www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3578558
Para todos los públicos Torres en la cocina - Tapear con los Torres - ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) Nos vamos de tapeo sin movernos de casa.

Nuestra cocina le rinde homenaje

a dos de nuestras tapas más clásicas.

De una ensaladilla rusa, soviética o, quizás, Torres,

que se inspira en la original

para descubrirnos nuevos ingredientes,

a unas bolas de carne picada con puré de patata

y salsa brava, que son la bomba.

Hoy, de tapa a tapa y pico porque me toca.

Bueno, señoras, señores, hoy es un día muy importante,

porque hacemos el capítulo 150.

Bueno, llevamos más de 300 recetas, compartiendo momentos y cocina.

Y cada vez, somos más, sois más ahí detrás.

Que nos hace muchísima ilusión.

Y para eso, hoy hacemos tapas.

¿De dónde viene el concepto de la tapa?

Pues muy interesante. Antes, en el siglo XIII,

se bebía mucho, pero no se comía.

Entonces, alguien se inventó de poner una tapa

para beber y acompañar comiendo.

Normalmente, era un trozo de pan, un trozo de jamón.

¿No? Sí. Yo pensaba que era

para que no entraran moscas. Lo de la tapa se ponía en el vino

para que no entraran las moscas. También hay esa teoría.

Yo creo que la mía es mejor. Vale.

Vamos a cocinar. Venga, vamos a cocinar.

Venga, vamos allá. Vamos a empezar con este apartado de tapas.

Vamos a empezar con uno de los platos

que a mí me gusta más que a mi hermano.

Bueno, a mí también me gusta. Sí, pero menos.

Yo soy capaz de viajar por este plato, tú no.

Eh...

Sí. Por viajar, sí. Vale. Venga, va.

Pues antes me ha dicho que no, pero, bueno, no pasa nada.

Vamos a hacer una ensaladilla rusa.

¿Pero cómo es una ensaladilla rusa?

En principio, la ensaladilla rusa es una ensaladilla

que lleva la patata, que lleva los guisantes,

que lleva, normalmente, la zanahoria y una salsa cremosa.

En este caso, una mayonesa. Eso sería la base, más o menos.

Pero después, que, además, se come mucho en Rusia.

Es verdad que en vísperas de fiestas,

es una ensaladilla que de verdad se come. No es que se llame...

¿Pero tú no crees que cada uno tiene en su casa

y cada familia tiene su ensaladilla rusa?

Claro. Cada uno la hace a su manera.

Por eso, nosotros, yo, personalmente, voy a hacer la mía.

Primero, ¿qué necesitamos? Zanahoria.

Hemos cocido zanahoria entera con la piel.

Fijaos que está supercocinada. Sí. Está cocida.

No la pincharía yo mucho más. Ya está.

Tenemos patata también. Patata cocida.

Patata para hervir. También está supercocida.

No la pincharía más para que luego no se rompa. Bien.

Luego, también tenemos, yo le pongo pimiento del piquillo,

porque le da un toque muy bueno.

Aceituna. Unas huevas de trucha o de salmón, que a mí me gusta.

Que a nosotros nos gusta, vaya. Bueno, menos mal.

Me ha incluido. Va, va.

Unos guisantes, pero frescos.

Estamos en temporada de guisantes.

Le daremos un toque crujiente con el guisante,

que queda maravilloso. Y anguila ahumada.

Normalmente, se hace con atún.

Como somos más salvajes y nos gustan los sabores potentes,

vamos a hacer una ensaladilla...

No has dicho el pimiento del piquillo.

Sí que lo he dicho. No estás atento.

Otra cosa tengo que decir. Mientras tú vas cortando la patata

y la zanahoria a cuadros, a cuadraditos,

te voy a decir una cosa.

Lo que tienes aquí. ¿Qué?

¿Sabes por qué es este capítulo de tapas, en realidad?

¿Tú te acuerdas del bar? Sí.

Nosotros venimos, en nuestro periplo,

en nuestro aprendizaje, nuestros padres compraron un bar,

que se llamaba el bar Plaza.

Pero yo lo quería explicar eso con la próxima receta.

Da igual. ¿Por qué? Porque es la receta.

Bueno, es igual. Es el capítulo entero.

Estas tapas que vamos a hacer, que iremos desgranando

esa experiencia que desde pequeños,

desde muy jovencitos estábamos en un bar ayudando a la familia.

Algunas de las recetas que vamos a hacer, si no todas...

Vienen de allí. Vienen de allí.

Pela la patata y la zanahoria.

Digo una cosa. Si me dejas.

Si me das permiso. ¿Me das permiso?

Solo digo que hemos cocinado tanto la patata

como la zanahoria, con piel. ¿Por qué?

Porque conserva mejor las propiedades.

Bueno, aquí la tenemos. Aquí está.

Agua, sal, piel, la patata y cocinar.

Eso no tiene mayor misterio. Espérate, que voy a...

Ah, no. Tenemos aquí el agua para el guisante luego.

Lo voy a encender. Vale.

¿Qué más, Javier? Bueno, tú vas haciendo...

Yo corto la patata y la zanahoria.

Venga, pues yo voy cortando el pimiento y la anguila.

Bueno, es una ensaladilla, es verdad que Javi decía una cosa

y en eso sí que tiene razón,

que cada uno... ¿Solo en eso?

Sí. Solo en eso. Que cada uno, en su casa,

la hace diferente. Yo suelo pedir cuando voy a un bar,

yo pido una ensaladilla rusa, porque me encanta.

Me gusta mucho.

Y si es buena, me pido varias.

Me gusta mucho la ensaladilla.

Cada uno la hace de una manera diferente.

Nosotros vamos a hacer la nuestra.

Nosotros sacamos nuestra ensaladilla

de todas las que probamos y vemos por ahí, la nuestra.

Le podríamos dar una vuelta a esta ensaladilla,

pero no nos vamos a complicar.

No. Yo creo que es muy completa. No. Está muy bien.

Pero vaya, que todavía se podría complicar más.

La vamos a hacer, primero, paso a paso.

Increíble cómo una tapa rusa haya tenido tanta acogida,

yo creo que en todo el mundo, ¿no?

¿Qué? Es un plato de fiesta, eh.

Ya, ya. No es como una tapa.

En Rusia, es un plato de víspera de fiesta,

donde se come la ensaladilla rusa.

Es un plato nacional, o sea, importante.

Y luego, también, ahora que estoy cortando la anguila,

si no le pongo anguila, ¿qué le pongo?

Le pongo salmón ahumado. Le pongo atún.

Le pongo anchoa. Le pongo arenque. Le pongo...

Sardina ahumada. Salazones, también.

El pimiento del piquillo,

que le va a dar un sabor buenísimo. Un toque de ahumado.

Los salazones le van fantásticos.

Los salazones y los ahumados les va muy bien a la ensaladilla.

Oye, huevo le tendríamos que poner también.

Pues sí. Vas a cocinar, ¿no? Sí.

Vamos a hacer unos huevos hervidos.

Un huevo hervido normal, como tiene que hacerse.

Pero alguna vez, incluso aquí los compañeros del programa

me preguntan: "Oye, un huevo duro, ¿cuánto tiempo lo hiervo?"

Bueno, pues os vamos a enseñar.

No tiene truco, pero hay que saberlo.

Son cosas que hay que saber.

Agua. Agua hirviendo.

Sal. Un puñado de sal.

Ya está. La sal es más que nada porque hace que el huevo,

si tiene alguna rotura o algo, se cierre un poco más.

Y luego, siempre, desde agua hirviendo,

siempre desde agua hirviendo, se cuece el huevo.

¿Cómo lo hacemos? Pues lo ponemos para que no se rompa

en una espumadera o en un cucharón.

Y luego, de uno en uno, lo cogemos y lo ponemos

Cuando lo ponemos en el agua, que está hirviendo,

que no puede hervir fuerte, porque se rompería el huevo.

Lo ponemos. Está a punto de hervir.

Vamos a poner dos huevos.

Uno y dos, para que no se rompan.

Nueve minutos. Nos va a quedar el huevo perfecto, el huevo duro.

Si lo dejáramos menos tiempo, ya sería el huevo pasado por agua.

O ya sería otro tipo de huevo.

Pero huevo duro, nueve minutos. Con agua hirviendo.

Ahí está. Solo voy a explicar una cosa.

¿Veis lo que pasa cuando cocinamos la patata con piel?

Que queda fantástica, porque queda muy cocinada.

Pero queda como un poco más cremosa.

¿Por qué? Porque guarda todo el almidón.

Y queda mucho más cremosa, más jugosa.

Y aporta muchísimo a la ensaladilla.

Es un punto muy importante. Vas poniendo tú la patata.

El pimiento rojo. O sea, el pimiento del piquillo.

Incluso, no le he puesto aquí, pero alguna piparra le va.

Bueno, el pimiento también le va. Sí, no. Pero piparra, eh.

Pero piparra de la otra. Sí, de la picante.

En vinagre. Algún salazón también le va muy bien.

O alguna alcaparra.

A ver si Requena me oye y me trae alguna.

Vale. Venga, perfecto.

Le voy a poner aceituna. Aceituna gordal.

Aceituna verde. Que le pongo un poquito.

Que a mí, la aceituna le va perfecto.

Luego, ya os digo. Esta es la nuestra.

Más la mía que la de Javier, porque a él, ya te digo,

no le gusta tanto como a mí. Pero bueno.

Me gusta, pero menos.

Sí. ¿Ves? Pero es una tapa que me gusta.

Me gusta hacerla y me gusta comerla.

Vale. Ya casi lo tengo esto, eh.

Me acuerdo mucho que nuestra abuela nos la hacía mucho en casa.

Sí. Por eso estoy cociendo el huevo.

Normalmente, le ponía la clara.

Una vez que esté cocido el huevo, la clara la vamos a poner dentro,

cortada de la misma manera que está la patata.

Y luego, la yema la vamos a rallar encima.

Como lo hacía nuestra abuela. La voy a hacer igual.

Yo ya tengo la patata. Y voy por la zanahoria.

Que lo mismo. En tacos grandes.

Esto es cocina de recuerdos. Como veis.

Como otras que hemos hecho, como las croquetas de rabo de toro,

que las tenéis en el libro

de "Torres en la cocina".

Que no es porque haga propaganda,

es porque de verdad que son...

Lo parece, eh. Pues ya lo sé.

Pero no es por eso, es porque hay recetas

muy buenas que son cocina de...

hay un apartado que es cocina de recuerdos.

Mira, Javier, le voy a poner la anguila evidentemente,

y le voy a poner muy poquito, un poquito sólo,

pero para darle frescor.

¿De qué? Jengibre.

Mirad cómo lo corto. Ah, bueno. Sí, le da, le va.

Pongo un poco de jengibre cortado y tras.

Un poquito de jengibre.

Ahora ya sí le pongo la anguila también.

Ahí está ese Requena, muy bien.

Gracias, Juan. Venga, gracias.

Bueno, esto es para el final, luego ya le pondremos.

Ya veremos si le ponemos o no.

Es que admite muchísimas cosas una ensaladilla.

Vamos a hacer una mayonesa tradicional.

Vamos a hacer una mayonesa no tradicional, Javi.

Aquí nada es... tradicional sí, pero no.

Toque Torres, Javi. Toque Torres, tío.

Le vamos a poner... Voy a limpiar primero

todo bien limpio. Muy bien, muy bien, eso.

Bueno, tradicional. Tradicional con un toque cítrico.

Porque le vamos a dar un toque cítrico.

¿Qué?

El caldo del pimiento. Claro, claro.

Esto ya está. Vamos a poner un huevo.

Un huevo entero.

Ponle, va a hacer falta mayonesa, ¿eh?

Con un huevo entero sí, ¿no? Sí, sí, de sobra.

Es que hay cantidad, eh. Vale.

Sal y pimienta. Esto ya está.

Tú pon el caldo, Sergio.

El caldo. Sí, el caldo del pimiento.

Y yo voy a poner limón. Este caldo que nos sobra aquí

del pimiento del piquillo, esto es toque Torres.

Le vamos a poner porque esto le da un sabor maravilloso.

Buenísimo.

Ya tiene sabor ahí.

Un poco de zumo de limón. Muy bien.

Y mostaza.

Y un toque de mostaza. Ahí está.

Un poquito de mostaza de Dijon,

mostaza cremosa. Perfecto.

Vale, ¿vas tú con el aceite? Sí, voy.

Ahí vamos.

Vale. Vale.

Ya la tenemos. Ya puedes ir mezclando aquí.

Luego le pongo el huevo y lo mezclamos.

Vamos a poner sal y pimienta.

También la anguila le va a dar ese toque ahumado muy bueno

que hemos dicho antes. Exacto.

Un toque de anchoa también le va bien.

Sí, le daría, le iría.

Con cuidado vamos a mezclar pero sin que se rompan

las verduras, porque como están bien cocinadas

son superdelicadas.

Ya decimos, ponemos bien de mayonesa,

que esté bien jugoso. Y ahora mezclamos.

Cuidado con mi ensaladilla.

Venga, yo voy a sacar ya el huevo. Nada, le queda un minuto.

Lo que sí vamos a hacer es el guisante fresco,

que hemos dicho que le ponemos guisante fresco.

Tenemos este guisante ahora que es maravilloso,

que es un guisante pequeño.

Lo que vamos a hacer es escaldarlo muy poquito,

colar y enfriar en agua con hielo y luego lo vamos a poner aquí.

Porque eso nos va a dar un toque crujiente

dentro de la ensaladilla.

¿Dónde la quieres poner, Sergio, en qué plato?

Ya lo tengo, ya tengo un plato aquí.

Vale. Ahí abajo lo tengo preparado.

¿Sí? Sí, uno alargado finito.

Vale, este. Sí.

Ese es.

Vale, los huevos que ya los tengo.

Nueve minutos con agua hirviendo,

un poco de sal y ahora agua con hielo

porque me interesa enfriarlos lo más rápido posible

para terminar la ensaladilla y podérnosla comer

que tenemos hambre. Vale.

El guisante si es pequeñito como este,

que es un guisante muy pequeño, aguar hirviendo, los ponemos.

Es simplemente un hervor,

un hervor rápido.

Y lo retiramos. ¿Por qué? Porque quedará crujiente.

Siempre también con agua y hielo.

¿Por qué? Porque también, que eso ya lo sabéis,

guardaremos toda la clorofila

y nos quedarán verdes y bonitos.

Exactamente. Entonces ya lo tengo.

Poco hecho, Javier. Si fueran más grandes

pues habría que cocerlos más, pero como son...

fijaros, son diminutos. No, eso es lágrima, vamos.

Pues muy poco tiempo. Muy tiernos, son supertiernos.

Genial.

Vale, voy a escurrir. Vale, termina ahí.

Vamos a picar la clara.

Ahora ya terminar de enfriar el huevo.

Bueno, por lo menos para pelarlo ya nos va bien.

Habría que enfriarlo más, pero bueno,

como nos interesa hacerlo ya pues lo vamos a pelar.

Mirad, primera característica

de que el huevo está bien cocido: se pela bien.

Se pela bien y no hay ningún problema, ¿veis?

Se queda entero.

Y ya está.

Segunda característica muy importante para saber

si un huevo está bien cocido:

abrimos, que yo no lo corto hasta el fondo, pero lo abro.

Y es... veis, la yema está amarilla

y la clara está blanca.

Si está demasiado hecho la clara...

La yema. La yema se nos pone negra.

En este caso no ocurre porque está bien cocido.

Nueve minutos.

Vale, ¿que pongo la clara o la yema dentro?

No, espérate, toma. Toma.

Toma, ya está, es medio minuto.

Nueva reunión del Consejo de Gobierno

del Banco Central Europeo en Fráncfort.

No vamos a andar ahora con esas prisas,

No se espera que Mario Draghi esta vez anuncie cambios

en la política monetaria.

que no hace falta.

Venga, toma.

La clara.

Espérate, que la voy a poner toda, ¿eh?

Hombre, claro. Ya, como me estás presionando.

Si yo no, yo estoy muy tranquilo.

No sé, no sé.

Vale.

Venga, perfecto.

Muy bien. Tengo hambre.

Venga y aquí un rallador.

Que lo tengo aquí. ¿Pero lo rallas encima?

Sí, sí, sí. Pues vamos a colocar

de una manera estética. Así, alargada.

No pongas mucha.

Muy bien, cuidado, así alargado.

No cargues, no cargues. Déjame, déjame.

Vale, lo ponemos...

hay muchas maneras evidentemente de emplatar.

Sergio ha dicho de emplatarlo

aquí en este plato tan raro, pues bueno.

Porque es una tapa, Javi.

Vamos a emplatarlo aquí en este plato raro.

Es mi receta.

Bueno, queda así más estético. Hombre, pues claro, Javier.

Más modernito, ¿no? Claro.

Ya está, no pongas más, no quiero más.

Vale, ya está. Venga, perfecto.

Hemos manchado un poquito aquí, no pasa nada, ahora lo...

Luego yo, unas huevas le va,

porque unas huevas creo que le va muy bien.

Yo luego lo acompaño con unas tostas de pan

que también me gusta mucho un pan crujiente.

Y luego el tema cebollino y piparras.

Bueno, esto sería nuestra ensaladilla.

Espérate que le pongo esto.

Cebollino. Venga, tres trocitos.

Tac, tac, tac.

Y ahora ya por último... espérate, espérate.

Ah. Este ya es el toque...

el toque...

y traca.

Esta es nuestra ensaladilla.

Cada uno que haga la suya.

Ahí está. Que la disfrutéis.

Próxima receta, la bomba.

Es la bomba, porque vamos a hacer una bombas.

Hemos hecho muchas nosotros.

Hemos hecho muchísimas de pequeño en el bar

que tenían nuestros padres cuando éramos pequeños.

Nosotros nos poníamos allí subidos en una caja

encima de la mesa, para llegar a la mesa

y hacíamos las bombas. Sí.

Es lo que vamos a hacer aquí hoy, cocina de recuerdos.

Es una tapa que tiene aproximadamente unos 60 años.

Y es originaria de un bar muy pequeñito que está

en el puerto de Barcelona, en la Barceloneta

y que, bueno, se ha hecho muy popular

y es porque es muy buena.

Exactamente. Vamos a empezar

por el principio. ¿Qué hemos hecho?

Un puré de patatas con patata agria.

Es muy importante porque es una patata

que tiene muy poca agua,

muy bien cocinada.

Veis que es muy amarilla, muy cremosa.

Que la hemos cocido con la piel.

Exacto, y luego pasada por el pasapurés.

Ni más ni menos, no tiene secreto.

Aquí lo que vamos a hacer es aliñar la patata.

¿Con qué? Con un poco de pimienta.

A mí las bombas me gustan picantes, eh.

Un poquito de aceite de oliva.

Qué bueno ya. Sólo esto ya es un platazo.

Y sal. Y sal, exactamente.

Venga, yo mezclo. Muy bien, con una cuchara.

Chafarla un poco y que esté aliñada.

Vamos ahora a hacer el relleno.

Para el relleno.

Yo creo que hemos hecho miles de estas.

¡Jolín si hemos hecho, madre mía! Hemos hecho...

Ponemos en una olla un poquito de aceite de oliva.

Y vamos a poner un poquito de ajo picado.

Voy a bajar el fuego.

Ajo picado grande,

tampoco hace falta que sea muy pequeño.

Cocinarla con la piel es importante porque así la patata no coge agua.

Luego como tenemos que hacer unas bolas

con la carne picada dentro no se nos va a deshacer la patata.

Es importante que sea patata vieja,

cocida con la piel, bastante bien cocida

y luego pasapurés.

Y así ya tenemos la patata perfecta.

Bueno, relleno.

Tenemos el aceite bien caliente.

Sofreímos el ajo para que nos dé el aroma.

Ahora sí, subimos el fuego.

Y vamos a poner carne picada.

Nosotros ponemos mitad y mitad. Mitad de cerdo, mitad de ternera.

Esto va a ser para el relleno de las bombas, eh.

Y ahora lo que hacemos es trabajarla bien.

¿Qué quiere decir? Separarla bien.

Cocinarla...

y separarla.

para que nos quede bien suelta la carne,

lo más suelta posible.

Bueno, esta porque la vamos a hacer de carne y es la auténtica,

la original, la de toda la vida,

pero ahora ya hay bombas que las rellenan de queso,

de un queso cremoso que queda muy buen también.

Imaginaos cuando la abrís. O de pescado o de otras cosas.

Es una receta fácil de hacer, muy buena para hacer

con familia y para compartir.

Es una buena tapa, ¿no? Deshacer bien la carne.

Hombre, yo te digo que es mejor que la primera tapa.

Es muy buena tapa. Bueno, las dos son buenas.

Las dos, es verdad.

Cuidado que está esto aquí. Es que hay que separar

enérgicamente la carne. ¿Le has puesto guindilla ahí?

No, ahora le voy a poner. Toma, la pongo ya.

Le vamos a poner dos guindillas.

Ábrelas, rómpelas un poco. Ahí. Una...

Es cuando va a soltar la potencia.

La bomba tiene que estar, preferentemente

como nos gusta es picante. Que esté un poquito alegre,

Que esté picantita.

Bueno, veis que tenemos el fuego bastante fuerte, eh.

¿Por qué? Porque nos interesa que la carne dore un poquito.

Que dora y coge más sabor. Muy bien. Muy bien, Javier.

Y no dejar soltar tanto el agua o evapora más rápido.

Vale, ya está. Ya tenemos rehogada la carne

y ahora aquí tenemos un sofrito de cebolla y tomate.

Podéis consultar la web que hemos hecho algunos

y seguro que sabéis hacer algún buen sofrito.

Entonces, una buena base de sofrito de tomate

Si puede ser casero, mejor. Hicimos el sofrito

de la abuela Catalina con los mejillones.

Exactamente.

Bueno, pues pon un poco ahí, termina de sofreír. No mucho.

No, pero que esté jugoso. Sí. Tranquilo. Sé, eh.

Vale, vale. Bien jugoso.

Vale, ahora vamos a rectificar de sal y pimienta.

Y ese sería el relleno. Y tú te vas a ir con la salsa.

Muy bien, porque hasta ahora me tienes aquí mirando.

De esta receta, estoy encantado.

Sí, poco has hecho. Si quieres puedes hacer también

la mayonesa y yo controlo. Venga, tira.

Bueno, pues vamos a hacer una mayonesa, que va a ser

con un toque picante y con un toque Torres.

Ahora veréis. Nosotros vamos a hacer lo siguiente

ponemos un huevo.

Vamos a poner un huevo.

Ahí está. Vamos a poner aceite picante que ya hemos utilizado

muchas veces aquí. Es un aceite que hacemos

nosotros picante, y que pica un poco,

pero está domado ya. Vamos poniendo aceite,

si pica mucho, ponemos un poco más de aceite.

Vale. Y ahora tenemos aquí sofrito de tomate y cebolla.

Del mismo que ha utilizado Javier yo he utilizado un poco.

Y vamos a hacer, fijaos fijaos qué buen toque, le vamos

a poner sofrito a la mayonesa A esta mayonesa que tiene

un toque picante de hecho. Le voy a poner un poquito más.

Un poquito de sal y pimienta.

Sal... Pimienta... Y ya lo que vamos a hacer

es montarla y hacer una mayonesa.

Salsa brava al estilo Torres.

Ya tenemos el relleno y la salsa y ahora

lo que vamos a hacer es montar. Venga, Javier.

Aquí, a dúo. Vas a traer un par de huevos de ahí

y los vas a batir. Venga.

Y fijaos, vamos a hacerlo por orden. Aquí tenemos la carne...

Y la patata. El aceite está controlado, ¿no?

Sí.

Con una cuchara, en este caso pequeña.

Huevo batido. Con la mano,

la patata está fría.

Lo que hacemos son unas bolas, más o menos de este tamaño.

¿Vale? Y lo que hacemos es... Fijaos qué cremosa

porque tiene el aceite de oliva, la sal y la pimienta.

Esta patata, comérsela así está buenísima.

Y ahora, el relleno, que está picante, lo he probado

de sal y pimienta, rellenamos.

Voy a pasar por el medio. Siendo un poco generosos.

A ver cómo las haces de grande. Y ahora ya, fijaos.

Cerramos

Pensaba que las ibas hacer más pequeñas.

No, un trocito de patata.

Y ya está. Por eso se llama la bomba.

Porque es una bomba.

Perfecto. Explota.

Venga, vamos a hacer tres, ¿vale? Impar.

Se pueden hacer más y tenerlas así, y al momento freírlas.

Es bueno que estén bien rellenas.

Me gustan bien cargadas de relleno. Y a mí.

Hay que tapar bien los orificios donde sale la carne.

Fijaos la patata. ¿Qué es?

Es una patata agria, que tiene poca agua.

La patata agria es vieja, todo ganado.

Patata que ha perdido todo el agua.

También es el tipo de patata, pero que pierde el agua.

Vale, perfecto. Son más o menos del mismo tamaño.

Ponemos un poco aquí. Yo también.

Y hacemos la bola.

Qué recuerdos. Ya te digo.

Ahora por el huevo, pan duro que lo hemos tostado

y lo hemos rallado. Bueno, este lo que pasa

es un poco más grueso porque lo hemos rallado

nosotros, lo ponemos en el robot, lo tostamos

y luego lo trituramos. Y queda un pan más grueso.

Fijaos, la bomba.

Qué bonita. Esto es una bomba.

Vale, la pongo aquí con mucho cuidado.

A ver el aceite. Se pueden manipular

bastante bien, no hay ningún problema.

Veníamos del cole y nos poníamos a hacer las bombas, ¿no?

Sí, sí.

Bueno, el aceite ya está, Javier.

Pues ya las tenemos, toma. Venga, dame.

Venga, ahora fritura corta, rápida. Coges las bombas...

No tiene misterio.

Bueno, ya veis.

Ponemos esta fantástica salsa que ha hecho Sergio.

Porque acompaña muy bien con la bomba.

Perfecto.

En cuanto lo tengas, emplatamos.

Vale.

Pues ya la tengo. ¿Tiene plato?

Sí. Vale.

Fríe bien, no tengas miedo. Sí, sí. Está bien.

Está perfecta. Vale. Venga.

Vamos a poner a escurrir el exceso de aceite.

Exacto.

Y ponemos una.

Dos... La tercera la voy a abrir.

¿Sí? Sí. Y tú, Sergio, pon ahí la salsa.

¿Te parece bien la salsa?

Pues ponemos aquí el punto. Espera, ya verás.

Vamos a poner aquí un punto que será la mecha.

Esta.

Y esta. Es como se sirve. Y yo pongo un poquito

de pimentón picante encima. A mí me gusta así.

Un poquito de pimentón encima que le da un toque buenísimo.

Vale, ponle ahí. Siempre hay un buen motivo

para cocinar tapas. Espera, que le pongo pimentón.

A disfrutar y nos vemos en el próximo programa.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tapear con los Torres

Torres en la cocina - Tapear con los Torres

21 abr 2016

Sergio llevará las riendas del programa para preparar una ensaladilla rusa como nunca antes la habíais visto y Javier cocinará unas bombas de patata y carne acompañadas por una salsa brava muy peculiar.

ver más sobre "Torres en la cocina - Tapear con los Torres" ver menos sobre "Torres en la cocina - Tapear con los Torres"
Programas completos (741)

Los últimos 2.413 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios