www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3745382
Para todos los públicos Torres en la cocina - Platos de siempre - ver ahora
Transcripción completa

¡Muchas gracias! A los que estáis en casa,

que nos veis cada día, Un fuerte abrazo, un beso.

Y, bueno, los que estáis aquí, que sois los mismos, bienvenidos.

Producto con historia, producto de lujo,

producto fantástico, la berenjena.

Vamos a hacer un escabeche de berenjena con toque Torres.

Exactamente. Vais a ver que tiene historia.

La voy a pelar y la voy a cortar en bastones.

De momento, no avanzo nada más. Vale.

Yo voy a decir una cosa, eh, berenjena...

Aquí tenemos dos tipos, que sabéis que es la más...

La más encontrada en el mercado es la negra,

pero luego está la rayada que es muy buena también.

Pero antes voy a explicar: una berenjena, todos sabemos,

pero es bueno coger la berenjena, tocarla y ver,

introducir el dedo y ver que es dura, que es tersa, que es...

Turgente. Turgente, ¿no?

Porque cuando está un poco... mínimamente arrugada la piel

o que hundes el dedo, es vieja.

Entonces, si aquí abrimos las dos. También, espérate,

que digo una cosa, también se sabe por la parte de atrás.

Está verde... el tallo está, bueno, bien, está verde.

Y ya se ve que está entero.

Si no, las puntas estarían muy secas,

ya se queda un poco más chuchurrida.

¿Cómo? Chuchu... se dice así, ¿no?

(Risas) Vale, vale.

Vale, vamos a cortar unos bastones.

Yo, mira, este plato, en realidad, nos recuerda un poco a...

a unas berenjenas al horno, a la brasa.

Aunque ya veréis que no tiene nada que ver,

es totalmente diferente, y vamos a hacer un escabeche.

Antiguamente se utilizaba como conserva,

cuando no tenían neveras, bueno, se conservaban

con vinagre, sobre todo... o con limón,

que también le pondremos un toque, que son conservantes naturales.

Y que nos van a ayudar, en este caso, a dar sabor.

Estábamos discutiendo antes Javier y yo:

A mí este escabeche que voy a hacer,

tenemos uno hecho,

pero este que vamos a hacer a mí me gusta recién hecho.

No, yo creo que hay que dejarlo reposar, mientras más, mejor,

por lo menos una noche, y gana mucho más, gana mucho más.

Bueno, vamos a meter otro... Luego lo probaremos,

luego lo probáis aquí, los que estáis aquí,

que tendremos oportunidad de probarlo.

Pondremos otro producto, haremos la berenjena con hinojo.

El hinojo es supermediterráneo,

cada vez mucho más utilizado

y, realmente, tiene unos toques excepcionales.

Bueno, sobre todo, el hinojo recuerdo que en Murcia

lo consumen mucho porque, incluso, con pescados,

que lo combinan bien con pescados.

Hay zonas de España donde se consume mucho

y en otras pues no tanto.

Pero es algo mediterráneo, muy nuestro también.

Mira, voy a coger este, que es pequeñito también.

Bueno, un poco de sal a la berenjena que le he puesto

y enharinada, tal cual. Veis que son bastones.

Espera, voy a coger un plato,

para no poner la cocina perdida.

Estas berenjenas tienen toque, evidentemente,

porque luego vamos a ver una cosa muy interesante.

Cortamos el hinojo también a lo largo.

Porque el hinojo y la berenjena, brutal.

Bueno, habéis visto, hemos cortado las berenjenas pelada, bastones,

sal, harina.

Que, bueno, sería, como el pescado normalmente,

que se enharina un poco para el escabeche.

Nosotros solo con berenjena.

De verdad, esto es un gran plato para...

bueno, para comer de entrante, es buenísimo.

Estoy seguro que ahí en casa, cuando lo veáis...

y hay amantes, realmente, amantes de la berenjena.

Yo, bueno, ahí en casa consumimos,

bueno, aquí en casa consumimos mucha berenjena

porque es que nos gusta. Y escabechada pues tiene mucho...

Bueno, decir una cosa sobre la berenjena:

es importante no conservarla,

no meterla en la nevera junto con las frutas.

Frutas como la pera, la manzana, el plátano.

Porque tienen un gas, que se llama etileno,

que hace madurar mucho más rápido las verduras.

O sea, que si podemos tener las frutas por un lado

y las verduras por otro, mejor, nos aguantarán más.

Sobre todo, con las frutas que maduran después de cogidas,

cuando...

Pues, por ejemplo, un plátano, una manzana.

Si las ponéis al lado... pues desprende un gas

que hace que madure mucho antes y que...

Y que se estropee antes también. Acaba de decir lo que dije yo,

pero... He matizado, he matizado.

Espérate, Javier, vamos por partes. Vale.

Venga, ahora, tenemos la berenjena salada y enharinada.

Lo que vamos a hacer es dar una fritura corta,

aceite bien caliente,

y, bueno, corta, hay que freír la berenjena, ¿veis?

¿Veis? Aceite bien caliente.

Y es un aceite de oliva suave. Mirad qué berenjenas más bonitas.

Bueno, esto son... Son superchulas y, también,

para hacer un encurtido, un aperitivo,

también son muy buenas.

Bueno, frita. Perfecto, tú si quieres, Javier,

mientras termino de freír aquí... Vale.

Bueno, ya lo veis. Sí, chef.

Queda una berenjena frita.

Bueno, te dejo aquí con el hinojo, yo me voy a hacer el...

lo que es la base.

Sergio ya tiene friendo las berenjenas,

pero superrápido, una fritura superrápida.

Y va a saltear el hinojo con un poquito de aceite.

No tiene truco. Ahora, mortero, nos encanta el mortero.

Viva el mortero. Ahí.

Ponemos un poquito de sal para que...

Ponemos un diente de ajo y, para que no nos resbale,

va a ir mucho mejor.

Vale, ponemos... Mortero, utensilio utilizado

en la cocina medieval, muchísimo. O sea, que ya se...

una herramienta fundamental, eh.

Muy bien. Un poco de coriandro.

Las bolas de coriandro, ponemos unas bolitas.

Que el coriandro le va muy bien a la berenjena.

Y cómo no, un poco de comino.

La berenjena y el comino, casan superbién.

Entonces, vamos a poner...

fijaos que estamos aquí haciendo muchos matrimonios,

porque el hinojo combina muy bien con la berenjena,

y el comino con la berenjena y el hinojo.

Vale, ponemos un poquito.

Después, un poquito de mostaza también.

Bueno, un poco más de hinojo. Perfecto.

Un poquito de vinagre, porque un escabeche lleva vinagre,

aunque este no lo vamos a cocinar.

Sí, es un escabeche hecho en frío.

Aceite de oliva.

Y luego le pondremos unas gotas de limón.

¿Limón, por qué? Porque lo va a refrescar mucho más

y va a ganar mucho también.

Vale, bueno, yo, la berenjena... espera que tenga el majado,

que lo vamos a montar para que lo veáis bien.

Voy a poner unas gotas de limón. Estas berenjenas hace tiempo ya,

al principio, al principio del principio de hacer el programa,

hicimos un... embotamos unas... unas berenjenas de este tipo,

que las hicimos en conserva, que van muy bien para...

para hacer en salmuera.

Vale, unas gotas de limón.

Y ya decimos, ¡fijaos qué plato más fácil

y con un resultado de lujo, de puro lujo!

Este es uno de los ingredientes, la berenjena, que nosotros,

bueno, los españoles llevamos a América.

Vamos al ataque, ¿no? Sí, sí.

Mira, voy a poner más aceite y todo.

Sí, que no esté muy espeso, también para poder pintarlo bien.

Está espectacular, Sergio. Está increíble.

Vale, trae, vamos a poner abajo la bandeja.

Yo lo haría con un pincel, fíjate, que está ahí el pincel.

Vamos a poner aquí la bandeja, una base.

Esto es reinterpretación absoluta del escabeche, eh.

Vamos a poner la o las berenjenas.

Venga, vamos ahí.

Está buenísimo este plato, de verdad.

Y resulta... esto gusta a todo el mundo, es económico,

y es fácil de hacer.

Rápido. Un poco de pimienta,

que esto le va también, eh.

Ahí... ponemos alguna más aquí.

Ahí, a cuatro manos.

Parecen patatas, eh.

Pues, pues, un poco sí, eh.

Vale, pinta primero.

Ahora, pintamos bien.

Fijaos que ahora esto... por eso decimos que...

que se ha de dejar un poco...

un poco reposar, o no; o también sería bueno así,

la verdad, es que puede ser de las dos maneras.

Vamos a poner ahora... ponemos el hinojo, combinación 10,

porque berenjena e hinojo combinan muy bien.

Yo tengo un poco de tronco. Volveremos a pintar después.

Le pondremos por encima así, que seguro que le aporta mucho.

Bueno, ahora lo que hay es mucho hinojo silvestre.

Si dais una vuelta por el monte,

se ve ya un montón de semilla de hinojo que está...

El otro día me di una vuelta con la bici, iba a coger

y, al final, se me olvidó.

Vale, voy a poner un poquito más ahí en el hinojo.

Pintarlo bien, que nos coja bien...

Esta reinterpretación.

Perfecto. Y venga, acabamos

con un poquito del verde de hinojo

que hemos cortado así redondo.

Y también de un poquito del hinojo así en planta fresco

que nos va a dar mucho frescor también.

Y, aparte, estéticamente queda muy bonito.

Superchulo.

Perfecto.

Vale. Yo sé que hay alguien de Argentina aquí,

que ha venido. ¿Quién era?

¿Tú, no? En Argentina, yo recuerdo también

que se hace un plato de escabeche de berenjenas.

¿No? Muy típico. Sí, es muy típico.

Totalmente distinto, pero muy típico.

¿Ah, sí? ¿Y cómo se hace? Ilústranos.

Bueno, en casa mi abuela lo hacía...

Hervido directamente con vinagre, un poco de agua y un poco de vino.

Como en tres partes... no me acuerdo de las cantidades.

Ya, ya, ya. Y el hinojo no,

lo conocí cuando vine para aquí.

Claro, esto es muy de aquí también.

Esta es una reinterpretación.

Bueno, este es el que tenemos aquí ya recién hecho.

Y tú tienes otro, Javier. Yo tengo el mío.

Que lo hicimos ayer, vaya.

Para ver el resultado de uno y de otro.

Bueno, yo para mí gana mucho más si lo dejamos un tiempo,

de un día para otro, me parece fantástico.

¿Alguien se apunta a probarlo?

Yo. Venga.

Sí, tú también, que es un poco de tu tierra.

Pues vamos a probarlo.

De sabor más o menos son iguales, es sólo... ¿os gusta más frío...?

Frío o tibio, ¿no? ¿O recién hecho?

Este está recién hecho y este lo hicimos ayer.

Probad primero el que queráis, sois libres.

Huy. Al ataque.

Sí, como está cortado así. Córtalo un poco si no.

Vale.

¡Tibio buenísimo!

(Risas) Bueno, no probé frío.

-Esto es sólo hinojo. Me falta la berenjena.

Claro, hay que probar la berenjena que es lo que...

Está muy bien en frío, pero está más fuerte.

Se siente como mucho más potente.

Porque ha reposado más. En tibio está como más suave.

No sé, se siente más el escabeche.

Bueno, eso no lo he entendido yo muy bien.

¿Qué quieres decir?

No dije que uno estaba mejor que el otro.

Simplemente uno más suave y el otro se nota más el ajo.

Está más potente.

Personalmente, en este momento de mi vida, me gusta más suave.

Vale. A mí también.

-El frío resalta mucho más lo que es el escabeche en sí.

Sí. Y el tibio resalta más

el sabor de la berenjena y del hinojo.

Muy bien. ¿Con cuál nos quedamos?

Depende del día. -No se quiere mojar.

Los dos son muy buenos, la verdad.

Vamos con la siguiente receta: unas perdices a la toledana.

Exactamente. Pero con toque Torres.

Bueno, reactualizado,

como hemos hecho también con la berenjena.

Lo que vamos a empezar a hacer es...

Bueno, pues tenemos estas perdices, que empieza

la temporada de caza, que a nosotros...

Nos encanta. Sí, no podemos evitarlo.

Nos gusta mucho. Y lo primero os voy a enseñar

a hacer un bridado, a bridar el ave.

Porque, normalmente... imaginaos que tenéis un pollo mismo.

Lo podríais bridar de la misma manera.

Este es muy fácil.

Bridar quiere decir coser. Bueno, atar.

O darle una forma. Es para que se le quede

una forma bonita una vez cocinada.

Lo que hacemos es cruzarle las patas.

Le damos unas vueltas.

Después pasamos por los muslos.

Es muy fácil, eh.

Le damos la vuelta.

Y luego por debajo de las alas lo cogemos.

Y le damos aquí...

Esto lo digo porque normalmente nosotros lo hacemos con aguja

y le damos un bridado un poco más complejo.

Pero este es suficiente, eh.

Para casa ya os coge una forma... fíjate, ¡trac! ¿Aquí qué pasa?

Pues que ya... Guarda la forma.

Ya nos guarda la forma perfecta del ave.

También se lo podemos pedir al carnicero.

Exactamente. Que seguramente lo hace,

y lo hace de maravilla. Pero, bueno, que si lo queremos

hacer nosotros, que veamos que se puede.

O sea, que es muy fácil. No cuesta nada.

Si tener hilo bramante en casa, que es como se llama este hilo.

Y bueno, pues tenemos ahí ese hilo y...

Vale. Nunca se sabe.

Vamos a dorar. Importante: vamos a darles bien de color.

Un poco de aceite de oliva.

Fuego fuerte.

Y primero por la parte de la piel.

Ay... por la parte de la espalda.

Por la parte de la piel seguro, eh.

(Risas) Hombre, es...

Por la parte de la espalda dorar bien.

Y luego por el lado, por el lado y por la pechuga.

Y siempre bañando, cuidándolas y mimándolas.

Vamos a reinterpretar un poco,

con toque Torres, ya sabéis, la perdiz.

Que, bueno, es un clásico,

sobre todo la que se hace en Toledo.

Yo creo que en todo el centro de España.

Pero también receta quijotesca total.

Oye, de verdad que huele superbién. ¿Por qué?

Porque está... Está un poco curada.

Exactamente, la perdiz es buena para nosotros

cuando tiene un tiempo de maduración.

Cuando tiene un tiempo de reposo, gana mucho más.

Bueno, yo voy a ir cortando un poco de chalota.

Vale. O cebolla tierna, lo que...

Y este de verdad que lo tiene.

Vale, doramos bien.

Primero por la espalda hemos dicho. Ahora lateral.

Importante que sea un dorado uniforme.

Y de esta manera lo vamos a conseguir.

Y claro, cuando doramos, pues coge mucha más potencia

y mucho más sabor.

¿Qué vamos a hacer?

Eso ya es un toque nuestro que ahora veremos.

Vamos a hacer dos cocciones.

La pechuga, como es más tierna, la haremos al final.

Y el muslo lo vamos a cocinar durante más tiempo.

Y veréis que estas dos cocciones, pues...

Cambia mucho, cambia muchísimo.

Principalmente porque el muslo tiene más fibra,

es más fibroso y lo vamos a dejar cocinar bien.

Y la pechuga pues, bueno... rosada.

En este tipo de ave recomendamos.

Aunque sabemos que, tradicionalmente,

lo que se hacen es guisadas enteras durante mucho rato.

También es lícito.

Las dos maneras son buenas. Podemos elegir la que queramos.

Nosotros damos nuestra versión y luego cogéis la que más...

Es que, si no, no sería "Torres en la cocina".

La que más cómodos estéis, eso está claro.

Vale, bien dorado.

Y ahora la pechuga.

Ahí en casa también que tengo que decir una cosa

que me ha dicho Xavi. Xavi es el que nos lleva la...

Bueno, llevamos todos las redes, pero Xavi está más pendiente.

Nos estáis siguiendo un montón en redes:

Facebook, Twitter, Instagram.

Desde casa también, pues decidnos qué os parece.

A ver qué tal. Y gracias a todos,

que estáis ahí superconectados. Muy bien.

Súper.

Bueno, ahí, bañamos bien como veis.

Porque eso nos va a dar aún más cocción uniforme.

¡Buah, vaya pinta tiene, eh! ¡Huy, huy, huy!

Esto ya recuerda al otoño, que nos vamos al invierno.

Son estos platos de... bueno, pues de...

De disfrutar, de placer. De mucho sabor.

¡Es una gozada, una gozada!

Bueno, no le vamos a dar una larga cocción.

Hace falta una cocción corta, pero sí que esté dorada.

Porque luego lo vamos a terminar.

Entonces, bañar un poco más...

Mimarlas, como decimos.

Muy bien.

En "El Quijote" es curioso,

porque sale como plato digno de los gobernadores.

¿Ah, sí? Sí, la perdiz.

Sí, es uno de los grandes...

Bueno, y la berenjena también sale en "El Quijote".

Y uno de los platos preferidos de Sancho Panza también.

Pues ya ves tú. ¿Cómo no?

O sea, así estaba el hombre.

Vale, sacamos la cuerda.

Este bridado, Sergio, que ha hecho...

Es para que lo podáis hacer en casa. Está bien, ¿no?

¿Porque lo conocíais este bridado aquí o no?

Es fácil, ¿no?

¿Os atrevéis a hacer uno o qué?

En casa sí. Huy, huy.

Sí, sí. Igual no es tan fácil.

Oye, no hay que tener miedo, de verdad.

Es muy fácil, muy fácil. Esto no tiene...

Vale, ahora vamos a sacar lo que son los muslos.

Que es lo que decíamos que tiene más cocción.

Dame que te hago una y así vamos más rápido.

Y por un lado los muslos

y por el otro vamos a coger las pechugas.

Ahí está.

Y ahora...

la pechuga.

Que la pechuga también la vamos a sacar,

porque lo que nos interesa ahora es coger la carcasa

para hacer el caldo.

Exactamente.

Que veis que sale solo, no hay que hacer fuerza.

Toma, la carcasa. Vale.

Además, tiene un color...

Es que huele muy bien, eh.

Mira, lo corto con esto.

Cortamos la carcasa bien pequeña.

Toma. Y...

Toma, que... ¿Que qué?

Que no, que nada. Te irá mejor con la tijera.

Vale. Y vamos a utilizar la misma olla

donde hemos dorado la perdiz para hacer el fondo.

Esta carcasa... ¡es media vida del plato!

Porque, realmente, está curada. Tiene mucha concentración de sabor.

Y nos va a aportar una riqueza una riqueza increíble.

¿Y qué vamos a hacer? El fondo.

Y en ese fondo, vamos a empezar a cocinar los muslos.

Muy bien. Venga, Javier.

¿Lo tienes? Vaya ayudante, eh, chaval,

que tienes aquí.

(Risas) ¡Vaya joya! ¿No?

¡Una vez que lo haces... y no veas!

Bueno, veis. Ponemos, tanto los muslos,

que nos van a aportar sabor y lo importante es

que se van a cocinar y van a quedar más tiernos,

como la carcasa. Lo ponemos todo.

Y ahora, a dorar bien.

Vamos a guardar aquí las pechugas.

Me lavo las manos.

Bueno, hasta aquí, bien.

Hasta aquí, fácil.

Voy a poner un poquito más de aceite.

Y es que tiene un olor increíble, de verdad.

Doramos un poquito más,

porque así nos cogerá más potencia la carcasa.

La chalota picada, Sergio, que está aquí.

Adelante.

Y vamos a poner una ramita de tomillo.

Yo no doy abasto, eh. Entre limpiar y...

No doy abasto.

Hoy te veo un poquito...

Moviéndote un poco.

Vale. Movemos bien.

Fijaos ya esto qué pintaza tiene, qué olor más bueno.

Estupendo.

Ya han rehogado bien las carcasas,

han cogido sabor, han cogido potencia.

Y ahora, tenemos... opcional.

Pero le dará un toque de elegancia, un poco de vino rancio.

Le va bien. Le da una potencia.

Vale, ponemos un chorrito, dejamos evaporar el alcohol.

Y ahora ya... cubrimos de agua.

No mucha, eh.

Ya está. Justo que cubra, nada más.

Y dejamos cocinar a fuego fuerte durante...

Diez, quince minutos.

Bueno, que reduzca un poco. Que coja la potencia.

Ahora sí los vamos a estofar.

(Suena la alarma)

Han pasado diez minutos.

Por un lado, tenemos los muslos, que vamos a recuperar.

Ahora están bien cocinados, están bien tiernos.

Están fantásticos.

Por lo menos, les hemos quitado un poco la fibra que tenían,

con esa cocción.

¡Oh!

Tenemos cuatro.

Tenemos uno más,

que tiene que estar por aquí... aquí está, lo tengo.

Y después, tenemos el superfondo,

este fondo tan fantástico,

que nos va a servir para la guarnición, Sergio.

Bueno, primero, lo que vamos a hacer...

Tengo unas cebollitas, cebollitas platillo se llaman.

Entonces, luego podría ser... pues lo que encontremos,

lo que tengamos. Pero si no, cogemos una cebolla

y cortamos un poco a cuadrados, juliana.

Nosotros, esta cebolla. Luego, estéticamente,

también es importante, te queda muy bien.

Tenemos unas setas, setas de temporada;

que es temporada ahora, otoño.

Y luego, unos champiñones también.

Rebozuelos, que son los que acabo de poner.

Y unos champiñones que los corto por la mitad.

Esto es de un plato, aquellos de otoño, de invierno.

Sí, de sentarse tranquilamente y disfrutar.

Es de esos platos buenos. ¡Qué bueno!

Y luego, también, daos cuenta que se puede adaptar.

Nosotros hacemos esto,

pero sería adaptable a otro tipo de ave.

Como, por ejemplo, un picantón. También.

Lo podríamos hacer igual. Parecido.

Vale, vamos a ponerle el caldo. Vamos, trae.

Tenemos aquí la esencia,

el puro lujo de estas carcasas impresionantes.

Venga, dentro.

Nada, lo justo para que cueza un poco la cebolla con las setas.

Y ya está.

Aquí volvemos a poner los muslos.

Vale, para que se terminen de reblandecer.

Y ahora, a poner a punto de sal, pimienta...

Probar un poco todo. Espera.

Que voy a ver aquí un momento.

Estás cogiendo apuntes, ¿no? Te estoy viendo desde hace rato.

Cómo me gusta que la gente tome apuntes. ¿A ver?

Pues nada... paso a paso, a ver si me sale en casa.

Vale. ¿Cómo te llamas? Jazmín.

Jazmín. ¡Qué bonito nombre! Gracias.

Muy bien. Una pregunta.

¿Haces la receta igual que la ves? ¿O luego le das tu toque?

Luego le doy mi toque. Bien.

Hay que coger, porque solo de memoria, muchas veces,

yo me he pasado muchos años, bueno, cogiendo apuntes.

Porque luego se olvida. Para tener una noción, va muy bien.

Muy bien, muy bien. Súper. Gracias.

Me ha parecido curioso.

Vale. Aceitunas negras.

Vamos a poner aceitunas negras.

Mira, aceitunas negras...

Aceituna muerta, eh.

Que le vamos a dar un toque de aceituna muerta.

Ni la voy a picar, el que pille ahí...

Un poco de sal y pimienta.

Y un poco de tomillo. Ahora, al final, le va.

Yo le he puesto antes. Ah, ¿le has puesto ya?

No, ponle un poco más. Un pelín solo, que le va muy bien.

Bueno.

Veis que tenemos estas pechugas.

Aún, como están poco hechas,

lo que vamos a hacer ahora, es cocinarlas al momento,

sobre todo, por la parte de la piel.

Porque, luego, nos va a acompañar en el plato,

van a quedar superjugosas y no quedarán tan secas.

Es ahí nuestra versión de hacer dos cocciones.

Ya está, eh. Sí. Deja que reduzca...

Pero yo no le dejaría más.

Vale, un pelín más, ya verás.

Mientras que se hace la pechuga, ya está.

Brutal, eh. Hazme caso, que si me haces caso...

Un plato de fiesta mayor. Para cualquiera día,

porque se puede comer cualquier día.

Cualquier día, se puede uno dar un homenaje de este tipo.

Esto es, vamos, "de corbata", como digo yo.

O por lo menos, hay que intentarlo. Tenemos que intentarlo.

Vale, un poco de sal y pimienta a la pechuga...

Voy a coger un plato para presentarlo ahí mismo.

Nada, la pechuga ahora es vuelta y vuelta, eh.

Que sea... un poco, un poco... un poquito rosada.

También, depende de los gustos, pero nos quedará más jugosa.

Y ahora le damos un golpe muy fuerte por parte de la piel,

que la piel nos protege el calor directo de la carne.

Como tiene grasa, queda más jugosa, más buena. Damos la vuelta.

Ahora nos queda bien crujiente

por la parte de la piel, bien doradita.

Y eso es un lujo.

Venga, ya está.

Sí, tú ve emplatando. ¿Vinagre le has puesto ya?

Vinagre, ahora.

Eso sí. El último toque, que es opcional.

Dos gotas de vinagre. Pero dos. Si nos pasamos...

Si ponemos muy poquito, nos va a realzar.

Si nos pasamos, la podemos... Emplatamos, ¿no, Sergio?

Yo lo serviría aquí. ¿Sí?

Yo sí.

Has echado tres. Perfecto. Bueno, no pasa nada.

Vale. Te voy a hacer caso, la ponemos aquí...

Bueno, hemos hecho unas perdices rápidamente.

Estofadas, sí. A nuestra manera, pero son rápidas.

Bueno, si también le dedicamos

un poquito de tiempo a la cocina, lo merece.

Un plato así lo merece... Déjame el trapo.

Y es que es brutal. Venga, perfecto.

Yo lo presentaría tal cual.

Ya está. Perejil, nada.

Nada. Y comieron perdices y fueron felices.

(Risas)

Bueno, ha llegado el momento, o sea, que, ¡a probar!

Es un gran momento. Ya sabéis,

siempre hay un buen motivo para cocinar

y nos vemos el próximo programa. (TODOS) ¡Adiós!

Adiós.

No, no. Está buenísimo. ¿Qué tal la perdiz?

No... tiene buena pinta. Yo voy a probar también.

  • Platos de siempre

Torres en la cocina - Platos de siempre

05 oct 2016

Hoy Javier y Sergio presentan dos clásicos puestos al día con un toque Torres: Escabeche de berenjenas con hinojo y Perdices estofadas 

ver más sobre "Torres en la cocina - Platos de siempre" ver menos sobre "Torres en la cocina - Platos de siempre"
Programas completos (481)
Clips

Los últimos 1.595 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios