www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4723027
Para todos los públicos Torres en la cocina - Tallarines de remolacha. Dorada con tomate - ver ahora
Transcripción completa

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy tenemos dos recetones: pasta de remolacha con zamburiñas.

Rosa, rosa que te quiero, rosa. Luego, haremos una dorada al horno,

ese pescado que tanto nos gusta, con unas escamas de tomate,

fácil y espectacular. Vamos a hacer la pasta,

sabéis que es muy fácil de hacer y aquí tenemos...

Esta no la hemos hecho. Los ingredientes.

Nunca hemos hecho una pasta de remolacha aquí.

Hemos dicho: "Vamos a hacer una dándole colorido con ese producto

tan bueno que tanto potasio tiene, como es la remolacha".

Hemos cocido una remolacha, aunque las hay ya cocinadas

si no nos queremos liar. Si no, ponemos la remolacha

con abundante agua y un poco de sal,

y, luego, la trituramos con un poco del caldo.

Cocinadla 45-50 minutos porque necesita cocción.

Tenemos una remolacha cocida, ya veis el color,

a mí su sabor me recuerda a la espinaca.

Aquí no estamos acostumbrados a consumir la hoja,

pero la hoja se aprovecha y se saltean.

Son muy buenas. Los brotes son buenos.

El color que queda vais a ver que es genial.

Ponemos harina de trigo. Es divertido.

Harina, un huevo entero.

Vamos a hacer el volcán, Javi.

Harina común, ¿eh? Común.

Ponemos la remolacha, y si hace falta, luego,

pondremos un poco del agua de la cocción de la remolacha.

Siempre guardamos. Exacto.

Van a ser los líquidos que nosotros ponemos.

Con el tenedor para no mancharnos. Un poquito de sal.

Exactamente. Un pelín de sal. Venga, perfecto.

Ya veréis el color que queda y es una pasta fácil de hacer.

Es una pasta un poco de lujo porque lleva un acompañamiento...

Lleva verduras, el bimi, y otro producto

que hemos encontrado, interesante.

Bueno, lo he dicho antes, ¿eh? ¿Sí?

Sí. Vale, pues... zamburiñas.

(Risas) No estás atento, pero los demás...

¿Lo ha dicho? Sí.

Sabéis que la remolacha va absorbiendo...

Tiene mucha agua, tiene bastante cantidad de agua.

Una vez que está así, la podemos sacar.

Qué bonita, queda preciosa.

Y al estirarla en la máquina te queda un color increíble.

Más vale que quede un poco así... Es rosa.

Un poco, al principio, dura, que vaya cogiendo,

que no quede muy líquida porque quedaría muy húmeda.

Yo tengo aquí una reposada, hay que reposarla treinta minutos;

antes de empezar hemos hecho una pasta,

la hemos envuelto en papel film o se puede tapar con un trapo.

Vais a ver que el resultado es el mismo, pero reposada.

Con esta, lo que haremos es estirarla.

Esta hay que amasarla bien hasta que los ingredientes estén unidos.

Exacto. ¿Veis que va cogiendo...?

Fijaos en la textura, que no se pega en las manos;

tiene esa textura de cuero.

Pasta de remolacha. Ahora, esta.

Da gusto trabajar la pasta, ¿eh? A mí es algo que me gusta mucho.

Esta la vamos a dejar reposar bien.

Yo voy estirando. Para que se integren aún más.

Voy estirando esta, le echamos harina a esta pasta casera,

también, tenemos una máquina casera, muy manual.

También, se puede hacer a rodillo, otra alternativa.

Nosotros estiramos con esto y haremos los espaguetis

como se han hecho toda la vida, cortados a cuchillo.

Dices: "¿Uno a uno?". No, ya veréis cómo lo hacemos.

Es que tiene... tiene su cosa.

En casa tenemos una máquina de estas, que cuestan poco dinero

y, la verdad, van muy bien. Además, es muy divertido

con niños o en pareja, también, hacerla un día.

Se tarda nada en hacer pasta, es rapidísimo.

Le voy a dar otra vuelta para secarla bien,

es bueno trabajarla un poco, a partir de aquí, trabajarla más.

Si es casera hasta sabe mejor porque dices... "La he hecho yo".

Hace mucha ilusión. Bueno, esto es...

Y la puedes hacer de muchas cosas.

La hemos hecho de tinta de calamar, de azafrán, de tomate, de...

¿De qué más, de qué más?

De colores, creo que de todos.

Ahora la vamos cerrando y es cuestión de ir...

Mira, te la comerías así.

(Risas)

Perfecto, ¿veis? Es ir haciendo.

Mirad qué bonita.

Ahí está, perfecto. Ole.

Ahora, le echamos bien de harina y vamos a enrollar

para hacer los espaguetis.

Para que no se peque en el corte. Exacto.

Para eso la harina. Vale.

Y, ahora, enrollamos.

Así se hacían los espaguetis, así se han hecho durante... siglos.

Luego, el exceso de harina con el agua de la cocción...

Luego, se quitará. Va a desaparecer, ¿eh?

Tenemos este rulo así, ¿veis? Superrulo.

Ahora, con el cuchillo con un poquito de harina,

vamos cortando. Se va cortando.

Bueno, este lo quitamos.

¿Veis? Ya es cuestión de ir soltando y así van saliendo...

Mirad, aquí se ve bien. Ahí está.

Mirad. ¿Sabéis a qué me recuerda...?

Son supertallarines. Las comíamos de pequeños.

Las gominolas. El regaliz rulado, ¿no?

Ah, sí. Las rojas.

Más que tallarines has hecho "tagliatelle".

Bueno, pero... ¿No?

Lo importante es poner harina para que no se peguen.

¡Uh! Cómo mola.

Y ya vais haciendo así con la pasta,

que veis que se desenrolla fácilmente.

¡Ahí va! Vamos a dejarla bien estirada

para que se seque un poco y ya está. Perfecto.

Vamos a ir con la salsa de la pasta,

que vamos a hacer una salsa. Una salsa...

Una salsa muy buena. Sí.

Con un producto que es, bueno, uno de los más saludables

que hay en nuestra gastronomía; el ajo.

El ajo de Las Pedroñeras. Nos gusta mucho el ajo,

además, es antiséptico, muy bueno para la flora intestinal.

Se ha utilizado como medicamento durante muchísimos siglos.

¿Os gusta el ajo? Sí, mucho.

Intentamos ponerlo en una tabla aparte, normalmente.

O con el "gadget".

Con el ajo se queda el sabor muy fuerte en la tabla

y, luego, lo que cortes, nos va a dar sabor a ajo.

Vamos a cortar bastante ajo laminado, pelado y laminado.

Y lo vamos a rehogar.

También, se puede usar el "gadget" que tenemos.

Pero queda a trozos, no laminado.

Da igual, si luego lo vas a triturar.

"Da igual, da igual..."

(Risas)

Quiero un poco para la decoración, tan igual no da.

Ah, vale, ahora lo pillo.

Venga, lo tenemos.

Venga, fantástico, vamos a ponerlos a dorar.

Perfecto, fantástico.

Que dore bien, bueno, es rehogar, más que dorarlo, es rehogarlo.

El ajo, así pierde la fuerza, no queda tan fuerte.

Una guindillita le meteremos, ¿no? Una guindilla y un poco de romero,

que le vaya cogiendo... Sí.

¿Sois de picante o no?

Sí. -Está bueno.

Sí, ¿no? No mucho.

Bueno, solo un poco. Pero no mucho.

Con la pasta un toque de picante...

Es bueno. Claro, es ideal.

En casa, muchas veces, acabamos la pasta picante

con un buen chorrito de aceite picante.

Mira, le pongo un trozo de esta, que no es muy picante.

Esto le va muy bien, cojo solo un trozo.

Venga, ponle, ponle; sin miedo, Javier.

Veis esta, que es un poco más grande;

Pica pero no mucho, es muy sutil.

¿Cómo se llama esa? A no ser que cojas una muy picante.

No, eso no pica nada. Pruébala.

(Risas) No.

Prueba.

Normalmente no pica, pero puede ser...

Puede ser que... pero esta no.

¿Qué? No, eso no pica.

Bueno... Bueno...

-Vamos a dejarlo. Cuidado.

Sí que pica, sí. ¿Sí?

(Risas)

¡Bien! ¡Ah!

(Risas) Cuidado.

Es un poco exagerado. No, pruébala.

(Risas) Pica mucho, ¿eh?

Pues nada, será picante la pasta.

Voy a sacar la crema, que la tengo aquí.

Vamos sacando ingredientes.

Uf... Qué bueno es el ajo así,

cuando empieza a dorar, hay que dorarlo.

Vamos a poner a esta salsa tan...

Espectacular, porque va muy bien para la pasta el ajo,

la guindilla, la crema, normalmente, las cremas,

crema de leche, ya sabemos, nata líquida y crema de leche

es lo mismo y luego ya

hay variantes, crème fraîche,

eso lo aprendimos en Francia que hay un tipo de crème fraîche

que es una crema ácida.

Normalmente, es de la parte de Normandía.

Es una nata fermentada, es una nata enriquecida

con mantequilla y, luego, fermentada.

Tenemos ahí que os vamos a explicar,

luego lo haremos, pero si quisierais hacerlo en casa

alguien que quiera hacerlo porque nosotros lo hicimos.

¿Cómo estáis? Muy bien.

Qué alegría de público, Dios mío, con hambre, ¿no?

Sí, este olorcito. Sergio, un momento,

porque ahora tengo el ajo dorado

para que no os perdáis detalle, está el ajo dorado y ahora

es cuando pongo crema de leche.

Crema de leche, cortamos la cocción

y dejamos reducir dos, tres minutos, ¿vale?

Con una buena cucharada de crème fraîche.

Y ahora, Sergio, os explicará más el tema de crème fraîche.

Vale, Sergio. Perfecto, qué es la crème fraîche,

es crema de leche con mantequilla, lo que pasa es que hay que ponerlo

a temperatura ambiente, sobre unos 30 y pocos grados

y mezclar, enriquecer, de alguna manera la crema de leche

con la mantequilla, mezclarlo, dejarlo fuera de la nevera

durante unas 14 o 24 horas,

dependiendo del tipo de calor que haga,

tapada con un paño en un bote y a partir de ahí,

aquí lo tenemos. Probad, ya veréis.

Sería crème fraîche que es una crema fermentada,

pero queda buenísima, supercremosa, podéis probarla.

Se guarda 10 días en la nevera, 10 días, perfectamente.

Sí, y queda buenísima y luego, para personas

que creo que tú eres intolerante a la lactosa, ¿no?

Sí. Pues hay crema de leche también

sin lactosa, con zumo de limón, lo mezclas bien y ya tienes

una crema ácida, maravillosa y perfecta para las pastas,

para elaboraciones y tiene ese toque ácido

y muy bueno y sano para la flora intestinal,

la crème fraîche.

Crema fresca, o sea, tampoco... (RÍEN)

Yo es que, claro, siempre era crème fraîche,

pero es crema fresca. Se puede hacer en casa, se puede

y también sabes lo que pones y cómo lo pones,

Truquillo Torres.

Fácil y muy bueno. Venga, perfecto.

Vamos a seguir con la pasta.

Bueno, veis que esto reduce poco a poco esta crema,

saco la guindilla. Sí, porque te digo que pica,

bueno, igual ahí no, pero...

Además, si trituras con la guindilla...

Y saco el romero, eh.

Esto es la base de una crema increíble, buenísima.

Vale, Sergio, vamos a ir con las zamburiñas.

Venga. Sacamos las zamburiñas,

lo dejo un minuto y ya. Trajimos zamburiñas

y trajimos también unas vieiras.

Trajimos de las dos para que vierais, bueno,

sé que muchos de vosotros sabéis la diferencia,

pero que está en el tamaño,

sobre todo. En el tamaño

y en la cáscara también, en la concha.

Exactamente. Porque mirad que la vieira

tiene dos puntos que sobresalen muy bien

que son las orejas que le dicen,

y esta, la zamburiña

solo tiene una que es esta de aquí.

Bueno, ya sabéis que es el símbolo del Camino de Santiago,

es para beber, los que llevan la concha ahí

para las fuentes y tomando el agua.

Bueno, vieira, zamburiña, ambas son muy buenas

y ahora lo recomendamos y lo vamos a cocinar

con bimi, un superalimento, una verdura muy buena

y que combinado es genial.

Bueno, el bimi que sabéis que se ha puesto de moda,

últimamente, como superalimento con gran cantidad de propiedades

brutales y está entre el brócoli y la col china.

Vale, la crema que la tienes, coro un poco el bimi.

Esta salsa es deliciosa, ya veréis qué textura

porque queda muy cremosa. Lo último que cocinamos

es la pasta porque tarda tan poco,

es una pata fresca que en dos minutos, minuto y medio,

está cocinada. Es una salsa que no repite

porque el ajo está cocinado.

Lo ponemos dentro, colamos para que quede más fina.

Mucho más fina.

Yo en el bimi ponemos todo, se usa todo.

Venga, vamos a poner aquí a saltear un poco.

Vale, creo que nos llega con esto.

Mirad la salsa.

Una salsa supersuave.

Vale, falta una puntita de sal,

muy poquito y un toque de pimienta.

Y no pica, eh, no pica nada.

O sea que... Está bien, pero la guindilla

estaba alegre. ¿Ponemos primero la...?

¿Qué has hecho, Javi? Me hiciste algo.

Me has hecho tú.

(Risas)

No me fio de este pájaro.

Vale, las sacamos de aquí y ahora solo lo que haremos

será marcar y luego,

también la gónada, esto de aquí, que también es superbueno

que, a veces, la gente dice: "Ostras, esto no lo conozco,

no sé si es bueno o malo", es superbueno, también se come,

se consume. Vale.

Ponemos la verdura y ponemos ahora las zamburiñas.

Excelente combinación con pasta de remolacha,

superequilibrio.

¿Veis? Aquí ya tenemos el bimi,

buscamos el dente vegetal que quede durito.

Las ponemos, como son pequeñas, las ponemos enteras.

Claro, esto... Vale, perfecto.

Vamos allá.

Mirad el color qué bonito, entre el bimi, el coral

de la zamburiña y la zamburiña, la carne,

queda precioso. Agua hirviendo, un poco de sal

en la pasta y nada más y eso es lo que hay que poner.

¿Tiene sal?

Tiene. ¿El agua?

Yo puse un poquito. Ponemos agua hirviendo,

ponemos la pasta, abundante agua.

Y luego ya será ponerla aquí dentro darle un toque

salteado rápido, la salsa,

bueno, más que una salsa es una crema porque queda

un espesor. Es una salsa.

Es una salsa cremosa.

Saca la pasta. Venga.

El "pasti fresqui".

Venga, ahí está.

Mirad qué bonito el color.

Superchula y diferente.

Esto lo haré con la Greta que le molará.

Todo lo que es rosa. Venga.

Le encanta, venga ahí.

Venga. Ponemos un poco de la salsa,

de esta salsa fantástica de ajo

que reduzca nada, un minuto, porque es muy rápido.

Aquí, la cuchara. Que reduzca el qué, esto ya está.

Que reduzca con la pasta, que cocine con la pasta.

Bueno, es mezclar. Bueno, mezclar y ya está, fuera.

Venga, fuera, sí.

¿Vale? Madre mía, qué olor. Le pondremos un herbáceo

que a mí, fíjate tú, o me va maría luisa,

hierbaluisa que es esta hierba cítrica alimonada

o hierbabuena.

Hierbaluisa. -Hierbaluisa.

Hierbaluisa, venga, yo lo veo.

Además es esa típica planta que siempre que tú ves,

seguramente, a mucha gente le pasa, la ves en un jardín o maceta

o algo y haces así, no te ven, pasas la mano

y hago así.

Bueno, esta pasta fantástica, vamos allá.

Bueno, aquí, sí, además es una hierba

que a nosotros nos fascina.

Ahí va. Vaya pintaza tiene, eh.

Mira, qué espaguetis más buenos y parecen que sean, vamos.

Tagliatelis más... Espaguetis, Sergio, espaguetis.

Con propiedad, Javier, con propiedad.

Vale, así pongo la guarnición encima que nos quedará más bonito

y aquí tengo una cuchara que me viene perfecta.

(Risas)

¿Qué pasa? Aquí no pasó nada.

Míralo, habla así.

(Risas)

¿Te crees que no te he visto?

Vale, vamos a poner hierbaluisa. Brutal, brutal.

Y ya tenemos aquí el primer platazo y esperad

al segundo porque no tiene desperdicio.

Vámonos.

Vamos a ir con ese segundo plato, haremos

una dorada con escamas de tomate

ya veréis qué recetón fácil y superbueno.

Sí, y una superguarnición

de endivias, una guarnición diferente.

Que empezamos por las endivias, Javier.

Vale. Tráete la miel, la mantequilla,

el ajo y el jengibre y vamos a hacer endivias

al vacío, al vacío, ya ves tú cómo lo haremos

con la bolsa zip que tenéis en casa

para meter los productos. Al vacío casero.

Al vacío casero. Además yo probé la endivia

porque, a veces, sabéis que son un poco amargas

y estas no amargan nada, están superbién.

Vamos a ponerlas, le quitamos las hojas externas,

pulimos un poco, como veis aquí el tallo

y las ponemos en una bolsa, dentro de la bolsa zip

y aquí dentro vamos a poner, fijaos qué fácil

y las tenéis que probar porque quedan brutales.

Zumo de naranja.

Y que sea bien blanca, bien amarilla la endivia.

Esto sería una salsa agridulce o una especie de vinagreta también

porque es más o menos...

una vinagreta, esto es vinagre de vino,

ya se ve por el color también, ahí está.

Le pondré toda... Un toque de vinagre,

la naranja, Javier está haciendo jengibre.

Pero que lo pondremos así en trozos para que nos dé.

Venga, el aroma. Un trozo de jengibre

y un trozo de ajo. Un poquito de sal,

pimienta, pimienta de molino.

Perfecto. Y un poco de miel.

Miel que ya sabéis que contrarresta un poco

el amargo de la...

de la endivia. No mucho, un poquito.

Venga.

Cerramos la bolsa.

Picante también le iría, si queréis una guindilla,

también va, pero lo haremos así más natural.

¿Pusiste un poco de mantequilla o no?

Ah, dame la mantequilla, sí, creí que la pusiste tú.

Ponemos una puntita solo que le dará...

Es que no estás, Javier, no estás.

No está por la labor. Venga.

Si lo he dicho yo. Cerramos la bolsa.

Vale. Ahí. Ahora sumergimos. Agua hirviendo que tenemos aquí.

(SILBA)

Y ya está. Y la dejamos aquí.

Siempre le ponemos un peso. Exactamente. Y ya está.

Lo que tardemos en hacer esta receta, esto estará cocinando.

Ahí está. Perfecto. Perfecto. Ya está.

Ahí está. Eso por un lado.

Vamos ahora con la dorada. Fijaos qué pescado más maravilloso

que se encuentra siempre en la pescadería.

Dorada. Dorada fantástica. Y se llama dorada

justamente por esta franja que tiene aquí entre los ojos

que se ve muy bien. Entre ceja y ceja,

por decirlo de alguna manera. Tiene esta franja dorada

y por eso se le llama dorada.

Tiene por aquí también esos tonos dorados.

Es bien bonita. Es un pescado que le hemos dicho

que no le quitara la escama y ahora entenderéis por qué.

Os enseñaremos una técnica de cocción que está muy bien.

Fileteamos. Que la podéis pedir fileteada pero con la escama.

Con la escama. Es importante porque vais a ver

cómo la escama lo que hace es que evita...

Es impermeable la escama. Y lo que evita es que evapore

el agua que tiene el interior la carne de la dorada.

Entonces, al subir el vapor

tiene el techo de la escama y no evapora.

Y entonces queda jugosa. Queda buenísima. Ya lo veréis.

Además, es un indicador muy bueno para saber

cuándo la dorada está cocida.

Porque en cuanto puedes retirar la piel de la dorada,

es que está ya casi cocinada.

Entonces, le vamos a hacer una cocción primero

solo para quitar la escama y después otra

con la escama de tomate.

Así nunca os quedará seco el pescado.

Esto le voy a quitar la espina.

Que ya veis, con unas pinzas que tengo aquí.

Es simplemente... Que esto, ya os digo.

En la pescadería lo pedís y ya está.

Dices: Por favor, ¿me puedes quitar las espinas?

Y si no, tener unas pinzas de pescado en casa,

eso es genial.

Espinas, como siempre, guardamos. Que tenemos pocas, al congelador.

Que tenemos una cantidad, hacemos un caldo.

Esta, de momento, a la nevera. Y luego, al congelador.

Exacto. Fumet. Caldo de pescado.

Sabéis que tener fondo siempre es superbueno, fundamental.

Venga. Coge la bandeja, Javier, que está ahí detrás.

Ahí. Un poquito de aceite de oliva. Un poquito de sal en el fondo.

Que eso lo cogerá la dorada,

los filetes.

Y ahora lo ponemos. Espera. Otro truco muy pequeño.

Como la dorada ya la tenemos así para dejarla bien bonita,

yo lo que hago... Como aquí siempre queda

el trozo del estómago, yo lo que hago es así.

Solo un poquito, eh. ¡Tras! Le quito un trozo de aquí.

Esto no lo sabes tú, Javi.

Esto es mío. Lo pongo aquí

porque así la cocción va a ser uniforme.

Le corto aquí.

(Risas) Muy bien, Sergio. Venga, el otro.

Se cree que ha descubierto las Américas.

Es bueno porque al final la cocción es regular.

Es uniforme. Y ahora el horno tiene

que estar caliente y le vamos a dar cinco minutos.

Nada, muy rápido. Hasta que podamos sacar la piel.

Poquito rato. Mientras tanto,

vamos a hacer las escamas de tomate.

Ya veréis qué fácil es.

O sea, no tiene ningún secreto.

180 el horno. Exacto.

Cinco minutos. Es un poquito de cocción. Muy poco.

Vamos a hacer una precocción.

Vale. Los tomates, Javier, a escaldar.

A ver. Los tengo aquí.

Hemos encontrado tomate cherry, el tomate de rama pequeñito.

Y queríamos amarillo también y no hemos encontrado

para hacer escamas rojas y amarillas también.

Agua con hielo porque vamos a escaldar.

Sabéis que para pelar el tomate: agua hirviendo;

sumergir cinco segundos, depende del tomate,

de cinco a ocho;

y corriendo en agua y hielo para que se corte la cocción.

Lo puedes hacer en esta agua. También. Pero ya que estaba esa,

pues lo hago en esta. A Javier le gusta mucho ensuciar

cacharros, que sea todo muy pomposo.

Qué le vamos a hacer. Y ahora lo ponemos. Venga.

Uno, dos, tres... Yo siempre he contado once.

A mí siempre me han dicho que eran once.

Ahora, también dependiendo... Ocho...

De la maduración que tenga el tomate, tarda más o menos.

Aquí hay que sacar uno y probar un poquito.

Esto ya está. Esto ya está.

Ya se ve cuando tú lo sacas.

Dices: Bueno, pues este se pela bien.

Yo lo hubiera dejado medio minuto más, pero bueno.

Ya lo verás. Se pela bien seguro.

¡Tras! Y ya está, ya se puede ir pelando

sin problema. Escaldado.

Ahora esto lo vamos a pelar.

Cortar a láminas.

Y ya tenemos la escama.

Ahí está. Venga. Tú pela y yo corto.

Perfecto. Ya tenemos los tomates.

Pues vamos a ver cómo está la dorada.

Yo creo que ya estará a punto. Son esos cinco o seis minutos.

Lo que hay que hacer, es ir mirando.

Pero el tema es lo de la piel.

La piel es fundamental y ahora os lo explico.

Porque eso es lo que hace que la dorada

nos quede bien jugosa.

A veces hay que ir probando. Y más vale ir sacando y probando

a ver si está o no está. Yo saco ahora aquí.

Y ahora, con la ayuda de una puntilla

o simplemente lo voy a hacer con la mano

para que veáis lo fácil que es.

Cogéis la punta. Levantáis. Fíjate.

Y sale sola. ¡Oh! Mirad, mirad.

Ahora está al punto. Sale superbién.

Y ahora ponemos estas escamas de tomate.

Luego le daremos... Nada. Le falta un pelín,

que es quitarle la piel y ahora le daremos

el golpe de gracia, el golpe final mientras terminamos las endibias.

Y le pondremos unas hierbas encima, que al tomate le va muy bien.

Y esto va a refrescar mucho la dorada.

Es que es un platazo diferente.

Y el tomate lo que hace ahora

es hidratar muy bien el lomo del pescado.

Y da sabor, evidentemente, que le va muy bien.

Muy mediterráneo. Mira. Tomillo limón,

ya que tengo el tomillo limón. Tomillo limón, ajo en polvo.

Porque ahora ya es simplemente para terminar.

Ajo en polvo. Un poco de sal y pimienta.

Y esto ya le dará un toque final buenísimo.

Voy a cortar un poquito que es un poco grande.

Tampoco muy pequeño, eh. Que se note.

Además, el tomillo limón es muy fresco.

O tomillo normal, o tomillo seco, o la hierba que tengáis.

Polvo de ajo. Qué maravilla.

Qué maravilla, qué bonito y qué bueno.

Y ahora le doy un golpe de horno. Un poco de sal y pimienta.

Hay que darle, como tiene una precocción

de unos cinco o seis minutos... Nada. Muy poco.

Lo que tarde Javier en limpiar un poco la partida y...

Te estás pasando, te estás pasando.

(Risas) Javier, es que...

Venga. Lo metemos dentro.

Ahí está. Vaya pinta tiene. Venga, fantástico.

Ahora ya, el tiempo que tardemos

en hacer estas endibias, que fijaos.

Ya están. Para mí, esto ya está.

Lo que voy a hacer, es recuperar los jugos.

Venga. Sacamos aquí.

Las voy a marcar. Yo creo que mejor

las voy a poner por la mitad.

Que yo lo prefiero.

Ya veréis. Y no hay nada más interesante,

y para los amantes de las endibias,

que la endibia cocinada.

Es algo... Endibia a la brasa, endibia cocinada.

Y esto ya tiene como esa salsa agridulce

que le hemos hecho. Toma. Pon a reducir aquí.

Oye, Sergio, vale. Pero no te tengo que ir limpiando las cosas.

(Risas) No te pases, eh.

Pero, Javier, si no paro, tío.

Me ves aquí que no paro de correr.

Aquí la salsa ahora va a ligar.

Le vamos a poner un poquito más de mantequilla. Solo un poco

para que nos espese bien.

Mira. Esto. Majestuosa.

Huele superbién esto. Y la endibia así,

es un plato, os lo digo yo, de... vamos,

de tres estrellas. Esto es increíble.

¡Ah! Buenísimo. Ahora necesitaremos

una buena espátula. No está nada amarga.

Y reducir la salsa.

Bien ligado, bien espeso. Ya estará la dorada.

Sí. Ya está. Si era, nada, meterla un momento solo

para darle un toque al tomate.

Para que coja calor también la dorada. ¡Madre mía!

Qué espectáculo. ¿Qué? Total, ¿no?

Venga. Vamos a coger un lomo ahora para poner aquí.

Y ponemos de base las endibias.

Que están "superfondante", quiere decir bien cocinadas.

Y vamos a poner las cuatro. Color, color, color.

Así nos va a quedar bien bonita. Ahora pondremos el jugo.

Porque esto es buenísimo. Este jugo es increíble.

Vale, Sergio. Ahora, vámonos.

Ponemos aquí la dorada. Y os digo que esto es

el plato del año. ¡Oh! ¡Oh!

Los dos, eh. Un poquito de aceite de oliva.

Ahora la ponemos. No se va a quedar aquí.

Aquí tenemos esta dorada con la escama de tomate

y unas endibias que las tenéis que cocinar. Son buenísimas.

Y aquí tenemos también esta pasta de remolacha con zamburiñas

y esa crema de ajo suave y fino, que está increíble.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tallarines de remolacha. Dorada con tomate

Torres en la cocina - Tallarines de remolacha. Dorada con tomate

04 sep 2018

Hoy una pasta algo diferente, hecha con remolacha que dará a la pasta un color morado y un sabor realmente especial, con crème fraîche. De segundo una dorada al horno, pero a la que los Torres sustituirán las escamas por láminas de tomate.

ver más sobre "Torres en la cocina - Tallarines de remolacha. Dorada con tomate" ver menos sobre "Torres en la cocina - Tallarines de remolacha. Dorada con tomate"
Programas completos (701)

Los últimos 2.291 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios