www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4676261
Para todos los públicos Torres en la cocina - Terrina de cordero y plátano salteado - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy tenemos un programón. Recetas con familia.

Y vamos a hacer una terrina de cordero brutal.

Muy fresca, muy de verano. Después haremos un plátano

de Canarias con paparajote.

Es una elaboración típica de Murcia.

Ya veréis. Son dos recetas buenas para compartir en familia.

Que son días que apetece juntarse.

Y si no, también, un fin de semana, entre semana.

O con amigos. Fijaos. ¡Tachán! Recetas fáciles.

Bueno, productazo. Cordero.

Son unas piernas de cordero. Cordero lechal.

Cordero lechal, que sabéis que está fantástico ahora.

Y lo que vamos a hacer,

es la terrina con esta parte del cordero.

Ya veréis qué terrina. Es para esas recetas

de no tener que estar cocinando, sirviendo.

Es una terrina que la tienes hecha, que tiene un trabajo anterior.

Y luego puedes estar en la mesa, disfrutando con los amigos,

con la familia. Y es un recetón.

Tenemos la junta.

Que lo que vamos a hacer para que no sea tan grande

y nos quepa en la olla, es cortarlo justo...

Fijaos. No hace falta hacer fuerza.

Correcto. Más vale la maña.

Y es la articulación.

Y ahí es donde cortamos y queda bien limpio.

En España tenemos una calidad

y una cantidad de cordero magnífica de norte a sur.

Hay cordero bueno en todas partes.

Que luego os vamos a enseñar una curiosidad

que viene del sur. Buenísimo.

Buenísimo. Que nos ha llegado esta mañana.

Y, bueno, nos parece un producto fuera de serie,

muy diferente.

Bueno, salpimentar.

Ponemos sal y pimienta.

Nosotros vamos a coger la pierna porque ya sabéis

que somos así de chulos. Hemos dicho:

Vamos a hacerlo con la pierna.

Que lo queréis hacer con el cuello de cordero,

os saldrá más barato. Pero, en este caso,

vamos a hacerlo bien. La pierna tiene más carne.

Tiene menos grasa que el cuello.

Y es una parte buenísima. Venga.

Dale caña. Bien. Vamos a ponerlo en la olla.

Ponemos el cordero.

Fijaos que es una olla bien alta,

porque nos interesa no mojarlo demasiado.

Bueno, mojarlo sí. Que cubra.

Pero si el recipiente es más estrecho,

no necesitaremos tanta cantidad de líquido,

que si lo ponemos en uno más grande.

Tener en cuenta, eso siempre lo decimos nosotros,

si tenemos que guardar, siempre adecuar los cacharros

a la cantidad que vayamos a poner dentro.

Sergio, dame las especias. Voy.

Ponemos cebolla cortada a cuartos.

Veis que esto no tiene trabajo, porque es ponerlo.

Poner todo ahí y ya está. Si nos falta líquido,

le ponemos agua y ya está.

Pimienta en grano, un poquito.

He puesto un poco de pimienta,

pero la pimienta en grano le da un toque especial.

Enebro. Que el enebro le va muy bien al cordero.

Enebro sabéis que es un tipo de especie

que se utiliza para la caza y para la ginebra.

Es uno de los componentes que lleva la ginebra.

Que es opcional,

pero le da un toque muy bueno. Cayena.

Pero no te pases, que aquí tiene que cocer un rato.

Una, Javier. Pon una.

¿Una o dos? Dos.

Dos, dos. Pues venga. Pues mete tres.

(Risas)

Una piel. Una. Una piel de limón,

que le va a dar frescor. Le va a dar buen rollo.

Y luego, tenemos... Podría ser mojado con agua.

Pero sabéis que el sabor es muy importante

y vamos a buscar profundidad en el sabor.

Y tenemos un caldo de cocido. Yo le he dicho:

Vamos a hacerlo con agua. Y él ha dicho:

"Vamos a hacerlo con cocido". Podría ser mitad y mitad.

Esto es lo que tiene la olla. Si fuera más ancha,

necesitaríamos el doble. El doble de caldo.

No hace falta. Pero como tenemos una alta,

no hace falta tanto caldo.

Luego hay que reducir la salsa también.

Ahora vamos a cocer. La primera elaboración es cocinar

el cordero con las verduras, con las especias que hemos puesto.

Después, retiraremos. Ahora lo tenemos que dejar,

tranquilamente, dos horas y cuarto.

Lo tenemos que tener a fuego chu, chu, chu

Tiene que estar que se deshaga, que quede muy tierna.

Y aquí... ¡Tachán!

Os vamos a enseñar una cosa que tenemos aquí,

que nos ha llegado esta mañana, que nos ha parecido fascinante.

Viene de la zona del sur.

Lo vamos a descubrir. Espera, Sergio.

Estamos cocinando aquí cordero. Exactamente.

Es un cordero. Sabéis que el cordero,

en muchos países donde no se come cerdo,

es el principal producto que se consume a nivel de carne.

El cordero y el pollo. Entonces, aquí nos han traído

una cosa que yo había oído hablar, pero que no había probado.

Y no la hemos probado. La vamos a probar con vosotros.

Descubrimiento, descubrimiento maravilloso.

Una, dos y tres. ¡Tachán!

¡Epa! Este es un jamón de cordero.

Tiene un color increíble. Hay dos razas:

merina negra y lojeño, también, que es otro tipo de cordero.

Y, bueno, es un tipo de cordero.

La particularidad que tiene es que se alimenta de bellotas.

¡Hala! Mira, mira. Se cría en las dehesas

y come romero y tomillo. Es un tipo de animal fantástico

porque está criado como un cerdo, pero es un cordero.

Pierna de cordero curada. Pasta por ahí.

Me parece fascinante. Mira, es como un jamón.

Es un jamón de cordero.

(El público murmura) Lo vais a probar.

Pon en el plato. Evidentemente, tiene menos curación

que el de cerdo porque la pata es más pequeña.

¡Hum!

Oye, qué pintaza tiene. Y el olor.

Y no tiene nada que envidiar... Igual que pasa con la cecina,

no tiene nada que envidiar

a un buen jamón ibérico. De verdad, brutal.

Voy a cortar para el público. Córtalo finito, Javi.

Córtalo finito. Esto es cortar...

Esto hay que... Si no, la pata te la cargas.

Al principio, el jamón siempre se cortaba en tacos.

Sí, es verdad. Ahora se corta muy fino.

Para, para. Venga.

Venga, fantástico. Este para vosotros. Probadlo.

Ya veréis que tiene un toque...

Ostras. Os voy a decir una cosa y eso es lo mejor

que te puede pasar como cocinero o como comensal.

Probar algo que no tienes registrado

en la memoria. Es alucinante.

Aquí nos quedamos comiendo jamón

y que se cocine el cordero. Venga.

Bueno, ha pasado dos horas y media exactamente.

Exactamente. Aquí lo tenemos.

Veis que no ha reducido mucho el caldo,

porque como la olla es pequeña, alta y bien tapada,

pues no evapora tanto el jugo.

También es que no lo hemos dejado que hierva demasiado fuerte.

Lo hemos hecho tranquilamente, con tiempo.

Bueno. Javier, colamos la salsa.

Sí. Primero, sacamos la carne. Venga, yo cuelo aquí.

Es para que vaya reduciendo. Así vamos adelantando.

Vale. Esto aquí. Y cogemos la carne, la sacamos.

Que fijaos cómo ha quedado.

Bueno, esto ahora mismo es mantequilla.

Está superbién cocinada. Está muy tierna, muy tierna.

¡Oh!

Superpintaza. La hemos hecho diferente,

porque luego la marcaremos. Luego ya veréis.

Luego coge un dorado fantástico.

Pero, normalmente, el cordero lo asamos al horno.

Pues hecho de esta manera, queda superbién hidratado,

porque lo has cocido dentro de un caldo. Buenísimo.

Ahora dejamos enfriar la carne

porque está muy caliente para manipular.

Y vamos a hacer la guarnición. Exactamente.

Vamos a hacer con garbanzos un hummus Torres,

(Exclamación) con toque Torres.

Un hummus de aceituna. He oído por ahí: "¡Oh!"

Sí, sí. Es así. Y es mía.

Bueno, la aceituna con el cordero va muy bien.

Pero el garbanzo con el cordero, todavía va mejor.

Vamos a hacer con unos garbanzos cocidos,

que los hemos comprado ya cocidos, no os vamos a engañar,

una especie de hummus con aceituna.

Una aceituna, ¿de Caspe era?

Sí. Aceituna de Caspe. Cerca de Zaragoza.

Y un poco de tahina, que tahina sabéis que es

el sésamo, una pasta de sésamo. Sésamo tostado.

Muy buena. Va muy bien aquí con el garbanzo.

Y le vamos a poner un poco de ajo.

Venga. Y ajo. Ponemos.

Al hummus le da buen sabor.

Ya veis. Ajo, limón, tahina. Limón también le vamos a poner.

Aceituna. Aceituna verde. Dices: Hummus de aceituna. ¡Oh!

Ya veis que son productos que maridan,

nunca mejor dicho, muy bien con el cordero.

Bueno, pongo una punta de ajo. No me voy a pasar.

Vale. Vamos a poner pimienta.

Lo tenemos. Aceite de oliva.

Que no falte. Ese aceite de oliva de Jaén

tan bueno que tenemos ahí.

Bueno, y no solo en Jaén. En toda España.

Sí. Hay muchas partes. Muchas variedades.

¿Sal le has puesto un pelín? No.

Bueno, lleva la aceituna. No le voy a poner.

Vamos a probarlo primero.

La aceituna ya viene salada. Sí.

No quiero triturarlo demasiado.

Si queda algún garbanzo por ahí que quede, no entero, pero roto,

ya me va bien. Sergio, es mi receta.

Hazlo como yo te diga, por favor.

Oyes, ¿no?

Vale. Ahora vamos a ir desmenuzando...

Un poquito de sal. El cordero. Que fijaos.

Es mantequilla eso. Se deshace.

No hago nada. O sea, no hago nada.

Es mantequilla. Es sabroso. Es jugoso.

Porque le hemos puesto un buen caldo también.

Voy a coger guantes. Hay que decir que a veces

nos veis trabajar con este tipo de guantes.

Esto se vende en la farmacia.

Y va muy bien para limpiar alcachofas, el cardo, la borraja.

Y en el supermercado. Lo conocen. Ya lo sé.

Cosas que se te ponen las manos negras. Va muy bien.

Vale. Perfecto. Esto ya lo tengo.

Lo voy a sacar en un bol. Ya está.

Le voy a dar un pelín más, pero un poco más.

Sí, dale, Sergio. Que esté un poco entero...

Si le pones un poquito de ese jugo,

para darle personalidad, ya...

Pero así queda tal. Ya triunfas.

Le voy a meter un poco. Bueno, fijaos.

Yo es que lo digo porque me apasionan esto cuando está así.

Que no haces ninguna fuerza.

Está tierno, sabroso.

Tiene poco hueso. Tiene mucha carne.

Y esto es una parte muy buena para hacer este plato.

Ya veréis el toque de gracia que le vamos a dar al final,

que le va perfectamente a esta terrina.

Se puede servir fría o caliente.

Nosotros la vamos a hacer tibia.

¿Veis? La desmenuzo. No la hago muy desmenuzada.

Y veis que se deshace, que tiene una pintaza buenísima.

Estoy por tirarme aquí, Dios mío.

Vamos a ponerle unos piñones.

Sí. Ahora te traigo, que tengo aquí detrás.

Fijaos qué bueno el hummus.

En casa también lo consumimos mucho

porque con unos bastones, simplemente, de verdura,

de zanahoria, normalmente,

coges de aquí y te lo vas comiendo.

Y es una maravilla. Y este, con aceituna, está todavía mejor.

Veis que hay algún grano de pimienta.

Yo lo dejo. No. No pasa nada.

Ha perdido la fuerza con la cocción.

La cayena, deja la cayena. Está buenísimo, de verdad.

Unos piñones. Ponle piñones. No te cortes.

Toque mediterráneo.

Venga, ya está. Ya no lo desmenuzo más.

De regalo. Ahora, un poco de salsa. Ahí.

Mirad la salsa.

Increíble. Esto coge un color, un brillo.

Bueno, mira, fíjate.

Necesitamos salsa para hidratar y para emplatar.

Pero sobra salsa aquí. Fijaos toda la salsa,

que todavía nos ha quedado salsa aquí en la olla.

No la he querido reducir toda para no...

Y dame. Esto, lo que nos va a hacer,

es compactar porque tiene mucha gelatina.

Y también hidratar la carne, que quede muy jugosa.

Bueno, aquí ya, que nos quedamos sin salsa.

Tengo más aquí, pero ahora la tengo que reducir.

Ahora movemos para hidratar bien.

Veis que queda muy jugosa.

Y ahora tenemos nuestro molde de turrones.

Que sabéis que lo utilizamos para un montón de cosas.

Tenerlo en casa,

oye, te salva la vida. Puedes hacer terrina, turrones.

Ya lo sabemos. Pasteles. Puedes hacer...

Ya lo sabemos. Que no estamos en Navidad, ya lo sabemos.

Pero es el molde que tenemos.

Y hay que aprovechar lo que uno tiene y darle salida.

Pero sí estamos de fiesta, porque esto es de fiesta.

Ponemos un poco de papel film

para poder sacar bien la terrina, que se separe bien.

Hacemos así. La pegamos al molde.

Yo pongo más piñones.

Sergio ha puesto. Pero yo le meto piñones a tope.

Lo importante es el cordero, Javi.

Piñón, piñón. Vale. Ponemos film.

Y ahora vamos a llenar a tope.

Venga, perfecto. Métele.

Todavía nos sobrará un poco. Luego haremos más.

Hay que llenarla bien. Importante. Llenarla hasta arriba.

Porque luego le vamos a poner un peso encima.

Esto es poderío. Le hemos puesto caldo de cocido.

Podéis poner caldo de ave o agua. Con ave, ya saldría bien también.

Está increíble. Venga. Ponle tú, para no manchar.

Vale. Cerramos bien.

Prensamos bien. Incluso, si queréis algún tipo de prensa,

lo podéis poner encima para que os quede más prensado.

No hace falta porque hemos quitado

bien el aire. Nuestro truco:

un brik de leche. Uno o dos.

Los ponéis encima y hace de prensa. De contrapeso.

Y esto hay que dejarlo enfriar hasta que esté bien sólido.

Dos, tres horas, depende.

Nosotros tenemos uno frío ya. Ahí está.

Tenemos este de aquí.

Bueno, ya lo veis. Aquí sí le habíamos puesto

un brik encima y nos queda bien plano.

Ahora ya lo quitamos del molde. Es lo mismo.

Es el mismo tipo de molde.

Vamos a quitar el molde,

que sale con una facilidad tremenda.

Le quitamos el film. Y ahora lo vamos a marcar.

Le vamos a dar un toque crujiente de dorado.

Y luego, evidentemente,

lo vamos a acompañar con el hummus. Pero...

No lo hemos dorado al principio. Lo hacemos ahora.

Y también, como idea,

tú lo cortas bien fino y lo pones como un embutido,

con una ensalada... espectacular. Esto, ¿no?

Hacemos uno y ya está. Sí.

Corta la puntita. Ahí está.

Se corta muy bien. Mirad.

Se puede servir terrina fría.

Se puede servir caliente, como lo vamos a hacer ahora.

Lo corto por aquí. Así. Haz dos triángulos

y ponemos dos triángulos. Venga, va.

Veis que se manipula muy bien porque tiene mucha gelatina

el caldo reducido. Es colágeno puro.

Venga, perfecto.

Esto, tal cual. Ahora lo vamos a marcar.

Mirad. Bien compacto. Ahora solo marcar.

Quedará tibia, porque no interesa marcarla demasiado

y menos ahora, en la época que estamos.

Toque de sabor. Sabéis que el crujiente

le va a dar todavía más sabor.

Venga. Voy a ir emplatando yo el hummus.

Ya sabéis que nosotros hacemos

muchas veces con dos cucharas la quenelle.

Al final, la estética, queridos, queridas, es importante.

Tiene que haber un mínimo de estética en el plato,

porque luego, al final, siempre entra mejor.

Más, con este plato.

Vale. Mirad. Ya veis que se manipula superbién.

Me emociono. Es que esto es...

Es de verdad. Son platos de aquellos...

Es de guiso, pero es de guiso guay.

Voy a hacer tres. Voy a poner aquí.

Le damos la vuelta.

Y veis que va dorando perfectamente, que queda preciosa.

Y ese dorado le da un sabor increíble.

¡Huy, huy! Esto es una locura.

Mojamos la cuchara y hacemos la quenelle.

Luego ya pondremos aquí el cordero.

Le doy un poquito más por aquí.

Vamos a ponerle alguna hierba.

Normalmente, la mejor hierba para el cordero,

que no sé si tengo, sería la salvia.

Pues no tengo salvia. Pero podría ser cualquier otra.

Como, por ejemplo, el tomillo.

O el "romillo". Tomillo va muy bien.

Si tenéis salvia, le va muy bien.

Es de las hierbas que mejor combinan con el cordero.

Le potencia mucho el sabor.

Y luego, cebollino, que tengo aquí también, alguna punta.

Espectacular. Vale. Ahora ponemos la salsa.

Fijaos que la salsa tiene brillo.

Tiene sabor. Tiene textura.

Pero eso se lo da haberle puesto caldo.

La verdad es que vale la pena.

Ponemos bien de salsa.

Son platos que, de verdad, es una gozada cocinar,

porque disfrutar cocinando y, sobre todo, disfrutas comiendo.

Terrina de cordero de fiesta mayor.

Perfecto. Vamos a hacer un plátano de Canarias, ya veréis,

salteado con paparajotes. Era lo que habíamos dicho antes.

Eso lo aprendimos en Murcia. Es una elaboración

que se hace con hojas de lima, pero lo vamos a hacer comestible.

Tiene toque. Pero paparajote de menta.

Exactamente. No lo digas. Normalmente...

Normalmente, se hace con la hoja del limón.

Comestible. Ya está. No digas más.

Bueno, aquí tenemos ron blanco.

Ron blanco ya sabéis que sale de la caña de azúcar.

Ponemos ron. Un poquito más.

Un pelín. Va. Alegría. Alegría.

¡Eh, eh!

Se queda a la mitad. Azúcar.

Sabéis que un almíbar es la mitad de líquido

por la mitad de azúcar. Estamos haciendo un almíbar de ron,

que eso ya tiene un toque. Toque Towers.

Venga. Lima. Vamos a ponerle ralladura de lima o de limón.

Podría ser cualquiera. No nos importa.

No hay problema. Toma. Ponle. Voy a por el plátano.

Esto le va a dar un toque y, también, el zumo de la lima.

Porque así evitará que después se nos ponga negro el plátano.

Lo vamos a poner aquí el plátano. Correcto.

Eso, de momento. Vamos a hacer una infusión.

En cuanto empiece a hervir, retiramos.

Que se deshaga el azúcar.

Y retiramos ese jarabe, ese almíbar.

Plátano de Canarias, lo hemos dicho mil veces,

es el plátano de verdad, el bueno.

Estuvimos hace poco en las plantaciones.

Qué bueno. Qué bonito. Es alucinante.

Es más. Vimos la flor del plátano, porque todavía estaba muy pequeño.

Y saca una miel, muy poquita,

que es maravillosa. La miel de plátano

no la habíamos probado nunca y nos sorprendió.

Vamos a hacer una cosa muy interesante con el plátano.

Vamos a guardar la cáscara del plátano, la piel,

y lo vamos a servir aquí dentro.

Exacto. Ahora veréis.

Almíbar fácil. El ron, el azúcar, la lima,

que le da el toque, la piel de lima.

Fijaos lo que hacemos.

Corto el plátano por la mitad, a lo largo.

Porque luego, lo que os decía, vamos a utilizar la cáscara.

Ahora ya se ve todo eso. Veis los puntitos negros

del interior del plátano. Son las semillas.

Eso es la semilla.

Antiguamente, eran mucho más grandes.

Cada vez se van haciendo más chiquititas.

El almíbar lo pongo en el bol. Qué bueno.

Le has puesto zumo de lima, ¿no? Sergio...

No te me despistes, eh.

Ahora sacamos el plátano de aquí y lo cortamos

y lo ponemos dentro sin romper la cáscara.

Porque esto, que ahora le vamos a poner limón

para que no se ponga negro, va a ser...

Fíjate tú qué recipiente, qué emplatado más chulo.

No se tira. Pero yo os voy a enseñar un truco.

Sabéis que el plátano se oxida rápido.

Entonces, la piel nos quedaría negra.

Y ahora os enseñaré una manera para que no se quede negra.

Pasándole lima o limón. Sí. Un poco de limón.

El plátano es bueno para todos:

para pequeños, para mayores, para deportistas.

Bueno, el plátano nosotros lo defendemos como ingrediente,

no solo como elemento para poner en la mochila.

Hay harina de plátano, que se pueden hacer unas crepes.

Eso es nuevo. Ponemos un poco de zumo de limón.

Sabéis que el zumo de limón es antioxidante total.

Vitamina C. Pintamos, que esto nos va a dar frescor.

Pintamos la piel.

Y ya estamos tranquilos porque no se va a poner negra.

Correcto. Y yo, el resto de limón que tengas por ahí,

me lo metes aquí. Vale. Ahora, de momento,

mientras vamos haciendo el resto de elaboraciones...

Cogemos dos, ¿no? Sí. La elaboración del paparajote,

que tiene un nombre que me alucina.

La primera vez que vi el paparajote,

que está hecho con hoja de limonero, flipé.

Yo dije: ¿Pero qué...?

Porque, además, lo bueno que tiene,

es que tú chupas la hoja.

Te comes el rebozado. Y la hoja la tiras.

Me pareció alucinante. Me pareció una cosa...

¿Lo habéis visto alguna vez?

No. ¿No? Vais a ver.

Lo dejamos macerando aquí el plátano, en vivo y en directo.

Pim, pam, pum. Ahora voy a enseñaros una cosa.

Sabéis que me gusta mucho hacer cositas y sorprender.

Venga. Tengo unas habilidades que...

Últimamente, estamos descubriendo que Javier es un manitas.

Yo no lo sabía. No tenía ni idea.

Me está sorprendiendo cada vez más.

Lo voy a enseñar. Además, me lo he pasado

muy bien haciéndolo.

Esto Sergio no...

Se viene antes. Hace cosas. No...

No se le ocurre. Exactamente.

No lo quería decir, para que no le sepa mal al chaval.

Bueno, bienvenidos. Gracias.

Vienen entregados. Que no os venda la moto.

Y eso es fantástico.

Bueno, ¿qué tenemos aquí? Tenemos... ¡Tachán!

Cubitos de sabores.

Está superbién. Fijaos.

Hemos puesto... Hay de todos los sabores.

Y esto, en el vaso, queda fantástico.

Porque hemos puesto moras.

Fijaos el de mora qué bonito es. Qué bonito.

La mora ahí.

Que puede ser para agua o para otro tipo de bebida.

Hemos hecho de ralladura de naranja.

Con la piel de naranja, lo hemos puesto en el fondo

y aromatiza muchísimo el agua o la bebida que quieras.

Este es de piel de lima.

Y así aprovechamos las pieles. Porque a veces dices:

¿Qué hacemos con la piel? Pues piel de lima.

Fijaos. Este es precioso.

Me parece muy bonito. Lo ponéis en un vaso

y te quedas con la familia con los amigos.

Aquí hay grosellas, superbonitas, rojas.

Después, aquí tenemos de menta.

Fijaos el de menta, que hemos puesto dos hojitas.

Y luego, evidentemente, se puede hacer

de muchísimas cosas que tengáis en casa.

Luego, ya pones el agua.

Y lo pones.

Y le dices: Toma, cóctel. Y dice: ¿Pero esto qué es?

Es chulo. Mola, eh. Para lo que queráis,

está muy bien.

Ya digo. Esto es una idea mía.

Que quede claro. Bravo.

(Aplausos) Es para picar a Sergio.

Bueno, bueno, bueno. Bueno.

Tampoco es para... La verdad es que está muy bien.

Le da un toque... Chaval, que está superbién.

Le da un toque diferenciador. Se diferencia.

Veis que la piel no se pone negra.

Exacto. El limón es fantástico.

Vamos a hacer el... Y aquí tampoco.

Eso está perfecto. Vamos a hacer el relleno

del paparajote. Es harina.

Bueno, el rebozado. Bueno, el rebozado. Exacto.

Es harina.

El aceite bien caliente. Harina de trigo.

Vamos a poner azúcar.

Ahí está.

Vamos a darle un toque de canela.

Sabéis que el plátano y la canela combinan a la perfección.

Para un rebozado, va superbién.

Un poquito, eh. Venga. Vamos a ponerle un huevo.

Le ponemos el agua. Un poquito de agua.

Ve poniendo poco a poco. Espera, espera.

Vale. Espera.

Le vamos a poner... Uno, dos y tres.

(TODOS) ¡Impulsor!

Muy bien, eh. Muy bien.

Estáis a tope. Venga, impulsor.

Ahora vamos poniendo agua a medida que nos va pidiendo.

A ver cuánto acepta. Así nunca nos pasaremos.

Tiene que empapar la hoja. Ponemos un poquito más.

Sí. Luego es cuestión ya de coger...

Por ejemplo, tenemos aquí...

Fijaos qué hierbabuena más maravillosa, más fantástica.

Esto es la locura. Planta que antiguamente

se utilizaba, y creo que, en algunos sitios,

hoy en día también, como medicina.

Sobre todo, las hojas.

Es muy digestiva. Vamos a poner más agua.

Veis que vamos poniendo.

A medida que te vaya pidiendo, tú vas poniendo.

Y lo bueno es napar la hoja y que te quede perfectamente...

Sería como una tempura. Pues ya está.

Veis que está espesa. Déjame que bañe una hoja.

Espera. La mejor manera es ir probando

con la hoja. Bañas aquí.

Yo la haría un pelín más ligera, pero ya va bien.

Así. Vale.

Ahora vamos a saltear. Espera.

Salteando aquí las hojas.

Bueno, saltea el plátano. El plátano, ¿no?

Sí. Salteamos plátano.

Ponlo todo, eh. Hombre, claro.

Y ponle un poquito de caldo. Ponle caldo.

Ahí te veo. Lo dice como haciéndose

que él me marca a mí, ¿sabes?

Es que yo te marco a ti. Si tú quieres así, Sergio,

porque te sientes mejor, vale.

Pero que conste que el que está marcando aquí la receta

y el que sabe cómo va, soy yo. Bueno, bueno.

Venga, fijaos. Ahora va a reducir.

Y es cuando va a caramelizar.

Le damos unas vueltas y retiraremos

Perfecto. ¿Cómo va el aceite? Va bien. Perfecto.

Aquí le doy un poquito más. Y ya vamos a hacer las hojas.

He cogido las hojas más potentes, más grandes de hierbabuena.

Y este paparajote sí que nos lo vamos a comer,

porque lo vamos a poner de decoración.

Fijaos la combinación. Ron, plátano,

hierbabuena. Venga. Lo tengo.

Ahora, el salteado. Todos los ingredientes

funcionan muy bien, combinan.

Mirad qué maravilla. Mirad el color.

¡Oh! Eso te lo pones en la boca y es espectacular.

Esto es bueno hacerlo y dejarlo enfriar un poquito.

Aunque el plátano tibio me fascina.

El plátano tibio también es

muy bueno. No solo frío. La hoja.

Mojar en el rebozado. Escurrir un pelín con la mano.

Y ya está. Y ponerla dentro.

Le voy a dar un pelín de temperatura y ya está.

Bueno, ya veis cómo queda.

Y esta es la textura que tiene el paparajote,

que es esa hoja de lima o de limón que se hace en Murcia.

Riqueza gastronómica como la que tenemos en España,

no la hay, yo creo, en ningún lugar.

Porque cada zona tiene sus misterios,

sus recetas ancestrales, sus trucos.

Veis que vamos rellenando estos daditos.

Así tibio, me parece buenísimo.

Y esto lo podéis tener montado en la nevera.

No se oscurece porque lleva el limón y la lima.

Y es muy refrescante ahora.

Y vamos montando encima. Mirad cómo dora

enseguida, porque lleva el huevo también.

Lo voy a bajar.

Vale. Perfecto. Estas ya las saco.

Y lo acompañas con una bebida con los cubitos de hielo.

Venga. Yo voy poniendo las hojas.

Azúcar moreno, que está caliente. Azúcar moreno.

No le ponemos... Eh...

Como dice la canción. Azúcar Moreno.

Canela. (CANTA) #Canela, canela.#

No le ponemos porque ya le hemos puesto.

¿De dónde sacas eso? No lo sé.

Le entra la vena ahí... cantaora.

Yo os digo que esto es delicioso.

Y si queréis acompañar con una bolita de helado, también.

Bueno, eso ya la bomba. Pero tal cual, es muy bueno.

Mira. Presentación en los dos platos.

La estética es importante.

Superbonita. Es muy bueno de sabor.

Qué locura. Qué maravilla. Seguimos inventando platos

o creando, más bien. Qué terrina hemos hecho

de cordero con piñones y hummus Torres.

Y el plátano de Canarias de otra forma.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos pronto. Os queremos. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Terrina de cordero y plátano salteado

Torres en la cocina - Terrina de cordero y plátano salteado

27 jul 2018

Hoy Javier y Sergio nos sorprenden con una terrina muy indicada para el verano porque se puede consumir fría y que está hecha a base de cordero. Y además un postre elaborado plátano de Canarias, que mezclan con una elaboración muy típica de Murcia, el paparajote.

ver más sobre "Torres en la cocina - Terrina de cordero y plátano salteado " ver menos sobre "Torres en la cocina - Terrina de cordero y plátano salteado "
Programas completos (704)

Los últimos 2.300 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios