Trabajo temporal La 1

Trabajo temporal

Lunes a las 23.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5376741
Para todos los públicos Trabajo temporal - Bibiana Fernandez y Pablo Pineda - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a Trabajo Temporal. Hoy Bibiana Fernández

se convertirá en vendedora en un mercado.

Vas a sufrir lo que es trabajar en un mercado.

Tendrá que aprender a limpiar pescado.

Cumplirá su sueño de trabajar en la barra de un bar.

¡Antonio! Aprenderá a manejar

un arma muy peligrosa. Si se te mueve se te va el dedo.

Y descubrirá lo duro que es limpiar el mercado.

Lo mío es la moto. Por su parte Pablo Pineda

será adiestrador de perros de la Guardia Civil.

Bienvenido a servicios cinológicos.

Pablo tendrá que conseguir domar a su fiera.

Espera. El malagueño intentará

que sus órdenes se cumplan a la primera.

El juguete, tíraselo. Noa, venga hombre.

Y sufrirá en primera persona un terremoto

que le dejará sepultado.

Bibiana Fernández, actriz, presentadora, cantante

y como ella misma dice una mujer del Music Hall.

Ha triunfado como musa de Pedro Almodóvar

y como reina de la movida. Y sigue reinventándose

cada día para regalarnos lo mejor de sí misma.

Hoy se enfrenta a una de las pocas cosas

que le quedan por hacer, trabajará en un mercado

atendiendo al público más exigente: los clientes.

Pablo Pineda, su pasión, su esfuerzo y su lucha

son el ejemplo de que no existen barreras.

No le bastó con terminar su carrera y convertirse

en profesor. También probó con el cine

y ganó la Concha de Plata en el festival

de San Sebastián. Hoy, superará un nuevo

y complicado reto como adiestrador

de perros en el centro cinológico de la Guardia Civil.

Bibiana qué tal. Soy Luis Pulido, director gerente

del Mercado Maravillas. Y hoy voy a ser el supervisor

de Bibiana en su lugar de trabajo. Has aceptado venir

a Trabajo Temporal. Pues sí, me han dicho que tenían

un Trabajo Temporal. Yo empecé haciendo,

fregando platos. Pues hoy vas a sufrir

lo que es trabajar en un mercado. Pues si hay que currar se curra.

Vas a currar, a mancharte las manos, vas a hacer esfuerzo,

músculo. Mejor que el gym.

Oye pues vamos para adelante. Para adelante.

Cuando tú quieras. Vamos.

Buenos días Pablo. Buenos días.

Soy el capitán Javier Haro, jefe de la unidad cinológica

central, perteneciente al servicio cinológico remonte

de la Guardia Civil, y hoy voy a ser el superior de Pablo Pineda.

Hoy no sabes pero vas a pasar un día como guía de perros

de la Guardia Civil. Qué bueno a mi me encantan.

Y hoy lo vas a pasar fenomenal. Seguro.

Queremos que aprendas nuestro trabajo diario para que conozcas

lo que es el trabajo de un día de perros de la Guardia Civil.

Cuando vi al capitán... la autoridad.

A ver que me va a mandar que haga.

Sobre todo espero que estés cómodo.

Estupendo porque a mí los perros me encantan.

Lo primero que vamos a hacer es equiparte como un verdadero

guía. Te vamos a uniformar.

Perfecto. ¿Me acompañas?

Por supuesto.

Vamos a empezar de frutera. De frutera, vamos a ver.

-Hola qué tal. -Te presento a Bibi, Bibiana

Fernández. Verás de frutera como

lo voy a llevar. Pero bueno yo me apunto

a lo que sea. Yo os voy a dejar y que tengo

que seguir trabajando. Muchas gracias Luis.

Espero que me salga bien y si no, no me pongas faltas,

que es la primera vez. Ya verás como sí.

Gema la dejo en tus manos. Gema es una mujer

extraordinaria. Ella está en su puesto

de verduras porque es de sus padres.

Y de alguna manera le viene heredado.

Pues Bibiana vamos dentro que tienes que hacer

unas cuantas cosas. Y cortar sandía que te

va a encantar. -Buenos días.

Hola buenos días, le voy a tener como primera clienta.

Qué maravilla por Dios. Esto es arte.

Gema y yo tenemos algo en común, que nos gusta

el mundo de la moda. Tenía una especial relación

con David Delfín, con lo que significa David.

De hecho lleva tatuado aquí un "Together" como llevo

yo aquí un "Yo a ti más" aquí con la letra de David Delfín.

Bueno Bibiana te voy a presentar a Stalin.

Bibiana. Te ha tocado este marrón.

Yo soy el marrón. Aquí tenemos el delantal.

Si quieres te lo pongo por atrás. Ayúdame porque experiencia

en esto no tengo. Pero verás cómo te atiendo

divinamente. Siempre voy con la mejor

disposición. El cliente siempre tiene la razón.

Yo soy una servidora como José Luis López Vázquez.

En atraco a las tres. Lo que usted diga.

Estás tú ¿qué quieres? Yo quiero un kilo de manzanas.

¿Quieres que te las ponga en papel o no?

Sí. Te las pongo en papel.

La idea del papel, es un momento en el que tenemos

que acostumbrarnos a reciclar sobre todo las que tengáis hijos

o para que haya un mañana mejor.

Yo no sé, voy a calcular seis. Y voy a pesar e ir mirando.

A ver con cuatro.

1,215 ¿o te quito? Está bien.

Te viene bien. Me ha parecido bien que Bibiana

esté actualizada y esté acostumbrada ya al uso,

al no uso del plástico. En este mercado estamos

preparados para ello. Y se enfrentará a despachar

con bolsa de papel. -Bueno Bibiana ahora me tienes

que cortar la sandía. La cortas por la mitad y luego

la mitad en dos partes. O sea en cuartos.

No te cortes. No te preocupes que no

me voy a cortar. El momento sandía

que ella pensaba que iba a ser muy complicado,

debe ser que a ella se le da mal. Y además lo voy a hacer

muy bien. Te va a sorprender.

Yo lo que no quiero es que salgan los cuartos

desiguales. Vale.

Bueno, bueno. El momento sandía no

me daba miedo. A ver, ahora.

Llegué para abajo. ¡Ay!

No pasa nada, no te preocupes. Esto lo quitamos.

Y esta la voy a coger mejor para que no se nos rompa.

Hasta el final. Eso lo abres con una navaja,

con cualquier cosa que tienen, te la comes y chorrea por aquí.

La sandía esa sensación de humedad.

Me voy a comer un cachito a ver qué tal ha salido.

Qué buena, que fresquita por Dios.

Qué maravilla. Buenísima niña.

¿Buenísima? Buenísima.

Bueno Pablo ya te has convertido en un auténtico guía, vamos

a empezar nuestra jornada laboral.

La verdad es que cuando me puse uniforme y la placa aquí.

Pablo, guardia civil. La verdad que me ha hecho

gracia. Jesús Navarro.

-Pablo encantado de conocerte. Soy el cabo Jesús Navarro,

del centro de adiestramiento de perros de la guardia civil

del Pardo. Y hoy voy a ser el instructor

de Pablo en su día con nosotros. -Pablo, espero que disfrutes

del día. Muchísimas gracias, de verdad.

-Lo más importante, ¿qué es un guía canino

sin un perro? Por supuesto.

Hoy te vamos a adjudicar a Noa, que es preciosa.

Es especialista en detección de explosivos.

Noa es una preciosidad. Yo me he deshecho con ella.

Lo primero que tenemos que hacer es que Noa

nos conozca. Los perros nos conocen a través

del olfato. Vamos a presentarnos.

Noa mira. Le damos un poco de comida.

Pablo es un tío genial, es súper natural y trasmite mucha calma.

El perro creo que enseguida ha conectado con él.

Te doy un poco de comida y se lo vas dando poco a poco.

Uno a uno, poquito a poco. Al principio se me resistió,

estaba el instructor y es normal. Espera, espera.

La verdad que a Pablo le ha costado un poco hacerse

con la situación pero enseguida lo ha controlado muy bien.

Yo es que no tengo nada de Guardia Civil

¿cómo te puedo llamar? ¿Compañero, cabo?

Yo soy cabo. Pero en el día de hoy,

en el trabajo de guía soy tu compañero.

Somos un equipo. Y ahí no hay cabo ni nada.

Somos un equipo y tenemos que trabajar.

Voy a sacar al mío. Perfecto.

Está loco por salir. Hola gordo.

Vamos a dar un paseo. Que contento está.

Venga Narco. Pablo este es Narco, va

a ser mi compañero que junto contigo

y Noa vamos a dar el paseo. Lo que hacemos todos los días.

Perfecto. Vámonos.

Vámonos Noa.

Buenos días. Me han dicho que tengo

que venir a echar una mano, perdonarme.

Yo sé que es un embolado. -Pero llegas tarde.

Perdona, a mí cuando me han traído.

Me han tenido en la frutería primero.

Qué tal chicos. Qué tal.

Aquí me tenéis, la pescadería no es mi fuerte.

¿Empezamos ya? Empezamos cuando tú me digas.

No es mi lugar preferido. No es mi sección favorita dentro

de lo que sería el mercado. Vamos a colocar salmonetes.

Los vamos a lavar primero. Lavar.

Despacito. Vamos moviendo, tú echas

el agua y los muevo. Lo digo porque tienen muchas

escamas. Sí, tiene mucha escama.

Si tengo que limpiar pescado lo limpio, lo limpiaré peor

que los que están aquí evidentemente

porque son profesionales. Por eso normalmente

una viene a los mercados porque ellos lo hacen

mejor que tú. Tiene muchas espinas y muchas

escamas. Salmonetes de Murcia.

Que ricos. A mí lo del chorro me gustaba,

me recuerda a eso de Carmen riégame.

Entonces no me parecía mal. He estado a punto de echarme

pero como no sabía lo que me quedaba por estar no

me he atrevido. Lo tenemos lavado y ahora

lo que vamos a hacer es colocar los hay.

Los voy a colocar. Tú eres muy alta.

Yo soy muy alta y llego divinamente.

Los voy a poner preciosos, ya verás.

Esta esquina tiene que mirar para acá.

Perfecto. Una fila para acá

y otro para allá.

Esta entera para acá. Correcto.

Y después la otra para acá. Le tengo cogido el truco.

-Bien colocadito Bibi. Te los voy a poner que

van a quitar el sentido. De retrato.

Mira los ojos parece que me están mirando a mí.

Por lo bien que van a quedar. Van a quedar preciosos.

Otra cosa no, pero la decoración si me viene muy bien.

Perfecto. -Creo que lo que peor se le

va a dar base del pescado. Y ahora esto para acá.

O así. Que mire para allá.

Tienes que pensar siempre en el cliente,

tiene que verlo bonito. Fíjate.

Que lo miren ellos, claro. Hay la he visto con un poco

de dificultad de hacer el trabajo.

Voy a sacar las acedías y las voy a poner por aquí.

Hola. Hola buenos días.

Quería sardinas. Sí ¿como las quieres?

Pues quería que me las limpiarás.

¿Quieres que te las limpie? Sin cabeza, sin piel y sin nada.

Me han enseñado a hacerlo nada más que

una vez. Las voy a coger y lo voy

a intentar.

Hasta el fondo.

Le he quitado la raspa, la limpié por dentro.

La he desmontado. Limpié los lomos y he dejado

la sardina limpia. ¿Cuántas veces has limpiado?

No lo he hecho ninguna vez. Es la primera vez.

Pero la primera vez de todo siempre tiene esa cosa

de la primera vez que es como una sorpresa.

De cómo saldrá como no.

Y ya tienes la experiencia para la próxima.

Las próximas veces siempre son mejores.

A mí me gusta el pescado crudo. Estas sardinas ya vienen

con sal. Son sardinas gallegas

muy grandes, a diferencia de la malagueña

que es muy pequeñita. ¿Dónde está el grifo? Aquí está.

¡Ay! ¡Qué fuerza tienen la ducha

por Dios! Vamos que sale con fuerza estoy

por ducharme yo, esto para las piernas es buenísimo.

Limpiar las sardinas es un trabajo que cuando lo hacemos

en casa parece muy fácil pero hacerlo con la mano

como lo hace el pescadero y la soltura que hace el pescadero

es desagradable. Y difícil de manipular.

-¿Tú has tenido novio pescador? Pescador no, y mira qué tenido

novios. Pescador de coplas.

He tenido novios que han pescado, mírame.

Que pesca. Pesca de altura.

No te lo he puesto perfecto pero para ser la primera vez.

Eso sí, prefiero que te cobren en caja no quiero

que digan después que yo he robado aquí nada.

Que yo vengo aquí a trabajar para aprender.

Pero realmente soy una aprendiza de todo

y profesional de nada. Vale muy bien.

Ha sido un placer mi vida. Gracias.

Tengo pinta de persona honrada porque lo soy.

No porque lo parezca, porque lo soy.

Es lo malo que tiene, el olor que es desagradable.

Este oficio, cada oficio tiene un problema.

No hay trabajos perfectos. Y la satisfacción que tengo

yo cuando llego a mi casa y el pescado

está limpio y no tengo yo que hacer esta trabajera

que he hecho aquí. Satisfacción en el trabajo

que es lo que están haciendo ellos exactamente igual.

Un besito. Que me voy al bar y si quieres

después te vienes por allí. Muy bien.

Me ha gustado mucho. Has aprendido muy deprisa.

Yo creo que hay que poner mucho amor, que en los trabajos

y en todo hay que poner amor. Me voy para el bar.

Allí te veo si eso. Venga que lo pases bien.

Lo primero que hacemos todos los días es esto.

¿Por qué lo hacéis? Durante el paseo

se crea lo que llamamos el vínculo con nuestro

perro, el vínculo es la relación. Las ganas que tiene el perro

de estar con nosotros y de trabajar con nosotros.

Me gustó el paseo con Jesús, con Narco y Noa.

Muy bonito la verdad, ha sido muy bonito porque

ya hemos conseguido confianza con los perros, con Noa.

He conseguido conversar con Jesús para ver

cómo funciona todo esto. Después de toda la noche, llegas,

lo sacas y está encantado de que los saques.

Voy a atar primero al mío aquí y te ayudo a atar

el tuyo que vamos a cepillar. Noa sienta.

Muy bien. Más noble, enseguida

me ha hecho caso en un montón de cosas.

¿Qué raza es mejor para adiestrar?

Preferimos pastores alemanes, pastor belga o un animal

como este, pero también el Golden.

Tenemos diferentes perros. Vamos a atar a Noa y vamos

a hacer cepillado. Ven Noa, a tu sitio.

Venga. El momento del paseo ha sido

cuando Pablo ha conectado realmente

con Noa. Porque normalmente se produce

un contacto directo con el cepillado, se ha sentado

con ella y tal.

¿Cuántos años tiene Noa? Noa tiene cuatro años ya.

Cuatro años. Sí, y está especializada

en detección de explosivos como te he dicho antes.

Es una perra que está especializada en eso,

encontrar bombas. Y siempre tiene que estar

preparada, Noa es un guía de explosivos ya.

Claro. La verdad que sí, que cuando

se ha tumbado y la he peinado me ha hecho mucha gracia

que se pusiera así. Y se ha puesto para que

yo la peinase.

¿Y todos los perros son tan buenos como Noa?

Ojalá todos los perros fuesen como Noa.

Ella es una perra ya adulta, muy equilibrada, súper sociable.

Normalmente los perros que tenemos al principio cuando

son jóvenes tienen muchísima motivación, muchas ganas

de trabajar. La verdad que

ha sido un momento precioso. Digo ay qué guapa estás.

Cuando se porta bien ¿qué premio le tengo que dar?

Esto es como con los niños. Cuando el niño cumple

sus ejercicios o lo que sea o hace los deberes hay que darle

un premio. Los perros igual.

Le damos un refuerzo. ¿Qué le dais?

Un juguete o comida. Pienso, salchicha, lo que

más le guste. El perro tiene que entender

que si hace algo bueno estás contento

y le das un premio. La había dejado impoluta,

aún tengo los pelos de Noa. La estás dejando de foto.

De foto pero de foto. La he dejado increíble.

La verdad que sí, ha sido momento precioso estar

con Noa.

Es que me gustan demasiado los perros.

Me gustan demasiado los perros. La verdad que me encanta.

Y en ese momento tan íntimo con Noa ha sido increíble.

Pablo ¿te ves preparado para continuar con el trabajo

de hoy? Un poco de acción, ejercicios

de obediencia, pista y demás. Venga.

Pues venga, vamos.

Ya por fin estás en el bar. Ya estamos en el bar.

Pues aquí me quedo. En el mercado yo nunca

he trabajado pero yo empecé fregando platos en un sitio

que se llamaba "La Vaca sentada".

¿Qué pasa que ahora estás de bar o qué?

No, hoy me ha tocado hacer un trabajo provisional.

Esos clientes que había en el bar, además me han hecho mucha

gracia porque la señora me preguntaba.

Te veo en Máster Chef. Aquí estoy trabajando.

¿Quieres que te ponga algo? Ponme una cerveza sin alcohol.

Una cervecita sin alcohol. Claro que sí mujer.

He hecho casi de todo. Me quedaba el mercado y ahora

ya me queda el circo, variedades y también un poco lo de buzo,

que no lo he experimentado nunca.

Toma hija. Muy bien.

¿Quieres un pinchito de algo? Uy se me ha salido la espuma.

No me has puesto bien la caña, tiene mucha espuma.

Yo te la quito si quieres y te pongo otra.

Claro que sí mujer, será por cañas.

Aquí no tenemos ningún problema.

El cliente siempre tiene la razón.

En Máster Chef no has aprendido a tirar cañas.

Allí no me ponían cañas,

allí había que beber sin cañas. (GRITA) ¡Antonio!

¡Voy! Que me han dicho que he puesto

mal la caña y no quiero que me forme un espectáculo

esta mujer. Me gustaría que fuera Antonia

también para decirle cómo los Morancos ¡Antonia!

Tira tu un momento para que yo te vea.

Ahí. Y ahora tiras tú una.

Esta me la bebo yo a tu salud. Yo lo único que ya no me puedo

poner nerviosa, yo ya nerviosa vengo.

Hola. Hola buenos días.

Como está la clientela por Dios, me voy a peinar.

¿Que tenéis de comer? ¿De comer? Si quieres te traigo

la carta ¿quieres algo en especial?

Unos huevos revueltos.

Unos huevos estrellados. Te conozco de Cuba.

Claro que sí. Estuve muchas veces en Cuba.

Eso me ha encantado. Cubano y guapo.

Hay que decir las dos cosas. Huevos estrellados.

Qué bien. Espérate te los voy a romper

¿quieres? Sí por favor.

Vamos. Oye que muchísimas gracias.

Yo estoy por comer, sentarme a comer contigo.

Pero no me toca. ¿Te puedo hacer

una pregunta? Puedes hacer las que tú quieras.

Ya que te he visto en Cuba, que te he visto bailar salsa

muy bien, ¿te atreves a bailar un poquito

conmigo? Si tú quieres entra para dentro.

Vale. Si se atreve una rumbita cubana

podemos hacer aquí. Separadita, porque para lo otro

necesita sitio para esto. Salsita cubana.

Un tacón, una falda que se te mueva, que se mueve

el culo. Compás.

Una vueltecita.

En el bar ha sacado su lado más artístico.

Se ha desenvuelto perfectamente.

Vamos a comer huevos con patatas.

A continuación Bibiana se convertirá en toda

una carnicera. Darle fuerte.

Y tendrá que sufrir la limpieza del mercado cuando termina

la jornada. Me siento como Fantomas.

Por otra parte Pablo Pineda hará que su perro termine

un complicado circuito. Pista.

Y sufrirá un angustioso rescate sepultado entre escombros.

Yo no muevo la cabeza. Sólo hay que respirar.

Después del paseo lo mejor es un poco de trabajo en pista.

Voy a guardar a Narco aquí y empezamos con Noa

a trabajar un poco de obediencia y agilidad.

Perfecto. Espérame.

Sienta.

Ahí sí que ya veía como yo la dominaba.

Vamos para la pista. Vamos Noa.

En la pista de entrenamiento hemos estado haciendo ejercicios

de obediencia y agilidad. Más tarde en el circuito.

La perra está sentada y le vas a ordenar, la orden de tumbar.

En este caso se dice: platz. Y con el dedo vas a marcar

el suelo. Un poco con más intención.

Llámala, Noa platz. Y siempre que lo hace muy bien.

Eso es. Sienta.

Sentada. Platz y se tumbaba.

Lo primero es la orden de sentado.

Noa sienta. Muy bien.

No te olvides de la orden de después,

el refuerzo de muy bien. Platz.

Platz.

Muy bien. Perfecto.

Una caricia que se lo merece. Muy bien.

Muy bueno trasmitiendo al perro porque es muy tranquilo

con mucha calma. Y perfecto a la hora de premiar.

Este es el juguete que le vas a dar a Noa cuando pase la cuña.

Orden de quieto. Quieto.

Yo agarro la correa. Nos colocamos aquí Pablo.

Quieta. Recuérdaselo.

Y ahora vas a dar la orden. Y el juguete tíraselo.

Noa ¡venga hombre! Refuérzala, prémiala.

Muy bien la perrita. Muy bien.

¡Chiqui! Muy bien.

Sólo se hacen querer. Los perros son tan leales

y nobles que ojalá las personas fueran

tan leales y nobles como los perros.

Vamos a ver si Noa es capaz de encadenar todos los ejercicios

que le hemos enseñado. Venga.

Vamos a hacer el circuito completo, aro, tubo, pasarela,

salto. Lo primero que vamos a hacer

es colocar a Noa en el punto base.

Venga Noa aquí. Perfecto.

Sienta. Quieta.

Muy bien Noa.

Con tranquilidad. Perfecto.

Quieta. ¡Pista!

Muy bien. La pasarela.

Madre mía.

El salto. El tubo, que ahora pasará

la cuña. Pista y hace...

¡cómo lo hace! Con qué velocidad iba.

Muy bien. Muy bien.

Le damos el juguete. Venga.

Mira. Muy bien, perfecto.

Muévelo como que fuera... -Pablo tenemos una alerta.

Nos han llamado que tenemos que hacer un registro

en un aparcamiento con una amenaza

de artefacto explosivo así que nos han activado

y tenemos que subir a los vehículos.

Hola buenas tardes. Hola

qué tal. ¿Tú eres Adela?

Yo soy Adela. Un besito mi amor.

Qué tal. Me han dicho que llevas

poco tiempo aquí. Sí, desde el lunes aprendiendo

un poco la dinámica pero bueno para aprender.

Yo soy más nueva porque aprendiendo soy yo que

es el primer día. Con lo cual tú eres la que estás

fuera de tu contexto natural. Y ella sí está

en su hábitat natural.

¿Cómo lo llevas, lo llevas bien? Absolutamente bien.

Ya llevo un mes aprendiendo con el antiguo dueño.

Lo mejor es aprender con el que estaba aquí antes,

que es el que tiene la costumbre de despachar,

de distinguir las calidades, las distintas aceitunas,

las distintas cosas que tienes. 3,50.

Yo soy muy de banderillas. ¿Le encantan las banderillas?

Y el picante también. Yo puedo con el picante,

me gusta. ¿Qué me piensas dejar sola?

Un momentito y tú verás cómo lo haces.

Tarda poco porque si no me escucharás gritar ¡Adela!

He tomado banderillas, pepinillos.

Esto no tiene precio.

Uy que bueno. Yo la veía con más ganas

de meter las manos en las aceitunas

que atender al público y ponerse a trabajar.

Hola. Hola corazón.

Quiero aceitunas. ¿Qué aceitunas quieres?

Pues de las mejores. Todas son buenas pero te puedo

dar desde las aliñadas, las machacadas, verdes, negras,

¿cuál prefieres? Pues las negras.

¿Quieres probar una? Espera que te doy una

para probar. Cuando ese niño me preguntaba

por las aceitunas a mí me daba por comerme una.

Aliñadas están todas, probad una cada uno.

¿Tú quieres? Me voy a comer yo una también

así las pruebo también porque soy nueva en la tienda.

Ya de paso también... pero porque yo además tengo

el vicio de las que picotean mucho mientras comen.

Buenísimas. ¿Cuántas quieres?

Pues diez o así. Te voy a poner un cuarto

de las negras. A ver.

Como eres el primer cliente que tengo te las voy a regalar.

Por guapo. Gracias.

Toma mi amor. Oye ha sido un placer atenderos

de verdad. Espero que vengáis más veces

por aquí cuando estés en el Mercado Maravillas.

Un mercado que se llama maravillas no puede ser otra

cosa que una maravilla. Que tengáis buen día.

Te voy abriendo el coche. Venga para acá a Pablo.

Venga Noa.

Que hay que trabajar. Vamos a trabajar.

Sube. Venga para dentro, pasa.

Pues Pablo vamos montándonos y nos preparamos

para el servicio. Perfecto.

Llega un momento en que viene el capitán con la emergencia.

De repente había que ir a ver qué pasaba.

A ver si había un explosivo. ¿A dónde vamos?

Vamos a la alerta que nos ha dado el capitán

de un servicio de explosivos. Han dicho que han dejado

unos coches por ahí aparcados. Y hay que revisarlos para

que no tenga nada extraño. Una bomba.

Eso es. Pusimos la sirena y sonaba

a eso, a coche de guardia civil. Uno se sentía ya autoridad.

Al escuchar la sirena. Y Noa cuando lo encuentre

¿qué va a hacer? Pues en caso de que encuentre

un explosivo Noa debe sentarse nunca debe tocar el objeto

del coche, porque el explosivo podría detonarse si lo toca.

Es importante que no lo toque.

Venga Pablo. Vamos allá.

Vamos a ver. Vamos a sacar a Noa.

Y a revisar estos vehículos que tenemos aquí al lado.

Noa que tal. Venga.

Cuando hemos llegado al lugar se ha metido bastante

en la situación. Vamos a colocarnos

aquí en medio. Noa Sit.

Quieta. Vamos a relajar la primero.

Ahí es cuando Noa me he dado cuenta de que es

un perro rastreador impresionante.

Busca.

Tienes que revisar todos los coches uno a uno.

En caso de que haya

un explosivo lo encuentre. Cuando lo encuentre se

va a sentar. En ese momento tenemos

que dar la alarma y avisar a los técnicos.

Para que vengan a desactivarlo. Está buscando.

Ves cómo va buscando cada coche.

Sí. Mira la reacción, la cola.

Mira como el perro, ¿te das cuenta de eso?

El perro ha encontrado algo ya. Está revisando todo, por debajo

del coche. Ya nos están diciendo que debajo

de ese coche hay algo. Ha ido uno a uno por los coches

y como ha descubierto donde estaba y se ha sentado.

Se ha sentado, eso es que hay una bomba.

Muy bien. Bravo.

¡Qué perrina tienes! Qué maravilla.

Sí señor. Pablo se ha quedado

un poco sorprendido porque ese era el objetivo,

pero no se lo esperaba tan rápido.

Habrá que ir a ver lo que nos ha escondido el capitán

por ahí. Vamos.

En este caso será una bomba tampoco hay que tocarla

demasiado. Vamos a verlo.

El momento de encontrar el artefacto fue muy bonito.

Como Noa ha descubierto cómo estaba debajo de la rueda.

Una bomba con su detonador, su cartucho y todo.

Lógicamente es un ejercicio en un caso real esto

no se podrían y tocar. Por hoy hemos hecho un trabajo

creo que perfecto. Podemos estar tranquilos.

Perfecto. Vamos Noa.

Esto es un morcillo. ¿Para qué usas el morcillo?

El morcillo lo uso normalmente para la sopa.

Sopa, cocidos. Es para lo que lo uso.

En la carnicería se ha encontrado con Antonio, que es un hombre

de toda la vida del mercado. -El hueso es este.

En tu pierna ¿sabes lo que es? Esta parte de aquí.

Lo del gemelo. Bibiana la he visto muy suelta

en el trabajo de carnicera. Valdría para carnicera.

-Esto es lo primero que hay que hacer cuando se viene

a trabajar a una carnicería. Aprender a quitar estos huesos.

Por este lado, siempre por el lado derecho.

Siempre el cuchillo contra el hueso no contra la carne.

Ahí que corte.

Cuidado con los dedos. Antonio, lo de Antonio

es un tema aparte. Voy a tocar el tema de Antonio

no porque estemos de verbena sino porque es un tema aparte.

Antonios eran todos, y yo creía que es como esa gente cuando

vas a Marruecos que todos son María, ¡oye María ven aquí!

Yo pensaba que era un poco así pero no,

era Antonio de verdad. Por la cuenta que me trae.

Un poco más acá. Ahí.

Me tiene que durar el dedo por lo menos tres

o cuatro programas más. Que si no te puedes meter

el dedo en la nariz a ver qué vas a hacer.

Todos tenían mucho miedo de los cuchillos.

Cuidado con este dedo. No, que yo por la cuenta

que me trae. Cuchillo bien sujeto.

Que lo domines tú y no resbale. Corta el nervio total,

que se separe. Quita la mano, no pongas

la mano nunca delante. Córtalo como puedas.

Si no puedes así. Yo cuando he deshuesado

el morcillo he dicho yo ya puedo matar a quien sea

porque puedo deshuesarlo. Ya sé deshuesar.

Le das como un martillo, así. Giras.

Otro golpe y gira. Girando más fuerte.

Más fuerte. Como si fueras a darle

a uno que le tuvieras manía. No tengo manía.

Tendrás tus manías. Manías muchas pero a uno no.

Prefiero no saberlas. Déjalo así.

No tengo cortaduras, tengo que decirlo.

Mira como tengo las manos, limpias y estupendas.

Pues quién me iba a decir a mí que iba a deshuesar

un morcillo.

Y quién me iba a decir a mí que te iba a enseñar

yo a deshuesarlo. Te digo una cosa que

una vez que aprendes a deshuesar

veremos a ver por donde termino. Si no termino descuartizando.

Después de la publicidad y así no te digo a quién.

¿Tienes ganas de descuartizar a mucha gente?

Hay varios candidatos. No, no.

Mejor que no. Antonio ha sido un placer.

Muchas gracias.

-Hola Javi. -Buenos días.

Qué tal. Hoy tenemos a Pablo.

-No te preocupes tiene muchas ganas de saludarte.

Buenos días, mucho gusto. -Tenemos a Pablo trabajando

con nosotros. Vamos a servirte como víctimas

en un supuesto caso de terremoto.

-Muy bien. -Para que trabajes con Randy.

Bueno la estructura de la pista de estructura colapsada

es un pista que simula un derrumbamiento real.

Como ves hay coches, lo que pueda haber en un edificio,

las estructuras de un edificio.

Los simula perfectamente además.

-Perfectamente. -Hemos ayudado a un compañero

nuestro de la especialidad de rescate,

en la pista de catástrofes. Y hemos servido como supuestas

víctimas. Es la primera vez que lo hago.

Nunca has hecho de víctima en un terremoto ¿verdad?

No, nunca. Porque nunca he vivido

terremoto, a Dios gracias. A ver, por aquí.

Es mejor no vivirlo ¿verdad? Mejor que no nos toque.

¿Te está bien? Sí, sí.

Pues me acompañas. Vámonos.

-Yo me voy con Randy. Nos teníamos que esconder

como si fuéramos las víctimas del terremoto que había ahí.

Esta pista aunque la veas así que parece

una escombrera. Sí.

Tiene su estudio. Lleva unos túneles por debajo

para que podamos escondernos en cualquier sitio de la pista

sin pisar por encima. Así no hay ningún rastro

que el perro pueda utilizar, porque en un caso real no hay

ese rastro por encima. Nos vamos a esconder en un sitio

complicado para ponérselo difícil a Randy.

Claro que sí ¿Y qué va a hacer cuando nos encuentre?

Ya verás cuando Randy llegue a donde estamos nosotros

escondidos lo primero que va a hacer es ladrar

continuamente. No te asustes.

No te preocupes que no hace nada.

Ya, ya. Va a ladrar muy fuerte

es la manera que tiene Randy de decirle a su guía, Javi,

que estamos ahí escondidos. Voy entrando y me sigues

con mucho cuidado. Dame la mano.

Con cuidado, sin prisas que no hay ninguna prisa.

A ver donde pongo yo. Yo te voy agarrando.

Perfecto. Venga.

Llevamos casco que es lo principal.

Sí, el casco debe ser muy importante.

Vamos aquí. La verdad que ha sido súper

entretenido estar con Pablo sepultados y esperar

a que Randy nos encontrase. Mira qué habitación de hotel

te he preparado.

(Risas)

Pasa, pasa. Para dentro.

Ya.

Pues nos vamos a sentar en el suelo.

Esto simula una habitación que ha podido quedar sepultada.

Nos sentamos ahí. ¿Dónde me siento?

Ahí mismo en esta lona, recuéstate.

Yo me siento a tu lado. Somos todos víctimas que hemos

quedado sepultadas. Ahora lo que hay que hacer

es lo que cualquier víctima, esperar. Y no hacer ruido.

Me dicen que si me va a dar pena

¿cómo me va a dar pena? Si estoy hasta el mismísimo jigo.

Bueno, ahora voy a tocar la campana que era

lo que se hacía antes... y así no molestar a nadie porque

vamos a empezar con la limpieza.

Con lo que me queda de la limpieza que la verdad

es que me queda un poquito de aquí nada más.

Que eso lo hago yo en un momento.

Quito esto de en medio que ocupaba mucho sitio

y voy a barrer toda esta parte de aquí.

Cuando viene una a los sitios viene dispuesta a remangarse

y después ya lo que venga. Barro poquito que esto está,

esto ya le han tenido que pasar antes algo, porque cuando

había tanta gente esto estaba hecho una mierda.

Y ahora mismo está mucho mejor.

Esto lo voy a coger y lo voy a tapar aquí.

Menos mal que tengo la fregona aquí.

Con lo poco que me gusta a mí barrer y fregar.

Menos mal que es Trabajo Temporal.

Porque si esto fuera fijo. ¡Coño con el papel!

Menos mal que es temporal porque si no llega a ser temporal.

Lo mejor de estar en un mercado es estar, estar sin prejuicios.

Hay que ver lo que es un mercado y la gente se cree que vienes

aquí y compras, la gente después que guarro somos, si fuéramos

más cuidadosos. Pues aunque la gente tenga

que trabajar, porque esto lógicamente

es donde viene la gente a comer y tiene que estar limpio,

pues daríamos menos por culo, pero que poco nos gusta.

Voy a coger el coche me parece porque creo que ya he fregado

mucho. Que ya he limpiado, he cortado

y he hecho muchas cosas. Y que ya está bien por hoy.

Qué ganas tengo de pillar la cama.

Lo que trabaja la gente del mercado por Dios,

no lo sabe la gente. Desde luego eso sí,

por algo se llama el Mercado Maravillas.

Porque es que es una maravilla. Ya que he estado aquí ensuciando

y mal metiendo de puesto en puesto,

pues me voy a sumar hasta el final.

Voy a coger el coche que sea lo que Dios quiera.

Me voy como la que va en los coches de choque.

A ver qué pasa. Ay Dios mío, un carrito.

Lo que me faltaba, me siento como Fantomas.

A ver esto por aquí, por si me mato matarme segura.

¡Qué maravilla!

Quiero el pelo con ventilador, como Julieta,

En mujeres al borde. Quitaros que no aseguro

nada. Lo mío es la moto.

Y si no la paramos yo creo que se va a su casa subida

en la fregadora.

(Risas)

¡Ay que me meo!

Vas a hacer el papel perfecto

de víctima. Quieto.

¿Estás cómodo? No te preocupes.

-Muy bien Randy, Sit. vamos a buscar.

Vamos a buscar. -¿Estás cómodo?

Sí pues a esperar a que Javier suelte el perro.

Y yo no muevo la cabeza. Sólo hay que respirar.

Creo que Pablo ha pasado algo de miedo.

(Golpes)

(Ladridos)

Nos iba a comer...

(Ladridos)

Dije aquí nos comen.

(Ladridos)

Rescatadnos que nos come. ¡Bravo gordito!

Agárrale. Muy bien.

Muy bien. Muy bien Randy.

Al pobre Jesús lo ha babeado entero el pobre, y a mí también.

Rescatarnos ya por favor. ¡Rescatarnos que éste

perro nos come! La verdad que ha sido tremendo.

Bueno Bibi, esta mañana has venido.

Que tal Antonio buenas tardes y Adela.

Había mucho Antonio y una Adela, y Luis.

No me podía equivocar. Esta mañana has venido,

ibas a currar, no sabías a que te ibas

a enfrentar. Todos tus jefes te han

evaluado. La verdad que yo como jefes

han sido todos maravillosos. Ha sido un placer trabajar

con ellos, estar con ellos, y que además este mercado

no se puede llamar de otra manera que no fuera maravillas.

El nombre del mercado os hace honor a todos

los que estáis aquí. Una maravilla no sólo trabajar,

estar, compartir, reír. Bueno pues en nombre de todos

ellos, de todos los industriales del Mercado Maravilla,

casi 200, te damos un pequeño

obsequio. Por Dios.

Hombre. Como no podía ser

de otra manera.

Hacer los honores en casa. Pues estoy obligada a cocinar

entre esto y Máster Chef no me va a quedar más cojones.

Me habéis liado. Chicos muchas gracias.

Luis gracias. Cuando quieras aquí nos tienes.

Volveré. Voy a besar uno por uno.

Y el cariño el mismo para todos.

Bueno Antonio volveré a verte,

que lo sepas. Lo mismo te digo, esos callos

voy a volver a repetirlos. No sé si me los puedo comer

todos los días pero por lo menos de vez en cuando.

Bueno Pablo has finalizado la jornada junto con nosotros.

Muchas gracias. Espero que hayáis disfrutado

mucho y hayas aprendido de esta especialidad tan bonita

y a la vez tan dura. Que lo hayas pasado bien

y sobre todo decirte que esta siempre será tu casa

y siempre serás bien recibido. Con motivo de eso queremos

darte un obsequio para que siempre nos lleves

en tu corazón. Y que cosa más que un tricornio.

¡Contra! Que nos representa,

a este cuerpo. Que guapo es el tricornio.

Y que tengas un buen recuerdo de nuestro cuerpo.

Muchísimas gracias. La verdad que para mí

es un honor haber estado aquí. Con vosotros, compañeros

un día tan intenso, tan duro pero a la vez tan bonito.

Jesús, vaya día. Muchas gracias.

Eres un tío súper majo. Dispuesto a todo.

Sí, aguanto carretas y carretones.

Y siempre para adelante perfecto.

Siempre. Yo fui scout hace muchos años.

Se nota, en esa voluntad. Ese siempre listos.

Muchas gracias. Muchas gracias Pablo.

A ti.

-Ha sido un placer estar contigo.

-Encantado esta siempre serás tu casa.

-Y a nuestra Noa. Ahora, ahora.

-Muchas gracias Pablo. Mi Noa...

mi cosa preciosa.

(Llanto)

¿Te acordarás de mí no?

Que me he emocionado con Noa.

Hombre normal.

Quien me iba a decir a mí cuando he salido de casa que me pasaría

un día increíble en un mercado. He hecho muchas cosas

en la vida porque la verdad que carretera me sobra.

Pero esto ni me lo había planteado, frutería, pescadería,

hasta carnicería. Que orgullosa estoy.

De lo que he hecho. Y qué bueno estaba el jamoncito.

Me llevo de este mercado que además de su nombre,

es también una maravilla, básicamente los olores,

las personas, la vida que tiene. Nunca olvidaré el día

que he pasado. Bibiana tendera, fíjate

lo que me faltaba. ¡Ay si mi madre me viera!

Un beso Paca, te quiero.

Hecho muchas cosas en la vida pero detectar explosivos

o que me encuentre un perro entre los escombros no.

Es increíble lo mucho que pueden hacer los animales

por el hombre. He aprendido en primera persona

cómo hay que educar a los perros.

Ahora sé que sólo necesitan paciencia y cariño.

Me quedo con la tranquilidad de saber que hay grandes

profesionales que se preocupan por ellos.

Y jamás olvidaré a mis compañeros guardias civiles, de mis amigos

caninos que al fin y al cabo son los mejores amigos

del hombre.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bibiana Fernandez y Pablo Pineda

Trabajo temporal - Bibiana Fernandez y Pablo Pineda

02 sep 2019

En el programa de hoy Bibiana Fernandez se convertira en vendedora en un mercado. Pablo Pineda sera adiestrador de perros de la Guardia Civil

ver más sobre "Trabajo temporal - Bibiana Fernandez y Pablo Pineda" ver menos sobre "Trabajo temporal - Bibiana Fernandez y Pablo Pineda"
Programas completos (24)
Clips

Los últimos 64 programas de Trabajo temporal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios