www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4748234
Para todos los públicos Torres en la cocina - Salmorejo. Flamenquines de secreto - ver ahora
Transcripción completa

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina".

Vaya ambientazo, seguimos en la Plaza de España, en Sevilla.

Qué ciudad más bonita. Hoy haremos platos cordobeses:

haremos un salmorejo cordobés. Que no habíamos hecho todavía.

Luego, haremos unos flamenquines con secreto ibérico.

Las dos recetas las vamos a hacer con toque Torres, ya veréis.

Vamos a explicar... ¡Salmorejo verde!

Huy, huy, huy. Oh, oh.

Ya sabéis que cada salmorejo, hay miles de salmorejos.

Luego, vendrá Ana a explicarnos los salmorejos que hay

y cuál es el auténtico de verdad.

Pero, Sergio, estamos muy tristes.

Es verdad, es nuestro último programa en el sur;

luego, nos vamos a la cocina. Pero volveremos.

Nos vamos donde siempre pero amenazamos con volver.

Hemos pasado una semana fantástica, de tapas, de...

Qué bonita es Sevilla, Andalucía, en general.

De muchos recuerdos, nos llevamos muchos recuerdos.

Vamos a hacer un salmorejo verde, eso ya tiene un toque importante.

Por un lado, guardamos las puntas.

Venga, cortamos así. "Ecco". Y vamos a poner a cocer los tallos.

Vamos a ponerle espárrago, que le va a dar un toque verde,

lo vamos a blanquear, y las puntas serán para la guarnición.

Las saltearemos. Sergio va a cocinar los troncos

y vamos a poner, también, atención a los ingredientes

para un salmorejo; vamos a poner aguacate.

Huy, huy, huy. Trae el perifollo, Sergio.

Vamos a poner aguacate; perifollo; ajo, aceite,

ajo y aceite lleva el salmorejo sin problema;

le vamos a poner espárrago blanco. Y el caldo del espárrago.

Le vamos a poner morcilla y, cómo no, un salmorejo lleva pan;

le vamos a poner pan. Ahí está.

También, está aquí Ana; adelante, ven con nosotros.

Es embajadora gastronómica del salmorejo.

Bienvenida. Hola.

Y una persona que sabe muchísimo de salmorejo.

He leído que has hecho como mil salmorejos en tu vida.

Creo que alguno más. Más de mil.

Entonces, tú sabrás el secreto. Yo había comprado este pan.

¿Qué diferencia hay entre los panes?

Yo voy a hacer el salmorejo que se hace con la receta

de la Cofradía Gastronómica del Salmorejo Cordobés;

se hace con pan de telera.

Eres su embajadora. Sí.

De la cofradía. Hay una cofradía del salmorejo...

Cordobés. Cordobés. ¡Toma ya!

¿El nuestro tiene algo de cordobés? El aceite y el ajo.

(RÍE) Muy poquito. Y el pan, ¿no?

El pan no, porque no era, era otro pan.

Hay que poner un pan que sea de harina candeal;

un pan blanco, de miga con pasta.

Me acuerdo de estos panes porque tienen la miga

bastante densa, prieta. Mira.

Ya ves. Sí.

Te cogeremos un poco de pan, vamos a hacerlo con tu pan.

Y tú vas a hacer el salmorejo auténtico, ¿no?

Sí. El salmorejo de verdad.

Haremos un contraste entre un salmorejo verde,

con toque Torres, y el salmorejo tradicional

para ver cuáles son las diferencias.

Vamos a hacer un duelo, ¿no? Bueno.

Yo voy a hacer el de la Cofradía, no haré el mío,

porque en Córdoba se dice que cada cocinero tiene su receta.

Dicen que el mejor es el de cada madre.

Todos dicen: "El mejor es el de mi madre".

Ese, ese. Y nosotros: "El mejor, el mío".

Javier, saca la máquina. Voy.

Nosotros lo haremos con los ingredientes que tenemos.

Hemos cogido espárrago blanco de lata,

un espárrago blanco, pero no el grueso, el supernúmero,

porque lo vamos a triturar; lo ponemos con el caldo y todo.

Aquí esto ya...

¿Lo habías hecho con espárragos? Es un toque Torres.

No, con espárragos no, pero sí lo he hecho con remolacha.

Nosotros, también, lo hicimos una vez en el programa.

Me suena que hiciéramos uno. Muy bueno.

Ana, ayúdame, que vamos a pelar ajos para ti y para nosotros.

Poquito de ajo, Sergio. Venga.

También, he hecho salmorejo con manzana,

sustituyendo el pan por manzana. Muy bien.

El pan por manzana, le dará buena acidez.

Lo que pasaba es que quedaba apto para celíacos.

Qué bien. Buena alternativa.

Otro toque Torres. Pensábamos en algo

para que ligara bien, aparte del aceite de oliva,

eso no puede faltar y menos en el sur;

le vamos a poner aguacate. El aguacate, sabéis que tiene

esa cremosidad que nos va a ligar el salmorejo.

Hemos cogido uno bien maduro, veis que está supermaduro.

Lo vamos a poner con el espárrago, veis que ya va cogiendo forma.

Dámelo, Sergio. Tenemos el espárrago blanco,

el agua del espárrago. ¿Cuántos?

Le vamos a poner uno. En este caso, uno y...

Aguacate. Son hermosos, o sea que...

Un diente de ajo enterito, ahí lo metemos.

Vamos a poner el pan, que te voy a robar un trozo de pan.

Sí, qué bien huele este pan.

El espárrago verde, más verde, ¿eh?

Ya veréis qué color más bonito queda, superbonito.

El salmorejo me da que es una cocina,

una receta de aprovechamiento, ¿no?

Totalmente. Porque con el pan duro...

El pan del día anterior, lo compré ayer.

Nuestra abuela hacía algo así, pero no recuerdo cuál.

¿Cuál es el origen del salmorejo?

Pues yo creo que... La mazamorra, eso sí lo sé.

La mazamorra. "Mazamorra"

Es un salmorejo sin tomate.

El salmorejo sin tomate es el predecesor del salmorejo.

Así es. O sea, no vamos tan mal.

El tomate no había llegado de América, entonces,

se hacía un salmorejos con los ingredientes que había.

Efectivamente, es lo que se tenía en el campo:

pan del día anterior, ajo, buen aceite...

Y con eso es hacía un majado.

La mazamorra de ahora es de lujo porque lleva almendra.

¿Se sigue haciendo? Ah, con almendra.

Se parece el sabor a... Sí, sí.

Se sigue haciendo. En Córdoba te la puedes tomar,

en cualquier restaurante la van a hacer bien y riquísima.

Seguro, seguro. Dice que la mazamorra tiene...

Indicios romanos, ¿no?

Sí, hay quien remonta eso a Mesopotamia.

"A Mesopotamia", imagínate. Todavía más.

Pongo un poquito de vinagre. Estamos en un sitio

con mucha historia; aquí frente está el Parque de María Luisa.

Un parque precioso que parece un bosque.

Un poquito de sal. Y, ahora, este lo dejamos aquí

y vamos con el tuyo. Vale.

Yo te voy ayudando. Necesitas ajo, ¿no?

Javier, perifollo. Eso es toque Torres, también.

Sabéis que nos gusta... Le da ese toque fresco.

Con eso me llega. Venga, perfecto.

Podría ser perejil, si no tenemos, también, iría bien.

Vale, tú le vas a poner a este salmorejo...

Tomate. Ahí está.

Venga, tomate, el diente de ajo... Un diente de ajo.

Tomate. Un kilo de tomates.

Digo la proporción de un kilo. Haremos la mitad.

Yo he puesto medio kilo. Lo corto para que lo coja la máquina.

Para que se cojan la receta. Sí.

Un diente de ajo, un kilo de tomates,

200 gramos de pan y 100 gramos de aceite.

Venga, perfecto. Tenemos un aceite de la tierra, de Jaén,

que quita el sentido, como dirían aquí.

Muy bien. Y ponemos, también, un poquito de sal.

Tú tienes un blog, ¿no? Las recetas de mamá.

www.recetasdemama.es

Punto es. Ajá.

¿Cómo surge el blog? ¿Cómo te da por hacerlo?

Porque fue la manera de pasarle las recetas a mi hijo

cuando se independizó.

Toma ya, para que tu hijo tuviera las recetas.

Sí, sí. Lo llevábamos a medias. Él hizo el blog y lo diseñó;

y yo hacía las recetas, las fotos, lo redactaba...

Luego, dice que habíamos compartido pero el reparto fue...

De madre a hijo. Yo sé que lo ve mucha gente.

Sal le ponemos, ¿no? Sí, un poquito.

Un poquito de sal. ¿Vinagre?

Vinagre le pongo yo pero no la Cofradía del Salmorejo.

La diferencia, toque Ana. Le pongo unas gotitas.

¿Tú le has puesto vinagre al nuestro?

Hombre, claro. Ah, vale. Ese toque de acidez.

¿Ana le va a poner? No, no le he puesto.

Venga, se lo ponemos. ¿Se lo pones tú?

¿Le ponemos? Pero muy poquito.

Venga. Pónselo tú. Bueno...

Cuidado con Sergio, Ana. Es que es un duelo de verdad, Ana.

Ya, ya, ya. ¡Uh! Vale. ¡Huy, huy!

Muy poco, ¿eh? Un toque, si es que no lleva.

De aceite bien, ¿no? Aceite lleva.

Si a un kilo se le ponen cien gramos, ahora, cincuenta.

Ya vale. Venga, ahí está.

Yo, al nuestro, al mío, al nuestro, al mío,

porque es más mío que de Sergio, le falta el aceite.

Javier, el duelo es con ella no conmigo.

¿Ah, estoy peleando con vosotros?

Bueno, amistosamente, es una lucha amistosa.

Le pongo el aceite y ya lo tiene todo.

Le he puesto perifollo, podría ser perejil.

¿Cuál es el salmorejo más raro que has visto?

Uno que hacen con tinta de calamar.

"Con tinta de calamar". ¡Ostras!

En las islas hacen...

El salmorejo no solo lo hay en Córdoba, hay en toda España.

En Canarias con conejo.

Verdad, en Canarias es con conejo, que me acuerdo.

Pero no es un salmorejo así, es un guiso.

Es un guiso, exacto. Como si fuera un escabeche.

El vinagre tiene mucha importancia en el salmorejo

porque todos los salmorejos antiguos son como escabeches.

El vinagre es muy romano. Eso viene de muy atrás.

¿Falta la sal? Ya le hemos puesto.

Ya tiene la sal, vale.

Sal tiene, vamos a batirlos. Ponte aquí, entre los dos.

Damos un repaso rápido. Salmorejo verde:

aguacate, espárrago blanco, espárrago verde, vinagre, pan...

Perifollo. Perifollo, aceite y sal.

Y en este has puesto: tomate... Tomate, pan, ajo, aceite, sal...

Sal y un toquecito de vinagre. Muy poco, unas gotitas. Vamos allá.

Perfecto. Venga, Javier. Yo ya lo tengo.

Bueno, ya veis la diferencia de color.

Verde y rojo.

Importante. Y yo voy a poner aquí esta sartén,

porque no hemos acabado. Le vamos a poner una guarnición.

¿Qué toque, Ana, le puedes dar ahí de guarnición al salmorejo?

Supongo que también muchísimas, ¿no?

A mí me gusta ponerle manzana y patatilla frita.

Refresca. Patatilla frita.

¿Y sabes con lo que está muy rico?

Con corazones de alcachofa pero crudos.

¡Hum! Qué bueno. Qué bueno. La alcachofa crujiente,

en temporada. Qué buena. A daditos.

Sí, sí. Le va. Pues aquí le vamos a meter

esta morcilla tan fantástica de aquí,

que le va a dar un toque brutal.

Antes, cuando no había batidora,

el salmorejo se hacía en un recipiente de barro.

Era como un bol de barro.

Y ahí, con una maja de madera... ¡Chin, chin, chin!

Se pasaba primero el ajo con la sal.

Luego se iba añadiendo el pan, el aceite poquito a poco,

el tomate para mojar. Como un mortero,

pero más grande, me imagino. Sí, sí.

Claro. Antes no había máquinas.

Se dice también que era para los vareadores,

la gente que coge las aceitunas, como sustento,

como alimento para aguantar el día cogiendo la aceituna.

Claro. El pan con aceite es un alimento muy sano.

Y tanto. Pero, de todos modos, el salmorejo,

ya habéis visto la temperatura que hace en el sur.

Sí, sí. La hemos padecido. Vale.

Pues yo, como ama de casa,

me niego a cocinar los días de 40 grados.

Entonces, la comida del día es salmorejo.

Y con esta guarnición de huevo duro y jamoncito picado,

pues la verdad es que se convierte en un plato completo.

Ha sido una semana de mucho calor,

pero tengo que decir también que nosotros aguantamos mejor

el calor que el frío. Estamos hechos para el calor.

Yo estoy de lujo. Yo no me quiero ir.

Yo no me quiero ir.

Yo he salteado aquí una morcilla, una morcilla de aquí,

que tiene una pinta espectacular.

Y las puntas de los espárragos.

Esta va a ser nuestra guarnición para la hora del emplatado.

Mira. Cucharón, por si quieres.

Y tienes una libreta de recetas antigua, ¿no?

De mi abuela. De tu abuela.

Lo emplatamos aquí. Todos tenemos un libro

o libreta de nuestra abuela.

Nosotros tenemos un libro de nuestra abuela Catalina

donde se cocina el gato. Cuidado.

O sea, de la posguerra.

El gato. Sale receta de gato.

Pues tengo algunas recetas y algunas son superricas.

¿Como qué? Que me hace mucha curiosidad.

Hago para los días de fiesta un lomo a la canela.

Lomo a la canela. Qué buena pinta. Es espectacular.

Muy bien. Te vamos a coger esa receta

y la vamos a tunear. Y vosotros si tenéis

la libreta de la abuela, la de la madre, esa receta antigua

que siempre se ha hecho en la familia

y queréis que pase por nuestras manos,

le daremos forma también. Compartid.

Nos la enviáis y le daremos.

Vale. Yo voy a emplatar el mío también aquí.

Bueno, el nuestro.

Al final, todo es de todos. Vale.

Mirad qué colores más bonitos.

El verde.

Tiene que ser esta textura, ¿no? Tiene que ser salmorejo.

Sí. Es una crema más bien espesa.

Es una sopa espesita. Vale, Sergio. Ve emplatando.

Déjalo ahí. No lo muevas. A mí el tomillo...

¿Le has puesto tomillo? No. Le voy a poner un poco.

Métele un poco. Le pongo ahora la morcilla.

O no. No. Le voy a poner hierbaluisa.

Porque estamos en el parque de María Luisa.

La voy a cortar bien fino y esto le va a dar mucho frescor.

Ya es verde. Un poco más de verde. Muy bien.

Bueno, dos versiones totalmente diferentes

pero unidas por la tradición. Al final, las dos recetas llevan

el pan, el ajo, el aceite y la sal que tenía que llevar,

y el vinagre.

Ahí está. Oye, están preciosos, eh.

La verdad es que aquí en un momentito...

Es que aquí sacamos unos platos muy...

Un poquito de hierbaluisa.

Bueno, toma. Vas a probar tú el nuestro y nosotros el tuyo.

Toma de aquí. ¿Cuál probamos?

Yo voy a probar primero el tuyo.

Vale.

Venga. Pues yo pruebo el mío.

Yo el tuyo. Muy bueno, eh.

Sencillo. Cómo una cosa tan sencilla puede ser tan buena.

Muy rico, porque el espárrago le da un punto buenísimo.

Qué alegría, qué veraniego, qué buenísimo.

Oye, Ana, muchísimas gracias. Te seguiremos en el blog.

Gracias a vosotros. Estamos encantados

de haberte recibido y que nos hayas aclarado dudas.

Si venís a Córdoba, contad conmigo.

Seguro. No tardaremos en ir.

Vamos a seguir con una receta también muy cordobesa.

Vamos a hacer flamenquines también con toque Torres.

Ya veréis que después de estos dos salmorejos

que hemos hecho tan buenos...

Lo primero que haremos para el primer toque:

huevos de codorniz y agua hirviendo. Javier, ponle sal.

Y ponemos los huevos a cocer. Venga, sal.

Sabéis que el huevo de codorniz, con cinco minutos, ya está bien.

Tenemos un tablao flamenco aquí detrás

que se están pegando unos bailes que no veas.

Bueno, sabéis que flamenquín: Córdoba total, cordobés.

Pero vamos a hacer un flamenquín con toque Torres, claro. Cómo no.

Y lo vamos a hacer... Normalmente es con cerdo,

con lomo de cerdo.

Pero lo vamos a hacer con secreto ibérico.

Con secreto ibérico. Hemos asado unos pimientos al horno.

Bueno, asar pimientos, ya sabéis. Pimiento rojo, pimiento verde.

190 grados. 45 minutos.

Ahora los pelaremos. Y vamos también a ponerlos

dentro de este flamenquín.

Ya sabéis que el flamenquín, para el que no lo sepa,

es como un rulo de carne de cerdo

que va luego empanado y frito.

Nosotros lo vamos a hacer, ya veréis, con toque.

Javier. Lo hemos cocinado

y después hemos puesto papel de plata y dejar reposar.

Y fijaos que la piel... Sale sola.

No cuesta absolutamente nada de sacar.

Fijaos el secreto, esta parte

que se ha puesto tan de moda porque tiene

una infiltración de grasa tremenda, buenísima.

Y lo que vamos a hacer, es abrirlo y espalmarlo.

O sea, espalmar quiere decir abrirlo, romperle la fibra.

Fijaos. Mientras Javier va pelando el pimiento, cojo con un cuchillo.

Esto lo pueden hacer en la carnicería.

Y es la parte interior. En Huelva, hay

un cerdo ibérico fantástico. Ahora pensaba yo, eh, Sergio.

Pero bueno. Está detrás de la paleta.

Sí. Bueno, en general, en España lo que tenemos

es una geografía gastronómica y cultural

que nos damos cuenta cuando salimos fuera,

que echamos de menos siempre.

Que no hay secreto, pues otra parte del cerdo.

Si es ibérico, mejor. El secreto no tiene secreto.

Qué gracioso, eh. Es mío, tío. ¿Qué pasa?

Vale. Fijaos. Yo tengo aquí... Pero si no tenéis esto,

que lo podéis encontrar en cualquier tienda de gadgets,

lo que podéis hacer es, con la base de la olla, darle.

Yo lo que hago aquí, es espalmar.

Esto se hace mucho con las escalopas.

Y yo el jugo lo voy a poner aquí,

porque luego vamos a hacer la vinagreta, ¿vale?

Lo que hacemos es romper la fibra.

Y dejarlo más fino, claro.

Perfecto. Fijaos. Dejamos bien fino.

Cuanto más finito lo dejemos, luego mejor.

La cocción es más rápida.

Y luego, rompemos, como bien decimos, todas las fibras.

Esto sería como una escalopa.

Pimiento rojo y pimiento verde, que esto le va superbién.

Perfecto. Ahí cubrimos bien.

Y ahora lo que vamos a hacer, es montarlo.

Le voy a poner un trocito en el medio. Aquí.

Si tiene algún agujero, lo que hago es taparlo

para que no se nos escape el relleno.

Y ya está. Venga. Esta ya la tenemos, Javier.

Venga. Un poquito de sal y pimienta a la carne.

Exactamente.

Primer toque que le vamos a poner a este flamenquín.

Flamenquín cordobés,

pero le vamos a poner sobrasada de Menorca.

Sergio, no me lo puedo creer. No pasa nada.

Pero no lleva sobrasada. Tranquilo.

No. Javier, el salmorejo, originalmente,

tampoco lleva espárrago.

No pasa nada. También es verdad.

Pero, bueno, le va superbién. Le va superbién

porque, además, fijaos qué sobrasada.

Vamos a poner bien esparcida la sobrasada. Le va de lujo.

Luego, cuando tú lo cortas, la grasa que tiene la sobrasada

se reparte bien.

No, hombre. Le da mucho sabor. Le da un sabor brutal.

Y luego, algo que le va muy bien al flamenquín,

son los pimientos asados. Le vamos a poner.

Unas tiras de pimiento asado. ¿Te acuerdas?

Hicimos una visita al interior de la Mezquita.

Qué bien. Qué maravilla. Espectacular.

Es que Córdoba también... Sevilla es muy bonita

y Córdoba también es... Nos encanta Córdoba.

Nos parece un sitio con una cultura alucinante.

Nos comimos uno de los mejores rabos de toro

guisados con vino blanco que hemos comido en nuestra vida.

Y... bueno, la verdad es que nos acogieron superbién.

Córdoba, tengo ganas de volver. Gran ciudad.

Sí, sí. Aquí en el sur se está tan bien.

Vale. Mira. Estamos con una pena tan grande,

que nos tenemos que ir.

Vamos allá. Los huevos duros, Javier.

Bueno, los huevos. Hemos cocido huevos de codorniz.

Lo vamos a poner dentro también. Exactamente.

Y luego, lo que vamos a hacer, mientras Javier va pelando

los huevos de codorniz, vamos a presentar

un rebozado revolucionario,

como no podía ser de otra manera.

Vamos a utilizar panco. Ya sabéis que es

este pan que queda supercrujiente.

Es la miga del pan. Está seca y coge un crujiente

que parece... Bueno. ¡Cra, cra! Cruje mucho.

Es fantástico este rebozado porque es

muy, muy, crujiente después lo veréis.

Vamos a poner panco, vamos a poner semillas de lino

en el rebozado que esto el da un crujiente y sabéis

que está de moda porque es sanísimo.

Y luego, otro milagro de la naturaleza es la chía,

que nosotros cogimos cuando fuimos a Ecuador.

Sí. Y es de... altura.

Son plantas que están a bastante altitud

y que tiene una cantidad de propiedades increíbles.

Y la planta, curiosamente, se llama salvia hispánica.

Salvia hispánica, es verdad. Vale, luego para el rebozado

necesitamos huevos porque vamos a rebozar,

ponemos dos huevos y los batiremos bien.

Veréis cómo va cogiendo forma de una manera universo Torres.

Gigante, ¿no? Gigantesca, de una manera gigantesca.

Sí, muy bien, Javier, muy bien.

No encontrabas la palabra.

Qué bien se está en el sur, qué maravilla.

La verdad que ayer dimos un paseo por el centro,

por el barrio de Triana. Probamos en Las Columnas,

cómo se llamaba, un bocadillo de...

Pringá. De pringá era.

Buenísimo. Un bocata de pringá que era, vamos.

Superbién, maravilloso. Cortamos los huevos por la mitad.

Fijaos que el huevo también le dará un toque muy bueno

y venga, lo ponemos.

Va, ponemos en medio. No te pases, pon aquí.

¿No? ¿Cómo lo enrollarás, así o así?

Ah, es tu plato, Sergio. Bueno, pues ponlo aquí entonces.

Venga. No lo veo mal enrollarlo así,

lo iba a enrollar al revés.

Este para mí. Venga, perfecto, ya lo tenemos,

hemos salpimentado, lo que haremos ahora será enrollar.

Dicen que el nombre de flamenquín es porque se parece

a la pata del flamenco. Hay varias versiones,

dicen también que es el nombre de un cerdo que sacrificaron.

Fijaos, esto luego lo cortas y está jugoso, buenísimo

con la sobrasada, el huevo, con todo.

Pintaza ya. Pintaza tiene.

Sí, señor. Este también para mí.

Lo rebozamos, Javier, colabora un poco, o sea.

¿Está el aceite caliente?

Y ahora, lo que haremos será rebozarlo.

Rebozarlo por huevo y luego, por esta, bueno, superrebozado

que hemos hecho que además de enriquecer y ser superbueno,

nos quedará un crujiente espectacular.

Vale, voy para allá, Javi.

¿Voy? Ve.

¿Sí, seguro? ¿Dónde vas?

A freírlo, Javi. Ah, vale.

Como decías que te vas, te vas. Vale, vamos allá.

lo ponemos aquí y ahora con cuidado,

venga, perfecto, es dorarlo un poco,

ponerlo en una bandeja de horno

y lo ponemos nada, 10 minutos al horno,

primero dorarlo bien para que nos quede bien crujiente,

ya veréis cómo nos queda impecable. Y ahora, vamos con una ensalada.

Y haremos una ensalada con productos de aquí y de allá.

Producto del sur también. Hay que tener cuidado

con el panco porque se dora enseguida,

hay que estar aquí a tope. Palmito.

Exactamente. El corazón de la palmera.

Exactamente. Son de cultivo

y, realmente, está muy bueno. Hay una producción en Huelva

de palmito y que no solo en Sudamérica hay palmito

sino que hay producción aquí. Pepino, zanahoria,

rabanito, una ensalada muy fresca. Ya está, solo dorar por fuera.

Ponemos, dame un trocito de papel para que absorba la grasa,

el exceso de grasa, lo ponemos en la bandeja

y ya, directamente, al horno.

Nada, esos 10 minutillos que tardamos en hacer

el resto de ingredientes.

Vale, Javier.

Ahí va.

Papel discreto me has dado. Claro que sí.

No, está muy bien. Es bien bonito.

Fijaos ahora ya. Está supercrujiente

el panco, las semillas.

Superflamenquín. Le pegaría un bocado ya,

o sea, que superbién.

Vamos con la ensalada mientras se termina de hacer.

10 minutos, 180 para que se cocine en el centro.

Vinagreta, hemos cogido

el jugo del pimiento verde y rojo asados.

Que va muy bien. Vamos a poner un poquito

de zumo de naranja.

Un poquito de vinagre.

Qué bien huele, vinagre de Jerez.

Qué bueno. Salsa de soja.

Un poquito. Un poquito que eso le da

un toque ahí. Aceite de oliva.

Naranja le puedes poner más.

No, ya le puse porque si no, sale mucha cantidad.

Un poquito de sal y pimienta.

Y ahora lo mezclamos.

Bien mezclado. A ver, la probamos

porque ya tiene buena pinta.

Hombre, la naranja le da un toque buenísimo,

ahora retiraremos un poco porque

aquí mismo podríamos hacer... Buah.

Sí. Buenísima, eh.

Buenísima. Vale, yo voy con la zanahoria,

vamos a hacer con una zanahoria y un pelador

aquí con los medios que tenéis en casa.

Un pelador tenemos o un rallador, un rallador normal

también sería. Primero, pelamos la zanahoria

y luego, haré unas tiras como muy frescas.

La zanahoria sabéis que tiene mucho caroteno,

que va muy bien, que sacia en verano

y que va muy bien para la vista también

y para el color el de la piel.

Vale, y aquí tenemos eso, los rabanitos y pepino,

pepino que está superfresco

y el rabanito también que son superfrescos.

Es una ensalada muy fresca.

El rabanito también.

Bueno, el rabanito es muy de verano,

a mí fíjate que me gusta mucho.

Pepino, bueno, pepino superbueno también

que os puede servir para cualquier plato

o, simplemente, para hacer una ensalada.

Porque ya el toque de naranja también le va superbién.

Y en el mismo bol que lo tenemos aquí

ponemos las verduras, así no ensuciamos.

luego ya lo mezclaremos todo y ya tendremos la ensalada.

Menos la lechuga que la lechuga la pondremos al final.

Tenemos canónigos, ¿no? Sí, para que no se nos muera,

la pondremos al final.

Venga, perfecto, ya lo veis una ensalada muy rápida,

fresca de preparar y con ingredientes lo que tengáis

a vuestro alcance.

Yo, a veces, bueno, a veces le quito la pepita

y, a veces, no la quito del pepino.

Según cómo me da. Y ahora, cómo te da.

Pues la quité, pero luego la quito

para después comérmela, o sea, cojo la pepita y me la como.

Y el palmito que lo cortaré en daditos

para que sea diferente. Cada verdura tiene

su personalidad, su corte. Un día intentaremos conseguir

un palmito fresco y haremos también un plato con palmito.

Vale. Que la temporada lo que pasa

es que es muy corta, pero si lo encontramos,

haremos un palmito con vieira.

Que lo tengo yo aquí. Mirad qué bonito, el corazón.

Tierno, sabroso y este es de aquí.

Venga, cortamos, vamos a hacer unos daditos.

Venga, ahí está. Ponle más.

Alguna hierba, pues tengo aquí un poco de albahaca.

Pues bueno, le ponemos un poco también,

es muy de temporada, de verano.

y va muy bien con las ensaladas.

Es que no la voy a romper, la iba a cortar, pero no.

Está perfecta así, qué fresco, qué verano.

Yo esperaría un poquito antes de poner la lechuga

que se termine el flamenquín.

Fantástico flamenquín y luego, ya emplatamos.

Y a comer.

Ya tenemos el flamenquín, pasaron 10 minutos,

vamos a sacarlo del horno.

Esto ya está superapunto.

Vamos a cortarlo, ¿le damos un corte o no?

Hombre, Sergio, por favor.

Venga. hay que cortarlo.

Sácalo de aquí. Ahí está.

Bueno, ya veis la sobrasada ahí chorreando.

Huele, es un... vamos.

Javier, presta atención.

Oh... Hey, pintaza.

No tengo palabras, además a estas horas

que estamos aquí desmayados, que tenemos un hambre brutal.

Bueno, aquí la ensalada. Le doy otro y lo emplatamos.

Venga, vamos a poner aquí.

Os acordáis que puse la vinagreta debajo,

lo mezclaré bien y al final, siempre al final,

la lechuga, los canónigos para que no se marchiten.

Un poquito de pimienta. Qué pintaza tiene.

Venga, ahora pongo los canónigos.

Bueno, tenemos un montón del público aquí detrás que...

¿Hay hambre o no? (TODOS) Sí.

Superambientazo Es la hora, es la hora

y estamos encantados porque en Sevilla

se nos ve muchísimo, en toda Andalucía

y, bueno, lo hemos comprobado estos días por la calle,

por los bares, por todos los sitios donde hemos estado,

ha sido una gran acogida. Mucho cariño hemos recibido.

Nos vamos con mucha pena de Andalucía.

Pero con mucha alegría también.

Pero volveremos, volveremos. Claro que sí.

Y esta ensalada con este...

maravilla, esta carne tan fantástica, esto es brutal.

Listo. Un flamenquín con mucho arte,

sí, con mucho, mucho arte. Y hemos hecho dos salmorejos

(Música) con mucho arte también.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Estamos en Sevilla, aquí puede pasar cualquier cosa,

nos vemos en el próximo programa.

Viva el sur. Vamos allá.

(CANTAN FLAMENCO)

#Ya huele a feria, que ole, ya huele a feria.

#Ya huele a feria, Sevilla en primavera,

#que ole, ya huele a feria

#Sevilla en primavera, que ole, ya huele a feria.

#Ya huele a feria, y se ponen alegres,

que ole, la gente seria.#

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Salmorejo. Flamenquines de secreto

Torres en la cocina - Salmorejo. Flamenquines de secreto

21 sep 2018

Hoy los Torres se despiden de Sevilla con dos recetas de inspiración cordobesa: un salmorejo verde que entrará en duelo con el salmorejo clásico elaborado por la bloguera Ana M. Prieto. Además unos flamenquines de secreto con pimientos.

ver más sobre "Torres en la cocina - Salmorejo. Flamenquines de secreto" ver menos sobre "Torres en la cocina - Salmorejo. Flamenquines de secreto"
Programas completos (724)

Los últimos 2.359 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios