www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4283883
Para todos los públicos Torres en la cocina - Verdinas con setas y vieiras - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy nos vamos al otoño total, nos vamos al bosque.

Exactamente, haremos dos platos, pero muy...

Un momento, un momento. Hola, Elizabeth.

Es que veo por dónde vais.

A cocinar.

También, pero propondréis dos recetas que estarán buenísimas

que las haremos en casa, pero luego iremos al mercado

con una lista larguísima.

No, nuestras recetas son simples.

Yo, por si acaso, os he cortado

porque hoy os pondré condiciones, ¿vale?

Muchas veces, la gente de casa nos pide que hagamos recetas

con menos ingredientes y eso haremos hoy.

Así que cocinareis cada receta con un máximo de seis ingredientes.

Bah, eso...

¿Cómo lo veis? Chupado.

¿Chupado? Depende, a ver,

estoy pensando la mía, espera. Bueno, mira, hacemos una cosa,

las dos recetas con un máximo de 12.

Ah, vale, las dos, o sea, yo le puedo dar a él

y él me puede dar a mí. Sí, o sea, quiere decir

que podréis repartir,

es decir, la primera receta podéis hacerla

con cuatro ingredientes, por ejemplo, la otra como queráis.

Y además, podréis repetir ingredientes.

Y además, no cuenta agua, aceite, sal, vinagre,

eso no cuenta. Menos mal, menos mal.

Está bien, ¿no? Yo digo una cosa, la haré con...

Tres ingredientes. Pues yo con menos ingredientes.

A ver si es verdad.

Yo os controlaré, estaré con el público,

o sea, ni trampillas ni nada. Vale, vamos allá.

Vamos allá. Bueno, vamos con la verdina.

Sergio, la verdina. Nos gustan los retos.

Trae la verdina, la verdina, superverdura.

Bueno, verdina, ya sabéis, es este tipo de alubia,

normalmente, o se cultiva más en Asturias.

Y, Javier, ¿por qué se llama verdina?

Bueno, evidentemente, verdina porque es verde.

Exactamente, porque la planta

cuando se coge esta alubia de la planta

se arranca la planta, se le da la vuelta

y toda la clorofila baja hacia la legumbre,

hacia el fruto y pasa esto. Es preciosa.

No pierde el color con la cocción porque estas están cocinadas ya,

quedan superbonitas. Es de Asturias,

ahí no hay mucha producción, pero es muy apreciada

porque no tiene, prácticamente, piel y porque es muy mantecosa.

O sea, es una gran judía.

Venga, ya tenemos dos ingredientes. Vale, cebolla.

Evidentemente, cebolla. ¿Cuántos dijimos?

Ve contando, Elizabeth. 12 en total, en total las dos.

Yo tengo, vale, sí, yo tengo. ¿Qué más quieres?

Si uso más, tú... No te pases,

a mí me tiene que dar.

¿Qué quieres que haga? Mira, cebolla.

Pon un poco de aceite que vamos a rehogar.

Un poquito de cebolla

y la verdina.

Entonces, esta verdina, vamos a utilizar parte

para hacer una crema. Sabéis que, a veces,

se rompen algunas un poquito

pues esas las usaremos para hacer una crema

y las otras, enteras.

Nosotros ya las tenemos cocinadas y las cocinamos con agua y sal.

Luego, ya si quieres poner un hueso de jamón o lo que queráis.

Bueno, un diente de ajo y hierbas aromáticas también.

También. Muy naturales, supernatural,

y, sobre todo, lo que hacemos es guardar el agua de la cocción.

Coge una ramita de...

Tomillo. Venga, tomillo.

Un poquito de tomillo va a ir muy bien.

Tomillo no cuenta.

El tomillo contará, eh. No, tomillo, no.

Tomillo es una hierba. ¿Qué hacemos, cuenta o no?

-Sí. -Parece que sí.

Cuenta. Pues contará, tomillo cuenta.

Tomillo cuenta, lleváis cuatro.

Vaya.

Tomillo, tomillo es tomillo.

Por petición del público.

Bueno, bueno. Venga, un poquito de tomillo.

Cuidado, que no coméis, eh.

Eso es verdad. Que no lo probáis.

O sea, aquí el que tiene la sartén somos nosotros.

Venga, vale. Perfecto, échale...

La cebolla.

Le damos un poco de fuerza al fuego.

Y ahí está. Entonces, no pongas, no ponemos.

No ponemos tomillo.

Que sí que le pongo tomillo, hemos dicho que sí.

Pero no, que entonces es un ingrediente más.

Yo, mira, no le pongo tomillo.

Sin tomillo. No hace falta.

Aquí tenemos esta superverdina.

Ya digo que es una judía excepcional.

¿Que no encontramos verdina? Que, normalmente, hay,

si buscamos, hay, pues otro tipo

de alubia que nos puede venir supebien.

Alubia blanca, latabella, hay variedad de alubias

que nos van superbien.

Son alubias que combinan muy bien con el pescado,

pescado y marisco, combinan superbien.

Sí, en Asturias se combina. Por cierto, tú tienes vieiras, ¿no?

Yo tengo vieiras para mi segundo plato.

Y Elizabeth dijo que podíamos combinar productos.

Podéis repetir. Podemos repetir.

Hermano, te dejo tres vieiras.

Bueno, ya... Te dejo tres, no más.

Me dejas no, qué me dejas, te puedo coger.

Vale, rehogar la cebolla, ligeramente,

Ahora, vamos a poner la verdina.

Y si no te dejo la vieira, qué haces tú.

¿Eh? Si no te la dejo, qué hacías.

Bueno, no poner.

¿Qué pasa? Pues no le pongas

ya vas así de chulo, tan subido, pues no le pongas.

Ya veremos. No le pongas, no

Ya veremos. No le pongas.

Vale, ponemos la verdina.

Fijaos qué bonita es, preciosa.

Bueno, de momento, cebolla y verdina, Elizabeth, dos.

Vale, vega. Que nada.

Ve moviendo sin romperlas, es muy importante.

Sí, son delicadas. Superdelicadas

porque están muy bien cocinadas. Sí, pero es muy mantecosa.

Fijaos que cuando sabemos que está cocinada

es cuando la ponemos encima

de la mesa o con los dedos y apretamos.

Y fijaos.

Es pura mantequilla, se deshace.

Luego la piel no tiene.

Es que, prácticamente, no tiene piel.

Es muy fina, un poco de sal y pimienta,

aunque ya tenía la cocción. Buenísima.

Ahora con parte de esta verdina, estas judías,

vamos a triturar.

Normalmente, con la que se rompe hacemos un poco de crema

que es lo que está haciendo ahora Javier.

Ponemos un poquito de caldo.

Toma. Este caldo os digo

que es delicioso, esto es como un consomé.

Así tomado caliente está buenísimo.

Vale. Venga.

Después, si hace falta más, le pondremos más. Trituramos.

También le pondremos un poco de aceite de oliva y vinagre,

sabéis que el vinagre realza el sabor.

Toque Torres, le va bien porque le da mucha más acidez

y le realza cítrico, vinagre...

Por cierto, vinagre no cuenta, ¿no?

No, aceite, vinagre, no, somos buenos.

Sergio, pon el aceite para ligarlo. Veréis que cuando pongamos

el aceite ligará más.

Vale.

Un poquito de vinagre.

Queda una crema verde, mirad lo que cogimos

porque lo que no queríamos era que le diera color

a la crema el vinagre. Normalmente, los vinagres

son oscuros, este es un vinagre de Jerez...

Blanco, pero blanco transparente, que parece agua, pero es vinagre.

Vinagre, un poquito de sal también. Vinagre, una pizca.

Vale.

Ah. Venga, ahí. Perfecto.

Vale, ahora ya tendríamos la crema, la colamos

para que nos quede más fina, pero es opcional.

Si queréis colarla, bien, si no, no pasaría nada.

Aquí la colamos.

Hum. Nos queda más finita, más bonita.

Colador.

Y ahí está.

No tiene nada y es fabuloso ya la verdina con la cebolla pochada,

con el agua de la misma cocción queda brutal.

Hombre, yo tengo ahí un trocito de bacon que lo tenía

para mi receta. Ahí, yo creo, le va muy bien

un poquito de vinagre también. Tiene la crema, se le puede poner.

Una puntita, eso le va muy bien. Creo que dejaré porque aquí

si le doy vinagre, ¿cuántos llevaríamos?

No, no cuenta el vinagre. El vinagre no cuenta.

Ay, vinagre... La panceta.

Bueno, bacon. Bacon, pues tres, lleváis tres.

Tres, pues le voy a dar. Vais sobrados.

Bueno, fijaos, queda ese color verde tan bonito,

queda muy fina y, sobre todo, claro, imaginaos,

el toque este del aceite de oliva montado, que va montado

con aceite de oliva, muy natural.

La verdina, la cebolla, que le da ese toque también,

queda, os digo, muy buena. Vale, un poco de bacon que te doy.

Vale. A ver si me quedo sin

para la receta después, bueno, no creo.

No, yo no te doy.

¿Cómo no te doy? Que no te doy.

Pues ahora sí que no te doy. También le puedo dar o quitar, ¿no?

Eso depende de vosotros.

Yo lo de dar y quitar, eso vosotros.

Solo os digo 12 máximo.

Venga. Yo quiero más.

Venga, ¿qué quieres? Aquí tenemos

esta fantástica seta que ya sabéis que es el rebozuelo

que está muy bien de, aparte que está muy bien

de precio, es fácil de encontrar y es más regular durante el año.

Exactamente. Más regular, pero bueno,

ahora es la temporada, está a tope

y podemos encontrar, fácilmente, en el mercado.

La abrimos un poco. Es una seta muy abundante

donde encuentras una, encuentras a capazos,

o sea, puedes encontrar a cajas.

Es una alegría tremenda encontrarla cuando encuentras.

Mira siempre al lado que al lado encontrarás.

Y vamos a saltear las setas, ¿no? Vale.

¿Cuántos ingredientes llevo, a ver? Llevo la verdina, la cebolla...

No, no, lleváis cuatro. Ah, cuatro.

Cuatro. Verdina, cebolla, panceta

y rebozuelo, ay, bacon y rebozuelo.

Vale. Vale.

Vale.

Y te falta la vieira. Voy sobrado si quiero.

No, sobrado no vas, no, no. Si quiero.

Que no me queda para hacer mi receta.

Bueno,

es igual, la panceta... Calentamos un poco la crema.

No me has dado mucho, eh.

Bueno, no tengo más que tengo que poner el mío.

Aunque te he dado y la vieira, o sea, la vieira mía,

la panceta es mía. ¿Cómo que es tuyo,

cómo que es tuyo, Sergio si es de los dos? Lo dijo ella.

Es de mi receta.

Bueno,

una vez el bacon está ponemos la seta.

Que esta seta es buena cuando coge un toquecito dorado.

Es cuando queda mejor.

Hay que cocinarla bien, pero podría ser trompeta,

podría ser de lo que encontremos en el mercado que ahora

hay variedad, bastante variedad,

y si no tenéis silvestre,

pues de cultivo, ya sabéis, como siempre.

Y las tres vieiras que tengo aquí.

Que es opcional, para mí la vieira...

Bueno. Oye, no la pongas, si no, no, eh.

Sí, bueno. ¿No la quieres?

Puedo ponerla, ¿no? Poder, puedes,

eso ya depende de ti. Llevas, sin vieiras, cuatro,

con vieiras serían cinco.

A ver, aquí y ahí, ¿pongo o no pongo vieira?

O sea, no sé cómo podéis dudar que son vieiras que no son...

O sea, pero vamos. Con vieiras, con vieiras.

Hombre, por favor, esto es un manjar, Dios mío.

Le voy a poner vieiras. Además son gallegas,

son de estas importantes. Sería un plato que aunque

no le pusiéramos sería un gran plato ya.

Vale, seta salteada.

Ahora, ponemos aquí las verdinas

que es donde vamos a ver

el producto que se ha de ver el producto

con la cebolla salteada.

Fijaos qué bonito es.

¿Le damos hierba? No, puedo, no puedo.

No podemos, es verdad.

Vale, ahora, un salteado muy ligero.

Y como ya están cocinadas las judías,

como ya están cocinadas las judías,

no...

(RÍE)

Vale, Sergio, tú ve... Haré como si no hubiera visto nada.

Mira, un plato. ¿Qué ha pasado?

No sé, no vi nada, no vi nada. Ah, vale.

Ponlo aquí. Déjame la sartén

que la aprovecharé para dorar ahí las vieiras.

Venga, perfecto. Importante, para la vieira,

aceite, sartén bien caliente, un poquito de aceite

y lo bueno es que quede marcada, que quede dorada, que coja color,

que es cuando coge más sabor.

Un poquito de aceite.

Plato de otoño de confort total.

Qué buena pinta tiene.

Y fácil.

Y bueno, esto es un lujo ya.

Esto es un lujo extraordinario,

en Galicia tenemos esa vieira tan buena.

Y también la familia, volandeira, la vieira.

La zamburiña que son más pequeñitas.

También, a veces, hay mercados donde hay la legumbre cocida.

No la tienes con agua, pero la legumbre sí,

pues ponéis caldo de ave y triturar que todos tenemos en casa,

que sé que tenemos el caldo de ave, hacemos una olla grande

y tenemos en la nevera congelado

o en la nevera. La vieira, o la podéis comprar

entera y limpiarla vosotros

que aquí lo hemos hecho varias veces en el programa,

o se puede comprar solo la nuez

que viene limpia y también es muy interesante.

Si es fresca, es muy interesante.

La nuez le decimos a la parte de la carne

que es, bueno, la parte más noble. Que es un músculo, es un músculo.

Y vuelta y vuelta, no mucha cocción,

que queden un poco rosaditas por dentro que es cuando queda

más jugosa la vieira.

Perfecto, ya lo tenemos.

Ponemos estas tres vieiras fantásticas.

Ahí va.

Bien.

Y ahora, tenemos aquí la crema.

Llevo cinco ingredientes, platazo con cinco ingredientes.

¿Y algo verde, puedo o no?

Bueno, ya le habéis tirado algo.

Yo no le...

No le he puesto nada, pero, bueno serían seis.

Va, solo esta, eh, solo una, la próxima nada.

Vale, va, no cuenta.

Qué duro está el público. Caray.

Y ahora ponemos un poquito de salsa.

Yo digo una cosa, un día vamos a hacer

dos platos solo con tres ingredientes.

Ese es el reto, eso sí me comprometo.

Con tres cada uno.

Vale. Nada de seis.

Oye, apuntadlo, yo me apunto.

Nada de seis. Vale. Ponemos ahí la verdina.

Y plato completo. O sea, con tres ingredientes.

Espera. Voy a poner un poco más. Está bien.

Está bien. Esto es de cuchara. Esto es para poner, Sergio.

No me digáis que no es un platazo.

Tiene una pinta que no veas.

Me pone hasta nervioso. Quita el aro, Sergio.

Quitamos el aro, que se puede poner o no.

Y las vieiras que eran para mí, las voy a hacer con coliflor.

Voy a hacer unas vieiras con coliflor ahora,

con seis ingredientes. Siete. Quedan siete.

Siete venga. Pues pon siete. Platazo.

Bueno. Vamos con la segunda receta

de otoño, que no tiene desperdicio y con pocos ingredientes.

Vamos allá. A ver si supera mi receta.

Bueno, la verdad es que ahora

me da bastante igual, porque puedo utilizar

los ingredientes que quiera. ¿Cuántos tengo?

Habéis utilizado cinco, porque no hemos contado el tomillo.

Me quedan como... Me quedan mogollón.

Vamos a hacer un puré de coliflor.

Un puré de coliflor. Sabéis que nos gusta la coliflor.

Es un sabor, para nosotros, fantástico.

Y eso de que huele luego la cocina, son rollos.

Brutal. Esto es maravilloso.

Hay que consumir. Y lo que vamos a hacer, es...

Fijaos cómo lo hago.

Hago como unos ramilletes. Ahí está.

¿Veis? Y vamos a hacer dos funciones,

dos preparaciones con la coliflor.

Una, vamos a hacer unas chips,

que es muy fácil de hacer y es buenísimo.

Y la otra, un puré.

¿Sabéis qué pasa? Que la coliflor,

cuando tú la deshidratas, coge muchísimo sabor.

Sí. Potencia. Cortamos por la mitad.

Y veis que nos queda este árbol tan bonito,

tan precioso. Es bonito.

Entonces, con la mandolina, cortarlo muy fino, es importante.

Lo que hacemos, son... Fijaos.

Cuidado de no cortaros.

Pero fijaos qué arbolitos más bonitos.

Chulo, ¿eh?

Bueno, pues eso lo vamos a cocinar en el horno

y queda espectacular. Eso lo pondremos a 130 grados,

durante unos... Diez minutos.

Sí. Diez, doce minutos y estará. Ponemos en una placa de horno.

Ahí. Lo que nos sobre, evidentemente,

estos trocitos que sobran son para la crema. Se lo doy a él.

Y cojo un poquito más, que voy a hacer un poco más.

Y presentación, ya veréis también.

Es opcional esto de aquí, pero a nosotros nos gusta.

Toma. Ahora, vaya platazo el mío.

Bueno, esperad, esperad, esperad.

Ahí lo tengo. Un poquito de aceite.

Y un poquito de sal y pimienta. Solo un poquito.

¿Tienes ahí? Sí. Y un poco más le puedes poner.

Vale. No. Ya lo tengo. Así, importante.

Horno suave. 130 grados, unos diez minutos.

Ya veréis cómo queda. Parecen algas después.

Queda crujiente. Es como si fuera...

Recordad que hemos hecho alguna vez el kale,

que lo hemos deshidratado en el horno.

Pues más o menos, pero con la coliflor.

Vamos a poner la coliflor.

Y la vamos a cocinar al vapor. Agua, sal y al vapor.

Normalmente, la hervimos. Pero, en este caso,

la coliflor contiene una gran cantidad de agua.

Con lo cual, no vamos a hervirla. La vamos a hacer al vapor.

Y como queremos hacer un puré,

un puré que sea ligeramente espeso,

pues también nos va muy bien cocinarla de esta manera.

Sabéis que al vapor es una manera

que a nosotros nos gusta mucho hacerlo,

porque respeta más el producto, no pierde tantas propiedades.

Vale. Perfecto. Vamos a dejar cocinando esto.

Y ahora, con las setas que le han sobrado a Javier...

¿Qué? ¿Cómo te quedas? No es ingrediente nuevo.

Si es la misma seta, perfecto. No cuenta.

¿Cómo os quedáis? Bien, bien.

Vale. Vamos bien. Un poco a ajo, porque ajo sí.

Javier no había utilizado, ¿no? Ajo cuenta.

O sea, que tú llevas dos. En total, lleváis siete, ¿vale?

Vale. Bien.

Me parece bien.

No me importa. Toma, Javier.

Se podría sustituir, pero el ajo va muy bien.

Y no las vamos... Ni las cortes. Ponlas enteras.

Sí, sí, sí.

Ahí va.

Ajo. Un poquito de aceite.

Fijaos. Un poquito de aceite. Este.

La seta y el ajo potencian.

El ajo potencia mucho el sabor de la seta.

Siempre, cuando hacemos los níscalos, ajo, perejil,

siempre le ponemos algo de ajo.

Yo ahora lo voy a hacer picado.

Vale. Ponemos el ajo y a dorar. Importante. Dorar un poquito.

No mucho porque tenemos que poner la seta

y si doramos demasiado, se nos quemará.

Son recetas fáciles con pocos ingredientes

que, normalmente, algunos tenéis en casa.

Y si no, como vamos al mercado a comprar, pues viva el mercado.

De ahí lo sacamos. Pero recetas fáciles

para hacer todos los días. Y, sobre todo, en otoño,

que apetecen este tipo de recetas. Vaya platazo el mío, eh.

Espérate, espérate, espérate.

Si quieren, pueden votar también, a ver cuál os gusta más.

Ahí van las setas. Yo tengo vieiras.

No tengo tres. Le voy a poner diez vieiras.

Que las tengo por aquí.

Y un poquito de sal y pimienta. Y nada.

Y ahora lo que hacemos, es dejar saltear la seta un poco,

no mucho. Dejar cocinar la col que tarda unos 15-20 minutos.

Y terminar las chipas. Y al siguiente paso.

Ya tenemos la coliflor cocida.

Bueno, ha cocinado 10-15 minutos. No ha cocinado más.

La coliflor cocida y la coliflor en chips.

Porque fijaos. Mirad qué maravilla.

Esto se ha concentrado todo el sabor.

Mira, cojo esta. Esta, que es muy bonita.

Y... ¡Tachán! Ha quedado como un pequeño arbolito

seco, deshidratado y conserva mucho el sabor

y queda muy interesante, muy bueno.

Está muy bien. Eso nos demuestra

la cantidad de agua que tiene la coliflor.

Porque todo lo que tenía ahí, es agua.

Se queda en nada. Pero se queda muy sabrosa, buena.

Fijaos. Ya tenemos la coliflor.

Os tengo que decir una cosa, me confieso.

Me gusta el olor de la coliflor.

Y a mí. Y a todos. Mucha gente. Bueno, a todos no lo sé.

Hay gente que no. A todos no.

Vale. Vamos a poner, fijaos, un poco de crema de leche.

Yo sí le pongo. ¡Clin, clin!

Ingrediente, ingrediente. Cuenta, cuenta.

Es que aquí le va. La coliflor y la crema de leche

es algo que le va. Sal.

Un poco de pimienta. #Le va, le va, le va.#

Vale. Sal y pimienta. Y a triturar, ¿no?

Y aceite. Pero voy a hacer una cosa.

Como voy sobrado.

Pues le voy a poner aceite de hierbas.

Aceite de romero y tomillo.

Romero y tomillo. Esta vez, el tomillo va a contar.

Antes has dicho que las hierbas no...

Va a contar. Van dos. Lleváis diez. Lleváis diez.

Que, por cierto, hablando aquí del aceite, Sergio,

vamos a hacer una explicación más amplia de los aceites.

Venga. Vamos a explicarlo. Ahora trituramos.

Vamos allá. Fijaos.

Bueno, hemos hecho romero y tomillo. Pero fijaos.

Hemos utilizado esta de aquí para hacer un aceite.

Pero fijaos la cantidad de cosas que tenemos.

Podemos hacer un aceite de albahaca.

Podemos hacerlo de cualquier cosa.

Pero de albahaca para la pasta, para ponerle un poco a la pasta.

Javier. El limón. Podemos hacer

un aceite con limón para ensaladas, perfecto.

Uno de orégano para la pizza.

Un aceite de azafrán para los purés de verduras.

O para los arroces. O para los arroces también.

¿Qué más, Sergio? Bueno, jengibre, canela y naranja,

que también podría ser para postres.

También nos podrían servir. Picante.

Para todo. Es para todo, pero, sobre todo,

para la carne le va muy bien. A mí me gusta mucho la carne

y, al final, ponerle un poquito de aceite picante.

Bueno, para la pasta también. Vale. Para un montón de cosas.

El de ajo: carnes, pescados, pastas.

También es para diferentes cosas.

El de ajo es brutal. Es buenísimo.

Os podéis personalizar vuestro...

De laurel, que no hemos dicho.

Es lo mismo. Son hierbas aromáticas.

Podéis haceros vuestro aceite como queráis.

¿Hay hambre o qué? (PÚBLICO) Sí.

Pues portaos bien con la cantidad de ingredientes.

A ver si os podemos colar alguno. Venga, vamos allá.

Vale. Vamos a triturar, ahora sí.

Es un puré. Métele un poco más de aceite.

Un puré es más espeso.

Una crema es más líquida.

¡Eh, eh! Aceite de hierbas. Aceite. Ah, sí.

Hombre, ahora que puedo. Ya está contado.

O sea, que mételo. Ahora ya me da igual.

Lo ligamos como si fuera una mayonesa. Como si fuera...

Veis que con el aceite liga como si fuera una mayonesa.

Bueno, fijaos. Queda fina, fina.

Y bien... ¡Huy, cómo quema! Cuidado, cuidado.

Bueno, vamos a marcar las vieiras ahora.

Exactamente. Bueno, las vieiras que yo tengo.

De las que tenía, tres le he dado a Javier.

Me he enrollado. Y tengo otro ingrediente.

¡Hala, hala! Ya se está pasando.

A ver qué ingrediente. ¡Hala!

Tengo otro ingrediente. Tengo una panceta

que a veces compramos nosotros, que hay una carnicería

que tiene una panceta de llorar.

Y es esta como embutida y es ibérica.

Oye, le da un sabor al pescado brutal.

Si hacéis un lomo de lubina, rape, lo que queráis, le ponéis.

Y yo pensando, digo: "Bueno, como voy a hacer la vieira,

luego le voy a poner una manta, un velo encima de panceta".

Yo le he puesto bacón. Él panceta.

Bueno, van once, eh. Se ha copiado.

Solo os queda uno. Solo me queda uno.

Bueno, tranquilos, tranquilos. Ahora sí.

¡Hum! No lo utilices.

No vas a utilizar más, ¿no? No.

En la misma sartén donde hemos hecho las setas,

Javier hace... La vieira. Aceite bien fuerte.

Lo mismo, para que marque bien.

¿Y cuántas pongo? Pongo todas. Hombre, Javier.

¿Pone todas o solo tres? (PÚBLICO) Todas.

Qué pregunta, ¿no?

Qué pregunta. Es verdad. Por cierto, ¿sabéis cuál es

el mayor depredador de la vieira?

Yo lo sé. La estrella de mar.

La estrella es súper... La estrella y el pulpo.

Al pulpo también le gusta

todo el tema de crustáceos, moluscos.

Tenemos hambre, ¿no? ¿O qué? Mucho.

Hay hambre. ¿Cuántas hay?

Dice el cámara: "¡Sí, sí!"

De octubre a mayo, la vieira está impecable.

Vale.

Sí. Ahora es temporada absoluta.

Es una temporada buenísima.

Y es que ya el olor, la textura que tiene.

Todo, todo. Es buenísima. Es un productazo también.

Vale. Ya lo tengo. Ya verás.

A ver. Espacio. Este es mi plato.

Es mi plato. Espacio.

Ahora ponemos la vieira encima.

Veis qué bonito. ¡Patapam!

La panceta. Vieira con panceta es una combinación perfecta.

De... vamos.

Y ahora se vuelve transparente, traslúcida

y parece que no haya panceta.

Sabéis que nos gusta mucho el mar y montaña.

Además, es muy bueno.

Mirad qué color coge la vieira. La panceta.

Este es mi plato. De momento, no os voy a preguntar

si os gusta más el de mi hermano o el mío, porque ya lo sé.

Ya lo tengo claro. No, chaval.

Qué platazo. No te adelantes.

Mira qué "plataken".

Vale. Ahí está. Ponemos aquí.

Perfecto. Y ahora lo que hago,

ya cojo con unas pinzas que tenía yo en la mano

y las setas, que las hemos cocinado con ajo.

Fijaos qué plato de otoño, más otoñal no puede ser.

Y las chips. Es opcional, pero tienen un sabor

que vale la pena y marca la diferencia.

Ese crujiente también.

Si quieres alguna hierba, me queda una, ¿no?

Ponla ahí, Sergio. Te queda uno, sí.

Pues le voy a poner una hierba.

¿Una hierba también? También.

Jolín. Una que no haya utilizado.

Así las chips, bien natural. Parece una alga.

Le queda muy bien. De verdad que es un contraste

muy bueno de crujiente, de la crema, de la vieira.

La cebolla le va muy bien también. Le voy a cortar unos bastones.

Vamos a hacer más grandote. Yo ya lo tengo.

Fijaos qué paisaje de mar, de montaña.

A ver, a ver cómo está quedando. ¿Qué te ha parecido?

¿Qué te parece? ¿Con qué te quedas? ¿Con esta o con esta?

Está difícil. Eso que lo digan en casa.

Pero tienen una pintaza los dos. Y hemos cumplido con el reto.

Estaban rugiendo los estómagos ahí. Yo escuchaba.

Yo igual. Hemos cumplido.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Nos vemos pronto.

Disfrutad del otoño. Hasta luego.

Bueno, ¿quieres probarlo?

  • Verdinas con setas y vieiras

Torres en la cocina - Verdinas con setas y vieiras

02 nov 2017

Javier y Sergio se enfrentan al reto de cocinar con menos de 6 ingredientes. Preparan unas verdinas, alubias verdes, con setas. Aprenderemos más sobre el reino de los fungi y además unas vieiras con coliflor.

ver más sobre "Torres en la cocina - Verdinas con setas y vieiras" ver menos sobre "Torres en la cocina - Verdinas con setas y vieiras"
Programas completos (512)
Clips

Los últimos 1.712 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios