www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4129680
Para todos los públicos Torres en la cocina - Risotto de verduras y melocotones al vino - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy estamos en puro verano y por eso vamos a hacer arroz.

Arroz que es más, qué mejor que arroz.

Toque Torres total, estamos que nos salimos.

Un risotto de verduras de verano, pero con toque.

También le vamos a dar un toque.

Venga, Javier, a cocinar. Bueno, empezamos.

El primer toque, chaloteros, un poco de chalota.

Venga, bien, que veo el club va creciendo mi club.

Aunque yo no soy del club. No, tú no eres.

Ya. Pero, va creciendo,

va creciendo mi club porque me vais diciendo por ahí.

Yo soy del club del arroz que es más.

Pero, Javier, si no le pones chalota al arroz.

Bueno, fijaos, tenemos... Más a un risotto.

Aquí un poco de panceta, esta panceta buenísima

que lo que vamos a hacer es poner un poquito,

vamos a hacer unos dados y se lo vamos a poner.

Luego ya pondremos al final un poquito más, pero ahora

porque esto nos va a soltar la grasa.

Y luego nos lo vamos a encontrar y es como una gelatina pequeñita.

Y está buenísimo.

Sabéis que nos gusta el arroz que somos arroceros

hemos nacido comiendo arroz,

en la parte de Gandía, pero nos vamos a ir ahora

a un arroz que debería, pues, en realidad se dice

que es un risotto, pero vamos a hacer cremoso.

Vamos a hacer un arroz cremoso, vamos a hacerlo a nuestra manera.

Ya veréis.

Arrozaco con sofritaco y ya veréis.

Brutal. Vale, chalota suficiente.

Ya y la grasa, importante para que se funda y dé el sabor.

Esto es un toque importante.

Luego, ya le pondremos un poco por encima, también

porque tiene una pinta brutal.

Es ibérica.

Ya que se tiene. Podría ser normal,

pero por poquito más, vale la pena

y la verdad, nos cambia el sabor.

Bueno, ya sabéis que en cuestión de arroces

bueno, pues cada uno lo hace a su manera, hay mucha variedad

y mucha cantidad, pero al final, el arroz lo que tiene

es estar rodeado de un buen... de pocas cosas o de muchas

como queráis, pero que sean buenas.

Entonces ahí y un buen caldo, en este caso tenemos un caldo

de ave, un buen caldo de ave que hicimos con...

sobre todo nosotros le ponemos la gallina, un pie de cerdo,

le ponemos mucha, mucha verdura porque queda muy rica

y que no hierva y desengrasar

lo hemos hecho ya varias veces y lo tenéis en la web también.

Vale, doramos un poquito.

El fondo es la base y la base es el fondo.

Ahí, si tenemos un caldo rico, perfecto.

Nos saldrá bien, bueno y este arroz es al leche,

dobla su tamaño, eh.

Que conste que nos peleamos para hacer el arroz,

decía: "Lo hago yo", no, lo hago yo.

Ya sabéis los que nos veis todos los días,

que sois todos, que el arroz...

(Risas)

Es verdad, ¿no? Cómo alucina el chaval.

Bueno, vino blanco, vamos, ¿veis?

Como es en blanco el arroz... Yo hubiera sofrito algo el arroz.

No porque yo reduzco el vino y nacaro el arroz.

Vale. Esa es la diferencia, Sergio.

(Risas)

Esa es la diferencia, ahora dejamos reducir

para que evaporen los alcoholes,

se concentre la acidez

y entonces, ahora nacaramos el arroz.

Ha reducido

y ahora vamos a poner

uno,...

dos. ¿Cómo es en italiano nacarar?

¿Lo sabes o no?

Pues no.

Esfumare.

(RÍEN) Como no lo sé, igual me engaña.

No, es verdad. ¿Alguien lo sabe de aquí o no?

No, se lo ha inventado. Es verdad.

No, no, seguro, seguro.

Bueno, aquí tenemos ahora cerramos el poro del arroz

y ahora me cortarás un poco

de ajo tierno, Sergio. Venga.

Vale, ajo tierno que veis que empieza a crecer,

pero, le va bien también, ahora ya con el calor

empiezan a crecer, pero me sirve, igualmente,

me dará el mismo efecto.

Me va a servir igual.

Vamos a cortar un poco en vie la parte de arriba puede que sea

un poco más dura, la descartamos.

Venga, pues cogeré la parte

de abajo, vamos a hacerlo diferente.

Vale, el caldo importante que esté caliente porque

el agua fría cortará la cocción y aquí tiene que estar caliente

e ir mojando con el agua caliente, que no pare la cocción.

Y ahora pongo, dejo reducir

para que se concentre bien

y después a medida que lo pida, iré poniendo.

Es como se hace el risotto,

ir añadiendo, así como una paella aquí

se pone el agua y se intenta que reduzca, aquí no.

Aquí se va poniendo a medida que va pidiendo.

Sufre el arroz y queda el grano mucho mejor, más entero.

Vale ajo tierno, le ponemos un poco de ajo tierno

que lo cortamos así y yo le pongo antes

de que empiece a absorber,

antes, durante y después la sal.

Vale, aquí, cocción de 16 a 18 minutos,

también cómo nos gusta a nosotros.

Espérate, Javier, que le ponemos ahora para que vaya soltando,

chirivía, que se usa mucho para hacer el arroz.

Ya lo llevamos a nuestro terreno, ya es nuestro, o sea,

esto ya es y luego, bueno, pues le daremos un toque

que no es nuestro que es la cúrcuma

que ese este colorante de Las Indias, pero que tanto

nos gusta y podría ser azafrán o cúrcuma, la encontramos fresca,

pues le pondremos un poco.

Somos apasionados de la chirivía, la chirivía

sí que necesita cocción, eh, no es una verdura que sea buena

al dente, sino que es como el nabo.

Pues la chirivía, cuanto más cocida, mejor,

o una patata que cruda no.

¿Conocíais la cúrcuma fresca o no?

No.

No, ¿no? No.

Pues se encuentra en el mercado,

toma, os paso un poco para que la oláis.

Mira, os recomiendo que la... Toma, te la vas pasando.

Cuidado que tiñe. Como el azafrán, claro.

Bueno, sería colorante de Las Indias le llaman,

pero azafrán es más toque nuestro esto es diferente.

Y luego suelta mucho más aroma en fresco que en seco.

Bueno, si no tenemos, que en polvo está muy bien y es fácil,

pues pondríamos azafrán, pero vale.

Pongo aquí la chirivía.

Dame, Sergio, la raíz. Voy,

Vale.

Venga, ahí está.

Al arroz. Parece una zanahoria.

Vamos allá.

Y ahora, lo dicho, dejamos cocinar

de 16 a 18 minutos.

Depende del gusto del arroz. Haciéndolo sufrir.

Hay que hacer sufrir al arroz.

De buen rollo, pero que sufra.

Sí, Sergio, sí.

Bueno, veis que está cociendo,

lo hemos ido mojando y faltan... Cinco minutos le quedarán.

Sí, cinco o seis minutos, vale.

Vamos con la otra verdura porque sabéis que la otra verdura

la ponemos al final, ¿para qué? Para que quede crujiente

y no pierda propiedades.

¿Qué vamos a poner? Primero, fijaos qué judía más bonita.

Esta es una judía perona roja.

Judía perona roja que lo de perona viene por...

Evita Perón. Evita Perón que en la posguerra

cuando hubo un bloqueo aquí que no había suficiente comida,

las judías venían de Argentina.

Entonces las llamaron judías peronas.

Interesante, eh.

Vale, también, un poco de zanahoria.

Que la vamos a pelar.

Y yo voy a cortar pequeñas y luego ponerlas ahora

para que se cuezan, pero tampoco no se pasen.

Hay que cocinarla porque la judía cruda, la verdad,

buena no es, pero que tampoco sea archicocinada.

Exacto que esté un poco al dente.

Después tenemos calabacín, mini calabacín que eso sí

lo pondremos al final de todo porque es cuando queda crujiente

y queda bueno y el calabacín sabéis

que si es tan tierno,

tan pequeño, se puede comer hasta crudo.

De Kenia también es esta judía redonda que, bueno,

se llama de Kenia y es una judía que tarda muy poquito,

queda muy buena para hacer salteada

con un poquito de jamón, suficiente, es supertierna.

Le pondremos un poquito, también.

Venga, al arroz, yo pongo.

Cómo nos gusta el arroz. La zanahoria.

O sea, es... ponemos.

La judía que le va superbien ahora.

Le pongo un poco de Kenia, también.

Vale. Ya ponemos todas

para que tenga un poco de todo. Y ahora, mezclamos.

Fijaos el color que le ha dado la raíz de cúrcuma

que es precioso, eh.

Superbonito y ahora las verduras

que van a soltar también ahí su sabor.

Uf, y encima vamos a hacer una especia casera.

Vamos a hacerle un potenciador de sabor, Sergio.

Exactamente, tenemos aquí,

bueno o un triturador que nos haga polvo.

Nosotros tenemos aquí una seta seca.

Nosotros tenemos el boletus, pero podría ser cualquier

tipo de seta, carrereta,

que es también temporada seca

que, normalmente, os lo encontráis en el especiero

en el mercado, diferentes tipos de seta secas.

Pues nosotros hemos cogido esta. Entonces vamos a hacer

un potenciador de sabor casero,

que nos va muy bien. Cogemos las setas, tal cual.

Truco total. Y le da un toque... Potencia muchísimo el sabor.

Lo vamos a poner al final, pero ale star la seta cruda...

Deshidratada... Potencia mucho el sabor.

Hay dos maneras de potenciar el sabor.

Una es congelar la seta silvestre, que de verdad coge más sabor,

y la otra es deshidratarla.

Coge mucho más aroma.

Vamos a hacer un polvo de setas.

Vale. Mirad cómo queda. Y cómo huele.

Hum... Huele superbién. Ya es un potenciador alucinante.

Vale, vamos a hacer, ahora veréis...

Al final lo vamos a nacarar, lo vamos a ligar

con este polvo mágico, que nos va a dar un sabor, un olor.

Es un potenciador de sabor. ¿Luego qué tenemos?

Queso rallado le pondremos también. Exactamente. Queso rallado.

Y luego los calabacines, que sabéis que ahora es

plena temporada de las flores de calabacín.

Son preciosas, y muy tiernas. Tenemos aquí también...

Les vamos a poner unas láminas encima de panceta

o papada, lo que tengáis así para...

Calabacín. Cortamos en rodajas porque lo vamos a poner al final.

El calabacín... Tenemos que encontrar el crujiente

de esta verdura tan fantástica y tan tierna.

Bueno, aquí, como veis, es un mix... muy mix,

porque el risotto es de origen italiano,

hemos utilizado el grano que es de origen italiano,

pero le ponemos manchego. Entonces... Arborio manchego.

Bueno, esto ya está. Fuera del fuego.

Importante. Ponemos aquí, fuera del fuego.

Se le pone el polvo de setas.

Esto le va a dar un toque buenísimo.

Una nuez de mantequilla.

Quien dice una, son tres. No, una, que le pones aceite.

Sí, ya lleva.

Es mi arroz, ¿eh, Sergio? Si te he enseñado yo a hacerlo...

Y luego, encima, pondremos... Dame el queso para mantecar bien.

Ponemos el queso para mantecar bien,

que nos quedará más cremoso. Y aquí ya movemos.

Fijaos cómo va ligando.

Va quedan bien ligado.

¡Eh! Ahora sí.

Vale. Ahora pondremos unas láminas

de esta panceta que tenemos ibérica brutal.

Espera, lo pongo aquí.

Y vamos a emplatar. Y las flores de calabacín.

Exactamente.

Vamos colocando.

Fijaos qué cremoso. Cuando el grano queda lacado,

queda el jugo ligado, y eso es...

el queso, la mantequilla...

Se entiende muy bien por qué nos gusta tanto el arroz.

Es versátil, es bueno... Tiene un sabor increíble.

Y después, solo como curiosidad... Espera, terminamos aquí.

Espera, ponle eso encima, Sergio.

Vamos a ponerle la panceta para que quede transparente.

Opcional, ¿eh? Porque ya queda panceta.

Pero eso vais a ver que se va a quedar transparente.

Esto se derrite ahora. Para que se vea que lleva.

Y luego nos han traído algo curioso

que es de temporada y no nos ha costado cara...

Trufa de verano.

Opcional. Fijaos qué pelotón.

Es una pelota grande y tal, que tenemos para toda la familia.

porque se utiliza muy poco, y nos ha costado siete euros.

Siete euros con cincuenta, o sea que vale la pena.

Pero es opcional completamente, es como curiosidad.

Es una cosa que hemos dicho... Tampoco te pases.

Estaba bien de precio y le vamos a poner, ¿no?

Ya está. Es un toque, ¿veis?

Con esto sería para un plato. Mirad todo lo que me queda.

Podríamos comer aquí todo el equipo.

Risotto, arroz, de verano.

Seguimos con el verano. Productos de verano.

Vamos a hacer unos melocotones pero unos melocotones

de viña al vino tinto. Brutales, vais a ver.

Fácil y buenísimo. Mirad qué melocotones.

Sabéis que este es el que tenemos ahora de Caterina,

o el melocotón de viña.

Ese melocotón que huele tan bien, tan dulce... Buenísimo.

Vale, vamos primero a lavarlos, Javier. Vamos a hacer cuatro.

¿Cuatro? Cuatro.

Bueno, sabéis que en la piel conserva todas las propiedades.

Lo que vamos a hacer es conservar la piel,

pero sabéis que tiene como una pelusilla.

Eso se lo vamos a quitar, es muy fácil.

Debajo del grifo... Ahí va.

¿Veis? Ahora no tiene pelusilla, se le va.

Y conservamos la piel, que es muy interesante.

Venga, perfecto. Es mejor.

Estos vienen de Lérida, pero hay otros, de Calanda,

que vienen a final de verano. Vamos allá, Sergio.

Venga, vamos a abrirlos, los vamos a dejar enteros,

como habíamos dicho. ¿Cómo hacemos?

Pues simplemente con un cuchillo, con una puntilla,

les damos la vuelta...

Y una vez que tenemos dada la vuelta es girar...

Y ya lo tenemos.

¿Veis? Haríamos mitades como esta. Y con ayuda de una cuchara

o si tenéis una cucharilla... Esta... Nos irá bien también

para sacar la otra parte del hueso.

Yo directamente lo hago con una puntilla.

Pero si lo sacamos así, perfecto. También.

Cuchillo o cucharilla, como os vaya más fácil.

Mientras Javier termina los melocotones,

vamos a hacer el almíbar de vino tinto.

Vamos a hacer... Fácil. Normalmente, lo recordaréis,

al vino tinto se suelen hacer las peras.

Peras al vino tinto. Pues lo vamos a cambiar

y vamos a hacer melocotones de viña que están brutales.

Y vamos a poner vino tinto. No hace falta que sea un Petrus,

pero tampoco que sea el más malo del mercado.

Vale, ponemos pimienta rosa.

La pimienta rosa le va muy bien. Sabéis que es una baya,

no es una pimienta, pero se le llama pimienta.

Ponemos canela. Media rama.

Ponemos azúcar moreno.

Ahí está. Podría ser miel también. Una buena miel...

Rebajamos con un poco de agua...

Las cantidades os las damos. Y un poco de piel de limón.

Piel de limón que le vamos a poner.

Apoyamos el limón para no cortarnos,

y partir de aquí, con cuidado, simplemente vamos sacando

una piel o dos. No lo dejes muy lejos el limón.

La parte exterior, la más aromática.

La parte de la piel. Esto no, que sabéis que amarga.

Vale, lo ponemos aquí.

Y vamos a hacer esta infusión. ¿Qué vamos a hacer?

poner los melocotones y es importante que no hiervan.

No vamos a hacer unos melocotones muy cocidos,

si no los vamos a cocer diez minutos en este almíbar,

pero es simplemente que burbujee, que no llegue a hervir

a borbotones para que no se nos rompan

los melocotones.

Vamos a hacer... Ponemos aquí.

Pon ahí.

Ahí está. Después hay que dejarlos enfriar

en la nevera unas horas. Exactamente.

¿Has puesto las grosellas? Ahora las ponemos.

Vale, a partir de aquí vamos a poner también

unas grosellas que tenemos aquí.

Es opcional el tema de las grosellas,

pero es una fruta que tiene una acidez brutal.

O sea, cuando te la comes haces así.

¿Cómo haces? Así...

(Risas) Es muy buena, la verdad.

A nosotros nos gusta. Es fruta de temporada,

es muy de verano. Perfecto, vamos a dejar

sin que hierva 10 minutos los melocotones.

Pero ya tengo unos hechos.

Esperad porque los tengo aquí.

La verdad es que cuanto más reposo, más sabor.

Nosotros porque vamos con las prisas,

ya sabéis, esto de la tele. Estos los hicimos ayer,

los hemos dejado enfriar tranquilamente...

Queda muy bonito.

Está superbién cocinado porque está bien cocinado.

Este melocotón lo que tiene es la carne dura,

o sea que vamos muy bien. No, esto es para colar.

Y la piel nos ha ayudado a conservar el melocotón

lo más entero posible. Colamos el jugo.

Con el jugo vamos a hacer algo sorprendente. Ya veréis.

Ahí va. Toma.

Colamos el jugo y lo ponemos a reducir.

Vamos a reducirlo a la mitad.

¿Vale? Lo pongo aquí.

Vale, Javier, perfecto.

Vamos ahora a hacer un merengue suizo.

Diréis: "¡Oh!". Un merengue, no líes.

Es un merengue súper fácil de hacer.

Y de verdad que ya veréis como va a quedar súper bonito.

Este merengue es porque vamos a hacer una mousse de almendra.

Vamos a hacer unos melocotones con mousse de almendra.

Pero una mousse...

Importante. Ya veréis, una mousse que queda muy bien.

Bueno, los melocotones ya los tenemos aquí.

Además, están enteros, ¿eh? Están bien.

Aquí tenemos tres huevos, que lo que vamos a hacer

es recuperar la clara para hacer el merengue.

Y la clara la voy a poner aquí, en el bol directamente.

Y un merengue que lo vamos a calentar un poco,

porque así ya veréis que nos va a quedar

mucho más cremoso, nos aguanta muchísimo más.

Es más estable. Si lo hacemos al baño maría

como lo vamos a hacer os va a aguantar mucho más.

Bueno, gran receta y no es complicada. No es difícil.

Intentad que no caiga nada de yema, ¿eh?

Para que nos quede bien no puede caer.

Importante.

Ahora ponemos azúcar moreno.

Una parte de azúcar moreno.

Una parte de azúcar, normal.

Ponemos unas gotas de limón, que es muy importante el limón.

Ahí está.

Y ahora con una espátula vamos moviendo al baño maría.

Baño maría ya sabéis que es un baño con agua caliente

pero sin que llegue a hervir.

Y tenemos que llegar a 60 grados.

Cuando está a 60 grados te lo pones aquí

y pica un poquito. ¿Por qué? Porque el labio...

Bueno... Es la parte más sensible.

Exactamente, enseguida notas la temperatura.

Entonces cuando te lo pones aquí

y ya pica un poquito de caliente

es que está a 60 grados.

Ahí las dos.

Y no parar de mover. ¿Por qué?

Porque lo que no queremos es que se cuaje,

sino que se caliente uniformemente.

Y ya veréis luego el resultado. Brutal, ¿eh?

Vamos a hacer... yo voy a hacer una...

como vamos a hacer una crema de almendra

yo tengo almendra tostada, que hemos tostado.

La vamos a poner aquí y voy a hacer un puré de almendra.

¿Con qué? Con un poco de leche.

Tengo leche y voy a triturar.

Vamos a hacer como un puré, una pasta de almendra.

Y yo le doy un poco de caña a esto.

Y ahora pongo el termómetro para saber cómo va.

Pero hazlo a ojo mejor. Hazlo para que vean cómo...

Va, pues pongo el dedo.

Falta un poco. Porque si no sería a 60 grados.

Claro, ya ponéis el termómetro y ya está, y te lo dice.

Venga, suficiente.

Aquí tenemos una pasta.

Ya veis, es súper fácil, una pasta de almendra

que hemos hecho con almendra tostada.

Muy fácil.

¿Veis?

Ahí.

Y esto ya casi lo tengo, ¿eh?

Vale. Y yo voy a ir montando la nata.

Veis que el vino tinto de la cocción está reduciendo,

porque lo vamos a concentrar un poco.

O sea, fuego fuerte, fuego a tope.

Pues bueno, yo mientras tanto, nata. O sea, crema de leche.

Que vamos a montar.

Y la voy a montar, fíjate tú, no sé si montarla a mano, ¿eh?

Venga, va, con el brazo, Sergio. ¿Qué pasa?

Es muy fácil, ¿eh? No tengas miedo.

Hay que poner aire. Importante.

La nata normalmente monta

porque entran burbujas de aire y va emulsionando.

Entonces lo que hay que hacer es moverla

y que coja la mayor cantidad

de burbuja de aire posible, que entre aire.

Yo pongo el dedo.

Y ya lo noto caliente.

Y evidentemente veis que no está cuajado ni nada.

Pues ahora es cuando lo voy a montar

y veréis el resultado.

Ahora ya está estable.

¿Porque a partir de 60 grados qué pasa?

Que la clara se coagula.

Entonces ya haríamos una tortilla dulce.

Se me ha ocurrido una cosa.

Para otro día. Apuntémoslo.

Vamos a hacer una tortilla dulce un día.

Vamos montando.

("Con la manos en la masa")

("Con la manos en la masa")

("Con la manos en la masa")

(Risas)

Ya lo tenemos. Ya la tenemos.

Sí, un pelín más ya para...

pero ya está.

Y fijaros qué cremosidad.

Ahora sí, ¿veis? Cremoso cremoso, y aguanta.

Venga, perfecto. Ahora yo la crema de almendra

que hemos hecho, esta pasta de almendra

con la almendra tostada la vamos a juntar a la nata.

Fijaros, vamos a juntar la nata semi montada.

Y ahora simplemente lo que hacemos es...

Ya sabéis, siempre con cuidado para no bajar la crema.

Perfecto, mezclar. Y ahora esta crema de almendra

la vamos a juntar con ese merengue.

Lo has hecho bien, ¿no? Que no me bajes a mí la...

Ya verás.

Venga. Y ahora con cuidado

también lo mismo, ¿eh?

Envolviendo.

Con mucho cuidado.

Ahí está.

Vale, ya lo tenemos.

Fantástico. Pues tú ya lo pones en la manga.

Bueno, fácil. Lo seguís bien, ¿no? ¿Sí?

Voy a poner una boquilla...

Rizada. Rizada.

Entonces de momento no la abro.

Ya la abriré después.

Ponemos el relleno.

Y ahora ya aquí la tenemos.

Vale, si quieres enfriarla un momento o lo que quieras.

O como lo tengas ya. No, está bien.

Vale, pues vamos ahora con la gelatina.

Vamos a hacer con el vino que nos había sobrado.

¿Os acordáis que lo habíamos puesto aquí?

Nos ha reducido a la mitad.

Entonces yo tengo aquí hojas de gelatina en remojo.

Lo que vamos a hacer es deshacer

esta gelatina aquí dentro.

En agua bien fría la gelatina

porque si no se desharía, claro.

Vale, vamos a deshacer.

Como está bien caliente el vino se va a deshacer enseguida.

Vale, y tengo aquí un recipiente.

Ah, sí, el de... ese.

Perfecto. Vale, un cucharón.

Espérate, trae "paquí".

Bueno, ahora es llenar y dejar enfriar. ¿Por qué?

La gelatina va a hacer su efecto

y nos va a quedar una gelatina del propio vino de la cocción.

(BROMEANDO) Del "blublublú".

(Risas)

Venga, fantástico.

Ya está. Ya veréis.

Ahí está.

Vale, vamos a hacer una gelatina.

Esto ahora a la nevera y vamos a hacer una gelatina

para después rayar la gelatina de vino tinto.

Vais a ver cómo queda. Que ya la tenemos.

Que ya la tenemos también.

Ahora esa la pondríamos en la nevera y queda así.

Fijaros.

Una gelatina, dura.

Que se puede rayar, que se puede trabajar.

Vale, ahora fijaros, sacamos. Veis que se puede sacar bien.

Bueno, la gelatina que tiene ahí...

Bueno, ya lo veis.

¡Doing, doing, doing! Es un bloque.

Raya tres puntos para poner aquí.

A ver, vamos a rayar aquí.

¿Fina o gorda?

Dale ahí. Venga, pues dale con ese.

Pero yo lo rayaría aquí, ¿eh? Pues yo lo rayaría aparte.

Pero como quieras.

Fijaros cómo queda esa gelatina,

que luego es buenísima, ¿eh? Queda súper bien.

Porque daros cuenta que lleva todas las especias,

lleva todo lo que le habíamos puesto.

El agua del meloc...

Bueno, la esencia del melocotón, las especias.

Venga, perfecto. Yo creo que ya, ¿eh?

Y así, jugamos un poco, como si fuera...

Que además combina muy bien después.

Ahora ponemos los melocotones.

Que se nos aguantará muchísimo mejor.

Ponemos las grosellas también.

Que yo las pondría encima.

Que nos van a dar ese toque de acidez. Tenemos más, ¿eh?

Y ahora tenemos la mousse.

Que la mousse vamos a rellenar tanto el melocotón...

Vamos a hacer como unos puntitos.

Muy bien.

Y yo tengo aquí alguna grosella más.

Bueno, ya veis, cocina de verano total.

Para entretenerse, para pasarlo bien,

para disfrutar uno mismo

y para hacer disfrutar a los demás.

Bueno, este merengue sí. Yo le pondría un poco

de yerbabuena encima o algo y ya está, ¿eh?

Ya la tendríamos. Sí, porque así...

Toma, mételo aquí.

Vamos a ponerlo aquí.

Ahí está. Bueno, siempre hay un buen motivo para cocinar.

Ya sabéis, amigos,

aquí estamos a tope como siempre.

Verano, calor. Yo no voy a poner más.

Producto de verano.

Aquí entretenidos. Y ahí está.

Fácil de hacer. Viva el verano. Hasta el próximo programa.

¡Adiós! Hasta luego.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Risotto de verduras y melocotones al vino

Torres en la cocina - Risotto de verduras y melocotones al vino

24 jul 2017

Hoy Javier y Sergio preparan un sanísimo risotto de verduras y unos melocotones al vino con un espectacular acompañamiento de gelatina y nata.

ver más sobre "Torres en la cocina - Risotto de verduras y melocotones al vino" ver menos sobre "Torres en la cocina - Risotto de verduras y melocotones al vino"
Programas completos (463)
Clips

Los últimos 1.526 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios