www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4885260
Para todos los públicos Torres en la cocina - Sopa verde y huevos rellenos - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

un día más en "Torres en la cocina" y un día menos para Navidad.

Exactamente, falta muy poco. Os enseñaremos a hacer

una sopa verde, supercompleta y muy sana, ya veréis.

Y después un clásico de siempre, unos huevos rellenos con gambas,

un plato que no puede faltar

fiesta o no fiesta, sea fiesta o no.

Creo que lo de los huevos rellenos es ya un típico, un clásico total,

pero los tunearemos porque lo haremos... No lo diré.

Vamos a empezar por las pelotillas.

Exactamente, pelotillas o unas albóndigas, haremos

unas albóndigas pequeñas

que nos enriquecerán la sopa verde.

Una sopa verde, su propio nombre lo dice, es una sopa

con mucha verdura, con espinacas, supernutritiva

muy sana y para estos días antes de fiestas es superligera.

La cuchara, la cuchara que ahora hace frío

y, la verdad, apetece muchísimo la cuchara.

Cómo no, tenemos que poner pan remojado en leche,

la miga del pan. Toque Catalina, ya sabéis

que nosotros las masas o las farsas, los rellenos

no los concebimos si no llevan pan en leche

porque eso hace que quede más esponjoso.

Y nos va, aquí le pega perfecto. Ajo y perejil.

Además si tenemos pan duro es una forma de aprovecharlo.

Ajo, perejil y un toque también que a nosotros

nos gusta muchísimo dentro de las pelotillas son los piñones.

Vamos a meterle unos piñones porque le da un toque buenísimo.

Piñones le va fantástico. Y no pocos.

Y lo que le va es el ajo también.

Ajo y perejil de toda la vida. No deja de ser una albóndiga,

pero las haremos mucho más pequeñas para que se cuezan, rápidamente.

Es un plato de cuchara, te comes las pelotillas

con la sopa. Y viva la cuchara.

Que no falte nunca. Sí, sí.

Porque ahora con este frío que hace bastante frío

apetece muchísimo la cuchara que te reconforta, te da calor.

Y luego, también llevará una verdura fantástica

que es la espinaca.

Dicen, además, todos los críticos, que vienen al restaurante,

que nos conocen de hace años y todo

y la gente que viene también que somos de cuchara

que nuestra cocina es de cuchara y es que nos gusta,

es algo que los fondos, las salsas...

Perejil. Aunque esta es rápida,

pero buena, es muy buena. Aquí usamos carne de ternera.

Podíais usar ternera y cerdo porque el cerdo le da más grasa.

¿Sal le pusiste? No, aún no.

Pero hemos cogido ternera porque tiene más sabor,

más potencia de sabor. Y después podría ser de pollo

también, muy buena. También tiene menos grasa.

Hay que decir que la de cerdo... Y nos da ese toque más ligero,

una sopa ligera que es lo que queremos transmitir, hacer.

Huevo, cómo no. Para ligar.

El huevo ayuda a ligar.

Ahora ya el pan que tiene que estar bien remojado.

Sacamos la corteza y solo ponemos la miga.

Bien escurrida.

Y esto ya son unas albóndigas porque sabéis que el pan...

Este olor, el de la albóndiga es inconfundible también.

Una vez las preparas el olor a ajo, perejil.

Vale, fijaos, ya la carne bien sazonada, sal, pimienta,

no le vamos a poner, no le vamos a marear mucho

con especias porque luego la sopa sí que tiene toque.

Vamos a hacer eso, albondiguillas porque en la sopa es bueno

de coger la albóndiga y comértela entera.

O sea, tienen que ser pequeñitas. Tiene rollo, una sopa verde

ya es buen síntoma, ya es sano. Sopa verde.

Clorofila, vitaminas. A tope y además os enseñaremos

cómo guardar toda la clorofila, venga ya está.

Venga, dame yo voy haciendo y tú vas friendo.

Primero haremos las albóndigas. Sartén caliente que ya está aquí.

Mirad el tamaño, las hacemos pequeñitas, así.

Exactamente, ponlas por harina y yo las enharino y doy forma.

La harina también le dará un toque, nos ayuda a dorar y conseguiremos

que la sopa quede un pelín más espesa por la harina.

También, también. Que cocinaremos la harina.

El plato fácil, fácil y bueno porque son de estos platos

que dices: "Hoy no sé qué hacer".

Pues esto, esto es perfecto. La cuchara va superbién.

Perfecto, perfecto. Y ahora los potajes

que son buenísimos.

¿Veis? Son albóndigas pequeñitas con el piñón que da muy buen toque.

Ya sabéis que albóndigas hay en todo el mundo,

en Brasil se sirven con espaguetis.

Es muy típico. Sí.

En Asia o Vietnam o por ahí se hacen con los fideos

en sopa, sopa con albóndigas.

Vale, empiezo a freír. Hay una película también.

"Lluvia de albóndigas" esa que ves tú.

Pues me gusta, qué pasa. No, está bien, está bien.

Es un peliculón de aquellos de... Son las películas que uno ve

cuando tiene hijos pequeños.

Venga, yo creo que con esto y este, luego haremos más.

Haremos ahora un plato.

Después tenemos un caldo de verduras

porque lo haremos con caldo de verduras.

Ya está bien, Javier, de momento. Potencia mucho más.

Para aquí para nuestros invitados.

¿Qué os parece de momento? Tiene buena pinta.

Buena pinta, ¿no?

Venga, pues ya veréis. Bueno, ¿dónde están las espinacas?

En la nevera, voy. Espinacas, ricas en potasio

muy ricas en potasio. Lo que te hace falta, Sergio,

lo que te hace falta. Pero el potasio para qué es bueno.

Para que te riegue la sangre al cerebro.

Bueno, eso creo que nos hace falta un poco a todos, a mí solo, no.

Tenemos... A más de uno.

Esta miniespinaca que esto es de temporada total.

Veis que es tierna, crujiente, buenísima

ya puede ser en ensalada

o como la haremos que para una crema es buenísima, veréis.

Bueno, fijaos, este es el color, dorar, dorarla bien que coja color

porque así la carne la marcamos, la sellamos,

nos coge sabor. Ya huele muy bien.

Sí, y sobre todo, lo más importante

es que cocinamos la harina que la harina cruda

no es buena, sabe a harina cruda, vaya.

¿Ves? Qué bueno, aquí hay muy buena espinaca,

¿pero sabéis cuál es el mayor productor de espinaca?

Yo no lo sabía, Estados Unidos.

Estados Unidos, sí. Curioso.

¿Sabéis quién introdujo las espinacas en la península?

Los árabes.

Sí. Fijaos qué pintaza tiene esto.

Toma. Lo escurriré en un papel

para quitarle el exceso de aceite

que casi no coge, pero bueno.

Y lo pones ahí.

Reservamos las albondiguillas.

Ya las tenemos. Toma ya, pintaza.

Y rápido. Y ahora vamos con la crema.

Lo primero que hacemos es escaldar la espinaca

y cortarle la cocción para que la clorofila

todo lo verde, todo lo bueno, todo lo sano,

y por estética también que nos quedará más bonita,

la guardemos. Exacto.

Y luego una ollita para ya rehogar lo demás.

Agua, importante, sal.

Que tenga sal, un puñadito de sal.

Ponemos la espinaca y es escaldar que quiere decir

poner... este paso es muy importante

si queremos que nos quede una crema verde, bonita.

Y ya veréis qué color y ahora... Bueno, que no pierda color.

Y sacar, veis que fue un escaldado muy rápido.

Agua y hielo y ahora es la manera

de que no pierda el color es importante.

Porque si no, quedaría gris. No solo el color, las vitaminas

están ahí. Si hierves mucho la verdura, al final las vitaminas

se eliminan con la ebullición,

con la evaporación.

Todo lo sano que tiene la verdura, aportarlo para nosotros.

Luego, tenemos aquí, la mojamos con caldo de verdura,

voy a picar ajo y cebolla y vamos a rehogar.

Ahora estamos yendo con la crema.

Yo espinaca muchas veces me la como cruda, cocida,

salteada, de todas las maneras.

Mira, ayer cené espinacas. En ensalada es una gozada.

Y ayer cené espinacas con hice con los niños

y demás y la hicimos con patatas.

Hicimos patatas con espinacas.

Muy fácil, pero muy bueno. Ahora escurrimos bien el agua.

Que no tenga nada de agua.

Y ahora lo trituramos con el caldo, con el caldo

de verduras que ya fijaos el sabor

y la potencia que tendrá y luego ya la albóndiga

también dará sabor

al caldo. ¿Veis? Bien escurrida la ponemos aquí dentro,

dentro del caldo de verduras

y ahora trituramos.

Exacto. Y nos quedará verde, precioso.

Espera, que rehogamos primero la cebolla y el ajo.

Ajo.

Mirad el color del caldo de verduras

porque es que es lo que decíamos, parece cárnico.

Vale, ponemos ahora la cebolla.

Voy a poner un poco de romillo.

Romero, tomillo, hierbas. Romero y tomillo, hierbas.

A esta sopa.

Ya veis en vivo, en directo, aquí, sin cortes, sin nada,

esto es una sopa que se hace al minuto

y que, incluso, podíais dejar hecha,

reposar un poco y luego os la coméis.

Que también está bien. Y aún lleva más verduras,

ahora veréis porque todavía...

Faltan toques, faltan toques, ahora, rehogar en blanco

que sabéis que es sin que coja color.

Romero y tomillo. Venga.

Cebolla. Cortado pequeñito.

Cebolla, el ajo, perfecto.

Trituramos la espinaca con el caldo de verduras,

con la nash. Te limpio la mesa.

Bueno, antes te limpié la tuya, lo visteis, ¿no? Se dejó

los piñones, el plato, la huevera...

Te limpio la mesa. Vale.

Que lo sepas, solo que lo sepas.

Vale, Sergio. Mirad el color,

verde que te quiero verde. Ahora tenemos bien rehogada

la cebolla con las hierbas y el ajo.

Colamos la crema.

Bueno, colamos para que nos quede bien fina.

Madre mía, qué bonito. De la espinaca sacamos todo

porque la trituramos y aplastamos bien.

Sí. A estrujar bien esa clorofila

de toda esa verdura.

Nos quedará solo lo que no queremos.

Y vamos con la calabaza.

Temporada también, producto de temporada, calabaza.

Calabaza violín en este caso

que puede ser otro tipo de calabaza,

pero le pondremos unos tacos. Sabéis que si la calabaza

la cortáis muy pequeñita y la ponemos dentro, tarda muy poco

y creo que no hay cosa que sepa

más a otoño-invierno que la calabaza.

Y después otra superverdura de invierno.

Eh, el romanesco, mirad estas espirales tan bonitas,

creo que es de las verduras

más bonitas que vi en mi vida. Sí, es bella.

Y vamos a hacer como arbolitos pequeñitos.

El romanesco sí que se encuentra bien, ¿no?

Cocinaremos las albóndigas

con el romanesco y la calabaza.

Es el tipo de brócoli, no sé si lo sabéis,

pero es interesante, es el tipo de brócoli

que tiene más vitamina C.

Sí, es verdad, sí. Bueno, de la familia del brócoli

que más vitamina C tiene. El bimi creo también.

Romanesco, bueno, el bimi también.

Pero, mirad, arbolitos bien bonitos que además

ya la misma verdura te da esta oportunidad

de hacer estos arbolitos preciosos.

La naturaleza que es muy bonita y sabia.

Pongo estos arbolitos dentro que empiece a cocinar ya.

Y yo, fijaos, unos cuadrados todos intentando hacerlos iguales,

pero esto ya es manía

para que se vea la perfección ahí absoluta.

Venga, y ponemos estos dados,

mirad qué sopa más bonita, qué belleza.

Y aún tenemos aquí dos verduras que, realmente,

también son de puro invierno que son muy buenas,

venga, Sergio, las albondiguillas dentro.

Calabaza. Ahora que cocine unos minutos

las pelotillas con la calabaza. Lo que nos dará será sabor también.

Y el romanesco. Repartimos por aquí

que ya tiene porque tiene toda la verdura

y esto es una sopa muy elegante

porque todo lo que es verde como que viste mucho en la mesa.

Tú pones una sopa verde y... Kale.

Kale también

que no deja de ser una verdura muy de invierno,

muy de frío, de la familia de las coles, pero es muy buena.

Con muchas propiedades, esto, vamos, es superalimento total.

Hierro y calcio, muy rico en hierro y calcio

que eso sabéis que nos va muy bien

para el invierno y lo que hacemos es romperla.

Ya ni la corto, rota. Pongo un poco de pimienta y ya.

Quito el tronco que es lo más duro,

cojo la hora, este rizo. Oye, tengo espárragos verdes

que estaban aquí, pues los ponemos también.

Todo verde, verde, a tope.

A tope de verde, fijaos qué espárragos.

Toma ya, no le pongo más.

Todo lo que tengáis en la nevera verde.

También le va apio, le va lechuga,

también le va... Que lo voy a cortar finito

para que sea rápido. Nabo también

es uno de los productos de invierno

por excelencia. No es muy verde, pero te lo compro.

Bueno, pero qué. La calabaza tampoco es verde.

Exactamente.

Pero bueno, le da un toque de color también.

La voy a poner casi ya, bueno, veis el color.

Es muy importante porque también por la vista entra

y es preciosa ya. Vale, ponemos...

El kale. Ahí está.

Superalimento. Sabéis que tiene menos cocción.

Sergio, el espárrago. Venga.

Y el espárrago que cuece "pim, pam".

La verdad es que esto poco va a tardar.

Dente vegetal. Si queda un poco crujiente pues muchísimo mejor.

Y fijaros, yo tengo aquí melisa.

Es opcional esto ya, ¿eh?

Es lo que tenemos aquí en la hierbas.

Pero la melisa...

es cítrica, es limón. O sea, es puro limón.

"Es cítrica", dice. Es que lo hueles y es.

Venga, emplatamos.

Hala, qué bueno. Un poco de aceite de oliva.

Esto es cuchara y esto es disfrutar muchísimo.

Podéis llamarle sopa de Navidad si queréis.

Es que podría ser una... Y las albóndigas quedan

súper jugosas, súper sabrosas.

Venga, no pongo más.

Ponemos un chorrito de aceite de oliva.

Esos puntos de oro verde.

Súper sopa. Y esto ya es opcional.

Toque mío, ¿eh? Y un poquito de melisa.

Toma ya, primer platazo del día.

Súper sopa de cuchara. Tiene una pinta tremenda.

Y ahora nos vamos con el clásico,

con el gran clásico que son estos

huevos rellenos con gambas.

O sea, platazo también que es para comer frío

en día de fiesta o no.

Además traemos un gadget. Hemos comprado aquí

con toda la organización un pelagambas.

Una máquina para pelar gambas.

No me vas a ganar.

Yo manual, como siempre, de toda la vida.

Vamos a hacer él a mano y yo con el pelagambas.

A ver, Sergio, el pollito. Pon el tiempo,

de 10 a 12 minutos para cocinar los huevos,

que estén bien cocinados.

No sé para qué, porque nunca va, pero bueno...

Sal al agua y ponemos los huevos con cuidado

con una cuchara para que no se rompan, ¿eh?

Si no...

La sal hace que también haga una capa,

que le va muy bien para que no se explote el huevo.

Y si no un poquito de vinagre también es muy bueno.

Y ahora vamos con las verduras. Vamos a rehogar verduras.

Aquí tenemos puerro y zanahoria.

Pues vamos a hacer una base de puerro y zanahoria.

Aquí tengo una ollita y vamos allá.

Porque esto va a ser ahora para el relleno, ¿eh?

Quién no ha comido huevos rellenos alguna vez.

Y cuántos tipos de huevos hemos hecho en el programa

ya ni me acuerdo, vamos.

Verdura siempre. Siempre tiene que llevar.

Entonces, puerro, que cogemos el blanco del puerro.

Fijaros qué puerro también, por cierto.

Ahora es la temporada y está... Pletórico.

Está pletórico.

Y ahora lo vamos a cortar todo en brunoise.

Huevos con mayonesa, huevos con tomate,

huevos con verdura, huevos con gambas,

huevos con espárragos, huevos... yo qué sé.

Madre mía, hay... Gratinados con bechamel.

Tantas versiones como queráis encontrar.

Y es una proteína barata y de calidad el huevo.

Qué versátil es, qué bueno, cuánto alimenta.

Sí y en contra de lo que decían unos estudios realizados

con el tema del huevo dicen que no tiene

el colesterol que se pensaba que tenía.

Bueno, puerro cortado bien fino.

Y ya lo vamos a rehogar en aceite de oliva.

Venga, yo te doy la zanahoria. Vamos rehogando suave

para que se rehogue pero sin que sea muy agresivo.

Porque quiere decir en blanco.

Blanco, que no coja color.

¿Seguro que va el pollito o no va el pollito?

Este va, yo lo he puesto bien. Es que el otro día

eran 5 minutos y le pusiste 50 minutos.

(Risas) Claro, no va.

Así no va.

Bueno, de momento se mueve.

Ya verás como a mí sí que me funciona.

Es importante. Es un plato que sabemos que los huevos

es un plato fácil.

Pero que esto no falla.

¿A quién no le gusta unos huevos rellenos?

Zanahoria. Yo creo que a todo el mundo.

¿Veis? Bien pequeñito todo.

Y así tarda menos en rehogar. Y un poquito más de aceite.

Zanahoria y gambas,

que han llegado unas gambas hoy...

De nivel. Viva el mercado.

Sí, súper buenas. Las tapamos con un paño húmedo

siempre para que no se sequen.

Porque los bigotes se secan y luego se rompen.

Fijaros qué gamba. La gamba.

Y además es una gamba mediana. Tiene el ojo transparente.

Pero esta gambas estaba bastante bien de precio.

Sabéis que la grande es cara. Pero esta gambita...

Bueno, gambita... que es gamba mediana,

la verdad es que va muy bien de precio.

Venga, perfecto. Fijaros lo que nos hemos comprado.

Un pelagamba.

Nos lo han vendido así. Yo lo he visto y he dicho:

"Oye, dámelo, vamos a mirar."

Pero si son unas tijeras eso.

Esto en principio se supone que va así.

Pensaba que era otra cosa, que sería un artilugio.

Pero es una... No sé, ¿eh?

Se supone, me han dicho, que esto funciona

de la siguiente manera. Tú pones aquí la tijera,

clavas aquí y ya simplemente cortas.

Qué complicado, ¿no?

Y ya... quitas la piel.

No, no. Igual no, ¿eh? Mira, toma ya.

Hey, no he hecho nada, ¿eh? Sola, ¿eh?

Venga, va, yo me voy...

Y la puedes dejar con la cabeza y todo, ¿eh?

¿Has visto? Va, al mismo tiempo.

Tú cuatro y yo cuatro, va.

Espera, espera. Espérate, tú ya has hecho una.

Espera, espera. Cuatro, vale.

Venga, ya. Corre. No, tú con la...

Ya lo sé, pero le tengo que quitar la cabeza.

Una.

Dos.

Dios. Tres.

Cuatro. Pero si ni la has pelado aún.

Ya, porque tengo que hacerle la cabeza.

Vale, aquí. ¿Veis?

¡Cuatro!

Y él no ha hecho ni una. O sea, que no funciona.

Bueno.

Sabéis que en el mundo profesional de la cocina

hace muchos años que se gastaban esas bromas

de novatadas y tal, ¿no? Por ejemplo cuando tú llegabas

nuevo a trabajar a un sitio te decían:

"Vete al restaurante de al lado

a buscar la máquina de pelar gambas."

Y digo: "¿De verdad, existe una máquina de pelar gambas?"

Entonces ibas al restaurante de al lado y te daban

tapado con una sábana una máquina que pasaba

una tonelada. Horrores.

Y tú ibas al otro restaurante: "Ya tengo la máquina."

Y decía: "No, aquí no. Vete al otro sitio."

Te hacían dar varias vueltas con la máquina en la mano.

Total, no era máquina de pelar gambas ni nada.

Era una broma que te hacían.

Y mientras tanto se petaban de risa.

A ti seguro que te lo han hecho, ¿eh?

Yo creo que no. Va, Sergio, no pasa nada.

Estamos entre amigos. Una vez me lo hicieron.

Ah. Al principio del principio.

Y luego ya otra vez me lo dijeron para hacer

y yo le dije: "Chaval, ¿a quién quieres engañar?"

Bueno, cabeza siempre lo guardamos.

Lo guardamos para cuando hagamos un caldo.

Venga, perfecto. Esto es buenísimo.

Yo siempre lo pongo en un táper, congelador

y cuando tengo más...

Igual para las gambas no, pero un bogavante, langosta.

La cigala, que es dura. Un cigala, que pincha.

Una galera, que pincha. Esto va muy bien, ¿eh?

Es un buen gadget. Este va bien.

Vaya gamba, vaya gamba. Voy a cortarla a trocitos.

Pero como siempre daditos que se noten.

Porque luego es bueno notar lo que comes.

Siempre cada cosa tiene

que tener su textura, no perderla.

Vale, cortamos en daditos.

Bueno, los huevos llevarán ahora... ¿Cuánto llevan?

Casi, casi. Déjalo, déjalo. Y ahora esto lo vamos a añadir

a las verduras para rehogar también la gamba.

Exacto. Y ya veis que tenemos

un relleno fácil y muy bueno. Y ahí no es todo,

porque vamos a hacer una salsa gribiche, una salsa francesa.

Una salsa buenísima. Sí, sí. Salsa gribiche.

Gribiche. (PRONUNCIA) Gribiche.

No gribiche.

Gribiche es la traducción. Cuando estén los huevos

los vamos a enfriar en agua con hielo.

Conseguimos dos cosas. Primero, poder avanzar,

que es lo que queremos porque necesitamos ya los huevos.

Segundo, al ponerlo en agua con hielo la piel...

La cáscara, no la piel, la cáscara se contrae

y será más fácil luego pelar el huevo.

Mucho más. Sabéis que a veces

es como más complicado pelar el huevo.

De esta manera es más fácil.

Vale, pongo la gamba, ¿eh? Trucazo Torres.

Gamba y ahora sí vamos a poner un poco de sal y pimienta.

Toma, que te has dejado una gamba aquí.

Ah, vaya.

Pues como para dejarse. Sí, que valen ahora...

Un poquito de pimienta, un poquito de sal.

Luego lo pondremos en un bol, una vez rehogado.

No hay que darle tampoco mucha cocción a la gamba.

También cada uno tiene sus gustos.

Pero que quede jugosa, que quede...

que quede un poquito rosada a mí me gusta mucho, ¿eh?

Queda más sabrosa.

Hum, cómo huele ya, ¿eh? Yo creo que el pollito

ya tendría que haber sonado. Vamos bien, Sergio.

¿Sí? Confía en él.

Los voy a sacar ya.

Como lo has tocado. Son diez minutos.

Diez minutos y estaba bien. Es que a veces...

Lo has tocado. Nos precipitamos.

(Timbre)

Ah, ¿ves? Ahora. Ahora está sonando.

Bueno, a ver, ahora tenemos la masa.

Bueno, este relleno, que lo ponemos aquí en el bol.

Por un lado la masa.

Ahora dejamos los huevos un momento, ¿eh?

Y ahora tú al sacarlos de aquí si te fijas...

y en principio se tendría que pelar solo, ¿eh?

Sin romper. ¿Eh, Sergio? Sin romper, sin romper.

Importante porque son huevos...

Para rellenar, no se pueden romper.

También tiene mucho que ver el huevo si es fresco.

Claro.

Pero normalmente se ha de pelar bien, ¿eh?

Ahí está.

Vais a ver, vamos a hacer un...

La salsa gribiche mola mucho, está muy bien

porque con la yema vamos a hacer la salsa.

Y la clara la vamos a utilizar para el relleno.

Tú vas pelando, ¿eh? Sí.

Bien lavarlo después por si tienen alguna cáscara.

Y ahora abrimos por la mitad.

Ahora se empiezan a pelar bien. Ya empiezan a enfriar.

Sí, aquí le faltaría un poco de frío.

Fijaros cómo está la yema.

La yema así para mí está perfecta.

Si queréis un poquito más puede ser un poquito más.

Pero nos va a ayudar a ligar de esa manera.

Nos va perfecto. Ahí está. Ponemos la yema dentro.

Porque lo que vamos a hacer ahora es la salsa también.

La "grebi"... "gebri"...

"Grebiche".

Vaya la salsa...

"Grebiche".

(PRONUNCIA) Gribiche.

Es una salsa nueva también, que es buena. Os puede servir.

Ya sabéis que luego imaginación al poder.

Que ya sabemos lo que hacéis, que luego tuneáis,

le dais vuestra forma y vuestro toque.

Venga, ya están.

Vale, vamos a poner esto, Sergio.

Y tú pones ahora una yema de huevo normal también.

Porque vamos a contrastar ahí. En crudo, vaya.

Y entonces esta también para el relleno, ¿eh?

Que yo le voy a poner un poquito al relleno.

También va muy bien ahí con la gamba.

Ahí está, yema de huevo. La zanahoria y el puerro.

Yo lo voy a poner aquí de momento...

para poder limpiar.

Pondremos aquí mostaza, vinagre y aceite de girasol.

Fijaros que no le ponemos aceite de oliva.

Porque es una salsa que lo que nos interesa

es que la yema se exprese.

Bueno, que sea suave. Sí, que no sea muy potente.

Un poquito de vinagre.

Mostaza a la antigua, o mostaza de Dijon.

Mostaza, la que tengáis.

Mira, esto así.

Últimamente estamos utilizando mostaza.

Pero es que nos va muy bien para estos platos.

Huevos rellenos sin mostaza no es lo mismo.

A no ser que los hagas con bechamel.

Vale, perfecto.

Y aquí ya ponemos el aceite como siempre.

Y ahora ya vamos a montar.

Un poquito de sal y pimienta aquí dentro.

Limpieza.

Fijaros qué buena pinta tiene.

Ahora ya trituramos, ponemos el batidor.

Venga, perfecto, ya lo tenemos.

Ya veis qué emulsión... Más bonita.

Y es diferente, tiene un toque.

Ahora vamos a ponerle pepinillo,

pepinillo cortado bien pequeño.

Y hierbas. Y también alcaparras.

Y tú, Sergio, te vas con las hierbas.

Que tengo estragón. Hemos encontrado esta mañana

estragón en el mercado. Y si encontramos...

Sí, estragón le va bien.

Perifollo le vamos a poner también.

Y lo que hacemos con el estragón

es que lo ponemos en bolsitas, por ramitas.

Congelamos y luego lo puedes sacar,

cortar, utilizar y es perfecto.

O sea, que... Perejil, cebollino.

Mezcla de hierbas.

Ya sabéis que somos de... nos gustan las hierbas.

Pero es que le da un toque muy bueno a las salsas.

O a los rellenos.

Otra salsa para tenerla ahí en la memoria

o apuntada para algún plato de estas fiestas.

Siempre acompaña y puede acompañar perfectamente

a un pescado como a una carne.

Vale, tú tienes todo ya, ¿no? Bueno, aquí ahora

vas a aliñar, Sergio, un poquito.

Y dejaremos un poco de salsa para poner encima también.

Que quedará más bonita. Venga, y todo dentro.

Luego pondremos un poco de cebollino encima.

Mezclamos bien, ponemos al relleno.

Una buena cucharada, ¿eh?

Y dejamos un poquito para encima.

Y ahora ya vamos a rellenar estos huevos.

Fijaros qué salsa más buena, qué relleno más bueno.

Y ahora vamos rellenando

fuera para no manchar el plato, eso sí.

Para napar si está un poco espesa

la podéis aligerar un poco. Unas gotitas de agua

y es perfecto si la queremos napar.

Le voy a poner un poco, ¿eh? Unas gotitas.

Y, venga, lo ponemos en el plato.

Vamos poniendo en el plato.

Esto está, como os imagináis, está delicioso.

Buenísimo.

Vamos a hacer dos, pero vamos a hacer una ración.

Le voy poniendo la salsa.

Sí, salsa encima un poquito.

La verdad es que es un primero, y así que está tibio,

que no está muy frío.

Qué pinta tiene la salsa.

Aunque fríos también podrían ser.

Venga, no pongo más. Luego rellenamos el resto.

Pues es un plato que yo os digo que es de fiesta.

Esto y la sopa también, ¿eh? Los dos.

Diferentes. Y baratitos.

Pero los dos muy buenos.

Ponemos una punta de cebollino, que va a dar frescor y color.

Venga, perfecto.

Y aquí tenemos...

Huevos rellenos a la...

Bueno, de gambas. Estos son de lujo.

Fijaros qué sopa verde hemos hecho,

súper buena y sanísima.

Y después unos huevos rellenos de gambas,

platazo que no puede faltar en estas fiestas.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Muchas gracias por estar ahí.

Nos vemos en el próximo programa.

¡Adiós! ¡Uuuh!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sopa verde y huevos rellenos

Torres en la cocina - Sopa verde y huevos rellenos

11 dic 2018

Hoy los Torres presentan una salsa verde a base de espinacas, pero con carne, verduras y mucho aroma. Una buena receta para preparar estos días y tomar al lado de la chimenea y demás ideas para Navidad, unos huevos rellenos con gambas y una ligera salsa muy refrescante.

ver más sobre "Torres en la cocina - Sopa verde y huevos rellenos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Sopa verde y huevos rellenos"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios