www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4445445
Para todos los públicos Torres en la cocina - Pastela de secreto y pan de higo - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy hacemos un gran homenaje a Andalucía querida.

Y vamos a hacer don recetones. Exactamente.

La primera es una pastilla...

de secreto ibérico espectacular, crujiente

y especial.

Y después vamos a hacer un pan.

pero que no es un pan cualquiera,

es un pan de higos.

Es un pan de higos. Muy bueno.

Que es supertoque Torres y lo hemos tuneado un pelín.

Ya veréis. Bueno, primero, ¿qué tenemos?

El secreto ibérico.

Es esta carne por excelencia.

Secreto. Ya la palabra me encanta.

Porque secreto, ¿no?

Es una parte que está bastante escondida

dentro del cerdo ibérico.

¿Y por qué es tan buena?

Porque bueno, el cerdo ibérico es una pasada.

Y después tiene mucha infiltración.

Fijaos la cantidad de veta que tiene de grasa.

Primer paso, tenemos que cortarla en dados.

Dados grandes ahora.

Y la vamos a saltear.

¿Por qué?

Porque le vamos a dar sabor

y vamos a perder parte de la grasa.

Y luego queda más ligero el plato.

Si lo salteamos y perdemos un poquito más de grasa

pues queda más ligero. Y luego queda más sabroso.

Eso sí, sobre todo. Correcto.

Entonces, sartén bien caliente.

Aceite y saltear, a tope.

Vale, Sergio, tú vas a ir con el puerro y la chalota.

Venga, yo voy haciendo el puerro y la chalota.

Un cerdo ibérico engorda alrededor de un kilo diario

más o menos comiendo hierba y bellotas.

Un kilo diario.

Es mucho, ¿eh? Sí, es mucho. Sí, sí.

Claro, no para de tragar. Claro, claro.

Son como aspiradoras por el monte.

No, es un animal noble, fantástico.

Y luego nosotros sabemos que por la parte

de Andalucía y Extremadura sobre todo es donde está

la cría del cerdo ibérico.

Y también por eso hemos dicho:

"Vamos a hacer esta receta con un producto

tan del sur como es el cerdo ibérico."

Ahora, este plato es para sorprender.

Porque es muy fácil y tiene ese toque de Andalucía

con las especias, un poco moruno.

Un poco especial.

Le vamos a poner dátil también, frutos secos.

Bueno, moruno total. Ya sabéis que es esa cocina

de influencia árabe, marroquí, que tiene tanta especia

y que tiene tanta... especia.

Bueno, pues vamos a hacerla por ahí. Va a ir por ahí.

Bueno, fijaos, va cogiendo un poquito de color.

Sellamos la carne. Coge más sabor

y pierde bastante grasa.

Veis que está perdiendo bastante grasa en la sartén.

Aquí lo podemos ver.

Hemos puesto un poco, pero ha soltado bastante más.

Y eso es lo que nos interesa.

Y ahora lo que vamos a hacer es picarla.

Bueno, retirar y picar. Exactamente.

O sea, que no caiga la grasa.

Sí, pero la grasa un poco a mí me va bien.

Si no hay mucha un poco para rehogar la verdura.

Ah, vale, para la verdura sí. Pero ahora lo que nos interesa

aquí es picar, que no haya mucha grasa.

Bueno, últimamente veréis que utilizamos mucho puerro.

Nosotros en invierno...

Claro, nos gusta mucho la cebolla dulce,

cuando la cebolla está recién cogida.

Cuando la cebolla ya pasa un tiempo

la verdad es que tiene más azufre

y se vuelve más picante, más concentrada.

Entonces utilizamos puerro que es más suave.

Atención. Alternativa.

Picamos, ¿eh?

Como siempre, nos gusta picada la carne pero que no sea

supertriturada, sino que tenga textura.

Entonces miramos...

Un poquito más...

Y ya está.

Perfecto.

Lo tenemos. Yo voy a saltear la verdura

en la misma grasa donde Javier ha dejado...

todo el cerdo.

Vale, pues salteamos aquí el puerro y la chalota,

que podría ser puerro y cebolla.

O sólo cebolla, o sólo puerro.

Nosotros es que la combinación de cebolla

o de chalota con el puerro la verdad es que nos gusta.

Vale, puedes poner igual un poquito más

de aceite de oliva. Yo no le pondría más, ¿eh?

No, tú no le pondrías más. ¿Pero de quién es la receta?

(Risas)

O sea, cuidado, ¿eh?

Ya veis, ¿eh?

Mientras Sergio va ahí cocinando, aquí tenemos...

los dátiles.

Hemos intentado conseguir dátil verde.

Fresco, fresco. Exactamente.

Pero no hemos encontrado. Es de otra fecha.

Este dátil es buenísimo.

En Elche hay una producción buenísima.

En Túnez, en Marruecos también.

Pongo la carne, ¿eh? Venga.

Está pochado en blanco.

Ya habéis visto que hemos pochado en blanco.

Bueno, dátil. Tiene una concentración

de azúcar muy buena, tiene acidez también.

Y luego tiene unas propiedades impresionantes.

Y luego combinado con almendra. ¿Qué decir de la almendra?

Almendra marcona de aquí del Mediterráneo.

Y le vamos a poner esas especias que decíamos

que es "ras al hanout".

¿Qué quiere decir "ras al hanout"?

Lo mejor de la tienda.

Eso es lo que... Diferentes especias,

pero que está buenísimo. Y eso le da un toque ya más...

Bueno, más del sur, más bueno.

Vale, vamos a picar la almendra.

El "ras al hanout" lo podríais hacer vosotros en casa, ¿eh?

Es una mezcla de especias. Lo hemos hecho en el programa.

Se puede hacer con lo que tengas.

Normalmente decían "con lo mejor de la tienda",

porque pues coges lo mejor. Pero también puedes hacerlo

con lo mejor que tengas en casa,

con lo que pilles. Claro.

Un poco de dátil. Hay que poner dátil

porque es ese punto tan bueno, pero tampoco abusar, ¿eh?

Yo lo que estoy haciendo es secar bien la carne,

que no tenga nada de agua. Porque nos interesa a la hora

de poner en la pasta filo que le vamos a poner

para que no se humedezca, sino que esté bien seca

y nos quede bien crujiente.

Este es un plato que se lo comen...

Le ponen azúcar a este plato.

Sí, pero nosotros no ponemos azúcar, ponemos dátil.

Que es mucho más sano, mucho más bueno.

Porque en la cocina andalusí, marroquí y árabe

se utiliza mucho el dátil como edulcorante,

para endulzar.

La canela. La canela la utilizan mucho.

Las especias evidentemente, como esta.

Hum, qué bien huele.

Ya has utilizado, ¿no?

No, no le he puesto. No, no, no.

Vale, ponemos las especias.

Que lleve, ¿eh? Tampoco hay que pasarse,

pero que lleve. Sí,es una receta especiada.

Y fijaos que estamos haciendo

recetas de Andalucía, recetas del sur,

pero no estamos haciendo lo típico.

Y ahí va, ¿eh? No nos hemos ido

a los platos típicos de Andalucía,

sino que estamos ahondando un poco más en el terreno.

Bueno, y con toque. Hombre, y con toque.

Porque en la filosofía también, en la historia.

Y plato de invierno total, ¿eh?

Porque es un plato de invierno fácil de hacer.

Decís: "A mí no me enrolles con picarme la carne."

Pues cómprala picada. No pasa nada porque es...

sale bien también, ¿eh? Bueno, ya lo tengo.

Vale, pasta filo.

Esto lo voy a sacar en un bol

para que se vaya enfriando y ya está.

Probaremos bien de sal, de pimienta, que esté bien.

La pasta filo sabéis que la podemos comprar.

Se podría hacer, pero es muy complicada de hacer.

Y realmente vale la pena comprarla.

Es fácil y se encuentra muy bien.

Entonces sabéis que viene en rollo.

Eso sí, hay que ir con cuidado de utilizar la que queramos

y la demás rápidamente a la nevera.

Porque se seca muy rápido. Sí, sí

Entonces para tenerla húmeda

siempre y poder trabajarla, en la nevera.

Veis que viene en láminas.

Ya hemos trabajado aquí alguna vez.

Y es esto.

Bueno, es una pasta muy típica para hacer postres.

Pero también para hacer platos salados.

Fijaos qué lámina más fina. Qué bonita, ¿eh?

Y esto lo encontráis ya hoy en día como si fuera

el hojaldre, lo mismo. Vais a la tienda que tengáis

vosotros, lo pedís y lo encontráis sin problema.

Sergio, funde un poquito de mantequilla, porfa.

Ahí voy.

Que yo siempre lo vuelvo a tapar de momento.

Y luego si tengo que utilizar más, más.

Pero así se nos mantiene súper húmedo.

Que es lo que necesita.

Tenemos la mezcla, que vamos a probar.

¿Has probado de sal y pimienta? No, todavía no.

Ay, ay, ay.

Todavía no porque no me ha dado tiempo.

Me tienes aquí esclavizado corriendo como siempre.

Venga, Sergio, pinta la mitad.

Así puedes hacer algo.

Porque no veas, no estás haciendo nada.

Bueno, ve pintando así. Sí, sí, voy.

¿Puedo pintar como quiera o tengo que pintar como me...?

(Risas)

No, como yo diga. Dice: "Ve pintando así."

O sea, es como cuando le dices a un niño... no sé.

Ahora lo que hay que hacer es doblar.

Exacto. Para que la capa sea más gorda.

Coge un poco de tomillo. Vamos a darle un toque.

Venga va. Limón. Tomillo limón.

Se puede poner alguna hierba, alguna especia también.

Lo voy a picar, pero tiene que ser muy finito.

Voy a coger este tomillo limón y ya está.

Y si tenéis una hierba que tenéis también seca

también podría ser, ¿eh? Sólo un poquito, ¿eh?

Y esto bien pintado. Podría ser hierba seca.

Vale.

Es sólo para darle un toque. Ya está.

Y ahora ponemos así.

El horno está encendido, ¿eh? Sí, sí.

Y ahora lo que vamos a hacer es cortarlo así.

Sergio, trae las tartaletas

que están detrás tuyo.

Y hacemos...

así.

Diréis: "Oh, ¿por qué así?" Ahora lo veréis.

Vamos a pintar la tartaleta un poquito, Sergio,

con mantequilla también.

Es anti... antiadherente.

Pero también... (SE MOFA) ¡Anti, anti, anti!

Es que me ataca. Me ataca.

Bueno, ahora hago una

y después seguramente me hará falta más.

Bueno, ¿pero tú qué quieres hacerla así?

Exactamente. Bueno, había otra manera.

Pero que esta manera es mejor. Yo te hubiera hecho otra.

Mirad. Sí, si ya lo sé.

¿A quién quieres enseñar tú?

Vamos poniendo así. No, tú vas a poner la carne.

Venga, va, yo pongo la carne.

Fijaos.

Yo pongo la carne porque esto

es de mucha responsabilidad, claro, poner la pasta.

Esto sólo...

Esto sólo el maestro.

Y ahora lo vas a rellenar y luego cerrar.

Y luego ya lo vamos a volver a pintar un poquito por encima.

Vale, ahí va, Sergio. Venga, date ahí candela.

Se seca con mirarla.

Vale, ahora rellenar bien.

Haced, lo que decimos, una pastilla.

Y con uno de momento vamos bien, ¿no?

Sí, sí, sí. Está bien.

Hum, qué buen rollo le da el dátil, ¿eh?

Buf, el dátil y el secreto. Las especias también.

Y el secreto, evidentemente. El secreto es tremendo.

Quita, no me toques el plato.

Este relleno es súper versátil, porque se puede hacer...

Huy, con esto unas empanadillas, uf...

Decís: "Oye, yo lo quiero de pollo."

Vale. ¿De pavo? Vale.

¿De ternera? Vale. De lo que quieras.

Vale, ya está. Estos que están más adentro,

que ya se ven, vamos cerrando.

Ya te has apropiado del plato. Los que están en el interior.

Ya lo has hecho tuyo. Prepárame la mantequilla.

Te encanta, ¿no?

Y dices: "Este me lo tengo que hacer mío."

Prepárame la mantequilla que este plato

te lo enseñé yo, Javier.

Venga, perfecto. Esto es un plato fácil.

Y cuidado, para cualquier día de la semana.

Porque esto lo tienes montado en la nevera,

le pegas un golpe de horno.

Espera, Sergio. Espérate. Vale, ahora lo pintas.

No, pero una cosa que no sabe Sergio es...

Que ahora pones una redonda aquí.

No, no, no. Ah.

Ahora lo pintamos.

Y...

lo desmoldamos. Sí, sí, ahora.

Lo desmoldamos. ¡Oh!

Y lo ponemos...

¡Ooooh!

En la placa.

Veis que aguanta perfectamente.

Súper bonito. Y ya no voy a pintar más

porque ya había puesto en el molde.

Ahora lo vamos a poner al horno 20 minutos.

Bueno, 15 minutos. Yo creo que menos, ¿eh?

Esta pasta es muy fina y la carne está cocinada.

Sí. Es simplemente cuando veáis

que está dorado y crujiente, retirar.

Depende del horno también muchas veces.

Pero yo creo que menos. vamos a ponerlo

y cuando esté os lo decimos.

Y ahora tú por la escarola. Voy con la escarola.

¿Qué acompaña muy bien y qué desengrasa muy bien?

Pues es una escarola rizada de siempre.

Ahora además en invierno sabéis que es cuando

la escarola está mejor, porque las tapan.

Y el frío ralentiza el crecimiento

y queda mucho más dulce.

Vale, fijaos yo cómo le corto el pelo a la...

Normalmente en el restaurante lo hacemos con tijeras.

Que si tienes ya tijeras de...

Hay unas que son de porcelana

que no se oxidan nada. Pues todavía mejor.

Yo cojo la parte blanca de aquí, así.

Y lo que decimos es cortarle aquí la peluca.

Entonces a partir de aquí vas cogiendo los ramilletes,

porque vas cogiendo sólo el pelo blanco.

O sea, el pelo, el capilar diríamos.

Sergio, son las hojas. Son hojas.

Sí, pero es para que me entiendan.

¿Qué eres peluquero ahora o qué?

¿Eres peluquero o eres cocinero?

Aquí se hace de todo, hijo.

Aquí se cose, se corta el pelo, se hace lo que sea.

Aquí voy cortando. Y ahora agua, hielo y esto

ya sabéis que lo que hace es revitalizar a tope

la ensalada y lo que vamos a conseguir es que se quede

bien fuerte, bien dura, bien hidratada.

Y a partir de aquí montaremos una súper mega ensalada.

Y después vamos a hacer una vinagreta brutal.

Pero sobre todo el pan de higo, el pan de higo, el pan de higo.

Le quedan 3 minutos. Más o menos 3 minutos.

En total son 10 minutos. Fijaos qué rápido es.

Sergio. Yo nada, yo escurro la lechuga

y vamos con la vinagreta, ya está.

Vamos con la vinagreta.

Vamos a hacer una vinagreta con nueces...

Ya veis qué buena es.

Es la supervinagreta, pipas,

pipas de girasol que le da un toque total

que estas las dejo enteras.

Vamos a poner un poquito de miel

que esto va muy bien en la vinagreta.

Bueno, es que, normalmente, la pastela lleva azúcar,

nosotros la quitamos y siempre que podemos ponemos...

Sustituir azúcar por miel, mejor.

Vinagre, que miel y vinagre también combinan muy bien.

Unas gotitas, tampoco no mucho.

Aceite de oliva, evidentemente.

La miel y vinagre es muy buena también para las aves,

hace tiempo que no hacemos una, pero pintábamos las aves

con miel, una mezcla de miel, vinagre y un poco de salsa de soja

para un pollo que haces al horno y brutal, eh.

Buenísimo. Vamos a apuntarlo.

Y aquí ya lo mezclamos que esto será la vinagreta,

esta vinagreta fantástica y tan fácil porque no tiene nada

para la ensalada.

Y ahora ya voy a sacar, voy a ver cómo va mi superplato.

Vale, ya lo tenemos.

Queda fantástico. Plato completo porque tiene pasta,

tiene la ensalada. Fijaos.

Buena. Y lo paro.

Espera que le limpiamos el plato. Tachán.

Precioso, eh, porque ahora se queda crujiente.

¿Veis? La pasta está crujiente

y la carne jugosa dentro, increíble.

Y ya habéis visto, ¿qué hemos tardado?

Nada. Es fácil.

Es fácil. Vale, ahora vamos a acabar

con un poquito de canela, Sergio, ¿tú tienes la canela?

Yo la canela no la tengo conmigo, pero la buscamos, ¿no?

Vale. La buscas ahí en un momento,

yo, bueno, sazonar muy bien la lechuga con los frutos secos

Bueno, con esta mezcla que hemos hecho de miel,

de vinagre que queda superbuena

que le da un toque también diferente,

es otro tipo de vinagreta.

Aquí la tengo. Una puntita de sal y pimienta

que no falte. Normalmente, al final le ponen aquí

un poco de azúcar encima, a veces, azúcar glas y canela.

No le ponemos azúcar, solo le ponemos la canela.

Un toque, tampoco no mucho, no hay que abusar.

Pero esto le va a aromatizar y va a quedar buenísimo.

Sabéis que canela con carne combina de fábula,

o sea, que no es ninguna... Es algo que combina muy bien.

Ah, has hecho tu montaje, eh.

Es que me mola, qué quieres que haga.

Bueno, vinagreta, acordaos que tiene ahí ese fruto seco

tan bueno, esta pastilla que es crujiente y muy buena

por dentro con el secreto ibérico, qué os voy a contar.

Si es que habla por sí solo. Lo pones aquí ahora ya,

claro, con la lechuga recoge todo. Es el nido, Javier, es el nido.

Aquí está.

Seguimos con el pan de higos, vamos a hacer una receta

fácil y superbuena de hacer. Me guardo la escarola

que aún la pondremos, que me queda un poco

y le acompaña muy bien al pan de higos.

Javier, vamos a tostar las almendras.

Exactamente, primero, porque os vamos a enseñar

después un truco para conservar la almendra

y que no amargue. Bueno, el fruto seco en general.

Sirve para todos los frutos secos

porque el tostado del fruto seco es muy importante,

si lo tostamos demasiado, amarga, si lo tostamos poco, pues...

No podemos hacer harina o según qué cosa.

Tenemos el horno precalentado

a 200 grados y vamos a poner las almendras.

¿Cuánto? Aproximadamente, unos 10 minutos,

pero hay que calcular, controlar de vez en cuando

porque depende del horno.

Venga, ponemos. Correcto, luego ahora

de 200 como va a abrir, baja a 180.

Ponemos aquí dentro.

Ponemos y esperamos. Bajamos a 180.

Vamos a tostar.

Ya tenemos las almendras tostadas,

fijaos que está en un punto perfecto.

10 minutos han estado, 180 grados, teníamos a 200,

bajamos a 180 y está perfecta.

Ahora, importante para que no nos queden amargas.

Lo que hay que hacer, rápidamente,

es después de sacarla de la placa, ponerla...

En otra bandeja. En otra, podría ser encima

del mármol, de la mesa, en una bandeja,

pero hay que ponerlas en una bandeja fría

para cortar la cocción.

Correcto, si siguen en la misma bandeja,

siguen también con la sinergia del calor

y sigue cocinando. Exactamente,

ahora para conservarlas hay una manera que nunca falla

que es ponerlas en un bote hermético, bien hermético.

Una vez frías. Eso sí, y se pueden poner

en la nevera que aguantan mucho más

o bien en un sitio que no de la luz,

que sea un sitio seco y con poca luz.

Correcto. Nevera si están

bien cerradas, no pasa nada, pueden estar.

Vale, Sergio. Vamos con el pan de higo,

vamos allá, tengo aquí los higos, ayúdame, Javier,

vamos a coger aquí nuestros enseres.

¿Qué más necesitas? Mirad lo que tenemos,

tenemos el higo seco, esta receta es una receta

que sale, puramente, del aprovechamiento

porque, antiguamente, cuando ha habido exceso de,

ya puedes cortar en juliana. De queso, ay, de higo.

De higo, ¿de queso? Bueno, sí,

queso también le pondremos. Es que le pondremos queso

después, pero en la tabla, pero es un pan de higo, Javi.

Que sí, que sí. Vale, vale.

En juliana, un poco más fino si puede ser, gracias,

luego tenemos aquí almendra que tostamos que no pondremos esa

porque está caliente, que la vamos a cortar.

Qué bien huele. Mal cortada.

Es muy fácil de hacer, muy rápido de hacer.

Porque, la verdad, tiene cuatro ingredientes.

Higos secos es una cosa o el higo se puede hacer también

con el higo seco este que viene

como, bueno, seco, que viene enharinado

y también se hace con ese, ve poniendo en el bol, Javi.

Vale, ¿cuánta cantidad? Todo, todo.

¿Todo, sí? Todo, almendra, el higo,

las nueces también que yo las nueces, simplemente,

las rompo con la mano, las pongo dentro y ya está.

Nueces, omega 3 a tope. Esto es como la fruta,

cinco piezas de nueces al día dicen que es saciante, saludable,

sabéis que tiene una cantidad de aceite beneficiosos

para el organismo brutales. Va super bien para el corazón.

Para el corazón, es verdad, para la memoria, a veces,

le doy a Javier que también le va bien.

Vale, aquí ya tenemos mientras Javier terminar de picar.

Lo tengo. Pues perfecto.

Hay a veces que tienen, estos en este caso no venían

con el rabillo, pero si tienen el rabillo que es un poco duro,

hay que quitarlo, eso se quita.

Vale, tengo aquí otro bol y vamos a poner,

fijaos, tengo aquí harina,

harina de trigo, por eso se llama pan

porque lleva harina.

Y luego ya veis que va a llevar, prácticamente,

todos los ingredientes juntos,

o sea, que más fácil imposible.

Ajonjolí o sésamo, depende de la región

se llama de una manera o de otra,

pero también se pone el ajonjolí

que es esta semilla tan buena y tan sana también, eh.

Lo hay negro también, ese era blanco, pero lo hay negro

que tengo aquí. Es muy bueno también.

Vale, clavo, que vamos a rallar un clavo, como no tengo aquí...

Dame que lo pico. No, no, rallado.

Eh.

Vale, vamos a rallarlo.

Y el clavo dicen que es bueno para el dolor de cabeza

y circulación.

Rallamos lo que es la flor porque luego lo otro

es bastante duro, ya está, con uno ya nos va suficiente.

Clavo de olor, perfecto. Vamos a poner también ratafía,

que es un licor con más de 1000 años

de antigüedad que se hace con nueces maceradas,

pero las nueces cuando son verdes es un aguardiente, es un licor

que es tiene unos toques anisados y lleva hierbas también.

Es muy bueno. ¿Opciones?

Puede ser anís, puede ser Oporto, puede ser un coñac,

puede ser un armañac, puede ser un licor

el que vosotros tengáis

o el que más os guste. Venga, perfecto.

Vale, pues vamos a poner la ratafía que le vamos a poner

porque esto se evapora, no tengáis miedo.

Exacto. Luego se evapora,

vamos a poner leche y vamos a mezclar esto.

Venga, yo lo mezclo. Venga, mezclemos esto primero,

una varilla si quieres, una cuchara, como quieras.

Prefiero cuchara. Pues yo con varilla

porque así no quedan grumos. No quedarán, Sergio.

Ya, pero es mejor la varilla.

Vale, mezclamos bien.

Vale, ya veis que aquí están los sólidos

y aquí, de alguna forma. pues metemos la harina y demás

y los líquidos. Vale, ya está.

Vale, pues venga, vértelo aquí dentro.

Ahí va. Ahí está.

¿Veis? Es tal cual, eh, Huele muy bien.

Huele superbien, eso es la ratafía.

Sí, sí, la verdad es que sí.

Vale, ahora mezclamos bien que aunque parezca

que esto es una, bueno, una masa así

importante, pues que tiene,

es espesa, es que tiene que quedar así.

Y ahora lo cocinamos.

Un poco de aceite de oliva en el molde.

Ya veréis luego queda espectacular, queda muy bueno, eh.

Además, receta fácil.

Ahí está. Y ahora lo meteremos al horno.

Bien pintado

que quede... para que no se nos pegue

aunque estos moldes, la verdad, no se pegan.

Ahí está. Ahora aquí, veis que mezclamos bien

es importante que los ingredientes estén bien mezclados.

Eso sí es importante.

Vale, mira a ver que tengamos la temperatura del horno ahí.

Sí, lo tenemos. Son 140 grados, 30 minutos.

Unos 30 minutos es perfecto.

Ahora, vertemos aquí y lo que tenemos que hacer

es prensarlo bien esto es el pan de higo

que vosotros encontráis por ahí,

pero este igual queda un pelín más ligero.

Porque, a veces, nos encontramos que son muy duros.

El que compramos a veces es super, super duro.

Y este es verdad que queda un poco más y luego ya veis

es muy rápido de hacer.

Sí, luego otra opción también es ponerle un pan,

un poco de pan mojado en leche que se le puede poner.

Queda más esponjoso, más ligero. Pero este ya va a quedar bien así.

Ya veréis. Es un pan de higo,

bueno, es muy rico en fibra y luego es muy energético.

Bueno, energético seguro. Tiene una energía esto.

Es comerte un trozo y sales corriendo.

Y sales pitando, vamos.

Bien. ¿Veis? Ya está bien prensado,

simplemente, con la cuchara ya lo tenemos,

papel de aluminio, Javi.

160 grados, dije 140, 160 mejor lo vamos a poner.

160 grados, 40 minutos.

Es que yo lo he puesto a 160.

Vale. Porque dijiste 140

y no es a 140. Es que puede ser a 140 también.

No pasa nada. Son 30 minutos a 160 grados.

Como teníamos el horno precalentado de las almendras.

Vale, dame, me lo llevo. Vale, tapamos bien

y cocemos 30 minutillos, ya veréis el resultado final.

Y tenemos unos quesos del sur guau, guau.

Maravillosos. Vamos allá.

Ya lo tenemos, ya está, ha cocinado 30 minutos,

ya lo tenemos frío y ahora lo desmoldamos.

En principio, no se tiene por qué pegar.

Ahí está. Ha salido perfecto, perfecto.

Ha salido... Fijaos cómo queda y queda esponjoso,

queda bueno, jugoso, es pan de higo que es contundente,

pero queda muy bien. Fijaos, voy a cortar uno

por la mitad y así veis cómo queda.

Hombre, la verdad, es que está con queso, con un buen queso,

como lo vamos a hacer. Esto acompaña también

con un membrillo para unos buenos quesos como el payoyo

y como este queso de cabra florido también.

Payoyo uno de los mejores quesos del mundo, andaluz.

Sí, y un queso de cabra florido que se llama, que es muy artesano

y es un tipo de queso potente, pero muy bueno.

Es muy bueno. También del sur.

Yo corto el queso. Yo corto aquí el pan.

Buenos quesos, buena tierra, buena gente.

Huy, este cómo está, madre mía, fijaos.

Mirad.

No, ese tiene una pinta tremenda.

Sí, sí, sí.

Venga, lo vamos a poner así. Bueno, hay que decir

que en el sur hay gran

cultura de quesos también, hay unos quesos fantásticos.

Sí que los hay. Es que esto acompaña

tan bien el queso y también puede ser

un pan, un tipo de pan que se come a palo seco.

¿Sabéis para qué va muy bien? Para deportistas,

con estos te haces una barritas

que esto ya es una barrita energética.

Esto te lo enrollas en un papel de aluminio, un papel film

y tac, tac, te lo vas comiendo entre horas

y es un tentempié maravilloso.

Esto es superbueno.

Espera, que lo pongo bien aquí,

bien bonito, bien estético. Venga, fantástico.

Es que huele ya este queso impresionante.

Son grandes quesos, son buenos quesos.

Una tabla, imaginaos que luego ya podéis poner

mermeladas, confituras.

Bien, pues aquí, vamos a hacer un repaso,

tenemos esta fantástica pastilla con secreto ibérico espectacular.

Que quedó buenísima y estos quesos del sur maravillosos

con este pan de higos casero

que podéis hacer en casa fácil y bueno.

Como siempre decimos siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos pronto,

hasta el próximo programa, sed felices.

Adiós, que vaya muy bien. Que vaya bien.

  • Pastela de secreto y pan de higo

Torres en la cocina - Pastela de secreto y pan de higo

30 ene 2018

Hoy Javier y Sergio hacen un homenaje a la cocina del sur y presentan una pastela rellena con carne de secreto de cerdo y un energético pan de higos ideal para deportistas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Pastela de secreto y pan de higo" ver menos sobre "Torres en la cocina - Pastela de secreto y pan de higo"
Programas completos (640)

Los últimos 2.111 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios