Ambrossi, son los dos referentes

del momento del mundo del cine y la televisión.

Actores y enamorados del séptimo arte y del teatro

desde bien pequeños han demostrado que su pasión

en lo profesional y personal traspasa

la gran pantalla. En 2010 decidieron ponerse

detrás de las cámaras y la experiencia les llevó

a ser los padres de importantes éxitos

como "La llamada", la revolución artística

más importante de los últimos años.

Juntos, como siempre, se enfrentan a un nuevo reto:

ser granjeros.

Esther Arroyo, modelo, actriz y presentadora de televisión.

Su simpatía, personalidad y belleza no deja indiferente

a nadie. La ex Miss España, siempre

ha tenido una fortaleza y una energía

que arrolla con todo. Pero hoy se enfrenta a un papel

completamente desconocido. El de feriante.

Veremos si hay atracción mutua.

¿Aquí? ¿Ya está? Hola Javi qué tal.

Hola. Qué sorpresa ¿no?

Soy Blanca Entrecanales, la fundadora

de Dehesa el Milagro. Hoy seré la jefa de los Javis.

¿Sabéis donde estáis? No.

La verdad que no. ¿Os lo podéis imaginar?

Oigo gallinas. Habéis visto las vacas.

Es verdad a la entrada. Estáis en una granja.

Qué bien. Una granja ecológica.

¿Granjero yo? Imaginaba algo un poco...

menos físico. Así como venís... os tenéis

que cambiar. Yo llevo botas.

Pero no. Yo me he puesto mi mejor look.

Se os va a manchar todo así que os tocaría cambiarps.

Venga. ¿Por dónde?

¿Por ahí hay ropa para nosotros? A la izquierda.

Pues hasta luego.

Hola Esther, qué tal. José Antonio Sánchez.

Mucho gusto. Me han dicho que has aceptado

trabajar en Trabajo Temporal. Sí.

¿Pero qué tengo que hacer? Cuatro atracciones

en las que vas a trabajar. ¿En la feria?

¡Qué bien, olé con olé! Cuando me han contado

que mi Trabajo Temporal era en la feria

yo me he vuelto loca directamente

porque a mí me va mucho. Lo primero que he pensado

es en mi madre. Mi madre me va a decir

hija mía tienes alma de feriante. Te va al pelo.

La feria me encanta.

(Risas)

Nos han dicho que íbamos a hacer de granjeros durante

todo el día. Al principio mucha sorpresa.

Pero, a la vez, Me ha dado tranquilidad.

He dicho que granjero puedo. La vida del campo puede

ser complicada para mí. Puede ser peligrosa para mí.

Chicos la tarea que habéis venido a hacer aquí va a ser cambiar

las vacas del prado, para que tengan comida nueva.

Cada cuatro o cinco días las cambiamos.

¿Son peligrosas? Si te pones en medio

te van a arrollar. Ahora las tenéis que coger

y dar voces. Marco abre la puerta.

¡Ay Dios mío! Las vacas imponían mucho

porque tenían unos cuernos muy potentes.

Y eran muy grandes. Tenéis que tener cuidado, tenéis

que ir dando voces y llamarlas. Venid conmigo.

Esto está electrificado. Sí, no lo toquéis.

Madre del amor hermoso. Las vallas estaban

electrificadas,

que yo soy una persona que no se da cuenta y mi apoyo

en un segundo, y me quedo ahí pegado.

Hay que dar voces y llamarlas. Como de pastor.

(Gritos a las vacas)

No vienen. Había que gritar "Tuma".

Que no sé de dónde viene esa palabra, no sé qué raíz.

No sé qué significa.

(Gritos)

Hay que tener cuidado porque como veis vienen como toros.

Maricón, que me mato. He pasado miedo cuando venía

la estampida de vacas. Llamarlas, que vengan.

(Gritos)

Lo de Tuma me vuelve loco. ¿Te ha gustado eh?

¿Qué es Tuma? Es una manera de llamarlas

que están acostumbradas. ¡Tuma!

¡Tuma! Que no sé.

¿Era Tuma? Porque a lo mejor me estoy equivocado.

¿Alguna vez te han arrollado? Nos han pegado empujones,

ahora después cuando vayamos a echar de comer al semental,

vais a ver... ¿Qué yo voy a echar de comer?

Sí, los dos, uno a cada uno. Venga.

Ese lleva pocos días que nació. Has visto que bien,

ha hecho caso. Muy bien.

¡Tuma! Ven.

Yo puedo venir, Hacer de granjero,

todo lo que queráis, pero a lo mejor

me da una cornada y me la he llevado. ¿No?

Venid conmigo que vamos a echar de comer

a los sementales. Anda que también suena... echar

de comer a los sementales. Es verdaderamente espeluznante

tener frente a frente una vaca o un semental

de semejante tamaño. Porque te miran de una manera...

con unos ojos, con todas las moscas,

de una manera muy directa. Otro se viene conmigo y vamos

para allá. ¿Viene la vaca a pedir?

¿Qué vamos a hacer? Vamos a echar de comer

a los toros. Esos son limousines.

¿Limousines? Es la raza.

Nosotros vamos a echar de comer aquél.

¡Tuma!! Le tengo que dar de comer a este.

Resulta que al semental

hay que darle de comer aparte. Que es un señor muy especial

y que tiene comida, porque como está todo el día...

Dándole. A él hay que darle pincho.

Pero que nos ha dicho que tenemos que volcarlo

de a una. El semental tiene que comer.

Otra cosa aparte, porque tiene tarea.

A mí lo de darle comida especial al hombre me huele mal.

Nos ha comentado que había cierto peligro porque si te acercas

a una de las crías, la vaca se podía...

puede atacar. Entonces hemos tenido

un poco de miedo. ¡Ay Dios mío!

¿Qué es echarlo todo? Me está mirando de una manera

que me da miedo. ¡Maricón!

Dame, calla. Vamos los dos.

Señor semental. Esto es para el rubio.

Esto es para ti. Para que lo disfrutes

y te enamores.

¡No corráis! Hijo de verdad tienes miedo

por cualquier cosa. Yo que sé.

No he pasado miedo pero sí que dices también podía

estar yo en mi casa. Según me han contado

nuestra vida corría peligro. No hace falta correr.

¿Qué?

¿Por qué hay que mantenerle fuerte a él y no a ellas?

Porque tiene más desgaste. ¿De qué?

De cubrir a las vacas. El tiene más desastre.

Más desgaste. Tiene más desgaste.

Ten en cuenta que tiene aquí casi 70 vacas para montar.

He pensado que pienso para todas.

Si le damos al semental les damos pienso a las demás.

No porque esté todo el día dale que te pego

va a tener él. Este sistema me parece

un poco machista porque claro... no va a tener el semental,

por ser un semental, una comida mejor.

Hombre yo de animadora creo que voy a servir,

en el toro mecánico, llamando a la gente,

provocando. Ese torito.

Un poco más alegría lo que estás contando.

Todo el mundo al torito, Venga para arriba.

¡Señores regalamos un sombrerito en el toro, el torito!

Diversión, Sensación, Estamos que lo tiramos.

Vamos a hartarnos de reír. El torito bravo, con los botines.

Vamos señores. Vámonos.

Venga que sale el tren. Mi experiencia

con el toro mecánico fue tremenda porque

me monté una vez con un amigo, yo delante y el detrás.

Mi amigo terminó dado la vuelta enganchado a mis piernas

boca abajo y yo ahí enganchada al toro,

pero antes muerta que me tirara ese hombre.

De aquí no me tira nadie. Ese torito y poquito a poco.

Agárrense que vienen curvas.

Vamos que están los blues brothers ahí.

Vamos con el torito despacito, poquito a poco.

Vamos a darle un poco más de caña a la cosa.

Ha sido estupendo. Ahí, ahí.

Te lo he dicho, el que avisa no es traidor.

Sin piedad, va por los blues brothers,

que se agarren que vienen curvas.

Yo sirvo para un roto y para un descosido.

Arriba esas manos. Quiero ver quién toca

las palmas mejor. Vamos ahí.

Bien no hago nada, pero capaz de hacer cualquier cosa

sí que soy. Manos arriba.

Todo el mundo con las manos arriba.

Ahí estamos con alegría.

Bueno con las ovejas han superado

todas mis expectativas. Pasamos así, tal cual, saltando.

Sin caerse. Pobres.

¿No les asustamos? Yo tranquilo.

Ha sido el momento más estelar del día.

Había que coger una oveja y han corrido detrás de ella

y no es fácil. Al final Javi Calvo se ha tenido

que tirar a por ella, la ha conseguido coger.

Y ha sido un subidón de adrenalina increíble.

-Hay que coger los borregos, cada uno con su madre.

¿Y cómo se cuál es la madre? Este tiene que ser la madre.

Con las ovejas muy bien también. He tenido un día muy bueno.

Chicas ¿todo bien? Sólo os vamos a coger.

Sé que ésta está mucho con esta.

No pasa nada. De verdad que no vamos a hacer

nada. Déjalas que vayan para allá.

Déjalas. No vamos a molestar nada.

Este es el que tenía el cordón umbilical.

Hola bebé. No sabemos cuál es la madre.

Lo primero observación.

Llorando porque no ve a la madre.

Antes de hacer el trabajo lo que yo quería era enterarme,

que absolutamente no se maltrataba

a ningún animal. Que era un lugar donde todos

los animales vivían una vida feliz.

Y efectivamente es así,

estos animales tienen un espacio maravilloso.

Están cuidadísimos. Me ha encantado pero ahora

hacemos otra. ¿Quién es la hija y quién

es la madre? Esta y esta.

Yo cojo esta. No pasa nada.

Esta. Esta.

Cógela. Tranquilidad.

Amor. Espera.

Cógela. Espera que voy a mi ritmo.

Yo no tengo ningún miedo. Como habrán podido comprobar.

Ella sabe que voy yo. No pasa nada.

Ven aquí. No pasa nada.

Ven aquí.

Javi Ambrossi ha sido capaz de tirarse al suelo, agarrarla

y ponerle la marca de pintura. Lo que hemos hecho

básicamente es un poco rugby, era placaje.

Intentar no hacer daño, por eso me he tirado

al suelo para poder abarcar más con las piernas

y brazos. Y agarrar sin hacer daño.

Este es 42. 42214.

Muy bien amor.

¿Sexo? Pues mujer.

Mira a ver. ¿Estamos seguros que esta

es la madre? Niña.

Ha sido niña. Chicas no os revolucionéis

porque estamos aquí dos maricones cogiéndoos

con una fuerza... Muy débil.

Aquí estamos sólo para marcaros un poco con pintura.

Pero bueno. Tiene fuerza.

Colócate bien si quieres.

El 68. Ven aquí.

Para ponerte en el culete. No te fíes que en cualquier

momento dará un apretón y te lleva.

Es que tiene fuerza. Será mejor si estás de pie.

Venga va.

Abrázala al cuello. Amor tranquila.

Ahí está.

No es nada lo que estamos haciendo sólo marcar.

Dale brío que ésta está que tira. Dale la vuelta si quieres.

68. Han cantado bingo.

El seis y el ocho. Tú estás como la parrilla Javi.

La verdad que arte tengo. Se me nota grácil.

Qué bonito te ha quedado. Gracias.

Nadie ha hecho daño, de hecho me he hecho más daño

yo que la propia oveja. ¡Ay Dios mío!

A ver tranquilidad. ¿Cuál de todas?

Esta.

El borreguillo, cógelo.

No, ven aquí. Voy, no te quiero asustar

amor. ¿Es ésta?

Niña.

¿Es hembra verdad?

Tírate. Que no le quiero hacer daño.

Es como si cogieras un mueble muy grande.

Venga, vamos a ver.

¡Ay Dios mío! El momento oveja ha sido un poco película

de acción porque intentaba coger esa oveja

pero no se dejaba coger. Me tiro.

No, no.

¡Ay Dios mío!

Corre.

(Risas)

Esa oveja tenía una fuerza extrema.

Intentaba cogerla y salía disparada, me tiraba al suelo.

Voy, que la cojo yo. No, la cojo yo.

Esta. ¿No?

Espera. Ahí.

Abrázate a ella. Muy bien.

¿Número?

El número. Tranqui que estamos aquí

con los hijos. El pastor del portal de Belén.

Esther. Manoli.

Cuánto tiempo, pasa y nos das tiempo de que empecemos

el trabajo. No, que va.

Ya vengo. Venga dispuesta.

¿Cómo estás? Muy bien ¿y tú?

Encantada de conocerte. Cuando he visto a Esther Arroyo

sabía que lo iba a hacer perfectamente porque

ella es muy agradable, muy dicharachera.

Mira, estaba va a ser tu casa ¿te gusta?

Me parece brutal, yo te la cambio cuando quieras.

Aquí tenemos las dos habitaciones pequeñas,

aquí la cocina. Y aquí el salón.

Y aquí tenemos la habitación donde te puedes acostar

cuando quieras. Qué bien.

Empezar un trabajo así es maravilloso.

¿Que sois una familia? Mi marido, mi hijo y yo.

Sobre todo me ha encantado Manoli.

Esto es un tráiler. ¿Y el camión quien lo lleva?

Yo. Por favor me tienes que invitar

a que me vaya un día de viaje contigo.

¿Tú sabes lo que me gusta a mí un camión?

No sé yo si le va a gustar esto de ir de un sitio

para otro porque es un poco duro.

Te voy a pedir un favor ya que me has dicho que estoy

como en mi casa ¿me puedo preparar un café?

Que me queda mucho trabajo y me estoy durmiendo.

Claro, venga ahí lo tienes todo. Yo voy sola y preparo el café.

Lo tienes aquí medio hecho. Me lo iba a preparar.

Pues yo te lo preparo, que me hace mucha ilusión.

Y aquí será trasnochar muchísimo ¿no?

No, dormir dormimos muchísimo. De día.

Ahora por ejemplo hoy es el sábado, el mejor día,

el día de más trabajo se supone. Otros años hemos cerrado

a las cuatro de la mañana o a las cinco.

Por ejemplo un día normal puedo ir a comprar, vengo, preparo

la comida, la casa. Nos podemos echar la siesta

y todo muy bien. Estoy como una niña chica,

como si me hubieran hecho un regalo.

Lo mismo. Manoli, cafelito.

No me digas que por lo menos te he preparado el café, no vayas

a decir la niña esta que ha venido aquí a dormir, nada más,

me ha sacado un café, me ha sangrado.

A ver si el próximo día traigo los pastelitos.

Para eso los tenía que haber preparado yo.

Que va, los tenía que haber traído yo

pero no tenía ni idea de dónde venía.

Tengo pastas sin azúcar. Pero tú sin azúcar...

Yo no me voy a sentar, Estoy harta de estar sentada,

me voy y me gusta estar de pie. Mira que debería estar sentada

porque tengo la pierna estropeada.

Bueno luego también tienes que estar de pie.

Yo estoy sentada cantando las bolas,

porque yo de pie muchas horas no puedo estar.

Me ha gustado mucho que Esther venga a casa y se sienta

como uno más. Aquí tienes otro cuarto de baño.

Con ducha, con wáter y lavabo. Me voy a venir con mi marido

Manoli. Al final no han visto el cuarto

de baño grande. No lo he visto yo.

Hija Manoli, de verdad qué guapa eres, que cara tienes,

que piel. Yo no llevo nunca maquillaje

fíjate. Y los labios no me dejan nunca

que me los pinte. Pues yo cuando no me los pinto

mi madre y mi hija me dicen siempre que rara te veo

sin los labios pintados. Al revés.

A mí cuando me los pinto siempre me dicen ¿dónde vas

con esa cara? Quítatelos que no te pega.

¿Tienes niñas o niños? Tengo una hija de 43 años,

que va a hacer ya 44. Una nieta de 18 que va a hacer

y otra con 11 añitos. ¿Con cuántos años la tuviste?

Con 24. Igual que yo.

Que tengo 67 años. Yo quiero firmar ya, sácame

todos los papeles y donde tengamos que firmar.

Yo creo que el trabajo es salud. Tú no te preocupes

que aquí vas a rejuvenecer. Mira que yo me he hartado

de trabajar, no te creas. Pero no estás al aire libre.

Es verdad, eso se nota muchísimo.

Ella tiene el mismo carácter que yo, yo tengo el mismo

que ella mejor dicho. Manoli creo que me voy a tener

que ir a trabajar porque yo he venido a trabajar.

Claro. Pues yo te espero, ahora después

te enseño fuera y tienes que venir al bingo.

Tienes que venir a cantar bolitas como una loca.

Un beso. Muchísimas gracias

por el café y ahora vengo. Gracias a ti.

Me voy a ir porque me van a echar nada más llegar.

Voy a perder el trabajo.

(Risas)

A continuación los Javis tendrán que dar el biberón a un ternero

recién nacido. Hay cosas en la vida

que son intuitivas. Y recoger fresas ecológicas

sin cometer un solo error. ¿Y qué quieres hacer si estamos

aquí en el campo no vamos a hablar?

Por su parte Esther Arroyo intentará hacer un rico algodón

de azúcar. Venga que parece que llevas

toda la vida. Mi niña si me viera

con lo que le gusta el algodón de azúcar.

También repartirá suerte en el bingo de Manoli,

el más grande de toda la feria. Perdón me he equivocado.

No, lo he dicho bien.

¿Qué tal el look? A ver.

Me gusta la boina. No te has puesto el guante.

A mí me gusta vivir en el campo para un ratito.

Hola que tal. Soy Arturo.

Javi. Javi.

Yo he ido a la granja escuela cuando era pequeño.

Que me ponían a hacer pan. Yo que sé.

He tenido un conejo. Aquí lo primero

que hay que hacer es cumplir con un reglamento de seguridad,

hay que ponerse un pequeño protector

y unas calzas para los zapatos para evitar la contaminación

del gallinero. Yo ahora estoy muy bien,

muy a gusto, respirando aire fresco.

Tan tranquilo y tal. Lo que pasa que probablemente

a los tres días me vuelva loco. Porque yo necesito mi marcha,

mi movimiento. Entrar uno de vosotros.

¿A hacer qué? Abrir y que salgan las gallinas.

Y nosotros abrimos la compuerta. Yo entro.

Tú entras. Nosotros abrimos.

Hola. Hola amigas.

Ve subiendo, dale más. ¡Que vienen!

Estamos ya para irnos. Buenos días.

Mis niñas, mis amores. Hola bonitas, buenos días.

¿Hacen algo? No.

Las que se quedan aquí ¿qué pasa con ellas?

Algunas están poniendo. Vamos chicas a la calle.

He entrado dentro, y buenos días, venga...

lo que le hago amis perritas básicamente.

¿Qué tal? Bien, no me atrevo a tocar.

No me extraña. Las gallinas de todos

los animales que yo he conocido aquí,

han sido las que me parecían menos amigables.

Me parecía que en cualquier momento operaban un picotazo.

Igual las estamos estresando un poquito.

Vamos a dejarlas que no se estresen.

No me salía a mí cogerlas, estaban muy...

Qué tal chicas. ¿Has conseguido...?

Se me había escapado esta. Pasa.

Mira. Hola amor.

Se había ido de paseo. Pica un poco porque el pico

no se lo cortan. A mí no me da ningún miedo

¿una gallina? Que va.

La he cogido. No sé, no me parecía

nada del otro mundo. Hola mi amor.

No pica. Es maja.

Se había ido de paseo. Yo cojo los huevos

y me han dicho que tú pongas el pienso en esas de ahí.

Y yo recojo los huevos. Mira cómo duermen.

Está poniendo ella. Pues me gustaría verlo.

Que lo pone. Lo está poniendo.

Sí, lo pone. ¡Ay Dios mío!

No, no estamos mirando. Yo con las gallinas

he tenido un poco más de distancia.

Está ahí dilatando. Te da que pensar que frivolizamos

mucho con el consumo,

me voy a comer tres huevos porque me da la gana mi porque

soy el rey del mundo. Y no.

Está bien consumir todo este tipo de cosas pero un cuidado.

Es que todo lo que hacemos es muy cuestionable, la verdad.

¿Hay muchos huevos? Sí, lo que pasa que todavía

me quedan por ahí.

Muy despacio te veo.

Lo hago con cuidado. Fíjate una gallina pone a lo mejor

un huevo al día y ni eso.

Entonces es una cosa que es un bien muy preciado.

Dame una tortilla de tres huevos, no.

Pues ya está. Qué alegría, da alegría.

Qué hermosura de huevos. Mira.

Me faltan dos huevos. Chicas muchas gracias.

Chicas. Namasté.

Chicas hasta luego.

Qué tal. Qué tal.

Te he tenido que llamar que no tengo ayuda.

Póntelo. Vaya día que estoy pasando.

Te voy a decir una cosa, lo más difícil que he hecho

en mi vida ha sido trabajar en la feria.

Pues no te queda nada. Coge el palito.

Vamos. Yo te echo el azúcar

y tú despacito tienes que ir enrollando.

¿Así? Como tú te apañes.

¿Ya puedo? Sí.

Ve girando. Así.

¿Que no tiene misterio al algodón de azúcar? Si no había manera...

Así.

Cógelo así, dale vueltas y yo te hecho el azúcar.

¡Qué tándem! Qué bien.

Así.

¿Te gusta la feria? Me encanta la feria.

La verdad que yo de pequeña era muy miedosa,

liaba unos pollos que no veas. Una vez me tuvieron que parar

la Noria, lloré tanto... que mi madre le dijo por favor

para la Noria. Luego lo intenté

con mi hija que también es miedosa, pero no la pararon.

Pero la verdad es que sí, muy divertido esto.

Yo he visto que le dan vueltas al palo.

Así. Ahora túmbalo.

Así. Y lo coges así,

enrollándolo más. Cógelo más por aquí.

Ahí. Venga que parece que llevas

toda la vida. Ay sí mi niña si me viera

con lo que le gusta el algodón de azúcar...

Enrolla. Ten cuidado que ahora salta

un poquito. Ahí, ve enrollando.

Eso nos enganchaba, el palo para arriba,

el palo volaba, el azúcar también.

De verdad, no sé. Mira que parece fácil,

pues no.

Aquí tienes que hacer brazo. Me voy a venir un día más

porque mira los bracitos que tengo yo, a ver si así cojo

algo de músculo. Olé.

Ahora lo tumbas y se coge solo. Así.

Lo coges de aquí sin quemarse. Así.

Muy bien Esther. Tiene su aquel.

Te vas a ir echa una fiera. Una buena maestra.

Ahora te voy a dejar aquí yo voy a ir a ver.

He hecho mi primer algodón. Yo.

Qué pasa. Hola.

Es buenísimo. Vicentín me ha encantado.

Es al que más cariño he cogido en la granja junto con Corcho,

que es el perro que estaba por aquí.

Si a él le gusta jugar con ellas. Qué tal.

Tengo una tarea preparada para vosotros.

Ese ternero, se quedó sin madre hace dos meses y pico.

¿Por qué se quedó sin madre? Se murió al parir.

Es una tarea especial para vosotros.

Veis ese cubo, aquí tengo agua preparada y polvo,

eso es leche en polvo. Quiero que echéis un cacito.

Una lleno hasta arriba. Y ya que estáis vosotros aquí,

en vez de marcharme yo os mancháis vosotros.

Lo hechas al agua y removerlo bien con la mano.

Y ahora hasta que se disuelva. Una vez que se disuelva

nos metemos dentro del ternero y hay que dárselo.

Vale. ¿Hace algo al entrar?

No. Podéis tener una cucharita

y no pasaba nada. Hay que mancharse en el campo.

Aunque sea el campo una cuchara tampoco,

una cuchara de palo. Eso para la próxima.

-Lo que ha sido bastante tierno es cuando han dado el biberón

al ternero. -Mira yo creo que ya está

perfecto. Lo que sí que vamos a hacer.

En la teta para que coja vamos a quitar el agua.

Déjame a mí. Sí, pero tú, hasta que salga

la leche. Me encanta.

Hasta que salga la leche. Vuélcalo así.

Ahora ya sí. ¿Cómo se llama?

Vicentín. Javi un momento.

Agárralo fuerte el cubo. Yo puedo con todo.

Entráis vosotros. Vicentín se llama.

Y suavemente os acercáis. Entrad despacito.

Movimientos suaves. Yo me quedo aquí a veros.

Mira te traigo esto. Verás como empieza a chupar.

Apóyalo en tu pierna. Ponlo un poco más alto.

Ahí. Muy bien.

Te voy a dar yo. Le estoy dando yo

para que sepa. Muy bien.

Bien Vicentín. Lo estás haciendo fenómeno.

Hay cosas en la vida que son intuitivas.

No sé, de pronto ha habido momento de conexión espiritual.

Él no sabía coger el pitorrito, se lo he metido en la boca.

Qué bien. ¿Es chico o chica?

Vicentín está claro. También puede sentirse

lo que quiera él o ella. Cuando se acabó la leche

nos ha empezado a chupar el brazo.

Se arrimaba a lo que fuera que puede parecer que diera

leche. Ha cogido rápido confianza

con vosotros... Cuanto más arriba pongas

el cubo mejor. Ahí, ya no queda.

Cuando coge aire quítaselo porque lo que puede hacer

es sentarle mal. Ya no queda.

Que hacemos ahora. Ahora ya sólo quiere chuparte.

Hola gordi.

Hola. Esto es la rodilla.

Yo no tengo leche. No hay más.

Vicentín. Ha sido un gran momento

Vicentín. No, que esto no es la teta,

es mi brazo. Por si acaso lo chupa todo.

Me va a hacer un chupetón. Joder con la lengua que tiene.

Me ha hecho un repaso por todos los brazos y absorbía.

Con mucha fuerza. Ha sido un masaje.

La tiene un poco áspera. Me está haciendo el peeling.

¡Ay Dios mío!

Javi lo has asustado. Ha habido momento

en el que me he seguido un poco madre.

Yo creo que sí, soy la madre de Vicentín.

Hola gordi. No, esto no es nada.

No tengo nada. Quiere más, ¿no le podemos

dar más? De regalo. Le sienta mal al estómago.

Si le das demás de ración lo que hace es que tenga diarrea.

Vamos a quitar eso. No queremos diarrea.

Comenzamos con el número, ¡uy que se me escapan!

no es fácil coger los números aquí.

El 44, cuatro cuatro. La suerte la tengo yo hoy.

Me lo voy a llevar yo todo hoy para mi casa.

Como me descuide me quita el puesto,

con el bingo entero. El 29.

Ya se oyen gritos. De verdad me gustaría

irme con Manoli al bingo, más que tener

un bingo me gustaría irme con ella.

El 29. Perdón, me he equivocado.

No, lo he dicho bien. Esther chiquilla coloca la bola

en su sitio que tienes que ponerla debajo del número,

no encima.

Es mi primer día. El 23.

Me van a echar de Trabajo Temporal.

31. ¡Bingo! Muy bien.

Lo que más ilusión me ha hecho es dar el regalo de la partida

especial. Porque la verdad

eso sí que tienen esa magia. A fin y al cabo estamos

repartiendo felicidad. En una feria se puede repartir

mucha felicidad. Comprobamos.

A mí me tiene que traer alguien las gafas, no veo.

Comprobamos. Manoli, donde está mi Manoli.

Yo estaba viendo que me iba a pasar, estaba claro.

Di los números. Estos de aquí.

Yo los voy mirando. 4, 14, 36, 50.

No, estos no. Y 50.

El bingo es correcto. El bingo es correcto.

¿Algún bingo más? ¿Algún bingo más?

Pues le he dado la suerte

a esta niña tan bonita. Se cierra la jugada.

Se cierra la jugada.

#Estoy alegre. #¿Por qué estás alegre?

#Estoy alegre. #Dime por qué.#

Estando aquí te das cuenta de que podemos tener

la vida que queramos, vivir donde quieras

que nadie nos obliga a vivir en el centro de una ciudad,

tener un trabajo que te estrese muchísimo,

ni estar todo el día haciendo cosas, sino que puedes plantear

otro tipo de vida.

Hola. Hola chicos que tal, ¿cansados?

Un poco. Ya me han dicho que habéis

venido a trabajar, aquí tenéis una parte muy importante

que es la recolección de las fresas.

A nuestros clientes les encantan. Lo único que rapidito

que las cestas tienen que salir ya.

Pero escucha ¿cómo lo hago? Aquí están las fresas,

aquí abajo. Tienes que ir arrancando

despacito y con cuidado. Arranco de tallo.

Sí, tira. ¿Así?

Sí, despacito. Estupendo.

Rapidito que las cestas se tienen que ir.

¿Las puedo probar? Sí, claro.

Son como caramelos. Son como caramelos de fresas.

Impresionante. Por favor.

A nuestros clientes les encanta. Ésa no, déjala.

Es la mejor fresa que me he comido en mi vida.

Las fresas, el mundo fresa, yo ya estaba un poco cansado

y llegamos a las fresas. Yo me cojo esto, le hecho

un poco de yogur, un poquito de granola.

La receta. Aquí hay bichos que salen

volando. ¿Si están llenas de tierra?

Se ha ido. Pero bueno.

Nos han dejado solos. Ha sido como un fantasma.

Hay un recolector ahí. Lo mejor de haber sido granjero

por un día es que a pesar de que ha sido mucho trabajo,

ha sido un día relajado. Imagínate cómo estará

mi cabeza. Están chuchurridas estas.

¡Que van a estar chuchurridas, tú sí que estás chuchurrido!

Mira te voy a decir una cosa, que se te meta bien en la cabeza,

la fruta es así. Lo que pasa que nos engañan

y nos dicen que la fruta es perfecta.

No. La fruta es imperfecta,

como tú. ¿Qué crees que tienes

la piel estupenda? Madre mía, el programa de radio.

No. Julia Otero en la onda.

No porque la fresa esté chuchurrida está más mala.

Madre mía. ¿Y qué quieres hacer si estamos

aquí en el campo no vamos a hablar? Si no tenemos

ni una mala radio, ni un Spotify. Estar con Javi es como estar

escuchando la radio básicamente. Le gusta mucho charlar.

En el momento en que te pones un poco más intenso,

mira qué bonito. Se va.

Disculpe.

Si le dejo con ramillete ¿le quito el tallito?

Mejor. Si se queda sin capuchón peor.

Eso. Entonces es ramillete sí,

Capuchón sí. Vale.

Ramillete sí, capuchón sí. Es complicado, el punto es

difícil no te creas que se coge el punto del capuchón.

Cuando ves un señor al fondo que tampoco nos hacía mucho

caso y la otra señora se había ido.

Pues nos hemos comido la mitad de las fresas.

Madre mía. Me como otra. Era una delicia esa fresa.

Eran gominolas.

Están buenas. Madre mía.

No te las comas maricón... Si no estás cogiendo

ninguna fresa. Pero es que no hemos recogido

ninguna en realidad, sólo hemos comido fresas.

Había que hacerlo, estaban increíbles.

Venga.

Tres fresas. Cuatro me he comido.

Tenemos que coger las fresas como si estuviéramos

arrastrándonos, haciendo el vía crucis.

Estamos como haciendo el viacrucis.

Como si fuera semana Santa. Unas fresas aquí ¿sabes

a qué está recordando? A los Morancos.

No, a cuando yo iba con mi primo por Murcia a coger habas.

(Risas)

Venga va. Yo me he visto ahí fresa

en mano, y he dicho lo hacemos y ya vemos.

Luego le decimos que... Que nos las han robado.

Que ha venido un señor y nos la han robado.

Son tan ecológicas que...

Claro. Me ha dicho

que no coja las blancas y está cogiendo la mayoría

blancas. Cómo vas a perder

la oportunidad de comerte una fresas

que no hemos visto una fresas así en nuestra vida.

Hemos tenido un momento muy romántico.

Una merienda de fresas hemos tenido.

Muchísimas gracias en nombre de todos y te hacemos

un regalito. Muchísimas gracias Manoli,

de verdad ha sido un placer por tu hospitalidad y por todo.

Además es un trabajo muy duro el de feriante.

Un aplauso para todos.

¡Qué bonito me encanta! Mi carrusel.

Qué lindo. Muchas gracias.

A ti. Gracias y suerte.

Hola. ¿Agotados?

Un poco. Relajados ya.

Ha sido un día duro. Ya ha llegado

a su fin. Ha sido muy bonito.

Y muy especial. Empezasteis regular

con las gallinas, pero luego habéis progresado

con creces. En nombre de todo el equipo

tenemos un regalo para vosotros. Muchísimas gracias.

Son unos bastones de madera de castaño.

Qué bien, muchas gracias. Con una chapa con vuestro

nombre. Y una caja de hortalizas

de lo que habéis recogido en la Huerta.

Con productos, aceite, tomates. Muchas gracias.

Cookies, huevos. Muchas gracias.

Qué bonito. Muchas gracias

por todo lo que nos habéis enseñado.

Ha sido una experiencia muy guay.

Sobre todo ver de dónde viven las cosas.

Es importante saber que... ay, la mosca.

Eso no falta. Ha sido un placer teneros aquí,

de verdad. Muchísimas gracias

por vuestra ayuda en el día de hoy.

Gracias en nombre de todo el equipo.

Gracias, nos vemos. Muchísimas gracias chicos,

ha sido un placer. No se nos va a olvidar

esta experiencia. Gracias.

Hoy he vuelto a ser una niña. El toro mecánico, el algodón

de azúcar, el bingo. Hay algo mágico en las ferias.

Todos tenemos grandes recuerdos en ellas pero nunca

había pensado en el enorme trabajo que hay tras bambalinas,

me ha impresionado. He probado en primera persona

lo duro que trabajan los feriantes

para que nunca se pierda la magia.

Me voy con la enorme satisfacción de haberme dejado la piel.

Y nunca olvidaré a mis compañeros.

Mucho menos a Manoli. Gracias por todo.

Espero haber superado el reto y si no es así

ya lo sabemos: #la vida es una tómbola,

#Tom, tom, tómbola.

#De luz y de color.#

Oye Javi ¿te habías planteado alguna vez vivir en una granja?

Aunque fuera de pequeño. Claro, quien no ha soñado

de niño con vivir rodeado de animales, todo el mundo.

Lo que pasa que lo de hoy no ha sido de niños,

ha sido mucho trabajo. Mucho trabajo,

ha sido un día muy intenso. Es muy bonito ver

como esta gente cuida a los animales,

es lo que más me ha gustado. Sí, ha sido una experiencia

preciosa. Bueno, nos vamos

o ¿te quedas a vivir? ¿Qué pasa que tienes prisa?

Prisa no pero tú y yo tenemos que escribir.

Madre mía. Pues venga, vámonos.

Arranca. Arranca.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los Javis y Esther Arroyo

Trabajo temporal - Los Javis y Esther Arroyo

12 ago 2019

Los Javis son granjeros por un día, las pasan canutas para marcar a las ovejas, la pareja tiene que mover el ganado y tienen un flechazo especial con un ternero. Por otra parte, Esther Arroyo se convierte en feriante por un día, la actriz habla de mujer a mujer.

ver más sobre "Trabajo temporal - Los Javis y Esther Arroyo" ver menos sobre "Trabajo temporal - Los Javis y Esther Arroyo"
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 60 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios