www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3630365
Para todos los públicos Torres en la cocina - Nuestros platos favoritos - ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) Todos tenemos nuestra película de terror favorita.

Y también tenemos un plato favorito que nos gusta horrores

como la debilidad de Sergio: una tortilla crujiente

de bacalao y patata que quita el hipo sólo de verla.

O como el plato predilecto de Javier: un cordero

a la mostaza y menta para llorar, y no de miedo

sino de auténtico placer.

Bienvenidos, no os asustéis, un día más a "Torres en la cocina".

Mi hermano no está pero yo os voy a explicar

cuál va a ser mi receta de hoy, mi plato favorito.

(GRITA)

Javier, ¿tú no puedes entrar por la puerta?

Hola a todos, ¿qué tal? Yo también estoy aquí.

¿Pero qué es eso? A cocinar.

Venga, va. Os voy a explicar mi plato. Vamos allá.

¿Cuál es mi plato? Tú podrías entrar por la puerta, ¿no?

Era un susto, Sergio. Vale, va.

Mis recetes favoritas. Mis platos preferidos,

mis recetas favoritas. Recordad aquel programa

que hacía... Chicho Ibáñez Serrador.

Chicho Ibáñez Serrador. Y yo voy a hacer un plato

que es una tortilla pero no es una tortilla.

¿Qué es? Bueno, pues es una tortilla...

Recuerdo que este plato lo hacía hace muchos años,

lo hacía con habitas a la menta.

Y luego lo terminé haciendo en tortilla. ¿Por qué?

Porque en la tortilla, normalmente, la patata va

dentro de la tortilla. Aquí lo vamos a hacer

totalmente al revés.

Ya veréis. Es interesante. Bueno, ¿yo qué hago?

Tú corta la patata muy fina. Vale.

Bueno, muy fina tampoco.

Fina y la cortas a lo largo. Sí.

Mandolina.

No. Bueno, sí. Perfecto. ¿Sí o no?

Sí, sí.

¿Seguro? Sí, sí.

Podría ser así o así, eh.

Podría ser... Yo creo que es más así.

Mira el grosor.

Un poquito más fina. ¿Veis?

Este el grosor que Javier ha cortado.

Bueno, está bien. Venga, vale.

¿Qué tenemos que hacer? Lo primero que tenemos

que hacer es confitar,

aquí sí que la palabra confitar es importante,

la patata. ¿Qué significa? Que con un aceite caliente,

que esté entre 100, 120, 130 grados vamos a calentar...

Lo que os recomiendo es calentar el aceite,

retirar del fuego y poner la patata.

Y que se vaya enfriando. Ahí no vais a tener problema.

Entonces, vamos a confitar la patata.

Eso por un lado. Por otro lado, vamos a hacer un revuelto.

Ya os explicamos una vez hacer una revuelto al baño maría.

No se pasa y va a quedar muy jugoso.

Yo voy haciendo la patata, ¿no? Exactamente.

Ya veréis que va cogiendo consistencia el plato.

Y lo vamos a ir entendiendo.

¿Qué necesitamos? Yo voy a poner huevo en un bol.

Vamos a poner 3 huevos.

Para la cantidad que tenemos. Huevos, sal, pimienta,

un poquito de ajo picado.

Venga ahí.

Vale, el aceite está un poco caliente.

Voy a pochar las patatas.

Pochar: aceite suave. Sí, eso sí. Ahora sí retirar

por eso decíamos... exacto. No, ya va bien, eh.

Va bien. Sí, pero aquí.

Temperatura tranquila y a pochar.

En cuanto se poche un poco, la vamos a retirar

y a partir de ahí la vamos a poner en un aro.

Yo tengo un aro aquí. Pero ahora la escurro, ¿no?

Sí, exacto.

Simplemente para poder manejarla.

¿Veis? Tenemos aquí... Ponemos un pelín de aceite.

Muy poquito. Tenemos un aro. Javier ha dicho una cosa:

"¿qué pasa si la quiero hacer en una sartén que sea

pequeña, que tiene...?". Ahora me escuchas, hermano.

Ahora me escuchas.

Que tiene ya el tamaño, un tamaño más cerrado.

Como no tengo, pues la hago aquí. Ya está. Está bien.

Está bien. Vale, ve haciendo.

¿Qué tenemos aquí? Los huevos, el ajo, sal y pimienta,

tenemos unas hablas que estamos en temporada de habas.

Minihabitas frescas de temporada.

Maravillosa esta haba.

Vamos a poner unas habas. Funcionan muy bien.

Habas siempre con el huevo... Otra cosa que funciona bien

que me recuerda a los caseríos.

Bacalao. Bacalao.

Este bacalao, que son puntas de bacalao. Es un bacalao

muy económico que conseguimos en la pescadería.

Viene salado, nosotros lo hemos desalado bien,

le hemos cambiado 3 veces el agua; lo pusimos ayer en remojo

y lo que vamos a hacer es desmigarlo con la mano. Fijaos.

Y ponerlo aquí dentro.

La combinación ya es buena.

Bacalao, huevo, habas, sal, pimienta, ajo...

Ya veis que vamos construyendo un plato espectacular.

Muy bueno.

Sí, hombre, tiene buena pinta. Javier está ya con la patata.

Igual podría ser la patata y todo en crudo.

Pero la verdad es que pochada es mejor.

Es mejor, Javier.

Javier, explica lo del tipo de patata.

¿Qué tipo de patata estás haciendo?

Bueno, es una patata para freír que tiene poca agua.

Y nos va a quedar muy crujiente.

Después la he pochado en un aceite de oliva.

Sí, pero suave. Sí.

Es una patata agria, que le llamamos nosotros.

Es un tipo de patata que contiene menos agua.

Nos va a dorar bien porque es para freír, no para hervir.

Con otras no nos saldría igual.

Voy a poner un poco más de bacalao. Es que le va.

Perfecto. El molde es así, ¿no?

Poniéndole...

Vale, vamos a poner en un cazo que tengo aquí al baño maría.

En la web lo podéis encontrar.

Un día hicimos un revuelto y hacerlo al baño maría

significa que nunca se te va a pasar de cocción.

Siempre te va a quedar jugoso ese revuelto.

No se te pasa, queda muy jugoso.

En el Norte, sobre todo, lo hacen mucho así.

Es allí donde lo aprendí hacer.

Venga, subo por el aro, ¿no? Exacto.

Primero pongo la base, ¿no? Pon la base y luego ya

vas subiendo, "ra, ra, ra". Exactamente.

Combinación perfecta. Bacalao, pimiento del piquillo,

habitas el huevo, el ajo...

Y ya veis como va cuajando aquí.

Espera, voy a coger un trapo.

Ya veis como va cuajando aquí y va quedando

muy meloso. Hay que ir moviéndolo bastante

para que no se nos cuaje.

Sólo por un lado.

Pero bueno, no hay peligro, de verdad.

Esta es una fórmula muy buena.

Vale, yo voy poniendo la patata.

La patata está bien confitada. Está bien así.

Y ahora se pega y lo que vamos a hacer es un molde de patata

que nos va a dar el crujiente Va a quedar la patata

bien crujiente por fuera y el revuelto jugoso por dentro.

Es de mis platos favoritos, qué os voy a contar.

Es terroríficamente bueno.

Se puede manejar bien. Está muy poquito cocinada,

está un poquito cruda. Entre poca cocción.

Enseñarle el aceite, ya lo habéis visto. Muy poco.

Bueno, confitada, ¿no? Sí.

Bueno, Javier, esto ya lo tenemos. El revuelto está cuajado.

Lo vamos a sacar de aquí y ahora...

Queda jugoso porque, aunque lo cocine bastante,

ya veis que lo he pasado de cocción para que lo vierais,

queda lo que decimos un revuelto meloso.

La haba está cocida.

La haba ya la tenemos cocida, el huevo está cocido,

evidentemente, el bacalao está también cocido.

Para dentro. Y lo que vamos a hacer es

rellenar.

Fijaos qué tortilla, eh. Es la leche.

Es otra tortilla diferente, sí. Bueno, tortilla.

No le llamemos tortilla, digamos mi plato favorito,

de mis platos favoritos.

Vale. ¿Veis? Justo. Ni pintado. Ahora una cucharadita

para aplastar ahí.

Sí, no hay que chafar mucho tampoco.

No, un poquito de forma.

¿Ves? Venga. Perfecto.

Muy bien. No lo estropees ahora, Javi, por favor.

Lo intentaré. Vale, gracias.

Vale, muy bien. Ahora cerramos.

Vamos cerrando las patatas.

¿Veis? Qué bonito.

Y ahora cerraremos un poco también encima.

Sí.

Esto es un... ¿vamos a llamarlo pastel?

No, a mí no me gusta. No, pastel, no.

No.

Tortilla. Sí, una tortilla crujiente.

Tortilla crujiente. Pero el plato es mío, eh.

Gritos.

¿Qué ha sido eso?

¿Será en el huerto? ¡Qué fuerte!

Hombre, da miedo, eh.

Yo creo que tú has levantado con la máscara algún mal rollo.

Vale, pongo una más. No me ha hecho gracia eso.

A mí tampoco, la verdad.

No hace gracia, no.

Vale. Ahora podemos sacar el aro perfectamente.

¡No!

¿Tú también das sustos? Tranquilo.

Espérate, estamos todos un poco tensos, no pasa nada.

No se toca. Tranquilo, tranquilo.

Un poco de mantequilla. Vale. No asustes.

Tranquilo, no pasa nada.

Vale, vamos a calmarnos un poco.

Vamos a poner un poco de mantequilla

para que dore bien la patata, para dorarla bien.

Y ahora necesitaremos un plato pequeño, lo que hay que hacer...

El revuelto ya no se nos va va a pasar, va a quedar...

Bueno, mirad.

Yo lo desmoldaría. Yo, yo...

Pero tú no eres tú, porque esto no es tuyo.

Yo lo desmoldaría. Pero es que yo es tuyo.

No, tú no...

Dame un plato pequeño.

¿Eh? Un plato pequeño

para darle la vuelta.

Vale, y ahora no se va a pegar.

Javi dice que se va a pegar, pero no tiene por qué pegarse.

Ahora pongo un poquito de mantequilla para dorar bien

la patata por un lado, le voy a dar la vuelta,

la voy también a dorar por el otro lado,

serviremos...

Bueno, y falta todavía la guarnición, eh.

Javier, ve limpiando las lechugas y todo.

Vale.

Bueno, ve ahí... Vale. Mira qué plato más bonito te traje.

Un poco más plano no hubiera ido mal porque, al sacarlo...

Perfecto ese.

Vale, vamos con la ensalada en un bol que...

El pimiento igual lo podríamos saltear un poco.

¿O no? ¿O está bien así?

Bueno, como quieras, eh.

Vale, ponemos la escarola.

No parece que vaya a cambiar mucho la receta.

Pero, bueno, que sí, que le puede ir bien.

Escarola...

Ponemos también las hierbas

que, ya decimos, al fin y al cabo es hacer un "mézclum",

un "mézclum" de hierbas.

Que esto nos va a refrescar muchísimo, eh.

Y este es un plato para acompañar con sidra, imagínate.

Bueno, es un plato muy vasco, ¿no? Muy de sidrería.

Le voy a dar la vuelta, a ver cómo queda:

Uno, dos y tres.

Siempre con cuidado...

Bueno, ¿veis? Ya empieza a dorar.

Ya empieza a coger...

Con tu platito también, vaya... Vaya platito.

No se está pegando, ¿no? No, no, no, no se pega.

No se pega. Ahora sí que empezaré a quitar el aro.

Es que no se pega, no se pega.

¡Hey!

Y luego queda superjugoso el huevo.

Imaginaos también con alguna seta, que podría ser.

Hombre, diréis: "Ostras, es más fácil

hacer una tortilla", pero es que no es difícil.

De verdad, no es difícil. No, es diferente, sorprendente.

Que a mí me gusta, de vez en cuando,

rememorar, hacer, sorprender a mi...

A mi hermano también, porque él no...

No, no. Él este no...

Bueno, yo estoy cortando el pimiento.

Vamos a cambiar de tema.

Estoy cortando el pimiento,

pimiento del piquillo cortado en dados pequeños,

No tengas miedo. Lo pongo en la ensalada.

No tengas miedo.

(Suena un rugido) No tengas miedo.

Eh...

El tomate.

Lo he cortado en gajos.

Después, tenemos aquí la piparra, que la piparra es muy fresca,

le va muy bien, a mí en la ensalada me encanta.

Sí, bueno, ya me gusta normal, cruda,

bueno, así como está.

Imaginaos...

Imaginaos en la ensalada.

Vale. Y ya está. Y esto lo tendremos por aquí.

Vamos a darle la vuelta por aquí también,

a ver cómo está, a ver cómo respira por el otro lado.

Con cuidado de no quemarse, importante.

¡Op!

Bueno, perfecto. Ya está.

Le doy un toque más y emplatamos, Javi.

Hombre, está quedando bonita, eh.

No, esto es, vamos, increíble. Ya verás.

Bueno, porque yo he hecho el envoltorio,

eso también ayuda mucho. No, seguro.

Si no hubiera sido por ti, esto no sale.

Aquí no lo sacamos esto. Yo creo que no,

yo creo que sería otra cosa.

(RÍE) Vale.

Entonces, ponemos un poco de sal, pimienta

a la ensalada.

Bueno, a esta lechuga.

Vale, luego siempre es bueno, por si acaso,

que no se pega, pero por si se pegara,

pasarle un poco la puntilla alrededor.

Un poquito de vinagre.

Y mezclamos.

Bueno, ahí está, eh.

Yo creo que podemos, por lo menos...

Por lo menos ir emplatando el...

Mira, tú ya... Ya que lo has hecho en aro,

yo también lo voy a hacer en aro.

¿Sí? Sí.

No, bueno, depende de cómo lo haga, no te va a caber.

Ve a buscar un plato más grande, que este lo veo un pelín justo.

Bueno, mirad, prueba de fuego. A ver si tengo uno aquí.

Ahora llega el momento de la verdad.

Vamos allá.

Cuidado de no quemarse. Mira, este.

Uno, dos y tres.

Venga, ahí está. No le doy más.

Ya lo tenemos.

Venga. Fantástico.

Imaginaos yo, por ejemplo, este lo he hecho con...

Con huevo, pero sólo con verdura podría ser,

con las habitas sólo, unas habitas a la menta,

que este plato viene de ahí.

No, no, no, no, alrededor.

Alrededor. No, no quiero.

Pero es que vamos a hacer dos aquí: "Pam, pam".

Pero es que lo busco así, ya lo verás, va a quedar bonito.

Por una vez, yo sé que es tu plato,

pero por una vez hazme caso. No va a quedar bien.

Sí, ya lo verás, Sergio. Que son dos bolas...

(RÍE) Son dos ruedas. Confía en mí, ya lo verás.

A ver, últimamente tienes una forma muy rara de emplatar.

Me estás preocupando.

Venga, ya verás. Tú mira, porque será uno gordo,

uno más pequeño y te digo yo que si...

Pero es centrado todo. Va a ser diferente.

Uf... ¡Ah!

Ya verás que va a ser muy bonito,

que es la combinación del yin y el yang.

¿Qué yin? ¿Qué yang?

No flipes.

Vale.

Precioso, es precioso, es la armonía.

Aquí tenéis... Mi plato favorito.

Uno de mis platos favoritos. Con mi ayuda, claro.

Queridos amigos, amigas,

os voy a explicar cuál es mi receta favorita.

(Tormenta)

¡Eh, no, que es broma! No ha pasado nada.

Tranquilos. Venga, vamos. ¿Cuál es tu receta?

Os voy a explicar una receta que viene de una inspiración

de un plato maravilloso que me comí en Aranda del Duero,

en un restaurante, que tú también estabas, por cierto.

Sí, hombre, me acuerdo perfectamente.

Una... en ese caso, era un cuello de cordero,

que es muy bueno, con un poquito de mostazas

y vinagre.

Me pareció espectacular.

Y nos hemos un poco...

Bueno, yo me he inspirado en ese plato.

Difícil superar el mío, eh. Difícil, mi plato favorito.

Eh, tranquilo. Vale, venga, va.

¿Yo qué hago? Vale.

Tú vas a cortar chalota. Chalota bien fina.

Bueno, aquí tenemos... Sabéis que las partes más buenas,

de las más buenas y las más económicas,

son la parte de la papada, la parte del cuello del cordero.

Os digo, superbién de precio y está muy bien.

Pero, en este caso, hemos encontrado

lo que es la riñonada, que es la parte de más abajo,

sería esta parte de aquí.

Y lo que vamos a hacer es deshuesar.

En juliana, eh. Sí.

Venga, perfecto. Aprovecho,

hace mucho tiempo que no lo digo, y...

Y alguna persona me lo recuerda.

Chaloteros...

Ya sabéis.

Bueno, pero di algo. No, ya está, ya lo he dicho.

Ellos ya saben el código.

Nos hemos quedado todos ahí como... no sé.

Vale. Sacamos el hueso,

se lo podemos decir a nuestro carnicero,

carnicera de confianza... Javier...

Hoy es suspense todo.

Hoy tiene que ser de suspense. Ah...

¿Lo pillas o no? Ah...

Vale. Vale.

Se lo podemos pedir que nos lo... Que nos lo deshuesen.

Pero os digo que tiene muy poca complicación.

¿Veis?

Aquí lo tenemos.

Y la parte de la riñonada tiene algo muy interesante,

tiene un secreto, un pequeño secreto,

que está aquí dentro.

¿Y sabéis qué es?

El solomillo.

¿Sabes lo que haría yo con esos huesos, Javier?

Se me está ocurriendo ahora. Sí.

Una salsa.

Puede ser, puede ser. ¿Eh?

Para mojar después. Puede ser. Fijaos.

Cómo está la chalota, Dios mío.

Este es el solomillo,

una de las partes más apreciadas de cualquier animal.

Y este es de cordero. Vale, aquí lo tenemos.

Aquí dejo el hueso.

Y lo que hacemos... Esta parte...

Esta es un poco más gorda que esta,

pues lo que vamos a hacer es equilibrar para que,

cuando hagamos un rulo, nos quede toda igual.

Cortamos un poquito la carne de aquí.

Y estiramos.

Bueno, al fin y al cabo, es hacer un rulo, eh.

Lo que pasa...

Es que parte de esta carne...

La vamos a sacar.

Y, por ejemplo, aquí veis que hay un agujero, un hueco;

pues aquí la ponemos. Perfecto.

Vale. Aquí. que sobre sale un poco,

pues también voy a cortarlo.

Ahora le quito la piel.

Y también lo coloco dentro.

Que nos quede bien igualado.

Bien, aquí tenemos:

Mostaza de pimienta verde,

mostaza de Dijon

y mostaza en grano.

Pues podría ser un tipo de mostaza, eh.

Pero ya que tenemos tres,

que yo esa...

La mostaza de pimienta verde está muy buena.

Ajá. Y no... realmente no la conocía,

o sea, que es un... ¿Que no la conocías?

¿Yo? ¿De la pimienta verde?

Una mostaza de pimienta verde no, la verdad, eh.

Te soy sincero, no. Vale, pues yo sí.

¿Qué pasa? No, no pasa nada.

¿Pasa algo? No, no pasa nada, no pasa nada.

Vale.

Aquí sabéis que hay un montón de mostazas distintas.

Bueno, ponemos un poquito de vinagre, vinagre de vino.

¿Vale?

Un poquito de soja, que es opcional...

No, bueno, o soja o, a veces, tenemos en casa

salsa Worcestershire, bueno, un tipo de soja puede ser.

Un poquito de miel.

Fijaos qué mezcla más interesante.

¿Cómo lo ves? Vale, bien, tiene buena pinta.

¿Eh? Está bien, está bien.

¿Eh? Recetón. Bueno, pero cuidado, eh.

Porque la mía ha sido

terroríficamente buena. Un recetón.

Vale, me vas a coger unas hojitas de menta.

¿Menta o salvia? Menta.

Con el cordero combina mejor la salvia.

No, menta. Después, igual con la guarnición, le pongo salvia.

Pero menta. Mira. La tienes ahí.

(Suena una risa maléfica)

Vale. Hasta luego. No, tranquilo.

No pasa nada. Yo estoy aquí.

Yo te protejo. Pero están pasando cosas muy raras.

Ya te digo. Es un programa un poco raro.

Estamos un poco... ¿Cómo os diría yo? Eh...

Tensos.

Por no decir asustados. Bueno, iba a decir otra cosa.

¿Qué era? Nada.

Sigue durmiendo. Mira. La menta, entera.

Tal como está. Menta.

Puedes darme alguna más. No tengas miedo.

Pues hoy, mira, un poco sí. Está muy raro todo.

En vez de poner salvia, pone menta.

No sé. Es un poco raro todo.

Hay gritos por ahí. Hay gente maullando.

(Suenan ululos) No sé qué pasa.

Le va muy bien la menta.

La mostaza al cordero le va muy bien.

Si quieres, puedo hacer algo más, aparte de mirarte. Digo, si...

Si quieres. Vale. Pon la chalota ahí.

Bueno, mirad, sólo esto. Y ahora vamos juntos.

¿Vale? Pintamos bien. Generosamente. Es importante.

Y ahora, lo que hacemos, es el rulo.

El solomillo. El solomillo.

El solomillo, dentro.

Ahora, cerramos bien.

Fijaos qué bonito.

Y ahora, vamos a coser. Bueno, a coser, no. A bridar.

Yo tengo un sistema, que es rápido y fácil.

Primero, cojo de aquí.

Y ato una parte.

¿Vale? Ahora, me vengo aquí.

Y empiezo... a atar.

Es un bridado más fácil. Hombre, fácil sí que es.

Que el habitual. Pero te digo, Sergio.

Tiene un resultado buenísimo. Seguro.

Luego, le quitas la cuerda y no te cuesta nada.

O sea, que hay que pensarlo también.

Vale. Cortamos aquí. Bueno, cortamos...

Atamos. ¡Ostras, cuidado!

Eh. Que a mí no me asustas tan fácilmente.

Te he asustado. Te has asustado un poco.

Di. Un poco. Sí. Mucho. ¡Uh!

Vale. Y ahora, lo que vamos a hacer, es dorarlo.

Venga, Sergio, a dorar. Venga.

Y yo voy a hacer un poco de limpieza aquí.

Perfecto.

Ya tenemos un paso dado.

Esta carne, lo bueno, es que la vamos a cocinar

en la cama de las chalotas, que dice Sergio.

Y suave. Importante.

Lo vamos a hacer 160 grados durante una hora.

¿Por qué? Porque nos interesa una cocción tranquila, lenta.

Ahora, le damos un dorado,

para que coja un buen sabor.

También, se va a expresar mucho mejor.

Va a coger más aroma, más sabor.

Y luego, vamos a volver a pintar con esta mezcla.

Está impresionante. Está buenísima.

Y ahora, tenemos aquí el recipiente.

Que vamos a poner chalota en la base.

Está "asustantemente" bueno.

Podrías decir que también es un plato favorito

y de recuerdo un poco, ¿no? Claro. Es de recuerdos.

Este plato es de recuerdos.

Muy bien. Ya lo tengo.

Entonces, aquí, en esta cama, lo que hacemos, es poner...

Sí que está fuerte. Es verdad.

La chalota está potente. Ponemos bien de vino.

Un buen vino blanco. Y un poquito de agua.

Que esté hidratado. Porque, al fin y al cabo,

lo que vamos a conseguir,

es que el vapor de aquí nos hidrate la carne.

Y quedará mucho más buena, mucho mejor.

Podría haber puesto un poco de ajo ahí.

Pero, bueno, lo voy a poner aquí. Ponlo ahí.

Voy a poner un poco de ajo picado.

Tú, si tienes alguna duda, ya sabes, Javi,

me lo dices a mí y yo, tranquilamente, te ayudo

y te soluciono la receta.

Muy bien, Sergio. Muy bien. Suerte que estás aquí.

Gracias. Gracias, hermano.

Vale. Ya está bien. Perfecto.

Bien dorado. Ponlo aquí encima.

Bueno, ya veis que tiene una pinta ya muy buena.

Ahora, volvemos a pintar.

Generosamente, eh.

Huy, qué bien huele este cordero. Sí.

Has dicho un sí muy... Sí. Huele bien.

¿Qué quieres que te diga?

¿Me pongo a saltar?

Venga. Y al horno con él. ¿Cuánto tiempo?

Lo que he dicho antes. Una hora a 160 grados.

Muy bien. Venga, vamos allá.

Vale. Venga ahí. Perfecto.

En marcha.

A ver, cuidado. Yo voy a coger la carne.

Venga, yo voy salteando las setas.

Tenemos aquí unas setas, unos shiitakes.

Shiitakes ya sabéis que es esta seta típica china.

Que llega mucho...

Bueno, pues ahora en España hay muchísima seta.

Bueno, es económica y va bien. Es buena. Es muy buena.

Voy a saltear unos shiitakes y voy a recuperar esa cebolla.

Bueno, si no tenéis shiitakes, ponéis champiñones,

o cualquier seta de cultivo que encontréis.

O fresca, que todavía mejor.

Si encontramos de temporada que hay frescas, todavía mejor.

Venga ahí. Perfecto. Es botón. Son botones.

La verdad es que esa seta está muy buena.

Vale. Yo saco la cuerda. ¿Lo veis?

Que está incluso caramelizado.

Está buenísimo. Vale. Sacamos la cuerda.

Y ahora, vamos a cortar en...

(Suenan aullidos)

Yo acabaría pronto. Esto no me gusta nada.

Igual, nos lo comemos por ahí.

Venga, corre, corre. Corre.

Vale. Cebolla. El shiitake. Te lo digo en serio.

No hace gracia. Eso no hace gracia.

No pasa nada. A veces, se cuelan espíritus en la cocina.

Bueno, yo pongo un poco de agua. Pon la guarnición debajo.

Está la cebolla... ¿Veis?

Y ahora, lo ligo un poco. Lo vamos a ligar un pelín.

(Suenan ruidos) Hay ruidos por ahí.

Hay ruidos extraños de cosas.

No sabemos qué pasa hoy.

Fijaos que el solomillo está ahí.

Que ha quedado muy bonito.

Qué espectáculo.

Yo te digo. Entre el primer plato y el segundo,

no sé con cuál me quedo.

Hombre, Javier. "Hombre, Javier".

Bueno, yo sé que tú te quedas con el tuyo, claro.

Pero no lo dudes. Vale. Un poco alargado de base.

Bien. Un poquito más. Que sea alargado. Ahí.

Tiene un toque de acidez que le dio el vino.

Recordad que le pusimos vino blanco.

¿No quieres apoyarlo, para trabajar mejor?

Sí. Te voy a hacer caso. Muy bien.

Y así trabajas con las dos manos. Si tiemblo, es de miedo.

Ya. Ya te veo. Hay un poco aquí...

Vale. Yo creo que ya está. En la cocina, extraña.

Vale. Ahora...

Ahí está. Un botón más.

Ahora sí te dejo que cortes un pelín de salvia.

Ah. Ahora sí. Ahora sí.

Venga, pues un poco de salvia en juliana, bien finita.

Es opcional, eh. Pero el cordero y la salvia combinan de lujo.

Cordero y salvia. Eso siempre es combinación perfecta.

Voy a poner uno más y ya está.

Es que este es un plato para comer bien.

No sé si os dais cuenta que yo le digo algo a Javi

y dice: "No, no". Pero luego, se da cuenta.

Yo sé cuándo hay que ponerlo.

Lo dice pero para que no os deis cuenta,

que nadie se dé cuenta de que yo he tenido la idea.

Pero bueno. Vale.

Toma ya. Los dos platos son buenos.

Sí, la verdad es que sí.

Como decíamos... Nuestros platos favoritos.

Nuestros platos favoritos.

Que podrían ser muchos otros. Y con estos dos platazos,

siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y nos vemos en el próximo programa.

No nos quedaremos hasta el final, porque...

(Suenan ruidos) Yo me voy.

(Chirría una puerta)

  • Nuestros platos favoritos

Torres en la cocina - Nuestros platos favoritos

10 jun 2016

Entre sus preferidas, hay muchas recetas, pero hoy, Los Torres, han elegido una tortilla de patatas crujiente y un cordero con mostaza y menta.

ver más sobre "Torres en la cocina - Nuestros platos favoritos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Nuestros platos favoritos"
Programas completos (503)
Clips

Los últimos 1.680 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios