www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5009040
Para todos los públicos Torres en la cocina - Terrina de carnes y tarta milhojas - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

traemos un programa con chicha, nunca mejor dicho,

porque haremos dos platos de carne. Primero, una terrina impresionante,

fácil de hacer y con mucho toque, tiene mucho sabor.

Y, después, vamos a hacer una tarta de milhojas,

una tarta interesante. El típico, el clásico

milhojas de hojaldre pero, también, le vamos a dar

un toque de tuneado, como siempre, no podía ser de otra manera.

Vamos a empezar por las carnes, vamos a utilizar tres chichas,

tres carnes: carne de pollo; carne de ternera, que hemos pedido

picada, y tenemos panceta, que la picaremos a cuchillo

para que tenga esa textura de terrina. Es una terrina

fácil de hacer y veréis que la presentación queda bien

porque la vamos a marcar; hemos venido con ganas de carne.

Hemos comprado el pollo, el muslo de pollo deshuesado,

sabéis que se compra fácilmente, quitamos la piel, sacamos la piel,

y la vamos a picar en el "un, dos, tres",

que quede picada para mezclarla con la ternera y con la panceta.

Iremos poniendo las carnes aquí; primero, la de ternera,

sabéis que es una carne que es más magra. En este caso,

vamos a hidratar con, sobre todo, con esto, con la parte grasa

que nos aportará y nos ayudará a ligar,

que es la parte del cerdo, que es esta panceta;

también, podría ser papada o el cuello de cerdo.

Sí, una parte que sea grasa.

Diréis: "Si tienes una picada, ¿por qué no picas las otras?".

Porque queremos que los trocitos de carne, cuando cortes la terrina

y cuando la comáis, tengan textura,

que tenga esta textura de terrina.

La carne de pollo la vamos a picar, como he dicho, un poquito.

No la piques mucho tampoco. No, la he picado con el cuchillo

para que sea más fácil y que la máquina pueda triturarla.

Picamos, ligeramente.

Sabéis que, de vez en cuando, una vez a la semana...

Bien, ya está.

No es para todos los días pero, de vez en cuando,

un homenaje de chicha, de carne; hacerte una barbacoa

o hacerte esto, que haremos ahora, es alegría para el cuerpo.

Ahí, ya veis, picado a cuadraditos, lo ponemos dentro, también.

Y esto, el pollo, dentro, también, veis que quedan trocitos.

La carne que ha puesto Javier, carne blanca que tiene menos grasa,

nos aportará textura, sabor y nos compactará, también.

Algo que no puede faltar; la memoria, Dios mío...

Toque Catalina. El pan con leche.

El toque de la abuela. Lo dejamos en remojo

para que nos quede bien blanco, bien hidratado, ¿vale?

Esto nos serviría... Lo escurrimos y dentro.

Esto no solo serviría para una terrina, serviría

para varias cosas: para albóndigas y para otras elaboraciones...

Para una hamburguesa. Ahora vamos a aliñar esta carne,

pero le daremos magia, le daremos sabor;

aquí entran las verduras, que las saltearemos, ligeramente:

puerro y chalota. Y chalota porque mi club,

sabéis que fundé un club en el... No me acuerdo cuándo, en qué año,

pero fundé el Club de los Chaloteros,

del cual, muchos tenéis el carné.

Tú, también, no hagas así que te borró de un plumazo.

Ya no puedes. ¿Cómo que no?

Ya no puedes. Yo decido y deshago.

Yo tengo mi carné y tú no lo tienes.

Pero no lo necesito. Soy el número dos.

Cuidado. ¿Dónde está tu carné?

El mío... ¿Dónde? Enséñalo.

Yo soy mi carné, chaval, soy mi carné.

Ponemos chalota o cebolla tierna, pero...

El puerro le da suavidad, sabéis que el puerro es suave,

y la chalota... Está entre el ajo y la cebolla.

Le da ese toque diferente, también, ¿vale?

Cortado bien pequeño.

Perfecto. No es el único toque de verdura que le pondremos,

estas verduras van dentro de la terrina, esto es para...

Para amalgamar todos los ingredientes.

Y para dar sabor, evidentemente. Eso es. Es una terrina, claro.

Es una terrina que, veréis luego, va marcada a la plancha.

Es muy de invierno, también. Es algo que en esta época

viene perfectamente bien, porque es muy de temporada.

Sí. Empiezo a saltear. Venga, dale, que esto va rápido.

Cortado bien pequeñito, una sartén que está caliente ya.

Yo no la corto tan pequeña, la chalota con textura va perfecta.

Aceite de oliva. Así que... vamos allá.

Aquí tenemos, ahora...

Y hablaremos de la historia morcillera de España.

Hay una cantidad de morcillas, como pueblos en toda España.

Vais a ver, vais a ver. Es increíble.

Sí, tenemos una historia morcillera importante.

Venga, meto la chalota ya.

Por otro lado, aquí tenemos ciruela, que le va, vamos...

como anillo al dedo, muy bien; huevo; brandy y piñones.

Todo le va... Cortamos trocitos de ciruela

en seis, por ejemplo, cortamos en dados, en cubitos;

esto se hidrata dentro y le da un toque no dulce,

todo lo contrario, da acidez. Un buen puñado de piñones.

Un poquito más. Una más, ya está.

Un poquito más. Tranquilo, tranquilo.

Le va muy bien, ¿eh? El piñón con ese sabor a pino tan bueno...

Piñón del mediterráneo. Vale, perfecto.

¿Le has puesto huevo ya? Sí.

Pues venga, vamos a poner, ahora, las verduras pochadas,

aunque, luego, lleva cocción, lleva una cocción en el horno;

entonces, no le vamos a dar una cocción excesiva a la verdura.

¿Le has puesto brandy? No, todavía no.

Pues, se lo pongo. Vamos a coger el pan, también,

lo escurrimos bien y lo ponemos dentro.

Ya le he puesto el brandy. Bien.

Ponemos el pan, lo que nos dará es esponjosidad a la terrina.

Ahí está.

"Pisto", hecho.

Ahí va. ¡Uh, qué bueno! ¡Uh, uh!

Ponemos las verduras.

Ya veis qué pintaza va cogiendo, poco a poco,

mezclando todos estos ingredientes. Sal, pimienta, Sergio.

Vamos allá. Y yo voy mezclando.

Ahora veréis el porqué de la morcilla,

de la historia morcillera, porque vamos a ponerle

morcilla, un tipo de morcilla buenísima, ahumada;

pero la pondremos en medio, una vez montada la terrina.

Pon pimienta y voy mezclando mientras.

¿Veis los trozos de carne? Eso es importante,

que no es aquello un puré. ¿Qué te pasa?

Que estoy cogiendo ahí... ¿Te has desmontado?

Para ir más rápido. Vale.

Terrina, una terrina de las que tengáis para hacer

los "cakes", de molde de "cake", para hacer la terrina.

Estas de vidrio, la verdad, van superbién.

Aquí lo tengo. La vamos a forrar con papel sulfurizado.

Para que no se pegue. Para que no se pegue luego,

que sabéis que si se pega, es un movida, ¿no?

Vamos a hacer el forrado de una manera muy fácil

y, luego, cada uno que lo haga como quiera.

Yo hago una tira larga, la pongo aquí.

En la base, "En la base". ¡Patapam!

Luego, mido el largo, más o menos, ¿eh?

Y aquí corto

a lo ancho y, luego, corto un trozo de aquí.

Esto, ya lo ponemos así.

Así no hay peligro de que se pegue,

también, le podemos poner aceite o grasa,

pero con papel se desmoldará superrápido y superfácil.

Venga, perfecto, esto ya lo tenemos;

luego, doblaremos lo que nos sobre y ya está.

Rellenaremos la mitad de la terrina.

Vamos a hacer la primera capa, que será la mitad,

porque en medio, en el medio, le vamos a poner esta morcilla.

Fijaos qué morcilla, es como mirar a los ojos a alguien.

Te lo dice todo, esto es un poema,

esto es una maravilla de nuestro país.

Además, ya se le ve la pinta que tiene de morcilla, de bien hecha.

Cómo huele, tiene un toque ahumado...

Sergio, es morcilla, no sé si lo sabes.

Claro. Tiene pinta porque es morcilla.

Hay morcillas que tienen pinta de otra cosa,

pero esta se ve que es una morcilla casera, artesana, bien ahumada,

bien hecha, con todas las de la ley.

Fijaos en los trozos que tiene dentro,

la voy a abrir para que la veáis, fijaos en los trozos que tiene.

Vale. Y esto está picado a cuchillo.

Entonces lo que vamos a hacer aquí dentro es coger esta morcilla.

Y hacer eso, una capa. Y venga, empieza tú ahí

y yo te hago otra que harán falta dos de esta maravilla.

Rompemos y hacemos una capa.

Y ahora, cubriremos otra vez

con la carne, con la mezcla de carnes,

y ya veréis, esto nos da un sabor

delicioso y luego, cuando lo cortemos,

encontramos la morcilla dentro.

Y ahora, terminamos de tapar y explicamos...

Explicamos la historia de la morcilla para no irnos

por derroteros, para no irnos por ahí.

Vale. Y para que quede bien claro,

os explicaremos varios tipos y no están todas, evidentemente,

porque muchos diréis: "Oye, falta la morcilla

de mi pueblo, la de mi barrio de no sé qué",

o sea, que morcillas hay muchas más,

pero intentaremos hacer un recorrido...

General.

Ahí está, ¿veis? Rellenamos bien.

Un poco más de papel para taparla encima.

Ponlo todo, Javier. Bueno, pondré un poco más

porque luego reduce. Exactamente.

Luego, no tengáis miedo porque luego, esto es verdad

que reduce un poco y luego también sacará grasa

que la grasa vosotros cuando la saquéis del horno,

la enfriáis con la grasa y todo y luego, al desmoldarla,

sacáis, la quitáis, se endurece la grasa,

la quitáis y ya. Mirad, ponemos el papel así

como si cerráramos un poco, tapamos con un trocito de papel.

Venga, y esta es la base de la terrina, expliquemos

la morcilla, Javier. Vale.

Bueno, vamos a empezar. Las morcillas.

Sí, tenemos un mapa de España y empezaremos

por una morcilla gallega. Empezamos por el norte.

Uf. Es este tipo de...

Vale, es una morcilla que, curiosamente,

es dulce, dulce y llega higos secos y pasas.

Normalmente. Y manzana también.

Morcilla de Asturias, Javier. Bueno, la morcilla de Asturias

lo que tiene es que es ahumada, le dan un ahumado y es esa potencia

y esa elegancia, a mí me gusta mucho.

Borono, que esta es típica de Cantabria, ahí la dejamos.

Bueno, ya se ve que lleva manteca, pimienta, comino,

es un tipo de morcilla también

típica de esta región. Venga, nos vamos a Cataluña,

butifarra negra y bull negro

que también, Javier, están hechas de...

Bueno, de diferentes carnes de cerdo y todas llevan,

todas las morcillas está claro que llevan sangre.

Morcilla y bull, la butifarra y el bull,

diferentes carnes. Exactamente.

Nos vamos a Valencia, la zona de Valencia,

perro de Requena, qué nombre más raro.

Pues sí. Pero también lleva panceta

y magro de cerdo. Ya se ven ahí

los magros de cerdo aquí dentro de la carne.

Qué más, Sergio. Javier, morcilla murciana,

nos vamos aquí abajo. Toma ya.

Lleva cebolla, piñones y pimiento. Luego, la morcilla rondeña

lo que lleva es manteca "colorá".

Ya sabéis la manteca "colorá"

la típica de la matanza que hacen también.

Javier, morcilla de León. Toma ya.

Castilla y León, nos vamos aquí, no tapo el...

Castilla y León lo pongo al lado. Venga, lo ponemos ahí.

La morcilla de León lleva mucha cebolla

y es lo que le hace tan rica, tan sabrosa y le ponen eso,

cantidad de cebolla.

Venga, y por último la morcilla aragonesa

que aquí lo que lleva es arroz.

Es una morcilla de arroz y también le ponen piñones.

Esta es nuestra España morcillera, parte de ella, porque sabéis

que hay muchas más y en próximos programas

pues ampliaremos para que nadie diga: "Dónde está la mía".

Una pequeña pincelada.

Vamos a poner al horno esta terrina.

Y lo que tenemos es un baño María, ya lo veis,

un baño María que es una bandeja con agua.

Ponemos en el horno y la vamos a cocinar

a 190 grados, Javier, cuánto tiempo.

Importante, por qué el agua, el agua es para que no se reseque.

El agua va hidratando también el horno y es una manera

de que sea una cocción más suave y más buena.

Y la vamos a dejar... Y el calor es más uniforme

porque calienta el agua por todas las partes.

Cuarenta minutos a 190 grados.

Sí. Veréis qué pedazo de terrina

y la dejaremos enfriar un poco también.

Ya tenemos la terrina fría, cocinada, 190, 40 minutos,

ahora la desmoldamos

que es... Oh, tiene una pinta

y un olor deliciosos. Tiene una pinta tremenda.

Es tirar del papel.

¿Veis? Es lo bueno que tiene el papel.

Esto es, vamos. Que sale superbién.

Quitamos el papel que tiene, ya veis que la grasa

se solidifica y la quitáis después

y si tiene esa gelatina que suelta a veces,

esto es magnífico. Fijaos. Recuerda un poco

al paté de campaña. Sí, de invierno, de ahora.

Pero es más bueno aún porque tiene esos trozos.

Mirad aquí, hombre, habría que dejarlo reposar más,

pero como no tenemos tiempo y demás, pues, bueno,

veis que aquí dentro tiene la morcilla.

Ahora, cortamos esta terrina

y la vamos a marcar a la plancha. Darle un toque.

Fijaos, fíjate qué cosa tan elegante, tan fina,

tan de invierno, tan de campaña.

¿Eh? Bueno, pues hoy toca chicha.

Hoy era el día, bueno, vamos a hacer,

a ver cuántos me caben y vamos a hacer un poco grueso.

Claro, Sergio. No tiene que ser fina.

Incluso más gordo lo haría. Tú eres muy tuyo tú.

Pero yo... Bueno, vamos con el acompañamiento

que pondremos un poco más de verdura.

Tenemos col de invierno total,

tenemos tirabeques y un poquito de ajo,

lo vamos a cortar en juliana y saltear

que es un acompañamiento de superlujo.

Y verdura, verdura, dijimos que pondríamos verdura.

Ahí va, vamos a hacer, un poco de aceite de oliva,

quien quiera mantequilla, mantequilla, pero ya está bien,

creo que con aceite nos quedará bien dorada y bonita

y la vamos a poner aquí con cuidado y con cariño

y lo que vamos a hacer ahora es dorarla.

También en España se consume bastante verdura, por español

a final de año no sé si eran 100 kilos al año.

Vale, ajo.

Un poquito de ajo picado Esta ya se puede comer así

también, no hace falta que sea marcarla, es un toque Torres

y la marcamos. Fría también está buenísima.

Vale, Sergio, pon el ajo ahí que se vaya dorando.

Y aquí tenemos. Ya veréis que queda bien dorada

y no queremos marcarla demasiado, es un toque.

Es para dejarla tibia y ya está

Y luego, vale, dame ahí

que le voy poniendo aquí. El ajo lo tienes.

Cortado bien fino. Venga, no hagas mucha cantidad

y luego, los tirabeques bien finitos también

y salteamos.

Aceite de oliva, qué haríamos sin el aceite de oliva

que tenemos en muchas regiones de España también

que es ese oro verde.

Qué maravilla.

Qué buena es el tirabeque también.

Fijaos qué guarnición más sencilla, eh.

Oh, pero es de gran lujo.

Venga, aquí y esta, siempre lo decimos,

pero vamos a dejarla al dente, le daremos el dente vegetal.

Que si no tenéis tirabeques, judía plana o redonda

cualquier tipo de judía va bien.

Verdura, verdura. Vale, prepara el plato, Javier,

que vamos a ir al tema. Fijaos qué bueno.

A mí la cosa así con los tirabeques

esto ya es un platito de verduras buenísimo.

Y acompaña muy bien porque es muy de invierno la col

y esto también, entonces nos vamos aquí a las temporadas.

¿Le diste la vuelta o se la doy? No se la des, ponla así

y pam y ya está, no... Tranquilo, tranquilo,

estás nervioso hoy.

Es que es mi plato.

Veis, ahora la vamos a poner así. Es que además coge...

Un dorado, un sabor.

Y no la pongas una encima de la otra para que no se rompa.

Es mi plato. Qué pesado es.

Ya, pero me gusta marcar, me gusta ir dirigiendo a la gente.

Venga, esta terrina que es deliciosa, de verdad,

que esto es un... Que tenéis más tiempo,

la marcáis, que no, fría y ensalada.

Bueno, pero ahora yo digo que con este clima,

pues bueno, apetece, así un poco. Y le vamos a dar un toque

de hierba así de montaña.

Le vamos a dar un toque de romero. ¿Sabes qué haría?

Porque no tengo el soplete, si no, pongo romero y lo quemaría.

Pícalo así fresco también está buenísimo.

Ponemos un poco y aquí tenemos un primer plato,

vamos, espectacular.

Bien, superterrina, la verdad, y ahora nos vamos con una tarta

de milhojas que será genial

porque le vamos a poner yema de Santa Teresa,

una crema de yema de Santa Teresa. ¡Oh!

Una crema de limón y después la acabaremos con plátano.

Sí, empezamos con el almíbar, para hacer unas yemas

de Santa Teresa tenemos que coger azúcar

y agua y hacer un almíbar, hasta ahí lo tenemos todos claro,

pero lo subimos a 110 grados y una cosa como esta

que vale tan poquito dinero es muy útil en estos casos

porque el azúcar y el agua, el almíbar,

tiene que estar a 110 grados.

Con esto iremos controlando la temperatura.

Y esto necesita precisión. Necesita hacerse bien.

Ahora le ponemos aquí el fuego.

Dejamos que vaya cocinando y que vaya subiendo de temperatura.

Y nos vamos con el hojaldre. Venga.

Perfecto. Traigo el hojaldre.

Lo haremos en dos placas, porque haremos

unos discos de hojaldre crujientes, muy finos.

Ya veréis. Superfinos, eh.

Y, además, ya veréis, son unos discos

que los haremos con el cortapastas.

Exacto.

Hay que estirar un pelín el hojaldre.

Sí. Ya está bastante fina porque la hemos comprado.

Y veis que tiene un grosor superfino.

Le vamos a dar un poquito de rodillo.

Aquí encima del papel. Exactamente.

Vale, venga.

Vale.

Para que quede ahí un poquito más fino.

¿Qué haces, cuatro? Sí.

Pondremos papel... Bueno, pondremos el hojaldre

encima del papel. Luego papel y placa con un poco de peso

para que nos salga lo más fino posible el hojaldre.

Ya sabéis que tiende a subir y no queremos que suba.

Queremos que se quede bien finito.

Vamos a utilizar tres para la tarta.

Siempre hacemos uno de más porque a veces se puede romper.

Vale, perfecto. Y así tenemos cuatro.

Ahora ponemos el otro papel.

Incluso, un peso o algo. Y la otra placa encima.

Yo creo que es suficiente. Ponle un peso.

Bueno, pues le ponemos un peso.

Bueno, igual, me he pasado con esto.

Toma. Importante poner entre capas,

papel, papel sulfurizado, papel de horno,

para que no se pegue.

Y ahora, horno 15 minutos a 190 grados.

Ahí va.

Vamos a ver cómo va el almíbar, a qué temperatura está.

Como tenemos que batir las yemas,

que, mientras tanto, Javier las batirá,

yo voy mirando aquí. Todavía le falta, ya se ve.

Pero, bueno, fijaos. Ya está a... 70 grados.

No, hombre. Estará a más.

Si ha hervido. 75, 80.

Bien. Las yemas. Las hemos separado antes

porque son unas cuantas yemas.

Evidentemente, es una crema de yema.

Crema de yemas de Santa Teresa. Las yemas de Santa Teresa,

que están buenísimas, las que van en el papelito,

que te las comes de una en una.

Pues vamos a hacer lo mismo, pero en crema.

Bueno, y luego con las claras hacemos un merengue

de maravilla para toda la familia. Exactamente. Yemas, batimos.

Yo voy poniendo el termómetro de vez en cuando.

Fijaos que va... 100 ahora.

105.

¡Ay, qué poco falta!

Ya va subiendo. Seis.

Seis y medio. Importante, respetarlo

para que nos salga bien. Siete.

Si seguimos estos pasos de ponerlo a 110...

Este termómetro se compra

en cualquier sitio. Vale poquito.

Sí. Diez. (GRITA)

Vámonos. No pasa nada.

Venga. Ahí está. Ponemos poco a poco y mezclando.

Ya, de alguna manera, se va a cocinar la yema.

Pero ahora le daremos más cocción.

Vale. Bien mezclado. Venga. Ahora ponlo aquí.

Y yo le pongo ralladura de naranja. Exactamente.

De naranja, de limón.

Déjame aquí un momento. A ver.

Ahora le vamos a dar un poco de caña.

Y esto... Época de cítricos en invierno

y hay que aprovecharlos. Productos de temporada.

Va a empezar a hervir. Y va a empezar a espesar.

Se va a hacer una crema.

Que eso... Lo vamos a poner a enfriar.

Estos son unos cinco minutos ahora moviendo,

para que nos espese bien y nos quede bien cremosa.

Evidentemente, no se puede parar de mover.

Aunque está espesando ya.

Mirad. Ya está. ¿Veis que ya está espesa?

Ya está ligando. Ahora la sacamos del fuego.

Mezclamos bien.

Y ahora se nota ya que con el batidor cuesta.

No parar de mover, ahora es importante,

para que nos quede bien fina y bien ligada.

Enfriar un pelín. Lo metemos en una manga pastelera

y enfriamos en la nevera.

Esperamos a que se cocine el hojaldre.

Tenemos los discos, que ya están fríos y cocinados.

Después, la crema de yema de Santa Teresa,

que ya la tenemos aquí fría. Sergio.

Antes de irnos ayer,

después del programa hicimos una crema de leche.

Cogimos crema de leche, la pusimos al fuego

con unas pieles de limón.

Es esto. Y la hemos dejado

toda la noche en la nevera a reposar.

Muy importante dejarla toda la noche

tranquila y reposando con las pieles de limón.

Porque ahora la vamos a montar.

Si no reposa, es bastante complicado que monte.

Ahora le quito las pieles de limón

y lo que voy a hacer, es montarla.

Está superbuena. Una crema cítrica.

También se pueden poner en frío, pero no coge la misma potencia.

No. Si hacemos este paso, es fácil.

El único secreto es reposar.

Vale. Lo voy a poner en un vaso para montarlo antes.

Y ya está. Esto es una crema que tenemos de limón.

Espera, que se me ha colado una. Lleva bastante, un limón entero.

Y es importante si queremos que sea bien cítrica.

La yema, que la yema sabéis que es contundente.

Esta crema le da ligereza.

Le voy a poner... Ah, ya tiene.

Le voy a poner un poco de azúcar para montarla bien y ya está.

Que no sea muy dulce, pero un pelín. Ya veis. Nada más.

Y ahora ya la monto. Está bien fría y bien reposada.

Perfecto. Ya la tenemos. Bien montada, eh, Sergio.

Bien montada, Javier. Bien montada, de verdad.

Vale. Vamos a ponerla ahora... Toma. Lengua.

¿Tienes lengua? Vale. La ponemos aquí.

Y ahora vamos a hacer el montaje. Venga, ahí está.

Bien. Vamos con el montaje.

Yo voy pelando un plátano, porque va a llevar también.

Pelar y cortar un plátano, de Canarias.

La primera base: la yema.

Cortamos.

Ponemos el disco. Voy a poner un poquito, esto es un truquillo,

para que no se mueva, que a veces resbala.

Y esto ya así no se mueve.

Vamos a hacer primera base de yema.

Vamos a hacer unos puntitos.

Fijaos que es la yema, yema. Esto está buenísimo.

Vamos a hacerlos más grandes. Un poquito más.

Mirad qué bonito queda. Además, la yema,

cuando se queda así fría, se queda preciosa.

No abusemos de cantidad,

porque un poco es muy buena, pero si ponemos demasiado,

puede llegar a ser pesada.

Vale. Aquí lo tenemos. Venga, primera. Segunda.

Ponemos la capa,

otra capa de hojaldre. Y vamos con la crema de limón.

Voy haciendo también aquí. Puntitos también.

Será otra capa.

Hago lo mismo que Javier pero más rápido.

(Risas)

Y antes de poner la otra capa,

que lo trabajaremos mejor aquí... Y encima plátano,

que se me ha ocurrido una cosa. Plátano.

Como antes no me has dejado usar el soplete,

ahora lo voy a utilizar. Bien.

Ponemos plátano.

Ya veis que queda precioso, superbonito.

Una más. El azúcar se la pongo aquí.

Espera, nervio.

Venga, va. Es bonito y muy bueno de comer.

Es muy goloso, muy bueno, muy fresco.

Ponemos el azúcar.

Y ahora sí, lo que hacemos es quemarlo.

Exacto. Ha sido idea mía.

Muy bien, eh, Sergio. Ya, bueno.

Quítalo del papel. Quítalo del papel.

No. Le doy aquí para que no...

Quemamos ligeramente.

Hay que caramelizar este...

¡Oh!

Queda bonito, eh. Es hipnótico un poco.

Aquí hay que hacerlo fuera. Si lo hiciéramos,

se podría bajar la nata. Vale, Sergio. Stop.

Ponemos encima.

Es un momento delicado. Queda duro, caramelizado,

queda buenísimo. Una hojita de hierbabuena.

¡Olé! Esto es un gustazo hacerlo.

Es muy bonito. Y ya veis lo fácil que era.

Es que no lo voy a tapar. Lo único que tiene técnica,

es la crema de limón y la crema de yema.

Hoy, como iba de chicha la cosa, hemos hecho esta terrina de carnes

tan buena con esa morcilla.

Hemos hablado de las morcillas de España.

Y un poco de verdura, que no podía faltar.

Y una tarta de hojaldre con yema, la crema de limón

y plátano quemado. Tarta superbuena.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Terrina de carnes y tarta milhojas

Torres en la cocina - Terrina de carnes y tarta milhojas

23 feb 2019

Hoy Javier y Sergio preparan una terrina con una base de diversas carnes y morcilla y piñones. De postre una tarta con hojaldre, nata y plátano con mucho toque Torres.

ver más sobre "Torres en la cocina - Terrina de carnes y tarta milhojas " ver menos sobre "Torres en la cocina - Terrina de carnes y tarta milhojas "
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios