www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4808807
Para todos los públicos Torres en la cocina - Pad Thai. Tarta de queso - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy nos vamos a comer el mundo porque viajaremos cocinando.

Primero, vamos a hacer una pasta especial salteada

con langostinos y verduras.

Pasta de arroz; "pad thai" se llama. Un platazo.

Luego, vamos a hacer una tarta de queso cremosa,

será lo nunca visto porque nunca la hemos hecho aquí.

Hemos hecho algunas pero como esta, ninguna.

Vamos a empezar por... Por la pasta.

La pasta de fideos, es de arroz. Esto lo encontráis

en cualquier tienda asiática o en supermercados.

La conocen. O en el mercado.

La conocen. Fideo de arroz.

Pero tiene un toque, tiene un toque

que es muy interesante y os lo vamos a enseñar.

Normalmente, la pasta se hierve pero si queréis hidratarla

la metéis aquí dentro. Ponla aquí dentro.

Se mete en agua fría durante una hora

y sale esto que tenemos aquí. Después de una hora, ¿eh?

Hidratándolo y, luego, salteándolo un poco,

se queda el fideo perfecto.

¿Qué es eso que tienes? Eso de aquí...

Esto de aquí no os puedo decir lo que es, no puedo,

porque lo vamos a descubrir. Va a venir Íker Morán

y nos va a decir qué es esto de aquí.

Solo os digo...

que se puede comer.

Y se puede absorber por ella.

Lo veremos porque... No vamos a deciros más.

Nos va a dar mucha información. Sí, sí, algo interesante.

Interesante, por un lado, y preocupante, por otro. Ya veréis.

Vamos allá. Fijaos... ¡Viva el mercado!

Hemos encontrado unos langostinos, además, de temporada.

Con un tamaño importante.

Bien de precio, el color te lo dice, los ojos te lo dicen.

La cola, sobre todo. Esa mirada, Dios mío...

Lo que haremos es sacar, por un lado, la cabeza,

porque, luego, recuperaremos el jugo de la cabeza tan bueno;

y por otro, le dejamos la cola de atrás, que sabéis

que, estéticamente, queda muy bonito.

Vamos a hacer un salteado tailandés de fideos,

que se llama pad thai en Tailandia.

Allí es supercomún, es algo que se come en la calle,

en los puestos, en los restaurantes...

Y es un plato buenísimo, es superbueno.

Lo vamos a hacer, evidentemente, muy Torres,

pero va a estar muy bien. Es un platazo, ¿eh?

Es clásico de la comida callejera. Sí, total.

Veréis que no es más que espaguetis de arroz salteados.

De arroz. Con marisco y verduras,

y un toque de una salsa agridulce. Sí.

Hecha con productos de aquí, se puede hacer,

que tiene un toque fantástico.

Os vamos a enseñar a hacer salsa de tamarindo sin tamarindo.

Pues no será de tamarindo, Sergio. Sí, sí, sí, sí.

Si no hay tamarindo...

Bueno... será igual pero diferente.

Me queda una y ya está.

Le ponemos todos que veo que hay hambre y...

Hay hambre, ¿no? Vamos a por ello.

Cuando hemos viajado a Tailandia para investigar,

aquellas incursiones que hacíamos para investigar el producto,

este plato bien picantito es muy socorrido,

te lo vas comiendo por la calle; es muy bueno y típico.

Aquí es como la paella.

Exacto. Y es un plato único porque es bastante completo;

o sea, con este plato triunfas.

Además, nuestro querido público, se mete unos homenajes tremendos.

Os metéis unas jaladas importantes.

Vale la pena el ratito de espera, vale la pena.

Y vamos a... Nos venimos aquí detrás.

Sergio, una tabla y un cuchillo. Venga, voy.

Una tabla y un cuchillo, que vamos a hacer la preparación.

Veréis que es todo al minuto, "a la minute", que decimos.

Nosotros tenemos wok, pero si no tenéis, usáis sartén;

lo mismo que vamos a hacer, lo hacéis en una sartén.

No has calentado el wok, Javi. No.

Primera multa que te voy a poner.

No has calentado el wok, Sergio. Porque es tu... plato, Javi.

Se caliente en un momento, hombre.

Fijaos la cantidad de ingredientes que tenemos,

todos normales, no hay nada que sea diferente.

Club de los Chaloteros, tenemos chalota,

pero podría ser cebolla normal o cebolla tierna.

También, podría ser.

La chalota tiene ese sabor tan bueno.

Y tiene ese punto a ajo que va muy bien para estos platos.

Estos platos molan hacerlo porque hay que saltear...

A ver si Javi se luce como yo lo hago.

Yo me crezco, verás. Hay que darle vida al wok.

Primero, que esté bien caliente y, luego... un salteado muy rápido.

Mantiene las propiedades de la verdura, no se pierden,

porque son vitaminas; es muy rápido y queda increíble.

No para, no para. Ya lo sé, tío.

Es mi plato. Tengo que cubrir tus carencias.

(Risas) Tú te quedas callado.

Tráeme sal y pimienta, chaval, que es lo que te toca.

Sí, señor.

Primero, vamos a aromatizar el aceite, ¿cómo?

Con el langostino, que vamos a saltear y retirar,

no queremos que esté pasado de cocción;

pero si lo freímos y dejamos el aceite aromatizado,

ese aroma nos lo cogerá lo demás.

El wok concentra mucho el calor y lo reparte,

reparte el calor por los laterales. Veréis que vamos a hacer

una elaboración, que se le he enseñado yo a Javi;

es el huevo frito en el lado del wok, que mola.

Qué risa, Sergio. Se lo he dicho yo.

Venga, los vamos poniendo.

Vale. Ponemos los langostinos,

un poquito de sal y pimienta,

y dejamos dorar para lo que decíamos, ¿vale?

Para que el langostino suelte ese sabor que tiene tan bueno.

Tenemos esta cebolla tierna para meter, ¿eh?

Sí, pero al final. ¿Sí?

Al final. El verde sí, pero ¿esto?

El blanco puedes ponerlo. Vamos a aprovecharlo.

Lo estaba viendo y digo... Vaya pintaza tiene el langostino.

Ajo tierno o cebolla tierna, si tenéis, mejor ajo tierno;

esto es cebolla tierna, aunque parece ajo tierno.

Esta pasta es un lujo, un lujazo;

aparte de que te hace viajar, es buena y completa.

Sacamos el langostino, veis que solo está dorado,

y ya tenemos este aceite aromatizado.

¡Huy, está vivo! Además, fácil, fácil.

Tenemos este aceite, que ya tiene el aroma,

y, ahora, ponemos la chalota y el blanco de la cebolla.

Y voy cortando el tofu.

El tofu sabéis que es este queso, ay...

Bueno, en realidad, es una pasta de soja.

Exactamente, Sergio.

Pero que no tiene... Por sí solo, no tiene mucho sabor,

pero como tenemos el aceite de los langostinos,

lo corto y se aromatizará con ese sabor, ya veréis.

¿Tú no querías caña? Le damos caña.

Alimenta mucho y nos sirve aquí de guarnición.

Fijaos, en cuadrados, lo ponemos dentro.

Y, ahora, se trata de ir salteando, salteando, Javier, con alegría.

Voy a ponerlo todo, ¿eh?

Voy a ponerlo todo, que somos muchos.

Venga, ahí está, perfecto. Me encanta el wok.

A mí, también; a mí, también.

O en una sartén, ¿eh? Da igual.

El verde ya lo pondremos después.

Sí, para darle frescor, que es lo que buscamos. Exacto.

Los fideos ya los tenemos casi a punto para poner en el salteado,

porque los hemos hidratado durante una hora, fijaos.

"Pad thai" quiere decir "salteado tailandés".

Veis que el tofu ya está dorado, va cogiendo color,

y, ahora, vamos a poner la pasta.

¿No harías primero el huevo? Bien escurrida.

¿No pondrías primero el huevo? ¿Lo ponemos primero?

Yo lo pondría primero. Venga.

Vamos a hacerlo como nosotros lo hacemos.

Haz un hueco ahí, porque el huevo tiene que saltear.

Hacemos un hueco, ponlo en medio, Sergio.

¿Eh? Sí.

Vale.

Hacemos un hueco y como está bien caliente...

Ahí está, freímos el huevo. ¡Toma!

¿Solo uno? ¡¿Solo uno?! Pon dos, yo qué sé, Javi.

Voy a poner dos huevos. ¡Es suficiente, suficiente!

Venga, dos... Dos huevos, dos huevos.

Lo veo exagerado. ¿No lo ves?

¿No sabes cuántos somos? Eso sí.

Ahora se coge y... ¡tac, tac, tac!

Un momento, se tiene que dejar que cojan un poco

y en cuando cojan un poco... Hay que darle...

Igual con eso no, pero sí con esto o con esto.

¡Tac, tac, tac, tac! Así, a lo...

¿Veis? Picarlo un poco.

No se debe picar, se debe mover. Ahora lo que hace es...

Pocas pelis de... estas has visto.

¡Waka, waka! Ahí, ¿ves? Eso es.

Venga, vamos. Ahora ponemos los fideos.

No los vamos a poner todos. Venga ahí.

Pon un poco más. Venga, un pelín más.

Y, ahora, iremos con el fumet de pescado.

Fumet de pescado al que le pondremos dos cosas...

Venga. Venga, ahí está.

Fumet de pescado, caldo de pescado normal y corriente,

porque ahora hay que cocer.

Está hidratado el fideo, pero no está cocinado.

Poco a poco, vamos poniendo. Fumet.

Y luego, tenemos también...

Esto lo hemos traído porque ya se encuentra

en cualquier superficie. Es salsa de pescado.

Salsa de pescado tailandesa.

Es una salsa que, a priori, huele muy fuerte.

Huele a queso... Ay, a queso. A pescado.

¿Pero sabéis con qué lo podéis sustituir?

Unas anchoas cortadas pequeñitas. Una salsa de soja también.

Ya te da la potencia. Es que esto es "power".

Esto le da ahí... Muy poquito, eh, Sergio.

Es un potenciador de sabor. ¡Vale! ¡Top!

¡Epa! Venga. Fantástico. Y ahora os he dicho

que haríamos tamarindo. Un poco más de caldo de pescado.

¿Cómo es el tamarindo casero? Es membrillo.

Bueno, no es tamarindo. Tamarindo ya sabéis que es

esta fruta, que vienen varios granos,

seca, o bien, en pasta también.

Como no tenemos tamarindo,

estamos aquí y no es algo muy nuestro...

Toque mediterráneo. Exacto.

Le vamos a poner membrillo.

Membrillo, que esto sí es muy nuestro. Y zumo de limón.

Y con esto conseguimos una pasta de membrillo

que recuerda al tamarindo.

Bien. Es dulce también.

Y la acidez del limón es lo que tiene el tamarindo.

Fijaos qué mezcla de sabores, eh.

Picante, dulce. Ácido.

Ácido. Ponemos un poquito de cayena.

Tengo aquí.

¿Os gusta el picante? Sí.

A mí también. Alguno ha dicho: "A mí no".

Bueno, pues el no, no lo he oído.

Ahora lo machamos un poco. Lo mezclamos bien. Venga. Ya está.

Voy a poner más zumo de limón, que le va perfecto.

Todo lo que sea cítrico. Incluso si encontráis,

que lo hemos hecho alguna vez, con cidronela, con hoja de lima.

Todo eso le va perfecto. Las cabezas.

Sabéis que aquí concentra prácticamente

todo el sabor, toda la potencia.

Métela aquí. No. Aquí. Aquí directamente.

Donde quieras. Eso si es muy fresco. Si no, no.

Pero este que está muy fresco,

lo que hacemos es ponerle el jugo de las cabezas.

En realidad, lo que hacemos, es un salteado.

¡Pam, pam, pam! Ir poniendo los ingredientes, ir salteando.

Dame un poco más de fumet. Utilizando el sentido común,

qué va primero, qué va después.

Vale. Ir hidratando los fideos.

Tenemos también algo que no puede faltar,

que lo pondremos al final, que es la soja.

Los brotes de soja que ya se encuentran en todas partes.

Y esto le va a dar un toque crujiente.

Soja ahí. La meto toda. Ahí, ahí.

El membrillo

con zumo de limón.

Que esto le va a dulzor y acidez.

Es este agridulce.

Vaya pinta, eh. Sergio, tráeme una espátula.

Javi, tío, estás ahí...

Te tengo ahí de ayudante hoy. Ahora ponemos el verde de cebolla.

Rabanito, que le va muy bien. Siempre al final,

porque buscamos ese toque crujiente.

Cómo no, los langostinos otra vez, que se terminen de cocinar.

Y cacahuete. Y cacahuete.

Que no puede faltar. Esto es un toque muy de allí.

Pero así, enteros. Unos cacahuetes.

De esta manera, la pasta nos va a quedar al dente siempre,

que es como se tiene que consumir.

Esta pasta, así un poquito... Ya sabéis que es pasta de arroz.

No tiene gluten. Es verdura. Es sano. Es pescado.

Es un plato completo. Vaya pintaza, Dios mío.

Aquí tenemos nutricionalmente todo lo necesario

para atacar el día.

Y esto ya paro el fuego, porque lo que yo quiero

es que la cebolla y el rabanito me den textura.

¿Cacahuete le has puesto? Sí. Lo tiene.

Yo le metería más caldo. Muy poco.

Muy poco. Ya está.

Y lo que vamos a hacer ahora, es emplatar.

Tengo un plato aquí. Más tailandés no podría ser. ¿No?

Recuerda un poco a estos... Un bol. Un bol asiático.

Vale, perfecto. Vamos a poner el bol.

Voy a cortar un poco de lima. Voy.

Aquí sí que le va muy bien la lima. A cuartos.

Luego la lima se sirve así porque cada uno le pone

la lima que quiera. Normalmente, se pone lima.

Y luego, evidentemente, una cosa...

Voy a hacer una cosa que se me ha ocurrido,

que lo habréis visto ya muchas veces.

Vais a cortar así la piel por fuera.

¡Madre mía! Qué bueno. Qué bien huele.

Lo que no puede faltar, es una cosa que sabéis

que a mi hermano le gusta mucho,

que es cilantro. Y tiene que llevar cantidad de cilantro.

El que quiera le pone y el que no, no.

Es como lo del limón. Métele cilantro.

Huele superbién Sí que huele bien.

Ahora voy a poner el langostino encima.

Venga. Y yo voy a poner el limón.

Lo voy a hacer de otra manera diferente.

Para que se vea.

Ya que hemos puesto este langostino,

hemos comprado este langostino,

pues esto tiene que ser protagonista también.

Ahí está. Y ahora cortamos un poquito de hierbas.

Un poco de orégano, perifollo y perejil. ¡Tachán!

Pad Thai. Venga, va.

Vamos a seguir comiéndonos el mundo.

Vamos a hacer una tarta de queso cremosa.

¡Toma ya! Habíamos anunciado antes.

Y vamos a empezar por... Una base diferente,

completamente diferente. Exacto.

Toque Torres: magdalenas. Siempre sobran magdalenas.

Siempre tenemos por ahí desperdigadas.

Encima, cuando quedan duras, todavía mejor.

Vamos a triturar las magdalenas

junto con frutos secos, en este caso, nueces.

Pero podría ser con otro fruto seco.

Y yo cojo mantequilla y derretimos

la mantequilla aquí al lado.

Con esto vamos a hacer una base diferente.

Normalmente, utilizamos la galleta. Ya lo sabéis.

Pues no. Hemos dicho: No vamos a utilizar la galleta.

Ponemos parte de las nueces.

La magdalena, que la rompemos un poco

para que se pueda triturar bien.

Y luego ponemos la mantequilla fundida dentro.

Y os digo, una base que no tenemos que hacer una pasta.

De todas maneras, lo vamos a hornear

para que quede bien compacto.

Cocina de aprovechamiento también

porque lo mismo que hacemos con esto,

si tenéis bizcocho, si tenéis cualquier tipo de masa

que os quede por ahí,

podéis hacer esta elaboración y es perfecta.

Con cualquier dulce.

Vale. Estupendo.

Mirad. Ahí está. ¡Tachán!

Esta va a ser nuestra masa. Así ya, el pellizco ya es bueno.

¡Hum! Hombre, el fruto seco le da

muy buen toque. Magdalena con frutos secos.

Le vamos a poner aquí la mantequilla

cuando Javier me dé... ¿Ya estás? ¿No ponemos más?

No. Vamos a poner la mantequilla.

Mantequilla fundida.

Ya veréis. Ahora esto nos queda compacto.

Y ya tenemos aquí una masa perfecta para lo que vamos a hacer.

Hacer la base del molde.

Ya veréis. Queda genial.

Vale. Vamos poniendo aquí hasta que absorba

toda la mantequilla. Lo que hemos hecho,

ha sido poner papel en el fondo

con un poquito de grasa abajo para que se nos enganche bien.

Si no, se tuerce. Y así lo que hacemos,

es que ponemos y para desmoldar va genial. Es superrápido.

No nos cuesta nada. Mirad la masa. Fijaos.

Se puede trabajar. Se puede moldear.

Esto ya es perfecto. La vamos a poner aquí dentro.

Y Javier, con sus dedos, con sus maravillosas manos,

va a darle forma. Tú lo has dicho.

Muy bien, Sergio. Vas aprendiendo.

Hacemos una base. Venga, perfecto.

Una base. Y luego, vamos subiendo alrededor.

Un poquito.

Mira. Una base bien plana.

Y con lo que nos va sobrando, vamos subiendo el lateral.

Como se puede trabajar muy bien, es una masa muy fácil.

Además, huele superbién porque la magdalena

ya tiene un olor muy bueno. Y si le pones el fruto seco...

Incluso podrías ponerle un poquito de orejones picados.

Vamos a darle una precocción

para que nos quede bien crujiente y bien cocinada esta masa.

Espera, que lo voy a enseñar, porque, como tú dices,

estas maravillosas manos han conseguido esto.

Superguay. Venga, al horno.

Venga, perfecto. Diez minutos, 180 grados. Lo pone ahí.

Mientras, recibimos a Íker, que lo tenemos por aquí.

¿Cómo estás? Muy bien. Qué buena pinta la tarta.

Creo que me voy a quedar a comer. Nos tienes que contar.

Me han traído esto y me han dicho:

"Oye, cuando venga Íker, te lo cuenta".

Y huele muy bien. Yo vengo enfadado.

¿Por qué? Porque vengo del súper

y me he encontrado esto. Bueno, de esto estuvimos hablando

hace poco en un programa. A mí estas cosas me enfadan.

Típicos limones con su bandejita de plástico,

su plástico por encima. Me he traído una tarjetita.

Y venga plástico. ¿Para qué?

Si el limón ya tiene envase.

Si el envase del limón es este, el natural. Es esto.

Esto es el limón. Esto es la piel. Ya no necesita envase.

Eso pasa con limones. Pasa con aguacates.

Eliminemos el plástico.

En los supermercados cada vez hay más de esto.

Os daré unos datos para que veáis por qué vengo enfadado.

Es un tema muy serio. Y que preocupa.

Tipo de tarjetita del "Un, dos, tres..."

No sé si os acordáis. Sí, hombre. Claro.

¿Cuántas pajitas se consumen en España cada día?

Es una burrada, imposible que lo sepáis.

No lo sé, 10000.

13 millones de pajitas al día.

¿13 millones de pajitas? Lo tuve que releer y buscar,

no lo creía, 13 millones al día. 13 millones.

Y esto, bueno, ¿dónde va?

Pues a la basura, acaban en el océano.

En España se consumen muchos envases, la buena noticia

es que reciclamos el 50% de los envases, la mala

es que el otro 50, no, con lo cual oísteis hablar

de ese continente de plástico que flota por el mar.

Preocupante. En el Pacífico creo que es.

Que luego acaba en los estómagos de los peces...

lo podemos hacer pensando en la ecología o por no comernos

luego ese plástico, que es una cosa... Más datos,

500000 millones de botellas de plástico al año

en el mundo se consumen.

500000 millones. Pues hay que hacer algo.

Creo que hay que hacer algo y está en nuestra mano

esos pequeños, evidentemente, nosotros no vamos a cambiar

el mundo, no podemos, pero entre todos poner

nuestro granito de arena para presionar, para también

cuando vamos a comprar, llevar nuestra cesta

y no consumir tanto las bolsas de plástico.

Es muy sencillo, las bolsas de plástico

se fueron retirando pues llevar una de tela.

Cualquier gesto es importante. Sí, una bolsa de tela.

¿Qué propones? Que traes ideas. El café, los vasitos de café

otro medio millón de vasitos de café en el Reino Unido al día

se tiran, ¿qué empezaron a hacer algunas cafeterías?

¿Al final para convencernos cuál es la mejor forma?

Hacernos pagar como con las bolsas de plástico.

Genial, o hacer vasos biodegradables que se tiran.

O en casa, en el trabajo u oficina, tener una taza, algo tan sencillo.

Y reutilizar. Reutilizar, sí.

Más hablando de las pajitas, su alternativa sería no usarlas

o usar pajitas comestibles que ya se empieza a ver,

es decir, es una pajita...

Nos la podemos comer. Toma ya.

La podemos comer, aguanta hasta media hora

sumergida en líquido con lo que nos tomamos lo que sea.

Sabe a limón. Es una chuchería.

Sí. Está rica.

Está buena. Sabe a limón.

Son alternativas. Con logo y todo.

No solo podemos reciclar biodegradables sino...

¿Qué iniciativa tenemos para por ejemplo el plástico,

las botellas de agua? Para las botellas hay una cosa

curiosa que es como muy futurista son cápsulas, una esferificación

de esto de la cocina, pero con agua dentro.

Hay una película hecha con un alga con lo cual...

Se usa mucho en maratones, en una carrera popular

que al final imagina las botellas que se consumen,

pues es una bolita de agua que la metes en la boca,

se funde y cero residuos porque es alga comestible.

Con lo cual no tiramos alimentos,

no generamos plástico y todos contentos.

Pues, Íker, muchas gracias por tu visita, superinteresante.

Vamos a endulzar este amargo dato con esta tarta dulce de queso.

Me quedo ahí esperando el postre. Luego la pruebas,

seguimos con la tarta y ahora haremos el relleno.

El relleno que lleva, queso, azúcar, crema de leche

y vamos a deshacer estos ingredientes al baño María.

Exacto. Bueno, le pondremos un toque

de queso también un poquito más cañero.

Bueno, más cañero sí porque usaremos quesos

que normalmente, no se usan para un postre.

Huy, que es un queso ahumado.

Sabéis que hay diferentes tipos de queso ahumados.

Sí, todos nos tiramos al Idiazábal, pero hay más quesos.

Sí, y luego, un queso azul, aquí tenemos un superqueso azul

muy bueno también, son quesos potentes,

pero que nos combinará muy bien aquí.

Crema de leche, azúcar, las cantidades en la web

y vamos a poner el queso crema,

el queso crema que sabéis es este queso de untar con acidez

que es muy bueno, el típico de la tarta de queso.

Qué os voy a contar, pero nuestro toque aquí

es también ponerle ponerle unos quesos...

Rallado, Javier, rallado. ¿A daditos?

Rallado, hazme caso, no discutas.

Ralla este va. Yo he rallado también, de verdad.

Ese no se puede rallar, Sergio. Pero ese sí.

Bueno, este igual sí, pero si lo corto muy...

Le cuesta. No se puede rallar.

Tú sí que me rallas.

O rallado o cortado bien pequeño, os digo que cortado bien pequeño

funciona igual de bien.

Venga, vamos a poner un trozo.

Cuando es tan tierno no se puede rallar.

Por eso digo.

Vamos a poner un toque de queso azul, tarta de queso

con un toque de queso azul ya dices: "Toma ya",

vaya toque le hemos metido. Huele a ahumado mogollón.

Podéis usar cualquier queso que tengáis, sin límite,

aquí imaginación al poder.

Vale, cómo va la tarta, que no se nos queme.

No, ahora la veo, primero, recojo aquí, importante.

Limpieza y voy para allá. Vale, ya solo es deshacer el queso

y si no, lo metéis todo... porque aquí le hace falta

el ligazón, cuál será...

El huevo. Lo pondremos fuera del fuego,

esto solo es para deshacer los quesos.

Vale, va estupendo esto. ¿Sí, ya está o no?

Sí, sí, esto ya está perfecto.

Bueno, no tiene harina por lo menos esto,

no le pusimos, lo único, huevos, queso, nata,

crema de leche, vaya, el azúcar que podríais poner miel también.

Eso es muy poco dulce porque lleva muy poco azúcar

porque a nosotros nos gustan los postres con poco azúcar.

Huele superbién esto. Claro, es magdalena.

Huele a magdalena.

Vale, ponemos los huevos

ahora sí fuera del fuego. Bueno, mirad.

Ya está. Tachán.

Superdoradito, superbueno. Y en un momento.

Le doy un poco la forma también porque se hincha un poquito.

Ponemos los huevos, trituramos bien

y ya pondremos la masa ahí dentro y lo cocinamos

ahora al horno con el mismo calor que tenemos.

Exacto, lo bueno es que coja ese dorado la galleta

porque es cuando queda muy, muy crujiente

y es cuando coge ese sabor tan bueno.

Bueno, además pon aquí lo cocinaremos de verdad

o sea, que es de verdad aquí es todo de verdad.

Aquí es todo real y nos aguanta perfectamente,

no se filtra ni nada. Claro, está bien seca.

No hay fisuras, en nuestra cocina no hay fisuras.

Qué metáforas, no pillas ni una. Sí, sí.

Tú es que estás hoy muy... Venga, métela al horno.

Vale, vamos allá. Cuánto tiempo lo meterás.

Ahí voy, vamos a meterlo, ábreme el horno, Sergio, ven.

180.

Lo vamos a poner 180, 30 minutos.

Bueno, 25-30 minutos, sí. 25-30 minutos, lo controlamos.

180 que ahora lo controlamos. Venga, perfecto.

Y luego, lo serviremos con un culis....

De frutos rojos. De frutos rojos.

Ya tenemos la tarta de queso, 30 minutos, mirad cómo quedó.

Impecable, la sacamos de aquí y cortaremos un trozo para ver

todavía mejor cómo... Espera, aún no,

hey, mirad qué color. Oh, oh,

Además queda crujiente. Porque es una tarta,

no lo voy a quitar aún. Tiene el papel debajo.

Ya, ya. Vaya pintaza tiene.

Buah, una pinta y diferente es.

¿Ves? Con el papel sale. No la voy a cortar

la cortaremos aquí, va. Bueno, haremos una salsa

para acompañar de frutos rojos,

tenemos frambuesas, moras y arándanos.

Pues lo ponemos, un poquito de miel

que la miel le quitará potencia porque son muy potentes

y esto contrarresta un poquito.

Congelados se encuentran si no también ya sabéis

que en la sección de congelados está el fruto rojo.

Y como queremos que sea bien espeso no ponemos nada.

Y qué sano es el fruto rojo. Superantioxidante.

Vamos a poner primero la tarta, ¿y la corto en el plato o aquí?

¿Tienes miedo? Tengo dudas.

A ver, espérate. No dudes, Sergio, no dudes.

No dudo. Espera, que la rompes,

Dios mío, con lo que me costó. Calla, hombre.

Así.

Venga, perfecto, es que está cremosa.

Cuidado con la tarta que esto es...

Insisto, insisto en la galleta, es buenísima.

Es un toque Torres. Vamos, Sergio.

Es otro toque Torres, cuántos toques llevamos, cuántos.

No sé, bueno, en el programa no sé cuántos,

pero en los programas son muchos.

O sea... Y me pregunta a mí.

Si no sabe algo, me lo pregunta a mí.

Porque sé que no lo sabrás, Javier.

¿Y no emplataremos ese trozo en un plato bonito?

Tráelo, va. Rápidamente.

La tengo.

Uf, está cremosa, jugosa, sabrosa, se me acaban

los adjetivos calificativos.

Espera, y vamos a hacer ahora ya... Lo ponemos aquí que nos dicen

que nos movemos mucho. ¿Aquí va bien?

Hey, que lo muevo. Ay, ay.

Venga.

Vamos a hacer unos puntos y vamos a hacer también así

como un poco manchado, a lo daliniano.

Y, bueno, como nos encantan las hierbas, te has lucido.

Ponemos un poco de hierbabuena para darle el toque de frescor.

De primero tenemos un plato supercompleto,

unos fideos salteados

con un marisco y unas verduras sensacionales.

Pad Thai y de segundo la tarta de queso cremosa

con frutos rojos sin desperdicio.

Está en nuestras manos salvar el planeta, siempre hay

un buen motivo para cocinar

y nos vemos pronto. Gracias, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pad Thai. Tarta de queso

Torres en la cocina - Pad Thai. Tarta de queso

24 oct 2018

Sergio y Javier elaboran unos fideos salteados con verduras al estilo Pad Thai. Aparte de las verduras, este plato lleva tofu, huevo, caldo de pescado y langostinos. Además pastel cremoso con tres tipos de quesos, frutos rojos y base de magdalenas y nueces. Visitará la cocina Iker Morán.

ver más sobre "Torres en la cocina - Pad Thai. Tarta de queso" ver menos sobre "Torres en la cocina - Pad Thai. Tarta de queso"
Programas completos (737)

Los últimos 2.398 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios