www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4570102
Para todos los públicos Torres en la cocina - Tomate relleno y pescado poblano - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos.

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy traemos un programa con recetas de aquí y recetas de allí;

o sea, vamos a hacer tomates rellenos,

nunca vistos, con verduras asadas.

Y, después, un pescado de San Pedro estilo poblano, ya veréis.

Nos vamos a ir a México. Pero muy de pueblo de aquí.

Lo hemos adaptado. Con ingredientes de aquí.

Empezamos por el tomate, un tomate de Montserrat o rosa,

es este tipo de tomate, que vamos a rellenar con verduras.

Exacto. Vamos a hacer unas verduras asadas

que es, ni más ni menos... Coge cebolla, el ajo.

Que es, ni más ni menos, que una escalivada.

Una escalivada, que todos sabemos lo que es,

son verduras asadas en el horno.

Tenemos el horno precalentado y vamos a hacer lo siguiente:

berenjena, pimiento rojo y pimiento verde.

Cebolla. Cebolla pon tierna, Javi. Pon esta.

¿Sí? Vale, pues ajo, que lo vamos a envolver

en papel de aluminio. Primero ponemos papel de horno

y, después, papel de aluminio, así no hace contacto.

En este caso, como vamos a hacer solo

la cebolla y el ajo, no hace falta.

¿No? Vale. Papel de aluminio.

Mira, haz así, ya verás. Esta receta es mía.

No me desmontes la receta.

Simplifico porque si no, Javier se lía.

Se me lía un poco. Envolvemos, fácil.

Como luego lo vamos a pelar. Esto no hace falta.

Déjame ese tomate, porque Sergio tiene el tomate rosa,

pero con este tomate, podría ser, también.

¡Ah, vale, vale! En dos.

Este.

Yo he cogido este porque es más hueco.

También, me parece que para rellenar es mejor,

los hemos hecho de varias formas en el programa.

Toma el ajo. Un poco de aceite.

Está esto que no nos cabe en la bandeja, pero bueno,

está bien porque como luego disminuye mucho, una vez asado,

pues lo ponemos así. Ya veréis. Vale.

Este tomate lo he cogido así porque, al abrirlo, queda hueco.

Ahí está. Vale, perfecto.

Horno: 180-190 grados hasta que estén cocinadas.

Ahí está. Eso ya lo sabéis.

Hay gente que las hace, y qué bien huelen, al fuego,

con la llama del fuego; o a la brasa, que quedan muy bien.

Esto en treinta o cuarenta minutos está listo.

Como una escalivada que, seguramente,

muchos de vosotros habéis hecho muchas veces.

Yo voy a escaldar un tomate, tú vas a escaldar otro.

Vamos a escaldar los dos. Ah, amigo.

Me ha dicho: "Vamos a hacerlo así" y yo le he dicho: "Así no".

Bueno. Yo voy a hacer la mía.

Fijaos, la mía es la de toda la vida:

se le hace la cruz aquí, agua con hielo

y a escaldar el tomate.

¿Escaldáis tomate? (ALGUNAS) Sí.

Vale. Vale, perfecto. Ahora, lo que hacemos es...

Poner el tomate y cuando el agua hierve, es importante, empezar:

uno, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho, nueve y diez.

Sumérgelo bien, que no se pela. Sí, se va a pelar, a mí se me pela.

Venga, este puede que esté un pelín más verde, pero...

Este tarda un poquito más, ya no son diez.

Bueno, dependiendo del tomate, claro.

Pero bueno, ya está, ya lo tengo, creo que con esto ya se me pela.

Va como veinte ahora, ¿no? Veinte segundos o...

Dependiendo del tomate. Tú y tus números, no...

(Risas) Quita, échate para allá, deja de...

Vale. Venga, Javier, escalda tu tomate.

Os voy a enseñar... Yo lo enfrío y lo pelo.

Se pueden hacer de las dos formas. ¿Por qué no haces aquel?

Porque quiero hacer este.

Hombre, ese en diez lo hubiera hecho. Lo suyo es el otro.

Tú como quieras y yo como quiera. El tomate es el tomate.

El tomate que todos conocemos de toda la vida;

es el que más se encuentra.

Y una manera que es muy rápida; si tenemos que hacer varios

está bien el agua. Espera, espera. Mira, mira.

Bueno, superfácil, ¿eh? No he inventado nada, esto ya...

Entonces, lo que vamos a hacer es con un soplete o al fuego.

No todo el mundo tiene soplete, por eso lo del fuego.

¿Veis? Ligeramente, le damos con el soplete.

(LA PIEL CHIPORROTEA)

Es muy rápido, ¿eh? Vemos que se levanta la piel.

Ahora, le damos la vuelta.

Le damos un toque más.

Mira cómo habla la piel. (IMITA EL SONIDO)

Y ya lo tenemos, ahora cogemos...

Y fijaos.

Sale sola la piel.

¿Veis? Es mucho más rápido pero hay que tener un soplete

o el fuego, el fuego de la cocina; pero este está muy bien, ¿eh?

Bueno, es otra técnica para poder escaldar o quitarle la piel.

Es superrápido. Sigo con la mía.

Ya tengo el tomate escaldado, está perfecto, está precioso

y este tipo de tomate... Y el mío, también.

Hubiera preferido el otro porque me iba bien,

no entiendo por qué has pelado ese.

Bien. Correcto.

Vamos a hacer un tomate. Venga, pelamos, abrimos aquí,

ya veis que este tomate, se ve claramente...

Qué bonito. Que tiene mucho hueco.

Es un tomate que tiene... Es perfecto para rellenar.

La verdad es que sí. Se ven las aberturas que tiene.

Ahora, simplemente, pasamos la puntilla alrededor.

Vamos, fácil, ¿eh? Este sale superfácil.

Cualquier tipo de tomate que sea de un tamaño grande se puede hacer.

Y con ayuda de una cuchara

lo que hacemos es quitar todas las semillas.

Ahí está. Tienes un colador, ¿no?

Iba a picarlo, primero... Sí, es igual, déjalo escurrir.

Venga, lo escurrimos. Hablando del colador,

que aquí tenemos uno, y el colador no solo sirve para escurrir;

sino que sirve para muchas otras cosas.

Nosotros cuando tenemos un aceite caliente

y queremos dorar un poco de ajo;

lo ponemos en el colador y, luego, lo retiramos.

Que si queremos hacer una fideuá,

los fideos los ponemos dentro y, luego, ya los tenemos.

Un aperitivo, también, cualquier tipo.

O, por ejemplo, como un cesto de freidora, podría ser.

Y, después, por ejemplo, pones esta sartén con aceite

y le poner algo que lleve agua, sabéis que salpica y es un follón;

haces así y, claro, como tiene una malla tan pequeña,

evita que salte el aceite, ¿no? Entonces, va muy bien.

Curiosidades, bueno...

Muy bien, Javier, muy bien. Culturilla.

Muy bien, Javier, nos has iluminado aquí, ¿eh?

De momento, el tomate mejor que tú. Venga, va, no seas... así.

Lo ponemos a escurrir y hacemos el otro, verás qué bien me queda.

Lo ponemos aquí a escurrir para quitarle el agua

luego, lo rellenamos. Qué bien ha quedado.

Está impecable. Terminamos de cocinar las verduras.

Y montamos el tomate. Aquí hay tomate, güey.

(Risas)

(Tictac)

(Alarma)

Ya están las verduras bien confitadas al horno.

(AMBOS) Bien asadas.

Vamos a empezar. Venga.

Sacamos lo que es la piel pero el juego lo recuperamos.

Hombre, porque vamos a hacer el toque maestro.

Una buena vinagreta.

Bueno, una berenjena bien asada, para mí es una de las verduras

más magníficas que existen. Pues sí.

Y, ahora lo que hacemos es picar la verdura,

porque con esto y alguna cosa más.

vamos a rellenar el tomate.

China e India son los mayores productores de berenjena.

Sí. Curiosamente.

Sí.

Yo, cuando lo leí, no lo sabía, la verdad.

Allí se consume mucho, es muy popular y en Japón, también.

Sí, jolín.

Bueno y aquí, también, en el Mediterráneo.

¿Veis que sale la piel? Son sabores muy nuestros.

Te voy dando y tú vas cortando. Venga, dame.

Pimiento rojo; tenemos el ajo,

que el ajo así confitado es una locura.

Son tomates rellenos de verduras asadas.

Exactamente. O sea...

Qué bien, o sea, qué contradicción más buena porque crudo y cocido,

pero uno le da frescor y el otro le da sabor.

Aquí tenemos las cebollas tiernas.

¿Veis que han quedado supersuperconfitadas?

Sacamos la primera capa porque es más dura.

Ahí va.

Hacemos lo que es una escalivada normal y corriente

pero esta la hacemos más picada porque, normalmente,

la escalivada se hace a tiras: son tiras alargadas.

Pero nosotros las vamos a picar.

Después el ajo.

Uf, el ajo así qué bueno está.

El ajo así no repite, acordaos que cuando es asado, de esta forma,

pierde fuerza y el sabor queda más sutil.

Mirad.

Queda integrado. Esa pulpa buenísima.

Eso ya se mezcla solo ahí.

Hace de ligazón, también.

Y, ahora, en un colador, lo que haré será recuperar esto.

Los soldados griegos, Javier, sabes que comían cebolla

porque tenían la creencia de que aumentaban la fuerza.

¿Ah, sí? Sí, sí, sí.

Era como... vamos... Qué fuerte.

Sí, qué fuerte, tío, la cebolla.

Tenemos la pulpa del tomate. Imagínate a palo seco la cebolla.

Y voy a recuperar el colador porque aquí, para no ensuciar,

lo que hacemos es recuperar para la vinagreta

toda esta esencia tan buena del pimiento, la berenjena, la cebolla.

Eso lo vamos a hacer al final, pero ya mirad qué toque,

que todos los jugos de la verdura los guardamos.

Aquí dentro vamos a poner dos cosas:

bacalao ahumado, la primera cosa que vamos a poner.

Es un bacalao ahumado que hemos comprado ya en el mercado.

Recordad que los nórdicos, sobre todo,

es más el ahumado que el salado, fíjate.

¿Sabes por qué? Porque no tenían

tanta disposición de sal.

Correcto. Ese fue el motivo.

Motivo principal. Cogemos también este bacalao

lo picamos que es buenísimo.

Me voy con el queso feta. Exactamente.

El queso feta sabéis que es un queso curado en sal,

en salmuera, vaya.

Venga, ya veis que el relleno

va cogiendo cuerpo, va cogiendo rollo.

Que sabemos que el nombre de feta

viene de loncha o rodaja.

Sí. Es la traducción.

Vale, ponemos así que sea un poco grande porque así

lo notamos que es lo bueno.

Bueno, el queso griego por antonomasia es el feta,

el queso feta, vale, aceite de oliva

ponemos un poco, ya terminamos de sazonar

este relleno, sal, pimienta.

Que vais a ver qué vinagreta más curiosa vamos a hacer.

Esto removemos bien aquí, mezclamos bien los ingredientes

y ya con el queso, oye, qué recetón.

Mira, Sergio, salvia

la planta de la vida. Exactamente.

Aromática, buenísima. Sí, es medicinal, sobre todo.

Medicinal. La usan mucho en medicina

en otros países

Vamos a hacer la vinagreta, fijaos qué tengo aquí,

son unas setas que se llaman "shimeji"

de origen asiático pero que sería la seta

de cardo, pero mucho más pequeña

porque es una seta de cultivo.

Bueno, aquí se conoce como seta de haya.

Seta de haya porque el cardo también sale en las hayas.

Entonces, lo que haremos será cortar

la parte de la seta con un poco de tallo también

y vamos hacer, esto además, aguanta muy bien porque compráis

en el mercado que lo venden en muchas paradas y cortáis

justo lo que queréis y el resto lo guardamos

porque así nos aguanta mucho más tiempo.

Tapáis, simplemente, con un papel transparente

y ya lo tenéis. Tenemos piñones también.

Pues ponle algún piñón.

A este plato le va superbién el piñón.

Y lo que haremos será saltear esta seta con unos piñones.

Que el piñón tostado es cuando coge más sabor,

ya sabemos que así o sea, que lo ponemos ya.

Lo ponemos con las setas.

El piñón ya sabéis que es lo único

que no se puede cultivar el piñón de piña, de pino este,

no existe el cultivo porque es una cosa que da la naturaleza.

Por eso es tan caro también y el bueno es el alargado,

el que tenemos en el Mediterráneo. Hay otro más chiquitito,

más chato que viene de fuera.

Es chino, normalmente, pero el alargado, el de aquí

es, vamos, el mejor del mundo sin duda.

Aquí tenemos el jugo después tenemos la pulpa del tomate

que la recuperaremos, voy a picarla muy pequeña.

Exacto, exacto, Javier.

Muy bien, yo tengo escarola rizada que tengo aquí en la nevera.

Cortada bien, bien pequeñita

que vamos a hacer con esto una vinagreta de locura.

Y somos de escarola no sé por qué, diréis.

Podría ser cualquier otro tipo de lechuga, incluso,

brotes de espinaca, lo que queráis,

pero la escarola nos gusta muchísimo.

Bueno, porque tiene ese toque amargo, fresco,

Y es diferente. Esta seta se hace

muy rápidamente, y fijaos que es preciosa, muy bonita,

es fácil de hacer y, bueno, tiene así

un toque diferente.

Ahora, una vez está salteado esto es el jugo,

todo esto es el jugo. Yo haría aquí la vinagreta.

¿Lo tienes ahí? Yo lo iba a hacer aquí.

Vale, me da igual.

Hagamos un poco más y así tenemos que somos muchos.

Venga, pues ponemos el tomate, no perdamos detalle ahora.

O sea, la pulpa, toda la carne del tomate.

Ponemos los piñones y las setas salteadas,

ponemos, sobre todo, que esto le da mucho sabor,

el agua de las verduras asadas,

fijaos si tenemos agua aquí,

aceite de oliva y un toque de vinagre,

fijaos qué vinagreta hemos hecho en un momento.

Y esto tiene un sabor, voy a poner pimienta

que sabéis que va muy bien para la circulación

y somos adictos.

Bueno, vaya tomate relleno, ¿no? Tiene muchos toques y...

Quedaos con lo que queráis, pero, vamos, la receta está...

La verdura asada con el ajo, ya os digo, el toque de las setas,

también, que aporta. Hagamos el montaje, fijaos,

vamos a poner la escarola alrededor.

Exactamente. Vamos a poner y vamos a aliñar

con esa vinagreta la escarola

y el tomate. Y poner en el centro

también porque esta salsa es buena que haya.

Hombre, es muy fresca.

¿Has puesto sal? Pruébalo a ver.

Hay que probar, probar y probar es importante.

Siempre probamos porque es una forma de saber

si está bien o no. Falta sal.

Venga, pues métele. Suerte que estoy encima.

Menos mal que estás aquí, Javier, no sé qué haríamos sin Javier.

(Risas)

¿Estáis de acuerdo o no? Vale.

Ponemos ahora esta vinagreta alrededor para aliñar.

Y luego, pondremos en el centro también.

Y alguna piparra que le da un rollo tremendo.

Mirad qué bonito, oh, qué bonito.

Me encanta. Cómo nos gustan los encurtidos.

A mí estas ensaladas, vamos, ya empieza el tiempo

de ensaladas y ahora, aquí haré una base.

Porque esto combinado con el tomate es de locura.

Hey, cuidado, qué nivel,

Aquí, aquí hay nivel, aquí hay nivel.

Ponemos un tomate en el altar, vamos, nunca mejor dicho.

Toma, pon un poco de piparra y yo voy rellenando el tomate.

Ya hago yo lo importante.

¿Eh?

Tranquilo.

Vale, rellenamos bien el tomate, tenemos otro por ahí

que ahora, después lo rellenamos para que

no nos quedemos sin.

El queso feta le da un toque salino brutal, o sea, buenísimo.

Vamos a rellenar sin miedo y, luego, si la tapa queda

un poco blando no pasa nada.

A mí estas cosas, oye, son muy sencillas,

pero esto luego, lo tienes montado

y sacas y ya está.

Y luce mucho porque es un plato...

Un perifollo, un perifollo. Que luce, enormemente.

Perifollo que tienes ahí.

Venga. Ya está.

Nada más, simplemente, ya está, tomate puro y duro.

Aquí lo tenemos este supertomate, vamos con un San Pedro, Javier.

Un San Pedro poblano qué quiere decir,

es una receta típica mejicana, pero le daremos un toque de aquí.

Con productos de aquí, lo haremos con toque Torres.

Vale. Ahora veréis que tiene mucha...

Primero, vamos a hacer el mole.

Y para el mole tenemos.

Pipas de girasol y pipas de calabaza.

De calabaza que sabéis que son muy buenas y energéticas

y que vamos a tostar.

Venga, mientras se tuestan que las voy a poner a tostar,

os explicaré porque aprovechamos muchas veces esta, bueno,

esta sartén para tostar cosas para hacer

unos cuantos aperitivos.

Vamos a la mesa que preparamos algunos.

Y aquí, bueno, pues para

que fueran picando nuestros invitados, ¿no?

Sí, claro. Nuestro público,

pues mirad qué hicimos aquí, aprovechando muchas veces

el calor del horno lo que hacemos son frutas deshidratadas

como manzana o pera

o también, verduras como el cale que hemos alguna vez

el cale, os acordáis ese con especias

que es superalimento y demás

que se podría hacer con col también.

Hemos hecho remolacha que es verduras,

hemos hecho calabacín, también hinojo, que es esto de aquí

que sabéis que potencia muchísimo el sabor,

saca los azúcares y queda una verdura

de aperitivo chip

que queda buenísimo. Garbanzos, también deshidratados

que quedan buenísimos que los hacemos con especias,

con curry y quedan buenísimos.

Luego, tenemos unas tortitas también

que son estas tortitas que secamos y ponemos

algún tipo de especia

y, luego, van muy bien, simplemente, para aperitivo

tal cual con pimentón o ponéis un trocito de queso

o membrillo, lo que queráis y lo coméis y queda buenísimo.

Y, luego, también hicimos kikos, kikos caseros.

hay un tipo de kiko

que se puede comprar normal,

se tuesta en el horno y ese es el que se puede consumir

que es este tipo de aquí.

Este de ahí.

Y todo tostado al horno o en una sartén ya veis

qué cantidad de aperitivos tenemos

y no hemos hecho nada, sin esfuerzo.

Ya habéis picado que ya ha bajado el nivel.

Sí, sí. Bien, seguimos,

aquí os dejo con los aperitivos.

Bueno, vamos a ir con el mole.

Entonces, para el mole necesitamos

las pipas que se están dorando,

aquí tengo carne de pimiento choricero,

de guindilla y de ñora, que son tres pimientos de aquí.

En Méjico los hacen con pimientos de allí,

evidentemente, pero...

esta guindilla le dará un poquito de picante,

un poquito solo y cada uno le aportará un sabor.

No es lo mismo ñora que choricero, tiene una pequeña diferencia

por eso ponemos mixto, mitad y mitad.

Importante, dejarlos unas horas en remojo,

¿para qué? Para que cuando queramos sacar la carne

que es lo que nos interesa, salga, completamente, sola,

veis que sale superfácil

y se queda toda la piel.

O sea, que es perfecto, nos va genial.

Esto lo compráis seco, lo rehidratas y ya está.

También la venden en botes.

Pero aquí las hemos puesto así,

porque es muy rápido.

Esto se llama ñora porque cuando la trajeron

de América, la plantaron

en el monasterio de Ñora.

Entonces, se le ha quedado la ñora.

Es un nombre muy bonito. Está en Murcia. Un saludo a Murcia,

que nos ven mucho desde allí también.

Venga. Pongo un poquito más, choricero.

Y ahora lo rehogamos ligeramente,

porque así nos coge más potencia,

pero sin pasarnos para que no amargue.

Sí, porque si se queman, mal.

El pimiento también hay que... Es muy delicado.

Es un producto que hay que tratar con mucho mimo.

Yo las pipas las saco ya. No. Espera.

Ah, lo pones aquí. Vale. Vamos a rehogar un poquito

el pimiento choricero con un poquito de aceite.

Eso le da... le da el toque.

Y aquí está. Pimiento choricero, ñora y guindilla.

Rehogamos un poquito. Sergio, acércame el fumet

que está ahí, "por fa".

Fumet, esencia, caldo de pescado.

Siempre tenemos. La base, el fondo.

Siempre hay caldo de pescado.

Rehogamos un poco. ¿Guindilla le has puesto?

Sí. Lleva aquí. Ah, vale.

Importante, eh.

Un poquito de fumet, caldo de pescado.

No mucho, eh.

Ya está.

Para cortar, más que nada, la cocción del pimiento...

Los pimientos.

Ahora que dé un hervor.

Ya veréis qué salsa vamos a hacer para el pescado.

Y lo vamos a triturar. Correcto.

Lo tienes aquí, Javier. Vale.

Y lo vamos a triturar con un poco de chocolate.

Y un diente de ajo. (SILBA)

Eso sería el mole. El mole lleva chocolate

y los pimientos. Esta es una base

que hemos adaptado aquí con productos de aquí

y que no tiene nada que envidiar, al contrario.

Vamos a ponerlo aquí. Ponemos.

Las pipas tostadas, ¿por qué? Porque le da más sabor.

Los pimientos que hemos rehogado con el caldo de pescado.

Un poco de chocolate, no hay que exagerar.

Y luego desaparece el sabor.

Lo pongo entero. Un diente de ajo. Entero.

Y ponemos el chocolate. Chocolate, cobertura.

Es chocolate 70% de cacao. Chocolate amargo.

Pon chocolate. Pon chocolate, hombre.

Ponle ese chocolate. Venga.

Vale. Pues ya está. Venga.

Ya veréis que luego coge aquí... Y es una receta diferente.

Perfecto. El mole está listo.

Ahora vamos con el pescado.

Pescado. Mole a la Torres total.

Pescado, que Sergio siempre me lo esconde.

Lo tenemos aquí. El san Pedro.

Hacía tiempo que no tocábamos san Pedro.

Y... Pica un poco, eh.

Pero está bueno.

Bueno, Sergio no aguanta muy bien el picante.

Anda que no. San Pedro.

Un pescado que es fantástico, que no tiene espina,

que es muy bueno.

Lo que vamos a hacer, es...

Lo hemos pedido fileteado, que lo podríamos pedir entero.

Es un gran pescado. A mí me encanta.

Siempre que vemos en el mercado, que es donde se encuentra.

Además, es un producto temporada. Es salvaje.

No hay de "pisci". Buenísimo.

Y ahora lo que hacemos, son tres filetes,

que él mismo nos indica. Fijaos.

Si nosotros lo vemos así, tiene esta parte,

que él mismo nos lo marca.

Y esta parte de aquí, que él mismo nos lo marca.

Exactamente. Tiene tres filetes cada lado.

Que no encontramos san Pedro, pues ponemos rodaballo,

que también hay mucho en el mercado.

Es un pescado fácil. O cualquier tipo de pescado plano.

Es que va bien con muchos pescados, con cualquiera.

Hazlo grande. No, no. Cortamos así en rombos.

Este lo corto solo por la mitad.

Y este... Yo tengo un hambre ahora...

Yo también. No puedo más. Me lo como así ya.

Y ahora vamos a marcarlo en la sartén.

Ya veréis. Está muy bien. Esta receta me gusta mucho.

La adaptación que hemos hecho...

Yo voy pelando patatas para luego no perder tiempo.

Es redonda. Voy a coger un plato.

Siempre me toca a mí pelar las patatas.

¡Ay! ¿Por qué será? Siempre me toca a mí.

Porque es mi ayudante. Es por eso.

Un poquito de sal.

Y ahora, vamos a marcarlo.

Siempre por la parte de la piel.

Donde protege más el pescado es por la parte de la piel.

Le voy a dar caña a esto

y así nos va a dejar el sabor en el aceite, que nos interesa.

Ahí va. Ya está caliente.

Solo marcar. No es cocinar del todo.

Y aquí mismo ya voy a poner dos dientes de ajo machados.

Que vaya aromatizando también.

Bueno, es en camisa, con piel y todo.

Qué bueno. ¡Oh! Este pescado es brutal.

A mí eso me fascina. Eso es buenísimo.

Además, son dos grandes recetas, una de entrante.

Y como decíamos: una de aquí y otra de allí.

Aunque lo hacemos con productos que tenemos todos

o que podemos conseguir fácilmente en el mercado.

No pica. Chafamos un poco el ajo.

¿Cómo que no pica? Puedes ponerlo.

Qué va. No pica. Supermán. ¿No pica?

(Risas)

Vale. Y yo voy cortando la patata, que la vamos a chascar.

Ya sabéis que... Importante.

Chascar la patata, lo que tiene, es que luego libera

mucho más la fécula, el almidón

y así se nos cocina antes. Exactamente.

Ponemos chiquitita. Hay que decir

que el mole es picante y que pique un poco es la gracia.

O sea, que mole que no pica,

no es mole. Claro, claro.

Tiene que molar.

Marco el pescado por la parte de la piel.

Y retiro. Así de fácil.

Así luego terminaremos en este guiso

que vamos a hacer con el mole.

Y patata le pongo porque, primero, que somos muchos

y como cuesta poco la patata, pues siempre va bien

y nos va a engordar ahí la salsa y va a venir de lujo.

Es verdad. Había un señor que nos decía siempre:

"De lo que cuesta mucho..."

¡Ay! "De lo que cuesta poco, da mucho".

De lo que cuesta mucho, no...

Por ejemplo, ¿qué cuesta poco?

Ser simpático, amable, sonreír.

Eso no cuesta. No cuesta nada.

Y decía: "Da mucho, que es bueno".

Lo que cueste dinero, ya... cuidado. Decía: "Ahí recorta".

Vale. Aquí...

Venga, toma.

Nada, rehogamos ligeramente. Y ahora, el caldo de pescado.

Ponemos el caldo de pescado.

Que cubra la patata.

Simplemente, que cubra. Y ahora le ponemos

dos buenas cucharadas o tres de mole aquí dentro.

Y ya veréis. Ahora esto reduce, se cuece la patata.

Le puedes poner tres. Le voy a poner tres.

Eso le va a dar un rollo, pero, vamos. Venga.

Ahora, esto lo dejamos cocinar

hasta que esté bien cocinada la patata y suelte el almidón,

que va a espesar un poquito. Va a quedar ligado.

Luego ya le daremos el toque final. De momento, ¿pinta bien o no?

Huele bien. Dice: "¡Cómo huele!"

Estamos todos aquí ya... Hay hambre.

Ya lo tenemos. Ahora está la patata bien "fondante", bien...

Cocinada.

Cocinada. Ya veis que la salsa ha ligado

por la fécula de la patata. Lo voy a probar.

Mirad qué bonito, qué color.

Un color precioso, un color increíble.

Ahora ponemos el pescado,

que ya lo teníamos marcado y va a ser un toque,

simplemente, un toque para que termine de cocinar.

Espectacular, eh. Buenísimo, eh.

¡Uf! Una punta de sal. Esto es una locura.

Vale. Muévelo bien, Sergio. Venga.

Esto ya está. Nada, una hierba.

Le podríamos poner un poco de cebollino.

Sí. Voy a poner cebollino. Cilantro, un poquito, cómo no.

Tendría que llevar un poco. Y tenemos un poco de sésamo blanco.

Que sabéis que está el negro y el blanco y va muy bien.

Aparte de que es superenergético.

Pero bueno, primero, el cilantro.

Ya lo tenemos, eh. Esto ya está.

Para que quede el pescado ahí bien rosado por dentro.

Que luego ya, con el calor se termina de cocinar.

O sea, que se hace rápido.

Y yo voy emplatando. Venga, hombre.

Vamos a emplatar. Ya veis qué pedazo de plato,

qué cosa más buena. Y queda buenísimo.

Es diferente. Es un guiso diferente

pero que no deja de ser con productos de aquí.

Y de allí. Pon ahí, Sergio. Sin miedo.

Salsa, patata. Miedo, tú tranquilo,

que no tengo yo a la hora de comerme esto.

Vale. Vamos a poner aquí bien.

Dejamos para otro plato. O.K. Ahora una punta de cilantro,

que va muy bien con este plato.

Un poquito de sésamo blanco, pero está tostado.

Esto le da un toque muy bueno. El cilantro.

No pasa nada. Esto es un mole que mola.

Es un plato maravilloso. Lo tenéis que probar,

porque es fácil de hacer y bueno.

Primero y segundo. El tomate relleno

con verduras asadas no está nada mal.

Dos grandes platos: uno de aquí y otro de allá.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y a cocinar juntos. Un abrazo.

Nos vemos en el próximo programa. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tomate relleno y pescado poblano

Torres en la cocina - Tomate relleno y pescado poblano

17 abr 2018

Hoy unos tomates rellenos de escalivada, bacalao, queso feta... y un pescado poblano, homenaje a México, un pez de san Pedro con chocolate, patatas..

ver más sobre "Torres en la cocina - Tomate relleno y pescado poblano" ver menos sobre "Torres en la cocina - Tomate relleno y pescado poblano"
Programas completos (704)

Los últimos 2.300 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios